15 jul. 2010

Despedida de Gómez Mont

Mensaje a medios de comunicación del Licenciado Fernando Gómez Mont Urueta.
México, D. F., a 14 de julio de 2010 | Discurso
Señor don Felipe Calderón Hinojosa, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.
Señoras y señores:
Hoy termina mi encargo como Secretario de Gobernación, una encomienda con la que me honró el Presidente de la República, don Felipe Calderón Hinojosa, y que desempeñé con compromiso, convicción y lealtad.
Termino un ciclo como servidor público, como parte de un Gobierno que ha decidido enfrentar con firmeza y valentía los retos que se le han presentado.
Ha sido un privilegio ser parte de este proyecto y de esta responsabilidad.

Blake Mora

Palabras del licenciado José Francisco Blake Mora durante la ceremonia de su nombramiento como Secretario de Gobernación
Los Pinos, a 14 de julio de 2010 | Discurso
Licenciado Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos.
Le agradezco la confianza que me brinda al designarme como Secretario de Gobernación.
Asumo esta alta responsabilidad con el compromiso de poner mi mayor dedicación, esfuerzo, capacidad y pasión en el desempeño de las funciones que hoy me ha conferido.
En el desempeño de esta tarea, puede tener la certeza de que contará con un servidor público totalmente leal a México y a su proyecto, señor Presidente.
Reitero mi compromiso con la plena vigencia del Estado de Derecho en nuestro país y con los valores de la democracia, que hacen que el mosaico de expresiones y aspiraciones sociales, culturales y políticas de todo México converjan en un objetivo común para conducir a la Nación por la brecha del progreso y del desarrollo.
Trabajaré para que el imperio de las leyes prevalezca en beneficio de la justicia, para fortalecer las instituciones democráticas como pilares del desarrollo de la sociedad, y para estrechar la coordinación entre los Poderes de la Unión.
Ofrezco con respeto una interlocución constante y una visión de construcción de acuerdos en la relación del Poder Ejecutivo con los Poderes Legislativo y Judicial; así como con los Gobernadores y organizaciones de la sociedad.
Por ello, serán mis valores y principios rectores: el diálogo, la tolerancia, la justicia y el respeto a la pluralidad. Privilegiaré siempre el diálogo con las diversas fuerzas políticas y los actores sociales en búsqueda de las rutas comunes de trabajo y entendimiento.
Empeño mi compromiso con la democracia en el país. Soy plenamente consciente de la situación política que vive México y de la importancia de sumar a todas las voces y a todas las fuerzas políticas para hacer frente a los retos que enfrentamos como Nación.
Siguiendo sus instrucciones, habré de avocarme a construir los acuerdos con los diversos sectores que generan la gobernabilidad democrática necesaria para llevar adelante el programa de transformación que usted ha venido impulsando.
De manera especial, en la Secretaría de Gobernación habremos de dirigir nuestros esfuerzos a atender el desafío de la seguridad pública y de la lucha contra el crimen organizado para recuperar la paz y la tranquilidad de los mexicanos.
Como usted lo ha señalado, tenemos que construir una política de Estado en materia de seguridad, una política de seguridad democrática, que cuente con el respaldo, no sólo de todas las fuerzas políticas, sino también de los tres Poderes, los órdenes de Gobierno y de la sociedad en su conjunto.
Como Secretario de Gobernación, habré de cumplir las tareas inherentes al cargo con profesionalismo, con un claro sentido de la ética pública y con mucho amor por México.
Tengo un claro respeto por los derechos humanos y la libertad de expresión en todos los ámbitos de la vida nacional, y trabajaré incansablemente en su defensa y promoción.
Señor Presidente:
La Secretaría de Gobernación seguirá siendo una puerta abierta a la interlocución. Refrendo a usted mi total dedicación y esfuerzo para apoyarlo en su tarea de transformar a México.
Agradezco, de nuevo, su confianza y le reitero mi compromiso y lealtad a México y a su Gobierno.

La crisis de los cuarenta años

La crisis de los cuarenta
BORJA VILASECA
Publicado en El País, 11/07/2010
No importa lo que hayamos conseguido. Si no somos de verdad felices con nuestra existencia, llega un día en que necesitamos responder tres grandes preguntas: ¿de dónde venimos?, ¿quiénes somos? y ¿hacia dónde vamos?
Aunque pueda parecer lo mismo, hay una enorme diferencia entre existir y estar vivo. Muchas personas han tenido que estar a punto de morir para comprenderlo. Y no se trata solamente de una muerte física, sino también psicológica. Es decir, de levantarse un día por la mañana y notar un incómodo malestar en el estómago. De pararse unos minutos al mediodía y experimentar una falta absoluta de sentido. Y de detenerse un momento al anochecer y sentir un profundo vacío en el corazón.
Formamos parte de una sociedad deshumanizada que nos ha deshumanizado. Muchos de nosotros estamos tan desconectados que funcionamos con el piloto automático, yendo de un lado para el otro por pura inercia. Y al carecer de una brújula interior que nos permita seguir nuestro propio camino, solemos escondernos tras una máscara del agrado de los demás, resignándonos a llevar una vida de segunda mano.

¿A quién pretenden engañar?

Columna Itinerario Político | Ricardo Alemán
El Universal, Jueves 15 de julio de 2010;
Algo grave, si no es que muy grave, ocurre en la casa presidencial. Y es que el huésped principal parece no querer ver que a estas alturas pocos creen los culebrones del antes, durante y después de mudanzas del gabinete como la operada en horas recientes.
¿A quién intentan engañar?, con un relevo como el de Fernando Gómez Mont, al que vapulean durante una semana y luego obligan a renunciar. Al que exponen al más humillante escarnio público y, sin el menor tacto político, despiden con elogios. Y además lo mandan a su despacho a litigar, en alusión a que nada le depara 2012.
¿A quién engañan?, cuando sacan de la chistera a José Francisco Blake —perfecto desconocido, cuyo mérito es ser amigo de Calderón y a quien no dejaban entrar a Los Pinos ni los “chicos” del Estado Mayor—, para llevarlo a Gobernación, como si la gobernabilidad fuera una responsabilidad de segunda.
¿A quién engañan?, cuando la casa presidencial intenta vender —a los ojos ciudadanos—, a Blake como el prohombre de la eficacia contra la violencia y la inseguridad; cuando antes lo quisieron meter como titular de la PGR. En el fondo, se confirma que tanto la PGR, como Turismo, Economía y Segob son nuevas sucursales de los pigmeos azules.
¿A quién engañan con el elogio fácil a Patricia Flores? cuando es voz popular que debió salir por su probada ineficacia y, sobre todo, porque la rebasó el poder desmedido que le dieron; cuando se volvió el principal obstáculo del “delfín” presidencial, Ernesto Cordero. Resulta que era tan buena en lo suyo, que se llevará el premio mayor; la embajada de Portugal.
¿A quién engañan?, cuando luego del elogio sin límite, regresan a su cargo anterior a Gerardo Ruiz Mateos, ex secretario de Economía que brilló por su ineficacia, y al que devuelven a su silla de origen ¡porque hizo muy bien su trabajo! Todos saben que en el cargo de virtual vicepresidente, Ruiz Mateos será el operador de la candidatura presidencial de Ernesto Cordero, convertido a partir de la mudanza de ayer, en el “delfín” de Calderón.
¿A quién engañan?, cuando parece claro que el objetivo presidencial es “achicar” la estatura de los miembros del gabinete, para que nadie le haga sombra a su preferido, Ernesto Cordero. En tierra de enanos, el enano mayor es rey. No, no engañan a nadie.
EN EL CAMINO. “El caso Wallace”, no es una historia de “justicia personal”. Es ¡la historia! del coraje, valentía y amor de una madre; ciudadana que nunca se rindió ante la injusticia, que ridiculiza a los tres órdenes de gobierno y a los tres Poderes. Es el más reciente libro de Martín Moreno, periodista. Por cierto, si a esas vamos, la señora Wallace tiene más méritos en la lucha contra la violencia, que el señor Blake. ¿O no