24 jul. 2009

El Senado bastión del panismo

El periódico REFORMA publicó este jueves 23 de julio que en una reunión de los senadores del PAN se analizaron los resultados electorales y hubo una fuerte crítica al gobierno del Presidente Calderón, al que responsabilizaron de la caída electoral.
Dice Reforma que ee acuerdo con varios de los senadores que asistieron a la reunión privada en la Torre Azul. Uno de los más críticos fue el chihuahuense Ramón Galindo, quien aseguró que la derrota electoral no es sorpresiva porque no ha habido un bueno Gobierno; el senador por Morelos, Adrián Rivera, pidió a sus compañeros mencionar un solo tema de la agenda del Gobierno del PAN que haya dejado huella en la ciudadanía; el zacatecano Isabel Trejo deslizó la idea de que los resultados de los comicios fueron una calificación para el Gobierno calderonista.
A lo largo de más de tres horas -dice la nota de Reforma-, buena parte de los oradores también se quejaron del desempeño de los delegados federales en los estados.
Los panistas relataron que la senadora Beatriz Zavala, ex titular de la Sedesol, manifestó su enojo por la decisión de algunos delegados de operar disciplinados bajo el mando de los Gobernadores del PRI, a los que acusó de entrometerse en las campañas de manera brutal.
La sucesión en el PAN fue otro tema:
En su participación, Santiago Creel, ex presidente del Senado insistió en la necesidad de analizar las causas de la derrota antes de nombrar un nuevo presidente del PAN.
Según los presentes, el senador Ricardo García Cervantes advirtió que es inadmisible que se pretenda imponer a los panistas una verdad de a kilo, en el sentido de que quien no está con Nava no está con el Presidente. En coincidencia, el senador Rubén Camarillo consideró que no se puede aceptar que se coloque a los consejeros en esa disyuntiva.
Por cierto no hubo ningún comunicado de la reunión, empero, el día de ayer el Senador Madero Muñoz, hizo comentarios sobre ese cónclave; dijo que el grupo parlamentario del PAN en el Senado será el principal bastión del Presidente para construir consensos con otras fuerzas, pero también para detener asuntos que afecten a su gobierno.
"La conclusión primera que se sacó el día de ayer es el reconocimiento de que el grupo parlamentario del PAN en el Senado es el principal bastión, no sólo del partido, sino del Presidente para construir consensos y empujar la agenda legislativa del Ejecutivo.
"También para defender con el veto, si fuera necesario, alguna construcción de mayorías que fueran a afectar la política social o el bienestar de los ciudadanos", indicó Madero en referencia a la nueva posición que asumirá el PRI en la Cámara de Diputados en alianza con el PVEM.
Señaló que los senadores van a desvincular el proceso de sucesión de la dirigencia albiazul de la agenda legislativa que deben impulsar, e indicó que es saludable la posible participación de Ernesto Ruffo Appel para competir por la presidencia del partido.
***
El Senador Madero dijo lo anterior en el marco de una onferencia de prensa junto con Francisco Caamaño, ministro de Justicia de España:
Preguntas y respuestas:
-Preguntarle acerca de esta situación que se está dando al interior de su partido, el caso, por un lado, de un grupo comandado por Santiago Creel, que quieren diálogo con el presidente Felipe Calderón, ¿qué no existe este diálogo con toda la bancada?
Y la segunda pregunta es acerca de esta posibilidad que se habla de que Ruffo Appel pudiera entrar al quite y no dejar solo a Nava y que él pudiera conciliar a todos los grupos y ser la persona idónea. Si me pudiera decir.
Respuesta: El día de ayer tuvimos una reunión intensa de la bancada, una reunión de la cual me siento muy orgulloso porque se discutieron los temas más sensibles, prioritarios de la agenda política, de la agenda legislativa y de la agenda también partidista en donde sacamos varias conclusiones. Entre ellas el reforzar un diálogo institucional con el gobierno Federal a través de la bancada.
Elaboramos un documento que será revisado y será instrumento, precisamente, de reflexión, tanto con el partido, como con el gobierno, con miras a las sugerencias de cambios, de propuestas para salir fortalecidos en estos próximos tres años que vienen por delante. Creo que esta no es una petición de uno o de un grupo de senadores del PAN, sino de toda la bancada y lo haremos de manera abierta, institucional, con el presidente de la República y su gobierno.
Por otro lado, la posible inclusión de Ruffo Appel, pues creo que es una propuesta que también tiene un gran reconocimiento como un distinguido panista, si llega a inscribirse, seguramente ampliará las opciones para elegir el nuevo presidente de nuestro partido. (Hasta ahí)
Despues dijo:
Quisiera simplemente, agradecer también la presencia el día de hoy del ministro de Justicia, que hoy nos acompaña en estos momentos en un acto fundamental que es la firma de un convenio de colaboración, el cual ha dado motivo, precisamente, a este evento, a este seminario, sobre un tema de la mayor trascendencia, que es el análisis de los nuevos derechos para ser incluidos en nuestra legislación.
MINISTRO FRANCISCO CAAMAÑO: Muchas gracias presidente, quisiera en primer lugar saludar a todos los ciudadanos de este país con los que nos unen tantísimas relaciones y como se acaba de indicar, el motivo de esta visita y de este acto en particular es celebrar convenio de colaboración entre una fundación española, una fundación instrumental del gobierno de España y el Senado para estudiar y profundizar, no sólo en la mejora de los rendimientos institucionales de ambos países, sino también en cuestiones que son los retos que para los ciudadanos suponen los nuevos derechos.
Derechos vinculados pues a las nuevas tecnologías, a los medios de comunicación, derechos vinculados a las políticas sociales, algo tan importante y que van a marcar, sin duda, el escenario político del siglo XXI.
PREGUNTA: -Buenos días, al ministro de Justicia, yo quisiera preguntarle, ¿cómo se percibe en Europa, cómo se percibe en España, esta lucha que está emprendiendo el gobierno del presidente Felipe Calderón, en contra del narcotráfico? ¿Y si en algún momento el gobierno español está en la disposición de colaborar con tecnología, con inteligencia, con investigación con el gobierno de México para combatir este flagelo que no solamente afecta a América, sino que también es trasnacional?
(y de nuevo la pregunta al Senador Madero) Y al presidente del Senado, pedirle su opinión, usted decía ayer que el proceso interno para suceder a Germán Martínez, no va a dividir a su partido.
¿De qué forma van a llegar a la unidad, a la cohesión, si hay distintas posiciones, hay distintas ideologías, hay una guerra de grupos internos al interior del PAN, por esa posición, senador?

MINISTRO FRANCISCO CAAMAÑO: Pues en relación con la primera de las cuestiones, por supuesto combatir el narcotráfico es una prioridad, no sólo de México, también de España, también de la Unión Europea y en general de todos aquellos países que quieren descartar que su vida social la violencia y la corrupción. Porque el narcotráfico es causa también de corrupción de nuestros sistemas políticos y por tanto de la convivencia pacífica.
Agradecemos desde hace muchos años la estrecha colaboración que tiene en este sentido el gobierno de España, el Ministerio del Interior, con las fuerzas también de seguridad y el ministerio correspondiente de la República de México, son muy extensas y pretendemos seguir colaborando no sólo con México, sino con toda el área Centroamericana, de manera muy especial, puesto que España también es un país, afectado como país de entrada, muchas veces, de droga en el espacio europeo, en el que estamos combatiendo ese escenario de manera muy definitiva y ahí contamos no sólo y la República de México debe saberlo, con el apoyo de España, sino de toda la Unión Europea en esa tarea.
PREGUNTA: ¿Qué entienden en España de esta guerra que libra el presidente Calderón?
MINISTRO FRANCISCO CAAMAÑO: Nosotros creemos que hay que tomar decisiones fuertes, liderar decisiones para combatir algo, insisto, tan lamentable para nuestras sociedades y que puede ser tan irreversible si no se ataja a tiempo como es el narcotráfico y los efectos tan dramáticos que para nuestras sociedades supone.
PREGUNTA: ¿Hizo bien el presidente Calderón en sacar al Ejército para librar esta lucha contra el narcotráfico?
MINISTRO FRANCISCO CAAMAÑO: Yo creo que las decisiones de política interna corresponden a los responsables públicos de un país. Pero sí creo que si es necesario combatir con las fuerzas propias de un Estado democrático y con la ley en la mano elementos como este y si para ello hay que acudir a las fuerzas de seguridad del Estado, respetando los derechos humanos, respetando las leyes de un país, yo creo que son un instrumento también válido. Muchas gracias.
SEN. GUSTAVO MADERO MUÑOZ: (...) Para continuar con la reflexión sobre el proceso al interior del grupo parlamentario, la conclusión primera que se sacó el día de ayer es el reconocimiento de que el grupo parlamentario del PAN en el Senado es el principal bastión, no sólo del partido, sino del presidente para construir consensos, empujar la agenda legislativa del Ejecutivo y también para defender con el veto, si fuera necesario, alguna construcción de mayorías que fueran a afectar la política social o el bienestar de los ciudadanos.
Creo que esta primera conclusión que se puso como reconocimiento y que todos los miembros de mi bancada reconocimos, de darle prioridad a la unidad se hará, precisamente, desvinculando el proceso de sucesión de la dirigencia del partido y nos estaremos concentrando simplemente en nuestras prioridad legislativas y en nuestra relación tanto con el Ejecutivo, con nuestro partido.
PREGUNTA: Gracias, ministro buenos días. Retomando el tema (…) ya la Unión Europea se ha pronunciado por colaborar con México en materia de combate al narcotráfico. Específicamente, ¿España estaría en la posición, cree usted, de contribuir con el gobierno mexicano, precisamente, en este combate al crimen organizado?
MINISTRO FRANCISCO CAAMAÑO: Si, por supuesto España lo hará, no sólo como Unión Europea, sino también como país. Estrechará toda la colaboración que sea necesaria para combatir el narcotráfico. Ello lo harán, probablemente, se realizarán, no a través del Ministerio de Justicia, en España las competencias son básicamente del ministerio del Interior, pero desde luego, todo lo que sea combatir y luchar contra el crimen organizado, creo que es fundamental que lo hagamos desde la legitimidad de los Estados democráticos y con las instituciones en la mano y ayudándonos entre todos puesto que se trata de un fenómeno global y no es ya sólo de un fenómeno local.
PREGUNTA: Si, buenos días, al ministro de Justicia, solamente, decía usted que se tiene que tomar medidas fuertes para combatir al crimen. ¿A qué clase de medidas se refiere en este sentido?
MINISTRO FRANCISCO CAAMAÑO: Pues me refiero a medidas de naturaleza legal, por una parte, y medidas de naturaleza policial, por otra. Hoy el crimen organizado, especialmente el narcotráfico, se mueve con muchísimos medios porque tiene recursos económicos, se mueve mucho más allá de las fronteras de los países, generando verdaderas redes y para abordar la lucha contra esas redes, desde luego, hay que tener decisiones firmes, decisiones lo más acordadas entre todos los países una estrecha colaboración judicial y policial entre todos los países y combatirlos de manera decidida, utilizando todos los medios razonables al alcance de cualquier sociedad.

Columna Plaza Pública

Columna PLAZA PÚBLICA / Miguel Ángel Granados Chapa
Bravata contra los narcos
Publicado en Reforma, 24 julio 2009;
No pocas veces el presidente Felipe Calderón ha lanzado andanadas de palabras contra el narcotráfico, la delincuencia organizada, los secuestradores. Parece suponer que los destinatarios de sus discursos de esa índole son sensibles al reproche moral o a la admonición política que les asesta. Los ha tildado de traidores a la patria, como si no pudiera imaginar que ese baldón acaso tiene sin cuidado a quienes practican crímenes execrables. Y también los ha increpado, haciéndoles saber que se les perseguirá sin claudicaciones con toda la fuerza del Estado.
Seguramente nadie en el gobierno ha reflexionado acerca de la inutilidad de expresiones de esa índole, porque ahora se inscribió en esa línea discursiva el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont. Más que una catilinaria como las que su jefe ha proferido, el huésped principal del Palacio Cobián prefirió abatir el nivel y lanzar una bravata a los miembros de La Familia Michoacana. En un tono entre pueril o tabernario, pues el lenguaje utilizado se escucha a menudo como preámbulo de las querellas escolares o los pleitos de cantina, Gómez Mont desafió a la peligrosa banda que a mediados de mes lanzó graves ataques contra la Policía Federal y cobró la vida de varios de sus miembros.
Conforme a la tradición paterna, Gómez Mont se ha creado una reputación como litigante en materia penal donde, como en la película de los hermanos Coen con Javier Bardem, "no hay lugar para los débiles" (o para los ancianos según el título original en inglés). Es natural que en los tribunales o en los encaramientos con los adversarios de sus clientes Gómez Mont se manifieste dispuesto al enfrentamiento, cuando la argumentación legal es insuficiente. Mucha gente lo recuerda echado para adelante en la defensa de las instalaciones del Canal 40 en el cerro del Chiquihuite en el añejo litigio que TV Azteca ha ganado en los hechos al apoderarse de la señal de esa emisora y operarla como si fuera propia.
Pero lo que es natural, y comprensible y hasta digno de reconocimiento en un penalista que promueve intereses particulares, no necesariamente lo es en un miembro del gobierno. Ya en varias ocasiones la confusión de papeles ha hecho víctima al secretario de Gobernación, que alguna vez volverá a su despacho pero ahora ocupa la principal cartera de un gobierno republicano y debe manifestarse como tal.
"Los estamos esperando", dijo Gómez Mont a La Familia Michoacana, a la que ya la semana pasada otorgó nivel de interlocutor al responder inopinadamente a uno de sus jefes, Servando Gómez, La Tuta. En un acto que buscaba hacer pública la reconciliación del gobierno federal con el michoacano dijo el secretario de Gobernación que en la "lógica primaria" (quién sabe si quiso decir inicial o primitiva) del crimen organizado "no estaba enfrentar al Estado". Sin embargo, ahora "lo está haciendo directamente". Por ello, el funcionario se dirigió de modo abierto a los delincuentes michoacanos: "Señores, los estamos esperando; métanse con la autoridad y no con los ciudadanos; los estamos esperando: ésta es una invitación que les hacemos".
La bravata es en sí misma un ex abrupto, un arranque verbal, no siempre surgido de la reflexión. Por eso en breves líneas el secretario de Gobernación incurrió en algunos deslices. Dos veces dijo que está esperando a la delincuencia. Si eso están haciendo el Ejército, la Marina y la Policía Federal, su presencia puede resultar fallida. Deben ir tras La Familia Michoacana. La estrategia de combatir a la delincuencia organizada sólo con medios policiacos y castrenses es, según sabe ya una importante porción de la sociedad mexicana, una estrategia equivocada. Pero ya que está vigente, debe ser practicada en sus términos. Que la fuerza federal no espere, que vaya tras los delincuentes, los reduzca, los aprese, los haga procesar.
Gómez Mont pide, ordena o desafía: métanse con la autoridad, no con los ciudadanos. Sin invitación, por decisión propia, eso está haciendo ya La Familia. Su objetivo reciente son instalaciones y personas de la autoridad federal, por lo cual el propio gobierno de ese nivel está actuando en defensa propia, según explicó el propio secretario cuando negó que Michoacán haya sido ocupado como a su vez consideró el gobernador Godoy.
Gómez Mont salió al paso de la acusación, emitida por La Familia de varios modos y no sólo a través de La Tuta, de que el gobierno federal actúa facciosamente y que al combatir a unas bandas protege y auspicia a otras. No hay criterios de selectividad, insistió. "A todo el mundo se le está dando palo", afirmó, empleando un giro usual entre litigantes. Dar palo no es sólo golpear, como notoriamente quiso decir el secretario, sino emitir fallos adversos a una causa. Y se remitió a estadísticas para probar que no hay sesgos en la actuación de las fuerzas federales, de la Procuraduría de la República. Importa que esa afirmación pueda sostenerse y no haya favoritismo en materia tan delicada y riesgosa.
El secretario y el Ejecutivo mi
choacano aparecieron juntos el martes, dando por cerrada la disputa que los distanció y aun enfrentó en los días recientes. No será fácil, pero es necesario que haya coordinación entre la fuerza pública de ambos niveles. Las partes tienen motivos para desconfiar una de otra. Pero la necesidad impone un abordamiento coordinado, el esfuerzo conjunto contra la inseguridad. Si no se procede de esa manera los delincuentes serán mejor servidos que la sociedad.como las que su jefe ha proferido, el huésped principal del Palacio Cobián prefirió abatir el nivel y lanzar una bravata a los miembros de La Familia Michoacana. En un tono entre pueril o tabernario, pues el lenguaje utilizado se escucha a menudo como preámbulo de las querellas escolares o los pleitos de cantina, Gómez Mont desafió a la peligrosa banda que a mediados de mes lanzó graves ataques contra la Policía Federal y cobró la vida de varios de sus miembros.
Conforme a la tradición paterna, Gómez Mont se ha creado una reputación como litigante en materia penal donde, como en la película de los hermanos Coen con Javier Bardem, "no hay lugar para los débiles" (o para los ancianos según el título original en inglés). Es natural que en los tribunales o en los encaramientos con los adversarios de sus clientes Gómez Mont se manifieste dispuesto al enfrentamiento, cuando la argumentación legal es insuficiente. Mucha gente lo recuerda echado para adelante en la defensa de las instalaciones del Canal 40 en el cerro del Chiquihuite en el añejo litigio que TV Azteca ha ganado en los hechos al apoderarse de la señal de esa emisora y operarla como si fuera propia.
Pero lo que es natural, y comprensible y hasta digno de reconocimiento en un penalista que promueve intereses particulares, no necesariamente lo es en un miembro del gobierno. Ya en varias ocasiones la confusión de papeles ha hecho víctima al secretario de Gobernación, que alguna vez volverá a su despacho pero ahora ocupa la principal cartera de un gobierno republicano y debe manifestarse como tal.
"Los estamos esperando", dijo Gómez Mont a La Familia Michoacana, a la que ya la semana pasada otorgó nivel de interlocutor al responder inopinadamente a uno de sus jefes, Servando Gómez, La Tuta. En un acto que buscaba hacer pública la reconciliación del gobierno federal con el michoacano dijo el secretario de Gobernación que en la "lógica primaria" (quién sabe si quiso decir inicial o primitiva) del crimen organizado "no estaba enfrentar al Estado". Sin embargo, ahora "lo está haciendo directamente". Por ello, el funcionario se dirigió de modo abierto a los delincuentes michoacanos: "Señores, los estamos esperando; métanse con la autoridad y no con los ciudadanos; los estamos esperando: ésta es una invitación que les hacemos".
La bravata es en sí misma un ex abrupto, un arranque verbal, no siempre surgido de la reflexión. Por eso en breves líneas el secretario de Gobernación incurrió en algunos deslices. Dos veces dijo que está esperando a la delincuencia. Si eso están haciendo el Ejército, la Marina y la Policía Federal, su presencia puede resultar fallida. Deben ir tras La Familia Michoacana. La estrategia de combatir a la delincuencia organizada sólo con medios policiacos y castrenses es, según sabe ya una importante porción de la sociedad mexicana, una estrategia equivocada. Pero ya que está vigente, debe ser practicada en sus términos. Que la fuerza federal no espere, que vaya tras los delincuentes, los reduzca, los aprese, los haga procesar.
Gómez Mont pide, ordena o desafía: métanse con la autoridad, no con los ciudadanos. Sin invitación, por decisión propia, eso está haciendo ya La Familia. Su objetivo reciente son instalaciones y personas de la autoridad federal, por lo cual el propio gobierno de ese nivel está actuando en defensa propia, según explicó el propio secretario cuando negó que Michoacán haya sido ocupado como a su vez consideró el gobernador Godoy.
Gómez Mont salió al paso de la acusación, emitida por La Familia de varios modos y no sólo a través de La Tuta, de que el gobierno federal actúa facciosamente y que al combatir a unas bandas protege y auspicia a otras. No hay criterios de selectividad, insistió. "A todo el mundo se le está dando palo", afirmó, empleando un giro usual entre litigantes. Dar palo no es sólo golpear, como notoriamente quiso decir el secretario, sino emitir fallos adversos a una causa. Y se remitió a estadísticas para probar que no hay sesgos en la actuación de las fuerzas federales, de la Procuraduría de la República. Importa que esa afirmación pueda sostenerse y no haya favoritismo en materia tan delicada y riesgosa.
El secretario y el Ejecutivo michoacano aparecieron juntos el martes, dando por cerrada la disputa que los distanció y aun enfrentó en los días recientes. No será fácil, pero es necesario que haya coordinación entre la fuerza pública de ambos niveles. Las partes tienen motivos para desconfiar una de otra. Pero la necesidad impone un abordamiento coordinado, el esfuerzo conjunto contra la inseguridad. Si no se procede de esa manera los delincuentes serán mejor servidos que la sociedad
.

La madrina del buque

La licenciada Margarita Zavala, es la madrina del Buque Independencia
Intervención de la licenciada Margarita Zavala en el evento de la Botadura del Buque ARM Independencia
Jueves, 23 de Julio de 2009 Discurso
Salina Cruz, Oaxaca
Muchísimas gracias, Almirante Secretario.
Muchas gracias por concederme este honor.
Sé que cada material que lleva este buque patrulla, sé que lleva el esfuerzo humano, el esfuerzo humano de ingenieros y obreros, a quienes les agradezco que también estén al servicio de la Patria, todo su talento, toda su inteligencia.
Agradezco este honor. Y lo acepto, porque sé y me consta que la Armada cumple con sus labores de auxilio a la población civil en casos de desastre y de rescate.
Sé, y me consta, que resguarda las instalaciones estratégicas de nuestro país.
Sé, y me consta, que combaten sin desmayo el tráfico ilegal de drogas, el tráfico ilegal de personas y de armas.
Sé, y me constan, la rectitud y el alto sentido del honor y del deber de nuestra Armada.
Estoy segura, además, que quienes forman parte de esta tripulación, sin duda alguna, escribirán nuevas páginas en la historia de nuestro país y de la Armada de México.
Les deseo a todos ustedes que siempre haya luz que ilumine su navegación, que haya siempre una estrella que los guíe.
Que los valores que nos unen como Nación, y aquellos por los que los mexicanos y mexicanas admiramos tanto a la Armada, sean el motor principal de este Buque Patrulla Oceánica Independencia, para que siempre esté al servicio de México y de nuestro pueblo.
Muchísimas gracias.

Ceremonia de Botadura del buque Independencia

La fuerza que despliega el Estado en contra del crimen organizado es legal, legítima, constitucional y democrática, planteó ayer el Presidente Felipe Calderón en Salina Cruz, Oaxaca
Testigo de la ceremonia de Botadura del buque AR Independencia - que tuvo un costo de casi 800 millones de pesos-, el Mandatario consideró que esa fuerza es la única capaz de aplicar la ley sin distingos en el propósito de salvaguardar la población.
Lo acompañaron los secretarios de Marina, Defensa Nacional y Seguridad Pública, Mariano Francisco Saynez, Guillermo Galván Galván y Genaro García Luna, respectivamente, junto con el Gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz. Y sus esposas.
El Presidente Calderón en el evento de la Botadura del Buque ARM Independencia
Discurso
"Las mujeres y los hombres que integran la Armada de México trabajan con honor y con lealtad por el bienestar de los mexicanos; por eso, no puede ser más que motivo de orgullo y de gran satisfacción el estar con ustedes este día en Salina Cruz, para la Ceremonia de Botadura del Buque Independencia.
En su nombre evoca esta Patrulla Oceánica, la gesta más grande de la Nación en nuestra historia y también, es una buena manera de celebrar el Bicentenario de la propia Independencia, que ya se avecina.
Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, me llena de orgullo el constatar el esfuerzo y arduo trabajo de los marinos de México, quienes en tierra han construido este Buque, y quienes en la mar lo tripularán en cumplimiento del deber con la Patria.
Su labor es fundamental para defender la soberanía, la democracia y las instituciones de nuestro país. Por eso, México entero les agradece su lealtad inquebrantable.
Hoy tenemos el gusto de presenciar este hecho inusual en el país, la Botadura del Buque Patrulla Oceánica Independencia, que ha sido orgullosamente construido por trabajadores y especialistas mexicanos, en su mayoría originarios de este estado, cumpliendo con las más altas especificaciones de calidad y tecnología naval.
Este es un buque orgullosamente mexicano. Y se trata de un buque que se suma a una larga lista de navíos que han sido construidos por la Marina Armada de México en este Astillero de Marina Número 20, cuyos trabajadores han prestado grandes servicios a la Nación.
El Independencia cuenta con modernos sistemas de armamento y detección de objetivos que se componen, entre otros instrumentos, de un cañón de 76 milímetros, radares de exploración de superficie y radares aéreos para vigilar y proteger más eficazmente las aguas nacionales.
Cuenta también con un helicóptero, contará con un helicóptero integrado en su operación y una lancha rápida interceptora a bordo, que le permitirá ampliar su radio de operación a través del llamado trinomio marino, integrado por el Buque mismo y la Patrulla Oceánica y el helicóptero, así como incrementar su velocidad de respuesta ante cualquier contingencia.
Todo este equipo de vanguardia será de gran importancia para que nuestros marinos cumplan cabalmente con las funciones que le encomienda a la Armada de México nuestra Constitución.
El Independencia permitirá realizar con mayor eficacia las funciones de vigilancia del mar territorial, así como de la zona exclusiva del país.
Y será clave, como ya se ha dicho aquí, en funciones de salvamento, de auxilio a la población civil, de atención de personas y de apoyo a embarcaciones en caso de emergencia; así como en las tareas de protección a las instalaciones estratégicas de Petróleos Mexicanos y de la Comisión Federal de Electricidad, como las que se encuentran precisamente asentadas aquí, en Salina Cruz, Oaxaca; entre otras funciones.
Es muy positivo que la Botadura del Independencia le dé continuidad al Programa de Sustitución de Unidades de la Armada de México del Gobierno Federal.
Actualmente, están en construcción otros dos buques Patrulla Oceánica, como el Independencia. Además, se han construido en esta Administración diversas patrullas interceptoras de la clase Polaris II; y tenemos otras dos que están siendo construidas en astilleros nacionales.
Así, estamos fortaleciendo la experiencia y la capacidad tecnológica de la industria naval nacional y generamos más empleos en beneficio de especialistas y de trabajadores mexicanos. En esta Administración hemos dado un apoyo decidido a las Fuerzas Armadas, y desde luego, entre ellas, a la Marina Armada de México.
Desde que inició este Gobierno a la fecha, el presupuesto para la Marina pasó de nueve mil 100 a más de 16 mil millones de pesos; lo cual significa un aumento sin precedente de alrededor del 75 por ciento en materia presupuestal.
Es una muestra clara del compromiso del Gobierno Federal con la defensa de la soberanía y de las instituciones encomendadas a esta tarea, como son las Fuerzas Armadas.
De esta manera, también podemos ver cristalizados anhelos de la propia Marina, como sustituir y fortalecer, mediante la innovación y la modernización, su propia flota. Con una flota naval en constante renovación el Gobierno reafirma su compromiso de equipar a las Fuerzas Armadas, para que sigan cumpliendo con su misión de garantizar sin reservas la soberanía nacional y la seguridad interior de la Federación.
Este Buque, cuyo costo es cercano a los 800 millones de pesos, representa, precisamente, el anhelo y el esfuerzo de los mexicanos de preservar nuestro territorio, nuestro mar territorial, nuestra zona económica exclusiva, como nuestro. De nadie más.
Hoy México encara nuevos enemigos, criminales que desafían al Estado, desafían a sus instituciones y que asedian y lastiman a la sociedad; que amenazan a la Nación.
En la lucha por enfrentar este flagelo, la Armada de México ha estado en la primera línea de combate y se trata, no sólo de las acciones que se encaran frente a la acción destructiva y nociva del narcotráfico; se trata de destruir la estructura financiera y operativa de la criminalidad organizada en México que termina por extorsionar, secuestrar, robar y dominar las distintas formas de vida comunitaria en nuestro México.
En lo que va de esta Administración, y refiriéndonos a la que es, quizá, su actividad más lucrativa del crimen organizado, nuestros marinos han dado fuertes golpes a la delincuencia, al asegurar cientos de armas y vehículos marítimos, dinero ilícito y, hasta la semana pasada, 25 toneladas de cocaína y casi 65 de marihuana, que equivalen a más de 108 millones de dosis.
Y digo hasta la semana pasada, porque a esto hay que sumarle que la Armada logró en días recientes, en esta Región Naval, el aseguramiento de más de siete toneladas de cocaína, justo frente a las costas del Estado de Oaxaca, cuyo valor al mayoreo en el mercado de la criminalidad es quizá equivalente al valor de este navío.
Todo ello, muestra de los resultados positivos de la lucha que libran a diario las mujeres y hombres de la Marina, por construir un México libre de la acción impune de la delincuencia.
Esta lucha, desde luego, no ha estado exenta, como lo sabíamos y lo advertimos desde el principio, de grandes sacrificios. Muchos marinos, soldados, policías y servidores públicos honestos y comprometidos con la Patria, han dado la vida para defender la tranquilidad y la seguridad de las familias mexicanas.
Pero esto no es ni ha sido en vano. La acción decidida de las Fuerzas Federales está debilitando las estructuras de la delincuencia. Los grandes capos, que llegaron a acostumbrarse a operar con absoluta impunidad, y en algunos casos complicidad sin preocupación alguna de ser detenidos, viven ahora bajo la presión permanente y el acoso de ser llevados a la justicia.
Los operativos del Gobierno Federal merman sus fuentes de recursos; los arrestos, todos los días, de sus cabecillas generan desesperación y desconcierto entre sus filas.
Las detenciones de funcionarios corruptos los despojan del manto de impunidad que los protegía. Es justo señalar que el objetivo del Gobierno Federal es mucho más amplio y mucho más profundo que el mero combate al narcotráfico en sí mismo.
De lo que se trata, señoras y señores, es de poner un alto al crimen organizado en su totalidad; es decir, un enemigo que mata, que secuestra y que tortura gente inocente; un enemigo que extorsiona amenazando la vida y la integridad de hombres y mujeres honestos; un enemigo que cancela posibilidades de desarrollo de comunidades enteras y que, en su ambición sin escrúpulos, corrompe, amenaza e, incluso, pretende suplantar a la autoridad.
Ante esta amenaza, el Estado tiene
la obligación, el deber y el derecho de utilizar todos los recursos a su alcance para restablecer condiciones de orden, de seguridad y de legalidad. Ese es nuestro objetivo medular: la seguridad de los ciudadanos y la garantía plena de su derecho a una convivencia tranquila y en el orden.
Y es por eso que el Estado despliega su fuerza, que es superior a la de los criminales: una fuerza legítima y Constitucional, una fuerza legal, una fuerza democrática, una fuerza pública, la única que puede y debe haber para aplicar la ley sin distingos y sin excepciones en todo el territorio nacional, a fin de fortalecer y preservar la seguridad de los ciudadanos, hoy amenazada fundamentalmente por esos criminales.
Por eso, marinos de México, debemos y vamos a seguir adelante, porque la causa que defienden ustedes, la causa de la Federación, la causa de todos los mexicanos, es la causa de la Nación: la de la seguridad, la legalidad y la justicia.
Ello, sin menoscabo de otras tareas del Estado atingentes, precisamente, al desarrollo humano sustentable del país, al progreso con justicia, a la educación, a la salud, a otras tareas que no hemos descuidado y que nos han motivado a visitar, en ocasión reciente, esta propia ciudad de Salina Cruz, en ocasión de la inauguración del hospital aquí construido.
Habremos de preservar esta lucha, sin escatimar esfuerzos y sin dar un paso atrás. Porque México y su Gobierno, seguirán honrando todos los días la obligación de hacer cumplir la ley, aprobada por el pueblo representado en el Congreso de la Unión.
Marinos de México, señoras y señores:
En 1825, las fuerzas navales de nuestra naciente República combatieron el último reducto del dominio español en territorio nacional, que se había acantonado en el Castillo de San Juan de Ulúa.
Esos primeros marinos mexicanos lucharon con entrega y valor, hasta lograr expulsar a los españoles y consolidar así la Independencia de nuestra Patria.
Ustedes, marinos de México, son los herederos de nuestros próceres, de quienes pelearon por construir una Nación libre e independiente.
Hoy el Buque Independencia se hace a la mar, simbolizando la fuerza que tiene la Marina Armada de México, como pilar fundamental de la defensa de la soberanía nacional y baluarte de la seguridad de los mexicanos.
Pienso que el nombre que se ha dado, precisamente, a este Buque, Independencia, simboliza la lucha de aquellos próceres, de quienes lucharon por conquistar la Independencia Nacional.
Pero hoy, a los marinos de México, a los mexicanos que sirven en las Fuerzas Armadas y en el Gobierno, y que lo hacemos con orgullo, nos toca, precisamente, preservar la Independencia en memoria de quienes la han conquistado, pero también, como legado que debemos dejar a los que nos suceden.
Como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, instruyo a la tripulación del Buque Independencia, no sólo a evocar tan singular epopeya de la historia nacional, sino a defender con este Buque la Independencia misma de cualquier amenaza a la soberanía nacional.
Y a todos los marinos de México, a que sigan honrando su uniforme, cada día y cada hora, con dedicación, valor y perseverancia; a que cumplan cada uno de sus actos con el arrojo, la responsabilidad, la disciplina y la lealtad que siempre han distinguido a la Armada de México.
El país los necesita, la Patria estará orgullosa de ustedes, y las mexicanas y los mexicanos se los sabrán reconocer.
Que haya buen viento y buena mar para la Patrulla Oceánica Independencia.
Muchas gracias