26 abr. 2009

Alerta sin histeria

Alerta sin histeria/Editorial
El País,, 27/04/2009;
Los riesgos de la gripe porcina exigen un buen control sanitario público y decisiones sosegadas
La aparición de ocho posibles casos de gripe porcina en España en viajeros procedentes de México ha desatado una inquietud lógica entre las autoridades y entre los ciudadanos. El virus de la gripe porcina ha causado 81 muertos en México, donde hay más de 1.300 afectados y parece que ha provocado un pequeño número de casos en Estados Unidos, Nueva Zelanda, Canadá, Israel y
Francia, entre otros. No conviene minimizar la hipótesis de una posible pandemia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado el primer paso al calificar de "muy grave" el brote vírico en México y EE UU por su potencial capacidad de extensión a otras zonas del mundo. El riesgo de pandemia se multiplica por la densa y fluida red de comunicaciones que puede transportar el virus a cualquier parte del mundo.
Pero, como en los casos bien recientes de riesgo provocados por el virus H5N1 de la gripe aviar o del síndrome respiratorio agudo (SARS) procedente de Asia, la conciencia del peligro no debe ser motivo para reacciones histéricas o desproporcionadas; más bien debe incitar a la prudencia. En las situaciones de riesgo para la salud de la población la gestión más delicada consiste en hacer posible que el máximo de garantías para los ciudadanos, que implica un número elevado de controles excepcionales, sea compatible con mantener la tranquilidad, la calma y la sensación de que las autoridades dominan la situación. Y esa calma depende en parte de que los responsables políticos no den síntomas de nerviosismo y convenzan a la población de que existen recursos sanitarios públicos suficientes para afrontar con éxito los riesgos de la enfermedad.
En este brote de gripe porcina hay que mencionar dos circunstancias que, de momento, infunden tranquilidad. Las autoridades mexicanas se han decidido a actuar con rapidez y contundencia
y sus disposiciones de aislamiento y paralización de actividades que facilitan el contagio pueden tener éxito en limitar la extensión del contagio. Además, las ramificaciones fuera de México son débiles. En el caso de España hay ocho casos en vías de confirmación, convenientemente aislados, que reaccionan bien a los antivirales. EE UU y Nueva Zelanda, con una veintena, son los que presentan un mayor número de posibles contagios procedentes de México.
La guía política en casos de riesgo es sencilla, y debe respetarse casi a rajatabla. El primer criterio es que la OMS establezca nuevas alertas de gravedad o extensión de la gripe, en cuyo caso, y sólo en él, sería necesario tomar medidas más drásticas, como la limitación o la supresión de vuelos. Es necesario, además, que los casos posibles de gripe porcina, manifiestos en los síntomas, sean tratados de forma aislada, separados del resto de los pacientes. Y, por supuesto, el Gobierno tiene que mantener un contacto organizado con las comunidades autónomas. Una gestión ordenada de estos protocolos basta para garantizar la salud de los ciudadanos y evitar el riesgo de histeria.

EE UU declara emergencia de salud pública

la secretaria de estado de Seguridad Nacional, Jannet Napolitano ha anunciado el estado de "emergencia" en una comparecencia ante los medios en la Casa Blanca.
Junto a ella ha estado el director interino del Centro de Control de Enfermedades, Richard Besser, quien ha asegurado que el número de enfermos de gripe porcina en EEUU se eleva a 20.
THE WHITE HOUSE
Office of the Press Secretary
For Immediate Release
April 26, 2009
PRESS BRIEFING ON SWINE INFLUENZA BY SECRETARY NAPOLITANO, DEPARTMENT OF HOMELAND SECURITY, JOHN BRENNAN, ASSISTANT TO THE PRESIDENT FOR HOMELAND SECURITY AND COUNTERTERRORISM, DR. RICHARD BESSER, ACTING DIRECTOR, CENTERS FOR DISEASE CONTROL AND PREVENTION, AND ROBERT GIBBS, PRESS SECRETARY
James S. Brady Press Briefing Room
12:34 P.M. EDT
MR. GIBBS: Good afternoon, guys. Thank you for taking some time out of your Sunday afternoon. We wanted to bring together many of the people that have the primary governmental responsibility in dealing with the situation and to discuss the government's capacity and capability to discuss the steps the government is taking to address this.
Three people we'll hear from today and then we'll take some questions: First, John Brennan, Assistant to the President for Homeland Security and Counterterrorism; Dr. Richard Besser, the Acting Director of the Centers for Disease Control and Prevention, and Janet Napolitano, the Secretary of Homeland Security.
So with that I'll turn it over to Mr. Brennan.
MR. BRENNAN: Thank you, Robert. And thank you, everyone, for coming here today.
Obviously, President Obama is very concerned about the recent cases of swine flu that have been identified in the United States, as well as the outbreak in Mexico. The President's thoughts are with those who have been affected by this illness. He is monitoring the situation very closely and has supported a very active, progressive and coordinated response by his administration.
The President wants Americans to be fully informed of the situation, which is why we have convened this press briefing today. The vast majority of these cases have occurred in Mexico. Building on the close bilateral cooperation that President Obama advanced during his recent visit to Mexico, he has asked me to publicly convey his full support to President Calderón, the Mexican government and the Mexican people in their efforts to contain the outbreak.
Both the U.S. and Mexican governments are taking steps to reduce the potential for further transmission. Our goal is simple: to communicate information quickly and clearly for our citizens, to rapidly address any new cases that emerge, and to have the capacity to effectively limit the spread.
At this point a top priority is to ensure that communication is robust and that medical surveillance efforts are fully activated. This will enable both the rapid identification and broad notification of any new cases that may occur in the U.S., as well as in Mexico.
We believe that our increased surveillance efforts have resulted in the identification of new cases over the last 24 hours. Early identification is vitally important to the overall effort. In the event that additional cases or sites of infection occur within the United States we want to recognize them quickly and then respond rapidly with appropriate guidance for the public health community and the general public in the infected area. We also want to ensure medical surveillance and testing and the provision of medications and medical supplies are distributed where necessary.
I would like to share with you some of the steps the administration has taken to ensure that information about this evolving event is flowing swiftly among federal, state and local partners, between U.S., Mexican, Canadian and other governments and with the World Health Organization.
First, the President is receiving regular updates and briefings on the situation. I updated the President earlier today. The President has reviewed our national capabilities to mitigate the effects of a broader outbreak in the United States and the steps we are taking to support state and local governments and their public health experts.
I am consulting closely with Secretary Napolitano, who is the principal federal official for domestic incident management with responsibility for spearheading our efforts. The Homeland Security Council has convened an interagency body of senior federal experts to facilitate coordination among the federal departments and agencies that have a role in recognizing, responding to, and communicating with domestic and international partners regarding health incidents that have the potential for significant impact to our nation's well-being.
This group has been conferencing daily to share updates and to identify actions we can take now to respond to developments in an accelerated and effective manner. The information and decisions of the group are reported daily to senior leaders in the federal government and throughout the White House. Additional reports are provided as new information of significance becomes available.
While the President and his administration are actively coordinating the overall government response, individual departments and agencies with specific responsibilities as well as unique expertise and experience in dealing with public health risks are leading key elements of the effort.
For example, the Department of Health and Human Services is responsible for the overall effort to coordinate disease surveillance, medical preparedness, and guidance to public health professionals in the event that further cases are detected. The Departments -- Centers for Disease Control and Prevention has responsibility for identifying and tracking the spread of the disease and for communicating health-related information to the government, media, and public. To this end, the CDC has held regular public briefings since Friday.
In a moment, Dr. Richard Besser, the Acting Director of the Centers for Disease Control and Prevention, will provide an update on the situation in the United States and Mexico, as well as where health professionals and the public can go for reliable information and guidance on swine influenza.
As I mentioned, Secretary Napolitano and the Department of Homeland Security have the overall lead for coordinating the federal response to an influence epidemic in the United States. The department is closely coordinating with Health and Human Services and CDC to monitor the situation.
After Dr. Besser speaks, you will hear from Secretary Napolitano, who will update you on the department's efforts to coordinate response preparations and actions to date. The Secretary also will describe actions that are underway to ensure communication of timely and accurate information at land borders and at ports of entry as well as to travelers who seek additional information.
Clearly we all have individual responsibility for dealing with this situation. We should all be practicing good hygienic practices, such as hand-washing on a regular basis; if you feel sick, it makes sense to stay home; and then also following the other practices that are common sense when we deal with an outbreak of flu every year.
I would ask that you hold your questions until after Dr. Besser and Secretary Napolitano have finished their remarks.
DR. BESSER: Thank you, Mr. Brennan. First, I want to say that our hearts go out to the people in Mexico and the people in the United States who've been impacted by this outbreak. People around the country and around the globe are concerned with this situation we're seeing, and we're concerned as well. As we look for cases of swine flu, we are seeing more cases of swine flu. We expect to see more cases of swine flu. We're responding and we're responding aggressively to try and learn about this outbreak and to implement measures to control this outbreak.
Let me provide for you an update in terms of where we are today and what kinds of public health actions are being taken here as well as abroad. Today we can confirm that there are 20 cases of swine flu in the United States. We have five affected states: There are eight cases confirmed in New York City, there's one case confirmed in Ohio, two in Kansas, two in Texas, and seven in California.
And again, as we continue to look for cases, I expect that we're going to find them. We've ramped up our surveillance around the country to try and understand better what is the scope, what is the magnitude of this outbreak.
The good news -- all of the individuals in this country who have been identified as cases have recovered. Only one individual had to be hospitalized. But I expect as we continue to look for cases, we are going to see a broader spectrum of disease. What we know about this virus is it looks to be the same virus as is causing the situation in Mexico. And given the reports out of Mexico, I would expect that over time we're going to see more severe disease in this country.
There are some things that it's important people understand: Flu viruses are extremely unpredictable and variable; outbreaks of infectious disease are extremely unpredictable and variable. And so over time what we say about this and what we learn will change. Expect changes in terms of the number of cases. We're going to try and give you consistent information and have it on our web site once a day, so that we don't get into the situation where you're hearing different numbers of cases throughout the day -- we're going to report that daily.
We expect that we're going to be changing our recommendations over time based on what we learn. And that's an important thing. You'll start to see different activities taking place in different parts of the country, depending on the local outbreak picture -- and that's good. You want people to respond based on what the situation is in their community, based on what situations are in particular countries.
Because of this speed in which things are progressing, you will at find -- at times find inconsistent information, and we're going to work really hard to make sure that that doesn't stay up for long. But as we're updating recommendations and they're going out through various sources, you may find some inconsistency and we will work to minimize that.
This is moving fast, but I want you to understand that we view this more as a marathon. We do think that this will continue to spread, but we are taking aggressive actions to minimize the impact on people's health.
It's important that people understand that there's a role for everyone to play when there's an outbreak going on. There are things that individuals do, there's things that families do, communities do to try and reduce the impact. At the individual level, it's important people understand how they can prevent respiratory infections. Very frequent hand-washing is something that we talk about time and time again and that is an effective way to reduce transmission of disease. If you're sick, it's very important that people stay at home. If your children are sick, have a fever and flu-like illness, they shouldn't go to school. And if you're ill, you shouldn't get on an airplane or another public transport to travel. Those things are part of personal responsibility in trying to reduce the impact.
It's important that people think about what they would do if this outbreak ramps up in their community. We understand that in New York City there's a cluster of disease in a school and New York City has announced that they're not having those children come back to school on Monday, so that they can understand better about transmission in that school. There's a similar situation in Texas. Those are very smart public health decisions. If there are other communities where we saw cases in a school, we would be recommending that they take those actions as well.
So it's time for people to be thinking -- forward-thinking about, well, if it were my child's school, what would I do, how would I be prepared for that kind of an event. We view the public as partners in the efforts to try and control what's going on.
There are a number of sources of information. I want people to know that the CDC web site --
www.cdc.gov -- has our latest information on swine flu. There's a link from there to very current information and there's a link there to a Spanish language site as well.
So let me talk about some of the public health actions that are going on. We are working very closely with state and local public health on the investigations going on around the country. We're providing both technical support on the epidemiology as well as support on the laboratory in terms of confirming cases.
We're also doing a lot of work with the World Health Organization, the Pan American Health Organization, and the governments of Mexico and Canada on this outbreak. There's a tri-national team that is working in Mexico to try and understand better the spread -- why are they seeing more severe disease in Mexico than we are here? That's a critical question. We're working to assist Mexico in establishing more laboratory capacity in-country. That, again, is very important because when you can define someone as a truly confirmed case, what you understand about how they acquire disease takes on much more meaning.
We issued two days ago an outbreak notice on our web site regarding travel to Mexico. It indicated that if you are traveling to Mexico, that you look at that to see what precautions could you take as an individual to reduce the likelihood that you became ill. We're going to continue to evaluate the situation in Mexico, and if need be we will increase the warnings based on what the situation warrants.
Later today we're going to be putting out some additional community guidance so that public health officials will know what our general recommendations are should they see cases in schools or additional cases in their community.
And I think that the last thing I want to mention is that whenever we see a novel strain of influenza, we begin our work in the event that a vaccine needs to be manufactured. So we've created that seed stock, we've identified that virus, and discussions are underway so that should we decide to work on manufacturing a vaccine, we can work towards that goal very quickly.
Our support to the states and locals will continue. We provide epidemiologic support, laboratory support, and we provide them support in terms of their medications and other material that they need to work on this outbreak.
So thank you very much, and I'll turn it over to the Secretary.
SECRETARY NAPOLITANO: Thanks, Dr. Besser. A number of things going on and the purpose of today, this briefing, is to give you the most current information about what is happening. And as has been mentioned before, this is a changing picture. And so we intend to conduct these types of briefings daily for a while so that, you know, it can help up communicate to the public what is happening and so that with knowledge people know what kind of issue we're dealing with.
The first thing I want to announce today is that the Department of Health and Human Services will declare today a public health emergency in the United States. That sounds more severe than really it is. This is standard operating procedure and allows us to free up federal, state, and local agencies and their resources for prevention and mitigation; it allows us to use medication and diagnostic tests that we might not otherwise be able to use, particularly on very young children; and it releases funds for the acquisition of additional antivirals.
So you'll see those declarations coming out today. And when I say "standard operating procedure," that's exactly what I mean. We issued similar declarations for the recent floods in Minnesota and North Dakota and for the inauguration.
Second, I want to give you some information about where we are with respect to antiviral drugs. These are the kinds of things you would take should you get sick with this strain of flu. We have 50 million treatment courses of antiviral drugs -- Tamiflu and Relenza -- in the strategic national stockpile. We are releasing 25 percent of those courses, making them available to all of the states, but particularly prioritizing the states where we already have confirmed incidents of the flu. In addition, the Department of Defense has procured and strategically prepositioned 7 million treatment courses of Tamiflu.
The United States Department of Agriculture is heavily involved in monitoring and testing to ensure that there is no issue with our food supply, and everything looks fine. I want to underscore that you cannot get the swine flu from eating pork. So that's very important. And we're screening and testing livestock to monitor any developments there.
Next, in the Department of Homeland Security, we have a number of components with direct responsibility here. The CBP is inventorying for every duty station and every employee our resources, personal protective equipment, and so forth, to make sure that we have adequate supplies on hand at the borders themselves.
Secondly, we have implemented passive surveillance protocols to screen individuals who may arrive at our borders. All persons entering the United States from a location of human infection of swine flu will be processed through all appropriate CBP protocols. Right now those are passive. That means that they're looking for people who -- and asking about, are you sick, have you been sick, and the like; and if so, then they can be referred over for further examination.
Travelers who do present with symptoms, if and when encountered, will be isolated per established rules. They will be provided both with personal protective equipment and we will continue to emphasize universal health measures like hand-washing and gloves. And if and when the situation develops all CBP sites can implement and we can deploy additional personnel to the borders.
In addition, at the TSA, many of the similar measures are being implemented there with respect to the protection of our TSA workers and also their experience with travelers. To date, the State Department has not issued official travel advisories for particularly Mexico, but again, as I said earlier, these situations are very fluid and so you need to keep up to date on that. In addition to the CDC website, the Department of State has a website that will keep travelers posted on what the situation is not only with our neighboring countries, but with countries around the world.
As I said earlier, our intent is to update you daily on this situation so that you can know what is happening within the federal government. State and local governments obviously now are in the loop. State and local public health authorities obviously are working very hard and will be working hard, because as the doctor said, this will be a marathon, not a sprint, and even if this outbreak is a small one, we can anticipate that we may have a subsequent or follow-on outbreak several months later, which we will be prepared for.
And again, the government can't solve this alone. We need everybody in the United States to take some responsibility here. If you are sick, stay home. Wash your hands, take all of those reasonable measures; that will help us mitigate, contain how many people actually get sick in our country.
Thank you.
MR. GIBBS: With that, let's take a few questions.
Q Thanks, Robert. Are there any U.S. clusters that suggest this is easily spread? Have we seen any pockets of suspected cases in the U.S. that suggest this could be on the scale of Mexico? And you say it's a marathon. How long is this marathon going to be?
DR. BESSER: Thanks for those questions. In terms of duration, my comment earlier about every outbreak is unique is really important to remember. And so it's very hard to say. There's one thing in our favor; we're nearing the end of the flu season, we're nearing the end of the season in which flu viruses tend to transmit very easily. And so we would expect to see a decline in cases, just like we're seeing a decline in cases of seasonal flu, at some point.
The issue of clusters is an important one, and New York City earlier talked about their school cluster, and that's important. Some of our early epidemiologic investigations are showing that contacts of people who have been diagnosed have a significant rate of respiratory infection -- not confirmed to be this; we only have one documented by viral isolate case in this country of person-to-person spread -- and that was an individual who had gone to Mexico and came back, and then there was a spouse who was diagnosed as well, and both are doing well.
Q Robert, how concerned are you about the potential for this outbreak to set back the hopeful economic recovery both here in the United States and globally? And secondly, what if anything are we meant to read into the fact the President Obama decided to go golfing today? Is this part of your effort to reassure Americans that there's no need to panic?
MR. GIBBS: I'm not sure I would draw a direct conclusion between the news today and the President's golf. (Laughter.)
I think as Mr. Brennan said, the President has been updated regularly on this and we'll continue to do so as we will continue to regularly update you.
In terms of anything that is affected economically both here and worldwide, I think it's probably far too early to determine whether that will be a case or whether that will have some factor. We just want to ensure that people understand the steps that are being taken both here and throughout government to address the situation, as well as, as each of these speakers have said, understand the individual responsibilities that people have. If you have questions, go to the CDC website at cdc.gov. And as the doctor mentioned, there's also a Spanish version of that site.
Q First to you, Robert. Why was it necessary to have the President checked this morning?
MR. GIBBS: The President hasn't been checked this morning.
Q Ms. Jarrett indicated today on a Sunday morning program that he had been.
MR. GIBBS: I will double-check. I don't know of any reason why he would have been.
Q And Dr. Besser --
MR. GIBBS: Let me expand that a little bit. I think these guys obviously have more medical degrees than I do, but the incubation period for this is a 24-48 hour incubation period. The doctors advised us that the President's health was never in any danger. We've been gone from Mexico for now more than nine days.
Q Dr. Besser, you mentioned seed stock for vaccines. What is the threshold that you have to meet before you consider developing that vaccine and deploying that vaccine?
DR. BESSER: There are a number of things that we look at going into the decision as to whether to make a vaccine. One is the severity of the strain, its sustainability in the community; do we anticipate that it's a virus that will be here next flu season -- so you want to prepare for that. Then there are issues in terms of production. Currently manufacturers are working on seasonal flu vaccine for next season, which has three types of influenza virus -- or influenza antigen in it. We have to have discussions to determine could they add a fourth; would it require substituting or changing production in another way?
All of those discussions are underway, so that if there's a decision to move in that direction we'd be ready.
Q I notice that you're not recommending that people, even if they're ill, become vaccinated. Has the President been vaccinated by Tamiflu or Relenza? And at what level does this have to get before we go from a public health emergency to a federal pandemic plan?
DR. BESSER: I wanted to clarify a couple things you said. Oseltamivir and zanamavir are not vaccines. Those are antiviral drugs that can be used to treat somebody who is ill.
One of the points I didn't make before is that if someone is ill with flu-like symptoms, in particular if they've traveled to an area that's been involved, they need to contact their doctor and determine what type testing and treatment is indicated.
t this point there is not a vaccine for this swine flu strain. It's a new strain of influenza. And so what we're talking about is whether it's warranted at this point to move toward manufacturing a vaccine.
Q Two questions. First, I want to know if the public health emergency declaration allows the federal government to invoke any kind of quarantine powers. And if so, how would that be used? And second, we've been hearing for years that we could have another 1918-like pandemic. So based on what you know right now, how likely is it that this could be a very, very severe outbreak?
SECRETARY NAPOLITANO: The public health declaration does not, in and of itself, convey quarantine authority. And most quarantine authority is held at the local and state level, and we're nowhere near that sort of a decision. The decisions that have been made to date are the common-sense ones, the few places where we've had a U.S. outbreak, to close a school here, close a school there. But most quarantine authority is held at the state and local level. And this declaration does not, in and of itself, provide that.
DR. BESSER: The other part of your question had to do with 1918 and what we're seeing here. One of the very important issues that we're looking at is how severe is this outbreak that's taking place. What we're seeing in this country so far is not anywhere near the severity of what we're hearing about in Mexico, and we need to understand that.
It's also important to recognize that there have been enormous efforts going on around the country and around the world for pandemic preparedness and that our detection of this strain in the United States really came out as part of that. There was work going on in San Diego in terms of developing a point of care test kit, something that could be used in doctors' offices, that detected a strain they couldn't identify, and that was identified in our laboratories as the swine flu strain. And so that -- really some of the preparedness activities, the laboratory capability that we have now is not what it was five years ago, let alone in 1918. We understand a lot about how flu should be managed and treated.
Q And if I could just follow with one other question. Relenza and Tamiflu, how effective are they in treating this particular strain, if at all?
DR. BESSER: At this point, it's premature to talk about how effective they are. Those are some of the studies that we would want to undertake and assist Mexico in undertaking. We do know from seasonal flu that early treatment with antivirals can shorten the course of illness. But in terms of this situation, we know that the strain is susceptible, it's not resistant to those drugs. It is resistant to other drugs, amantadine and rimantadine. But it's not resistant to oseltamivir and zanamavir, which are the drugs that we've been stockpiling.
SECRETARY NAPOLITANO: I just wanted to clarify -- on the declaration of emergency, I wish we could call it declaration of emergency preparedness, because that's really what it is in this context. It's similar to what we do, for example, when we know -- when a hurricane may be approaching a site, we will go ahead and issue an emergency declaration that allows us to preposition -- frees up money, resources to get pre-positioned, to get ready. A hurricane may not actually hit a particular landfall, but it allows you to undertake a number of preparatory steps. And really that's what we're doing right now, the government. We're leaning forward, we're preparing in an environment where we really don't know ultimately what the size or seriousness of this outbreak is going to be.
Q Dr. Besser, you said we were likely to see more cases and the CDC's Dr. Ann Schuchat said yesterday, "We do not think we can contain the spread of this virus." What exactly does that mean?
DR. BESSER: In strategies for outbreak control there's a concept of containment where if you can detect it very quickly in one community, that you could swoop in and try and quench it and knock it out so it doesn't go further. We don't think that that's a possibility, but we do think that it's very possible to mitigate or reduce the impact of this infection around the country.
In terms of detection, what we're seeing in this country is mild disease -- things that would never have been detected if we weren't ramping up our surveillance. And so my comment there is that by our efforts of asking doctors to culture -- we are asking doctors when they see someone who has flu-like illness who has traveled to an affected region to do a culture -- take a swab in their nose and send it to the lab so we can see, is it influenza, is it this type. And I expect that as we do that we're going to find cases all -- in many different parts.
When I mentioned the states we're seeing cases in right now, they're not all contiguous. The travel patterns of people now are such that we would expect that we're going to see cases in more states.
Q If I could follow up on that, is it true that it took a week until after Mexico had invoked its own protective measures before the U.S. was notified of this? And is it a significant concern that HHS is in charge of this at a time when it doesn't have a Secretary?
DR. BESSER: In terms of detection and reporting, you know, the confirmation of swine flu from Mexico was shared with us immediately. There was great collaboration between Canada and Mexico on doing that testing. I'm in daily communication with their public health leadership and the collaborations have been absolutely superb. We share information about what we're seeing here and they're sharing information about what they're seeing in Canada and in Mexico.
Q They sent those tests to Canada rather than the U.S., apparently because of paperwork.
DR. BESSER: Well, we have -- there are quite a number of isolates that we've tested here from Mexico as well.
MR. GIBBS: In terms of a Secretary, I think these guys have given you a pretty good indication of the response mechanisms that are in place and that have been activated relating to this. So I think it's all hands on deck and we're doing fine. I would say we're hopeful that we have a new Secretary very shortly.
Yes, ma'am.
Q Secretary Napolitano, I believe Japan and South Korea have both now announced that they're going to begin testing on passengers coming in from the U.S. Why is the U.S. not doing that with passengers coming in from Mexico? And then also, do you have any indications -- I know it's still very early yet -- but any indications that perhaps this might have been caused by bioterrorism, this new strain of flu?
SECRETARY NAPOLITANO: I'll let John answer the second part. With respect to that, we're doing, as I said, passive surveillance now. Right now we don't think the facts warrant a more active testing or screening of passengers coming in from Mexico, although obviously we are letting air carriers and our employees at the gates on those flights make sure that they are asking people if they're sick; and if they're sick, that they shouldn't board the plane -- you know, that sort of thing, passively.
But again, this is a changing dynamic that we may increase or decrease that as the facts change over the next 24, 48, 72 hours.
DR. BESSER: Yes, the question about the strain that we're seeing here, we analyzed that strain and are continuing to do further analysis of that strain and we expect to see the emergence of new flu strains. That's something that we are continually watching for to ensure that we're ready should a strain emerge that there's not immunity and protection in the community for it. This strain is not unlike other new strains that have emerged. It's an assortment -- it's got genetic components from a number of sources, including human, swine, and avian sources. And that's something that you see with new strains.
And so there's nothing that we have seen in our work that would suggest anything but a naturally occurring event.
Q But from a security perspective, nothing to rule it out either -- the possibility of bioterrorism?
MR. BRENNAN: We are looking at all different aspects here, but as the doctor said, there is no evidence whatsoever that we have seen. But clearly, in order to make sure that we're doing everything possible, we're looking at all potential explanations here -- but no evidence whatsoever on the bioterrorism --
Q How do the -- Madam Secretary, how do the stocks of effective antivirals today compare to previous outbreaks -- SARS, for example? And will DOD stocks be available for the public, or are those just for DOD?
SECRETARY NAPOLITANO: Right now the DOD stocks I believe are for the DOD personnel, but I'll have to confirm that for you later. I believe that to be the case. We have 50 million courses that are in the national stockpile. As I said, we're freeing up a quarter of those for use by the states, in addition to whatever state stockpiles they have, should they need it. Priority will go to the states that have confirmed outbreaks of disease. And I don't have the history on how that compares to what we had on hand for SARS.
DR. BESSER: The strategic national stockpile has considerable assets for treating flu. In addition to the antivirals, there's the supplies should we see hospitalizations that would warrant support. SARS is a different picture in that there were -- there was not a medication that people could take to treat it, and so this is a very different situation.
And as part of our planning for a large outbreak this pre-deployment of availability is a leaning-forward step. We know that many states aren't seeing any cases, but it was our belief that having things there ahead of time was the way to go, rather than waiting until it got to a point where people were asking.
Q Secretary Napolitano, you mentioned the quarantine power and, you know, that's really a state and local issue. What additional authority does the President have, what other powers does he have to contain this, to mitigate it, whatever. What else can he do?
SECRETARY NAPOLITANO: I don't want to give you a legal brief on that right now, but that's --
Q Perhaps later? (Laughter.)
SECRETARY NAPOLITANO: Yes, exactly. (Laughter.)
We want to make sure that it's very precisely explained to you and to the public. So perhaps we could brief that to you later on this week.
Q But there are additional things? You guys are confident that -- measures that you can take, beyond a declaration of emergency -- things that you can do at the federal level?
SECRETARY NAPOLITANO: Yes.
Q Okay. And Robert, actually, can you follow up on that eco question, on the eco trade. I just want to be clear, you're not at all studying this, measuring what sort of effect this could have economically -- you're just not at that level yet?
MR. GIBBS: I'll check with NEC. I don't know of anything related to that at this point, but we can certainly check.
Yes, ma'am.
Q What haven't you banned U.S. travel to Mexico and why haven't you changed the U.S. alert level in the face of this -- unless the declaration of public health emergency is doing that?
DR. BESSER: I can comment. We have at CDC posted an outbreak notification regarding Mexico, and we're continuing to watch the situation there and evaluate. And should it be warranted, we would make a change in that regard.
In terms of the stages and phases of pre-pandemic situations, the real important take-away is that we have an outbreak of a new infectious disease that we're approaching aggressively. And it matters much less what you call it. Those things are designed to trigger actions, but we trigger our actions based on what we're seeing here in-country as well as what we see around the globe. And given that this new strain is something we're experiencing here on the ground, we're being very aggressive and addressing that based on what we're seeing in each community.
Q What has been discovered so far about why people in Mexico have died, but not elsewhere?
DR. BESSER: That's an unanswered question. We have folks on the ground and we haven't been able to find an answer for that. There are a number of different hypotheses and I'm hoping that we'll be able to shed some light on that as these teams get more established and continue their studies.
Q For Dr. Besser, is there evidence of ongoing transmission in Mexico, or are the cases being picked up there ones that happened in the last couple of weeks and are over? Or are there new chains of transmission being generated?
DR. BESSER: Again, I don't want to comment on the situation on the ground in Mexico. I've not heard that it is stopping. Their overall flu surveillance is only showing a small increase from what they would see annually, which, again, makes it difficult to use some of the surveillance tools to measure the impact of a new strain when you're in the midst of another flu season.
Q Just to follow up on what the President -- for you, Robert -- what the President -- did you say that he has not been treated with any kind of --
MR. GIBBS: I said yesterday that he had not been. I will recheck with the doctor. Again, based on the incubation period, neither he, nor anybody that he traveled with, nor anybody in the press corps that I'm aware of would have exhibited any symptoms that would have caused any heightened awareness.
Q But the doctor didn't check him out --
MR. GIBBS: No. Again, in the absence of symptoms -- I think this probably goes without saying, too -- in the absence of symptoms, you shouldn't go get tested. That's going to crowd any sort of either public health or private health infrastructure. If you are sick or you do have symptoms, then you should take precautions. But there's not reason to believe that his -- or anybody that traveled with him -- health was in any sort of jeopardy.
Q Just to follow up on the HHS question. Apparently, HHS --- CDC, Surgeon General assured there are no --
MR. GIBBS: I thought he was doing a pretty good job. (Laughter.)
Q But it raises a political question about how movement there has been stalled because of HHS. I mean, do you have -- has the President expressed concern about the fact that you don't have a team in place there, or at the --
MR. GIBBS: No, because -- I want to be very clear here. There is a team in place. The team is -- part of it is standing behind me, and part of it is working as we speak to identify exactly what the doctor and others have talked about. I think this notion somehow that if there's not currently a Secretary, that there's not the function that needs to take place in order to prepare for this either this or any other situation is just simply not the case.
Thanks, guys.
END 1:16 P.M. EDT

Miedo al miedo

REPORTAJE: Alerta sanitaria
El miedo aterriza en México
Las autoridades sopesan la posibilidad de paralizar la ciudad, incluidos el metro, los autobuses y el aeropuerto
PABLO ORDAZ - México - 27/04/2009
La ciudad de México está en silencio, escuchándose a sí misma, sintiendo el ritmo de su respiración bajo los trozos de tela azul. A esta ciudad, que no se amilana ante nada y ante nadie, se le está empezando a notar el miedo en los ojos. Sólo en los ojos. Porque la sonrisa, que es su orgullo y su reclamo turístico, hace dos días que quedó sepultada bajo unas mascarillas que ya usan casi todos, desde los guardias de tráfico hasta los incombustibles mariachis nocturnos de la plaza de Garibaldi.
El miedo va aumentando conforme la cifra de muertos sube -la última oficial es de 103-, pero también a medida que los mexicanos van viendo en televisión que el mundo entero anda preocupado por lo que está sucediendo aquí, por la propagación del maldito virus de la influenza porcina.
Los mexicanos -lo dicen las encuestas y lo puede atestiguar cualquiera que salga a la calle- tienen una desconfianza congénita ante la información oficial. No es culpa del Gobierno actual. O no sólo. Pero lo cierto es que, durante los primeros momentos, el anuncio del brote fue puesto en cuarentena por buena parte de la población. El viernes, sólo unas horas después de que la palabra influenza [gripe en inglés] llegara para quedarse, la gente siguió haciendo su vida como si tal cosa.
Pero ayer, ya no. El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, no era capaz de disimular su preocupación. Informó de que en las últimas horas se habían producido cinco muertes más en distintos hospitales de la ciudad. Y de que, del 1 al 10, el estado de alerta ya estaba situado en el número 8. Y eso fue por la mañana...
El presidente del Gobierno, Felipe Calderón, siguió apareciendo muy serio en televisión para llamar una y otra vez a la calma. Insistió en que el Gobierno federal dispone de suficientes vacunas -¿son suficientes un millón de vacunas en una ciudad de 20 millones de habitantes, en un país de 100 millones?-, pero enseguida se puso a detallar las medidas de precaución como si fuera un médico de atención primaria. Una a una, sin saltarse ninguna. Lavarse las manos, ponerse la mascarilla, evitar acudir a sitios concurridos, limpiar con detenimiento las manillas de las puertas y las llaves de los grifos. Por supuesto, nada de besos ni de compartir la cuchara o el tenedor con un posible transmisor del virus. También algo fundamental: "Hay que acudir al médico en cuanto se perciban los primeros síntomas. Se ha demostrado que quien acude pronto, tiene
muchas posibilidades de salvarse".
Pero, ¿cómo pudieron acudir pronto los que hace una semana se sintieron mal sin saber que un virus asesino andaba suelto por la ciudad? Los vecinos de México están empezando a atar cabos y a deducir que algunas extrañas muertes ocurridas hace 15 o 20 días bien pudieron deberse a la gripe. Pero hasta el jueves pasado por la noche, nadie avisó de nada. Si a eso se añade que la cifra oficial de bajas sólo incluye a los fallecidos desde el día 13, ¿cuál es en realidad el alcance de la epidemia?
Lo que ya se sabe es que el grupo de riesgo, que en un principio las autoridades había limitado a la infancia y a la vejez, incluye a toda la población. Las pocas identidades que se van conociendo corresponden, de hecho, a personas jóvenes, pletóricas de salud hasta que las visitó la gripe porcina.
Uno de ellos se llamaba Jorge Francisco Guzmán Juárez y tenía 24 años. No había pasado una semana desde que empezó a sentirse mal hasta que, ayer, falleció. Sintió dolor de estómago, escalofríos y fiebre. Acudió a un médico que sólo le recetó un remedio para el dolor de tripa. Cuando sus familiares lo llevaron al hospital, ya llegó inconsciente.
A la espera de nuevos datos de fallecidos, lo que sí ya parece claro es que el jefe del Gobierno de México DF, Marcelo Ebrard, se inclina cada vez más por paralizar la ciudad al completo. Sería la primera vez en la historia. El metro y los autobuses pueden dejar de funcionar en las próximas horas, y las autoridades federales sopesan la posibilidad de cerrar el aeropuerto. Los colegios están cerrados hasta el día 6 de mayo. Ya los aviones llegan casi vacíos. Pero, si de repente dejasen de llegar, esta ciudad conocería un miedo nuevo, impensable. El de quedarse aislada de un mundo que, para lo bueno y para lo malo, siempre hace escala aquí.

EE UU declara "emergencia de salud pública"

México cifra en 103 las posibles muertes por la gripe porcina
Felipe Calderón asegura que 900 infectados evolucionan favorablemente.-
Estados Unidos declara la situación de "emergencia de salud pública"
AGENCIAS / ELPAÍS.com - México/ Nueva York / Madrid - 27/04/2009
El ministro de Sanidad de México, José Ángel Córdova, ha hecho público esta madrugada el último balance oficial de fallecidos probablemente por el virus de la gripe porcina, que aumenta la cifra a 103. Sin embargo, el número de muertos cuya causa segura es el virus H1N1 es de 22. En una entrevista retransmitida por la cadena de televisión Televisa, Córdova ha señalado además que 1.614 personas son sospechosas se haberse contagiado, de las que 400 se encuentran ingresadas en hospitales. Además, el ministro ha aseverado que más del 60% de los afectados se han ido recuperando, informa el diario mexicano
El Universal en su edición digital.
Horas antes, el presidente de México, Felipe Calderón, aseguraba este domingo que de los casos sospechosos, alrededor de 900 son personas en buen estado de salud, cuyos síntomas evolucionan favorablemente, y han sido dados de alta, mientras que 400 están todavía a la espera de nuevas pruebas médicas.
Mientras tanto, Estados Unidos ha declarado este domingo la situación de "emergencia de salud pública" a causa de la propagación del virus de gripe porcina en el país, ha anunciado la secretaria de estado de Seguridad Nacional, Jannet Napolitano.
Napolitano ha anunciado el estado de "emergencia" en una comparecencia ante los medios en la Casa Blanca. Junto a ella ha estado el director interino del Centro de Control de Enfermedades, Richard Besser, quien ha asegurado que el número de enfermos de gripe porcina en EEUU se eleva a 20.
"Estamos seguros de que, al buscar más casos por todo el país, los encontraremos. El comportamiento del virus es impredecible, pero el número de afectados irá subiendo. Y esperamos ver casos más severos", ha indicado Besser, que ha reconocido que el brote que se ha producido en Estados Unidos no tiene la "severidad" del que se ha producido en México, donde han fallecido más de medio centenar de personas.
Preocupación en otros países
Guatemala, el Salvador y Nicaragua, países fronterizos con México, declararon también el viernes la alerta sanitaria por el brote de gripe. Panamá ha adoptado un día después medidas similares, reforzando la vigilancia sanitaria en aeropuertos, puertos y fronteras terrestres. También se ha intensificado la vigilancia sobre cerdos, aves y bovinos, entre otras medidas.
La OMS ha emitido un protocolo de actuación para los laboratorios clínicos con el fin de que se identifiquen cuanto antes los casos positivos del virus H1N1, causante de los actuales casos de gripe porcina en México y Estados Unidos. La organización recomienda encarecidamente que "todas las muestras de casos sospechosos sean enviadas lo antes posible a alguno de los laboratorios de referencia" de la organización mundial.
Fuera del continente americano, varios países han tomado medidas especiales para reforzar la seguridad de sus ciudadanos. Filipinas ha prohibido la importación de cerdo de Estados Unidos y México y las autoridades sanitarias de Nueva Zelanda están tratando de confirmar si un grupo de 22 estudiantes y tres profesores, que regresaron hace poco de un viaje a México, podrían haber contraído la enfermedad. Según la directora clínica del Servicio de Sanidad Pública de la región de Auckland, Julia Peters, catorce de los 25 viajeros han presentado síntomas similares a los de la gripe, y cuatro de ellos "se encuentran peor que el resto". También en Oceanía, las autoridades australianas investigan dos posibles casos de gripe porcina en Queensland, donde dos personas que acababan de regresar de México han sido ingresadas en un hospital con síntomas parecidos a los de este tipo de gripe.

Preocupación mundial

Preocupación mundial
HOMERO CAMPA
Proceso (
www.proceso.com.mx) # 1695, 26 de abril de 2009;
Ante el brote de influenza porcina en México, la Organización Mundial de la Salud (OMS) convocó a una reunión urgente del Comité de Emergencia con el propósito de establecer si esta enfermedad y su eventual propagación constituían una amenaza para la salud de la población del planeta.
En esa reunión –programada para el sábado 25 en Ginebra, Suiza–, el comité tenía previsto analizar los informes presentados por la Secretaría de Salud de México, del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos y de un equipo de investigación de la propia OMS que estuvo en México la semana pasada.
En función de ello, la OMS podría elevar el nivel de alerta de pandemia, que hasta el viernes 24 era de 3, en una escala de 1 al 6, y recomendar una serie de medidas: desde emitir advertencias cuando se viaje a México, solicitar apoyo internacional en equipo médico y antivirales, hasta establecer un cerco sanitario al país.
El vocero de la OMS, Gregory Hartl, declaró el viernes 24 que ese organismo requiere mayor información epidemiológica antes de decidir cualquier cambio en la alerta de pandemia. Precisó que los expertos del Comité de Emergencia desean conocer la estructura del genoma del virus A/H1N1–hasta ahora desconocido–, su capacidad de contagio y las medidas e infraestructura existentes en México para controlar su expansión, entre otros aspectos.
“Dado que hay casos asociados con un virus de gripe animal y debido a la expansión geográfica de múltiples brotes comunitarios, así como por lo inusual de los grupos de población afectados, estos sucesos son preocupantes”, señaló la OMS en un comunicado difundido el viernes 24.
Ese mismo día, la organización internacional informó que activó su Centro de Operaciones Estratégicas de Salud, encargado de tomar acciones para controlar problemas graves de salud pública.
Al mismo tiempo, distintos países adoptaron medidas en previsión de que la epidemia de influenza porcina salga de las fronteras de México.
Así, los gobiernos de Estados Unidos, Canadá y México activaron el Plan de Contingencia para Norteamérica con el propósito inicial de “intercambiar información y de establecer una coordinación para tomar medidas preventivas que correspondan al caso”, dijo Julio Camarena Villaseñor, oficial mayor de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, durante una conferencia de prensa celebrada el viernes 24.
“No se trata de una alerta internacional”, atajó el funcionario. Y agregó que hasta ese momento el plan no implica restricción alguna de viajes de mexicanos hacia Estados Unidos y Canadá o la prohibición para exportar productos hacia esos países.
Este plan de contingencia forma parte de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte (ASPAN) firmada por los tres países en 2005, el cual establece una serie de planes y programas conjuntos para, entre otros aspectos, prevenir diferentes modalidades de atentados terroristas como, por ejemplo, ataques bacteriológicos.
Richard Besser, director interino del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), declaró el viernes 24 que era demasiado tarde para contener el brote epidémico de la influenza porcina, cuyo primer caso se presentó en México el pasado 18 de marzo: “Hay indicios que sugieren que su contención no es probable”.

Opciones de control

Hasta la semana pasada, se habían presentado ocho casos de esta enfermedad en Estados Unidos. Según Besser, los expertos del CDC analizaron 14 muestras con cepas virales de pacientes mexicanos y en siete de éstas identificaron la influenza porcina. Aseguró que los componentes genéticos de los virus son similares a los encontrados en los pacientes de Estados Unidos. Sin embargo, destacó un hecho: en ese país el efecto de la enfermedad no ha sido letal y en México sí.
El mismo viernes 24, la OMS, el CDC y la Agencia de Salud de Canadá anunciaron que enviarán expertos en epidemiología para determinar tanto la estructura genética del virus como para recomendar acciones que permitan controlar el brote epidémico.
Al mismo tiempo, el Ministerio de Salud de Francia activó una unidad de crisis con el propósito de seguir la evolución de la “situación sanitaria en México”, según un comunicado emitido por la Dirección General de Salud de ese país.
“Una reunión interministerial tuvo lugar el viernes 24 en París para hacer un balance de la situación y pensar en las medidas que deben implantarse a nivel nacional (en Francia)”, expresó el comunicado. Y añadió que la “unidad de crisis emitirá recomendaciones para los franceses que viven en México y consejos para los que viajen allí”.
Por su parte, mediante un boletín el Ministerio de Salud de Nicaragua declaró la “alerta sanitaria” ante un eventual brote de influenza porcina en su territorio. Lo hizo como “una medida de prevención” después de que la OMS confirmó la aparición de la enfermedad en México y Estados Unidos.
En Colombia, el gobierno de Álvaro Uribe envió una alerta a funcionarios de puertos, aeropuertos y puntos fronterizos para “reforzar la vigilancia sanitaria” de mercancías, según informó a la agencia Reuters una fuente del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), autoridad en materia de control sanitario de productos y servicios.
De manera similar, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil ordenó al personal de puertos, aeropuertos y puntos fronterizos aumentar el control de pasajeros y equipajes de viajes provenientes de México.
Según un comunicado de esa dependencia, personal de inmigración “orientará” a los viajeros que van a México sobre la situación sanitaria de este país. Además, debe aumentar las precauciones ante posibles casos de contagio, incrementar las inspecciones de carga y equipaje, así como reforzar las medidas de limpieza y desinfección de los medios de transporte.
Y el Ministerio de Salud de Chile informó el viernes 24 en un comunicado que “está atento a la evolución del brote de influenza porcina (en México), y cualquier modificación o alerta que surja de la OMS será comunicada de manera oportuna a la opinión pública”.
Y, entre tanto, anunció que la Comisión Nacional de Respuesta a Brotes y Emergencias Sanitarias reactivó ya un “plan de prevención”.

Mensaje del Presidente Calderón sobre la influenza

El Presidente Calderón en la Cuarta Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Salubridad General
Domingo, 26 de Abril de 2009 Discurso
Ciudad de México
Gracias, Secretario.
Señoras y señores del Consejo Nacional de Salud.
Secretarios de Salud de las entidades federativas.
Secretarios.
Señoras y señores:
Para mí es muy importante estar con ustedes esta mañana al inicio de esta Sesión Extraordinaria del Consejo Nacional de Salud, que ha sido convocada para compartir información, reflexiones y coordinar estrategias respecto de la situación emergente que afrontamos ante la confirmación de casos de influenza porcina en diversos lugares del país.
Estamos ante una epidemia, no tanto por el número de casos, sino por el hecho de que se trata de la presencia de una mutación del virus de la influenza; es decir, un virus nuevo en México y en el mundo que ha afectado a varias entidades del país, en especial a la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.
Y como es conocido, la influenza estacional suele atacar durante el invierno, es por eso que al detectarse un incremento significativo en los casos de este tipo y de infecciones fuera de temporada, las autoridades sanitarias, tanto federales, como del Distrito Federal y el Estado de México decretaron en un inicio una emergencia epidemiológica, se intensificó la vigilancia para detectar y estudiar todos los casos con un cuadro de neumonía que pudieran ser influenza.
Lo primero que había que hacer era identificar claramente la naturaleza del problema que enfrentamos.
Especialistas mexicanos descubrieron que se trataba de un virus de influenza, su tipo H1N1 Tipo A, y enviaron muestras a los laboratorios más acreditados internacionalmente, dependientes de las autoridades sanitarias reconocidas por la Organización Mundial de la Salud, entre ellas, en Canadá y Estados Unidos, y en colaboración con los más prestigiados y especializados laboratorios del mundo se examinaron esas muestras.
Se determinó que se trata de un virus nuevo y desconocido, el Virus de Influenza Porcina, que era parte del genoma del cerdo euroasiático, aislado inicialmente en el Estado de California y que en algún momento se transmitió de este animal a los seres humanos, y después entre humanos.
El jueves 23, por la tarde, la Secretaría de Salud tuvo la confirmación de que se trataba de un virus nuevo. Se convocó a una reunión urgente del Gabinete Federal; nos coordinamos de inmediato con las autoridades del Distrito Federal y del Estado de México, para acordar las medidas preventivas pertinentes.
Así, ese día se decidió suspender las actividades de las escuelas de todos los niveles, tanto en el Distrito Federal como en el Estado de México.
Nuestra prioridad es evitar el contagio, y como dictan los protocolos internacionales más estrictos, esto debe iniciarse evitando la asistencia a lugares concurridos, como son los salones de clase y los lugares de esparcimiento.
Más adelante, gracias a los resultados obtenidos en los estudios, pudimos dar a conocer a los mexicanos una buena noticia: se trata de una enfermedad, sería, sí, pero una enfermedad curable, especialmente si se atiende a tiempo, y tenemos en México los medicamentos suficientes para atender los casos que se puedan presentar. Esto es muy importante; la enfermedad es curable y tenemos los medicamentos para ello.
Hasta el día de ayer se han reportado mil 384 personas que registran casos de neumonía, que podrían ser un indicador que pudieran haber contraído este virus.
Esto qué quiere decir. Quiere decir que estas personas se han presentado en alguna unidad médica del país con cuadros de enfermedad respiratoria que requieren ser estudiados y diagnosticados.
Es importante destacar, señoras y señores, que de esos mil 384 casos con problemas, 929 pacientes ya han sido dados de alta, repito, 929 de los mil 384 casos ya han sido dados de alta, están de regreso en su casa, esto es, una cifra del 67 por ciento.
Hasta el día de ayer, también, 374 pacientes, 27 por ciento, permanecen hospitalizados y 81 personas, el seis por ciento, lamentablemente, perdieron la vida. Es necesario aclarar que continúan las investigaciones para determinar, tanto en los casos de los pacientes hospitalizados, como en el de las defunciones si efectivamente se trata de personas que hayan contraído el virus de la influenza porcina.
Eso lo podremos saber con precisión una vez hecho el análisis especializado de las muestras.
En las próximas 72 horas, según me ha informado el Secretario de Salud, México estará en posibilidad de contar con laboratorios específicos capaces de identificar con seguridad la presencia de este nuevo virus; ello nos permitirá mayor precisión en el diagnóstico, tratamiento y estrategias preventivas.
Ante este panorama, hemos adoptado una estrategia de salud con dos grandes vertientes.
Por una parte iniciamos una colaboración estrecha con las autoridades de Salud de todo el país para detectar y atender, con el tratamiento adecuado, todos los casos que se detecten de influenza.
Otra cosa que es muy importante es seguir comunicando a la gente que si se sienten enfermos. No se deben automedicar porque pueden desaparecer alguno de los síntomas dificultando el diagnóstico de los médicos.
Por otra parte, nuestra estrategia tiene un fuerte componente preventivo, orientado a impedir a toda costa la transmisión de este virus.
Por esa razón estamos tomando las medidas necesarias, porque tenemos un virus que es nuevo, pero que, como ya mencioné, se puede curar.
Las medidas preventivas, como la suspensión de clases en los lugares críticos, son para evitar que el virus se propague y se convierta en una situación fuera de control.
Por qué.
Porque una enfermedad como ésta, si no se toma en serio cuando se presentan los síntomas, si no se acude al doctor para recibir el tratamiento a tiempo, puede tener consecuencias muy graves.
Al mismo tiempo, y con el invaluable apoyo de los medios de comunicación, iniciamos una campaña con recomendaciones preventivas: como evitar saludar de beso o de mano, taparse la boca al toser o al estornudar con un pañuelo y, de no ser esto posible, con la parte interna del brazo; lavarse las manos frecuentemente.
Y algo muy importante, evitar concurrir a lugares masivos, especialmente cerrados; usar tapabocas en el transporte público; de hecho, el Ejército Mexicano ha repartido ya, en colaboración con otras dependencias, más de seis millones de tapabocas en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México.
Otras medidas que pueden evitar la propagación del virus es limpiar las manijas de las puertas, los barandales, las llaves del lavabo, especialmente en baños o sitios públicos, y abstenerse de compartir cubiertos o utensilios de comida y cocina, entre otras cosas.
En esencia, de lo que se trata, es que todos, absolutamente todos los mexicanos hagamos un esfuerzo especial para evitar el contacto con otras personas, que potencialmente puedan ser portadoras del virus.
Son medidas sencillas de aplicar, que mantienen la salud de las personas. Esto es particularmente importante en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México o en la Ciudad de San Luis Potosí; que son áreas de gran concentración urbana, especialmente la de esta Ciudad de México, y que es también la de mayor densidad demográfica en el mundo.
Sin embargo, también vale decir que el evitar a lugares concurridos en donde no sea necesaria o indispensable nuestra presencia, como son los lugares de esparcimiento, tales como espectáculos, cines, teatros, discotecas, eventos culturales, deportivos, incluso, evitar acudir a otros lugares conocidos, ahora entre los jóvenes, como antros.
Es una medida prudencial recomendable para todos los mexicanos, que no afecta sustancialmente nuestra vida cotidiana y sí ayuda, ayuda mucho a ampliar aún más las medidas preventivas en el país.
Además, en días pasados firmé un Decreto por el cual el Ejecutivo Federal declara la situación de emergencia, que otorga al Secretario de Salud las facultades que establecen tanto la Constitución General de la República, como la Ley General de Salud, para hacer frente a este tipo de contingencias.
Señoras y señores Secretarios, señoras y señores:
Todas las autoridades de Salud del país tenemos una gran responsabilidad de la información que debe difundirse y las acciones que deben tomarse cuando se detectan casos de influenza porcina, que han estado presentes, particularmente, en México.
Es fundamental que las instituciones nacionales y los sistemas estatales de salud en toda la República, incluyendo los servicios médicos privados, se esmeren, no sólo en atender los casos, sino en recabar, documentar, ordenar e informar inmediatamente y con la mayor precisión, todos los casos posibles de presencia del virus de influenza o de influenza porcina, en lo particular, la sintomatología que presentan los pacientes a la Secretaría de Salud.
Esta información nos permitirá mantener un estrecho control y seguimiento de la evolución de esta enfermedad.
Les reitero el compromiso del Gobierno Federal para colaborar en todo momento con cada uno de los gobiernos estatales y sus sistemas de salud, para asegurar la correcta instrumentación de las medidas para proteger a la sociedad.
A la vez, quiero informarles que estamos en perfecta coordinación con la Organización Mundial de la Salud y con gobiernos de otros países, que nos han ofrecido todo su apoyo.
Señoras y señores:
Es muy importante actuar rápido y actuar con seriedad, pero también es muy importante mantener la calma y colaborar con las autoridades e informar de los casos que se presenten.
Es muy importante también acudir a tiempo al médico si se presentan los síntomas, y observar todas las medidas preventivas a que ya he hecho alusión.
Yo estoy seguro de que si mantenemos la actitud corresponsable que ha estado presente hasta ahora para atender esta contingencia, podremos contener este brote epidémico.
Estamos defendiendo la salud de los mexicanos con unidad y con responsabilidad. Estamos convencidos, también, de que la mejor estrategia ante este tipo de situaciones es la transparencia y la información veraz.
Por eso, seguiremos informando con claridad, acerca de la evolución de esta contingencia, las medidas que hemos adoptado y las recomendaciones para proteger la salud de los ciudadanos.
Como siempre lo hemos hecho, hablaremos al pueblo de México con la verdad y con la seriedad que el caso amerita.
Agradezco enormemente la presencia de los Secretarios de Salud de las entidades federativas en esta Reunión del Consejo Nacional de Salud, de las instituciones que lo integran, y estoy seguro que a partir de esta coordinación eficaz, saldremos adelante de este grave problema.
Muchísimas gracias.

Reportaje de Marcela Turati sobre inluenza

Ciudad enferma/reportaje
MARCELA TURATI
Proceso (
www.proceso.com.mx) # 1695, 26 de abril de 2009:
De la sorpresa al chacoteo, del escepticismo al susto, los capitalinos cambiaron su estado de ánimo y su apariencia de la noche a la mañana, literalmente. Las historias de familiares de pacientes con influenza –o al menos la sospecha– que hacen guardia fuera de hospitales abarrotados trasminan desconfianza, mientras los rumores se esparcen más rápido que el virus, inmunes a la información oficial que agobia al país.
Brenda Guadalupe Oviedo quizá sea una de las pocas personas que pueda decir que estuvo internada en el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), el epicentro nacional de la gripe porcina, y venció al virus de la influenza.
Su aislamiento duró 48 horas, en las que estuvo recostada en una camilla, bajo observación médica, entubada por las fosas nasales y a dosis de antivirales.
Cumplía los requisitos para ser considerada una emergencia sanitaria: tos, temperatura, ataques de asma y parentesco con una mujer bajo aislamiento en ese mismo hospital y con diagnóstico de influenza.
Ese par de días los médicos se dieron cuenta que la joven Oviedo “tenía principios” del virus pero inhibió su desarrollo. Ella se dio cuenta de otras cosas.
“Hay unas 13 personas en cuidados intensivos por la influenza. Unos están en urgencias, pasando de ahí están primero los bebés; más allá, tres o cuatro cuartos con letreros que indican que esos son pacientes con sospecha de influenza, y al fondo están mi mamá y otros. En su puerta dice que ellos sí tienen influenza”, dice sin despegar la vista del hospital.
“Influenza”, “epidemia”, “gripe porcina”, “brote”, “emergencia sanitaria”, son los nuevos terminajos que desde el jueves por la noche encabezan las preocupaciones nacionales.
De un minuto a otro, las noticias sobre la red de ciberpederastas y los pleitos de curas contra narcos fueron sustituidas por la información de la epidemia que tiene semiparalizadas a la capital del país y al Estado de México.
Desde la noche del jueves que el Secretario de Salud, José Ángel Córdova, apareció en cadena nacional anunciando la suspensión de clases por la nueva “amenaza respiratoria”, que tenía pinta de gripe aviar, el ánimo de los capitalinos cambió. Y también su apariencia.
Primero, fue el susto (“es señal del Apocalipsis”, escribieron varios en su facebook). Después, el escepticismo (“esto es fascismo puro, el nuevo chupacabras”, dijeron los más abusados). Más tarde la sorpresa, cuando se informó que era una mutación porcina. Las bromas pronto se abrieron paso (“en buena onda, no besen a sus patos y puercos”, reclamó alguno; “el chilango es inmune, nunca le pasa nada”, presumió otro).
Entre broma y veraz, los cubrebocas pronto se abrieron paso como accesorio de moda y a medio viernes ya se habían agotado en la mayoría de las farmacias de la ciudad.
La foto de la chilanguiza bajo cuarentena anímica pronto dio la vuelta al mundo. También las imágenes de las mamás despistadas llevando a sus hijos a las primarias clausuradas (“por órdenes presidenciales hoy no habrá clases”) y de los hospitales resguardados por policías con cubrebocas.
Desde el miércoles, el INER parece una fortaleza. Los familiares esperan afuera, ya no duermen por las noches en los pasillos. Sólo pocos logran traspasar el embudo policiaco y llegar a la recepción.
Desde que el diario Reforma informó en su primera plana que la influenza tenía un comportamiento atípico, que estaba más contagiosa que nunca y que no se había esfumado con el invierno, en el hospital cambiaron las reglas.
Los policías comenzaron a bloquear accesos y los administradores a reducir a media hora las visitas a los pacientes y de un solo familiar por turno.


“Persona con virus de influenza”, se lee afuera del pequeño cuarto del INER, en el que duerme sedada Paola Osnaya, ama de casa de 23 años, mamá de una niña de siete.
“Está muy grave. No nos dicen ya nada”, dice desde la calle su mamá, Alejandra Alquizira, mientras espera el horario de visita.
Ella está confundida. Dice que su hija entró con neumonía y empeoró en el hospital.
“Cuando entró nos dijeron que tenía neumonía, después pulmonía y que en la prueba de influenza salió negativa, pero días después pusieron un letrero en la puerta que decía ‘persona con virus de influenza’”, dice perturbada.
La mujer argumenta que antes de que le pusieran “los tubos de oxígeno”, a Paola se le veía bien; traía algo de tos pero ya había superado la temperatura.
“En el Seguro Social, donde la habían revisado, nos dijeron que era una neumonía sencilla que se podía tratar en casa, pero como ya le dolían los pulmones la trajimos aquí. Y no sé si aquí agarró otra cosa, porque se empezó a poner mal.”
El primer día de suspensión de clases, todos los noticiarios se enfocan a dar detalles sobre el nuevo y atípico virus. Comienza la especulación al por mayor de si fue traído de Asia o entró por Estados Unidos, si comer carne de puerco y convivir con cerdos es causa de contagio, si el gobierno inventó el anuncio para distraer la atención, o si dejar de dar besos y caricias responde a una estrategia de “la derecha” gobernante.
“Chavos, calmen la hormona. Nada de besarse y compartirse el chicle con la novia”, bromeaba un locutor de radio al mediodía.
A la una de la tarde, una llamada a Radio 13, de una persona que se identifica como médico que trabaja en el INER, y no da su nombre por “temor a las represalias”, señala que la influenza se salió de control por negligencia del hospital.
“Llega un paciente de Tabasco hace unos días diciendo el padecimiento que tenía y lo ingresan a la sala de urgencias, y de ahí se hizo el contagio, no hicieron caso del diagnóstico y tampoco se armó un cerco sanitario (...) falleció a los cuatro días y las otras 12 personas (que estaban en la sala de urgencias) en el transcurso de esos días. Quisieron tapar las cosas y no dijeron la verdad (…) Aquí hay pacientes y hay enfermeras con ese problema, enfermeras que estuvieron en contacto con los pacientes…”
No es el único que cuestiona lo que pasa puertas adentro del INER.
“Desde que empezó el escándalo a los muertos ya no los sacan con carroza, ahora los sacan en ambulancia. Hay por lo menos dos decesos diarios, pero el miércoles hubo siete”, dice a esta reportera uno de los empleados de este hospital, que se esconde para poder hablar sin ser visto.
Este hombre asegura que el INER es un foco de contagio. Que han ocurrido más muertes que las reportadas.
“Ya no quieren admitir más gente porque aquí es foco de infección. Llegaba gente con gripa, con tuberculosis o neumonía y aquí adentro la influenza se les detonó al doble o al triple. Ya tenía 15 días que se había decretado el brote de influenza, se hizo incontrolable, y gente que no estaba tan mal se agravó y falleció.”
No hay forma de confrontar su dicho con el de la Secretaría de Salud, porque aunque Proceso les solicitó en dos ocasiones una entrevista, no respondieron.
“Hemos estado aquí varios días, hemos visto salir muchas ambulancias y carrozas (fúnebres). Nos informaron que aquí han muerto cinco bebés y sabemos que muchos pacientes tienen también influenza. Yo creo que como 10 de los que vi han fallecido.”
Esto lo dice Diana Fuentes, quien hace guardia sentada junto al puesto de periódicos que en portada y al unísono avisan de la suspensión de clases por el nuevo y contagioso virus. Ella está todo el día pendiente de las noticias que pueda tener de su esposo, Ricardo Jarquín.
La mascarilla que lleva para evitar contagios sólo deja ver sus ojos grandes como de musulmana, y una mata de pelo negro, rizo, largo.
Su esposo Ricardo recorrió consultorios médicos durante una semana, antes de ser atendido en el INER: en el Hospital General le diagnosticaron anginas ulceradas, en las farmacias del “Doctor Simi” le vendieron un remedio que no le sirvió y un médico particular le encontró neumonía (“no nos dijo nada de la influenza”) y sugirió que lo ingresaran al INER.
De tan grave que llegó, Ricardo no hizo antesala, fue trasladado directo a urgencias.
“Otras veces le había dado gripa y tos, pero se le quitaba, y esta última vez fue más grave. Empezó con una infección de garganta, tos, gripa, temperatura que se le quitó pero después le dolían las piernas, tenía ganas de volver, no podía respirar, hasta que lo vimos que se puso morado de la boca, las manos y los pies”, dice Diana, resignada.
“Los doctores nos dicen que dentro de lo que cabe se encuentra estable. Parece que la influenza ya cedió, pero tiene otra bacteria que no reconocen.”
Diana piensa mucho en cómo y dónde pudo haberse contagiado su esposo con esa mutación de virus de influenza. No atina. Cree que pudo haberla pescado en cualquier lado, “en el pesero, la calle, saludando a un conocido”. Lo que sí da por cierto es que la depresión que tuvo su esposo al quedar desempleado le hizo reducir sus defensas.


A la señora Mónica González, otra de las mujeres que hace guardia afuera del INER, no le cabe duda que su esposo Alejandro, de 31 años, se contagió del virus arreglando un gallinero que todavía tenía desperdicios y que se le acentuó cuando viajó a Veracruz en Semana Santa, donde pasó tres días sin camisa ingiriendo bebidas muy frías.
“Ya lo trajimos con mucha tos con flemas, con coágulos de sangre, muchísimo dolor, ya no respiraba bien. Los doctores que lo vieron antes nos dijeron que tenía amígdalas, luego que infección estomacal y luego que la infección era en el oído y la garganta, y que el vómito era por la temperatura”, dice la mujer de ojos verdes y rostro oculto tras el cubrebocas.
Al INER llegó con diagnóstico de neumonía y a manera de bienvenida lo entubaron para ayudarlo a respirar. “Sospechoso de Influenza”, dice el letrero que colocaron afuera de su cuarto.
“Los doctores están investigando dónde agarró la enfermedad, están haciendo muchas preguntas: que si convive con gallinas o aves, o vive cerca de basureros o rellenos, o que si tiene vicios”, dice su esposa.
Ella ya fue advertida por los médicos de que su esposo podría empeorar. Ahora mismo su bebé, de menos de dos años, también está en observación porque presenta calentura.
Dice que desde el viernes los ingresos hospitalarios se tranquilizaron, pero un día antes de que el secretario de Salud aceptara que la influenza se convirtió en epidemia “llegaban y llegaban pacientes: más hombres que mujeres, jóvenes, y una niñita de ocho, nueve años”.


Las opiniones expertas están divididas.
Por un lado, infectólogos como José Luis Arredondo García, del Instituto Nacional de Pediatría, aprueban el procedimiento seguido por las autoridades.
“Lo que está haciendo el gobierno federal junto con los del Distrito Federal y Estado de México es correcto, porque lo primero que hay que hacer es soltar una alerta epidemiológica informando que hay un problema y hay que cuidarse; lo segundo es establecer cercos epidemiológicos, identificar y cercar los casos para que no se diseminen, e informar a la población lo que tiene que hacer para evitar el contagio”, opina.
Por otro lado, no faltan quienes cuestionan la actuación del gobierno. Uno de ellos es Joel Herrera, quien fue asesor de la exsecretaria de Salud del Gobierno del Distrito Federal, Assa Cristina Laurel, y quien culpa al gobierno federal de haber dejado crecer los casos.
“En diciembre no había vacunas para la influenza en la mayor parte de los hospitales, eso lo detectamos. También vimos que desde febrero empezaron a saltar los casos de influenza en el reporte epidemiológico semanal, pero no se cumplieron los protocolos establecidos en el plan nacional que se hizo en 2006, cuando se desarrollo la gripe aviar, para atender una pandemia de influenza. No siguieron el plan establecido y ahora sólo están generando pánico”, critica.
A una cuadra del INER, el cuidacoches Isidro Ahumada García y su compañero de oficio lavan los autos que tienen bajo su cuidado. Se ven curiosos con sus mascarillas antigripales remojando autos.
“Pasaron los doctores para decirnos que no salúdemos ni respíremos cerca de nadie”, informa Isidro cuando se le saca plática.
Y no pierde la oportunidad para soltar el chisme: “Han venido muchos enfermos, vienen graves, gravísimos, más de lo normal”.
En la puerta del hospital no se ven los ingresos de emergencia que reportan los cuidacoches. Sólo familiares que hacen guardia, afuera, a la espera.
Este viernes llegan tres ambulancias, pero las regresan con todo y enfermo. No a todos se les permite el acceso. A algunos les dicen que mejor se busquen otro hospital.
Menudo susto decretar la existencia de una epidemia y anunciar que sólo hay 1 millón de vacunas, en una ciudad como la de México, con 20 millones de habitantes.
En las tres farmacias ubicadas enfrente del INER se escucha todo el viernes la misma conversación mecánica ante cada cliente que ingresa.
–¿Tiene cubrebocas?
–No.
El que sigue.
–¿Tiene cubrebocas?
–Ya no.
Harto de confirmar la negativa, un empleado sólo atina a alzar los hombros. Ni tapabocas ni vacunas ni lociones sanitizantes para desinfectarse las manos que tocaron otros cuerpos.
En la ventanilla de informes del INER ocurre lo mismo.
–Vengo por una vacuna, ¿dónde hay? –pregunta una joven vestida de negro, a quien se le trasluce el susto.
–Ya no hay, se acabó, tenían los centros de salud y los laboratorios pero ya no tienen –le dice la recepcionista.

La declaratoria de emergencia hizo que por primera vez después del temblor del 85 se suspendieran clases en la ciudad de México. Le siguieron el cierre en cascada de museos, auditorios, bares, estadios.
(“Vendo boletos baratos Pumas vs. Chivas”, comenzaron a publicitar algunos por internet antes de que se anunciara que el partido se realizará “a puerta cerrada”, sin público y con las cámaras de televisión como únicos testigos.)
El aviso de la declaratoria de emergencia satura los hospitales. Remuerde la conciencia de todos los que se rehusaban a atenderse médicamente. Ese mismo día una doctora particular se sorprende porque recibe llamadas de 70 pacientes solicitándole cita.
Al INER llegan muchas personas que durante la semana ignoraron sus padecimientos respiratorios.
Una de ellas es una abuela arrepentida, que se transportó desde el Ajusco, con su nieto Jezrael en brazos, después de que escuchó las noticias y contó en más de tres los días en los que el bebé llevaba “con temperatura y moquito”.
En cuanto sale de la consulta donde le explican que sólo padece una gripe típica, la abuela abraza a Jezrael, lo estruja, lo besa, aliviada.


“Paciente con influenza”, se lee afuera del pequeño cuarto del INER donde está internada Laura María Leal, una de esas mujeres adultas queridas por todos sus conocidos: fuerte, alegre, activa, colaboradora en la colonia y en el templo.
El sábado 11 fue uno de esos días en los que sus hijos la vieron especialmente activa. Al día siguiente, de pronto, se acostó en el sillón de su sala y ya no volvió a levantarse.
“Le llegó una temperatura horrible, pensábamos que era gripa nada más: tenía escurrimientos nasales, escalofríos, temperatura, se le cerraron los pulmones y un dolor que la tiró en cama”, dice su hijo Gerardo Oviedo, quien mira hacia la puerta del hospital, esperando a que llegue el momento de las visitas.
Cuando la señora Laura María se quedó inmóvil, Gerardo y su hermana Brenda la llevaron al Hospital Rolosa, de Coacalco, Estado de México, donde le pusieron una mascarilla en la nariz como único tratamiento.
“El hospital no se quiso hacer cargo de mi mamá, nos dijeron que nos rentaban el tanque y que nos la lleváramos en el taxi a otro lado donde la atendieran. Así que rentamos una ambulancia y la trajimos aquí”, dice el joven de 19 años.

Ya en el INER, los médicos le diagnosticaron influenza. Dijeron a Gerardo y a Brenda que como su mamá tiene 50 años aguantaría menos que los jóvenes que estaban muriendo por esa enfermedad. Y que era víctima de una contagiosa epidemia.
Pero por ahora parece que la señora Laura María está venciendo a la gripe porcina.
“Ayer que pasé a que me dieran informes la doctora me dijo que va muy bien, y que así como vamos mi mamá va a ser de los pocos casos que se haigan salvado”, dice sonriente Gerardo.

Reportaje de Proceso sobre la influenza

Influenza: El gobierno, con las defensas bajas
DANIEL LIZáRRAGA
Proceso (
www.proceso.com.mx) # 1695, 26 de abril de 2009;
Felipe Calderón inició su gobierno con ambiciosos planes de salud, pero la epidemia de influenza por virus porcino provocó una reacción oficial errática: primero se trató de minimizar el brote y después se tomaron medidas que cau-saron pánico. Documentos obtenidos por Proceso demuestran que la autoridad sanitaria conocía las altas probabilidades de que acometiera una de las formas más dañinas de influenza. Pero no llegó el virus aviar, sino un mal para el que no hay vacuna: la falta de previsión.
Aún bajo los latigazos de la crisis financiera internacional, en medio de una batalla cada vez más cruenta contra el narcotráfico y con los pleitos electorales encima, se le abrió al gobierno de Felipe Calderón un cuarto frente: brotó en el país la epidemia de influenza por virus porcino, una enfermedad respiratoria contra la que no existe vacuna y la cual ha cobrado ya alrededor de 68 víctimas, según la estadística oficial.
El secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos –a quien Calderón le confía una parte clave de su estrategia para promover las acciones de su gobierno–, pasó de describir el brote como “casos habituales fuera de temporada” a la admisión de que se trata de una epidemia y, ante la presión general, a anunciar medidas preventivas extraordinarias para evitar que la enfermedad se propague descontroladamente, dada su peculiar virulencia.
Y entonces sí, Calderón convocó al Consejo de Salubridad General que depende de la Presidencia y encabeza el secretario de Salud, con facultades para establecer medidas obligatorias y que abarca a todas las organizaciones, públicas y privadas del Sistema Nacional de Salud, y todas aquellas que estén relacionadas con éste, incluyendo las autoridades administrativas federales, estatales y municipales.
En la rueda de prensa que ofreció en Los Pinos el viernes 24, Córdova Villalobos explicó que el primer caso del tipo de influenza que tiene en alerta al país se registró el lunes 13 y que, después de practicarle los estudios correspondientes al paciente se decretó la alerta epidemiológica el jueves 16.
En este período, la información sobre lo que sucedía en los hospitales de la Ciudad de México se mantuvo bajo resguardo hasta que los laboratorios de Estados Unidos y Canadá detectaran con precisión cuál era esa enfermedad.
El funcionario ha permanecido al lado del presidente Felipe Calderón desde el pasado miércoles 22, cuando laboratorios de Toronto, Canadá, le confirmaron al gobierno de México que se estaba enfrentando una situación inédita en el mundo por la capacidad de acción que mostraba este virus. Se especificó entonces que los especialistas canadienses descubrieron en él componentes genéticos propios de los cerdos.
La noche del jueves 23 se tomaron las primeras medidas de prevención, entre ellas la suspensión de clases en todos los niveles, desde preescolar hasta universitario.
Alrededor de las 9:00 horas del viernes comenzaron a llegar los secretarios de Estado a Los Pinos. El día anterior Calderón, de gira en el Estado de México, recibió la confirmación de que se trataba de influenza por virus porcino, y desde entonces estaba en contacto permanente con el secretario de Salud para medir el avance de la epidemia.
La noche del viernes, en la reunión del Consejo de Salubridad General, el presidente Felipe Calderón dijo estar consciente de la seriedad del brote de influenza por virus porcino, y que ya se habían tomado las medias necesarias para proteger a la población.
“Les aseguro que tanto el gobierno federal a mi cargo, como los gobiernos de las entidades federativas correspondientes, señaladamente el Distrito Federal, así como el Estado de México, estamos realizando todas las acciones pertinentes, llevando a cabo las acciones necesarias para hacerle frente a este problema, cuya naturaleza nos fue informada el día de ayer por la tarde, una vez que las autoridades sanitarias internacionales y los más prestigiados y especializados laboratorios del mundo estuvieron en posibilidad de examinarlo y constatar su naturaleza”, indicó.
A su vez, el secretario de Salud anunció a los medios: “Todas las Unidades de Medicina Familiar del Seguro Social permanecerán abiertas el fin de semana, en horario normal, para atender las solicitudes de consulta”. Añadió que el riesgo será menor en la medida que la gente acuda con su médico en cuanto sienta los primeros síntomas: fiebre superior a los 39 grados, tos seca y dolores musculares.
La prevención, rebasada
Proceso obtuvo copias de documentos oficiales que muestran cómo, a partir de recientes experiencias en otros países, el gobierno federal ya esperaba un posible brote de influenza, pero cuando éste llegó no pudo contenerlo de inmediato.
La preparación consistió en que se consolidara el Grupo Federal de Seguridad para la Salud en 2001, y en 2003 se creó el Grupo de Trabajo de Pandemia de Influenza.
Ya en el Plan Nacional de Preparación y Respuesta ante una Pandemia de Influenza, de 2006, el gobierno mexicano puso como ejemplo el caso de Hong Kong, donde en 2002 la influenza causó 299 defunciones y una pérdida de alrededor del 7% del Producto Interno Bruto.
Con los parámetros de la pandemia de la llamada gripe española en 1918 –se apunta en el estudio, del que Proceso obtuvo una copia–, se ha estimado, mediante un modelo matemático, el impacto que podría tener una pandemia actual en México: en seis meses, resultaría “35 por ciento de la población infectada; 200 mil muertes; 25 millones de consultas y 500 mil hospitalizados”.
“El reloj de la pandemia está corriendo, sólo que no sabemos qué hora marca”, se advierte en el documento. Y pese a que se identifica la gravedad de los riesgos, en ese plan de preparación elaborado por especialistas no se contemplan medidas concretas para el caso de que este virus sufriera mutaciones.
Durante 2006 y 2007 las autoridades sanitarias mexicanas se prepararon para enfrentar la gripe aviar, y para ello elaboraron el Manual para la Vigilancia Epidemiológica de Influenza. No obstante, este virus mutó y, en esta transformación, México quedó expuesto a una enfermedad altamente contagiosa y potencialmente mortal, de acuerdo con los criterios emitidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Como en ese manual no se contempló el comportamiento del virus porcino, las estadísticas de morbilidad sobre este mal, así como de neumonías y otras enfermedades asociadas a él, sólo se remiten a la gripe aviar.
El Estado mexicano contaba ya con una completa descripción de los síntomas y medicamentos. Incluso definió cuál era el trabajo que debería elaborar cada una de las autoridades del sector salud.
Según el citado manual, “la identificación del virus de la influenza se realiza en México desde el año de 1957. En el año 2000 se llevó a cabo un reforzamiento del sistema, con la incorporación y capacitación de una Red de Laboratorios para el procesamiento y diagnóstico de muestras. En ese mismo año, México se incorporó a la red de notificación mundial de influenza en donde semanalmente se están reportando casos probables, confirmados y los subtipos identificados en el país”.
La posibilidad de que el virus por influenza aviar mutara aparece únicamente como una posibilidad: “(…) La influenza tipo A, además de las aves, puede infectar varias especies animales, entre las que se encuentran los cerdos, los caballos, las focas y las ballenas”.
Esta es la única referencia que existe en este documento oficial de 81 páginas, dedicado por completo a las medidas necesarias para detener una eventual pandemia de influenza aviar. La posibilidad de que éste se transformara en un virus porcino no vuelve a tocarse, ni siquiera a mencionarse.
Medidas extraordinarias
La diferencia entre la influenza aviar y la influenza por virus porcino es importante. Para la primera de ellas existe una vacuna, que se ha venido aplicando en centros de salud en todo el país, sobre todo a los ancianos y los niños, en tanto que para la segunda no hay vacuna y sólo puede combatirse con medicamentos, una vez detectada.
Por eso, en la rueda de prensa del viernes 24, José Ángel Córdova dijo que la OMS recomienda no aplicar la vacuna de la influenza aviar para los casos que conforman este brote de la nueva variedad causada por el virus porcino. Ya el Gobierno del Distrito Federal había anunciado lo mismo.
“Lo mejor es aplicar el antiviral sólo en los casos diagnosticados. Para este germen, que es nuevo, no hay vacuna. Lo que pasa con este virus es que tiene dos componentes, el Brisbane y el euroasiático. La vacuna que aplicamos normalmente sólo podría enfrentar el primero de ellos”, explicó Córdova.
La influenza por virus porcino apareció por primera vez en 1976, en Wisconsin y Fox Dix, Estados Unidos. Las autoridades sanitarias de ese país controlaron el brote cuando sólo siete personas habían enfermado. Ahora, ha aparecido en México en 1 mil 4 casos en el Distrito Federal, el Estado de México y San Luis Potosí. En esta última entidad se detectaron 46 casos probables, de los cuales sólo se han confirmado plenamente cuatro de ellos, según la Secretaría de Salud federal.
Por lo pronto, el gobierno federal enfrentará la epidemia mediante la aplicación de los antivirales Oseltamivir y Zanamivir. De acuerdo con el secretario de Salud, el abasto de estos medicamentos es de un millón de dosis y se tienen pactadas más compras con los laboratorios que los producen
“Tenemos un millón de dosis y van mil casos. Esperemos que esto no tenga una progresión exponencial, (porque) entonces sí nos vamos a poner a batallar”, expuso Córdova Villalobos en la rueda de prensa.
De igual manera, informó que se instalarían puestos ambulantes para repartir protectores bucales. Así se hizo, al menos en el Distrito Federal, y algunos de ellos han estado a cargo del Ejército.
“Nuevamente hacemos un llamado a la población para evitar eventos multitudinarios y lugares concurridos, especialmente a la población de jóvenes, que es la más vulnerable”, dijo Córdova, y agregó que para contener el brote de influenza por virus porcino será clave la oportuna distribución de medicamentos.
Sin embargo, en las calles de la capital mexicana se siente la tensión. Aparte de la suspensión de clases y de todos los eventos públicos que fueron anunciando las autoridades locales, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público extendió el plazo para la Declaración Anual de Personas Físicas hasta el próximo 31 de mayo.
La noche del viernes 24, José Ángel Córdova dijo que aún es temprano para determinar el tiempo que durará la alerta por el brote de influenza de virus porcino en México, pero calculó que en 10 días podría verse cómo evoluciona el comportamiento de la enfermedad.
En entrevista televisiva, Córdova Villalobos reconoció que es muy probable que continúen suspendidas las clases en todos los niveles de escuelas públicas y privadas, tanto en el Distrito Federal como en el Estado de México, “porque va a ser difícil que la epidemia vaya a estar contenida” después del fin de semana.
El funcionario agregó: “De cualquier forma, mañana (sábado 25) voy a tener yo una reunión con el secretario (Alonso) Lujambio (de Educación Pública) y mañana por la tarde-noche estaremos en condiciones de anunciarlo, esto también para que las familias se puedan preparar, y yo entiendo muy bien la necesidad de organizar”.
Se justificó: “Hemos hecho lo de la suspensión de las clases –prosiguió Córdova–, hemos sido prudentes, todavía, de que no haya ninguna suspensión laboral, que esto ya tendría implicaciones mayores. En algunos sitios, aquí por ejemplo, el Gobierno del Distrito Federal determinó acertadamente que se suspendieran muchos de los espectáculos, que hay mucha gente que se congrega y, bueno, estas acciones pudieran irse multiplicando”.
Afortunadamente, dijo Córdova, la OMS no ha decretado la cuarentena y el cierre de fronteras para México, por lo que no hay restricciones para el turismo.
Sin embargo, como la epidemia preocupa a la comunidad internacional por la novedad del virus, la OMS enviará a México expertos en epidemiología que apoyen las acciones del gobierno.
Los medicamentos para controlar la influenza por virus porcino se regalarán en los centros de salud. Ante la inexistencia de una vacuna contra esta enfermedad respiratoria, Córdova recomendó que las personas con síntomas de gripe fuerte se acerquen de inmediato a los centros de salud para que sean atendidas, diagnosticadas y recetadas con el medicamento específico.
Con todo
Ante la situación y los enormes peligros potenciales, el gobierno de Felipe Calderón ha utilizado como herramienta de trabajo un documento titulado Lineamientos para la Estrategia Operativa Multisectorial. Dentro de ésta, se han formado diversos grupos.
En el denominado “Salud” participan la Secretaría de Salud, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Petróleos Mexicanos (Pemex), el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina-Armada de México, la Cruz Roja, las Asociaciones y Colegios Médicos.
En el llamado “Funcionamiento Económico” incluye a la Secretaría de Economía (SE), la Secretaría de Hacienda (SHCP), la Secretaría de la Función Pública (SFP), el Banco de México, la Asociación de Bancos de México, la Academia Nacional de Ciencias Farmacéuticas, la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica, la Cámara Nacional de la Industria de la Información, la Confederación Patronal de la República Mexicana y el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios.
En el grupo de servicios básicos trabajan la Secretaría de Energía (Sener), la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y el Servicio Postal Mexicano.
En el de “Seguridad” quedaron la Secretaría de Gobernación (Segob), la Dirección General de Protección Civil, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina-Armada de México, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y la Procuraduría General de la República (PGR).
Mientras que en el grupo de “Educación” participan la Secretaría de Educación Pública (SEP), el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) , la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), la Asociación Nacional de Padres de Familia y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).
Por separado, el Consejo General del Instituto Federal Electoral (IFE) puso a disposición del gobierno federal el tiempo de Estado que le corresponde en radio y televisión, por un período indefinido, para que la Secretaría de Salud difunda las acciones necesarias para atender la emergencia sanitaria.
El acuerdo, aprobado por unanimidad, indica que si bien la autoridad electoral no interviene en asuntos sanitarios, se encarga de administrar los 48 minutos de televisión y 65 minutos en radio del tiempo del Estado, por lo que de acuerdo con la Constitución el IFE está obligado a aportar ese tiempo en caso de situaciones graves.
Por ello, cuando el gobierno lo decida, podrá hacer uso de estos 113 minutos en los medios electrónicos. El IFE tomó la decisión luego de recibir el viernes 24 una carta del secretario de Salud, en la que le solicita liberar ese tiempo de Estado “para afrontar con prontitud y eficacia la situación, abarcando a la totalidad de los concesionarios y permisionarios de radio y televisión”.
En el documento aprobado se establece que, durante el período que abarque la alerta, la Secretaría de Gobernación (Segob) informará cada tercer día al secretario ejecutivo del IFE, Edmundo Jacobo, sobre el tiempo y los días que requiere para continuar con la atención y control de la emergencia.