Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de octubre 9, 2010

La paz en medio oriente

El errado proceso de paz de Obama Por Shlomo Ben Ami, ex ministro de Asuntos Exteriores de Israel y vicepresidente del Centro Internacional para la Paz de Toledo. Es autor de Scars of war, wounds of peace: the israeli-arab tragedy (Cicatrices de guerra, heridas de paz. La tragedia israelo-árabe)
Traducido por Carlos Manzano
Publicado en EL PAÍS, 09/10/10):
Desde su comienzo en Oslo, hace casi dos décadas, el proceso de paz israelo-palestino ha estado obstaculizado por el mal funcionamiento de los sistemas políticos de las dos partes.
La capacidad de mando del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, rehén de una coalición imposible y de un movimiento proasentamientos de fanáticos que van por libre, está gravemente comprometida.
Sus homólogos palestinos no están en mejor posición. Hoy, la camarilla que rodea al presidente palestino, Mahmud Abbas, encarna la amarga decepción que ha sido para los palestinos el proceso de paz que se inició con el acuerdo de Oslo. Además, la Autoridad …

Palestinos

¿Quién representa a los palestinos?/Por Said Aburish, periodista y escritor palestino, autor de Naser, el último árabeLA VANGUARDIA, 09/10/10;Los palestinos son un pueblo dado a los extremos. A pesar de ser considerados los árabes más avanzados, han seguido a un charlatán y a un artista del trapecio durante casi cien años. El gran muftí de Jerusalén, en cierto modo el primer ayatolá, los condujo a una desastrosa alianza con Hitler y los fascistas durante la Segunda Guerra Mundial. Tras ella, la mayor parte del mundo respaldó la reivindicación sionista a expensas de los palestinos. Al muftí le siguió Yasir Arafat, quien, totalmente desprovisto de visión estratégica, completó el desastre respaldando a Sadam Husein en contra de los kuwaitíes, las Naciones Unidas y la coalición anti-Sadam.
En la actualidad es el anodino Mahmud Abas (Abu Mazen),sin capacidad alguna de seducción – un compatriota palestino dijo de él que era la encarnación de la palabra aburrimiento-,quien prepara a su puebl…

Vargas Llosa visto por Juan Villoro

El triunfo del escribidor/Por Juan Villoro, escritor EL PERIÓDICO, 08/10/10; En 1974, a los 18 años, acompañé a mi padre en un viaje a Lima y lo convencí de que dedicáramos una tarde a buscar la apartada escuela Leoncio Prado, donde un cadete había sufrido suficientes humillaciones para convertirlas en gran literatura. Ya al anochecer, divisamos los farallones de un sitio inhóspito, que parecía más un presidio que una escuela. El exalumno cuyo libro fue quemado en el patio de ese colegio era Mario Vargas Llosa. La ciudad y los perrosfue una novela decisiva para mi generación. Los cambios de puntos de vista, los monólogos que se intersectan y el mundo de la juventud visto con la fiereza de quien ha perdido sus esperanzas en la sordidez, hicieron que fuera la Biblia de quienes nos iniciábamos en la desmesura de escribir. Conversación en La Catedral, Los cachorros, La casa verde y La guerra del fin del mundo ampliaron ese horizonte narrativo, combinando complejas estructuras con un estilo …

Reflexiones de Vargas Llosa

Catorce minutos de reflexión/MARIO VARGAS LLOSA El País, 10/10/2010 Ese día, como todos los días desde que, hace tres semanas, llegamos a Nueva York, me levanté a las cinco de la mañana y, procurando no despertar a Patricia, me fui a la salita a leer. Era noche cerrada todavía y las luces de los rascacielos del contorno tenían la apariencia inquietante de una gigantesca bandada de cocuyos invadiendo la ciudad. Dentro de una hora más o menos comenzaría a amanecer y, si estaba despejado el cielo, las primeras luces irían iluminando el río Hudson y la esquina de Central Park con sus árboles que el otoño comienza a dorar, un lindo espectáculo que me regalan cada mañana las ventanas del departamento (vivimos en el piso cuarenta y seis). Recordé la broma pesada que le jugaron a Moravia unos falsos funcionarios de la Academia Sueca Pensé en lo maravillosa que es la vida que inventamos para trasladarnos a otra, más libre, con la ficción Tenía el día planificado con toda precisión. Trabajaría un …

"Varguitas" Llosa

«Varguitas», el primero de la clase/J.J. Armas Marcelo, escritor
Publicado en ABC, 09/10/10;
Carlos Barral o Carlos Fuentes (todavía se disputa ese privilegio) lo nombraron «El Cadete». No sólo porque había escrito «La ciudad y los perros» (el mundo que conoció precisamente de «cadete», en el Colegio Militar Leoncio Prado), sino porque era el más joven del «boom» de la novela latinoamericana de los 60. Después del Leoncio Prado, y ya en el periodismo, Vargas Llosa era para todos «Varguitas», el primero de la clase. Quería ser Flaubert desde muy joven, soñaba y escribía novelas fumando como un poseso, y por la noches, con una jauría de tribuletes limeños comandados por Carlos «Coco» Meneses, visitaba hasta el amanecer los burdeles del puerto del Callao. Ya vivía literariamente: todo lo pasaba por el filtro del novelista que quería ser de mayor. Era muy joven, muy atractivo, bailaba muy bien y era, en fin, el primero de la clase. Era sartreano, aunque de mayor supo ver la luz y se hizo…