21 ene. 2011

'El Chapo' y sus liberadores/

'El Chapo' y sus liberadores/

Miguel Ángel Granados Chapa
Reforma, 21 de enero de 2011;

Diez años después de la fuga de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, prófugo desde entonces, son evidentes dos hechos: la creciente prosperidad del jefe del cártel de Sinaloa, que en su libertad ha ganado suficiente dinero para ser tenido entre los hombres más ricos del mundo, y también de los más poderosos (según los respectivos recuentos de la revista Forbes). Y la bonanza por lo menos política de que disfrutan los funcionarios del gobierno de Vicente Fox a quienes concernió la huida del más notorio narcotraficante mexicano.

El fugitivo ("El Chapo")

El fugitivo /Juan Villoro
Reforma, 21 de enero de 2011;
El 9 de junio de 1993 una camioneta pick-up conducida por un capitán del ejército de Guatemala se detuvo cerca de la frontera con México. En la parte trasera llevaba a un hombre maniatado, de baja estatura y mirada huidiza. Era Joaquín el Chapo Guzmán, de 36 años. Nacido en Badiraguato, máximo semillero del narcotráfico, estudió hasta tercero de primaria y creció en el "triángulo dorado", donde confluyen los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua y los montes enrojecen con los cultivos de amapola. Su suerte parecía terminada.

Todo pasa para bien

Estados Unidos: sangre y fuego/Antonio Navalón, periodista, vendedor de libros y voyerista de la vida. ...
El Universal, 21 de enero de 2011;
“Lo que de ninguna manera podemos hacer es usar esta tragedia como una ocasión más para volvernos los unos contra los otros”. Barack Obama
Estados Unidos es un país violento. En su Constitución el derecho a portar armas viene de una situación innegable, es una nación hecha a sangre y fuego.
La Guerra Civil vino porque había un problema grave entre el Norte y el Sur; existían unos esclavos y un modelo que venía arrastrándose desde más de 70 años antes. Sin embargo, la violencia étnica consustancial con el país de Jefferson llegó a su punto culminante cuando los vencidos del sur, que habían sido tan caballeros en la guerra como villanos en la paz, provocaron un clima máximo de odio social, como si fueran una Sarah Palin cualquiera, tras el resultado de la guerra pusieron la diana sobre la cabeza de Abraham Lincoln.

Una ‘Victoria de Samotracia’

Europa, una ‘Victoria de Samotracia’

Carlos Martínez A.
Publicado en EL PAÍS, 20/01/11;
Es una de las esculturas más conocidas y más hermosas que existen, y si uno visita el Museo del Louvre, es casi imposible que no la vea, porque se alza imponente en un rellano de la escalera de entrada, bien visible desde lejos. Sus casi dos metros y medio de altura, su técnica de paños mojados que permite contemplar partes de su cuerpo como si estuviera desnuda y su impecable factura helenística, la convierten en una pieza impactante… aunque no tenga cabeza. Precisamente por esta característica, y también por su antigüedad y su perfección técnica, puede considerarse como una verosímil alegoría de la Vieja Europa.

La paz, no una ofensiva de paz

La paz, no una ofensiva de paz/Yuriko Koike, ex ministro de Defensa y Asesor de Seguridad Nacional del Japón, y presidente del Consejo Ejecutivo del Partido Liberal Democrático.
Traducido del inglés por Carlos Manzano
EP 16/01/11;
Cuando aparece de repente una paloma norcoreana con una rama de olivo en el pico, el mundo debe ponerla en entredicho para revelar sus garras ocultas. Es lo más prudente, porque las recientes palabras tranquilizadoras con las que Kim Jong-il se dirigió al enviado especial de los Estados Unidos en Corea del Norte, Stephen Bosworth, no son nuevas. De hecho, lo que Kim ofrece ahora no es la paz, sino una “ofensiva de paz”, táctica utilizada por Corea del Norte repetidas veces desde el armisticio de 1953 para sembrar la división, siempre que los adversarios del régimen han demostrado unidad y resolución.

¿Auge de una nueva islamofobia?

Auge de una nueva islamofobia? (1)/Fawaz A. Gerges, director del Centro de Oriente Medio en la London School of Economics and Political Science, Universidad de Londres.
Traducción: José María Puig de la Bellacasa
Publicado en LA VANGUARDIA, 21/01/11;
Casi una década después del 11 de septiembre del 2001, el islam y los musulmanes estadounidenses se ven aún sometidos a juicio en Estados Unidos y en Occidente, vinculados a Al Qaeda y culpables por asociación debido al simple hecho de ser de la misma fe. Además de la aventura militar en Iraq y Afganistán-Pakistán, el aumento de la deuda, la militarización de la política interna, el discurso sobre la política antiterrorista y la idea de que Occidente sigue bajo una amenaza constante e inminente han puesto de manifiesto profundas diferencias culturales, legales e ideológicas en el seno de las sociedades occidentales, lo cual ha dado lugar a la aparición de tendencias retrógradas y de legislación draconiana dirigidas contra los musulmanes. Esas tendencias, conocidas como islamofobia, se han propagado por los países occidentales y amenazan el tejido mismo de los valores y pensamiento occidentales.