17 jun. 2009

Obama en El Cairo

Un corte de mangas de Irán a Obama?/Jonathan Freedland, columnista de The Guardian
Publicado en EL MUNDO, 17/06/09;
Durante una fracción de segundo, cuando las imágenes de Teherán mostraban a mujeres jóvenes, con gafas de sol de la marca Victoria Beckham y asomando bajo sus pañuelos mechones de pelo rubio oxigenado, mientras hacían cola para emitir su voto en las elecciones presidenciales, daba la impresión de que Irán estaba a punto de poner punto y final a su aislamiento desabrido de los últimos cuatro años. Por la participación histórica, parecía que los iraníes iban a poner de patitas en la calle a Mahmoud Ahmadineyad y que iban a ofrecer al mundo una cara diferente, mucho más abierta. Si hubiera sido ése el resultado de las elecciones, se habría interpretado, en parte, como un primer triunfo de Barack Obama. Sin duda, sus aliados habrían asegurado que la mano que el presidente de EEUU tendió al mundo musulmán en El Cairo hace menos de 15 días había aflojado el puño iraní.
Sin embargo, no es esto lo que ha ocurrido. Al contrario, Obama contempla hoy un paisaje bien distinto en Oriente Próximo, que ha cambiado en apenas un fin de semana por culpa de lo que a todas luces parecen unas elecciones robadas en Irán, al mismo tiempo que se producía una vuelta a viejas posiciones en la política del primer ministro de Israel, Netanyahu. Por ambas razones, surgen interrogantes sobre el planteamiento general de la política exterior de Obama.
Una primera impresión sugiere que el presidente estadounidense ha recurrido a la bien conocida combinación del palo y la zanahoria. Zanahoria en el caso de Irán, en forma de diálogo, respeto y mensajes personales de vídeo cargados de elogios a la civilización iraní. Y palo en el caso de Israel, inequívocamente expresado mediante exigencias explícitas -sin margen para interpretaciones- para que ponga fin a la construcción de asentamientos de colonos en Cisjordania.
De acuerdo con este punto de vista, Obama debería llegar a la conclusión de que las zanahorias no sirven para nada mientras que el palo, sí, puesto que ha empujado a Netanyahu a pronunciar por fin las palabras «Estado palestino», incluso aunque esta expresión haya salido de su boca, tal y como lo expresó un comentarista israelí, como si le hubieran extraído sin anestesia una muela cariada. Obama ha apretado con firmeza las tuercas a Netanyahu, y le ha dado resultado; se ha hecho el bueno con Teherán y no ha conseguido nada. Es hora de sacar la conclusión evidente.
Ahora bien, puede que las cosas no sean tan simples. Empecemos por Irán. Es verdad que la Casa Blanca tenía esperanzas en que su política conciliadora diera lugar a un cambio, después de los años de Bush de condena a las tinieblas exteriores. Si los resultados de las elecciones presidenciales fueran legítimos, significaría que el pueblo iraní habría oído la meliflua palabrería de Obama y se habría quedado igual que antes. Lo cual no es un disparate total: dos organizaciones estadounidenses sin ánimo de lucro realizaron durante el mes pasado una macroencuesta de opinión en Irán con todos los requisitos científicos, y lo cierto es que se encontraron con que Ahmadineyad ganaba a sus oponentes por goleada.
Ahora bien, ¿y si de verdad ha habido un pucherazo electoral? Parece probable, dada la naturaleza inesperada de algunos de los datos, rematada con la circunstancia de que Ahmadineyad haya batido a sus rivales incluso en las localidades natales de éstos. Si el presidente de Irán y las autoridades clericales extremistas a las que sirve como testaferro han amañado las elecciones, se confirmaría la naturaleza del régimen al que se enfrenta Obama. Además, expone al presidente de Estados Unidos a la acusación, ya puesta en circulación por la derecha, de que era un ingenuo si pensaba que podía entenderse en cuestiones importantes con lo que no es nada más que una dictadura teocrática.
El Gobierno de Estados Unidos está listo para presentar sus contraargumentos. En primer lugar, la política de diálogo se planificó ya con la idea de que Ahmadineyad iba a ser presidente durante dos mandatos. Cierto, un destacado miembro del Gobierno me confesó que no faltaban en la Casa Blanca quienes habían empezado a pensar que estaban a punto de «abrir una grieta» en Irán cuando vieron el entusiasmo que estaba causando la campaña de Musavi desde la oposición. Hasta llegaron a creer que estaban a punto de contemplar una segunda parte de las elecciones de este mismo mes en el Líbano, en las que una coalición pro occidental ha derrotado a Hizbulá y sus aliados. No obstante, esa sensación no les ha durado mucho.
Tampoco es que los políticos de Washington sientan náuseas por dialogar con una nación que pone en práctica un simulacro de democracia de puertas afuera sin que le falte detalle, incluso con sus mítines y sus debates, simplemente para machacar brutalmente a los disidentes cuando la población vota lo que no debe. Esos escrúpulos no han impedido a Estados Unidos entenderse con China, Rusia, Arabia Saudí y una larga lista de países. Como explicó Obama hasta la extenuación durante la campaña electoral del 2008, no cree que la diplomacia sea un premio al buen comportamiento sino una herramienta para hacer valer los intereses particulares de Estados Unidos.
Sin embargo, eso no es algo que Washington vaya a ofrecer indefinidamente. «Ya veremos si da sus frutos -puntualiza el miembro del Gobierno-. Si no es así, llegará un momento en que tendremos que probar alguna otra cosa. No es algo ilimitado». ¿Cuándo se agotará la paciencia de los estadounidenses? La respuesta es a finales de este año. A partir de entonces, los diplomáticos occidentales creen que Teherán alcanzará el punto en que ya no cabe echar marcha atrás en el tema nuclear, el momento en el que ya nadie podrá impedirles que se hagan con la bomba.
En este contexto, el equipo de Obama podría incluso hacer una lectura positiva de la reelección de Ahmadineyad. En primer lugar, se maneja la misma hipótesis que tuvo Nixon respecto a China, según la cual el supremo dirigente de Irán, Ali Jamenei, sólo se sentirá lo suficientemente seguro para alcanzar un acuerdo sobre armas nucleares si se siente seguro en su país: no podría permitirse un presidente reformista vulnerable a acusaciones de traición provenientes de la derecha. En segundo lugar, Teherán podría sentir la necesidad de compensar las acusaciones de fraude electoral con un gesto que le restituyera su reputación como, por ejemplo, aflojar la cuerda nuclear. En caso de que no fuera así, y de que Obama decidiera sustituir la diplomacia por algo más fuerte, sus posibilidades de formar una coalición internacional se habrán multiplicado: Washington espera que no surjan muchos argumentos que defiendan la apuesta nuclear de Irán como el interés legítimo de un Gobierno legítimo.
Todo lo cual abona la conclusión de que estamos en un momento todavía demasiado prematuro como para afirmar que Obama vaya a anunciar que ha fracasado en Irán. Esta misma política seguirá en vigor durante otros seis meses, aunque sólo sea para que, en caso de que Irán le dé un corte de mangas a Washington, Obama pueda decir lo que Bush nunca pudo: que lo ha intentado por las buenas.
¿Y qué pasa con Netanyahu? Con él ocurre lo mismo, que nada es tan sencillo como parece. Cierto, el palo parece haber dado resultado en el sentido de que ahora se puede considerar al primer ministro israelí técnicamente comprometido con una solución de dos estados. Ahora bien, ese compromiso ha llegado cargado de condiciones como, por ejemplo, la de que ese Estado debe ser desmilitarizado, sin poseer control alguno sobre su espacio aéreo y sus alianzas exteriores. Y, además, Netanyahu dice que ese Estado sólo será posible si los palestinos reconocen antes a Israel como el Estado del pueblo judío.
Todas estas ofertas las ha formulado sin manifestar la más mínima aceptación de la posición palestina, sin sombra del lenguaje empleado por Ariel Sharon y Ehud Olmert cuando anunciaron sus cambios de actitud en favor de la constitución de un Estado palestino en unos discursos que lograban comunicar los sentimientos de unos hombres que habían recorrido un difícil camino hacia el reconocimiento del otro. El lenguaje de Netanyahu ha sido reticente, las palabras de un hombre que está haciendo el mínimo imprescindible para obtener el respaldo de un exigente presidente de Estados Unidos.
«Los estadounidenses ya le han calado el truco», afirma el analista, Daniel Levy, quien no espera que Obama relaje la presión sobre los asentamientos de colonos simplemente porque Netanyahu haya aceptado hablar de una solución de dos estados. Sin embargo, también en este campo hay oportunidades. El primer ministro israelí ha formulado sus objeciones a un Estado palestino exclusivamente en términos de seguridad para Israel. Y Obama podría responder, según Levy, que ofrece a Israel todo cuanto necesita para desterrar sus miedos, incluso una fuerza de protección bajo dirección de la OTAN, si es eso lo que hace falta. Netanyahu ha presentado el conflicto de tal manera que le ofrece grandes posibilidades a Obama.
Este dramático fin de semana de junio ha representado toda una prueba para la capacidad de decisión del presidente estadounidense. ¿Seguirá por el camino que se ha trazado, tendiendo todavía la mano a Irán aun cuando siga demostrando un amor inflexible por Israel? Así debería ser, en parte para demostrar que su política ha girado siempre sobre una estrategia a largo plazo y no sobre tácticas a corto plazo, pero también porque las últimas horas ofrecen pruebas más que sobradas de que lo está haciendo bien
.

El viaje de Obama

Reflexiones sobre el viaje de Obama/Barbara Probst Solomon
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia
Publicado en EL PAÍS, 17/06/09;
Una de las numerosas razones por las que apoyé desde muy pronto a Obama -y aún sigo haciéndolo- fue mi convicción de que ayudaría de forma excepcionalmente eficaz a reparar el daño causado por la era de Bush respecto a la posición de Estados Unidos en el mundo. Y su interés por ganarse la buena opinión de los moderados en el mundo musulmán parece verse reforzado por la elección de los prooccidentales en Líbano, la pérdida de popularidad (e inevitablemente de poder) de Ahmadineyad en Irán y la rápida respuesta verbal de Bin Laden a sus discursos. Sin embargo, me desespero cuando mis amigos españoles y EL PAÍS me piden que exprese la reacción de mis hermanos judíos estadounidenses a los discursos de Obama en Oriente Próximo, porque donde hay dos judíos, hay 30 opiniones. Mis palabras reflejan sólo mis propias ideas.
Para decirlo sin rodeos, existen enormes diferencias entre lo que constituye un comportamiento progresista en Estados Unidos y en Europa. El 78% de judíos que votó por Obama (a pesar de las protestas del grupo relativamente pequeño pero ruidoso de neoconservadores que respaldaron la guerra de Bush en Irak) se considera progresista. En general, los judíos estadounidenses están a favor de la solución de dos Estados y de que se ponga fin a la expansión de los asentamientos, y les preocupan los sufrimientos de los palestinos, lo cual se refleja en la popularidad de películas israelíes autocríticas sobre el militarismo como Waltz with Bashir.
El objetivo está claro; lo que sigue siendo difícil de saber es cómo lograr la paz. Nos diferenciamos de Europa -con la excepción de Alemania, por motivos obvios-, y sobre todo de Reino Unido y España, en que, al hablar del conflicto de Oriente Próximo, los europeos progresistas tienden a adoptar un punto de vista casi exclusivamente palestino (al lector medio de prensa española y británica le cuesta hacerse a la idea de que Israel sigue siendo la única democracia en la región). Una vez más, para decirlo con claridad, mucho de esto es sólo, como decía Simone de Beauvoir, el viejo antisemitismo puesto al día. Es decir, el antisemitismo de la izquierda europea unido a vestigios del viejo antisemitismo de derechas. Lo irónico es que, como la población judía en España es escasa, el grupo que más sufrirá seguramente ese racismo irracional y sin argumentos será el de los inmigrantes del norte de África.
Hace unos años escribí en EL PAÍS que temía que, si había una recesión, Europa girara a la derecha y la España socialista se quedase sola, como ocurrió en los años treinta. Indiqué que EE UU estaba haciéndose cada vez más progresista (la reacción tradicional estadounidense cuando hay una mala racha económica) y que España debía deshacerse de su anticuado antiamericanismo. A juzgar por las recientes elecciones europeas, algunos de mis temores sobre Europa se han hecho realidad.
Pero volvamos a Obama. Como soy escritora, y no política, tengo mis objeciones. No me eduqué en tiempos de cólera sino en tiempos de religión light, por lo que me causó cierta náusea oír hablar a Obama sobre la paz mundial como si fuera a consistir en una especie de conferencia interconfesional entre musulmanes, cristianos y judíos. Maajid Nawaz, que ha luchado mucho contra el uso político de la religión musulmana para justificar el terrorismo, destaca en sus artículos de The Guardian que antes solíamos hablar del mundo en función de los países, los regímenes, Oriente y Occidente, pero ahora definimos a grandes fragmentos de la población mundial con descripciones casi religiosas, que carecen de matices y, desde luego, de diferencias regionales. Cuando Obama habló de la religión musulmana en vez de los sistemas políticos de los regímenes que estaba visitando, consiguió eludir convenientemente el delicado problema de que Egipto y Arabia Saudí son dictaduras represoras. (Es verdad que Obama necesita el apoyo de los saudíes, que temen mucho más a Irán que a Israel y que nunca se han interesado demasiado por el bienestar de los palestinos, pero no tenía que haberse puesto tan mojigato). Por mucho que Obama necesite ganarse la buena opinión del mundo musulmán, su comparación entre la situación de los palestinos, los esclavos en el Sur de EE UU y el Holocausto estuvo fuera de lugar. Obama, el estratega, sabe a la perfección que se pasó muchísimo, que estaba siendo oportunista. Él y su asesor más cercano, Rahm Emanuel (cuyos familiares israelíes son de derechas y de la línea dura, de un ambiente similar al de Netanyahu), se juegan todo a la idea de que, si consiguen llevar a Arabia Saudí, Siria y otros países de la zona al terreno israelí (más o menos), Bibi Netanyahu, duro pero pragmático, podrá decir a sus conciudadanos: 1) que EE UU le ha obligado a detener la proliferación de asentamientos y 2) que ése es el verdadero camino hacia la seguridad de Israel. Pero el auténtico problema sigue siendo Irán. La afirmación de Obama de que hoy la diplomacia se ejerce a base de decir la verdad en público es una tontería. La Casa Blanca habla constantemente por teléfono con el Gobierno israelí.
Otra objeción, tal vez sin importancia, es que no puedo adivinar por qué Obama sacó a relucir el derecho de las mujeres a llevar el hiyab. Como presidente de EE UU sabe perfectamente que, en nuestro país, que la gente lleve pañuelos (o turbantes, o quipás) no es ningún problema (nos consideramos afortunados si los alumnos no llegan a clase medio desnudos y con un arma), así que ¿por qué sacar a colación una cuestión tan problemática? Llevar hiyab significa una cosa en Turquía (las mujeres pueden arriesgarse a ser condenadas a muerte) y otra muy distinta en los países musulmanes, en los que algunas mujeres pueden considerar que la obligación de llevarlo es una coacción. Y, si Obama quería hablar del hiyab, debería haberlo hecho como un elemento aceptado en la cultura estadounidense, no como una idea suya especial. ¿Y por qué molestar a los franceses, que tienen otros valores culturales? Nosotros nos indignaríamos si Sarkozy nos dijera que está mal que en nuestras escuelas las alumnas puedan llevar pañuelo
.
La insistencia judía en la importancia de que se reconozca Israel no es algo que debamos tratar como una mera sutileza verbal; no hay que confundir nuestra profunda preocupación por la futura reducción de nuestra existencia con la victimología. Según las estadísticas sobre la población judía en la época de Roma, hoy deberíamos ser 200 millones, y no los 13 millones que somos. Si tenemos en cuenta las muertes por plagas, la asimilación voluntaria, la desaparición en el seno de la población en general y, por supuesto, los pogromos, los ataques racistas y el Holocausto, no llegaríamos a esos 200 millones. Pero 13 millones es una cifra asombrosamente baja. De ellos, 11 millones están repartidos entre EE UU (que cuenta con un elevado índice de asimilación) e Israel. Aparte de Francia, la población judía en Europa es insignificante. El novelista André Aciman, cuya familia procede de Alejandría y El Cairo, destaca en un artículo en The New York Times que, en el discurso que pronunció en la Universidad de El Cairo, Obama no dijo que, cuando el nacionalismo inundó el mundo árabe, 800.000 judíos tuvieron que exiliarse. Perdieron sus hogares, su lengua, su identidad y todos sus bienes terrenales. Por desgracia para El Cairo, los judíos habían fundado y mantenido muchos de sus mejores hospitales e instituciones culturales. En el este de Europa y en Alejandría, la antigua babel de voces y cultura judías ha sido sustituida por puestos en los que se vende Los protocolos de Sión.
Éste es el mejor momento para que israelíes y palestinos forjen un tratado de paz viable. Bush se dedicó a hacer pronunciamientos proisraelíes mientras dejaba que el problema continuara a la deriva. Ahora, lo que hace falta es ser capaces de superar los desastres del pasado, y, si somos realistas, el papel fundamental tendrá que desempeñarlo EE UU. El equipo estelar de Obama -Hillary Clinton y George Mitchell- es el mejor que Oriente Próximo -ambos bandos- podría desear.
Cuando yo era una joven viuda, un amigo me aconsejó que me apresurase a buscar trabajo mientras la gente todavía tenía en cuenta m
i tragedia. “Dentro de unos meses, será otro el que tendrá otra tragedia”. Es decir, en este mundo imperfecto, las dos partes deben aprovechar esta oportunidad. Inchallah.

Mar Ignatiu Joseph III Younan

El nuevo patriarca de Antioquía de los sirios manifiesta su comunión al Papa
Manifiesta su preocupación por los sufrimientos cristianos en Oriente Medio
CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 17 de junio de 2009 (
ZENIT.org).- "Paz justa en Irak, reconciliación en el Líbano y en Tierra Santa, detener la diáspora de cristianos de Oriente Medio": estas son las esperanzas que ha presentado a Benedicto XVI el patriarca de Antioquía y todo Oriente de los sirios, Mar Ignatius Joseph III Younan, al final de la audiencia general de este miércoles.
El patriarca fue entronizado en la iglesia católica siriana de Nuestra Señora de la Asunción, en Beirut, el 15 de febrero, tras haber sido elegido por el sínodo de esta Iglesia celebrado en Roma en enero pasado. Acompañaban al patriarca 250 peregrinos procedentes de varios países.
"Nuestra Iglesia es pequeña, pero se remonta a los tiempos apostólicos -aclaró el patriarca en declaraciones a 'L'Osservatore Romano' y custodia una gran tradición, un precioso patrimonio litúrgico y espiritual"
"Estamos aquí para renovar la comunión con el sucesor de Pedro y para después poder responder mejor a los problemas que nos oprimen y seguir testimoniando el Evangelio en un contexto atribulado, marcado también por un fanatismo violento", añadió.
En su saludo a la delegación, el Papa agradeció la visita "que mantiene un vivo lazo con la tradición oriental cristiana y el obispo de Roma".
El mismo pontífice recordó que este jueves, en la Basílica de Santa María la Mayor, en presencia del representante papal, el cardenal Leonardo Sandri, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, tendrá lugar la ceremonia oficial de concesión de la comunión eclesiástica al nuevo patriarca, según prevén los sagrados cánones.
El Papa garantizó su oración a la Iglesia católica siria y renovó su aprecio "a todas las Iglesias orientales católicas, alentándolas
a continuar la misión eclesial, a pesar de las mil dificultades, para edificar por doquier la unidad y la paz".
Del 9 al 13 de junio, en el monasterio de Nuestra Señora de la Salvación en Charfé, en el Líbano, se ha celebrado el primer sínodo católico sirio presidido por el nuevo patriarca.
Según refiere la web de los católicos iraquíes Baghdadhope, los obispos de la Iglesia católica siria han manifestado su "satisfacción" por la visita de Benedicto XVI a Tierra Santa, por el "desarrollo pacífico" de las elecciones en Líbano y también "preocupación por la situación de los refugiados iraquíes" (Cf.
ZENIT, 17 de junio de 2009).
Los católicos sirianos pon hoy unos 150 mil en el mundo. Viven principalmente en Irak (42.000), en Siria (26.000), en Turquía y unos 55.000 en la diáspora.
***
Benedicto XVI presenta a Cirilo y Metodio, apóstoles de los eslavos
Intervención durante la audiencia general
Dedicada a presentar la figura de los santos hermanos Cirilo y Metodio.
* * *
Queridos hermanos y hermanas:
Hoy quisiera hablar de los santos Cirilo y Metodio, hermanos en la sangre y en la fe, llamados apóstoles de los eslavos. Cirilo nació Tesalónica hijo del magistrado imperial León en 826-827: era el más joven de siete hijos. De niño aprendió la lengua eslava. A la edad de catorce años fue enviado a Constantinopla para educarse y estuvo acompañado por el joven emperador Miguel III. En aquellos años fue introducido en las diferentes disciplinas universitarias, entre otras la dialéctica, teniendo como maestro a Focio. Después de haber rechazado un brillante matrimonio, decidió recibir las órdenes sagradas y se convirtió en bibliotecario en el Patriarcado. Poco después, deseando retirarse en la soledad, se escondió en un monasterio, pero pronto fue descubierto y se le encomendó la enseñanza de las ciencias sagradas y profanas, tarea que desempeñó tan bien que se ganó el apelativo de "filósofo".
Mientras tanto, el hermano Miguel (nacido en torno al año 815), tras una carrera en la administración pública en Macedonia, hacia el año 850 abandonó el mundo para retirarse a la vida monástica en el monte Olimpo, en Bitinia, donde recibió el nombre de Metodio (el nombre monástico debía comenzar por la misma letra del de bautismo) y se convirtió en egúmeno del monasterio de de Polychron.
Atraído por el ejemplo de su hermano, Cirilo también decidió dejar la enseñanza para dedicarse a meditar y rezar en el monte Olimpo. Ahora bien, años después (en torno al 861), el gobierno imperial le encargó una misión entre los cázaros del mar de Azov, quienes pidieron que se les enviara un literato que supiera discutir con los judíos y los sarracenos. Cirilo, acompañado por su hermano Metodio, vivió durante largo tiempo en Crimea, donde aprendió hebreo. Allí buscó también el cuerpo del Papa Clemente I, que en ese lugar había sido desterrado. Encontró su tumba y, cuando regresó con su hermano, trajo las preciosas reliquias. Al llegar a Constatinopla, los dos hermanos fueron enviados a Moravia por el emperador Miguel III, a quien el príncipe de Moravia, Ratislao, había hecho una petición precisa: "Nuestro pueblo --le había dicho--, desde que ha rechazado el paganismo, observa la ley cristiana; pero no tenemos un maestro que sea capaz de explicarnos la verdadera fe en nuestro idioma". La misión tuvo muy pronto un insólito éxito. Al traducir la liturgia en la lengua eslava, los dos hermanos se ganaron una gran simpatía entre el pueblo.
Esto, sin embargo, suscitó la hostilidad contra ellos del clero franco, que había llegado precedentemente a Moravia y consideraba el territorio como perteneciente a la propia jurisdicción eclesial. Para justificarse, en el año 867, los dos hermanos viajaron a Roma. Durante el viaje, se detuvieron en Venecia, donde tuvo lugar una acalorada discusión con los que defendían la así llamada "herejía trilingüe": consideraban que había sólo tres idiomas en los que se podía alabar lícitamente a Dios: hebreo, griego y latín. Obviamente los dos hermanos se opusieron a esto con fuerza. En Roma, Cirilo y Metodio fueron recibidos por el Papa Adriano II, que les salió al encuentro en procesión para acoger dignamente las reliquias de san Clemente. El Papa también había comprendido la gran importancia de su excepcional misión. Desde la mitad del primer milenio, de hecho, los eslavos se habían asentado en gran número en aquellos territorios situados entre las dos partes del Imperio Romano, el oriental y el occidental, que experimentaban tensiones entre sí. El Papa intuyó que los pueblos eslavos podrían desempeñar el papel de puente, contribuyendo de este modo a conservar la unión entre los cristianos de una y otra parte del Imperio. Por tanto, no dudó en aprobar la misión de los dos hermanos en la Gran Moravia, acogiendo y aprobando el uso del eslavo en la liturgia. Los libros eslavos fueron colocados en el altar de Santa María de Phatmé (Santa María la Mayor) y se celebró la liturgia eslava en las basílicas de San Pedro, San Andrés, San Pablo.
Por desgracia, en Roma, Cirilo enfermó gravemente. Al sentir que se acercaba la muerte, quiso consagrarse totalmente a Dios como monje en uno de los monasterios griegos de la ciudad (probablemente en Santa Práxedes) y tomó el nombre monástico de Cirilo (su nombre de bautismo era Constantino). Luego pidió con insistencia a su hermano Metodio, quien mientras tanto había sido consagrado obispo, que no abandonara la misión en Moravia y que regresara entre aquellas poblaciones. Dirigió esta invocación a Dios: "Señor, Dios mío..., escucha mi oración y custodia en la fidelidad a ti al rebaño que habías dispuesto para mí... Libéralos de la herejía de los tres idiomas, reúne a todos en la unidad, y haz que el pueblo que has elegido viva la concordia en la auténtica fe y en la recta confesión". Falleció el 14 de febrero del año 869.
Fiel al compromiso asumido con su hermano, al año siguiente, 870, Metodio regresó a Moravia y a Panonia (hoy Hungría), donde afrontó nuevamente la violenta animadversión de los misioneros francos que le encarcelaron. No se desalentó y cuando en el año 873 fue liberado se entregó activamente a la organización de la Iglesia, atendiendo a la formación de un grupo de discípulos. El mérito de estos discípulos estuvo en superar la crisis que se desencadenó tras la muerte de Metodio, que tuvo lugar el 6 de abril de 885: perseguidos y encarcelados, algunos de estos discípulos fueron vendidos como esclavos y llevados a Venecia, donde fueron rescatados por un funcionario de Constantinopla, quien les permitió regresar a los países de los eslavos balcánicos. Acogidos en Bulgaria, pudieron continuar la misión comenzada por Metodio, difundiendo el Evangelio en la "tierra de Rus". Dios, en su misteriosa providencia se servía de este modo de la persecución para salvar la obra de los santos hermanos. De ella, queda también la documentación literaria. Basta pensar en obras como el Evangeliario (perícopas litúrgicas del Nuevo Testamento), el Salterio, varios textos litúrgicos en eslavo, en los que trabajaron los dos hermanos. Tras la muerte de Cirilo, se debe a Metodio y sus discípulos, entre otras cosas, la traducción de toda la Sagrada Escritura, el Nomocanon y el Libro de los Padres.
Resumiendo brevemente el perfil espiritual de los dos hermanos, hay que constatar ante todo la pasión con la que Cirilo se acercó a los escritos de san Gregorio Nazianceno, aprendiendo de él el valor del idioma en la transmisión de la Revelación. San Gregorio había expresado el deseo de que Cristo hablara a través de él: "Soy siervo del Verbo, por eso me pongo al servicio de la Palabra". Queriendo imitar a Gregorio en este servicio, Cirilo pidió a Cristo hablar en eslavo por él. Introduce su obra de traducción con la invocación solemne: "Escuchad, eslavos, escuchad la Palabra que procede de Dios, la Palabra que alimenta las almas, la Palabra que lleva al conocimiento de Dios". En realidad, ya años antes de que el príncipe de Moravia pidiera al emperador Miguel III el envío de misioneros a su tierra, parece que Cirilo y el hermano Metodio, rodeados por un grupo de discípulos, estaban trabajando en el proyecto de recoger los dogmas cristianos en libros escritos en eslavo. Entonces se constató con claridad la necesidad de contar con nuevos signos gráficos, que fueran más adecuados a la lengua hablada: nació así el alfabeto glagolítico que, posteriormente modificado, fue designado con el nombre de "cirílico" en honor de su inspirador. Fue un hecho decisivo para el desarrollo de la civilización eslava en general. Cirilo y Metodio estaban convencidos de que los diferentes pueblos no podían considerar que habían recibido plenamente la Revelación hasta que no la hubieran escuchado en su propio idioma y leído en los caracteres propios de su alfabeto.
A Metodio le corresponde el mérito de permitir que la obra emprendida por su hermano no quedara bruscamente interrumpida. Mientras Cirilo, el "filósofo", tendía a la contemplación, él se orientaba más bien a la vida activa. De este modo, pudo sentar los cimientos de la sucesiva afirmación de lo que podríamos llamar la "idea cirilo-metodiana", que acompañó en los diferentes períodos históricos a los pueblos eslavos, favoreciendo el desarrollo cultural, nacional y religioso. Lo reconoció ya el Papa Pío XI con la carta apostólica Quod Sanctum Cyrillum, en la que calificaba a los dos hermanos "hijos de Oriente, bizantinos de patria, griegos de origen, romanos por su misión, eslavos por los frutos apostólicos" (AAS 19 [1927] 93-96). El papel histórico que ellos desempeñaron fue después oficialmente proclamado por el Papa Juan Pablo II quien, con la carta apostólica Egregiae virtutis viri, les declaró copatronos de Europa junto a san Benito (AAS 73 [1981] 258-262).
En efecto, Cirilo y Metodio constituyen un ejemplo clásico de lo que hoy se indica con el término "enculturación": cada pueblo debe hacer que penetre en la propia cultura el mensaje revelado y expresar la verdad salvífica con su propio lenguaje. Esto supone un trabajo de "traducción" muy empeñativo, pues exige encontrar términos adecuados para volver a proponer, sin traicionarla, la riqueza de la Palabra revelada. Los dos santos hermanos han dejado en este sentido un testimonio particularmente significativo que la Iglesia sigue mirando hoy para inspirarse y orientarse.
[Al final de la audiencia, el Papa saludó a los peregrinos en varios idiomas. En español, dijo:]
Queridos hermanos y hermanas:
En la audiencia de hoy me voy a detener en la figura de los copatronos de Europa: Cirilo y Metodio. Cirilo nace en torno al año 826 en Tesalónica. Recibió una cuidada formación humanística y muy joven fue ordenado sacerdote. Poco después, su hermano Metodio, que ejercía una carrera administrativa, abandonó el mundo para comenzar una vida monástica. Este hecho hizo que Cirilo lo siguiera en su retiro monacal en el monte Olimpo, en Bitinia. Una década después, ambos comenzarán una amplia tarea misionera, primero en Crimea y después en Moravia. En Moravia encontraron la oposición de los misioneros francos, que defendían la "herejía trilingüe", es decir, que la alabanza divina sólo se podía realizar en hebreo, griego o latín. Sin embargo, Cirilo y Metodio difundían la Buena Noticia y celebraban la liturgia en la lengua eslava. Es por ello que se pusieron en camino hacia Roma para solicitar el apoyo del Papa Adriano II. El Pontífice acoge con prontitud la propuesta y ratifica mediante una bula el uso del eslavo para la evangelización. Estando en Roma, Cirilo enfermó gravemente y murió. Metodio regresó a Moravia y se dedicó a formar un grupo de discípulos, que continuaron, tras su muerte, con la labor misionera en Bulgaria.
Saludo a los fieles de lengua española, en particular a los peregrinos de la Diócesis de Albacete, con su obispo monseñor Ciriaco Benavente, y a los peregrinos de la Archidiócesis de Tarragona, con su obispo monseñor Jaume Pujol. Os invito a considerar el modelo evangelizador de San Cirilo y San Metodio, que no escatimaron esfuerzos para dar a conocer a Cristo a sus contemporáneos, haciendo que el mensaje revelado impregnara la cultura de cada pueblo. Muchas gracias.
[Traducción del original italiano realizada por Jesús Colina
Fuene Agencia Zenit.

Ordenaciones lefebvristas

Ordenaciones “lefebvristas” todavía son ilegítimas, aclara la Santa Sede
Confirma el próximo cambio de estatuto de la Comisión Pontificia "Ecclesia Dei"
La Santa Sede ha aclarado que los obispos y sacerdotes seguidores del arzobispo Marcel Lefebvre no ejercerán ministerios legítimos hasta que la Fraternidad de San Pío X no cuente con un estatuto canónico reconocido por la Iglesia.
La aclaración, emitida a través de un comunicado de su Oficina de Información, se ha hecho necesaria para responder a las numerosas peticiones de información sobre las ordenaciones sacerdotales programadas por la Fraternidad de San Pío X para finales de este mes de junio.
El comunicado remite a la
carta que Benedicto XVI dirigió a los obispos de la Iglesia el pasado 10 de marzo para explicar las razones y los hechos en torno al levantamiento de la excomunión a los obispos ordenados ilegítimamente en 1988 por monseñor Lefebvre.
En esa carta, el Papa indica que "hasta que la Fraternidad no tenga una posición canónica en la Iglesia, tampoco sus ministros ejercen ministerios legítimos en la Iglesia", según recuerda el comunicado publicado este miércoles.
La misiva añade que "hasta que las cuestiones relativas a la doctrina no se aclaren, la Fraternidad no tiene ningún estado canónico en la Iglesia, y sus ministros, no obstante hayan sido liberados de la sanción eclesiástica, no ejercen legítimamente ministerio alguno en la Iglesia".
Por otra parte, el comunicado confirma la intención del Papa de dar un nuevo estatus a la Comisión Pontificia "Ecclesia Dei", "asociándola a la Congregación para la Doctrina de la Fe". Esta Comisión es la institución Vaticana competente desde 1988 para esas comunidades y personas que, proviniendo de la Fraternidad San Pío X o de agrupaciones similares, quieren regresar a la plena comunión con el Papa.
Con este gesto, el Papa trataba de aclarar que "los problemas que deben ser tratados ahora son de naturaleza esencialmente doctrinal, y se refieren sobre todo a la aceptación del Concilio Vaticano II y del magisterio postconciliar de los Papas".
"Hay razones para pensar que falta poco para ese nuevo estatus --indica el comunicado--. Este hecho constituye la premisa para el inicio del diálogo con los responsables de la Fraternidad San Pío X de cara a la deseada aclaración de las cuestiones doctrinales y, por lo tanto, también disciplinarias, que todavía siguen abiertas".
En una entrevista publicada este martes en ZENIT (
Cf. ZENIT 16 de junio de 2009), el obispo Bernard Fellay de la Fraternidad de San Pío X se refería a las ordenaciones de tres sacerdotes y tres diáconos en el seminario "lefevbrista" Zaitzkofen, en Baviera (Alemania), programadas por el obispo de la Fraternidad Alfonso de Galaretta para el próximo 27 de junio.
El superior general de la Fraternidad opinaba que el Vaticano ahora "no tiene problemas fundamentales" con las próximas ordenaciones sacerdotales, aunque reconocía que nuevas excomuniones podrían "poner en peligro todo" y hacer fracasar los diálogos de la Fraternidad con la Congregación para la Doctrina de la Fe.
Sobre las ordenaciones previstas por la Sociedad San Pío X, el obispo Gerard Muller de Ratisbona también ha explicado recientemente a la Fraternidad que hasta que la cuestión de la condición canónica no esté resuelta, las ordenaciones no están autorizadas y por tanto merecerían acciones disciplinarias.

Narcotiburones

Narcotiburones contenían 893 kilos de cocaína
Agencia Notimex El Universal Progreso, Yucatán Miércoles 17 de junio de 2009;
La ruta de la embarcación inició con su salida en Costa Rica, llega a Houston, Texas, de esta ciudad se traslada a Progreso, Yucatán, y Guatemala
El comandante de la Novena Zona Naval, Eduardo Villa Valenzuela, confirmó que el cargamento de cocaína hallado la víspera en tiburones congelados en la terminal marítima de este puerto, asciende a 893 kilogramos 925 miligramos.En entrevista, detalló que los 870 paquetes decomisados correspondieron a cocaína pura y ya se iniciaron las investigaciones en torno a quién estaba presuntamente dirigido el cargamento en Tonalá, Jalisco.De acuerdo con Villa Valenzuela, los contenedores con la droga fueron desembarcados en este puerto por el barco "Dover Strait", de bandera de Islas Marshall.La ruta de la embarcación, detalló, inicia con su salida en Costa Rica, llega a Houston, Texas, de esta ciudad se traslada a Progreso, Yucatán, y Guatemala.Según reportes preliminares, de los 400 tiburones que había en los contenedores, en 97 se encontró droga, y tenían como destino final la empresa Tenería del Caribe S.A de C.V., cuya dirección fiscal es Saúl número 2235 colonia Hipódromo camino a Santa Rita, en Tonalá, Jalisco.La droga, custodiada en la actualidad por elementos de la Marina-Armada de México, tendría un valor estimado superior a los 50 millones de pesos.Villa Valenzuela también reveló que una de las circunstancias que hicieron sospechoso el embarque es el costo, ya que es mucho más barato enviarlo a Veracruz que a Yucatán, si el destino final es Jalisco.Apuntó que, sin embargo, fue la implementación de los modernos equipos de rayos X con los que recientemente fue dotada la aduana en puerto Progreso, lo que permitió la ubicación de la droga, de la que se desconoce a qué cártel pertenece
.

Reformas a la Ley de Amparo

DOF: 17/06/2009
DECRETO por el que se reforma el artículo 3 Bis de la Ley de Amparo, Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República.
FELIPE DE JESÚS CALDERÓN HINOJOSA, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, a sus habitantes sabed:
Que el Honorable Congreso de la Unión, se ha servido dirigirme el siguiente
DECRETO
"EL CONGRESO GENERAL DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, D E C R E T A:
SE REFORMA EL ARTÍCULO 3 BIS DE LA LEY DE AMPARO, REGLAMENTARIA DE LOS ARTÍCULOS 103 Y 107 DE LA CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS
Artículo Único.- Se reforma el artículo 3 Bis de la Ley de Amparo, Reglamentaria de los Artículos 103 y 107 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, para quedar como sigue:
Artículo 3 Bis.- Las multas previstas en esta ley se impondrán a razón de días de salario. Para calcular su importe se tendrá como base el salario mínimo general vigente en la zona geográfica que corresponda al momento de realizarse la conducta sancionada.
El juzgador sólo aplicará las multas establecidas en esta Ley a los infractores que, a su juicio, hubieren actuado de mala fe.
TRANSITORIO
Único.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial de la Federación.
México, D. F., a 21 de abril de 2009.- Sen. Gustavo Enrique Madero Muñoz, Presidente.- Dip. César Horacio Duarte Jáquez, Presidente.- Sen. Ludivina Menchaca Castellanos, Secretaria.- Dip. María Eugenia Jiménez Valenzuela, Secretaria.- Rúbricas."
En cumplimiento de lo dispuesto por la fracción I del Artículo 89 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y para su debida publicación y observancia, expido el presente Decreto en la Residencia del Poder Ejecutivo Federal, en la Ciudad de México, Distrito Federal, a dieciséis de junio de dos mil nueve.- Felipe de Jesús Calderón Hinojosa.- Rúbrica.- El Secretario de Gobernación, Lic. Fernando Francisco Gómez Mont Urueta.- Rúbrica.

Columna "historias de reportero"

Columna Historias de reportero/ Carlos Loret de Mola
El Universal, 17 de junio de 2009
Si alguien tiene que darse un balazo, ¿prefiere en la pierna o en el corazón? En política, muchas veces se tiene que escoger el escenario menos malo porque el bueno no está a la vista. Y quien aparece con la pierna sangrante no es siempre la víctima sino de cuando en cuando el responsable del disparo que lo dejó herido, pero no lo mató.
El 28 de mayo estrenó oficial mayor el secretario del Trabajo, Javier Lozano. Su nombre, Jorge Mier. Duró 13 días. Fue despedido después de que se publicara que había salido de la Judicatura con dos denuncias en curso y que era amigo de toda la vida del secretario Lozano, quien lo había rescatado a pesar de las dudas sobre su gestión previa.
¿Fue una cortina de humo? Lozano no sólo no conocía a Mier, sino que no lo quería ahí. Su nombramiento en la Oficialía Mayor llegó de la jefa de la Oficina de la Presidencia, Patricia Flores (a recomendación del coordinador de Asesores de Calderón, Antonio Vivanco), como desde ahí han sido designados este sexenio todos los que ocupan en las dependencias del gobierno federal ese cargo clave para el manejo y disposición de los recursos. El dinero lo quieren tener bajo control en Los Pinos.
Por eso cuando llegan los cuestionamientos periodísticos al flamante Mier, la STyPS envía un boletín de prensa en el que aclara, no defiende. Y horas más tarde anuncia la remoción del funcionario, como si Lozano reculara ante la exhibición pública de lo que había intentado hacer con un supuesto cuate suyo, quien apenas alcanzó a negar los hechos y quejarse de que ni derecho de audiencia sobre ambas querellas había tenido.
En Los Pinos no es que hayan doblado las manos al primer asalto, sino que cuando Mier pidió chamba omitió contar que salió de la Judicatura con asuntos pendientes y no lo despidieron por esas denuncias, sino por no haber advertido de cómo había salido de su trabajo anterior, cosa que no detectaron en el más alto nivel del gobierno federal.
Para muchos en el “staff” de Los Pinos, el secretario del Trabajo habría estado dispuesto a darse un balazo en la pierna filtrando información sesgada sobre su nuevo colaborador, y asumir el costo político, con tal de dejar el terreno limpio para la llegada de algún cercano suyo en la Oficialía Mayor. Y a ver si se le hace nombrar a Jesús Naime.
SACIAMORBOS Dos continuaciones de ayer. 1.— Ya sé, ya sé. Heladio Ramírez no es guerrerense. Es oaxaqueño, pero sí tiene a su hija de candidata. Otro ex gobernador de nombre Heladio, ese sí de Guerrero, Ángel Heladio Aguirre Rivero, tiene a un hijo de aspirante a diputado federal. 2.— ¿Más pistas? Tabasqueño.

Consenso sobre los conceptos

¿Es posible un consenso sobre los conceptos?/José Antonio Martín Pallín, magistrado y comisionado de la Comisión Internacional de Juristas
Publicado en EL PAÍS, 13/06/09;
Hace unos meses, el Gobierno encargó a un grupo de expertos la redacción de un borrador de modificación de las condiciones por las que se regula la interrupción voluntaria del embarazo.
Su trabajo se ha plasmado en el anteproyecto de Ley de la Salud Sexual y Reproductiva, que incluye medidas educativas y sanitarias y se inclina por un sistema de plazos combinado con una serie de indicaciones cuando concurren graves anomalías en el feto o excepcionales riesgos para la salud de la madre.
Es la ley que algunos pedimos en 1985 y que rige en nuestra Europa de forma generalizada, sin confrontaciones ni anatemas.
Pero mientras se gestaba el borrador, un grupo numeroso de cualificados científicos, de convicciones antiabortistas, hizo público el llamado Manifiesto de Madrid “en defensa de la vida humana en su etapa inicial”, sosteniendo que la reforma obedece a “intereses económicos e ideológicos”.
Veamos, si admitimos que el pluralismo es uno de los valores superiores del ordenamiento jurídico constitucional, quizá podamos acercar posturas. En todo caso, no es posible alinearnos con los escasísimos países que prohíben el aborto de manera absoluta.
1. Primera aproximación meramente lingüística. ¿Estaríamos de acuerdo en que lo actualmente regulado y lo que se propone por el anteproyecto de ley del Gobierno nada tiene que ver con el aborto libre?
2. Segunda aproximación: comienzo de la vida. Los firmantes del Manifiesto de Madrid en defensa de la vida humana sostienen que “existe sobrada evidencia científica de que la vida empieza en el momento de la fecundación”.
Reconocerán que el zigoto no sirve para la reproducción asistida. Según parece, la comunidad científica podría compartir que el embrión, compuesto por múltiples células, es el paso siguiente al zigoto en el proceso de desarrollo. Es evidente que no forma parte de ningún órgano de la madre, aunque dependa de ésta, según reconoce el Manifiesto de Madrid. El único matiz discrepante sería la fijación de las semanas que permiten, sin condicionamientos, la interrupción voluntaria del embarazo. ¿Estaríamos dispuestos a debatirlo?
3. El aborto como acto de crueldad. El Manifiesto admite el término interrupción voluntaria del embarazo (acercamiento terminológico), pero añade significativamente que, además, es un acto “simple y cruel de interrupción de una vida humana”. Esta afirmación resulta contradictoria con otros pasajes en los que se califica la decisión como traumática y de consecuencias insoportables y perpetuas.
Las personas crueles no tienen conciencia del drama y dolor que causan a los demás. Los torturadores tienen un alto concepto de sí mismos, y todos podemos coincidir en que se trata de seres inequívocamente crueles.
4. Respecto del consentimiento, el Manifiesto viene a sostener que el aborto es algo inducido y nunca voluntario, al deslizar la expresión “la mujer a quien se proponga abortar”. ¿Y la que lo decide libre y espontáneamente? ¿Quieren decir con ello los firmantes del Manifiesto que el aborto es una decisión que se inculca a las mujeres? ¿No conciben esos firmantes la posibilidad de la libertad de elección?
5. En casos de minoría de edad podría plantearse la posibilidad de un consentimiento informado, racional y maduro. Dicen que privar a las mujeres de 16 y 17 años de la presencia, consejo y apoyo de sus padres para tomar la decisión de seguir el embarazo o abortar es una irresponsabilidad y una forma clara de violencia contra la mujer. Pensemos en padres que, por sentido decimonónico de la honra, consideran un deshonor el parto de la hija y la aconsejan u obligan a abortar. ¿Estaríamos dispuestos a rescatar su autonomía de decisión y permitirle que sea ella la que haga frente a la violencia que supone la postura de estos padres?
La Ley de Autonomía del Paciente de 2002, aprobada con Gobierno del Partido Popular, concede total capacidad a las menores de 16 y 17 años para decidir si se someten a un acto médico infinitamente más arriesgado vitalmente que una interrupción voluntaria del embarazo. El legislador no explicó la ilógica decisión de excluir entonces la posibilidad de abortar de la autonomía de la voluntad. No tuvo en cuenta que la Convención de Derechos del Niño, ley española, nos recuerda constantemente la obligación de respetar el interés superior del niño asegurando su atención sanitaria para preservar su salud física y mental.
También la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor establece que los menores gozarán de los derechos que les conceden la Constitución y los Tratados Internacionales de los que España sea parte, y especialmente la Convención de Derechos del Niño, y de los demás derechos que le conceda el ordenamiento jurídico sin discriminación alguna por razón de sexo.
Algunos encuentran insuperable que un menor no pueda comprar alcohol y tabaco y por el contrario pueda abortar. Confunden los términos de la prohibición. La ley no puede impedir que los menores beban o fumen, y de hecho lo hacen; lo que sí puede prohibir y sancionar es que se les venda esta clase de sustancias.
6. Sostienen que el aborto es un drama con dos víctimas. Podríamos estar de acuerdo sobre la existencia de un drama, pero sólo con un actor, la mujer.
Vivimos constantemente ante dilemas y opciones. Unas son las normales de la vida y otras encierran también un trauma y pueden tener consecuencias irreversibles. Por ejemplo, decidir una separación o divorcio puede resultar en un grave conflicto.
Una parte del Manifiesto parece abrir una puerta a la interrupción voluntaria del embarazo por indicaciones éticas. Afirman que el embarazo procede de una relación compartida y voluntaria. Ello da paso a la posibilidad de admitir el aborto en los casos de embarazos no deseados y los que son producto de una violación.
7. Los firmantes mantienen una postura tutelar de la mujer considerándola sin capacidad ni autonomía. Sostienen que “es preciso que las mujeres que decidan abortar conozcan las secuelas psicológicas de tal acto”. Si se refieren a las mujeres de 16 y 17 años, el anteproyecto de ley se preocupa de que su consentimiento sea suficientemente informado.
La mujer conoce perfectamente el alcance de su decisión, y nadie, salvo la ley, le puede sustituir en la encrucijada o administrar sus sentimientos.
Dejemos que cada persona sienta e interiorice sus culpas y obsesiones recurrentes. Freud podría aclararnos a qué se deben las pesadillas de esta o de otra índole. Llaman la atención sobre alteraciones de conducta y pérdida de autoestima. Algunas mujeres pueden pensar que cometieron una estupidez quedándose embarazadas y con ello no aumenta su autoestima. No conduce a nada adentrarnos por vericuetos enigmáticos e inseguros.
8. Objeción de conciencia. La objeción de conciencia del personal sanitario abre un debate necesario e impuesto por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional. El dilema entre coadyuvar a un crimen, según los antiabortistas, o ayudar a una persona a solucionar un problema vital con un acto médico debería ser suficientemente explicado y razonado por los objetores.
9. Por último, ¿podríamos aceptar todos que las mujeres nacen libres y con iguales derechos que los hombres?
El Tribunal Constitucional ya ha dicho que el nasciturus (el feto) es un valor o bien constitucional. Ahora bien, esta condición no puede prevalecer sobre la decisión de la madre. La voluntad de la madre pertenece al campo de la libertad como valor superior del ordenamiento jurídico constitucional.
Los eclesiásticos están en su derecho al amenazar con los males del infierno, y los legos antiabortistas pueden utilizar el tremendismo de la trituradora de fetos como argumento de impacto visual si no tienen capacidad para debatir la cuestión en el terreno de la lógica, la ética y la inteligencia. Sólo la intolerancia es inconstitucional.