12 mar. 2010

El gobierno y su partido

El gobierno y su partido, atrapados en su doble moral
Álvaro Delgado
Revista Proceso # 1740, 7 de marzo de 2009;
Herido como pocas veces en sus 70 años de historia, en el Talón de Aquiles de su pretendida moralidad política y confesional, el PAN asiste al desmoronamiento de su credibilidad, y aun al de su viabilidad como partido. Paradójicamente, la estocada no viene de fuera, sino de su propia entraña. Se trata de la mentira. La mentira como expresión del miedo, la mentira como arma política. Al vergonzante pacto con el PRI, puesto al desnudo desde hace varios días pero confirmado apenas la semana pasada, el PAN suma un nuevo embuste. Fernando Gómez Mont renunció a un partido del cual no era militante… Fue inscrito en el padrón panista de manera irregular y se le inventó una trayectoria en su expediente para justificar hacerlo consejero nacional.
En la letra “G” del Registro Nacional de Miembros (RNM) del Partido Acción Nacional (PAN), que es el padrón de militantes que por ley debe registrarse ante el Instituto Federal Electoral (IFE), se agrupan apellidos de las familias insignes de esa organización septuagenaria: Gómez Morín, González Luna, Gómez del Campo, Gómez Mont...
Juan Manuel Gómez Morín Torres, hijo de Manuel Gómez Morín, fundador del PAN, encabeza a los militantes de las familias Gómez Morín Fuentes, Gómez Morín Martínez del Río y Gómez Morín Rivera, y junto a ellas aparece el clan de los Gómez del Campo, al que pertenece Margarita Zavala Gómez del Campo, consorte del “primer panista del país”, Felipe Calderón.
Entre los Gómez del Campo y los Gómez Morín, en el riguroso orden alfabético del padrón interno, se ubica a los Gómez Mont Urueta, cuya familia cuenta con seis militantes, cinco de ellos mujeres: María, María de la Esperanza Guadalupe, María de las Mercedes, María Guadalupe y María Teresa.
Conforme al RNM del PAN a diciembre de 2007, cuando Germán Martínez sustituyó en la presidencia del PAN a Manuel Espino, el único hombre de la familia Gómez Mont Urueta registrado como militante era Felipe, que lleva el nombre de su padre, fundador de ese partido, católico devoto y prominente penalista fallecido en 1970.
Fernando Gómez Mont Urueta, quien se alejó de la vida partidista en 1996 –a partir de que sus correligionarios manifestaron su molestia por el hecho de que él fungía como asesor de Ernesto Zedillo y Carlos Salinas–, nunca se reafilió al PAN y por eso no aparece en ese padrón registrado ante el IFE y vigente al menos hasta diciembre de 2007.
Sin embargo, medio año después, el 19 de agosto de 2008, Gómez Mont Urueta apareció, repentinamente, en la cúpula del PAN: Martínez lo invitó al CEN, en sustitución de Javier Corral, y ese mismo año, el 6 de diciembre, propuso su incorporación al Consejo Nacional, en relevo del difunto Juan Camilo Mouriño, a quien también remplazó en la Secretaría de Gobernación.
Repentinamente, además, el nombre de Fernando Gómez Mont Urueta apareció en el RNM del PAN como miembro activo y con fecha de alta del 9 de septiembre de 2003, es decir, con cinco años tres meses de militancia.
El inciso a) del artículo 45 de los Estatutos Generales dispone que para ser integrante del Consejo Nacional –máximo órgano de dirección del PAN– se requiere “ser miembro activo con militancia de por lo menos cinco años”, justamente la antigüedad que en diciembre de 2008 tenía Gómez Mont.
De lo que no existe constancia en el PAN, según información extraoficial, es del cumplimiento de Gómez Mont Urueta del pago de sus cuotas como militante activo ni como servidor público de la Secretaría de Gobernación, como lo obligan los Estatutos Generales.
Consultado al respecto, Manuel Espino confirma que, en efecto, cuando él presidió el PAN, hasta diciembre de 2007, el secretario de Gobernación no estaba registrado en el RNM como militante activo, tal como se puede verificar en el IFE, y asegura que para ello Martínez alteró el padrón.
“Germán Martínez, en un acto autoritario, inscribió a Gómez Mont en el padrón de miembros activos de manera irregular y le inventó una trayectoria en su expediente para justificar hacerlo consejero nacional.”
–¿Por eso calificó usted de montaje la renuncia de Gómez Mont al PAN?
–Por supuesto. ¿A qué renunció si no era militante del PAN? Eso fue una faramalla para engañar a los panistas, para engañar a los priistas y para engañar a la sociedad.

Y es que la renuncia de Gómez Mont a una militancia que le “inventó” Martínez, anunciada el 11 de febrero, cimbró a la clase política y generó toda suerte de especulaciones, tan contrastantes como su inminente renuncia a la Secretaría de Gobernación y su fortalecimiento como prospecto presidencial.

Pero, sobre todo, con la renuncia comenzaron a emerger mentiras tras mentiras en la turbia historia del pacto entre las cúpulas del PAN y del PRI para aumentar impuestos –el IVA, el ISR, los depósitos bancarios en efectivo– y los precios de los energéticos a cambio de que el primer partido se abstuviera de forjar alianzas con la izquierda.



Torneo de mentiras



El capítulo más reciente de esta nueva concertacesión –de la que Gómez Mont y los panistas han tratado de dejar a salvo a Calderón, pero que los priistas aseguran que sí lo conocía– fue el convenio que hizo público Nava, la noche del jueves 4, mediante el cual el PAN se abstendría de aliarse con los partidos de izquierda en el Estado de México en las elecciones locales de 2011, para no afectar al gobernador Enrique Peña Nieto en su proyecto presidencial.

La cláusula cuarta del convenio firmado con la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, cuyos testigos fueron Gómez Mont y el secretario de Gobierno estatal, Enrique Miranda Nava, establece que los dos partidos se abstendrán de formar coaliciones “con otros partidos políticos cuya ideología y principios sean contrarios a los establecidos en sus respectivas declaraciones de principios”.

Y la cláusula quinta de ese convenio, firmado el 30 de octubre de 2009, es elocuente para evitar la alianza del PAN con la izquierda: “Las partes se obligan a revisar conjuntamente la normatividad jurídica que regula la formación y funcionamiento de las coaliciones electorales y, en su caso, promover las reformas correspondientes, a fin de evitar que dicha figura sea utilizada como instrumento de coyuntura electoral. Al efecto deberán considerar, entre otros, criterios de temporalidad, compatibilidad ideología (sic) y de principios y cobertura territorial mínima.”

Nava tuvo que desdecirse de sus mentiras y reconocer el pacto luego de que Peña Nieto y Paredes también lo asumieron públicamente. Tampoco pudo seguir esquivando la imputación de Gómez Mont, en el sentido de que siempre tuvo conocimiento de las negociaciones.

“Al actuar me comuniqué con el presidente del partido. El ámbito de esas comunicaciones está protegido por la reserva que está obligado el secretario de Gobernación. El licenciado César Nava tuvo conocimiento de lo realizado con mucho más detalle que el presidente de la República y en tiempos distintos que el presidente de la República”, dijo el funcionario en entrevista publicada el 16 de febrero en el diario Reforma.

Después de que diputados de Oaxaca describieron, también, que Calderón tuvo conocimiento de los arreglos a través de Gómez Mont, como publicó Proceso, y cuando Peña Nieto y Paredes aceptaron que había un documento firmado, Nava se empeñó en negarlo.

“El PAN y su dirigente no hicieron compromiso alguno previo a la formación de las alianzas. No estaríamos dispuestos a condicionar nuestra actuación a la inclusión de otros, en este caso el PRI. Nuestras decisiones han sido libres, absolutamente autónomas de cualquier ámbito, incluyendo el ámbito gubernamental”, dijo Nava a Carlos Loret de Mola.

–¿No hubo un documento firmado entre Beatriz Paredes y Nava?

–No lo hubo, no lo hay –insistió Nava.

La noche del jueves 4, dos días después de que diputados del PRI y del PRD rechazaron concederle la licencia como legislador –decisión que prometió a sus electores que no tomaría jamás–, Nava tuvo que aceptar que mintió.

“Lo hice por respeto al principio de confidencialidad que rige esta clase de relación y de acuerdos políticos”, dijo, pero aclaró que, una vez que Paredes violó ese acuerdo, inclusive entregó copia del convenio que, agregó, quedó sin efecto porque los senadores priistas no aprobaron la Ley de Ingresos enviada por Calderón.

Recordó que sólo ocho de los 33 senadores priistas permanecieron en el salón de sesiones y todos se abstuvieron de votar a favor de la Ley de Ingresos. “Ante este incumplimiento, ante este flagrante incumplimiento del PRI, el acuerdo quedó sin efecto alguno”.

Y por tanto, dijo, el PAN quedó en liberad de establecer alianzas en el Estado de México y en otras entidades donde no hubo convenios firmados, como Oaxaca, cuya responsabilidad achacó a Gómez Mont, en un nuevo choque entre ambos:

“Esto acredita que si lo hubo fue solamente con la participación del secretario de Gobernación, sin el conocimiento, mucho menos el consentimiento del Partido Acción Nacional.”

Ante el escándalo por los arreglos, de los que conocedores del tema aseguran que aún existen episodios ocultos, Calderón supuestamente estuvo al margen, algo que ni panistas ni priistas le creen, como Espino.

–En ese arreglo Calderón dice que no tuvo conocimiento.

–¡Por el amor de Dios! ¡Eso quién se lo va a creer al presidente!

Otro es Manlio Fabio Beltrones, coordinador de los senadores priistas, quien se desmarcó del convenio por escrito entre Nava, Gómez Mont, Paredes- Peña Nieto: “No podría ser de otra forma: cambiar votos por pactos deshonestos nunca lo haríamos”.

Beltrones calificó de mentiroso a Nava por involucrar a los senadores, pero también por afirmar que Calderón no estaba enterado de la existencia del acuerdo que firmó el presidente del PAN y el secretario de Gobernación, “una ingenuidad que nadie en sus cinco sentidos podría atender”, dijo, y añadió: “Conclusión: lo único que se prueba es que el actual gobierno federal y su partido, además de mediocres, son mentirosos”.

De hecho, el 1 de febrero, en la instalación del periodo de sesiones en la Cámara de Diputados, el PRI hizo un duro reproche a Calderón por las alianzas que estaban en vías de materializarse en Durango y Oaxaca. Lo hizo a través de Rubén Moreira, hermano del gobernador de Coahuila, donde Calderón fue repudiado, el 11 de noviembre, al inaugurar un estadio en Torreón:

“El jefe del Ejecutivo debe saber que estafar es sabotear deliberadamente los acuerdos. Estafar es la preeminencia de la intolerancia. Es dejar el papel que al gobernante le otorga la Constitución para convertirse en un simple vocero partidista, abandonando su responsabilidad como jefe del Estado mexicano.”



Martínez, el “falsificador”



En este contexto de pactos que evocan las concertacesiones en el sexenio de Carlos Salinas entre las cúpulas del PRI y el PAN –de las que no se enteró el PRD, aliado de éste–, el artífice del transitorio y ficticio regreso de Gómez Mont al PAN, Germán Martínez, se incorporó a las tareas partidistas no sólo como miembro del CEN, sino para ganarse la vida.

Luego de la peor derrota en los 70 años de historia del PAN, por lo que tuvo que renunciar a la presidencia, se empleó como asesor del gobernador de Morelos, Marco Antonio Adame, y desde principios de diciembre de 2009 es el director de la revista Palabra, que fundó y dirigió Carlos Castillo Peraza.

Pese a que heredó al PAN de Nava una deuda de 400 millones de pesos, a pagar hasta el 2013, cuyos intereses anuales representan 9 millones de pesos, Martínez dispone de un salario nominal de aproximadamente 100 mil pesos mensuales, equivalente al de un secretario del CEN, y tiene a su cargo presupuesto y personal.

Sin embargo, a tres meses de que Martínez asumió el cargo de director de Palabra –justo la periodicidad de la revista–, no ha comenzado a circular la que sería su primera edición.

En cambio, la alteración del padrón de militantes del PAN para, según sostiene Espino, “inventarle” antigüedad como militante activo a Gómez Mont, tiene implicaciones estatutarias y eventualmente legales.

De hecho, en un episodio semejante en el que también Martínez intervino cuando fue representante del PAN ante el IFE en 2000, un militante del PAN fue encarcelado, durante un año, por alteración del padrón de ese partido en Quintana Roo.

Ese militante es Alejandro Arellano Sánchez, actualmente miembro de la Comisión Nacional de Elecciones, que preside José Espina, y quien fue sentenciado a purgar una pena de un año de cárcel por la alteración del padrón del PAN.

Así, de confirmarse que se alteró el RNM, cuya Comisión de Vigilancia es coordinada por Matilde Saldaña Hernández, Martínez podría ser sujeto también de las sanciones previstas en el Código Penal, pero también de las que prevén los Estatutos Generales, que en su artículo 13 se refiere a amonestación, suspensión de derechos y, en el extremo, la expulsión del partido.

La fracción VI dice: “La expulsión podrá solicitarse cuando las causas señaladas en las dos fracciones anteriores sean graves o reiteradas, así como por ataques de hecho o de palabra a los principios y programas del Partido, fuera de sus reuniones oficiales, por acciones o declaraciones que dañen gravemente a la institución, por la comisión de actos delictuosos, la comisión de actos que afecten públicamente la imagen del Partido, o por colaborar o afiliarse a otro partido político”.

Además, el Reglamento sobre la Aplicación de Sanciones, en el apartado “De las infracciones y actos de indisciplina”, establece, en el artículo 16, que se consideran infracción de los miembros activos del PAN la comisión de actos delictuosos, fracción IX, y la comisión de actos de pública inmoralidad o deshonestidad, fracción X.

El Código de Ética ordena, en la exposición de motivos, para el PAN la política es eminentemente ética, y ésta rige a la acción política y al político tanto en su aspecto público como en lo personal.

“Acción Nacional sostiene que la política tiene una dimensión ética, que contempla la correcta selección de los medios para realizar objetivos dignos y valiosos…”

El hermano del Papa

Toca la pederastia al hermano del Papa
Cynthia Rodríguez y Rodrigo Vera
Publicado en la revista nexicana Proces, # 1740, 7 de marzo de 2010;
ROMA.- El escándalo por abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos contra menores de edad alcanzó a Georg Ratzinger, hermano del Papa Benedicto XVI.
Entre 1964 y 1994, Georg Ratzinger fue director musical de la Escuela del Coro de la Catedral de Ratisbona, al sur de Alemania, donde dos sacerdotes fueron condenados por pederastia... y puede haber más casos.
Uno de esos prelados llegó a prisión en 1971, cuando Georg Ratzinger –hermano del Papa Benedicto XVI– ocupaba ese cargo. El caso del otro cura, un profesor de religión, data de 1958.
Fue Gerhard Ludwig Müller, obispo de esa ciudad germana, quien admitió esos hechos en una carta que escribió y publicó en internet el viernes 5 dirigida a los padres de los niños que sufrieron abuso por parte de los religiosos. Müller prometió aclarar los hechos.
“Me enteré de los casos de abusos sexuales ocurridos en la década de los cincuenta, cuando el director del convento en aquella época, por lo que se sabe, estuvo condenado. Después murió. Estamos fuertemente comprometidos para aclarar todos los casos”, dice la carta publicada en la página web de la diócesis de Ratisbona.
Añade: “Por eso vamos a examinar toda la información, las declaraciones y las acusaciones y, con base en lo que está previsto en el reglamento de la Conferencia Episcopal alemana, informaremos al grupo de trabajo sobre los abusos sexuales de la diócesis de Ratisbona”.
Incluso pide “a todos aquellos que supieron de los abusos sexuales a menores por parte de los sacerdotes o de otros empleados de las instituciones religiosas, o a quien pudo ser víctima de abusos, dirigirse a un miembro de la dirección o a la responsable diocesana, la señora Birgit Boehm (teléfono 0941-26338)”.
Y, dirigiéndose a los padres de las víctimas, señala: “Estamos profundamente consternados por los sufrimientos de ese momento, pues somos conscientes de que los niños son el bien más valioso de todos los padres (...) Los que nos confían a nosotros sus hijos, deben tener la certeza de que haremos todo lo que esté a nuestro alcance por respetar y defender la dignidad de sus hijos con un trabajo educativo, serio y responsable (…)”.
El mismo viernes 5 Clemens Neck, vocero del obispado de Ratisbona, reconoció a la agencia de noticias France Presse “que tenía información sobre presuntos abusos cometidos entre 1958 y 1973, en la cual queremos que se conduzca una investigación transparente”. Y agregó que más víctimas de pederastia en esa escuela se están dirigiendo a la arquidiócesis para solicitar ayuda.
Por su lado, Georg Ratzinger, de 86 años, afirmó ese mismo día a Radio Baviera que él nunca tuvo conocimiento de casos de pederastia durante el tiempo que fungió como director musical de esa escuela.
La diócesis de Ratisbona emprenderá una investigación sobre el caso, anunció Neck, y agregó que al obispado no le consta que actualmente sigan cometiéndose abusos en la escuela, pero consideró probable que algunos pederastas de la institución sigan en activo.
“Un problema muy serio”
El Vaticano declaró el viernes 5 que toma “muy en serio” el problema de la pederastia sacerdotal en Alemania, que ha sumido a la Iglesia alemana en una de sus peores crisis, ya que hasta el momento se han detectado 300 casos de ese tipo de abuso sexual.
Ciro Benedettini, vicedirector de la sala de prensa del Vaticano, dijo que la Curia Romana apoyará a todos los obispos alemanes que están atendiendo los casos de pederastia revelados en las últimas semanas.
Señaló que, por lo pronto, apoyarán la petición de la arquidiócesis de Munich para que se designe a un visitador apostólico que investigue los casos de pederastia que se están reportando en la abadía benedictina de Ettal, en Baviera.
A finales de enero, el semanario Der Spiegel provocó un escándalo con la revelación de abusos cometidos en las décadas de los setenta y los ochenta en el prestigioso colegio jesuita Canisius, de la ciudad de Berlín.
Tras esas revelaciones, las denuncias se multiplicaron y salieron a relucir casos que involucran a distintas congregaciones religiosas, como los salesianos, los franciscanos o los palotinos. Se están documentando casos de pederastia en las regiones de Fráncfort, Augusta, Hildesheim, Essen, Bonn y Baviera.
Ni siquiera se salva Munich, donde Joseph Ratzinger –el actual Papa Benedicto XVI– fue arzobispo en los setenta. Ahí, las autoridades civiles ya abrieron las primeras investigaciones, mientras la arquidiócesis del lugar prometió que habrá “tolerancia cero” hacia sus curas pederastas.
El viernes 12, Benedicto XVI recibirá en audiencia privada al presidente del episcopado alemán, Robert Zollitsch, para debatir las medidas a tomar ante esta grave crisis en la Iglesia de ese país.
Tres días después, el lunes 15, se podría dar a conocer el informe de un año de investigaciones realizadas sobre las faltas del padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo.
Sin embargo, apenas el jueves 4 el vocero del Vaticano, Federico Lombardi, descartó que pueda esperarse la publicación en “tiempos breves” del resultado final de la auditoría que se realiza a las instituciones ligadas a los Legionarios de Cristo. Dijo que la fase operativa de la visita apostólica concluirá, según lo previsto, a mediados de este mes, pero aclaró que, luego de esa fecha, las autoridades de la sede apostólica deberán continuar con otros pasos del proceso. “Se requiere tiempo, se debe definir si la información es suficiente, si es necesario solicitar un suplemento de investigación. No esperaría tiempos breves para la decisión definitiva”, declaró Lombardi a la agencia Notimex.
También en Holanda la Iglesia católica inició investigaciones por abusos sexuales dentro de sus instituciones. De acuerdo con el diario Nrc Handelsblad, hay al menos 15 denuncias que implican a 10 sacerdotes del colegio salesiano Don Rua di ‘s-Heerenberg. Sin embargo, señala la publicación, podría haber más casos en otros institutos.
El obispo de Róterdam y presidente de la Conferencia Episcopal holandesa, Adrianus Herman van Luyn, inició una investigación, al igual que el ministro de Justicia de ese país, Hirsch Ballin, por los presuntos casos que ocurrieron entre 1959 y 1971.
El mismo viernes 5, los obispos de la Conferencia Episcopal austriaca lanzaron un llamado por la “verdad y justicia” respecto de los abusos sexuales contra menores de edad cometidos por religiosos católicos.
“Frecuentemente los culpables son más protegidos que las mismas víctimas; las heridas causadas de los abusos sexuales son particularmente graves donde existen relaciones de confianza, justo dentro de la familia y de la Iglesia”, señalan los obispos austriacos en un comunicado de prensa.

Hacia el informe final sobre los abusos de Maciel

Impune hasta la eternidad
Rodrigo Vera
Revista Proceso # 1740, 7 de marzo de 2009;
Medio siglo después de una primera investigación, el Vaticano entrevista a siete víctimas del pederasta Marcial Maciel. A la reunión privada, el cardenal Norberto Rivera “envío a un espía”, lo que desvanece aún más la esperanza de justicia, ya reducida porque Ratzinger –como en su momento lo hizo Juan Pablo II– encubrió al fundador de la Legión de Cristo antes de convertirse en Papa. Las personas abusadas sexualmente en las décadas de los cuarenta y los cincuenta demandan hoy que la orden “debe reestructurarse o extinguirse”.
“Yo estoy aquí para recoger sus testimonios, pero solamente en calidad de oidor”, les advirtió el obispo Ricardo Watty a las siete personas que fueron abusadas sexualmente por el padre Marcial Maciel, y que había congregado frente a él.
Las víctimas de Maciel se endurecieron y le externaron a Watty su escepticismo sobre las pesquisas que realiza por órdenes del Papa Benedicto XVI. Para dar su perdón, advirtieron, la Legión de Cristo –la congregación religiosa fundada por Maciel– necesita “reestructurarse o extinguirse”, no hay otra forma de reparar los daños.
El pasado 20 de febrero, en la parroquia de El Altillo, en la Ciudad de México, las siete víctimas de Maciel expusieron durante casi cuatro horas su postura y plantearon sus demandas ante el obispo Watty, el visitador apostólico que les envió el Vaticano para recabar sus testimonios y elaborar después un informe sobre los Legionarios de Cristo.
Para sorpresa de quienes fueron citados a declarar, en la reunión estuvo presente Carlos Briseño Arch, obispo auxiliar de la arquidiócesis de México y, por tanto, subalterno del arzobispo Norberto Rivera, quien siempre ha defendido a Marcial Maciel y ha denostado a sus víctimas.
Alejandro Espinosa, uno de los agraviados por Maciel convocadas al encuentro, señala:
“Monseñor Briseño fue el espía que nos envió el cardenal Rivera a esa reunión, en la que supuestamente no debía haber colados. Pero Briseño logró colarse y estuvo de mirón. Yo no le vi ninguna otra función. Quizá el cardenal se lo impuso a Watty, o bien, Watty se confabuló con el cardenal.”
José Barba, otra de las víctimas ahí presentes, no oculta su desencanto:
“No me agradó que asistiera Briseño, el obispo auxiliar del cardenal Rivera, porque el cardenal siempre defendió a Maciel y a nosotros nos ha denostado durante años. Norberto es un hombre indigno que tergiversó y silenció la verdad.”
–¿Con la presencia de Briseño, se corre el riesgo de que las declaraciones de ustedes puedan tergiversarse ante el Vaticano?
–Sí, hay posibilidad de que se tergiversen. Al comenzar la reunión, monseñor Watty nos explicó que Briseño estaba ahí para auxiliarlo. Ignoramos si, previamente, monseñor Briseño hizo un juramento de guardar secreto, porque debe haber cierta discrecionalidad en la ejecución de una visitación apostólica tan importante como ésta.
Impunidad oficial
Aparte de Espinosa y Barba, las otras cinco víctimas que presentaron su testimonio fueron Francisco González Parga, Saúl Barrales, Arturo Jurado, y los hermanos Fernando y José Antonio Pérez Olvera.
También estuvo Marita Jacqueline Lapalm, quien perteneció al movimiento Regnum Christi, el brazo laico de la Legión, donde sufrió abusos emocionales y psicológicos por parte de sus superiores religiosos, que narró en el encuentro.
En entrevistas por separado con Proceso, Espinosa y Barba señalan que el obispo Watty no llevó grabadora para recoger sus testimonios. Se limitó únicamente a hacer algunas anotaciones, con pluma y papel, de lo que escuchaba.
Comenta Barba:
“Desde el principio, Watty nos aclaró que él estaba con nosotros solamente en calidad de oidor. Nada más. Ese término me recordó a los oidores que enviaba la corte española a sus colonias de América. Podemos pensar que es una posición pasiva la del oidor.”
Alejandro Espinosa comenta que acudieron a la reunión con “mucho escepticismo”, pues dudan que esa visita apostólica concluya en un veredicto que sancione a la Legión de Cristo. Desde los años 50, recuerda, cuando el Vaticano investigó por primera vez a Maciel, los Legionarios han permanecido impunes.
Comenta Espinosa:
“A Watty le dijimos personalmente todas estas verdades. Tal vez pensaba que seríamos más moderados, pero no fue así. Incluso le dijimos abiertamente que el Papa Juan Pablo II había protegido a Maciel, lo mismo que Benedicto XVI. Y en México, su gran protector fue el cardenal Norberto Rivera.”
Las víctimas de Maciel consensaron un documento que leyeron y entregaron al visitador apostólico para que lo lleve a Roma. El informe de siete páginas detalla cómo Joseph Ratzinger, el actual Papa, protegió a Maciel cuando fungía como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
Señala el escrito que Ratzinger, en mayo de 2001, “echó por tierra” la cláusula 1378, de absolutione complicis, del Código de Derecho Canónico, con lo que “dejó libre de juicio a Marcial Maciel”.
La “absolución cómplice” es una falta en la que incurren los curas cuando confiesan a sus colegas o a víctimas de trato sexual, con el fin de tranquilizarles la conciencia, que es lo que solía hacer Maciel. La penalidad consiste en expulsar de la Iglesia al infractor y reducirlo al estado laico. El delito no prescribía.
Precisamente lo que hizo Ratzinger fue darle 10 años de prescripción, con lo cual exoneró a Maciel: las siete víctimas iniciaron una denuncia contra Maciel en 1998… por delitos que cometió en su contra en los años 40 y 50.
Agrega el documento que “la Iglesia abiertamente encumbró a Marcial Maciel y a su institución”, a pesar de que sabía de sus actos de pederastia: Juan Pablo II, en una “carta abierta” difundida en 1994, “lo presentó como ejemplar para la juventud según el modelo de Cristo”. De esta manera, Maciel y su Legión gozaban de la “protección papal”.
En su informe, las víctimas le recuerdan al obispo Watty que él no es el primer visitador que les envía el Vaticano: ya en los años 50, cuando eran unos jóvenes, se realizó una investigación que no les hizo justicia.
“Esta ‘visitación’ se cumple medio siglo después de otra ‘visita’ romana, tristemente frustrada por nuestro acallamiento inducido de entonces, impuesto –directa o sutilmente– a nuestra psyche deformada por el completo apoderamiento institucional de nuestras almas jóvenes.”
Las víctimas de Maciel relatan que, a partir de entonces, “la mayor parte de nosotros ha tenido dolorosas experiencias imborrables, cuyo sólo recuerdo recurrente constituye, de por vida, una forma de daño continuado… Y durante los últimos 12 años, los abusos contra nosotros por parte de los dirigentes de la Legión de Cristo, casi siempre taimados, han sido muchos e imperdonables”.
Mencionan además el ninguneo papal a sus demandas de justicia:
“Su santidad Juan Pablo II no respondió nunca, ni por ‘interposita persona’, a la carta abierta que le dirigimos el 8 de diciembre de 1997, cuando en ese mismo año, a pesar de todas las gravísimas acusaciones en su contra, Marcial Maciel había sido nombrado por el Vaticano miembro directivo del Sínodo Latinoamericano para la Familia.”
Tampoco prosperó la demanda canónica que interpusieron contra Maciel, en 1998, cuando se aceptó la “personalidad jurídica” del grupo, pero la Congregación para la Doctrina de la Fe –a cargo en ese tiempo de Ratzinger– ni siquiera les dio “recibo alguno de las libras de documentación que le presentamos”.
Así, señalan que sus derechos siempre fueron “conscientemente conculcados por los dirigentes de la Legión de Cristo en connivencia con autoridades eclesiásticas… concretamente por el cardenal Norberto Rivera Carrera y por el mundano obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda”.
Las demandas
En el documento, le piden a Watty que “transmita a la santa sede nuestra exigencia”: que el Vaticano –“por escrito y conforme a la verdad”– les responda a sus demandas y públicamente reconozca “nuestra inocencia” y “nuestra honorabilidad”. Además, que “obligue” a la Legión de Cristo a pedirles “disculpas”, “mencionando claramente nuestros nombres y apellidos”; que “obligue a decir la verdad a los culpables de los muchos daños causados contra nosotros”, y que “favorezca la formación de un equipo de expertos para evaluar debidamente dichos daños, ocasionados por la institución de la Legión de Cristo a lo largo del tiempo”.
Otra exigencia es “que nunca más la Iglesia interfiera con nuestros derechos, ni civiles ni canónicos, y que por ello no vuelva a conminarnos bajo ningún modo al silencio, limitando nuestra libertad de expresión”.
A la comisión vaticana investigadora, de la que forma parte Watty, le preguntan:
“¿Se ha investigado la doble constitución de la Legión de Cristo y su sólo gradual revelación a los candidatos religiosos? ¿Se han investigado los casos de suicidio testimoniado y de muertes ocurridas en circunstancias inexplicables? ¿Se ha investigado la doble contabilidad de sus finanzas? ¿El mencionado lavado de dinero? ¿Quiénes son sus apoderados? ¿Cómo están constituidas sus asociaciones civiles?”
Este documento fue el eje de las preguntas y respuestas de la visitación apostólica efectuada en El Altillo.
Dice Alejandro Espinosa:
“El informe condensa todas las humillaciones y calumnias en contra nuestra. Después de su lectura, nosotros tomamos la palabra para afinar o ampliar lo expuesto. Monseñor Watty tomaba nota y nos hacía alguna que otra pregunta.”
–¿Ninguno de ustedes le expuso a Watty su caso particular?
–No, ninguno del grupo de abusados por Maciel, ya que la reunión se hubiera alargado muchísimo. Fue solamente Marita Lapalm la que habló de su caso. Mencionó que trabajó para el Regnum Christi en Estados Unidos y la ciudad de Monterrey; habló sobre el abuso emocional que padeció, al grado de que intentó suicidarse y cayó ocho días en un hospital, donde le estuvieron lavando los intestinos y finalmente lograron salvarle la vida. El suyo fue un testimonio muy valiente.
–¿Le pidieron a Watty una reestructuración a fondo de la Legión de Cristo?
–Sí, por supuesto, pero esa petición también se la hicimos por escrito, mediante otro documento que le entregamos y que redactó nuestro compañero Francisco González Parga.
En esa petición de nueve páginas, también en poder de Proceso, González Parga le dice al obispo Watty:
“Para una operación radical de saneamiento de esa obra de Marcial Maciel, y no del Espíritu Santo, no bastaría con separar de ella a sus miembros contaminados, aquellos de los que ya se sabe, o se puede llegar a saber, que han heredado y repetido de una u otra manera los ejemplos de inmoralidad del fundador, sino que se debería cortar y desarraigar el sistema establecido en cada una de las actividades de formación y de apostolado, con todas aquellas normas, reglas y costumbres que lo sostienen y lo constituyen.”
Con la actual visitación apostólica, agrega el documento, “la Iglesia católica romana se está jugando su prestigio, si es que tenía alguno en siglos pasados como ‘columna y baluarte de la verdad’”. Y advierte que sería “desastroso para todos” que no se lograra el “saneamiento y limpieza”, así como la “restauración y reestructuración” de la Legión de Cristo.
La comisión investigadora fue dada a conocer en mayo del año pasado por la Curia Romana. Aparte de Watty, obispo de Tepic y miembro de la congregación de los Misioneros del Espíritu Santo, la integran otros cuatro prelados: Charles Joseph Chaput, arzobispo de Denver, Estados Unidos; Giuseppe Versaldi, obispo de Alejandría, Italia; Ricardo Ezzati Andrello, arzobispo de Concepción, Chile, y Ricardo Blázquez Pérez, obispo de Bilbao, España.
Comenta José Barba:
“Veo a esos visitadores como a un grupo de arquitectos que inspeccionan un edificio estructuralmente muy dañado, que hace peligrar la vida de quienes lo habitan. Tiene que reestructurarse drásticamente o tiene que demolerse. Igual la Legión: debe someterse a la reestructuración… o a la extinción.”
–¿Esa es la condición que ustedes ponen para dar su perdón?
–Mire, el perdón purifica a quien lo da, pero más a quien lo pide. Actualmente, los dirigentes de los Legionarios han estado pidiendo perdón a las víctimas de Maciel. Pero ni siquiera dan sus nombres. Piden perdón a una nebulosa. Esa vaguedad esconde su falta de sinceridad y de arrepentimiento.
“De parte nuestra, no podemos perdonar de manera absoluta porque somos parte de una sociedad agraviada. En este caso, y por el bien social, el perdón debe venir acompañado de la justicia.”
***
Del abuso al “chantaje”
Rodrigo Vera
Tres jóvenes que aseguran ser hijos del sacerdote Marcial Maciel –Omar, Raúl y Christian González Lara– revelaron la doble vida, la manipulación y los abusos sexuales que contra ellos cometió el fundador de los Legionarios de Cristo, en una entrevista realizada el miércoles 3 en el programa radiofónico Noticias MVS que conduce Carmen Aristegui.
Junto con su madre, Blanca Estela Lara Gutiérrez, los jóvenes reclaman la herencia que, afirman, su padre les prometió verbalmente y está en un fideicomiso cuyo paradero se desconoce.
La Legión de Cristo, por su parte, respondió al día siguiente, mediante un comunicado, señalando que estos jóvenes decidieron hacer sus revelaciones luego de que la congregación religiosa no aceptó pagarles los 26 millones de dólares que pedían a cambio de su silencio.
En la entrevista radiofónica, Omar y Raúl afirmaron que Maciel abusó sexualmente de ellos. Dijo Raúl:
“Mi primer abuso sucedió en Colombia, cuando yo tenía siete años de edad. Yo estaba acostado con él, como cualquier hijo con su padre a esa edad. Me baja el calzoncillo y me intenta violar. Por instinto humano reacciono y me muevo.”
De Omar abusó por primera vez en un hotel de Madrid. Con el tiempo, Maciel logró que los niños se acostumbraran a masturbarlo.
La señora Blanca Estela comentó que conoció a Maciel cuando ella tenía 19 años de edad y él 56. Para entonces ya tenía a Omar, producto de una relación anterior pero que Maciel adoptó como suyo. Después, la pareja procreó a Raúl y Christian.
Maciel –dijo– le ocultó su verdadera identidad: dijo llamarse José Rivas y ser detective privado, luego agente de la CIA. “Puras mentiras. Así me llevó todo el tiempo y yo le creí”, comentó Blanca Estela.
La familia descubrió la identidad de Maciel en 1997, al ver su nombre y fotografía publicados en la revista Contenido, a raíz de sus escándalos por pederastia.
Madre e hijos comentan que Maciel les aseguró, verbalmente, que como patrimonio les dejaba una cuantiosa herencia a través de un fideicomiso. Pero éste no aparece. Y relataron sus avatares por encontrarlo.
En respuesta, el jueves 4, la Legión de Cristo, por medio de un comunicado que hizo acompañar de una carta, acusó concretamente al joven Raúl González Lara de pretender extorsionar a la congregación con 26 millones de dólares, suma que pedía a cambio de su silencio.
La carta –fechada el pasado 12 de enero– es de Carlos Skertchly, procurador general de la congregación en Roma, y está dirigida a Raúl. En ella hace referencia a una reunión que ambos sostuvieron seis días antes, el 6 de enero, cuando el joven le pidió los 26 millones de dólares.
Dice Skertchly a Raúl en la misiva:
En nuestro encuentro del pasado día 6, en la Universidad Anáhuac del Norte, tuvimos oportunidad de conversar por espacio de una hora… pides que se te entregue una suma de 6 millones de dólares como cumplimiento de lo que dices fue la voluntad de tu padre, expresada oralmente a ti en una conversación. Además pides otros 20 millones de dólares como compensación por tus sufrimientos.
El día 8 de enero por la tarde recibí tu llamada telefónica en la que confirmaste tu petición afirmando ‘si ustedes me dan los 26 millones de dólares callo la verdad’, y pediste una respuesta para el próximo día 13, a más tardar.
En respuesta a tu petición puedo decirte cuanto sigue… no podemos en modo alguno ceder ante la petición de pagar dinero a cambio de silencio. Si bien valoramos todo el dolor y sufrimiento que nos has relatado, y deploramos el mal que pueda seguirse del escándalo, no acogeremos nunca peticiones de este género, que además son ilícitas. Preferimos buscar y afrontar la verdad por dolorosa que sea.
Aparte de esta misiva, la Legión dio a conocer un mensaje escrito de Jesús Quirce, rector de la Universidad Anáhuac, donde señala que él sostuvo “largas conversaciones” con Raúl desde abril de 2008. En esas charlas –dice– el joven le reveló que es hijo de Maciel.
“En todo momento me mostré empático y traté de entender su realidad”, dice Quirce. Y agrega que Raúl jamás le refirió “que había sido objeto de abusos por parte de su padre”. Incluso, dice, el joven le pidió que guardara “absoluta reserva y discreción” sobre esas pláticas.
Quirce dice estar sorprendido y desilusionado porque, sin haberle dicho, esas conversaciones fueron “grabadas por Raúl” y difundidas después en el noticiario de Aristegui.
El viernes 5, Raúl aceptó que, efectivamente, él y su familia divulgaron sus testimonios debido a que la Legión no quiso darles los 26 millones de dólares que pedían. “Afirmativamente, así fue”, dijo.
La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) –a través de su vocero, el sacerdote Manuel Corral– señaló que se trata de un caso de “extorsión y chantaje burdo”. Y para el arzobispado de México –según Hugo Valdemar, su respectivo vocero– los jóvenes quedan en “entredicho” y “pierden autoridad moral” por haber pedido esas “cantidades exorbitantes” de dinero.
***
El infierno de Maciel
Carmen Aristegui F.
Reforma, 12 Mar. 10
Blanca Estela Lara y sus hijos José Raúl, Omar y Cristian González Lara, la familia formada en México por Marcial Maciel, decidieron dar a conocer públicamente su historia. Describen su parte dentro de la siniestra biografía del fundador de los Legionarios de Cristo. Sus dichos tocan la llaga del entramado institucional y complicidades de diverso tipo que hicieron posible la existencia consagrada a la mentira, el engaño, la simulación y el crimen solapado. Los testimonios de esta familia radicada en Cuernavaca, que incluyen narraciones sobre abusos sexuales y sicológicos cometidos por Maciel en contra de sus propios hijos, han colocado en el punto extremo esta historia. Los calificativos posibles para definir al personaje después de las revelaciones no se hicieron esperar en masivas comunicaciones a través de las redes sociales abiertas, especialmente en internet, para hablar del tema: siniestro, criminal, pederasta, mentiroso, ruin, farsante, etcétera.
La defensa a ultranza de Maciel está en extinción. Persiste entre aquellos que mantienen la dinamitada tesis de un complot contra la Iglesia y contra la orden religiosa fundada por Maciel. Es de entenderse que la, cada vez más delgada, franja de negacionistas sobre los abusos y crímenes de Maciel mantiene su postura en un intento básico -e inútil ya- de sobrevivencia moral. Negar las cargadas evidencias presentadas durante años en contra de Maciel es algo que no sostienen ya ni los propios legionarios. Lo dicho por Blanca, Raúl, Omar y Cristian es tan demoledor que coloca la historia de Marcial Maciel en un punto de no retorno. Sería inadmisible -aunque no imposible- que el Vaticano optara, una vez más en este caso, por el silencio como respuesta. Los costos de eludir una responsabilidad institucional de este tamaño resultan cada día más inmanejables. Sería inaceptable -aunque no imposible, otra vez- que el Vaticano recibiera el informe final de las visitas apostólicas realizadas por un grupo de obispos ordenadas por Benedicto XVI desde las pasadas Pascuas, y que no diera mínima cuenta pública de su contenido o, peor aún, que a partir de la previsible información que arrojen las visitas apostólicas, aunada al amplio conocimiento que Joseph Ratzinger tiene desde tiempos de Juan Pablo II del caso Maciel y del funcionamiento de la legión fundada por él, no se procediera en consecuencia.
En México el obispo Ricardo Watty, integrante de la comisión apostólica que entregará su informe al Vaticano, al parecer el 15 de marzo, ha escuchado a la familia de Maciel y también al grupo de personas que, habiendo estado en el circuito más cercano de Maciel desde que fundó la orden religiosa, y habiendo vivido en carne propia abusos sexuales y psicológicos, siendo participes de la funcionalidad oscura y secretista de la Legión de Cristo, decidió salir de ahí y, años más tarde, denunciar lo vivido en una histórica carta dirigida a Juan Pablo II a mediados de los noventa. Sus denuncias no fueron atendidas. Fueron vilipendiados, acusados y perseguidos. Sobra decir que la historia les ha dado la razón y que su autoridad moral ha quedado fortalecida.
El grupo firmante, ahora compuesto por José Barba, José Antonio y Fernando Pérez Olvera, Alejandro Espinoza, Francisco González Parga, Saúl Barrales y Arturo Jurado, entregó al prelado un documento dirigido a la Santa Sede en el que plantean siete peticiones. Entre ellas, que conmine a los dirigentes de la congregación "a dejar de fingir arrepentimiento teatral" y a pedir públicamente disculpas a los miembros de este grupo y a todos los ex legionarios acusados injustamente. Además, a desdecirse de sus acusaciones y a reconocer la comisión de su injusticia y de sus ofensas. Exigen que la congregación aclare ante la opinión pública la falsificación de firmas del obispo Polidoro Van Vlieberghe, que Maciel hizo para darle credibilidad a un par de cartas que utilizó para desacreditar la primera denuncia pública que los ex legionarios hicieran en 1996. El cumplimiento de lo que plantean los ex legionarios es piso mínimo de lo que estaría obligado el Vaticano a realizar mostrando, una vez más, el infierno construido por el padre Maciel. Las víctimas dibujan la disyuntiva para el Vaticano: o se reestructura o se extingue a la legión.
**
Papa no decidió reintegrar pastoralmente en Munich al sacerdote pederasta
El vicario general de la arquidiócesis de ese momento se asume la responsabilidad
CIUDAD DEL VATICANO, viernes 12 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI es ajeno a la reintegración pastoral de un sacerdote pederasta en la arquidiócesis de Munich, a inicios de los años ochenta, cuando era arzobispo de esa arquidiócesis, aclara la Santa Sede.
Un comunicado de la Oficina de Información de la Santa Sede emitido en la tarde de este viernes aclara anticipaciones del diario alemán Süddeutsche Zeitung "sobre un sacerdote de la diócesis de Essen, con precedentes de abuso sexual, trasferido a la diócesis de Munich y, tras un período de tratamiento, integrado en la actividad pastoral en la época en que era arzobispo el cardenal Joseph Ratzinger".
La nota vaticana hace referencia a un comunicado emitido también este viernes por la arquidiócesis de Munich, que "explica los hechos, de los que se asume 'responsabilidad total' el vicario general de la diócesis en ese entonces, Gerhard Gruber".
La arquidiócesis de Munich explica que puede aclarar los hechos, pues el vicario general, monseñor Peter Beer, ha creado un grupo de trabajo para revisar la manera en que se han afrontado en el pasado las acusaciones de abusos sexuales atribuidos a sacerdotes.
En particular, este grupo de trabajo ha constatado que el sacerdote en cuestión, de quien no se revela su identidad --se habla de él con la inicial "H."--, a la solicitud de la diócesis de Essen, fue acogido en enero de 1980 por la arquidiócesis de Munich para ser sometido a una terapia en Munich.
Según el dossier, el grupo de trabajo de la arquidiócesis ha deducido que el sacerdote debía someterse a esta terapia, probablemente porque había mantenido relaciones sexuales con jóvenes. En 1980, sigue explicando la arquidiócesis en el comunicado, se decidió permitir al sacerdote alojarse en una casa parroquial, para que poder someterse al tratamiento.
"Esta decisión fue tomada por el arzobispo", que entonces era el cardenal Ratzinger. Esta es sin embargo la primera y última decisión que involucra a Ratzinger en este caso, pues como sigue aclarando la diócesis, "a pesar de esta decisión, el entonces vicario general asignó a H. la asistencia pastoral en una parroquia de Munich sin ningún límite".
La decisión, por tanto, no fue de Ratzinger, a quien Juan Pablo II le nombró el 25 de noviembre de 1981 prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
El sacerdote fue retirado del ministerio, después, en 1985, cuando la diócesis tuvo conocimiento de denuncias de abuso sexual contra él y al constatar que había sido incluido en una investigación policial.
En junio de 1986 fue condenado por el Tribunal de Distrito de Ebersberg por abuso sexual de menores a 18 meses de privación de libertad en régimen de libertad condicional y a una multa de 4.000 marcos. Al acusado se le ordenó someterse a psicoterapia.
De noviembre 1986 a octubre 1987 el sacerdote fue capellán en un asilo de ancianos. Luego fue reintegrado en una parroquia de Garching a causa de dos elementos decisivos, según explica el comunicado arquidiocesano: la sentencia relativamente ligera del tribunal de distrito Ebersberg y las observaciones ofrecidas por la psicóloga encargada de ofrecerle el tratamiento.
Desde el fallo del tribunal, en 1986, las autoridades diocesanas no han tenido conocimiento de ningún otro caso de abuso atribuido al sacerdote.
El 6 de mayo 2008 el sacerdote fue retirado de sus funciones como administrador de la parroquia en Garching, y desde octubre de 2008, fue integrado en la pastoral del Turismo. Se le impuso como condición que no tuviera ninguna relación con niños, jóvenes o monaguillos. Un informe legal preparado por petición del nuevo arzobispo Reinhard Marx ha confirmado que el sacerdote no debía haber sido reintegrado en la parroquia.
Según explica en un comunicado el antiguo vicario general Gerhard Gruber: "La reintegración de H. fue un grave error. Me asumo toda la responsabilidad. Lamento profundamente que esta decisión haya podido acarrear perjuicio a los jóvenes, y presento mis excusas a todos los que han sufrido un daño".
Por Gisèle Plantec y Jesús Colina

 

No hay necesidad de polígrafo

Nadie me ha acusado de mentiroso: Gómez Mont
Nota de Miguel Ángel Sosa y Gerardo Mejía
El Universal, 12 de marzo de 2010
El secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, dijo que no se someterá a la prueba del polígrafo, pues nadie lo ha acusado de mentiroso.
El funcionario federal dijo que es necesario construir acuerdos en torno a la reforma política, evitando las descalificaciones que ayer marcaron el debate en San Lázaro.
Aceptó que los acuerdos son para construir gobernabilidad, y que ésta engloba muchos procesos.
En breve entrevista con EL UNIVERSAL, Gómez Mont negó la posibilidad de ser evaluado por un detector de mentiras, en contraste a la disposición expresada por los dirigentes nacionales del PAN, César Nava, y del PRI, Beatriz Paredes.
El miércoles pasado, durante la sesión en el Palacio Legislativo de San Lázaro, ambos presidentes nacionales partidistas se dijeron dispuestos a someterse a la prueba del polígrafo, para dejar en claro quién miente en torno al acuerdo para evitar una alianza opositora en el estado de México.
—¿También se va a someter al polígrafo? —se preguntó a Gómez Mont.
—A mí nadie me ha imputado que mienta —respondió tajante.
Lamenta “espectáculo” legislativo
Antes, entrevistado en el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), dijo que para facilitar la gobernabilidad del país hay que evitar “cuadros” como los vistos en la Cámara de Diputados, “donde todo fue pura resta y se le da un triste espectáculo a la sociedad con las descalificaciones mutuas”.
Comentó que más que esa actitud, lo que se necesita es construir acuerdos en torno a la reforma política.
Dijo que la discusión parlamentaria entre los coordinadores “aleja a la sociedad de la política; no aleja a la sociedad de unos políticos y de otros no; en su conjunto, lastima la relación de la sociedad con la política”.
Enfatizó que una de sus principales preocupaciones son las alianzas de coyuntura, las cuales, a su consideración, no tienen ninguna consistencia como programas de gobierno, porque “son cuestiones que se reúnen y disipan al momento de la elección”.
A pregunta expresa sobre si estuvo considerado el paquete fiscal en la negociación de las alianzas entre PRI y PAN, reconoció que debido a que el gobierno federal no tiene mayoría parlamentaria, requiere llegar a acuerdos con otros actores políticos, y que así se hace. “Los acuerdos son para construir gobernabilidad, y la gobernabilidad engloba muchos procesos”, dijo.
***
Una de las preguntas con la audiencia del IMER:
-PREGUNTA: -Hola, soy Regina Santiago, soy profesora de periodismo en la Ibero y soy adicta a la radio a colores, que es el espacio que ha inaugurado Mario Campos para interactuar con los radioescuchas y hacernos sentir la radio pública de otra manera.
Entonces, mi pregunta va en el sentido de que me interesaría conocer cómo se toman las decisiones en el Gobierno de Calderón. O sea, ¿cuál es la historia tras bambalinas de este decálogo?; o sea, ¿cómo se decidió que se incluyeran ciertas cosas y se excluyeran otras?
Por ejemplo, el Presidente en su despacho, solito, buscó la iluminación o a quiénes consultó; cómo estuvo esa situación. Y otra pregunta, pues soy profesora y quisiera saber si el Secretario Gómez Mont ya hizo la tarea porque en algún otro Foro le preguntaron si no había algún tipo de contradicción entre el hecho de que se opusiera a cierto tipo de alianzas, pero que estuviera, que en el decálogo se incluyera la segunda vuelta que necesariamente implica cierto tipo de alianzas.
Quisiera saber si el Secretario ha tenido, en estas épocas tan turbulentas, de reflexionar y de solucionar el dilema o si nada más ha estado como apagafuegos político.
-SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: La que sí hizo la tarea fue usted y yo también.
Primero, ya lo he comentado, esta es una reforma en una materia en donde el Presidente de la República no solo tiene su visión, como Jefe de Estado, de cómo está funcionando el sistema; también incorpora décadas de experiencia como político involucrado y que cree en estas cosas y que ha estado en una generación que le ha permitido ir construyendo espacios hacia un régimen distinto, del régimen de partido hegemónico a un régimen a nivel federal más competitivo, donde pueda permear la alternancia, donde se construye la independencia del Poder Judicial, donde se establecen relaciones funcionales y disfuncionales entre el Ejecutivo y la Cámara, etcétera.
Es no solo una visión digamos mayestática del Jefe de Estado, sino también es una visión nutrida por una biografía.
En este caso concreto, es una Reforma asumida, meditada, planteada y discutida por el Presidente de la República con su equipo y con diversos actores.
Hay veces que siendo Reformas muy técnicas, llega un equipo, hace un diagnóstico, le dice al Presidente, le presenta las opciones y el Presidente tiene una capacidad de discernir pero no genera tanto las ideas, sino procesa su pertinencia política, la capacidad de sacarlas adelante, etcétera, porque no están en el rango de su experiencia técnica.
Por eso el Presidente se junta siempre de un Gabinete que debe tener cierta fortaleza técnica para complementar o enriquecer las visiones del poder presidencial.
Pero en este caso, él estuvo muy cerca, todos los temas los conoce. Hubo consultas con algunos expertos para retroalimentar momentos privados de él con algunas gentes, otras con su equipo; pero esto es algo cerca de la experiencia, la ambición y del anhelo de los políticos. Entonces, no es una materia que le sea general.
Así se formó la definición, netamente este es un proyecto en donde no sólo el Presidente de la República, el hombre, don Felipe Calderón Hinojosa, imprime su visión de país, de donde encuentra los déficit del sistema de representación política; reconoce fuerzas en la sociedad que necesitan encauzarse de una manera distinta, como se viene dando.
Reconoce y conoce las alternativas en ese sentido, no es la primera Iniciativa de Reforma Política que él en lo personal presenta. Como diputado presentó varias; ha estado atento al debate de los políticos en los últimos años en esta materia; ha estado atento al debate social y académico en este contexto, y tiene su propia experiencia en aquello en lo que cree y aquello que lo ha frustrado, como hombre que esta metido en este quehacer.
En ese sentido, esta reforma así fue procesada y hay mucho del hombre en la propuesta del Presidente.
Dos, que si ha hecho la tarea. Hoy más que nunca les puedo decir la urgencia de que existan acuerdos para la gobernabilidad en el país, que sean visibles y evaluados por todos.
¿Al final qué me preocupa y yo sigo estando preocupado por eso? Me preocupan las alianzas de coyuntura que no tienen alguna consistencia de Programa de Gobierno. Sí me preocupan cuestiones que se reúnen y se disipan al momento de la elección.
Si estamos hablando de transformar al país y de una sociedad que nos exige transformar al país, debemos tener un discurso político que nos comprometa frente a esa sociedad y que nos diga para qué se quiere ejercer el poder; por qué una victoria electoral me califica a mí para gobernar; para qué voy a gobernar. Ya no importa.
Y por eso la Reforma Política tiene el talento de acercar la división del desempeño del político al elector. Ya no importa quién es y si tiene buena cara o buen discurso. ¿Es qué ha hecho y qué puede hacer? ¿Qué se compromete a hacer?
Pasamos del debate abstracto con contenidos muy difusos a un debate más concreto, con propuestas más concretas. Y los acuerdos deben estar en función de esa posibilidad.
Segundo, yo sí creo que es una exigencia del pasado resultado electoral la necesidad de construir acuerdos entre las diversas fuerzas políticas.
¿Por qué? Porque tienes un Ejecutivo que no tiene mayoría parlamentaria suficiente para sacar las principales labores del gobierno adelante, aquéllas que requieran un apoyo normativo, un procesamiento normativo, que van desde al discusión del paquete económico hasta las reformas fundamentales para superar problemas, reformas en materia de seguridad, en materia de justicia, en materia de justicia, en materia de competencia, etc., donde requiere estar de acuerdo con otros.
Cohesionar una posición y aparte ya cohesionada con la base política natural que tengas, el partido político del cual se emana, buscar acuerdos con otros para tener los números suficientes. Ese es el mandato de la elección y tiene que llegarse a esos acuerdos.
Y si se va construir la gobernabilidad la sociedad mandó que se construyera sobre acuerdos, porque a nadie le dio el poder suficiente para que por sí y ante sí definiera la cuestión pública. Esta es la realidad de estos años.
Y si no se construyen los acuerdos para la gobernabilidad, si no se hacen esfuerzos honestos, honrados y eficientes para llegar a acuerdos de la gobernabilidad, la ingobernabilidad tiene que ser asumida como todo; es una ingobernabilidad relativa asumida como todos frente al electorado, y eso no le conviene a la gente.
Yo, como Secretario de Gobernación, tengo claro que mi tarea el mandato electoral que estoy obligado a seguir como Secretario de Gobernación es construir acuerdos, para facilitar la gobernabilidad del país y para evitar cuadros como el de ayer, en donde todo es pura resta y se le da un triste espectáculo a la sociedad de descalificaciones mutuas.
Eso aleja a la sociedad de la política, no aleja a la sociedad de unos políticos y de otros no; en su conjunto lástima la relación de la sociedad con la política.

Juicios orales con apoyo de "Mérida"

Ofrece EU cursos sobre juicios orales
Nota de Claudia Guerrero
Reforma, 12 marzo 2010.- En el marco de la Iniciativa Mérida, el Gobierno de Estados Unidos ofrece capacitación a México en materia de juicios orales.
Así lo revela el documento entregado por la embajada norteamericana al Senado de la República, en el que se detalla que hasta este mes se han impartido cursos a un total de 87 funcionarios.
"La Iniciativa Mérida está financiando la capacitación y el intercambio de expertos para asistir a México en su reforma.
"En el entrenamiento de juicios orales se han impartido cursos especializados en técnicas de promoción de causas judiciales en las 32 entidades de México, para entrenar a varios cientos de jueces y fiscales federales y estatales en la conducción de juicios orales", se indica en el texto, en el apartado de Administración de Justicia.
Adicionalmente, el Gobierno norteamericano ha entrenado a elementos policiacos, para enseñar a oficiales e investigadores cómo testificar y reaccionar durante su participación en los juicios orales.
En el informe se explica que el apoyo de Estados Unidos obedece a la reforma al sistema judicial, aprobada en 2008, que contempla la transición de los llamados juicios inquisitorios escritos a juicios acusatorios orales, en los que la evidencia se presenta y se discute en los juzgados.
En el documento se asegura que se han destinado fondos para dar entrenamiento y apoyo técnico a jueces, fiscales, defensores de oficio y organizaciones no gubernamentales mexicanas, para ampliar el uso de alternativas de solución previas a los juicios.
Entre ellas se encuentran la autodeclaración de culpabilidad, mediación y justicia restaurativa.
La colaboración incluye capacitación impartida por fiscales y agentes de procuración de justicia para mejorar el programa mexicano de extradiciones y regreso de fugitivos que se encuentran en territorio estadounidense.
En este caso, los cursos han sido impartidos a un total de 70 fiscales de la Procuraduría General de la República (PGR).
De acuerdo con los senadores que sostuvieron ayer un encuentro con el embajador estadounidense, Carlos Pascual, existen posibilidades de fortalecer la Iniciativa Mérida y buscar nuevas asignaciones presupuestales para respaldar el combate a la delincuencia.
***

Posicionamiento de Gómez Mont

Conferencia de prensa que ofreció el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, 5 de marzo de 2010 |
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Muy buenas noches, señoras y señores. Como ustedes saben, la Secretaría de Gobernación -y yo, como su titular- siempre hemos sido un espacio abierto para que los diversos actores políticos puedan encontrar ocasión de encuentro y de coincidencia.
Como espacio, es un espacio discreto y en mi calidad de Secretario siempre he defendido esa discreción de manera absoluta, aún cuando la no develación de la información pueda generar un desgaste sobre mi persona.
La función de la Secretaría está por encima de los intereses o inclusive de la reputación de su titular.
Sin embargo, toda vez que se ha develado información ocurrida en dichos espacios de la Secretaría de Gobernación, les hago los siguientes comentarios:
Con relación al acuerdo entre el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional sobre el tema de las alianzas electorales, les hago valer las siguientes precisiones:
Como se ha señalado en diversos medios de comunicación, el Gobierno Federal ha asumido una postura de respeto a los partidos políticos, sobre todo frente a la discusión del paquete económico, la cual se desarrolló en los meses de octubre y noviembre del año pasado, propiciando en todo momento la posibilidad de acuerdos entre los grupos parlamentarios representados en el Congreso de la Unión.
En ese marco, y con el objeto de obtener el voto a favor del dictamen de la Ley de Ingresos de la Federación, se suscribió un acuerdo entre el Presidente del Partido Acción Nacional y la Presidenta del Partido Revolucionario Institucional en el que -entre otras cosas- asumieron el compromiso de no celebrar alianzas electorales de determinadas características, sobre todo en el ámbito territorial del Estado de México.
Como Secretario de Gobernación puedo entender que el Presidente del PAN pudiera haberse sentido lastimado por el desenlace de la discusión y votación de la Ley de Ingresos en el Senado.
Sin embargo, y en tanto que no me fue comunicado o ante mí se denuncio el incumplimiento de tal acuerdo por don César Nava, yo seguí construyendo los espacios necesarios para procurar la gobernabilidad del país.
Durante ese período no existía comentario, posibilidad o inercia alguna que permitiera asumir que se estaban por configurar alianzas electorales por parte de dicho partido.
Fue hasta el mes de enero en que, a medida en que se vislumbraba la construcción de alianzas electorales, el Presidente del Partido Acción Nacional me informó que en razón de lo ríspido del procedimiento y de la falta de voto de favor por parte del PRI en el Senado respecto a dicha ley, él se sentía liberado del compromiso de no procurar alianzas con otros partidos políticos para los procesos electorales en puerta.
Fue ante esta circunstancia, frente a los escenarios críticos que se podrían construir a través de la manifestación hecha por el Presidente del Partido Acción Nacional y el Secretario de Gobernación, que yo comenté con el Presidente de la República los escenarios que se podían devenir a partir de ese hecho.
Fue entonces que el Presidente me instruyó para que aclarara el alcance del acuerdo entre dichos partidos políticos, para determinar en qué contexto se habían sucedido dichos acuerdos y, en su caso, que buscara al Comité Ejecutivo Nacional del PAN para explicarle de estas cuestiones a fin de persuadirlo de la inconveniencia de tales alianzas.
Sin embargo, al comparecer ante el Comité Ejecutivo Nacional, el Presidente del partido me constriñó a la confidencialidad a la que estoy obligado y limité mi argumentación a aquellos casos y causas por los que creo profundamente de la inconveniencia de tales alianzas políticas.
Con ello, ha de quedar claro que el Presidente de la República sólo tuvo conocimiento de esta ruta de crisis hasta enero, no sólo porque sus ocupaciones y las mías habían evitado un contacto más frecuente sino porque hasta entonces -hasta entonces- se anunciaba la posibilidad de las alianzas y la ruta de colisión o fricción que se podían generar en función de los acuerdos celebrados durante octubre y noviembre.
Por ello, rechazo categóricamente cualquier afirmación en contra de la seriedad y honradez con la que las instituciones hemos tratado de conciliar este conflicto entre los partidos políticos.
Ustedes saben que yo he sostenido en muchas ocasiones mi parecer en esta materia y he señalado la necesidad de superar las legítimas diferencias que pueden surgir de las coyunturas, para poder llegar a los acuerdos que necesita el país y construir las reformas que México está exigiendo, más en el contexto del 2010, que es un año en el que celebramos nuestra historia.
Como Secretario de Gobernación seguiré procurando buscar esos espacios de discusión y acuerdo para que por encima de estas diferencias y de los reclamos que de ella se puedan desprender, pueda prosperar un contexto de acuerdos sobre los cuales el Gobierno y sus instituciones puedan servir de mejor manera a México y a los mexicanos.
Estoy listo para sus preguntas.
PREGUNTA: -Secretario, buenas tardes. Dos cuestiones. La primera, desde su punto de vista, después de todo lo que ha ocurrido en estas últimas semanas, ¿qué tanto mina toda esta situación la capacidad de diálogo con los partidos políticos del Secretario de Gobernación para seguir siendo, precisamente, este hilo conductor para que continúe desarrollándose la política interna con tranquilidad en nuestro país?
Y punto número dos. Una vez más, y después de esto que ha sucedido, vuelven los rumores acerca de que usted podría renunciar al cargo. ¿Qué tanto habría al respecto? Nada más.
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Primero.
Como Secretario de Gobernación he buscado generar espacios honorables de acuerdos entre los partidos políticos para darle viabilidad al Gobierno de la República.
Seguiré en ese intento todos los días.
México exige que los políticos sean capaces de construir acuerdos honrados que le den estabilidad y futuro. Como Secretario de Gobernación es mi deber seguir insistiendo en esa tarea.
Por lo demás, frente a los rumores que se dan, habrá que escuchar a quienes los lanzan. Son rumores.
PREGUNTA: Secretario, buenas noches. Yo quisiera preguntarle, ¿si dentro de sus facultades legales está el negociar este tipo de acuerdos y alianzas electorales? Y en la mañana el senador Navarrete, coordinador Parlamentario del PRD, decía que se estaba viendo una regresión a los tiempos del PRI.
Y también, quisiera insistir en la última pregunta. ¿En qué nivel o en qué estado se encuentra la interlocución con los partidos y los actores políticos?
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: A ver.
Primero. Por supuesto que está dentro de mis facultades buscar conciliar a los actores políticos para que lleguen a acuerdos…
Primero. Por supuesto que está dentro de mis facultades buscar conciliar a los actores políticos para que lleguen a acuerdos. Constantemente se establecen aquí mesas de diálogo y negociación entre actores que se encuentren separados a fin de que lleguen a un punto de encuentro.
PREGUNTA: ¿En materia electoral?
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: En materia de actores políticos.
Cuando se trata de acuerdos entre terceros no invade. A ver, el Secretario de Gobernación concilia a partes a que lleguen a un acuerdo. No sólo está dentro de mis facultades legales, estoy moralmente obligado a buscar esos espacios por el bien del país.
Dos. Por supuesto que dentro de mis facultades legales está atestiguar acuerdos entre actores políticos, buscar que se concilien, que superen sus diferencias y busquen sus coincidencias y ser testigo de esos actos, como testigo de honor.
A mí me toca concitar a las partes para que honren esos acuerdos. Y no está en desdoro alguno.
¿Y qué decía del señor Navarrete, del señor Senador?
PREGUNTA: Dice que estaba, que había una regresión, que las reformas se estaban negociando ahora en Gobernación en lugar del Congreso.
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Constantemente, constantemente la Secretaría de Gobernación interviene ante el Poder Legislativo para hacer valer puntos de vista y para buscar espacios de encuentro.
No hay ninguna sumisión cuando las partes libre y voluntariamente llegan a acuerdos. Con todo respeto, no comparto el punto de vista de quien sostenga que se hacen bajo una lógica de sumisión, se hacen bajo una lógica de responsabilidad política.
La democracia siempre requiere de acuerdos. Regresión es imponerse unilateralmente, eso es regresión.
Pero de aquí para adelante y en los últimos años los acuerdos han sustentado la gobernabilidad del país y los casos donde la política ha avanzado. Y la falta de acuerdos, los casos donde ésta no ha cumplido las expectativas de los ciudadanos.
Por eso seguimos empujando reformas para acercar la política a la ciudadanía. Si la política es un agente civilizador de los conflictos y sólo se civilizan los conflictos cuando se buscan conciliar dichas controversias de buena fe y buscando tener una altura mayor que de la contienda.
PREGUNTA: Buenas noches, Secretario. Son dos preguntas en realidad. Si me pudiera, para terminar ya de entender esta historia, decirnos, ¿quién convocó a quién para hacer esta alianza, es decir, si el PAN buscó al Gobernador del Estado de México, si el Gobernador del Estado de México buscó a los partidos, si nos pudiera decir?
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: El Secretario de Gobernación constantemente concilia a los partidos a tratar de buscar acuerdos, sobre todo si sobre esto se construye la posibilidad de mejorar la vida y operación institucional de todo el Gobierno.
Recuérdese que en el Paquete Económico no sólo, no sólo se discutía un problema del presupuesto del Gobierno Federal, sino en buena medida de los recursos que se designan a la mayor parte de la actividad, estados y municipios.
Yo como Secretario de Gobernación constantemente busco convocar a muchos actores políticos para construir acuerdos.
PREGUNTA: Me refería en, precisamente, para buscar a este acuerdo, ¿quién busco?
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Y yo le digo, la personalización de decir cuál y cuál, es descontextualizar. En esos días, recuerden, no sólo se estaba discutiendo el paquete económico, también se estaba administrando, como se sigue supervisando y revisando conflictos, como el de Luz y Fuerza del Centro y otro tipo de cuestiones.
El Secretario de Gobernación tiene que operar mediante la conciliación, mediante la comunicación, buscar la mejor solución en todos esos casos.
Y por supuesto que yo no me concentro en uno o en otro actor político; si usted quiere decir si hay un acuerdo entre el Gobernador Enrique Peña Nieto y yo, yo no participo de ninguna aspiración política de don Enrique Peña Nieto, pero constantemente lo concito a él como a otros actores políticos para construir acuerdo. Siento que es su deber y el mío.
PREGUNTA: Gracias. Y la siguiente pregunta era, también el senador Navarrete decía hoy en la mañana, que él buscará a los coordinadores parlamentarios en el Senado ya que él considera que ya no puede haber interlocución entre la Cámara Alta y el Secretario de Gobernación, le pediría un comentario al respecto. Gracias.
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Me parece que es una actitud que se tiene que repensar mucho, porque tomar como acción política no realizar acuerdos puede ser un acto de irresponsabilidad.
Yo sigo invitando a que entre los políticos se lleguen a acuerdos por el bien del país.
PREGUNTA: Buenas noches. Siguiendo con el tema de Navarrete, porque fue el que hoy habló, él comenta que usted tuvo una intromisión en asuntos electorales, que ya no le competen a la Secretaría de Gobernación, porque no se firmó ese convenio, esa acta, en un café, sino fue aquí en la misma Secretaría de Gobernación, por tanto que no puede ser usted un testigo de honor.
Y por la otra, ¿por qué fue informado tan tarde el Presidente hasta enero en cuanto a…?
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: Primero. Por supuesto que yo tengo facultades y no sólo facultades, reitero, tengo el deber de buscar acuerdos políticos entre los actores; tengo el deber de procurarlo, no es una cuestión electoral, no, también ahí hay acuerdos legislativos, en donde las partes deciden entrar a un análisis conjunto para procurar reformas legislativas, a fin de evitar alianzas electorales que sean de mera coyuntura e, inclusive, se indican bajo qué criterios pueden ser revisados, anticipación, etc.
PREGUNTA: De nuevo a la segunda. Hay una inquietud, ¿por qué fue enterado el Presidente tan tarde, cuando es una persona que debe estar informada todos los días?
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: A ver, el Secretario de Gobernación hace su tarea y trata de conciliar a terceros y bajo su lógica quedan conciliados; a él no se le anuncia en esos días que existe un conflicto o que una de las partes tenga por incumplido el acuerdo, eso se le informa hasta enero.
Entonces, sí se pueden avecinar escenarios críticos y yo informo al Presidente de la República; ¿por qué tendría que informarle al señor Presidente de acuerdos entre terceros que no implicaban o diagnosticaban una crisis?
Nadie estaba hablando de alianzas en octubre y noviembre para el siguiente año. El Partido Acción Nacional no había dicho que quería celebrar alianzas electorales en ese sentido, inclusive estaba dispuesto a construir acuerdos a fin de clarificar bajo qué mecanismos deben hacerse las alianzas electorales en este país y a tomar decisiones legislativas en ese sentido.
Si hubo una diferencia entre las partes, en ese contexto, a mí no se me dijo en ese momento; en mi percepción: Cualquier incumplimiento tendría que ser denunciado inmediatamente.
Fue hasta enero, porque hasta enero se materializó un posible escenario de crisis, antes no. Perdónenme pero yo como Secretario de Gobernación no ando rindiendo cuentas detalladas al Presidente de lo que hago, yo lo que busco es generar aquellos recaudos que dentro de la ley sirvan a la República, eso es lo que informo.
Si tengo algún problema o requiera de su autoridad pues le consulto, pero para atestiguar un acuerdo entre terceros, para ser testigo de honor de un acuerdo entre terceros ¿por qué?
Con todo respeto, yo como Secretario de Gobernación asumo mi responsabilidad y tomo las decisiones a las que la ley y la ética política me faculta y sólo solicito autorización en aquellos casos en donde el asunto es de tal envergadura que dentro de mis responsabilidades requiero la guía y la orientación del Presidente de la República.
Pero yo no estoy, si no, ¿qué clase de servidor público sería?
Imagínense si todos los miembros del gabinete, para toda cosa tienen que consultar el parecer del Presidente. El Presidente tiene la facultad constitucional de nombrarnos y de nombrarnos como gentes dignas de confianza para cumplir con nuestros deberes, sólo se le reporta cuando hay problemas, cuando hay dudas razonables sobre el camino o cuando se encuentran escoyos que requieren de su intervención.
Imagínense, el Presidente tiene muchísimas cosas que atender como para que sus secretarios lo tuvieran asediado con todos esos detalles; el Presidente tiene que ver por todo México y por todos los mexicanos, a mí sólo me toca ver la estabilidad política y la generación de acuerdos entre los actores políticos para sacar adelante reformas que el país necesita.
PREGUNTA: Buenas noches, Secretario.
Yo le quiero preguntar: Es ético que un acuerdo de esta naturaleza se desarrolle en lo más privado de su despacho y como dijo el senador Beltrones, ¿se vale que se cambien votos por acuerdos ilegales? Y que, bueno, de paso nos suban el IVA.
SECRETARIO FERNANDO GÓMEZ MONT: A ver, no le acepto esa afirmación a quien la haya proferido; no se vale hacer una calificación ligera de los acuerdos políticos, constantemente entramos en acuerdos políticos para hacer reformas legales.
Si la ley es un producto político por excelencia, sólo puede ser el resultado de los consensos necesarios para ser aprobada. Y eso es hacer política, eso es buscar conciliar las diferencias, no es un reduccionismo -eso es inaceptable- de votos por impuestos. Gracias.