13 ago. 2011

Borges entre señoras

Borges entre señoras/ MARIO VARGAS LLOSA
El País, 14/08/2011;
PIEDRA DE TOQUE. El escritor argentino colaboró en los años treinta con una revista femenina bonaerense, El Hogar, con magníficas críticas literarias. Tusquets publicó en 1986 una antología soberbia
Entre 1936 y 1939 Borges tuvo a su cargo la sección de libros y autores extranjeros de El Hogar, un semanario bonaerense dedicado principalmente a las amas de casa y la familia. Emir Rodríguez Monegal y Enrique Sacerio-Garí reunieron una amplia antología de estos textos que publicó Tusquets en 1986 con el título Textos cautivos. Ensayos y reseñas en 'El Hogar' (1936-1939).

No soy de aquí ni soy de allá

Una noche Jorge Cafrune "El gaucho Turco" y Facundo Cabral se había presentado a cantar juntos en Uruguay,  la melancolía les llegó recien habían dejado su patria, comenzaba el exilio... Ya había el compromiso de Cabral con Cafrune de que le compusiera un tema, y la promesa no se cumplía. Esa noche, Jorge le vuelve a inistir -con tragos- y Facundo, dice, en una entrevista: 

Borges en el corazón/GAY TALESE

Borges en el corazón/GAY TALESE
Publicado en Babelia de El País, 13/08/2011:
Lo que sigue es la reproducción del relato que escribí de mi única entrevista con Borges, que tenía entonces 62 años (y su madre, de 85), que llevamos a cabo en un hotel de Nueva York (creo que era el Algonquin, en la Calle 44 Oeste) y se publicó en The New York Times el 31 de enero de 1962. En aquella época, yo tenía 30 años y era redactor del Times; aquel día mi redactor jefe me ordenó que fuera a entrevistar a Borges, cuya obra conocía por supuesto; me sentí ligeramente nervioso ante la perspectiva de conocer a la gran figura literaria en persona.

“El día que me quieras tendrá más luz que junio;


 Deogracias es viernes!
Viernes 12 de agosto de 2011
¡Plenilunio hoy!

La noches ideal para recitar, y escuchar el poema el día que me quieras del poeta Amado Nervo
 “El día que me quieras tendrá más luz que junio;
la noche que me quieras será de plenilunio,
con notas de Beethoven vibrando en cada rayo
sus inefables cosas,
y habrá juntas más rosas
que en todo el mes de mayo.
Las fuentes cristalinas
irán por las laderas
saltando cristalinas
el día que me quieras.
El día que me quieras, los sotos escondidos
resonarán arpegios nunca jamás oídos.
Éxtasis de tus ojos, todas las primaveras
que hubo y habrá en el mundo serán cuando me quieras.