27 ene. 2013

El show francés/ANNE MARIE MERGIER


El show francés/ANNE MARIE MERGIER
 Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
 Como un triunfo de la diplomacia francesa –fuera el agresivo conservadurismo de Sarkozy o la suavidad insistente de Hollande– fue celebrada en Francia la liberación de Florence Cassez. En el espectáculo mediático que se armó a la llegada de la joven a su país y con su familia, las preguntas sobre su inocencia y sus lazos con Israel Vallarta quedaron sin responder. Todo parece indicar que allá también el caso se politizó y el análisis jurídico quedó en segundo plano.
 PARÍS.- Decir que la repentina liberación de Florence Cassez provocó ondas de choque en Francia es poco. Sorprendió a la principal interesada, a su familia, su abogado, sus amigos y comités de apoyo. Y provocó efervescencia en los medios, sobre todo en los canales de información continua.

Denuncia Fernely Vallejo Garamendi, agresiones de la delegación Cuauhtémoc


Denuncia Fernely Vallejo Garamendi, agresiones de la delegación Cuauhtémoc
Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
PALABRA DE LECTOR
Señor director:
Mi nombre es Fernely Vallejo Garamendi, hijo del líder ferrocarrilero y fundador del desaparecido Partido Mexicano de los Trabajadores, Demetrio Vallejo. Soy promotor independiente del juego de ajedrez desde hace 32 años. El pasado 20 de noviembre fui violentamente desalojado sin previo aviso y literalmente lanzado de la Plaza de la Ciudadela, maltratadas mis cosas y destruida la carpa de mi propiedad por autoridades y porros de la delegación Cuauhtémoc.

El holocausto olvidado


 El holocausto olvidado/YETLANECI ALCARAZ
Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
 BERLÍN.- Johan Rukeli Trollman nació en Hannover el 27 de diciembre de 1907 en una familia gitana. Fuerte y hábil con los puños y con un juego de pies privilegiado, en junio de 1933 el joven alemán disputó el título de peso semipesado de su país. Sin embargo aquellos no eran buenos tiempos. Adolfo ­Hitler acababa de llegar al poder y en el ambiente imperaba un rechazo abierto a todo lo que no fuera ario.
De piel morena, ojos y cabello oscuros, Trollman no era bien visto por los dirigentes deportivos ni por los políticos. Además de su origen sinti, su estilo de boxeo, basado en el movimiento de sus pies, iba contra la escuela alemana, que en ese momento tenía como prototipo a hombres grandes, fuertes, rígidos, que sólo golpeaban sin hacer grandes movimientos. Su estilo, decían, “no era demasiado alemán”.

Mexicanos en los campos nazis/YETLANECI ALCARAZ


Mexicanos en los campos nazis/YETLANECI ALCARAZ
 Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
Al menos cinco mexicanos estuvieron recluidos en campos de concentración de la Alemania nazi. Sus nombres y nacionalidad aparecen en registros de ingreso rescatados por dos organizaciones europeas que intentan preservar la memoria de las víctimas del régimen de Hitler. Los mexicanos no eran judíos ni gitanos ni homosexuales ni “antisociales” –objetivos de la persecución nazi–, sino “prisioneros políticos” deportados de Francia por la Gestapo. Al parecer fueron detenidos por su participación en la resistencia contra la ocupación alemana, o simplemente estaban en el lugar y en el momento equivocados.
BERLÍN.- Un día de invierno de 1944 el mexicano Joseph Salazar llegó, junto con otros mil 943 hombres, al campo de concentración de Buchenwald, en la Alemania nazi. Viajó en un tren que dos días antes había salido, repleto de prisioneros políticos, de la ciudad francesa de Compiègne. A bordo iban en su mayoría franceses y españoles, pero también italianos, holandeses, belgas, polacos, suizos y Salazar, oriundo de Guadalajara.

Carta a los detractores de la Ley de Víctimas/JAVIER SICILIA


Carta a los detractores de la Ley de Víctimas/JAVIER SICILIA
Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
No acababa de anunciarse la publicación de la Ley General de Víctimas cuando ustedes, haciendo a un lado la historia, sin conocer las luchas y los trabajos que desde el veto de Calderón hemos realizado para que esa ley se promulgara, sin incluso conocer las iniciativas de reforma que se le aplicarán, comenzaron a atacarla. Lo desagradable de los ataques es, en primer lugar, el desprecio que detrás de ellos hay por las víctimas y el tamaño de la tragedia humanitaria que vive el país. En segundo lugar, la ignorancia desde donde los han hecho. Ustedes, al poner por encima de la injusticia, del dolor y de la inseguridad que viven las víctimas, abstracciones jurídicas y disquisiciones técnicas en busca de una ley perfecta, no han hecho otra cosas que reeditar, de otra manera, lo que fue el distintivo del calderonismo: la negación de la tragedia humana. Cuando discuten la constitucionalidad o la viabilidad de la ley, no hacen otra cosa que reducir a artículos y minucias jurídicas lo que es sufrimiento, sangre y familias destrozadas. 

El del general Tomás Ángeles, otro caso fabricado


El del general Tomás Ángeles, otro caso fabricado/JORGE CARRASCO ARAIZAGA
Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
Lejos de pacificar al país, lo ensangrentó. En vez de cohesionar a las fuerzas federales que enfrentan la potencia de fuego y el poder corruptor de la delincuencia organizada, Felipe Calderón dividió al Ejército y a las corporaciones policiacas, además de confrontar al Poder Judicial para mantener impunes a sus incondicionales y hundir a quienes consideraba sus adversarios. Al seguir el hilo de la fabricación del caso del general Ángeles Dauahare, se recorre toda esta trama de ilegalidades en que el expresidente basó su guerra contra el narco.
 A penas ocurrió el cambio de poderes se empezó a evidenciar de manera oficial que la violación al debido proceso fue una constante en el gobierno de Felipe Calderón. Horas antes de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación liberara a la ciudadana francesa Florence Cassez, se empezó a derrumbar otro de los grandes “éxitos” del sexenio pasado: La detención del general de división en retiro Tomás Ángeles Dauahare, el militar de más alto rango acusado dentro de la “guerra al narcotráfico” del expresidente.

El secuestro de Témoris Grecko, en Siria


El secuestro del corresponsal de Proceso/TÉMORIS GRECKO
Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
El martes 22, integrantes de una unidad del Ejército Sirio Libre (ESL) secuestraron 12 horas a Témoris Grecko, periodista mexicano y corresponsal viajero de Proceso. También al documentalista húngaro Balint Szlanko y al fotógrafo español Andoni Lubaki. “Los vamos a matar”, les gritaron. Los esposaron y les vendaron los ojos. Los llevaron al sótano de un edificio y los despojaron de sus pertenencias. Acusaron a su traductor de ser miembro de Liwa al Tawheed, una de las brigadas del propio ESL, lo cual puso en evidencia las luchas intestinas entre los grupos de la oposición armada al régimen de Bashar al Assad.
ALEPO.- El Kalashnikov volvió a golpear mi nuca. “¡Yala, yala!” (¡vamos, vamos!), nos gritaban los tipos sentados detrás de nosotros, “¡zapatos, zapatos!”. Con los ojos vendados hacíamos los posible por quitárnoslos rápido. “¡Yalaaa!”, insistía el hombre, encajándome el cañón del rifle detrás de la oreja izquierda.

Televisa y TV Azteca pretenden lavar su complicidad



Televisa y TV Azteca pretenden lavar su complicidad
JENARO VILLAMIL, reportero.
Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
 Televisa y TV Azteca, que exhibieron a Florence Cassez como secuestradora antes del juicio e hicieron pasar la “recreación” de su captura como una transmisión en directo de un golpe a la delincuencia organizada, ahora se dicen engañadas por la AFI. Sin embargo hay testimonios suficientes para reconstruir su corresponsabilidad en esa farsa que, para levantar la imagen de Genaro García Luna, canceló la posibilidad de hacer justicia a varios secuestrados.

El caso Cassez, visto por la revista Proceso



La gran derrota/JORGE CARRASCO ARAIZAGA
Revista Proceso No. 1891, 27 de enero de 2013
Mes y medio después de que Felipe Calderón dejara Los Pinos, la Suprema Corte de Justicia de la Nación ordenó la “liberación inmediata” de Florence Cassez, con lo que echó por tierra el caso emblemático del calderonismo montado por el superpolicía Genaro García Luna y sus colaboradores con el apoyo del duopolio televisivo. Queda pendiente el castigo a los responsables de las irregularidades, pero del caso se desprende  una importante  consecuencia  natural: con su fallo, la Corte pone en jaque al sistema persecutorio mexicano, basado en los abusos policiacos y en la violación sistemática de los derechos humanos de presuntos o verdaderos culpables.

Canción de brujería/Luis García Montero (1958-)


Canción de brujería/Luis García Montero (1958-)


Señor compañero, Señor de la noche,
haz que vuelva su rostro
quien no quiso mirarme.

Que sus ojos me busquen
sostenidos y azules
por detrás de la barra.

Que pregunte mi nombre
y se acerque despacio
a pedirme tabaco.

Si prefiere quedarse,
haz que todos se vayan
y este bar se despueble
para dejarnos solos
con la canción más lenta.