8 ago. 2010

Purga en el PAN

En el PAN, purga sta... calderonista
Álvaro Delgado
Revista Proceso, # 1762, 8 de agosto de 2010;
A dos años de dejar la Presidencia, Felipe Calderón quiere guiar él solo a su partido a fin de controlar la candidatura presidencial y enquistarse en sus órganos directivos. Sin embargo, él mismo se ha alejado de los suyos y se convirtió en factor de división por su intolerancia y sus imposiciones. En este contexto, la inminente expulsión del expresidente nacional panista Manuel Espino se lee entre viejos militantes como una purga autoritaria.
Con una estela de derrotas electorales en todos los niveles durante casi cuatro años de gestión, que no compensan las tres gubernaturas recién ganadas con candidatos ajenos, con su fuerza política en declive y un partido dividido, Felipe Calderón se atrinchera en el Partido Acción Nacional (PAN) para controlar la candidatura presidencial y, desde ahora, eliminar a uno de los aspirantes: Manuel Espino.
El inminente juicio para expulsar al expresidente del PAN, quien ya concluyó su cargo en la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) y en breve anunciará una “exploración” entre la militancia para buscar la candidatura presidencial, se prevé que profundice el encono, sobre todo porque nunca se ha procedido contra un exjefe nacional y porque se empalmará con el proceso de sucesión de César Nava en la presidencia.
Pero a diferencia de lo que ocurrió con Germán Martínez, en 2007, y con Nava, el año pasado, Calderón no goza de una mayoría cómoda en el Consejo Nacional del partido que convalide su designación, como lo advirtió el diputado Javier Corral en la integración, en mayo, de ese órgano directivo:
“Tiene que ver con el propio desgaste del presidente, que está a dos años de su retiro del poder y se empiezan a aflojar algunos resortes. No todos los resortes están tan intactos o tan resistentes y ha habido muchas bajas en el equipo colderonista, quizá propiciadas por el propio presidente, que ha tomado distancia de muchos de sus principales aliados.”
Así, pese a que el senador Gustavo Madero, el diputado José González Morfín, el consejero nuevoleonés José Luis Coindreau y el propio Corral se promueven para presidir el PAN, se prevé que Nava será sustituido, en diciembre, por el exgobernador de Jalisco y exsecretario de Gobernación Francisco Ramírez Acuña, identificado también como incondicional de Calderón.
Los reacomodos en el PAN, derivados de los cambios en el gabinete de Calderón –como el envío de su vocero Maximiliano Cortázar al CEN, quien “llegó pateando la puerta”–, se producen en un contexto de las sucesivas derrotas como las de este año, que comenzaron en Mérida, Yucatán, y concluyeron en Baja California, sus bastiones desde hace dos décadas, que obedecen a conflictos internos.
“Cuando no hay unidad, derrota segura”, dice Eugenio Elorduy, exgobernador de Baja California, donde el PAN padeció una debacle inédita desde hace 21 años y donde el principal operador electoral del gobierno estatal, Francisco Blake, es ahora secretario de Gobernación. Lo mismo ocurrió al otro extremo del país, en Mérida.
“La derrota se debe al divisionismo producto de las imposiciones”, juzga Sara Mena, viuda de Víctor Manuel Correa Rachó, el primer alcalde panista de Mérida, y pone como ejemplo a Beatriz Zavala, la candidata perdedora, como lo fue el exaspirante a la gubernatura, Xavier Abreu, ambos del grupo de Calderón.
Rafael Castilla Peniche, expresidente estatal yucateco, considera que es preciso eliminar en el PAN el “ya común y horrendo espectáculo” de votar en asambleas por “la línea y la consigna” para conseguir o no perder el trabajo en el gobierno.
Secretario particular de Correa Rachó como alcalde de Mérida, en 1968, y amigo de Carlos Castillo Peraza desde la niñez, Castilla Peniche plantea la disyuntiva para el PAN: ser “el partido de Aristóteles o el partido de Maquiavelo”.
El PAN padece, además, un “desdibujamiento” y una pérdida de identidad por su alianza con los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Convergencia, cuyas tres únicas victorias fueron con los expriistas Gabino Cué en Oaxaca, Rafael Moreno Valle en Puebla y Mario López Valdez en Sinaloa, que le evitaron una catástrofe mayor.
“Es más una derrota del PRI que una victoria del PAN”, interpreta el exdiputado Juan José Rodríguez Prats, quien es escéptico sobre cómo van a gobernar los tres nuevos gobernadores, expriistas como él. “Si Cué va a gobernar como Ulises Ruiz, Moreno Valle como Mario Marín o Mario López Valdez como Jesús Aguilar, entonces de qué se trata”.
Crítico específicamente de la alianza con el PRD en Chiapas, tramada por el gobernador Juan Sabines debido al “estado de necesidad” del PAN en ese estado, como lo reconoce Nava, pregunta: “¿Qué somos en Chiapas? ¿Partido de oposición o partido en el gobierno?”.
Y advierte del riesgo de estas alianzas: “¿Para ganar tenemos que ser como los otros (los priistas)? Si continuamos siendo nosotros, los del PAN de siempre, ¿no tenemos posibilidades de triunfar? ¿Si conservamos nuestra identidad vamos al fracaso?”
“El mínimo deber del PAN es ser distinto en el poder. El PAN durante 70 años fue profundamente crítico. Si no nos distinguimos llegando al poder vamos a causar una situación semejante a la de Francisco I. Madero cuando se viene la Decena Trágica. ¿Qué no somos un pueblo apto para la democracia?”
Por eso se pronuncia por la salida de Nava de la presidencia del PAN –“le recomiendo un retiro decoroso”– y que sea relevado por Ramírez Acuña para enfrentar la elección presidencial de 2012, que considera “el reto más serio en la historia” de su partido.
“Violaciones graves” de Espino
Después de que Calderón asumió la Presidencia de la República, el 1 de diciembre de 2006, se han sucedido derrotas contundentes para el PAN, que comenzaron con la pérdida de la gubernatura de Yucatán, en mayo de 2007, y una debacle en elecciones estatales de ese año.
En 2008 fue vapuleado en Baja California Sur, Nayarit, Quintana Roo, Coahuila, Hidalgo y Guerrero. En estos dos últimos estados retrocedió hasta el cuarto lugar. Y al año siguiente, 2009, que marcó la salida de Martínez de la presidencia del partido, la debacle fue histórica.
La pérdida cuantitativa fue de 4.2 millones de votos respecto de la elección de diputados federales de 2006 y, aunque obtuvo 1 millón de votos más que en la última elección intermedia (2003), en términos relativos cayó de 30.7% de ese año a 27.9% de los votos emitidos en 2009, según datos del diario Reforma. Sólo ganó el gobierno de Sonora, en el contexto de la tragedia de la guardería ABC.
Para este año se anticipaba que el PAN sería aplastado en las elecciones para gobernador en Chihuahua, Durango, Zacatecas, Aguascalientes, Oaxaca, Veracruz, Chiapas, Sinaloa, Michoacán, Puebla y Tamaulipas, como ocurrió en las elecciones municipales de 2007, pero las alianzas con el PRD atenuaron el desplome, a costa de perder identidad.
En Baja California la debacle fue casi total: el PAN perdió los cinco ayuntamientos y 15 de 16 diputaciones, algo no visto desde que, en 1989, ganó la gubernatura Ernesto Ruffo.
En este contexto, se activó el juicio de expulsión al que se someterá a Espino en la Comisión de Orden, debido a que incurrió en violaciones estatutarias graves, a juicio del presidente del PAN en el Estado de México, Octavio Germán Olivares.
Integran la Comisión de Orden su presidente, Tarcisio Rodríguez, director general de Caminos y Puentes Federales de Ingresos; Abelardo Escobar, secretario de la Reforma Agraria; y Luis Mejía, subsecretario de la Sedesol, los tres viejos amigos de Calderón, así como Nancy Arellanes Cervantes, delegada de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Nuevo León, y el diputado federal Jesús Ramírez, ambos amigos íntimos de Nava.
Al respecto, el exgobernador Elorduy Walter se pronuncia contra el proceso de expulsión de Espino: “Tenemos que ser muy cuidadosos y respetuosos de la libertad que tiene cada uno de los panistas de poder expresar sus opiniones. Se tiene que ser respetuoso de la institución y de los compañeros, pero no por eso se debe juzgar y ameritar una expulsión”.
–¿Ve inminente la expulsión de Espino?
–Yo confío en la prudencia y en el respeto a la dignidad de las personas y a su libertad. Hay que ser prudentes y no juzgar anticipadamente.
Amigo de Espino, aunque distanciado desde que dejó la presidencia del PAN, Rodríguez Prats cree que sí existen elementos para sancionarlo:
“Siento que Espino sí incurrió en graves violaciones. Tengo una relación amistosa con él, inclusive de gratitud, y se le ha dado un trato, desde hace años, para humillarlo. Yo he sufrido eso y uno se convierte en un animal de la selva. Al PAN le faltó solidaridad con él por su desempeño como presidente del PAN.”
El juicio a Espino generará convulsión interna porque jamás se ha juzgado a un expresidente del PAN, “que sin lugar a dudas tiene partidarios”, si bien, aclara, “ha dilapidado su capital político”.
Rodríguez Prats celebra no formar parte de la Comisión de Orden que, dice, enfrenta el “dilema terriblemente peligroso” de enjuiciar a un expresidente del partido. “Confío en que su decisión será sensata y prudente”.
–¿Lo expulsarán, siendo amigos y empleados de Calderón?
–Conozco a Tarcisio Rodríguez y a Luis Mejía. Son panistas de una enorme calidad. Meto las manos al fuego por ellos, son gente de primera. Descarto totalmente que vayan a actuar por consigna.
Pero aclara que la decisión que tomen repercutirá en la unidad del PAN: “Esto la comisión lo debe tomar en cuenta, sobre todo hacia el 2012, que es el reto más serio en la historia del PAN. El partido que gane en 2012 es el que llegue menos dividido”.
Intolerancia
Es justamente la división interna uno de los principales problemas del PAN, tal como lo documentó la Comisión de Reflexión integrada después de la debacle de las elecciones de julio de 2009, que encabeza José Luis Coindreau, a quien supuestamente Margarita Zavala, mujer de Calderón, impulsa para relevar a Nava, si bien el que tiene mayores posibilidades es Ramírez Acuña.
Y es que, como lo han expresado panistas como Javier Corral, Calderón y su facción no toleran las criticas: “El calderonismo quiere incondicionales, quiere uniformidad, no quiere que se le cuestione adentro ni afuera”.
Existe, además, el afán de, ante una eventual derrota en 2012, seguir controlando el PAN: “El calderonismo, absolutamente consciente del riesgo en el que estamos de perder el poder en 2012, quisiera por lo menos quedarse con el partido para las definiciones posteriores, pero hay un sector que no nos resignamos a creer que ese riesgo es definitivo y que vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para evitar el regreso del PRI a Los Pinos”.
En Baja California, cuyo actual gobernador, José Guadalupe Osuna, es parte del grupo de Calderón, Elorduy explica que la contundente derrota se explica no sólo por los candidatos y por la capacidad del PAN, sino también por sus gobiernos en los tres niveles.
“La acción de gobierno debe precisamente transmitir lo que es el PAN y el panismo, no puede haber gobiernos convertidos en actuaciones personales”, dice, y menos pretender engañar a los ciudadanos: “Cuando se le subestima, cuando se cree como partido, gobierno o candidato dorarle la píldora al ciudadano, grave y craso error. Si se le subestima, derrota segura”.
Lo mismo ocurrió en Yucatán, dice Sara Mena, la principal voz crítica de las imposiciones del grupo de Calderón, que sólo han generado derrotas y que aún así, subraya, sigue repartiendo cargos en el gobierno federal.
“Está como en deuda porque aquí ganó la candidatura”, dice en referencia a la victoria en la elección interna de 2005, cuando se impuso a Santiago Creel y Alberto Cárdenas bajo acusaciones de fraude desde el gobierno de Patricio Patrón Laviada, actual procurador ambiental.
De hecho, después de la derrota del PAN ante el PRI, Mena le reclamó personalmente a Patrón la crisis del PAN: “¿Qué hiciste, que en seis años ya no hay credibilidad en Acción Nacional?”.
Por eso, dice, en vez de expulsar a Espino se debería proceder contra los panistas de Yucatán que han generado división por las imposiciones, como la de Zavala Peniche y el coordinador de su campaña, Luis Montoya, quienes “sólo obedecen órdenes de Patricio”.
–Si se expulsa a Espino, ¿se verá como venganza de Calderón?
–Exactamente.
Castilla Peniche identifica las fracturas internas como el principal problema del PAN a nivel nacional, originado por la manipulación del padrón electoral.
“Tenemos que terminar con el ya común y horrendo espectáculo de supuestos panistas, creyentes de la dignidad de la persona humana y del bien común, que votan en nuestras convenciones no por el más capaz ni por el más idóneo, sino por aquél a quien el dedo invisible de la línea y de la consigna señalan como el elegido, por aquél que los hará conservar la chamba, el puesto o los favores políticos”, plantea.
Panista rebelde y romántico, quien como diputado votó contra el Fobaproa cuando Calderón era presidente del PAN –“y he pagado el costo”–, cree indispensable discutir a nivel nacional la disyuntiva de ser “el partido de Aristóteles o el partido de Maquiavelo”:
“¿Queremos el de Aristóteles, el de la dignidad de la persona humana, el de la búsqueda y el logro del bien común, el de la felicidad colectiva, el de la política como la actividad más excelsa? ¿El partido de la ética del derecho y el respeto del orden jurídico? ¿O queremos el de Maquiavelo, cuyas frases son célebres: el fin justifica los medios, los enemigos de mis enemigos son mis amigos, el sentimiento del miedo es más fuerte que el sentimiento del amor, no hay que atentar contra la propiedad privada a menos que se mate al propietario?”
Se responde: “Tenemos que poner un hasta aquí a nuestra ya escandalosa ambición política que nos hace manipular y hacer selectivos padrones internos de militantes, o pisar y calumniar al compañero panista con el fin de conseguir una candidatura”.
Sin atribuir responsabilidad directa ni a Calderón ni a Nava ni a Espino por la situación del PAN, Castilla Peniche urge a la rectificación y cita una frase de Julio Cortázar: “Nada está perdido si se tiene el valor de declarar que todo está perdido y comenzar de nuevo”.

Ultimos días de Nacho Coronel


Ultimos días de Nacho Coronel
Patricia Dávila, reportera
Revista Proceso, # 1762, 8 de agosto de 2010;
El sepelio de Ignacio Coronel Villarreal en Culiacán, Sinaloa, se realizó en medio de un despliegue militar parecido al del 29 de julio, cuando fue ejecutado en su residencia de Colinas de San Javier, en Zapopan, Jalisco. Quienes conocían al capo lo recuerdan como una persona de trato afable. Uno de ellos asegura incluso que sus últimas semanas las vivió recluido en su domicilio, pues temía que el Ejército lo detuviera. Lejos estaba Nacho Coronel de saber que la instrucción era liquidarlo.
CULIACÁN, SIN.- El ataúd era de metal con chapa de oro. Valuado en 65 mil dólares, esa tarde resplandecía tanto como el sol abrasador en esta región donde la temperatura rayaba los 48 grados centrígrados. En su interior yacía el cuerpo del narcotraficante Ignacio Coronel Villarreal. A su lado, el féretro de su sobrino Mario Carrasco Coronel, El Gallo, también de metal, aunque más sobrio, lo acompañó durante las exequias. Ambos murieron con horas de diferencia entre el 29 y el 30 de julio a manos del Ejército.
Identificado por la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) como el tercero en el mando del cártel de Sinaloa, el cadáver de Nacho Coronel fue vestido de forma elegante: traje beige y camisa blanca; enmarcado su rostro por una barba oscura y abundante bigote. No hubo honras fúnebres.
Los cuerpos estuvieron tendidos en la sala Premier, la más grande de la funeraria Moreh, durante 15 horas. Los asistentes rezaron el rosario en cinco ocasiones y entonaron cánticos religiosos para acompañar la velación. Los féretros estuvieron abiertos todo el tiempo.
Apenas en diciembre pasado en esa funeraria, en el mismo velatorio y en la misma sala, estuvieron los restos de uno de los enemigos de Nacho Coronel: Héctor Beltrán, El Jefe de Jefes, ejecutado en Cuernavaca, Morelos, el día 16 de ese mes, por un grupo de marinos.
El entierro de Coronel fue en el panteón Jardines de Humaya en esta ciudad. Asistieron hombres, mujeres y niños de la sierra, del municipio de Canelas, Durango, lugar donde él nació. También había gente de Tamazula, donde la familia del difunto echó raíces. Los cuerpos de Nacho y El Gallo llegaron a la ciudad el martes 3 alrededor de las nueve de la noche. Los recibieron elementos del Ejército y, tras los trámites, los restos fueron trasladados a la funeraria. Eran ya las dos de la madrugada del miércoles 4.
Alrededor de 200 militares vigilaban la zona, lo que complicó el acceso al velatorio. El día del entierro se repitió la escena: camionetas pick up y vehículos artillados con soldados a bordo custodiaron los cuerpos hasta el panteón. El lugar fue sitiado por los uniformados, que en todo momento vigilaron el evento; algunos incluso tomaron fotos y lo grabaron.
El cortejo fúnebre llegó al panteón precedido por dos carrozas con los cuerpos de Nacho Coronel y su sobrino. Una era un lujoso Cadillac, la otra un BMW.
En la entrada del cementerio estaban dos orquestas que, apenas llegaron los ataúdes, interpretaron la canción Nadie es eterno en el mundo y se unieron al séquito para acompañar los cuerpos a sus tumbas: Cuando ustedes me estén despidiendo, con el último adiós de este mundo, no me lloren que nadie es eterno, nadie vuelve del sueño profundo… Después entonaron Te vas ángel mío.
Y se detuvieron frente a una pequeña y modesta capilla de cantera gris en la que yacen los cuerpos de Magdaleno Coronel Villarreal y de Raymundo Carrasco Coronel, hermano y primo de Nacho, respectivamente. Ambos fallecieron el 3 de junio de 1993; el primero tenía 33 años, el segundo 21.
Vestidas con pantalón de mezclilla y playera negra, con lentes oscuros, las mujeres de la familia Coronel despidieron a Nacho y a Mario con lágrimas, entre tragos de Buchanan’s 18. Antes de que el ataúd de Ignacio Coronel fuera depositado en la sepultura, uno de sus sobrinos, Ismael Coronel Carrizosa, vació una de las botellas sobre el féretro dorado.
El acoso al cártel del Pacífico
Propietario de casas y ranchos en Jalisco y otras entidades, Nacho Coronel empezó a tener problemas a finales de 2008. El 13 de noviembre, policías municipales de Tonalá detuvieron a José Joaquín Castillo Coronel y a 14 personas más, presuntamente ligados al cártel del Pacífico. La PGR informó que en ese operativo les aseguraron armas largas y cortas, cartuchos para R-15 y cuernos de chivo, así como varios vehículos.
Cuatro meses después, el 14 de marzo de 2009, en el municipio jalisciense de Tlajomulco de Zúñiga, efectivos de la 15 Región Militar capturaron a seis presuntos sicarios luego de un enfrentamiento con elementos del Ejército.
Uno de los detenidos se identificó como Javier Carrasco Meza, aunque la Secretaría de Seguridad Pública del estado detectó que se parecía a Ángel Carrasco Coronel, sobrino de Nacho Coronel. Siete días después, él y sus cinco compañeros quedaron libres por falta de pruebas.
Los golpes al entorno del cártel del Pacífico se intensificaron en los meses siguientes. El 15 de enero último, un grupo de sicarios se enfrentó a tiros con militares en Zapopan. En la refriega murió uno de los delincuentes y cinco más fueron aprehendidos. Las autoridades les confiscaron pistolas de alto poder, fusiles de grueso calibre, lanzagranadas y granadas, así como dólares y los vehículos en que viajaban.
Los detenidos fueron: Jesús Gutiérrez López, de 39 años, del poblado La Primavera, en Zapopan; Raymundo Larios Vizcarra, de 31 años, de Culiacán, Sinaloa; Ernesto Coronel Peña, de 46 años, y los hermanos José Jaime y Juan Ernesto Coronel Herrera. Los tres últimos, originarios del poblado La Mesa de Guadalupe, municipio de Canelas, Durango, y sobrinos de Nacho Coronel.
Pero el golpe que dobló al capo fue la muerte de su hijo Alejandro, a principios de abril pasado. Encabezados por José Luis Estrada, El Pepino, un grupo de 30 pistoleros de Los Zetas que se identificaron como policías llegaron al complejo turístico El Tigre e irrumpieron en el departamento 214 del condominio Green Bay, ubicado en Bahía de Banderas, Nayarit, y se llevaron al joven de 16 años y a uno de sus primos.
En el operativo murió Fernando Gurrola Coronado, exdirigente de la Federación de Estudiantes Universitarios. El capo reaccionó ese mismo día. Alrededor de 60 hombres armados del cártel del Pacífico se desplazaron al poblado San José de Costilla, en Jalisco, en 15 vehículos.
Pasadas las 11 de la noche de ese 5 de abril arribaron a una casa ubicada en las afueras de esa localidad y ametrallaron el inmueble. El resultado: 12 muertos. Los sicarios sacaron los cadáveres y los llevaron a una parcela. En el camino quedaron tres, todos tenían el tiro de gracia; los otro ocho quedaron calcinados en una camioneta Cheyenne.
Uno de los ejecutados era El Pepino, antiguo sicario del cártel de Sinaloa, organización que abandonó para unirse al grupo rival de Los Zetas.
Tras la muerte de su hijo Alejandro, Nacho Coronel “empezó a perder el control que tenía en el centro del corredor del Pacífico”, informó el semanario local RíoDoce en su edición que comenzó a circular el lunes 2.
Aun así, Nacho se lanzó contra Héctor Beltrán Leyva, El H, a quien acusó de la muerte de Alejandro Coronel. Envió un comando a Hermosillo, Sonora, para capturar a su rival. El 13 de abril los sicarios del cártel del Pacífico rodearon la residencia del H, ubicada a 300 metros del cuartel general de la Policía Estatal Preventiva y se llevaron como rehén a Clara Helena Laborín Archuleta, esposa del capo sinaloense.
El H no dio señales de vida. Seis días después, la señora fue liberada. Apareció en la esquina de Reforma y Luis Donaldo Colosio, aledañas a la Universidad de Sonora. Estaba atada de pies y manos y con vendas que le cubrían la mitad de la cara.
Junto a ella había tres mensajes dirigidos a Héctor Beltrán Leyva: “Nosotros te vamos a enseñar a ser hombre y a respetar a la familia, asesino de niños”, decía uno; “Aquí está tu esposa, por la que te negaste a responder. Te la entrego sana y salva para que veas y aprendas que para nosotros la familia es sagrada”, rezaba el segundo; y el último remataba: “Nosotros no matamos mujeres ni niños, únicamente vamos por el Hache, y el Dos Mil, así como por varios policías” (Proceso 1759).
Desde entonces la zona metropolitana de Guadalajara, controlada por Nacho Coronel, comenzó a calentarse por las aprehensiones de sicarios, los enfrentamientos con los cuerpos policiacos y con militares, las ejecuciones, cateos y decomisos de droga.
El despliegue militar
En su edición reciente, RíoDoce sostiene que Coronel Villarreal llevaba 15 días sin salir de su casa. Incluso mandaba pedir comida. Sabía que lo estaban esperando. El Ejército lo había detectado y sólo esperaba que se moviera para detenerlo. Una fuente consultada por Proceso que solicitó el anonimato confirma que las dos semanas previas a su ejecución Nacho Coronel temía que lo detuvieran.
Incluso, dice, solicitó asesoría legal: “Quiero saber qué puede pasar en caso de que me agarren”. Sus interlocutores le recomendaron irse a Sinaloa o Durango y construir una casa. Allá, le insistieron, estaría más seguro.
El día del operativo militar en Colinas de San Javier, Zapopan, los escoltas de Coronel observaron el despliegue militar y de inmediato se desplegaron en sus vehículos para impedir que las tropas entraran, aunque nunca pensaron que fueran por su jefe, admite la fuente.
“Nacho se quedó con un hombre (Irán Francisco Quiñones). Él no mató –agrega–. Mire, las órdenes del Ejército fueron precisas: destruir al enemigo, no capturarlo. Para justificar su muerte, le pusieron una pistola en la mano y jalaron el gatillo para que la prueba de radizonato de sodio saliera positiva.”
La gente que conoció a Nacho Coronel asegura que era un hombre de “buenos sentimientos”, muy humano. Siempre que podía ayudaba a la gente necesitada y siempre respetó a sus subalternos.
–Informes de autoridades de Estados Unidos indicaban que Coronel era un capo en ascenso –comenta la reportera a su entrevistado.
–Él tenía poder económico y carisma entre su gente. Los narcolancheros incluso vivían agradecidos con él; tenía estructura, capacidad económica e inteligencia para operar solo, pero era un hombre agradecido. Él jamás se iba a separar de Joaquín Guzmán ni del Mayo; era el responsable de la logística del cártel. Nunca los iba a traicionar.
“En 1993 tenían detenido a Nacho en Culiacán. En ese tiempo trabajaba para Amado Carrillo, pero lo dejó solo. Quien lo apoyó fue El Mayo; en agradecimiento se unió a él.”
En ese tiempo el jefe de investigaciones de la Policía Ministerial de Sinaloa era el comandante Francisco Javier Bojórquez Ruelas, quien encabezó un operativo para “atorar” el convoy con un cargamento. Los agentes se apostaron a 30 kilómetros al norte de Culiacán y bloquearon los vehículos. Junto con Nacho fueron detenidas otras nueve personas, a quienes les decomisaron 12 fusiles de asalto AK-47.
Y aunque Nacho ofreció dinero a Bojórquez Ruelas para que los dejara ir, el comandante le respondió: “No se puede, y menos ahora, porque ya llegaron los de la prensa”.
En esa ocasión los periodistas de El Debate y Noroeste andaban armados con escáneres para sintonizar las frecuencias de radio de los agentes; los fotógrafos llegaron al lugar y comenzaron a disparar sus cámaras. La fotografía de Nacho Coronel que ha dado la vuelta al mundo en los últimos días fue tomada en esa ocasión.
Horas después, un abogado de Guadalajara llegó a Culiacán para tramitar la liberación de Coronel, a quien se le acusaba de asociación delictuosa, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército e intento de soborno. Su defensor lo sacó tres días después.
El mismo litigante recorrió las redacciones de los diarios locales y ofreció dinero para que la nota no fuera publicada, o para que apareciera en un lugar discreto: no lo logró, pues la liberación de Coronel fue la nota principal. Meses después, el comandante Bojórquez Ruelas fue asesinado.
La riqueza y los bienes de Coronel están en Guadalajara. Su esposa, de quien no proporciona el nombre, vive en esa ciudad, aunque es originaria de Tamazula, Durango. El matrimonio procreó tres hijos.
–¿Quién va a suceder a Nacho? –pregunta la reportera a su entrevistado.
–Hay muchos, pues Nacho no sólo preparaba a su sobrino Mario.
–¿Existe la posibilidad de que El Mayo y El Chapo hayan entregado a Nacho?
–No. Lo mismo decían del Vicentillo (Zambada), pero no. l
***
Todos, tras la plaza vacía
Ricardo Ravelo, reportero 
Reacomodos, alianzas y mucha más violencia se avizoran en varias entidades por la muerte de Nacho Coronel, debido a la lucha que se desatará cuando los cárteles rivales –el de Sinaloa, el de Juárez u otro de los nueve que operan en México– intenten llenar los vacíos que dejó el capo. Quizá más grave aún es la causa que algunos especialistas le atribuyen a la caída del narcotraficante: que fue un sacrificio pactado en las negociaciones que sostienen el Estado y los narcos sinaloenses.
El fin del capo Ignacio Nacho Coronel Villarreal, muerto a tiros el jueves 29 de julio en un enfrentamiento con el Ejército, puede alentar nuevas alianzas de los cárteles de Sinaloa y del Golfo, el bloque criminal más poderoso del país y cuyos negocios llegan a más de 50 países.
Según informes de la agencia antidrogas estadunidense (DEA) y de la Procuraduría General de la República (PGR), Coronel dominaba en México una decena de entidades, entre ellas Jalisco, Michoacán, Guerrero, Colima, Nayarit, Zacatecas, Sonora y Durango, donde sentó sus reales con la protección de corporaciones policiacas.
Ahora esos territorios pueden verse sacudidos por una mayor oleada de violencia y narcoterrorismo debido a que el cártel de Juárez –principal rival de los sinaloenses– querrá controlar esas plazas y ya demostró que tiene el poder para hacerlo, sostiene Víctor Clark Alfaro, director del Centro Binacional de Derechos Humanos, con sede en Tijuana, y profesor de la Universidad Estatal de San Diego.
Y añade: “Con la desaparición de Ignacio Coronel es posible que haya un reacomodo de fuerzas en el narcotráfico mexicano, pues quedan muchos vacíos y territorios sueltos que el capo dominaba. Su muerte, sin embargo, no significa que el narco se debilite; por el contrario, se fortalece con alianzas y sólidas rearticulaciones”.
Entrevistado vía telefónica, Clark Alfaro sostiene que la eliminación de Coronel beneficia al presidente Felipe Calderón por su necesidad de credibilidad y reposicionamiento ante tantos embates del narco que exhiben su debilidad frente al crimen organizado.
Según Clark Alfaro, Calderón se quita, en parte, la presión nacional e internacional por los señalamientos de la presunta protección que se le brinda al cártel de Sinaloa. Aunque no le creamos, afirma, el mensaje que nos manda el presidente es que el combate al narcotráfico es parejo y no desigual. Falta ver si ahora por fin detienen al Chapo Guzmán, el consentido del sexenio, como le han llamado en la prensa nacional.
–¿Por qué cree que se decidió exterminar a Ignacio Coronel y no a Ismael Zambada o a Juan José Esparragoza Moreno? –se le pregunta.
–El narcotráfico tiene muchos intereses; hay políticos y empresarios implicados. Seguramente ya no convenía mantenerlo y en ese negocio las reglas son claras: si ya no te necesito, te mato.
“Los verdaderos jefes del cártel de Sinaloa le tenían que entregar al presidente Calderón un trofeo para seguir manteniéndose impunes en su negocio. Que no se nos olvide que Sinaloa es un cártel viejo, muy experimentado, con una visión empresarial muy amplia y con aliados en el poder. Antes de tomar una decisión, el escenario ya ha sido estudiado: por eso el cártel no se tambalea sino que fortalece su relación con el poder. Es un juego de ida y vuelta.”
Las alianzas
De acuerdo con informes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), de la DEA y de la PGR, Ignacio Coronel Villarreal fue una pieza clave en las alianzas que tejieron los cárteles del Golfo y de Sinaloa hace poco más de un año.
Coronel aparece en los informes estadunidenses como el personaje que más trabajó para consolidar la sociedad histórica –por la añeja rivalidad que los dividía nadie pensó que se lograra la unión– entre los cárteles representados por Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, y Eduardo Costilla, El Coss.
Desde mediados de 2009 la Sedena –que ya le seguía los pasos a Coronel– conocía los movimientos del capo en pos de consolidar la expansión del cártel de Sinaloa dentro y fuera de México. En un informe de inteligencia la Sedena puso en conocimiento de la Presidencia de la República lo que la DEA había confirmado seis meses antes: que la estrategia de combate al narcotráfico debía modificarse debido a la rearticulación y a las alianzas que los cárteles estaban realizando con un objetivo: sobrevivir y crecer en el negocio del tráfico de drogas.
Según la Sedena, Coronel e Ismael El Mayo Zambada operaron la incorporación de La Familia michoacana y del cártel del Milenio, que encabezan los hermanos Valencia, a la estructura de la corporación criminal llamada cártel de Sinaloa.
Sólo así este bloque de cárteles pudo enfrentarse a otro poderoso competidor: el de Juárez que, bajo el mando de Vicente Carrillo Fuentes, siembra violencia y terror en el norte del país, principalmente en Ciudad Juárez y en la Comarca Lagunera, otro de sus enclaves.
De larga historia en el narcotráfico, los Carrillo Fuentes no se cruzaron de brazos. Urgido de aliados, el cártel de Juárez tuvo que cubrir sus vacíos y fortalecer sus frentes con la incorporación de las piezas útiles de la célula que encabezan los hermanos Beltrán Leyva representados por Héctor Beltrán. También se sumaron Los Zetas y Fernando Sánchez Arellano, El Ingeniero o El Alineador, sobrino de Benjamín, Ramón (ya muerto), Eduardo, Francisco Javier e hijo de Enedina Arellano Félix, fundadores del cártel de Tijuana.
En el informe que la Sedena entregó a Felipe Calderón se incluye una frase que evidencia que las alianzas entre los cárteles que manejan el tráfico de drogas no son permanentes, pues se les denomina “asociaciones de conveniencia”; es decir, ligas temporales que responden a la emergencia que enfrenta el país debido a la guerra contra el narcotráfico.
Una fuente consultada en la PGR sostiene que tras establecerse la alianza entre los cárteles de Sinaloa y del Golfo los más agraviados fueron Los Zetas, que tuvieron que desprenderse del grupo criminal que los vio nacer y emprendieron la búsqueda de Ignacio Coronel para asesinarlo.
Según Clark Alfaro –quien en el sexenio de Carlos Salinas facilitó a la PGR información para capturar a los hermanos Arellano Félix “y la PGR no cumplió”, dice–, al igual que en la política, el narcotráfico atraviesa una etapa de transición.
Aunque en los informes de inteligencia se dice que el cártel de Sinaloa sólo pactó con el Golfo, con los Valencia y con La Familia michoacana, Clark Alfaro afirma que Guzmán Loera “mantiene un acuerdo no escrito con el cártel de Tijuana. Aquí en Tijuana no vemos presencia de la gente del Golfo y sí mucha de El Chapo, sobre todo en Mexicali”.
Para el profesor universitario y defensor de los derechos humanos, la prueba de que los hombres del cártel de Tijuana trabajan con El Chapo es que después de la aprehensión de Teodoro García Simental, El Teo, el pasado 11 de enero –narcotraficante al que se relacionó con los sinaloenses– en Tijuana se acabaron las ejecuciones espectaculares. Desde entonces, dice Clark, no vemos degollados, personas colgadas o descuartizadas, pero la violencia sigue aumentando.
De acuerdo con cifras del Centro Binacional de Derechos Humanos, 2008 fue el año más violento en Tijuana: fueron asesinadas 844 personas y la guerra entre los cárteles de Sinaloa y de Juárez se agudizó por el control de esa zona fronteriza tras el debilitamiento de los Arellano Félix.
En lo que va de 2010, según Víctor Clark, han muerto 480 personas por las disputas territoriales y el control del narcomenudeo. De seguir esta escalada violenta, pronostica Clark, “podemos cerrar el año con 800 ejecutados sólo en Tijuana”.
A pesar de la guerra contra el narcotráfico, la mayoría de los cárteles de la droga siguen sólidos. Algunos han sido debilitados, pero mantienen presencia en sus regiones, como es el caso de los hermanos Amezcua Contreras, que operan el tráfico de drogas sintéticas en Colima –su principal asiento– Jalisco y El Bajío. El cártel de Tijuana, por su parte, perdió un importante feudo, Mexicali, pero mantiene fuerte control en Tijuana y sus tentáculos llegan a Michoacán, Guerrero, el Estado de México y el Distrito Federal, según datos confirmados en la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal.
En un informe de la PGR sobre las organizaciones delictivas, en el que se ilustra con mapas la geografía del narco en México, el gobierno federal reconoce en los cárteles un rival poderoso y sagaz que velozmente se asocia para mantener incólumes sus negocios.
Ilustrado con las fotografías de los capos legendarios –los llamados “hombres de la vieja guardia”– y sus actuales relevos, el informe establece: “Enfrentamos una delincuencia altamente sofisticada, con capacidad de acción y de reacción, que en fechas recientes ha mostrado su rostro más violento poniendo en riesgo la paz y la tranquilidad del país.
“La violencia desatada por la recomposición de los grupos delictivos es un fenómeno que ha sido continuo desde los ochenta, que se asocia al combate del gobierno mexicano en contra del narcotráfico. Dicha recomposición genera no sólo movilidad dentro del grupo delictivo, sino también alianzas y disputas por los mercados, lo cual se traduce en violencia.”
En 2001, cuando el PAN llegó a la Presidencia, se aliaron los hermanos Arellano Félix y Osiel Cárdenas Guillén (éste, cabeza del cártel del Golfo, fue extraditado en 2007 a Estados Unidos) para fortalecerse y ampliar su área de influencia. Según el documento, en el bando opuesto se unieron dos familias y un capo: los Carrillo Fuentes, los Valencia Valencia y Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.
Muertes y detenciones modificaron el mapa criminal, establece el informe de inteligencia, pues en 2004, cuando fue asesinado Rodolfo Carrillo se rompió la sociedad Carrillo Fuentes-Guzmán Loera.
De entonces a la fecha los grupos criminales se han multiplicado. Según el documento, actualmente en México operan nueve cárteles: el del Golfo, de Sinaloa, de Juárez y de Tijuana, de La Familia michoacana, de Los Zetas, de los Beltrán Leyva, de los Amezcua Contreras y la organización Díaz Parada.
El primer grupo criminal –que en su historia ha tenido cuatro jefes: Juan N. Guerra, Juan García Ábrego, Osiel Cárdenas y Eduardo Costilla, su actual líder– tiene su ámbito de operación en el norte y el noreste, aunque en los últimos cinco años ha llevado su actuación al centro y sur del país. Su bastión es Tamaulipas, pero sus tentáculos llegan a todos los estados del Golfo de México.
El cártel de Sinaloa tiene presencia en 20 estados. Los más fuertes son su base –Sinaloa– y Sonora, Michoacán, Guerrero, Chiapas, Oaxaca, Colima, Jalisco, Nayarit, entre otros.
El cártel de Juárez, de larga historia, opera desde Chihuahua y controla Durango, Zacatecas, parte de Sonora, Baja California, Coahuila y la región lagunera. Los Arellano mantienen el control en Tijuana y, en la alianza con el cártel de Juárez, Los Zetas y los hermanos Beltrán ahora actúan en cinco entidades más: Guerrero, Michoacán, Jalisco, Colima y Guanajuato.
La Familia michoacana ha sido la revelación del último lustro: surgió en 2005 como una escisión del cártel del Golfo. Ahora su presencia se ha extendido hacia Guerrero, el Estado de México, Jalisco, Hidalgo y Puebla. Los Zetas, que rompieron relaciones con el cártel del Golfo, tienen enclaves en Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.
Los hermanos Beltrán Leyva, pese a su resquebrajamiento con la detención de Alfredo y la muerte de Arturo, mantiene su fuerza en Sonora, Guerrero, Jalisco y Morelos. También debilitados, los hermanos Amezcua siguen afincados, a través de sus operadores, en Colima y Jalisco. Y en el caso de la familia Díaz Parada, el informe gubernamental establece que pese a la captura de Pedro Díaz, el jefe mayor, el grupo criminal no ha desaparecido:
“Mantiene su centro de operaciones en Oaxaca. Este grupo criminal se distingue por la fortaleza de su mercado, ya que está orientado a la producción y comercialización de mariguana y drogas sintéticas, por lo cual sus áreas de influencia no son representativas de su capacidad de mercado.”
El informe añade un dato que explica, según la visión gubernamental, las causas de la violencia en el país: “Como se puede observar, nueve grupos delictivos cubren la totalidad del territorio nacional; sin embargo, en todas las entidades federativas hay signos de violencia, toda vez que ésta se explica por las siguientes circunstancias: la presencia de armas y de municiones, homicidios relacionados con la disputa y el control de las principales plazas y centros de operaciones, así como factores de grupos y personales”.
La pieza sacrificada
Luego de que el cártel de Sinaloa estableció las alianzas que necesitaba para afianzarse en la mitad del territorio nacional, Nacho Coronel empezó a ver sacudimientos en su entorno familiar y empresarial.
Un grupo especial del Ejército se dedicó a buscarlo y varias veces sacudieron su entorno. Por ejemplo, en marzo de 2009, nueve meses antes de la muerte de Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca, fue capturado José Ángel Carrasco Coronel. Según datos consultados en la base informática Plataforma México, este personaje fue identificado como sobrino de Nacho Coronel.
Fue localizado en el municipio jalisciense de Tlajomulco de Zúñiga, feudo del capo. A Carrasco Coronel se le atribuyeron varios delitos: portación de armas de alto poder, secuestros y ejecuciones. Cuatro meses antes el Ejército había enviado otro aviso a Nacho Coronel con la detención, en Tonalá, Jalisco, de 14 integrantes del cártel de Sinaloa, entre ellos José Joaquín Castillo Coronel, también sobrino suyo y quien a su vez era socio de El Chapo Guzmán.
En enero de 2010, en el municipio de Zapopan, se desató una balacera. Los protagonistas: familiares de Ignacio Coronel. Todos estaban armados con lanzagranadas y fusiles AK-47, según informó la PGR. El Ejército intervino y detuvo a buena parte de la parentela del también llamado Rey del Crystal. Sus nombres: Ernesto Coronel Peña, José Jaime y Juan Ernesto Coronel Herrera.
Después de que se concretó la alianza entre Sinaloa y el Golfo comenzaron los problemas internos en el grupo criminal que encabezan El Chapo; Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, y El Mayo Zambada.
Diversos hechos de violencia –y posibles operaciones de narcotráfico por la vía libre– debilitaron a Ignacio Coronel dentro del cártel de Sinaloa, pero lo fortalecieron en buena parte del país debido a las asociaciones que tejió.
No se sabe si debido a una venganza de Guzmán Loera o a un conflicto de intereses entre socios –las tesis oficiales apuntan hacia la primera versión–, lo cierto es que la estructura de Ignacio Coronel enfrentó nuevas sacudidas. El 5 de abril de este año un hijo de Coronel, Alejandro, fue levantado por Los Zetas. El cadáver del adolescente apareció el día 9 después de lo cual 12 personas fueron ejecutadas en San José de Costilla, municipio de Xalisco, Nayarit. Ese mismo día fue asesinado Fernando Gurrola Coronado, un porro de la Federación de Estudiantes Universitarios de la Costa Norte, presuntamente ligado a Coronel Villarreal.
Una fuente consultada por Proceso y que solicita el anonimato afirma que por lo menos en el último año y medio Coronel Villarreal tenía la libertad de aliarse con otros grupos, aunque seguía manteniendo el respeto “por la empresa para la que trabajaba, es decir, para el cártel de Sinaloa”.
–¿Por qué lo mataron? –se le pregunta.
–El gobierno le ha hecho muchos favores al cártel de Sinaloa, lo ha dejado operar libremente. Ahora les toca a ellos, al cártel de Sinaloa, pagar una factura y apoyar al gobierno con una de sus piezas. Pudo discutirse, incluso, a quién sacrificarían. Como Ignacio Coronel ya gozaba de libertades, operaba por su cuenta, pues pudo resultar fácil entregarlo.
“De lo que sí no hay dudas es de que fue entregado por sus socios. En este país no hay una gran inteligencia como para ubicarlo tan rápidamente. Sólo una filtración acabó con el poder que tardó 20 años en consolidar. De esta manera el cártel le paga al gobierno y le entrega al presidente Calderón un tanque de oxígeno para que no se asfixie entre tanta violencia, sospechas e ingobernabilidad.” l