19 feb. 2011

ASIA BIBI - Condenada a muerte en Pakistán

"Me llamaron blasfema porque protesté"

ANA GABRIELA ROJAS - Sheikhupura - El País, 20/02/2011
Confinada en una celda aislada pasa los días Asia Bibi, la mujer cristiana condenada a la horca por blasfemia en Pakistán. Esa habitación de tres por tres metros es el destino de los condenados a muerte desde que se dicta sentencia hasta que se consuma. Bibi ha estado allí los últimos tres meses de los 20 que lleva recluida. El edificio, ahora pintado de rosa, es herencia de la colonia británica y está en la ciudad de Sheikhupura, a unos 50 kilómetros de Lahore, al noroeste de Pakistán. Bibi sale en muy pocas ocasiones de su celda. Cada vez menos. Las amenazas de muerte de los extremistas o de atacar la prisión son cada vez más reales. Sobre todo desde que en enero pasado mataran al gobernador del Estado, Salman Taseer, justo por defenderla. La cabeza de Bibi tiene precio: 4.400 euros ha ofrecido un clérigo radical. Pero la mujer parece optimista y fuerte: "Confío en que Dios escuchará mis plegarias, me ayudará a salir de aquí y volveré con mi familia a mi casa", dice nada más dar un fuerte apretón con su mano helada a la periodista. Bibi recibe a El PAÍS en exclusiva. Tras el asesinato del gobernador no se ha concedido ningún permiso para hablar con ella. Aunque el superintendente de la prisión no la deja sola y presiona constantemente con el tiempo.

Antonio Machado sube al altar

Antonio Machado sube al altar

El poeta español recibe miles de cartas en el buzón instalado junto a su tumba en Collioure - Sus admiradores le piden perdón y favores como a un santo laico

TEREIXA CONSTENLA (ENVIADA ESPECIAL) - Collioure -
El País, 20/02/2011;
El poeta que nunca persiguió la gloria está en un altar. Antonio Machado (Sevilla, 1875) cruzó a pie, empapado de lluvia y congoja, el último trecho de la frontera francesa el 27 de enero de 1939. Atrás dejaba una guerra perdida. Por delante, no veía nada: sobrevivió 26 días. En la pensión Quintana de Collioure hizo varias cosas por última vez: pasear hasta el mar, corregir un poema, escribir un nuevo verso ("Estos días azules y este sol de la infancia") y anotar en inglés el comienzo del monólogo de Hamlet ("To be or not to be") sobre un papel arrugado que su hermano José encontró en el bolsillo del gabán varios días después. El escritor Jean Cassou, en nombre de un grupo de artistas franceses, propuso que sus cenizas se trasladasen a París, pero José Machado declinó la oferta. "Preferimos que durmiese el último sueño en el sencillo pueblo de pescadores de Collioure. Y en él esperará hasta que la bárbara guerra termine con el triunfo de la libertad y pueda ser trasladado, con la madre, y ya para siempre, a Madrid, la heroica ciudad cantada por él", escribió a su llegada a Chile, en 1940, en Últimas soledades del poeta Antonio Machado.

Guerrero, listo para nuevo sistema penal

Guerrero, listo para nuevo sistema penal

En el estado de Guerrero los jueces toman clases para la implementación adecuada del sistema informó el Sistema Tribunal Superior
Acapulco, Guerrero | Miércoles 16 de febrero de 2011 Adriana Covarrubias |
El Universal15:38
El presidente del Tribunal Superior de Justicia en Guerrero, Edmundo Román Pinzón, aseguró que la entidad estará a la vanguardia para la implementación de nuevo sistema penal mexicano, y que dicho órgano de justicia contará en este año con jueces de ejecución para la implementación de juicios orales.
Entrevistado en este puerto, dijo que para el 19 de junio de este año, la ley deberá establecer, que en toda la nación deben contar con los jueces de ejecución, tengan o no juicios orales, para modernizar dicho sistema.

El caso Cassez, puro bla, bla, bla

El caso Cassez, puro bla, bla, bla

Columna Historias del más acá/Carlos Puig

Milenio Diario, 011-02-19;
No hay nada contra Florence más que dichos. Se puede deducir que si era novia de un plagiario, era su cómplice, pero también puede ser que no. En un proceso judicial, las víctimas deben ser protegidas, pero sus acusaciones deben ser verificadas. Sin embargo, este sistema de justicia no funciona para esclarecer hechos, sino para refundir a alguien en prisión. A veces a cualquier costo.


De todo el torbellino creado por el affaire Cassez, que ha permitido a los gobiernos de México y Francia envolverse en sus banderas para la satisfacción de sus respectivos ciudadanos, se me ha quedado en la cabeza un intercambio entre Isabel Miranda de Wallace y el abogado defensor de la francesa, Agustín Acosta.
La palabra de la víctima es sagrada, dice Isabel.
La palabra de la víctima es profana y ante la justicia debe ser verificada como la de todos, responde Acosta.
En esa discusión, me parece, descansa la crisis de nuestro sistema de justicia y de seguridad.
Más allá de los desplantes retóricos inflamados de nacionalismo del presidente francés y su absurda decisión que llevó a la lógica cancelación del Año de México en Francia, la señora Cassez está sentenciada a sesenta años de prisión por el dicho de tres personas.
Olvidemos que el dicho de esas personas contradice otros dichos de esas mismas personas, que en algunos casos se acordaron que era una francesa la secuestradora meses después del secuestro… olvidémoslo. Tomemos como buena la declaración en que la señalan. No hay nada contra Cassez más que dichos. Uno podría deducir que si era novia de un secuestrador, era su cómplice, pero uno también podría pensar que no. Y portación de novio criminal no es delito. Ni unas fotos en el rancho que en otros años se utilizaría para guardar secuestrados prueban que ella los secuestrara.
Si sumamos a eso la “recreación” de la captura de los secuestradores, que a nadie le extrañe que el caso Cassez sea impresentable ante el mundo.
Antonio Zúñiga, el protagonista de Presunto culpable, el documental que se estrenó ayer, fue condenado dos veces a 20 años de prisión por el dicho de un testigo. Un testigo, enfatizo. Sin prueba física, ni arma ni nada más. La palabra de alguien y al bote veinte años.
En Oaxaca, en el caso de presunta violación de un menor en el Instituto San Felipe, hay una mujer en la cárcel por el dicho de una persona. De una víctima.
Y así, cientos más.
Quiere usted vengarse de alguien, vaya a un MP y denuncie, presione, diga y con un poco de suerte lo arraigan.
Coincido con Agustín Acosta. En un proceso judicial, los dichos de cualquiera deben ser sujetos a verificación. Las víctimas deben ser protegidas, el daño en su contra reparado, arropadas por el Estado, pero sus acusaciones deben ser valoradas con relación a las pruebas y la investigación.
El dicho, de quien sea, como prueba reina, es un arma peligrosísima.
En el fondo es la misma lógica de un fiscal cuando utiliza el dicho de un testigo para arrestar una veintena de alcaldes michoacanos, o un periodista para acusar a un alto funcionario público de complicidad con el narcotráfico, o un gobierno para calumniar a un periodista.
Si la resolución de los asuntos judiciales es un asunto entre la palabra de uno u otro, se convierte en líos de fe. De a quién le creo. Más aún, volviendo al caso Cassez, si la única prueba son dichos, cómo valoramos que la única persona que a lo largo de estos años nunca ha cambiado su versión de los hechos es la francesa. Todos los demás personajes han dicho cosas diferentes de una declaración a otra, de una entrevista a otra, incluidas las autoridades. No quiero insinuar que las víctimas mientan, podría haber explicaciones relacionadas al impacto de sus secuestro, el síndrome de Estocolmo, u otras. Pero si todo lo que hay son palabras, ¿cómo valoramos las de quién siempre ha contado la misma historia?
Lo único oral de nuestros actuales juicios es que lo que más vale es lo que la gente dice. Ante la ausencia de investigaciones reales, de evidencias recabadas, de profesionalismo en los policías y fiscales, presentar un expediente como el de Cassez ante instancias internacionales resulta casi de vergüenza.
Nuestro sistema de justicia no funciona con el fin de esclarecer los hechos, sino para refundir a alguien en prisión. A veces a cualquier costo.
En el mejor libro de periodismo que he leído, recuerdan sus autores Bill Kovach y Tom Rosenstiel, una lección que deberían tomar no sólo periodistas, sino también nuestros policías y fiscales.
Es de Tucídides, en su Historia de la Guerra del Peloponeso: “Y en cuanto los hechos acaecidos en el curso de la guerra, he considerado que no era conveniente retratarlos a partir de la primera información que caía en mis manos, ni como a mi me parecía, sino escribiendo sobre aquellos que yo mismo he presenciado o que, cuando otros me han informado, he investigado caso por caso, con toda la exactitud posible. La investigación ha sido laboriosa, porque los testigos no han dado las mismas versiones de los mismos hechos, sino según las simpatías por unos o por otros o según la memoria de cada uno”.
masalla@gmail.com

Directores debaten sobre periodismo

Los directores de 'The New York Times', 'The Guardian', 'Le Monde', 'Der Spiegel' y EL PAÍS debaten sobre periodismo

El encuentro entre los responsables de las cinco publicaciones tendrá lugar el próximo día 23 de febrero en el Museo Reina Sofía de Madrid, con el trasfondo de Wikileaks, las revoluciones y el nuevo ecosistema informativo

EL PAÍS - Madrid - 17/02/2011
Los directores de las cabeceras The New York Times, Bill Keller, The Guardian, Alan Rusbridger, el semanario Der Spiegel, Georg Mascolo, Le Monde, Sylvie Kauffman y EL PAÍS, Javier Moreno, participarán el próximo miércoles 23 de febrero en un debate bajo el título El futuro del periodismo. Wikileaks, revoluciones y el nuevo escenario informativo. El acto, abierto al público, tendrá lugar en el Auditorio del Museo Reina Sofía de Madrid (entrada por Ronda de Atocha), a las 18.30. El acceso será libre hasta completar aforo. Los internautas podrán seguir el encuentro y participar a través de Eskup y Twitter y del streaming con la emisión en directo en http://www.elpais.com/.

"La relación entre el Estado y la Iglesia en Italia.

Lectio doctoralis” del secretario del Papa sobre laicidad e Iglesia
Al recibir el doctorado “honoris causa” por la Universidad para Extranjeros de Perugia
PERUGIA, sábado 19 de febrero de 2011 (ZENIT.org).- El secretario particular de Benedicto XVI, monseñor Georg Gänswein recibió el pasado 15 de febrero el nombramiento de honoris causa en "Sistemas de comunicación en las relaciones internacionales" de la Universidad para Extranjeros de Perugia. En su lectio doctoralis, monseñor Gänswein reflexionó sobre la relación entre la Iglesia y el Estado en Italia. A continuación ofrecemos el texto integral.  [Traducción del original italiano realizada por ZENIT]

* * *
Lectio doctoralis de mons. Georg Gänswein
"La relación entre el Estado y la Iglesia en Italia.
La Libertas ecclesiae en el Concordato de 1929 y en el Acuerdo de 1984".
Me siento profundamente honrado por la decisión de la Universidad para Extranjeros de Perugia de conferirme el título de honoris causa en sistemas de comunicación en las relaciones internacionales; por esto agradezco de corazón al Rector Magnífico, la profesora Stefania Giannini, por este honor y por su saludo. Agradezco además al profesor Marco Impagliazzo por su discurso de alabanza hacia mi persona, que considero inmerecido. Siento una particular gratitud por esta ilustre Universidad que me ha abierto las puertas a la noble alma italiana a través de su bellísima lengua y ha enriquecido mis conocimientos sobre la historia y la cultura de este amado país. En definitiva agradezco a todos los que me han abierto los ojos y el corazón a la belleza de la península italiana. Saludo a todos los presentes a los que manifiesto la cercanía y traigo la Bendición Apostólica del Papa Benedicto XVI.
1. La cuestión de la libertad en la disciplina concordataria.

Editorial de la revista Ecclesia

El verdadero cambio necesario que sí precisa la Iglesia; Editorial de la revista Ecclesia
Editorial que ha escrito la revista Ecclesia, en respuesta al memorándum "Iglesia 2011: Un cambio necesario Necesidad de avanzar hacia un nuevo comienzo" firmado por 144 teólogos de lengua alemana en el que piden cambios en la Iglesia como la ordenación de mujeres sacerdotes o la supresión del celibato sacerdotal.
* * *
El pasado 3 de febrero un grupo de 144 teólogos alemanes, austriacos y suizos -un tercio de su actual totalidad en ejercicio- hicieron público un memorándum titulado "Iglesia 2011: Un cambio necesario Necesidad de avanzar hacia un nuevo comienzo". La supresión del celibato sacerdotal, el acceso de las mujeres al sacerdocio ministerial, una mayor participación de los laicos y procesos más democráticos en las elecciones episcopales son los reclamos principales del mismo. En España, tres antiguos profesores de Teología han encabezado asimismo una campaña de recogida de firmas de adhesión al manifiesto.

Rescatar la relación con Francia!

Mi reino por un traslado

René Delgado
Publicado en Reforma 19 Feb. 11;
El debido proceso de Florence Cassez está en duda. Lo que no está en duda es el secuestro de dos Estados por el populismo de sus mandatarios -impresentables como estadistas- decididos a lastimar su relación diplomática, a partir de un reñido concurso de excesos, impertinencias, errores e incumplimientos, sazonado por una fuerte dosis de soberbia. Todo a partir de un asunto ¡penal!
Si el choque del rudo contra el técnico hace el deleite de los aficionados a la lucha, el choque del dogmático contra el pragmático hace la vergüenza de quienes entienden la diplomacia como herramienta para resolver civilizadamente los problemas.
Como emperadores de la diplomacia pendenciera serán reconocidos Felipe Calderón y Nicolas Sarkozy, fans del arte de convertir en crisis los problemas. Juegan su reino por un traslado. Si de algo sirven sus cancilleres, es para animar la porra del nacionalismo a ultranza contra el imperialismo trasnochado. Arriba los caprichos, abajo los principios. Arriba la soberbia, abajo la soberanía. Arriba la venganza, abajo la justicia.

Las pulgas freeway

Las pulgas freeway/Nicolás Alvarado

El Universal, 18 de febrero de 2011

Entre lo poco afortunado que me aconteció la semana pasada se cuenta el hecho de no haber tenido que entregar este texto. No hubiera podido. Ironía de la vida y de la muerte, de la escritura y de la amistad, de la psicología y de la literatura: coloreaste (de negro) casi todos mis pensamientos durante jornadas pero, enfrentado a la idea de escribir sobre ti –sobre lo que significaste en mi vida durante años, sobre lo que significas hoy, sobre lo que significarás siempre–, me sentía de plano incapaz.
Se trata, por lo visto (que qué bueno que no vi, que tanto me duele que hayan visto quienes vieron, y que tanto más les duele a ellos), de una sensación compartida por todos los que te quisimos. No la incapacidad para escribir: peor, la incapacidad a secas. No supimos (o no pudimos; creo, eso sí, que todos quisimos) ayudarte. No te dimos motivo suficiente para seguir tocando, o cuando menos para tratar de tocar, que quizás sea lo más a que pueda aspirar uno (y eso los que tienen la música en el alma y en las manos, como tú).

“Liberté”, “égalité”, más...

“Liberté”, “égalité”, más.../Diego Petersen Farah

El Universl, 19 de febrero de 2011
A Christine, lectora en Francia
Liberté: El caso Cassez es ante todo un asunto de libertad. El gobierno francés demanda, con todo derecho, la libertad de su connacional por los vicios de origen en el proceso penal seguido a la ciudadana francesa. A estas alturas hay pocas dudas, incluso en Francia, de que la señora participó en una banda de secuestradores. Nadie alega su inocencia, sino la violación a su derecho a un proceso penal justo y pulcro y, sobre todo, una pena que, fuera de México, parece absolutamente exagerada. No es distinto a los casos que, todos los días, los consulados mexicanos pelean para compatriotas condenados a muerte en Estados Unidos: los argumentos nunca apelan a la inocencia de los inculpados, sino a que no tuvieron un proceso justo, con pleno respeto de sus derechos, y a una pena que vista desde México, es desproporcionada, la muerte.