9 mar. 2010

El pacto de Bucareli en San Lázaro

Desde la tribuna de San Lázaro, la diputada y presidenta del PRI, Beatriz Paredes Rangel, negó que el acuerdo de las no alianzas que firmó con el líder nacional del PAN, César Nava Vázquez, se haya pactado bajo la promesa de aprobar el Paquete Fiscal del 2010.
“No hubo ninguna negociación que vinculara el tema presupuestal y de ingresos con la decisión de suscribir este acuerdo, que es un documento que refleja civilidad política”, afirmó la legisladora.
Poco antes, cuando se discutían los artículos reservados de la reforma a la Ley de Desarrollo Rural Sustentable, la líder priista, había pedido la palabra para subir a tribuna, desde donde pidió se diera lectura al documento en el que se acordaron las no alianzas entre ella y el dirigente nacional del PAN, César Nava.
“Porque tengo la conciencia tranquila, porque hago política con altura de miras, porque valoro la capacidad de acuerdo, pero también la capacidad de disensión y la verdad, le ruego a la secretaría, dé lectura al texto del documento suscrito con el señor César Nava”, expresó Beatriz Paredes.
Me parece indispensable, dijo la diputada, que se deje de especular sobre un texto que no tiene más contenido, ni más intenciones, que al que a la letra se refleja, declaró la legisladora.
Consideró que el régimen de partidos políticos, merece que cada organización asuma sus programas, ideología y las coaliciones que realice, a fin de que “no se distorsionen esos principios”.
Sostuvo que su fracción actuó con honradez y capacidad de diálogo, “aunque se pretenda dinamitar esa capacidad de diálogo; aunque se ofenda cuando se usa la Tribuna y se presuman actos prevaricadores, los rechazo categóricamente”, refrendó.
Poco después, el vicecoordinador del PAN, Roberto Gil Zuarth, indicó que para dignificar la política hay que asumir responsabilidades, y su partido lo ha hecho a través del presidente de CEN, César Nava, por lo que sus correligionarios no aprobaron la Ley de Ingresos por medio de chantajes ni a cambio de alianzas electorales.
Gil Zuarth subrayó que los diputados de Acción Nacional, bajo ninguna circunstancia, han trabajado por condiciones de alguien, por lo que pueden dar la cara a la ciudadanía debido a las acciones democráticas y sentido de bien.
Lo anterior, fue secundado por el presidente de la Comisión de Gobernación, Javier Corral Jurado (PAN), quien dijo que a la política no la prestigian los pactos secretos. “Quizá si hoy un actor que debe ser reprochado por su silencio, como por haber violentado la palabra es (gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto”.
“Es un exceso venir a reivindicar los términos de un acuerdo que a mí también me parece vergonzoso”, dijo el legislador del PAN desde la tribuna.
En su oportunidad, Sebastián Lerdo de Tejada (PRI), respaldó a la dirigente nacional de su partido al decir: “La presidenta del Comité Ejecutivo Nacional de mi partido, firmó con ese carácter, no en nombre de la bancada y así se lo hemos reconocido todos los diputados priistas y la hemos respaldado en ese sentido.
“La confusión no beneficia al país y no le beneficia a este Congreso. No seamos hipócritas con afirmaciones frívolas como las que aquí hemos visto”.
En su momento, el diputado Guadalupe Acosta Naranjo (PRD), dijo que se tiene que explicar el por qué el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el secretario de Gobierno del Estado de México, Luis Miranda Nava, tratan temas que están fuera de su competencia.
Por lo anterior, indicó que los funcionarios deben explicar el móvil de su participación. “Es lamentable que desde el Poder Ejecutivo se tome partido para ver quien se alía y quien no en una elección”, sentenció.
En su intervención, el diputado Gerardo Fernández Noroña (PT), reconoció el valor de la diputada Beatriz Paredes para hacer público desde la tribuna el documento pactado entre el PRI y el PAN, sin embargo, afirmó que falta una disculpa pública al pueblo de México, al considerar que se “negociaron intereses partidistas con intereses nacionales”.
Después, hubo varias intervenciones.

Respaldo a Nava

Dice Nava que erró; el CEN lo disculpa
Anoche el Comité Ejecutivo Nacional del PAN cerró filas entorno a César Nava, después de la polémica que se desató por la firma del “convenio de colaboración” que rubricó con el PRI.
Tras una discusión de casi cuatro horas, en la que recriminaron al líder del PAN  no haber informado de un pacto de esa envergadura al órgano de dirección e “irse por la libre”, el CEN le brindó su apoyo y “respaldo absoluto”.
De acuerdo con asistentes a la reunión, los principales panistas que cuestionaron el acuerdo signado con la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, fueron el senador Ricardo García Cervantes y el ex presidente del PAN Manuel Espino, pero los integrantes del CEN definieron que Nava tiene toda su “confianza” para las negociaciones por venir con otras fuerzas políticas y el propio gobierno.
**

Respalda PAN negociaciones; critica acuerdo García Cervantes
Nota de Carole Simonnet
Reforma, 9 marzo 2010;
En una reunión del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, el presidente nacional de ese partido, César Nava, aceptó que erró en la decisión de pactar con el PRI, según panistas presentes; pero la mayoría calderonista no sólo lo disculpó, sino que lo respaldó en futuras negociaciones.
Durante la sesión extraordinaria, Nava intentó justificar su decisión, pero reconoció que se equivocó y por ello sostuvo que aprendió mucho esta semana, en la que se vio expuesto a las críticas, de acuerdo con fuentes presentes en la reunión.
A pesar de las sospechas al respecto, reiteró que el Presidente Felipe Calderón fue enterado hasta el mes de enero y que por ello asumía la responsabilidad de sus dichos y hechos,
El ex dirigente Manuel Espino y el senador Ricardo García Cervantes fueron los únicos en considerar inaceptable la firma del pacto, que pretendía favorecer al Gobernador priista Enrique Peña Nieto.
García Cervantes, calificó como "inmoral" el convenio que finalmente dio por incumplido Nava esta semana, al sostener que el PRI no votó a favor del incremento a los impuestos en el Senado.
Advirtió que como lo denunciaron panistas en su momento, quedó claro que el partido está al servicio del Gobierno.
Explicó que cuando se desató el pleito entre el Secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, testigo del pacto, y el dirigente nacional, se hizo creer que no se dobló el partido, lo que quedó descartado luego de la revelación de que Nava lo firmó.
Ante las críticas, miembros calderonistas salieron en defensa de Nava, quien en ningún momento de la reunión puso a discusión su permanencia al frente del partido.
Jesús Ramón Rojo, repuso a García Cervantes que no fue inmoral porque a su juicio no fue intencional y que se deben perdonar los errores humanos.
El senador Jorge Ocejo y el funcionario de la Secretaría de Hacienda, Moisés Alcalde, aseguraron que siguen confiando en el líder nacional. El ex líder Germán Martínez, los senadores Guillermo Anaya y Judith Díaz y el secretario de gobierno del CEN, Alfredo Botello también lo disculparon.
En tanto, el coordinador de los senadores, Gustavo Madero, argumentó que era momento de valorar la posición a adoptar frente al PRI porque están entrampados en considerarlo como un aliado para los temas legislativos y como un enemigo cuando llegan las elecciones. Josefina Vázquez Mota, coordinadora de los diputados, coincidió.
Respaldo
Tras las intervenciones, el secretario general del PAN, José González Morfín, propuso y leyó al CEN un comunicado que había preparado y en el que entre los punto, se otorgó un "respaldo absoluto" a las decisiones venideras de César Nava.
"El CEN acordó manifestar su respaldo absoluto al presidente del partido, licenciado César Nava Vázquez en todas las negociaciones por venir con otras fuerzas políticas así como con el Gobierno mismo con la convicción de que lo hará siempre pensando en el bien del partido y en el bien del país", dijo González Morfín, en conferencia de prensa.
Señaló que entre los acuerdos alcanzados, se ratificó la decisión de ir en alianza con otras fuerzas políticas en los estados de Oaxaca, Hidalgo, Puebla, Durango y Chiapas.
Se propuso también transmitir un mensaje a la militancia del PAN en el Estado de México, "en el sentido que serán los órganos directivos locales los que en su momento tomen la decisión sobre cuál será el contexto de participación de nuestro partido en el proceso local".
Según el comunicado, el CEN expresó también su respaldo a los grupos parlamentarios, y a sus coordinadores, para sacar adelante las reformas que requiere el Estado Mexicano.
A pregunta expresa, reconoció que hubo una "amplia discusión sobre lo que ha venido sucediendo".
Tampoco sabía, dice Josefina
La coordinadora de la bancada panista en la Cámara de Diputados, Josefina Vázquez Mota, aseguró ayer que desconocía el pacto firmado por el líder del PAN César Nava con el PRI, y se pronunció por lograr acuerdos, pero por la vía institucional.
"El grupo parlamentario desconocía la existencia de cualquier acuerdo que no haya sido el que tomamos de manera institucional y el que ustedes vieron votado en los tableros en los temas de presupuesto, de Ley de Ingresos, Egresos y bueno, creemos que es el marco institucional el que nos debe dar siempre el espacio para tomar acuerdos de cualquier tipo a favor del País.
"Es muy importante decir que la bancada de Acción Nacional y una servidora, no tuvimos participación alguna en este documento, nos enteramos casi al mismo tiempo en que se enteró toda la ciudadanía", dijo, en conferencia de prensa, junto con otras legisladoras de su fracción.
Consideró que el presidente nacional del PAN dio ya las explicaciones correspondientes sobre la existencia de un acuerdo para que el PRI respaldara la Ley de Ingresos a cambio de que su partido no fuera en alianza en las elecciones del Estado de México en 2011.
Con información de Armando Estrop
*++

Vázquez Mota precisó cuándo y cómo se enteraron en su grupo parlamentario de los acuerdos de César Nava, quien es también diputado federal: “Nos enteramos casi al mismo tiempo en que se enteró toda la ciudadanía”.



Por la noche, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN cerró filas entorno a César Nava, después de la polémica que se desató por la firma del “convenio de colaboración” que rubricó con el PRI.



Tras una discusión de casi cuatro horas, en la que recriminaron al michoacano no haber informado de un pacto de esa envergadura al órgano de dirección e “irse por la libre”, el CEN le brindó su apoyo y “respaldo absoluto”.



De acuerdo con asistentes a la reunión, los principales panistas que cuestionaron el acuerdo signado con la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, fueron el senador Ricardo García Cervantes y el ex presidente del PAN Manuel Espino, pero los integrantes del CEN definieron que Nava tiene toda su “confianza” para las negociaciones por venir con otras fuerzas políticas y el propio gobierno.











Boletín N°. 1095 Dar rango constitucional a participación del Ejército contra narco: Ovando Patrón. No sería garantía de paz: Castro y Castro (Favor de utilizar de domingo para lunes)



El presidente de la Comisión de Seguridad Pública, José Luis Ovando Patrón (PAN), se pronunció por abrir el debate en torno a una reforma constitucional que formalice la participación de las fuerzas armadas en el combate a la delincuencia organizada y el narcotráfico.



Por su parte, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, Juventino Castro y Castro (PRD), descartó la posibilidad de elevar a rango constitucional la colaboración del Ejército, toda vez que ello no es garantía de que se termine la delincuencia y regrese la paz social.



No obstante, ambos legisladores coincidieron en que en estos momentos, dada la violencia que vive el país y ante la incapacidad de las corporaciones policiacas, sería inconveniente regresar al instituto armado a sus cuarteles.



En entrevista, Ovando Patrón manifestó que se debe hacer una revisión al marco legal y discutir la posibilidad de formalizar la inclusión del Ejército y la Armada de México en cuestiones de seguridad pública, particularmente, en el combate al crimen organizado.



“La participación de las fuerzas armadas es una realidad en este momento, dado que las corporaciones policiacas no tienen la capacidad ni la posibilidad de recuperar los espacios públicos que se han ido perdiendo. Necesitamos su apoyo y para ellas sería sano tener claro cuál sería el rol que jueguen en el marco legal”, subrayó.



Indicó que en diversas comisiones de la Cámara de Diputados existen varias iniciativas tendientes a la propuesta, por lo que se tienen que revisar a detalle.



“Sobre si tiene que ser incluida o no en la Constitución, es un debate que le corresponderá al Pleno y a la Comisión de Puntos Constitucionales.



“Nosotros lo que sí creemos es que debe quedar muy claro cuál debe ser el papel de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad pública, primero, para protegerlas, y más, cuando están brindando un gran servicio a nuestro país en una situación de crisis”, dijo.



El diputado Ovando Patrón indicó que a la par se debe hacer un análisis frío y objetivo de lo que requiere México en materia de corporaciones policiacas para dimensionar el papel que juegan y que jugarán las fuerzas armadas.



“Tenemos una debilidad sistémica en materia de cuerpos policiacos que debe ser atendida con rapidez por parte de las autoridades estatales y municipales para combatir al crimen y recuperar los espacios y si en este momento tenemos que solicitar el apoyo de las Fuerzas Armadas es por atender esa realidad”.



Seguramente, agregó, cuando contemos con corporaciones policiacas fuertes, con mejores condiciones salariales y por supuesto con mejor capacitación y espíritu de servicio, seguramente el Ejército seguirá cumpliendo con su tarea primordial de salvaguardar nuestra soberanía.



Por su parte, el diputado Juventino Castro y Castro señaló que se debe estudiar con calma y profundidad este tema con especialistas.



“Por supuesto es necesario sacar al Ejército y regresarlo a sus cuarteles, pero poco a poco, porque tampoco se puede decir: fuera el Ejército, ya que se quedaría sin nada de seguridad el país ante el embate del crimen organizado”.



Ante la posibilidad de elevar a rango constitucional la participación de las fuerzas armadas, el presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales mencionó que si eso hace que se acabe con el crimen organizado, con el narcotráfico, “yo diría: ¡reformemos entonces la Constitución!



Advirtió que elevar a rango constitucional la participación del ejército en el materia de seguridad pública, ya no sería el Ministerio Público Federal sino el Ejército nacional el investigador y acusador.



“No. el Ejército está para lo suyo y el Ministerio Público para investigar los delitos; cada quien tiene su posición y nunca los debemos combinar”.



Castro y Castro consideró que la estrategia de combate al narcotráfico por parte del gobierno federal ha fallado.



“Definitivamente que ha fracasado, es más, creo que no hay estrategia. Lo único que dijeron las autoridades federales, lavémonos las manos y qué mejor entre el Ejército. Él va a hacer la obra y nosotros nos hacemos del mérito. Declaran una guerra y ahora resulta que no saben qué hacer con el narcotráfico ni con el Ejército”.



Indicó que para terminar con esta polémica es necesario reformar de raíz el sistema de justicia. El Ministerio Público tiene que sufrir una radical transformación para que realmente se dedique a investigar los delitos y que las policías cumplan con su cometido.









Columna Plaza Pública

Columna PLAZA PÚBLICA/MA Granados Chapa
PAN: agruras en la cúpula
Reforma, 9 de marzo de 2010;
César Nava se halla ante un dilema que no estaba en su horizonte: hace una semana solicitó licencia de su cargo de diputado (lo es de mayoría por el 15º. distrito de la Ciudad de México). No habló del tema con la coordinadora de su fracción, Josefina Vázquez Mota, que comparte con Francisco Rojas la incomodidad de tener en su bancada a quien encabeza el partido. Ni lo hizo tampoco con Francisco Ramírez Acuña, que preside la Mesa Directiva. Quizá creyó que era sólo un trámite formal y que al obtener la anuencia a su solicitud podría dedicarse de tiempo completo a las campañas electorales de su partido en las 15 entidades en que habrá elecciones este año. Los priistas le hicieron la mala broma de no autorizar su licencia y de aplazar hasta el día de hoy el trámite respectivo.
Pero hoy, sólo una semana después de que pidió alejarse de la Cámara, Nava quizá ya no mantenga ese propósito, porque la solicitud podría perder sentido dentro de muy poco. Es decir, Nava podría ser relevado de la presidencia del PAN, ya que se colocó a sí mismo en una posición precaria que no faltará quien juzgue impropia de quien debe dirigir a las huestes blanquiazules en un periodo tan exigente como el que comienza en mayo, termina en octubre y tiene su nudo principal en julio. Podría ocurrir entonces que Nava no tuviera campañas que dirigir en el tiempo que le deje libre la licencia cuya aprobación está prevista para hoy.
Nava fue designado en agosto del año pasado para sustituir a Germán Martínez tras de su fracaso en el proceso electoral federal del año pasado, y podría ser despedido para que su personalidad y trances recientes no afecten los procesos locales. Ya antes, por alguna razón ignorada hasta hoy, parecía haber perdido la confianza de su amigo Felipe Calderón, quien lo desplazó de la estratégica secretaría privada de la Presidencia. Con la misma autoridad que entonces lo hizo, teniendo en cuenta que es la fuente de su designación, podría removerlo de la jefatura nacional de su partido.
El domingo se publicó un artículo de Juan Ignacio Zavala que acaso muestra el estado de ánimo que priva en la cúpula panista (entendida como la cabeza del sistema partido/gobierno) y tal vez en la familia presidencial. No digo en modo alguno, porque no tengo posibilidad ni interés en probarlo, que Zavala sea vocero oficioso, subrepticio, de su cuñado el presidente de la República y menos aun de su hermana Margarita. Digo que su cercanía con los residentes en Los Pinos quizá explica la selección del tema aunque no necesariamente el tono de esa colaboración periodística. Bajo el título "Tres a la mesa", Zavala recrea como farsa el encuentro que ocurrió el 30 de octubre pasado en Bucareli, donde Beatriz Elena Paredes, Fernando Francisco Gómez Mont y José César Nava firmaron el pacto que impediría una alianza electoral en el estado de México capaz de estorbar el camino de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República. Aunque Zavala también se mofa de la presidenta del PRI y ridiculiza al extremo al secretario de gobierno mexiquense, Luis Enrique Miranda, el cuarto firmante del pacto de Bucareli, el blanco principal de sus puyazos son el secretario de Gobernación y el líder nacional del PAN.
Zavala, que fue vocero de su partido y responsable de proyectos especiales, hace decir a Gómez Mont: "La idea es que logremos en esta mesa un acuerdo que permita al partido de Beatriz Elena ganar las elecciones sin competir. Para tal efecto, José César, se impedirán alianzas electorales que son un fraude al sistema de partidos y distorsionan el fondo ideológico" y, después de que Nava (JC en la parodia) pregunta si Peña nieto es "el que anda con La Gaviota" y afirma haberlo "visto en la tele y no me cae bien", FF lo corta: "Aquí no estamos para ver quién nos cae bien o no. Estamos para dignificar nuestras actividades con una serie de acuerdos que no puedo revelar por razones de discreción profesional". Y cuando JC advierte que el compromiso fiscal del PRI no se expresa en el documento, FF reflexiona y dice: "Ah caray. A ver... sí estaba... qué raro... pero eso no es lo importante. Lo fundamental es que se detengan las alianzas antinatura y terminar de una buena vez con la competencia electoral en el estado de México. Sería un aporte a la gobernabilidad".
Nava es maltratado de una manera no por divertida menos sañuda. BE lo ningunea porque es "demasiado joven" y lo llama "amiguito" y "qué lindo". Y cuando ella afirma que "lo mejor es que vayamos nosotros solos, compitamos entre nosotros mismos y de esa manera alzarnos con el triunfo", JC acepta diciendo: "Suena atractivo, la verdad no se me había ocurrido". Luego importuna a BE preguntando si "ya sabe don Manlio" y concluye, tras saber que FF firmará como testigo de honor (pues "ya saben que el honor es lo mío"). "Eso todos lo sabemos. Más impuestos, menos votos. ¿Dónde firmo?" (Milenio, 7 de marzo).
Y en otro vértice del triángulo panista puesto en entredicho por la revelación del pacto de Bucareli, no parece que sea muy sana y fraternal la relación entre el Presidente y su secretario de Gobernación (según muestran fotos de El Universal). Invitado a última hora a viajar con Calderón a Michoacán, Gómez Mont se distrajo y no se aproximó a Calderón cuando el gobernador Leonel Godoy, que con el ministro presidente de la Suprema Corte flanqueaba al Ejecutivo, se levantó a decir su discurso. Fue preciso que el Estado Mayor recordara ese deber a Gómez Mont, que se movió sin parecer demasiado feliz al hacerlo.
Cajón de Sastre
Al retirarse ayer de la contienda interna de la alianza Hidalgo nos une, el senador Francisco Xavier Berganza, que no tuvo nunca la mínima posibilidad de ser candidato de tal coalición, repitió el argumento con que él y su socio José Guadarrama se han negado a reconocer la posición puntera de Xóchitl Gálvez en las encuestas. Irresponsablemente descalificaron el trabajo de las consultorías de opinión pública. Una de ellas, Parametría, expresó su extrañeza de que "sea ahora precisamente cuando los contendientes expresen su opinión acerca de la consultoría, cuando conocían con anterioridad el proceso, la empresa que lo realizaría, la auditoría a la que estaría sujeta y algunos de los trabajos previos realizados". Parametría ha hecho antes sondeos para Guadarrama y Convergencia, que no fueron objetados.

Las razones de César Nava

Mis razones/César Nava,
El Universal, 9 de marzo de 2010
Se me ha acusado de faltar a la verdad. Se ha pretendido generar entre la opinión pública la convicción de que lo reprobable no es que el PRI y Peña Nieto hayan abusado de su posición mayoritaria en la Cámara de Diputados y hayan pedido un salvoconducto electoral para el Estado de México. O que lo censurable no es que ellos mismos hayan incumplido su parte en el acuerdo en apenas seis días, dejándolo así, sin efectos. O que lo deplorable no sea que el propio peticionario y beneficiario del acuerdo haya faltado a un principio elemental de la política y de toda actividad humana, esto es, que haya violado ante las cámaras de televisión el principio de confidencialidad que regía este acuerdo y muchos otros que se celebran todos los días en todos los órdenes de la vida pública y privada de este país.
Quizás erré al confiar dos veces en la buena fe y el sentido del honor de Peña Nieto, al no exigir que constara por escrito la obligación del PRI de apoyar la aprobación del paquete de ingresos en el Congreso y al negar la existencia del acuerdo.
Sobre lo primero, ha quedado evidenciada la realidad. Ya el secretario de Gobernación ha confirmado que en todo momento estuvo de por medio el compromiso de ese partido de apoyar la aprobación de la Ley de Ingresos en el Senado. La negación de la presidenta del PRI y el silencio de Peña Nieto no hacen sino mostrar con toda crudeza la contradicción en la que se encuentran: ofrecieron algo que nunca estuvieron dispuestos a cumplir, tan no lo estuvieron que ni siquiera hicieron partícipe al coordinador de sus senadores de este convenio.
Por lo que hace a la publicidad del acuerdo, si en un primer momento negué la existencia de este pacto fue precisamente en aras de proteger un bien superior, la lealtad a la palabra dada como principio rector de toda relación política, como cimiento y cemento de la confianza entre las partes. La conducta del gobernador lo mimetiza a la cultura de la falsificación que sembró y practicó el PRI durante setenta años para la consecución, la conservación y el acrecentamiento del poder. Sería oportuno recordarle la histórica cita de Churchill: “Usted debe mirar a los hechos, porque los hechos lo miran a usted.”
Si pudiéramos resumir en unas cuantas palabras el proceder del gobernador del estado de México, diría: Primero, pidió el acuerdo. Luego, lo incumplió. Después, lo divulgó. Y ahora, guarda silencio.
He asumido a cabalidad la responsabilidad personalísima de suscribir el acuerdo y las consecuencias de hacerlo público una vez que he sido liberado de mi obligación de reserva. He dicho toda la verdad sobre este capítulo de finales del año pasado. No puedo aceptar por respuesta ni el silencio ni la falsedad.
Lo he dicho y lo reitero, no trabajo para mi causa personal. Siembro para que otros cosechen. He tomado las decisiones que estimo necesarias para darle al país la posibilidad real de una elección entre dos proyectos de nación en 2012. En este camino, entre la opción de pagar un costo individual y la alternativa de preservar un bien superior, optaré siempre por ésta. Lo hice, lo hago y lo seguiré haciendo con la certeza de que, al final, el prisma de la verdad reflejará su luz sobre la escena pública y hará, como escribió el maestro Sabina, que las verdades no tengan complejos y las mentiras parezcan mentiras.
Presidente Nacional del PAN