4 sep. 2011

¿Razones o corazones?

¿Razones o corazones?/XAVIER GUIX
Publicado en El País Semanal, 4/09/2011;
Hablamos y hablamos, aunque en realidad no decimos nada porque lo que sucede verdaderamente se encuentra en planos más sutiles: el lenguaje no verbal, la energía que emanamos, las intenciones y motivaciones profundas. Sin embargo, necesitamos de las palabras para comunicar y dar sentido y contexto a la experiencia. La realidad no se desprende directamente de estas, sino de las maneras que utilizamos para explicarlas y comunicarnos mediante ellas. Wittgenstein, el filósofo vienés, acarició esta idea al decir que la palabra no era la cosa y que para interpretarla era necesario contextualizarla y entender su función. En una línea parecida, J. L. Austin recuerda que con las palabras no solo decimos, sino que hacemos cosas, jugamos con ellas con el propósito de influenciar en los demás.

Entrevista al profesor Harold Bloom

Entrevista al profesor Harold Bloom, crítico literario, por Eduardo Lago escritor y profesor de literatura del Sarah Lawrence College de Nueva York.
"Seguiré leyendo mientras me quede un soplo de vida": H Bloom.
El País, 4/09/2011
Luz de agosto, la misma que hace 11 años, cuando lo entrevisté por primera vez, en verano de 2000. La casa, el jardín, las ventanas selladas, todo tiene el mismo aspecto. Entonces Harold Bloom era un hombre de 70 años,  rico de energía, con bastantes kilos de más. Hoy me recibe un anciano enflaquecido que se apoya fatigosamente en un grueso bastón negro.

El error de Wikileaks!

El error de Wikileaks/Editorial
Al ofrecer íntegros los cables, la organización puede ser un peligro para los derechos humanos
El País, 4/09/2011
La decisión de publicar íntegramente los cables diplomáticos de los que dispone Wikileaks corresponde por entero a su fundador, Julian Assange. La colaboración entre su organización y algunos de los principales diarios y semanarios del mundo permitió, en su momento, conocer las claves de trascendentes decisiones políticas que Gobiernos de todo el mundo habían intentado mantener en secreto. Demostrar fehacientemente el doble lenguaje que

Por qué abandoné Wikileaks

Por qué abandoné Wikileaks/ JAMES BALL
Un antiguo empleado de la organización relata cómo fue aumentando su consternación durante los tres meses en los que trabajó para Assange
Publicado en El País, 4/09/2011
El pasado mes de noviembre me incorporé a Wikileaks para trabajar durante un trimestre. Pocos días después sufrí el primer choque cultural, cuando Julian Assange reunió a su equipo de confianza y a varios seguidores en Ellingham Hall, una mansión propiedad del fundador del Frontline Club y defensor de Wikileaks, Vaughan Smith.

Televisa: la hipocresía

Televisa: la hipocresía
Jenaro Villamil
Revista Proceso # 1818, 4 de septiembre de 2011
Con la tragedia del casino Royale de Monterrey como pretexto y sus afanes de lucro por delante, Televisa montó el pasado 29 de agosto un show delirante: horas y horas de transmisión para machacar una y otra vez acerca de las irregularidades con que opera la mayor parte de los casinos en México… menos los suyos, claro. En el espacio de Primero noticias y erigida en juez y parte, la televisora ha buscado febrilmente limpiar su imagen y soslayar el hecho de que ya ocupa el tercer lugar nacional en la industria del juego, un negocio multimillonario cuya naturaleza atrae corrupción, lavado de dinero, violencia…

Puro lucimiento

Puro lucimiento
Luciano Campos Garza
Revista Proceso # 1818, 4 de septiembre de 2011
MONTERREY, NL.- El gobernador priista de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, es acusado de aprovechar mediáticamente casos que llaman la atención nacional e internacional, como la matanza del casino Royale, mientras que se ha mantenido prácticamente inmóvil ante el récord de mil 263 crímenes que, atribuidos al crimen organizado, han sido cometidos en la entidad durante su administración.

Pretexto para reprimir

Pretexto para reprimir
Arturo Rodríguez García
Revista Proceso # 1818, 4 de septiembre de 2011
El aumento gradual de la violencia en Nuevo León se ha traducido en un incremento de los delitos cometidos por fuerzas oficiales en contra de la población civil. Tras la llegada de 3 mil elementos federales a la capital de ese estado, las violaciones a los derechos humanos y a las libertades fundamentales se recrudecieron. Lo que hoy impera en Monterrey, además del miedo y la zozobra ciudadana, es un estado de sitio de facto.

El Grupo San Nicolás, o de la Santísima Trinidad,

Larrazabal arrastra a Cordero
Revista Proceso # 1818, 4 de septiembre de 2011
Luciano Campos Garza, reportero.
MONTERREY, NL.- A principios de este año Felipe Calderón convocó a una reunión a Fernando Larrazabal, alcalde de Monterrey; a Raúl Gracia Guzmán, consejero de la judicatura nuevoleonesa, y a Zeferino Salgado Almaguer, delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en Nuevo León.
Los tres forman el Grupo San Nicolás, que controla al Comité Directivo del PAN en Nuevo León. El proyecto a mediano plazo del grupo, también llamado Santísima Trinidad, es hacer a Larrazabal senador el próximo año para de ahí lanzarlo a la búsqueda de la gubernatura en 2015.

Cochinero en Monterrey

Cuando crimen y política se juntan
Jesusa Cervantes, Arturo Rodríguez y Luciano Campos, reportertos
Revista Proceso # 1818, 4 de septiembre de 2011;
El ataque al casino Royale de Monterrey destapó un entramado de corrupción entre empresarios, autoridades y la delincuencia organizada, que conviven en la industria del juego o bien se la disputan violentamente. El individuo más representativo de esa amalgama es conocido como El Zar de los Casinos, cuyo dinero se ha usado presuntamente en las campañas de varios políticos panistas. En este circuito de componendas destacan los hermanos Larrazabal, uno sorprendido en muy probables actos de corrupción, y el otro, alcalde de Monterrey; Raúl Gracia Guzmán, consejero de la JudicaturaUna fuente del PAN sostiene que los tres últimos recibieron una orden de Felipe Calderón: respaldar al secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, en sus aspiraciones presidenciales.