15 jun. 2014

La sinrazón del circo sin animales


La sinrazón del circo sin animales/SARA PANTOJA
Revista Proceso # 1963, 14 de junio de 2014
Todos los partidos políticos festejaron la noticia: el lunes 9 la Asamblea Legislativa del Distrito Federal prohibió que los circos emplearan animales, a fin de evitar el maltrato. Sin embargo, la decisión se tomó de un modo que muchos han cuestionado. Los empresarios afectados pidieron su derecho de audiencia, pero los legisladores se los negaron, y parece que la ley contradice un ordenamiento federal. Incluso el gobierno de Miguel Ángel Mancera duda de la constitucionalidad de la reforma.
La votación que realizó la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) para prohibir el uso de animales en los circos que se presenten en la ciudad despertó dudas acerca de su validez en asociaciones circenses e incluso en el gobierno de Miguel Ángel Mancera.
El pasado lunes 9 –en el periodo extraordinario de sesiones y con una larga lista de dictámenes por analizar a contrarreloj– 41 diputados locales, en su mayoría del PRD, votaron a favor de la iniciativa para modificar la Ley para la Celebración de Espectáculos en el Distrito Federal; 11 se abstuvieron y ninguno estuvo en contra. Para que entre en vigor, el jefe de Gobierno capitalino debe darle su visto bueno y mandarla publicar.

Crónica censurada sobre un filme de Cantinflas


 Crónica censurada sobre un filme de Cantinflas */EFRAÍN HUERTA
Revista Proceso # 1963, 14 de junio de 2014
El siguiente es el texto completo de la crónica sobre la película El mago, aparecida en el número del 15 de mayo del presente año (1949) en el Boletín Cinevoz de la Comisión Nacional de Cinematografía. Esta crónica motivó las protestas de la compañía productora e, inesperadamente, un cambio total en la política de Cinevoz. Esto es: desaparecen las críticas llamadas “adversas” (aun cuando la película comentada sea de lo más malo hecho en el cine nacional) y hacen su aparición, probablemente, las crónicas anodinas, más perjudiciales al cine que una apreciación adversa, pero justa. El productor que protestó, Santiago Reachi, debe darse por satisfecho. No así el público mexicano, al que Posa Films, Reachi y el propio Mario Moreno Cantinflas, han defraudado. No se olvide el ridículo que hizo México cuando en Francia, por imposición del citado señor Reachi, fue exhibido, en plan de gran concurso internacional, ese infame filme, esa burda parodia cantinflesca llamada Los tres mosqueteros. Pero así está el cine. Y así está la crítica de cine, sujeta a los caprichos de los aventureros incultos.
 El filme de la semana: “El mago”
 Una película de Posa Films, S.A., distribuida por Columbia Picturs de México. Director: Miguel M. Delgado. Principales intérpretes: Mario Moreno Cantinflas, Leonora Amar, Ernesto Finance, José Baviera, Alejandro Cobo, Pepe Martínez, Rudy del Moral, Julián de Meriche, Rafael Icardo, Miguel Manzano y Óscar Pulido. Director de fotografía: Raúl Martínez Solares. Historia original de Alex Joffe y Jean Levitte. Adaptación y diálogos de Jaime Salvador. Música de Gonzalo Curiel. Longitud: 10 rollos. Duración: 106 minutos. Estrenada en los cines Metropólitan, Cosmos e Insurgentes, el día 4 de mayo.

Wallace y el mal periodismo/Julián Andrade


Wallace y el mal periodismo/Julián Andrade

La Razón, 10 de junio de 2014
Isabel Miranda de Wallace es una mujer controvertida. Descubrió a los secuestradores y asesinos de su hijo Alberto Wallace Miranda y lo hizo, en gran medida, con sus propios recursos, porque se enfrentó a la negligencia de las autoridades.
En ese afán estiró la cuerda, se manejó en una línea bastante difusa, peligrosa para ella misma y nada la detuvo en su búsqueda de justicia.
Colocó anuncios espectaculares a lo largo de la ciudad de México y con ello obtuvo información, que con el tiempo resultó determinante.
Se pueden discutir algunos de sus métodos, pero no su genuina aspiración de conocer la verdad sobre lo que le ocurrió a su hijo, a quien ya no volvió a ver desde el 11 de julio de 2005.

De poeta a poeta: David Huerta valora a Efraín Huerta


De poeta a poeta: David Huerta valora a Efraín Huerta/ARMANDO PONCE
Revista Proceso # 1963, 14 de junio de 2014

 “No lucho contra la superioridad poética de mi padre. En esto tengo dos posibilidades: Si la reconozco dejo de escribir, o hago lo mío, y he preferido lo segundo”, expone tranquilamente David Huerta al reconocer que siempre buscó una distancia con la obra de Efraín Huerta. El poeta de Incurable ubica la obra del creador de Absoluto amor en la literatura mexicana, a la vez que sitúa la suya propia en relación a la de El Gran Cocodrilo, de quien se celebra el centenario de su nacimiento este miércoles 18.
 David Huerta le llama siempre Efraín. Sin duda porque la relación con su padre, a pesar de disgustos o desacuerdos, nunca tuvo “distanciamientos serios”. A pesar incluso de que cuando David tenía ocho años sus padres se separaron y el poeta de Absoluto amor dejó de residir en casa de Mireya Bravo, y las hijas Eugenia y Andrea, además del benjamín.

“El otro Efraín”, recopilación prosística /Carlos Ulises Mata Lucio


“El otro Efraín”, recopilación prosística/VERÓNICA ESPINOSA
REVISTA PROCESO # 1963, 14 de junio de 2014

GUANAJUATO, GTO.- Al escritor guanajuatense Carlos Ulises Mata Lucio (Premio Nacional de Ensayo Literario José Revueltas 2001) le fue encomendada la edición y selección de la antología prosística El otro Efraín (Letras Mexicanas del Fondo de Cultura Económica), que ve la luz a propósito del centenario de Efraín Huerta.
La propia editorial lo invitó junto con la familia del poeta, a través de su hijo David Huerta, esta “antología del centenario”.
Dice Mata en breve entrevista con Proceso:
“Pronto me di cuenta de dos cosas. Una es que la mejor antología de la poesía de Huerta ya existe y es insuperable porque la hicieron juntos el tiempo, la memoria colectiva, en su momento Carlos Montemayor y el propio autor, además de que, en general, está bien editada y no ha dejado de ser accesible (hasta diría que se vende y está viva como pocas). Y la otra, que su prosa, con todo y que es abundante y de gran calidad, sigue siendo desconocida.
 “Le repropuse entonces al Fondo y a David hacer una compilación sólo de prosa; aceptaron y se hizo El otro Efraín, cuyo título (lo idearon en la empresa, creo que Tomás Granados, gerente editorial) es muy acertado, pues el libro revela a un Efraín (o a más de uno) diverso.”

Sobre miedo, periodismo y libertad


Sobre miedo, periodismo y libertad/ARTURO PÉREZ-REVERTE
Publicado en El País, 22 MAY 2014
Hace medio siglo recibí la más importante lección de periodismo de mi vida. Tenía 16 años, había decidido ser reportero, y cada tarde, al salir del colegio, empecé a frecuentar la redacción en Cartagena del diario La Verdad. Estaba al frente de esta Pepe Monerri, un clásico de las redacciones locales en los diarios de entonces, escéptico, vivo, humano. Empezó a encargarme cosas menudas, para foguearme, y un día que andaba escaso de personal me encargó que entrevistase al alcalde de la ciudad sobre un asunto de restos arqueológicos destruidos. Y cuando, abrumado por la responsabilidad, respondí que entrevistar a un político quizás era demasiado para mí, y que tenía miedo de hacerlo mal, el veterano me miró con mucha fijeza, se echó atrás en el respaldo de la silla, encendió uno de esos pitillos imprescindibles que antes fumaban los viejos periodistas, y dijo algo que no he olvidado nunca: “¿Miedo?... Mira, chaval. Cuando lleves un bloc y un bolígrafo en la mano, quien debe tenerte miedo es el alcalde a ti”.

Ana Lilia Lara Carvajal, replica de nuevo al IFE del DF


De la presidenta de Nuestra Voz
LA REDACCIÓN/ Revista Proceso # 1963, 
14 de junio de 2014
PALABRA DE LECTOR
Señor director:
Mucho le agradecería publicar la presente para realizar precisiones que sin duda ayudarán a clarificar la carta de Eduardo Guzmán Ortiz, secretario de la Junta Administrativa del Instituto Electoral del Distrito Federal, que apareció en Palabra de Lector de Proceso 1962 el pasado 8 de junio.
Guzmán Ortiz dice: “…la separación… se debió a que los mismos no acreditaron la Evaluación Anual del Desempeño del Servicio Profesional del año”. (sic) El señor secretario, seguramente por un error involuntario, omitió señalar que el año no acreditado fue 2010 y que la sanción no se ejecuta sino hasta mayo de 2014. Es decir, cuando, conforme a la normatividad laboral, el asunto ya había prescrito. 
La prescripción la reconoce la propia licenciada Talavera, durante la Décima Segunda Sesión Urgente de 2013, y quedó asentada en la correspondiente minuta, que se puede consultar en: http://www.iedf.org.mx/taip/minutas/ja/2013/min12urg.pdf

Impugna candidatura en la UNAM e ingresos de Diego Valadés Ríos


Impugna candidatura en la UNAM e ingresos de Diego Valadés Ríos
LA REDACCIÓN/ revista Proceso # 1963, 14 de junio de 2014
PALABRA DE LECTOR
Señor director:
Le agradeceré dar espacio a la siguiente carta, dirigida al rector de la UNAM, José Narro Robles, y a los integrantes del Consejo Universitario, por considerar que su contenido es de interés público:
A principios del año en curso, el Consejo Interno del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM propuso la candidatura del doctor Diego Valadés Ríos para que sea designado investigador emérito de nuestra universidad. Es increíble y falta de toda probidad dicha propuesta por las razones que aquí voy a señalar:
 A) La normatividad de la UNAM dispone que los candidatos a ese reconocimiento deben contar al menos con 30 años de servicio. El doctor Valadés afirma ser investigador desde 1968 en la UNAM. Las cuentas no me salen porque en estos años fue procurador del DF, procurador general de la República, secretario general de Gobierno de Sinaloa, diputado federal, subsecretario de Salud y ministro de la Suprema Corte de Justicia, que son cargos de tiempo completo. O el doctor Valadés miente o ha sido aviador en el IIJ UNAM, lo que pone en entredicho su calidad moral.

El Cártel de Sinaloa, listo para el relevo; Héctor Román


El Cártel de Sinaloa, listo para el relevo/PATRICIA DÁVILA
REvista Proceso # 1963, 14 de junio de 2014
Ismael El Mayo Zambada es el hombre más importante en el organigrama del Cártel de Sinaloa. El presunto deceso de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, no ha sido confirmado oficialmente, pero la versión, sumada a la reciente detención de Joaquín Guzmán Loera El Chapo, sacudió nuevamente a la aún poderosa organización delictiva.
El anuncio evidenció a otra pieza clave del también llamado Cártel del Pacífico, quien mantuvo un perfil aún más bajo que el acostumbrado por Esparragoza Moreno. Se trata de Héctor Román, quien maneja la franja serrana que inicia antes de llegar al poblado de La Tuna –que fuera dominio de Guzmán Loera–, en el municipio de Badiraguato, Sinaloa, y llega hasta la colindancia con Guadalupe y Calvo, en Chihuahua.

Para la DEA, una presa perdida


 Para la DEA, una presa perdida/J. JESÚS ESQUIVEL
Revista Proceso # 1963, 14 de junio de 2014
WASHINGTON.- Desde los años ochenta del siglo pasado, Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, aparecía en los informes de la Administración Federal Antidrogas (DEA) como un narcotraficante “muy peligroso”, astuto y de bajo perfil, pero también como el responsable de los enlaces del Cártel de Guadalajara con las bandas criminales de Colombia para traficar cocaína a Estados­ Unidos.
 La DEA quería vivo o muerto al narcotraficante oriundo de Sinaloa y ofrecía una recompensa de 5 millones de dólares a quien le proporcionara información para capturarlo. Jamás lo consiguió; El Azul presuntamente murió hace días de un paro cardiaco y se libró de una eventual captura, el correspondiente proceso de extradición y quizá de terminar en una prisión estadunidense.

Autodefensas mexiquenses: “Al que agarremos, lo linchamos”


Autodefensas mexiquenses: “Al que agarremos, lo linchamos”/JOSÉ GIL OLMOS
Revista Proceso # 1963, 14 de junio de 2014
En marzo pasado, según cifras del Instituto Mexicano para la Competitividad, el territorio mexiquense era considerado uno de los más violentos. El gobernador Eruviel Ávila pidió refuerzos federales, pero aun con ellos la escalada de violencia continuó. Por eso los vecinos se organizaron en comités ciudadanos y comenzaron a patrullar las avenidas y callejones de sus colonias para defenderse de las bandas criminales que asuelan el entorno desde hace meses y lanzaron el grito: “Al que agarremos, lo linchamos”.
Todas las mañanas, cuando los primeros pobladores abandonan sus casas rumbo al trabajo o la escuela, lo hacen seguros, saben que sus familiares y vecinos están alerta para acudir en su ayuda ante cualquier contingencia.
A diferencia de Michoacán, donde miles de ciudadanos se organizaron y decidieron tomar sus rifles de asalto y pistolas de grueso calibre para enfrentar al crimen organizado, aquí en el Estado de México son comités vecinales, de barrio o del pueblo, los que de manera espontánea decidieron juntarse para defenderse de las bandas que les quitaron la tranquilidad a los pueblos y municipios mexiquenses en los últimos años.

Juan José Esparragoza, “El Azul”: vivo o muerto, en el misteri


Juan José Esparragoza, “El Azul”: vivo o muerto, en el misterio/JORGE CARRASCO ARAIZAGA
Revista # 1963, 14 de junio de 2014
Si se confirman las versiones periodísticas, envueltas en la bruma, de que Juan José Esparragoza murió de un infarto, el capo apodado El Azul  habría muerto como vivió y operó en su calidad de uno de los líderes del Cártel de Sinaloa: ajeno a los reflectores, entre las sombras, en el misterio. Al respecto, el gobierno mexicano admite que está desinformado, mientras que las agencias estadunidenses afirman estar obligadas al silencio. Una fuente policiaca mexicana revela que antes de 2012, cuando emitió medidas contra la familia del Azul, el gobierno de Estados Unidos trató de negociar su entrega en algún punto de la frontera, para evitar que las autoridades de México lo asesinaran…
La supuesta muerte de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, por un paro cardiaco abona a la leyenda del considerado “padrino de padrinos” del narcotráfico en México ante el declarado desconocimiento del gobierno de Enrique Peña Nieto.
La tarde del pasado domingo 8, el semanario Ríodoce, de Culiacán, Sinaloa, informó del presunto deceso del narcotraficante cuando convalecía de un accidente automovilístico. El medio citó “fuentes policiacas extraoficiales y personas cercanas a la familia del narcotraficante”.