3 feb. 2010

Entre abogados

Pasión por defender/Javier Gómez de Liaño, abogado y magistrado excedente
Publicado en EL MUNDO, 03/02/10;
A Ignacio Gordillo, bienvenido al gremio
Según datos del Consejo General de la Abogacía -censo del 12/02/09-, en España, distribuidos en 83 colegios, hay 159.295 abogados, de los cuales 120.691 son ejercientes. Según otras fuentes, también dignas de crédito, en nuestro país la tasa de abogados por cada 1,000 habitantes es de 2,63, una de las más altas de Europa, sólo superada por Liechtenstein (3,55), Grecia (3,24), Italia (3,06) y Luxemburgo (2,75). En Francia el porcentaje es de 0,73; en Portugal, de 1,19, y en Alemania, de 1,68. A mí, estas cifras, aparte de recordarme al personaje de (Pio) Baroja que en El Tablado de Arlequín dice a su hijo «como no vales para nada útil, hazte abogado», me plantean la duda de quién, de tantos, es de verdad abogado.
Hace ahora ocho años que ejerzo la profesión. De esta breve pero viva experiencia, una de las mayores satisfacciones es la libertad con la que se puede actuar. Creo que pocos sitios hay donde la libertad sea más completa que en un estrado. «El abogado, de tejas abajo, no tiene otro señor que el Derecho», dijo Raymond Poincaré en el centenario del restablecimiento en Francia de la Orden de Abogados. Pedir justicia en libertad, lo mismo que impartirla con independencia, quizá sea la obra más grandiosa del hombre, lo que no quita que sea consciente de que la figura del abogado despierta escasas simpatías en la opinión pública. Ni antes ni ahora. En todos los tiempos, en prosa y en verso, abundan los improperios dirigidos a censurar y ridiculizar a los abogados. Recordemos la descripción satírica que Quevedo hace de ellos: «Bien frondoso de mejillas, revolviendo autores, sonora voz, eficaz gestos, con cuya corriente de palabras anegaba a los otros abogados». O a Jovellanos, que dedicó este epigrama a los malos abogados: «Se quejan mis clientes / de que pierden sus pleitos, pero en vano / A mí ¿qué se me da si siempre gano?». O al mismísimo Angel Ganivet, cuya manía al foro era conocida, cuando en una de sus cartas a Navarro Ledesma escribe que antes que ejercer la abogacía pediría limosna. Hoy, cuando se quiere compadecer a alguien que está desesperado con un procedimiento judicial, se dice, con tono fúnebre, que «el pobre está en manos de los abogados».
Una de las cuestiones que me planteo casi a diario es si la meta en este oficio es conseguir que gane el cliente o lograr que se haga Justicia. No se me oculta que para el abogado el interés dominante es el de aquél a quien defiende. Es más, estoy seguro de que si preguntamos a la gente, incluidos los no profanos en Derecho, la contestación unánime sería que para un abogado antes que la razón de la ley está la razón de su defendido y que lo está por encima de todo. A la memoria me viene aquella sabrosa adivinanza que Colette Iver plantea en su novela Les Dames du Palais: «¿Iluminamos al tribunal o procuramos cegarle? Mi respuesta es tajante. Si los abogados no tuviéramos más misión que convencer a los jueces de las excelencias de nuestros defendidos, el fin público de la Justicia más que servido, resultaría defraudado. Admito que pueda estar equivocado, pero no tengo por buen abogado a aquél que logra vestir el delito con los ropajes de la inocencia o embrolla las cosas ante los jueces. Cuando un abogado acepta una defensa, es porque estima, aunque sea erróneamente, que la pretensión de su defendido es justa. En tal supuesto, al triunfar el cliente triunfa la Justicia.
Es cierto que desde tiempo inmemorial la abogacía se concibe como una profesión al servicio del interés privado. Sin embargo, según dice el gran jurista Piero Calamandrei en su ensayo Demasiados abogados, una obra que escribió en 1925 para denunciar la decadencia intelectual y moral de la abogacía italiana de la época, cuando la administración de Justicia sirve para ratificar la autoridad del Estado mediante la decisión de los jueces, la razón de ser del abogado está en defender al cliente y al Derecho. De ahí que me parezca bien que el Estado regule la profesión. «La abogacía es una profesión libre e independiente que presta un servicio a la sociedad en interés publico (…)», declara el artículo 1º del Estatuto General de la Abogacía. Por eso, en su momento, di mi opinión favorable a la Ley 34/2006, de 30 de octubre, reguladora del acceso a la abogacía y a la procura, como ahora lo hago con el proyecto de Real Decreto que aprobará el Reglamento de aplicación, cuyo objetivo principal es garantizar la preparación en el ejercicio de la profesión y, de este modo, coadyuvar en el derecho de los ciudadanos a la tutela judicial efectiva.
El lema ha de ser el de «abogados, los justos y bien escogidos». La presencia del abogado en el proceso ha de ser garantía de técnica y de probidad. Me consta que para algunos lo verdaderamente importante en el abogado es el ingenio, aunque, por fortuna, no es así. Reconozco el poder taumatúrgico de ciertos letrados que, además, generan buenas dosis de confianza en la parroquia, sobre todo en la recluida en prisión, pero hay casos en los que la abogacía es sinónimo de charlatanería, de apariencia sin ciencia, de retórica sin sustancia, de astucia sin justicia. Este modelo de abogado en la Revolución francesa llegó a definirse como «personaje de lengua fácil y de conciencia aún más fácil». Y es que si esas habilidades no se apoyan en una sólida base científica, aquel tipo de abogado, tarde o temprano, se caerá por el precipicio de la incompetencia, que es una situación que cabalga a lomos de la estafa y la indignidad.
Aparte de este peligro, la abogacía tiene otros riesgos cuya enumeración sería prolija. El compañerismo, eso que a veces ayuda, también desilusiona; los contactos políticos, eso que a algunos tanto ilusiona, también esteriliza; la vanidad y la ambición, eso que a menudo y a bastantes, desgraciadamente, impulsa, a la larga detiene. Lo digo con pena, pero el abogado, lo mismo que el juez, que brilla en cenáculos, plazas de toros, palcos de equipos de fútbol y otros páramos semejantes, olvida que para ser honorable en la profesión sobran máscaras ajenas.
No menor preocupación me produce lo que piensan algunos jueces, desgraciadamente en mayor número del deseado. Hace tiempo que observo como para determinados miembros de la judicatura -también de la fiscalía- el abogado no es un colaborador en quien confiar, sino el enemigo del que hay que protegerse. Parece como si aquella corriente tradicional de afectuosa relación entre unos y otros se hubiera acabado. Lástima. Con la conciencia de ser ramas de un mismo árbol, los jueces, sobre todo los que ayer fueron abogados, y los abogados, sin excluir a los que anteayer fueron jueces y fiscales, deberían trabajar en perfecta armonía. La respetabilidad de los defensores es determinante de que ningún juez piense en la posibilidad de ser engañado por un abogado.
En fin. Los romanos decían age quod agis. La locución latina pudiera traducirse al español «lo que hagas hazlo bien» o, con mayor sencillez, «haz lo que debes». El fiscal Gordillo siempre despreció la injusticia. Mi amigo y ya cofrade Ignacio Gordillo es un hombre que, aplicándose así mismo el age quod agis, como abogado hará lo que debe, sin permitirse el más leve titubeo. Aunque nunca fui buen consejero, como estoy seguro de que aspira a ser un gran abogado, le diría que el oficio de defender al prójimo es muy duro y no siempre reconfortante y que, a veces, al hacer el cómputo de sus servidumbres, uno se alarma ante la vaciedad del esfuerzo. Tanto que si no fuera por la fe casi ciega que algunos tenemos en la Justicia y en los tribunales que la administran, ante flagrantes injusticias, en un gesto de inútil desfallecimiento y pesimismo, lo que el cuerpo te pide es arrojar los códigos contra el suelo o tirar la toga por la ventana. Sin embargo, al margen de esos duelos, quienes desean ser buenos abogados saben que el hombre necesita justicia y que se la pidan personas que hacen de la defensa de los derechos y libertades su razón de vivir.
OTROSÍ digo: El juez del caso Gürtel ha avalado las intervenciones de las conversaciones entre los abogados y sus clientes en prisión, decretadas, en su día, por su compañero el señor Garzón. A don Antonio Pedreira, que antes que juez fue abogado, le diría, con no pocos respetos, que se equivoca, que el día que los abogados sea reducidos, a fuerza de trabas, recelos e imputaciones, a una tropa servil de leguleyos, el nombre de la abogacía seguirá en los textos legales, pero su espíritu se habrá esfumado para siempre. También rogaría a su señoría ilustrísima que se hiciera la eterna pregunta de ¿quis custodiet ipsos custodes? que el poeta Juvenal formuló hace siglos. Y es que, con razón, la historia ha sido despiadada con quienes, desde el secreto y la oscuridad, de la trasgresión hicieron conveniencia.
Segundo otrosí digo: me dirijo al decano del Colegio de Abogados de Madrid por su parsimonia en el amparo de nuestros colegas del asunto al que antes me he referido. Yo no llevo mucho en este oficio, pero si algo he aprendido de él es que si bien la abogacía es una profesión de solitarios, la defensa del derecho de defensa, cuando se ejerce con nobleza, es tarea que todos hemos de asumir juntos
Tercer otrosí digo: el otro día, la magistrada doña Ángela Murillo, presidenta del tribunal que juzga al ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegui, a la pregunta de su abogada de si su cliente, en huelga de hambre, «podía tomar agua», contestó: «Por mí como si toma vino». Sé que la intervención de la señora juez ha despertado muchos aplausos. No obstante, mesura hasta el cansancio es sabio consejo que puede leerse en el Arte de juzgar. Es más fácil hablar con imprudencia que vencerla. No se olvide que la lengua, cuando se mueve a destiempo, es traicionera hasta con su dueño.

Javier Corral-David Penchyna

Parte de la versión estenográfica de la sesión ordinaria del martes 2 de febrero de 2010
Comentarios sobre la violencia e inseguridad en el país, reflejada en el asesinato de los jóvenes en Ciudad Juárez, Chihuahua, y Torreón, Coahuila, el pasado 31 de enero del año en curso.
Javier Corral David Penchyna (Debate)
El diputado David Penchyna Grub (PRI): Compañeras y compañeros diputados, el 11 de diciembre del año 2006, el señor Presidente Constitucional de México declaró la guerra contra el narcotráfico.
Hoy, a diferencia de sus aliados, señores diputados, nosotros construyendo instituciones dimos paso a ello. No discutimos la declaratoria de guerra, es legítimo combatir hasta sus últimas consecuencias, a la delincuencia, al crimen organizado y lo que aqueja al Estado mexicano. No hay acción más legítima de un gobernante que procurar la seguridad de sus habitantes. Eso no está a discusión, no se confundan; venir a hablar aquí de que lo que pasó en Juárez es del fuero común, es una desvergüenza, es un despropósito y es la ignorancia que les acompaña.
Hoy han muerto jóvenes en un acto de delincuencia organizada, en donde ha habido un gobernador de Chihuahua y gobernadores de todo el país, sin distinción de partidos políticos, que siempre han estado dispuestos exactamente a decir aquí y a lo que ustedes han venido a falsear la realidad; replanteemos una estrategia.
¿Por qué se ponen tan nerviosos desde que empezó esta Legislatura en que citemos al secretario de Seguridad Pública? ¿Por qué cuando planteamos de urgente u obvia resolución que venga a dar cuentas a la nación ustedes son tan delicados? ¿Por qué no aceptan que ante 18 mil muertes en este país la estrategia es equivocada? ¿Y saben por qué? Porque hay un presidente de México que, más que conocer los asuntos de la seguridad nacional, buscó en una estrategia legitimarse en el poder, porque no se legitimó en las urnas. No se confundan, compañeros, ése es el cáncer de México.
Ustedes hablan de colaborar, al inicio de este sexenio, 6 mil policías federales; hoy esta soberanía ha aprobado presupuestalmente 26 mil policías. De un presupuesto de 6 mil millones, hemos aprobado 36 mil millones. De la propuesta original del Ejecutivo, aumentamos los recursos al Ejército Mexicano. Ustedes no tienen cara para venirnos a decir a nosotros que no hemos colaborado con la estrategia más legítima del Estado mexicano.
Nosotros no hemos sido los que aconsejamos o mal aconsejamos al presidente si es que todavía tenemos un presidente que escucha? que hiciera del tema de la publicidad una campaña electoral con la que ustedes fracasaron el año pasado y con la que perdieron las elecciones en 2006.
Nosotros, señor diputado Téllez, sí hemos creado institutos de la Juventud, particularmente su servidor, en Hidalgo creó uno, y le voy a decir algo. Usted desconoce las reformas que se han impulsado me queda claro por qué está en la Comisión del Deporte y déjeme decirle, a manera de ejemplo, varias.
Hoy tenemos la realidad que ninguno de los focos más calientes, más críticos de la sociedad, donde ha habido miles de muertos. No tenemos programas del empleo productivo; no tenemos un gobierno que tenga el ingenio y la imaginación más mínima para proponer programas de capacitación laboral, para profundizar en la verdadera raíz del crimen organizado en México, que son las oportunidades de empleo. Porque éste, lejos de ser el cumplimiento de un mandatario que se empeñó en su campaña en decirnos que era el presidente del empleo, es un presidente reprobado en materia de empleo.
Compañeras y compañeros de este Poder Legislativo, yo no sé si resulte benéfico seguir citando al secretario de Seguridad Pública, que se empeña en una estrategia guardada y que está cancelando la oportunidad de muchos mexicanos, de poder ver hacia el futuro con vida; pensemos seriamente en citar al presidente de la república para replantear una estrategia de Estado que ponga en la agenda nacional como prioridad el reordenamiento, una nueva estrategia calificada entre los tres órdenes de gobierno, donde nadie eluda su responsabilidad.
Éste es un tema que está más allá de alianzas espurias, éste es un tema que aqueja a todos por igual y que le debemos de poner el empeño y la seriedad que merece el pueblo de México. Por su atención, muchas gracias.
(...)
El diputado Javier Corral Jurado (desde la curul): Para rectificación de hechos, al diputado Penchyna.
(...)
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Javier Corral Jurado
El diputado Javier Corral Jurado: Compañeras diputados y compañeros diputados, me había sustraído de participar en este debate, a pesar de que en el centro de la discusión se ha colocado el dolor que vive Chihuahua, y particularmente la tragedia de Ciudad Juárez, en la masacre del fin de semana.
Me había abstenido de participar porque no quiero ni con una insinuación caer en uno de los vicios que he criticado a la política en general, en relación con el tema de la inseguridad, el crimen y la violencia que vive el país. Porque no quiero caer en esa actitud de empezar a sacar la raja política, como aquí se decía: el medro político. Que puede venir a pronunciar discursos hipócritas aquí, mientras que en las bancas de esta salón se da el chacoteo en un contraste penoso y vergonzoso del medro político, no sólo con el tema de la inseguridad, sino con las muertes de Ciudad Juárez.
Aquí he visto desfilar el vituperio y el insulto, esta feria de culpas, de echar la culpa pa arriba, pa tras, pal lado, para abajo. He visto cómo se critica y cómo se descalifica generalizadamente, sistemáticamente. Pero ni uno, ni uno ha tenido el valor de proponer algo aquí del cómo sí se debe hacer.
Puro no. Puro en contra. Puro vituperio. Puro insulto. Y nadie ha venido a decir cómo hay que hacerle en Ciudad Juárez y en Chihuahua, para enfrentar la tragedia. Discurso, digo yo discurso hipócrita, que viene a decir acá cosas mientras están las risotadas en las curules, el chacoteo en las curules.
Hay muertos de por medio. Hay una tragedia que debiera llamar a todos a luchar con todo. Ah, no. Es aquí la repartidera de culpas. Es el responsable a juicio político, y es el entremezclado perverso de un dolor que ya les aflora: las alianzas electorales. Han venido a tratar el tema de las alianzas como la verdadera preocupación que está detrás de este falso e hipócrita debate, porque medran con el dolor de una ciudad que tiene un acumulado de abandono.
Claro que le puede a Penchyna que aquí se refieran 70 años de corrupción, de partido único, de complicidad mafiosa con el narcotráfico. Claro que le puede a Penchyna recordarle que fueron ustedes responsables del desastre del país, porque se mantuvieron como monopolio intocado durante 70 años, porque no quisieron compartir la responsabilidad del poder, porque fueron a la defraudación electoral para evitar la democracia, porque se sufragaron, porque se patrocinaron en el peculado público y en el abandono de las fronteras como Juárez; sí, Ciudad Juárez una frontera abandonada.
Claro que le puede a Penchyna que le refiramos de dónde viene el acumulado de los problemas. Sí, viene de 70 años de PRI que no queremos que se vuelva a repetir ni uno más. Y para eso serán las alianzas electores, para evitar la regresión autoritaria, para evitar el pasado ignominioso del México autoritario que representan.
Y claro que a Penchyna le duele Hidalgo, porque en Hidalgo, esa tierra con estela de caciques y mancha de corrupción, pronto verá concretar una alianza entre las fuerzas democráticas de Acción Nacional y de la izquierda.
Nosotros no vamos a seguir cayendo en el garlito de la trampa priista que ofrece colaboración en el discurso y son capaces de venir a vituperar al presidente de la república tres años después.
¿Por qué no dijo el PRI hace tres años lo que dijo Penchyna hoy sobre la legitimidad de Calderón? ¿Quiere tratar el PRI ese tema en serio? ¿Qué valor le surgió a Penchyna tres años después de la elección del 2006? Valor tardío, dignidad retrasada en torno del tema electoral.
No tiene cara para venir a reprocharle a Calderón su legitimidad, cuando fue el PRI también el que reconoció, junto con las autoridades electorales, el triunfo legítimo y legal de Felipe Calderón.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Para alusiones personales, tiene la palabra el diputado David Penchyna
El diputado David Penchyna Grub: ¿Más fuerte? Señor diputado Corral, es usted un mal actor de televisión. Lamento decirle que lo que gastó en sus cursos de actuación, aquí no da resultado.
Es usted un sofista. Alude las propuestas, y no le escuchamos ninguna. Espero que pueda acudir a un otorrinolaringólogo para que escuche bien. No vine a aludir la legitimidad del presidente. Vine a afirmar que el presidente se trató de legitimar a través de una estrategia de seguridad en donde su estrategia está hueca, escúchelo bien.
Usted es de Chihuahua; le preocupan tanto sus conciudadanos y lo que viven, el drama del pueblo de Ciudad Juárez; desconoce los permanentes subejercicios de una década panista en el presupuesto de seguridad pública. Año con año subejercen recursos.
No me preocupan sus alianzas, señor diputado. Aquí cada quien se rasca con sus uñas. Su necesidad y su desesperación en la pérdida del poder a través de una década de fracasos es evidente a qué los está llevando.
El PRI va a ganar las elecciones en mi tierra y en los demás estados. Ése es su problema. Usted se puede aliar con quien quiera, se puede aliar con los que lo desconocen, se puede aliar con los que los han descalificado, se puede aliar con quien no han reconocido la vida institucional de México. Ésa es su responsabilidad, no la nuestra.
Hoy estamos tratando un tema de la mayor importancia. ¿Quiere propuestas? Ahí le van varias.
La primera. Por menos, en otros gobiernos como el del DF, hubo cambio de funcionarios. Hay 18 mil mexicanos muertos y la Secretaría de Seguridad Pública sigue en todas sus partes con los mismos integrantes. Benditos resultados.
Segunda. En lugar de subejercer los recursos, pongamos a trabajar ese dinero en los municipios y en las regiones donde hoy el narcotráfico está asestando permanentemente golpes como en Ciudad Juárez. Hagamos un fondo de capacitación laboral, quitémosle la opacidad a los recursos de las Pymes que mantiene la Secretaría de Economía y financiemos el desarrollo regional creando microempresas para darle un porvenir a los jóvenes, que como bien se dijo aquí, se están yendo de México.
Ustedes se pueden aliar para lo que quieran; nosotros les ofrecemos una alianza para redireccionar una estrategia que se basó en tratar de hacernos creer que el presidente Calderón era presidente.
Si usted quiere escatimar el esfuerzo institucional por el que los miembros del Partido Revolucionario Institucional hace tres años dimos estabilidad a la república, allá usted. Le reitero una vez más, como siempre, usted es un sofista y un mal actor de pacotilla. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Por alusiones personales, tiene la palabra el diputado Javier Corral.
El diputado Javier Corral Jurado: Quiere Penchyna repartir de lo que le sobra. El actor de televisión, el que ha ido a clases de histrionismo y de actuación y es el auténtico ventrílocuo en la televisión, es Enrique Peña Nieto; el que realmente es una vocación dispuesta al histrionismo y a la actuación es el gobernador del estado de México; y no quiera el diputado Penchyna repartir?
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Señores diputados, solicito su atención para escuchar al orador. Adelante, diputado.
El diputado Javier Corral Jurado: Es lógico que vean la paja en el ojo ajeno y no en el propio. Yo le tomo la palabra a Penchyna en dos cosas: dice que por menos de lo que ha sucedido en Chihuahua debiera haber relevo de funcionarios.
Yo creo tres cosas en relación con el problema que vive mi estado. Sí creo, uno, que la estrategia federal debe no sólo revisarse en términos de la presencia de fuerzas policiacas y militares en Chihuahua. Como dijo el día de ayer el presidente de la República: ampliarse, revisarse y adecuarse el llamado operativo conjunto.
También creo, como bien lo ha sugerido Penchyna, que llegó la hora en que dimita a la gubernatura de Chihuahua el licenciado José Reyes Baeza Terrazas, y lo voy a explicar. Lo voy a explicar. Es un asunto muy lamentable, pero es fundamental clarificar.
¿Por qué en Chihuahua se concentró la disputa de las mafias del nacotráfico? ¿Por qué en mi estado se concentra el 34 por ciento de las ejecuciones del país? ¿Por qué en Ciudad Juárez el año pasado se presentaron 2 mil 635 ejecuciones? Porque el poder local, porque el aparato gubernamental, porque el gobierno de José Reyes Baeza ha sido omiso y complaciente con las mafias del narcotráfico.
Porque evitó desde el inicio una limpia en el aparato policiaco que le habían heredado con las principales acusaciones de vinculación con el narcotráfico. Porque se ha empeñado en mantener a un Ministerio Público supeditado a su criterio político y a este enfrentamiento permanente con la federación, en el que un día solicita la presencia de más efectivos militares y al día siguiente le echa la culpa a la federación.
¿Por qué se concentró en Chihuahua la disputa de las mafias del narcotráfico? Porque el gobierno de Reyes Baeza es espectador frente a la disputa de los capos del narcotráfico y no puede hacer nada porque en su origen, como gobernador, se encuentra la explicación.
Yo fui candidato a gobernador de Chihuahua en el 2004. En mayo del 2004 las campañas resultan beneficiadas con dinero ilegítimo, con dinero ilícito. Yo rechacé, como candidato a gobernador, cualquier ofrecimiento de las mafias del narcotráfico. Incluso a mí me señalaban que cometía un error porque del otro lado habían aceptado, y el doble, de los dos grupos principales que se disputaban la plaza.
Por eso la policía de Chihuahua, por eso la Procuraduría de Chihuahua es espectadora en el tema de las ejecuciones. Por eso los comandos de sicarios llegan a paso lento y se retiran a paso lento. Porque las fuerzas de seguridad...
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Sí, diputado Ramírez Marín.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Presidente, si me permite una pregunta el orador.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: ¿Le acepta usted la pregunta, diputado?
El diputado Javier Corral Jurado: Con mucho gusto.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Adelante, diputado.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Señor diputado, habiendo tan gravemente reconocido usted que tuvo esos contactos ¿dio parte a la Procuraduría General de la República o a la autoridad correspondiente? ¿Se ofrece usted en calidad de testigo para señalar los nombres respectivos? ¿Qué acción debemos tomar sabiendo que un candidato a gobernador fue tentado por la mafia del narcotráfico y qué medidas hay que tomar de inmediato?
El diputado Javier Corral Jurado: Con muchísimo gusto le contesto tres cosas. No sólo, en su momento las autoridades tuvieron conocimiento de esto que platico, tengo documentados los hechos.
Debo decirle, por ejemplo, que algunos de los más cercanos colaboradores al gobernador de Chihuahua de ese entonces. también algunos de ellos ya ejecutados, uno de los abogados muy cercanos al gobernador que fue ya ejecutado, fue ampliamente documentado en Chihuahua. No tengo ningún inconveniente en dar mi testimonio, porque estoy orgulloso de esa acción. La refiero aquí por un hecho, diputado Ramírez Marín.
Cuando más los candidatos necesitan en las campañas. Por eso he dicho una y otra vez, por eso lo propuse en la Comisión Permanente blindarle a las campañas políticas, blindarlas del financiamiento de la delincuencia organizada, porque llegan las propuestas, llegan los ofrecimientos; no todo mundo las rechaza, diputado Ramírez Marín. No todo mundo tiene la consecuencia para rechazar esos ofrecimientos.
Por eso creo que en Chihuahua el problema real está en la forma en que se financiaron esas campañas. Si usted hace hoy un recuento y por supuesto que lo podemos hacer, porque ya está documentado? del gasto de esa campaña con relación a los límites establecidos, a los topes establecidos por la legislación electoral, rebasaron considerablemente tres tantos los topes de esa campaña. ¿De dónde salió ese dinero, diputado Ramírez Marín? Ahora yo le pregunto a usted ¿de dónde se financió esa campaña?
En la Comisión Permanente, cuando estuvo el secretario de Seguridad Pública, la semana antepasada. Es mentira lo que dice Penchyna, que hemos invitado a García Luna varias veces y no viene, ya van dos veces que viene a la Cámara de los diputados. La primera sólo para ser insultado en el pleno y en la Comisión Permanente ahí hubo una comparecencia un poco más respetuosa.
Pero debo decirle, como se lo dije a usted en la Comisión Permanente, y como lo dije a todos mis compañeros, por eso es importante que las campañas electorales y las precampañas transparenten los recursos y el origen del financiamiento, porque ahí es donde se origina el principal vínculo de la corrupción política que después inhabilita la acción persecutoria del Estado, porque ahí teje sus redes de complicidad el narcotráfico.
Señores, aquí se está hablando de propuestas y de institutos de la juventud, reglas para el deporte, todo eso está muy bien. Pero hay tres acciones que este Congreso puede realizar, y una de ellas tiene que ver con el combate a la corrupción política y al financiamiento ilícito de las campañas.
Si realmente interesa el tema, esta soberanía puede legislar en la materia y puede generar las normas que imposibiliten que la clase política siga siendo rehén; y no sólo eso, patrocinada y financiada. No sé si más o menos he respondido a su pregunta.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): No.
El diputado Javier Corral Jurado: Pero bueno, yo creo que llegó la hora de que el licenciado Baeza renuncie a la gubernatura de Chihuahua. Que lo haga por el bien de nuestro estado. Estoy seguro que si el licenciado Reyes Baeza da este paso en los próximos días, va a destensarse el ambiente en nuestro estado.
Compañeras diputadas, compañeros diputados, una vez más Penchyna trajo el dolor de la herida que ya le duele. Alianza, dijo, alianza espuria. Alianza espuria. ¿Y las que el PRI genera en los distintos estados?; ¿y la que ahora mismo van a celebrar en Zacatecas con Ricardo Monreal, que primero estaba en sus filas, luego les ganó la gubernatura y ahora la quieren recuperar a través de él? Se empieza a hacer cierto el principio éste de que al PRI en algunos estados, sólo el PRI le puede ganar. Así va a pasar en varios de ellos, Penchyna; en el suyo va a pasar así pronto.
He reclamado el tema de que se introdujo las alianzas electorales. ya voy a terminar, lo que pasa es que me interrumpió el diputado Ramírez Marín. Señoras diputadas, señores diputados, dije que era un discurso y un debate hipócrita. David Penchyna vino y me señaló como un actor de pacotilla. No tengo problema con asumir que usted se puso el saco de hipócrita. Le queda perfectamente, señor diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado David Penchyna Grub
El diputado David Penchyna Grub: Con su permiso, señor presidente. No cabe duda que los sofismas, la imaginación, la falta de vergüenza y de memoria no tienen límites.
¿De qué tamaño fue la herida del diputado que me antecedió en la palabra porque mi inteligencia no me permite mencionar su nombre?, quien hace seis años perdió en las urnas con Reyes Baeza hace seis años. Le dura la herida, señor diputado.
Pide la renuncia del gobernador de Chihuahua. En el pecado lleva la penitencia, señor diputado. Hoy hay una estrategia en Ciudad Juárez, donde participa el gobierno federal, que es actor fundamental en el supuesto combate al narcotráfico. Hay 5 mil soldados, señor diputado. Lea al presidente de esta Cámara en sus declaraciones del día de ayer. Ramírez Acuña, ex secretario de Gobernación, quien cuestiona la estrategia del gobierno federal y hasta donde sé, porque no sé si ya lo expulsaron, es del Partido Acción Nacional.
Lo que venimos a hablar aquí hoy, como es práctica triste y cotidiana en nuestro país, es de 15 muchachos muertos, de 15 familias que están en duelo, señor diputado. En el pecado se lleva la penitencia; la legitimidad perdida no fue culpa de nosotros. Es culpa de una estrategia fallida y, escuche bien lo que digo porque usted viene a inventar como es su estilo, ofismas a esta tribuna.
El presidente se equivocó en la estrategia porque fundamentó en ella el hacernos creer que era presidente. La estrategia ha cobrado vidas y es evidente que está a la deriva y lo único que reclamamos, con la facultad que nos da la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es cuestionar una estrategia que no ha dado resultados.
Quiere hablar de Reyes Baeza; ¿ por qué no habla de Francisco Barrios? ¿Por qué no habla de lo que pasa en Chihuahua? Ya no hace seis años; lo que pasa en Ciudad Juárez hace mucho tiempo. Si quiere le mandamos los periódicos, pero su herida y su dolor de no haber sido competitivo en las urnas hace seis años le llama y le sigue asestando el reivindicarse como un sofista y un mal actor que aquí nos viene a inventar cosas. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Javier Corral Jurado
El diputado Javier Corral Jurado: El que hace 32 minutos se quejaba de que el PAN siempre recurría al pasado a causa de su inexperiencia, ya quiere que en materia de Chihuahua nos devolvamos 16 años a escrutar el gobierno de Francisco Barrio. De poca memoria, hipocresía de poca memoria.
Yo no tengo dolor por la derrota en Chihuahua, no es una herida, no, no, y les voy a decir por qué no. Todo lo que usted pueda decir de mi campaña y de mi participación electoral, ya se la doy por buena; que perdí en las elecciones, lo reconocí el mismo día de la elección, y no sólo no me lamento de esa elección. Yo dije que competía en condiciones de enorme desigualdad, pero así competí, y al final de la jornada reconocí el triunfo del licenciado Reyes Baeza.
No sólo eso, le voy a decir para que usted sepa, Penchyna, con quién está hablando. Yo estuve en la toma de protesta del gobernador Reyes Baeza. No, no lo hice para que me lo agradeciera el PRI; lo hice para cerrar una estela de confrontación en Chihuahua, una estela de confrontación política, una polarización indebida que el antecesor del licenciado Baeza había dejado.
Fui a la toma de protesta de Reyes Baeza a enviar un mensaje, no sólo al PRI o al gobernador; a la sociedad chihuahuense, porque quise poner mi parte en la reconstrucción de un Chihuahua nuevo. Incluso acompañé en sus primeras acciones al gobierno del licenciado Reyes Baeza.
En su momento califiqué de positivo el nombramiento de la procuradora Patricia González, como procuradora de Justicia del estado. En su momento avalé varias de las acciones de reforma judicial que el licenciado Reyes Baeza promovió en Chihuahua, pero esa confianza y esa esperanza que yo tuve está absolutamente destrozada en Chihuahua.
Yo no tengo por qué seguir siendo aval de un gobierno que se mostró absolutamente incompetente, absolutamente obsecuente con las disputas de los narcotraficantes en mi estado, y no reclamar responsabilidad.
No, yo no estoy quejándome de mi derrota electoral de hace seis años; perdí. Como la política tiene que empezar a reconocer cuando pierde y cuando gana, como ustedes deberían reconocer su propia responsabilidad en el desastre que hoy comentamos.
¿De dónde les surge a ustedes este prurito justiciero, este halo de pureza, esta cátedra de derecho, esta lección de democracia? No, siguen sin reformarse, siguen tan pre modernos como antes, no dan muestras de querer cambio alguno con el país; embaten cualquier reforma que presenta el presidente de la República, quieren restaurar el poder anterior; quieren restaurar el mismo sistema.
Por eso las alianzas no son alianzas espurias. Se dice espurias, como se dice también otorrinolaringólogo. Las alianzas se justifican ética y moralmente, y la ley las contempla como instrumentos fundamentales de coalición electoral entre fuerzas, incluso distintas, para sumar esfuerzos a un propósito común.
En Puebla, en Oaxaca, en Veracruz, en Hidalgo y en Durango, tenemos un propósito común: queremos restablecer el principio democrático en entidades que sufren los peores rostros del peor PRI. Que sufren el mayor retraso. Que no son capaces aún de practicar mínimos de convivencia democrática, de respeto a sus adversarios, de respeto a los derechos humanos. Vamos a esas entidades con los demócratas estén donde estén para establecer la democracia, para la justicia y en la libertad. Reitero, señor diputado Penchyna, el suyo es un discurso hipócrita.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: ¿Para alusiones personales el David Penchyna? ...
El diputado Manuel Guillermo Márquez Lizalde (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Su nombre, diputado.
El diputado Manuel Guillermo Márquez Lizalde (desde la curul): Para hechos, presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Adelante, diputado.
El diputado Manuel Guillermo Márquez Lizalde: Gracias, señor presidente. No cabe duda que la herida sigue abierta. No quiero echarle más limón a esa herida, pero le quiero decir que el resultado de las alianzas en el 2010, van a ser lo mismo de la alianza de la cual usted fue candidato en el 2004 y perdió estrepitosamente. Eso le va a suceder. Eso va a suceder por esas alianzas pragmáticas.
Acudo a esta tribuna a pedirle que lo que vino a decir aquí lo acredite en los hechos. Usted, como buen abogado, compruebe lo que ha dicho. Porque el mismo secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, liberó al gobernador Reyes Baeza Terrazas de toda culpa y de todo vínculo con el narcotráfico, cuando la senadora, su compatriota, su colega, Tere Ortuño, lo señalaba vinculado con el narcotráfico. Públicamente manifestó en un documento por escrito, el secretario de Gobernación, que estaba liberado de todo vínculo con el narcotráfico.
¿Por qué razón usted viene, de manera ligera y sin fundamento a querer, como lo dijo ahorita el diputado Penchyna, falazmente y con un gran sofisma, a engañar a los compañeros de esta soberanía? No se vale, no se vale que usted esté abusando de estos micrófonos para venir a injuriar, a mentir, a descalificar, que eso es lo que le ha caracterizado a usted en su vida parlamentaria.
Usted vino y exigió ahorita que hiciéramos propuestas serias. Que no descalificáramos. Que no viniéramos a despersonalizar y a echar culpas. Que no participáramos en esta feria de las culpas, cuando se le olvida que su compañera, la diputada María Antonieta Pérez, fue la primera que inició señalando a otros órdenes de gobierno.
Cierto, coincido con usted, tenemos que ponernos a trabajar. Hoy, que este acontecimiento que enluta a Juárez, a Chihuahua y a México, debemos de ponernos todos a trabajar unidos para proponer la reconstrucción del Sistema Nacional de Seguridad Pública, porque ya vimos que esta estrategia que ha planteado el señor presidente de la república, la cual partió de un diagnóstico equivocado, lamentablemente los resultados han sido fallidos y está más allá de lo que él nos anunció. Cada día se incrementa el número de muertos.
Requerimos desde aquí pedirle que haga un alto en el camino y que nos sentemos todos a hacer propuestas, como usted bien lo dice. A eso nos sumamos como priistas, como chihuahuenses, como gente bien nacida y comprometida, porque queremos la tranquilidad y la paz. Queremos rescatar las calles, los parques, las ciudades y las comunidades en Chihuahua. A eso vinimos: a exigir, no a descalificar.
Si usted decía que el Ministerio Público en Chihuahua está también vinculado con actividades ilícitas, quiero decirle que el mismo Presidente Felipe Calderón, invitó a la procuradora general de Justicia, Patricia Rodríguez, a ser la coordinadora del Sistema Nacional de Reforma Penal y ella no aceptó. Quiere decir que si la invita, es porque está libre de todo señalamiento.
En Chihuahua el gobernador, la procuradora y los servidores que se dedican a la seguridad pública están libres de todo señalamiento hasta este momento, aun a pesar de que se lo haya pedio públicamente la senadora María Teresa Ortuño, no ha sido capaz de acreditar en los hechos un solo señalamiento. Por eso le pido a usted que haga lo mismo o se deje de estar descalificando. Es cuanto, señor presidente(....)
El diputado Ignacio Téllez González: Diputado Penchyna, usted parece un aparato de China. Salió defectuoso. Su servidor es el diputado Ignacio Téllez, y no estoy en la Comisión de Juventud y Deporte. Estoy en Cultura, estoy en Transporte y estoy en Asuntos Indígenas, por eso pedí rectificación de hechos, porque usted parece un aparato hecho en China. Bien. Tranquilos.
Aquí venimos a hablar de Ciudad Juárez. Aquí venimos a hablar de qué es exactamente lo que está pasando en esa ciudad. El tema es el crimen organizado y viene desde 1968, si mal no recuerdo. En aquel entonces tenían recursos, en aquel entonces tenían dinero, en aquel entonces tenían el Congreso a su favor, y aún así no hicieron absolutamente nada.
Ahora lo que debemos de hacer es apoyar a nuestro presidente de la República, que ha emprendido una lucha de frente a los ciudadanos, de frente a la nación, de frente a todos los poderes, tratando de salvar a nuestros pueblos, a nuestros hijos, a nuestros ancianos y a tantas personas que muchas veces son utilizados precisamente por el narcotráfico. Eso es lo que debemos hacer.
Hay gobernadores, como lo decía Penchyna, que siempre han dicho en el discurso que están dispuestos a colaborar; pero en los hechos es otra cosa. Y no hablo nada más de los gobernadores, hablo del jefe de gobierno que también ahí tiene mucha corrupción escondida, que también ahí está un caso palpable como es el Bar Bar, que no lo entendió el diputado Noroña. No hablaba de sus barbas. Hablaba del Bar Bar, que hace días también tuvo un suceso muy lamentable y que desgraciadamente no se ha hablando de él.
Bien lo decía el ex presidente municipal de Ciudad Juárez. El llamado que hizo ha sido de los más centrados. El llamado que hizo es a que sumemos esfuerzos, a que realmente empecemos a combatir en conjunto este problema tan grave que está lacerando a muchos de nuestros conciudadanos.
Ésa es la invitación. Y él lo dice porque tiene conocimiento de causa. Ya fue presidente municipal de esa ciudad y sabe cuál es el problema. Sabe cómo se tiene que afrontar y él ha hecho un llamado muy estricto a todos nosotros.
Unamos los esfuerzos. Unámonos todos y cada uno de los partidos, y luchemos porque nuestro país sea mejor. Por ahí debe de ir la estrategia. Propongamos, señores. No nada más vengamos a gritar porque simple y sencillamente somos una figura política.
Yo no soy nadie. Vengo de un pueblito de allá abajo. Tal vez no tenga la experiencia política de muchos de ustedes, pero tengo el deseo de transformar a mí país, tengo el deseo de seguir luchando por mis ciudadanos, por los que votaron por mí y por muchos que votaron por ustedes, que quieren un cambio verdadero y que lo único que han hecho ustedes es nada más venir a vituperar a nuestro presidente, pero no a sumar esfuerzos.
Y sí, señor diputado. Sí estamos a favor de las alianzas, porque necesitamos desterrar de estos estados al peor autoritarismo que se ha generado no solamente en Hidalgo; en Oaxaca, en Durango, en Puebla, en Sinaloa y en algunos otros estados, que poco a poco se irán sumando a esa transformación.
A esa transformación, porque es mil veces mejor alianza con partidos que siempre hemos compartido una profunda vocación democrática, que aliarse con negocios familiares, que aliarse con las personas que lo único que buscan es anteponer la fracción por encima de los intereses ciudadanos. Que no les duela.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Señores diputados, démosle oportunidad de terminar al señor orador. Adelante.
El diputado Ignacio Téllez González: Por qué se ponen tan enojados, hombre. Estamos hablando de alianzas que se van a dar quieran o no quieran. Va adelante México, van adelante los ciudadanos. Muchas gracias.

Debate en San Lázaro por los hechos de Juárez

Parte de la versión estenográfica de la sesión ordinaria del martes 2 de febrero de 2010
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: El siguiente punto del orden del día es relativo a los comentarios sobre la violencia e inseguridad en el país, reflejada en el asesinato de los jóvenes en Ciudad Juárez, Chihuahua, y Torreón, Coahuila, el pasado 31 de enero del año en curso. Con tal objeto, tiene la palabra el señor diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña, del Grupo Parlamentario del PT.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: De haber sabido que seguía, aquí me quedaba. Dice José Ortega y Gasset, filósofo español ¿que vivió de 1883 a 1955?: "El mayor crimen está ahora no en los que matan, sino en los que no matan, pero dejan matar". Hoy vivimos esta situación. Acabamos de enterarnos de que 16 jóvenes ya 18 fueron asesinados en Ciudad Juárez, en la madrugada del domingo; y 10 en Torreón, Coahuila, que han tenido menos atención.
Aquí, en este país, valen más el trasero de Alejandra Guzmán o las piernas de Cabañas que la seguridad pública de la gente. Pueden matar, fusilar a jóvenes y eso no importa porque fue un fusilamiento lo que se hizo con ellos. Ya hemos vivido aquí ese tipo de ajusticiamientos. Habían separado a jóvenes, en centros de rehabilitación, lista en mano, y ahí los habían fusilado.
Hoy estamos hablando de 28, pero sólo en lo que va del año, en enero, hay 933 asesinatos. En lo que va del gobierno usurpador, 17 mil 789. En Ciudad Juárez, que se considera la ciudad más violenta, el problema es gravísimo. Y dice Calderón "no sabemos qué ha ocurrido". El que va ganando la lucha contra el narco dice "no sabemos qué ha ocurrido".
Pero vean esta perla. "Los hechos del domingo reflejan una falta elemental del sentido y del aprecio por la vida. No sabemos qué haya ocurrido ahí; si estamos en presencia simplemente de un hecho de rivalidad entre dos grupos de jóvenes, prácticamente adolescentes; si esto refleja una lógica de pandillas y de bandas criminales que, de suyo, ya da una expresión de descomposición o deterioro social muy preocupante". Esto lo declara quien usurpa la Presidencia de la República. Vean en manos de quién estamos.
La verdad es ¿permítanme una pequeña digresión? que deberíamos hacerle una auditoría a lo que se toma Calderón, porque sus declaraciones son cada vez más claras de que el tipo ha perdido el más elemental sentido de la cordura. No puede ser que esté declarando este tipo de cosas.
Pero no paró ahí- Mmuchas gracias, compañeros diputados y compañeras diputadas. Dijo que la responsabilidad era de la autoridad local. Dijo que el gobernador de Chihuahua ¿y el de Coahuila, supongo? y los alcaldes son responsables de esta barbaridad. No tengo duda de que son corresponsables en su nivel de responsabilidad, pero el central lo tiene quien usurpa la Presidencia de la República, que desde que llegó de manera espuria al mandado, decidió su lucha absurda contra el narco y ha sumido al país en un baño de sangre; en una situación de inestabilidad, de secuestros, de descabezados, de asesinatos que son francamente intolerables.
Vuelvo a preguntar desde la tribuna: ¿qué esperamos, compañeros diputados y compañeras diputadas? ¿Qué esperamos? ¿A que esa violencia nos toque a nosotros, a nuestros familiares? Porque nadie está exento en este momento en el país de poder sufrir una situación de esta naturaleza.
Es gravísimo, gravísimo lo que está sucediendo. Realmente las cifras son espeluznantes. En 2009, 8 mil 281 asesinatos relacionados con el crimen organizado. Un incremento de 147 por ciento, 22.68 asesinatos por día.
Por otra parte, dentro de los asesinados, por ejemplo está Yomira Aurora Delgado Lara, de 13 años de edad. Pero ahí mismo, en Juárez, más de 500 mujeres asesinadas. Niñas, algunas de 13 años, violadas anal y vaginalmente, y no ha pasado absolutamente nada. ¿Cómo es posible? ¿Qué tiene que suceder para que reaccionemos, para que demostremos que esto no puede seguir por este rumbo?
Simplemente el día de hoy, Magdalena de Kino, siete muertos; en Nogales, cinco personas en Juárez otras siete ejecuciones, en Navolato tres, en Sinaloa de Leyva dos, en Zamora una, en Coahuila siete, en Guanajuato tres. ¿Dónde va a parar esto? ¿Qué tiene que suceder? Para que exijamos que Calderón renuncie, que se vaya por incompetente, por inútil, porque su corrupción, su posición apátrida, su entreguismo ha sumido al país en esta descomposición social y política.
Ah, pero el tipo tranquilamente manda a la calle a 44 mil electricistas y dice que no sirve ni 1. Genera desempleo, es el presidente del desempleo, genera hambre, genera desesperanza. Si alguien es peligroso en este país es Felipe "del Sagrado Corazón de Jesús" Calderón Hinojosa. Entonces, voy a seguir insistiendo.
Ojalá nos convenzamos de que tenemos que lograr la renuncia de Calderón para que este país se ponga de pie y para que empiece a haber justicia, paz, igualdad, estabilidad y mejores condiciones de vida que nuestro pueblo merece, porque nuestro pueblo no merece este gobierno que da vergüenza y que debería estar desde ya en el basurero de la historia. Muchas gracias, compañeras diputadas y compañeros diputados.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra la diputada Cora Pinedo Alonso, del Partido de Nueva Alianza.
La diputada Cora Cecilia Pinedo Alonso: Con su permiso, diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Adelante.
La diputada Cora Cecilia Pinedo Alonso: Compañeras, compañeros, la violencia atenta contra la vida, contra la libertad, destruye familias, crea incertidumbre y rompe la cohesión social. Hoy la violencia constituye uno de los perores males que afecta a nuestra sociedad. Los hechos de los últimos días deben motivar un debate serio sobre la nación que estamos construyendo.
Es inadmisible que una sociedad tolere y acepte como parte de su normalidad la muerte de nuestros jóvenes, víctimas de una violencia irracional, víctimas de la impunidad. Nueva Alianza expresa su pésame a las familias de estos jóvenes y a las familias de todas las víctimas de la violencia. Tenemos que preguntarnos: ¿qué es lo que está faltando por hacer? ¿Cómo podemos todos combatir esta ola de violencia? Pero también tenemos que exigir a nuestras autoridades, a todos los niveles, una acción decida, enérgica y oportuna que devuelva a los mexicanos la tranquilidad.
En Nueva Alianza estamos convencidos de que una solución integral a largo plazo, a éste y otros fenómenos relacionados con el combate a la inseguridad, pasa por la educación. La sociedad mexicana vive una situación en la que los valores universales se trastocan por actitudes contrarias al respeto de las leyes. En todos los órdenes de la vida se observa la falta de disposición por parte de los ciudadanos en general para respetar el Estado de derecho, desde los aspectos más simples de la vida cotidiana hasta los ámbitos educativos, profesionales y políticos.
Ante este panorama, es urgente que desde la educación que se imparte en la familia, que se recibe en la familia, se promuevan valores que fomenten una cultura a la legalidad. Es responsabilidad de todos hacer de nuestra sociedad un espacio propicio para el desarrollo de nuestros jóvenes, para construir una sociedad que privilegie valores universales de convivencia es necesario que desde la educación en la familia se apoye el desarrollo de ciudadanos respetuosos de la ley.
Prevenir desde la educación, ésa debe ser la tarea que debemos asumir. La falta de respeto hacia las normas y leyes empobrece los valores y la cultura de una sociedad.
En el combate a la violencia tengo la certeza de que estamos de acuerdo todas las fracciones parlamentarias. Éste es un tema en el que la sociedad civil y el poder público tenemos que caminar de la mano para hacer un frente común a esta demanda de paz, seguridad y justicia.
Sin embargo, no caigamos en simplificaciones y demagogias. Promovamos las reformas que hagan posible el desarrollo económico, el crecimiento y la generación de empleos que contribuyan al combate de la pobreza y la desigualdad, y con esto devolveremos la paz y las oportunidades a nuestra juventud. Muchas gracias. Es cuanto.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Se concede el uso de la palabra a la diputada Teresa del Carmen Incháustegui Romero, del Partido del Partido de la Revolución Democrática.
La diputada Teresa del Carmen Incháustegui Romero: Gracias, señor presidente. Compañeras diputadas y compañeros diputados: México es hoy de nuevo noticia de primera plana en todo el mundo. La masacre en contra de adolescentes y jóvenes deportistas, sin vínculos con las bandas de narcotráfico, ultimados por un comando armado mientras celebraban una fiesta, muestra a ojos vistas de todo el mundo la falacia con que se cubre la fallida guerra contra el narco.
No es cierto que los asesinatos, que siembran de terror a una parte de nuestra dolida geografía, sean producto de la rivalidad entre las bandas. Es falso que el narco esté acorralado. Es mentira que vayamos ganando en esta guerra.
Esta masacre que nos llena de dolor e indignación se produce justamente en el epicentro de la guerra contra el narcotráfico, en el sitio donde el despliegue policiaco y militar es más intenso que en ninguna otra parte del país, donde se ha duplicado la fuerza policial, donde miles de cámaras registran e identifican los movimientos de pobladores y de automóviles.
¿Dónde estaban las fuerzas federales cuando el convoy de sicarios se trasladaba por las calles de Ciudad Juárez? ¿Dónde están los resultados del Centro de Inteligencia policial que nos vino a presumir el secretario de Gobernación, en la Comisión Permanente, escasamente hace una semana, mientras las Hummer de estos sicarios viajaban por las calles y ultimaban a los jóvenes?
Al contrario de lo que se nos dice, este acontecimiento ratifica lo que ya se ha señalado aquí muchísimas veces, y a lo que se ha prestado oídos sordos: que la estrategia asumida por el gobierno no está dando los resultados esperados.
Que contrariamente a lo que se afirma, las condiciones de inseguridad son más alarmantes cada día. Que la sustitución de cuerpos policiales, municipales o estatales, de ministerios públicos y hasta de jueces, por fuerzas militarles no es el camino para generar seguridad y fortalecer los derechos ciudadanos.
Que se requiere profesionalización, coordinación entre niveles de gobierno y sobre todo inteligencia anticriminal. Que se requiere arraigo en enfoques preventivos con miras a recuperar el terreno social, etcétera.
En todo caso, ya que el mal está hecho, desde esta soberanía pongamos condiciones y límites, en tiempo y forma, a la participación de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública, que cuidemos también a esta institución del desgaste y la mala imagen a la que la estamos sometiendo, poniéndola a realizar labores que no le corresponden y para las que no tienen formación.
Sobre todo, señoras diputadas y señores diputados, no caigamos en la tentación de creer que atropellando derechos humanos y suprimiendo garantías democráticas vamos a poder avanzar en el combate al crimen organizado. Es falso que, como se ha dicho, es difícil reducir el poder del crimen organizado y frenar su violencia bajo condiciones democráticas.
La democracia no es un obstáculo al combate de la criminalidad, sino todo lo contrario. Las dificultades para erradicar la impunidad y la corrupción incrustada en cuerpos policiales se elevan ante la falta de transparencia y en la ausencia de mecanismos para auditar su desempeño. Es con más democracia y más transparencia que podemos combatir esta impunidad; no es suprimiendo garantías. No caigamos en tentaciones autoritarias.
Requerimos entonces, compañeras diputadas y compañeros diputados, tomar muy en serio esta cuestión y no solamente preocuparnos, sino ocuparnos activamente. Necesitamos discutir una ley que ponga límites y condiciones y sobre todo, que dé muestras a la ciudadanía de que no estamos pasivos frente a cuestiones como éstas, que lesionan tanto y nos indignan tanto, y nos lastiman tanto como pueblo, como ciudadanos y también como instituciones públicas. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra la diputada María Antonieta Pérez Reyes, del Partido Acción Nacional.
La diputada María Antonieta Pérez Reyes: Compañeros, lamento mucho que mi ciudad sea referente obligado en los temas de inseguridad. Lamento que algunos diputados, como la diputada priista Adriana Terrazas, plantee en esta máxima tribuna el tema de forma tan poco objetiva, queriendo responsabilizar al gobierno federal por un tema que para todos es muy claro que es de incumbencia estatal y municipal. De la diputada no me extraña porque últimamente con respecto a los temas de Juárez, ha demostrado ser más priista que representante popular.
Juárez es una frontera que ha tenido por mucho tiempo gran actividad económica y social. Desde 1924 el crimen organizado sentó sus bases en esta ciudad. Hace casi 100 años que Ciudad Juárez es y ha sido plaza codiciada para los grandes grupos de narcotraficantes. Nunca antes, señores, un gobierno federal había hecho nada por disminuir, por enfrentar al monstruo que hoy nos ahoga.
Gobiernos federales, estatales y municipales del estado de Chihuahua, de gran poder hegemónico, se sentaron complacientes a ver cuál es el problema. Muchos de ellos, inclusive, a beneficiarse del lucrativo negocio.
Juárez es el territorio más afectado por la falta de legislación efectiva en materia de seguridad. Por ejemplo, cuando el Congreso de la Unión fue extensión casi absoluta de un partido político, nunca se legisló nada acerca de las fronteras, siendo éste un territorio de preocupación del Estado mexicano.
La industria maquiladora en 1964 se instaló detonando el desarrollo económico; sin embargo, coincidentemente, el gobierno estatal o municipal de entonces, nada hicieron por desarrollar social, económica, educativa o en materia de infraestructura urbana a mi ciudad. Se abandonó por otros 30 años.
Por el contrario, mi ciudad ha crecido con base a interese de grandes terratenientes. Cómo olvidar aquel gobierno estatal del priista Patricio Martínez que, por mera venganza hacia los juarenses, por no haber podido imponer a su candidato a la presidencia municipal, nos retiró el presupuesto de tres años, dejando a Juárez en absoluto olvido presupuestal.
México y Chihuahua, sin dejar pasar a Ciudad Juárez, han sido gobernados por muchos años por un partido que de manera hegemónica definió el destino de México. Juárez es hoy una mezcla injusta de desvergüenza política, de incapacidades, de ineficiencia y de corrupción.
Mi ciudad vive hoy uno de sus peores capítulos, es cierto, y ante la gravedad de los hechos el gobernador José Reyes Baeza y el presidente municipal José Reyes Ferriz, que por cierto radica en El Paso, Texas, dejan detrás de ellos una historia de sangre, de impunidad y evasión de responsabilidades.
Chihuahua es botín de la delincuencia organizada, como también es víctima de secuestros, de robo de vehículos, de pandilleros y de delincuentes de poca monta. Del 100 por ciento de los delitos denunciados, 96 por ciento son delitos del fuero común. Del 4 por ciento el gobierno federal tendrá que dar cuenta, pero, señor gobernador, señor presidente municipal, ustedes son responsables de 96 por ciento de los delitos que hoy lastiman el alma brava de mi estado, Chihuahua.
Usted, señor gobernador, y su procuradora y su presidente municipal se han deslindado de manera inmoral de este crimen social. Pero, ¿saben qué? Los chihuahuenses sabemos que pasarán ustedes a la historia de mi estado como el gobernador, el presidente municipal y la procuradora que lograron uno de los más altos porcentaje registrados en la estadística social. El 96 por ciento de impunidad.
Finalmente, nuestros gobernantes en Chihuahua ya se van, pronto habrá elecciones. El gobernador y el presidente podrán irse a disfrutar del olvido que los juarenses les prodigaremos. Pero su conciencia llevará todo el llanto, el dolor y la impunidad que dejan detrás de ustedes.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el señor diputado Héctor Agustín Murguía Lardizábal, del Partido Revolucionario Institucional.
El diputado Héctor Agustín Murguía Lardizábal: Con el permiso del señor presidente, de mis compañeros diputados y de mis compañeras diputadas aquí presentes y de los ausentes, quiero primero que nada decirles que, qué podría responder el abuelo al que se le murió el nieto hace unos cuantos días, en sus propios brazos; por los acontecimientos que pasaron en Ciudad Juárez, cuando le dijéramos: "No, es culpa de fulanito o es culpa de zutanito o es culpa de aquélla". A eso se han reducido en muchas ocasiones los debates.
Yo fui presidente municipal de Juárez y más o menos gastaba el 47 por ciento del presupuesto en seguridad pública. Recibí aproximadamente mil elementos de policía y acabé con mil 600.
Los índices dicen que para que una ciudad como ésa tenga un aceptable nivel de prevención debe tener aproximadamente 6 mil, 7 mil elementos, y bien preparados.
Indudablemente que un municipio no tiene la capacidad para enfrentar con sus recursos problemas de dimensiones que van más allá de un municipio. Pero voy al punto más importante, y es a lo que yo quisiera apelar a ustedes, amigos diputados y amigas diputadas, es que Juárez, una ciudad que por muchos años representó una esperanza para muchos mexicanos, que encontraron ahí, que iban con una mano atrás y otra adelante a buscar trabajo en Estados Unidos, porque en este país no se les había dado esa oportunidad de vida y ahí la encontraron.
Juárez, una ciudad que representa no nada más a los juarences, ni nada más a los chihuahuenses, representa a todo el país, como todas las fronteras, como todos los municipios de nuestro querido país. Juárez, que en este momento se nos está escapando de las manos como si fuera un pueblo fantasma, donde entre secuestros, extorsiones, delitos impunes y todo tipo de siniestros, mucha gente está abandonando la ciudad. Pero lo más grave, se está acabando la fuerza importante que es el sustento de muchos mexicanos que radican y van ahí para buscar un mejor porvenir para su familia.
No es echándole al presidente o echándole al gobernador o echándole al presidente municipal como vamos a resolver el problema. El problema requiere de unidad y cooperación y de entenderlo. Es un problema que nos duele y nos debe doler a todos, a todos los que estamos representando al pueblo. Todos sabemos que la inseguridad no es un problema que tiene que ver nada más con pistolas y policías, tiene que ver con la falta de oportunidades de muchos mexicanos, tiene que ver con la falta de educación ¿y a quién echarle la culpa? ¿A Fox? ¿A Calderón? Es inútil ese debate. Lo importante es qué vamos a hacer de aquí en adelante para resolver el problema. Eso es lo importante -o a Echeverría si quieren, también.
Yo no vengo aquí a hablar de partidismos. Vengo a tratar de transmitirles a ustedes, amigos diputados y amigas diputadas, el sentimiento de coraje, de impunidad, de tristeza, de amargura que están viviendo muchos juarences y que requerimos solucionar el problema. ¿Cómo? Sumando esfuerzos. No puede ser posible que lo que le dio vida a la integración de un país sea la Constitución Política para que defendiera a los débiles contra los abusones y los fuertes y no estemos todos juntos en un municipio que representa una oportunidad de trabajo para muchos mexicanos.
Yo apelo a la centradez, apelo a que no vengamos aquí a debatir si equis y coyuntural que estuvo en determinado cargo es el culpable de que muchos mexicanos, 60 millones de ellos para ser exactos, viven en extrema pobreza. Porque nunca vamos a llegar, nunca vamos a llegar a ese objetivo.
¿Qué hay que hacer? Hay que hacer algo. Porque, sin lugar a dudas, estoy de acuerdo que el famoso operativo conjunto no ha funcionado, es una realidad. Porque si no, vamos a llegar al extremo de que se vaya propagando en todo el país y se nos metan en nuestras propias casas y nos digan: si no me das mil dólares, 10 mil pesos, 13 mil pesos, vamos a matar a tu hijo. Y, desgraciadamente, eso sucede. O va a llegar un malandro, que llegue y se baje de un carro como sucedió en Juárez, y a una muchachita de 17 años le diga: o te prestas a situaciones sexuales o aquí te mato, pues no se prestó y ahí la mató. Creo que eso es lo que tenemos que ver.
Yo hago un llamado, de veras, compañeros diputados y compañeras diputadas -¿ya se acabó el tiempo verdad?- Hago un llamado para que no lo veamos como cuestiones partidistas, para ver qué hacemos para que ése Juárez que está agraviado, que está sentido, que está de rodillas implorando a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que se le defienda en cualquier tribuna, no nada más con palabras, sino con hechos, y sin echar culpas, a ver qué sumamos, para ver qué aportamos.
Desde el más pequeño hasta el más grandote, y que Juárez vuelva a representar eso que fue por muchos años: una esperanza para muchos mexicanos de oportunidad de vida. Muchas gracias, amigos diputados.
El diputado Víctor Manuel Castro Cosío (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: ¿Con qué objeto diputado Víctor Manuel Castro Cosío?
El diputado Víctor Manuel Castro Cosío (desde la curul): Para rectificación de hechos.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene usted la palabra.
El diputado Víctor Manuel Castro Cosío: Compañeras y compañeros, ¿cuáles hechos? ¿Cuáles hechos? Los que tienen consternada a la república.
Hace unos días me plantearon en la reunión de seguridad pública que había que evitar sacar raja política de la desgracia en la que se debate hoy la república. Me plantearon desde Acción Nacional la necesidad de no politizar. Me plantearon que era conveniente que buscáramos respuestas a los grandes problemas que significan estos agravios y yo creo que hoy hay que evitar de nuevo que se saque raja política.
A ver, ¿qué hacemos?, se pregunta el compañero que me antecedió. Nosotros propusimos que era necesario cambiar la estrategia de seguridad pública, hacer una evaluación hoy de lo que está ocurriendo, e hiciéramos juntos republicanamente un profundo replanteamiento estratégico porque los resultados están a la vista. A ver qué hacemos.
La república no espera. Este país no puede seguir debatiéndose en la inseguridad mientras queremos culparnos unos a otros. No es la intención, compañeras y compañeros. Pero tampoco hay que evadir responsabilidades.
Hay que compartir responsabilidades, no evadirlas para ver a qué gobierno y de qué partido le toca la peor parte. La gente está harta en este país de la clase política que ha sido incapaz de desarrollar un modelo económico, cultural, educativo; incapaz de garantizar la armonía de la nación. De eso está harta la gente. De esta politiquería.
La gente quiere respuestas y no vienen hoy de este sistema de gobierno. No está viendo respuestas. Creo que tenemos la obligación de explicarnos quiénes son los responsables de la inseguridad. La respuesta no es espontánea. No está aquí y se instaló en el país sólo por voluntad propia. Tiene su origen, sus causas motivadas por un modelo económico que representa a los intereses más negativos para los pueblos que es: el interés del dinero. Ésa es la realidad: la falta de empleo, de educación -que ya lo plantearon mis compañeros-, ésa es la realidad.
Hay que cambiar la estrategia, y la única manera de cambia la estrategia es garantizándole al pueblo una vida en armonía y bienestar para todos, y no discursitos que vengan hoy aquí sólo a justificar ineficiencias e incapacidades.
Los ha desbordado la violencia y todavía vienen aquí a defender lo que es indefendible. Lo que la gente dice afuera, sabe de la realidad de la corrupción. ¿Qué hicimos hace unos días? El procurador de esta República, el abogado de la nación, fue incapaz de darle respuestas a? no a Chihuahua, a las mujeres de este país asesinadas en esa región. Y se nombra procurador. Qué fácil es evadir responsabilidades.
Exigimos desde el PRD que se cambie la estrategia o que renuncie el gabinete de seguridad pública. Eso exigimos y presentamos por escrito nuestras propuestas en la Comisión Permanente. A eso hay que ir. Vamos al fondo del asunto y no sigamos bordeando lo que la gente ha entendido bien: la incapacidad de un gobierno de darle seguridad y tranquilidad y paz a la República Mexicana.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: ¿Con qué objeto, señor diputado Fernández Noroña?
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña (desde la curul): Para hechos.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene usted la palabra.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Yo llamaría, compañeros diputados, compañeras diputadas, a que dejemos de vernos el ombligo. No es el problema de Juárez, no seamos chovinistas de rancho. Ya se les olvidaron los 10 de Torreón, Coahuila, y la lista que aquí saqué de Magdalena de Kino, Sonora, de Nogales, en otro momento de Michoacán, de Guerrero. Es todo el país ensangrentado. Todo el país.
Son los alcaldes, son los estados, son los gobiernos de los estados. Es una tragedia lo que se está viviendo y les preocupa el prestigio de Juárez, por favor, por favor compañeros diputados, compañeras diputadas, no? ¿Se me olvidó qué? El barbas, ¿cuál barbas? No sé de quién hables, pero ahorita vienes y me aclaras.
Entonces, es un problema de todo el país y los responsables, ¿quiénes son? Primero un gobierno que, por más que se enoje, se robó la Presidencia y es inepto y no tiene legitimidad, y ése es parte del problema, porque decidió utilizar la estrategia de la supuesta lucha contra el narcotráfico para legitimarse. Y lo único que ha logrado es bañar de sangre el país.
Pero si matan a 14, a 18 jóvenes ahí, fusilados, ¿no debería ser el gobierno federal el que interviniera, trajera el asunto y resolviera? El problema es que Chávez, el procurador del gobierno de facto, va a decir lo mismo que decía cuando las mujeres asesinadas en Juárez, cuando a él le tocó, como procurador del estado de Chihuahua, que se la merecían por andar saliendo de noche. Nada más les falta que digan que esos jóvenes se merecían haber sido fusilados por habérseles ocurrido ir a celebrar lo que estuvieran celebrando.
Es que, ¿qué defienden, compañeros, cómo tienen cara para venir a decir que aquí no es un problema de culpas? Ése gobierno debe irse, es incapaz, es vende patrias. Es verdaderamente incapaz de sacar las responsabilidades públicas del país. Y no es un problema de politizar, porque todo es político, es de no partidizar en todo caso, si eso les preocupa. Pero quienes nos dedicamos a la política sabemos que la vida de las organizaciones sociales está inmersa en la política y en la actividad permanente, ¿o ahora resulta que se avergüenzan de su actividad, compañeros y compañeras que dicen que no se politice?
Todo es político, y todo esto tenemos que transformarlo, esta crisis económica, esta crisis política, esta crisis social. Porque como bien lo dijo aquí alguna compañera diputada, si no hay empleo, 7 millones y medio de jóvenes sin acceso a la universidad, ¿a dónde van? ¿A trabajar? Tampoco, porque el presidente del empleo es el usurpador del desempleo, que manda a 44 mil trabajadores electricistas a la calle, sólo por poner un ejemplo, ésa es su promoción del empleo.
¿Qué le decimos a la gente que paga más impuestos para que la maten, para que la secuestren, para que la violen, para que no tenga ninguna garantía? Porque no tiene nada: no tiene empleo, no tiene salud, no tiene vivienda, no tiene educación. No tiene acceso absolutamente a nada.
Es una barbaridad lo que se está sufriendo en el país: hambre, desesperanza, miseria, injusticia, desigualdad, falta de libertades; porque, además, creen que con retenes resuelven. No resuelven nada. Violan derechos humanos, como aquí se ha dicho. Pasan por encima de la ciudadanía y el crimen organizado les sigue pasando en sus narices porque están coludidos. Ese es el problema. Calderón está coludido con el crimen organizado, con bandas de mafiosos de este país, como lo está García Luna, como lo está la mayoría de ese gobierno que debería estar ?reitero? en la cárcel y no al frente de las responsabilidades públicas.
Claro que son centralmente responsables. No quieran escurrir el bulto. Tienen esas muertes, esa miseria. Esa desigualdad la traen en su conciencia por estar apoyando a ese gobierno incapaz, inepto, corrupto, vendepatrias. Son responsables de ello. Lo serán todo el tiempo y no me cansaré de estárselos diciendo, de estárselos restregando en la cara.
No me cansaré hasta que no logremos ?yo espero que 2010 sea el año? la renuncia de Calderón, porque este país tiene que tener esperanza, y mientras ese miserable esté al frente de los destinos públicos no tendrá ninguna esperanza de vida mejor para la gente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Se han inscrito para referirse al mismo tema los siguientes señores diputados y señoras diputadas:
Laura Itzel Castillo Juárez, del PT; José Francisco Landero Gutiérrez, del PAN; Adriana Terrazas Porras, del Revolucionario Institucional; Juan Carlos Natale López, del Verde Ecologista; y Augusta Díaz de Rivera Hernández, del Partido Acción Nacional. Al final de esta lista consultaré a la asamblea si el tema se encuentra suficientemente discutido.
En consecuencia, tiene la palabra la diputada Laura Itzel Castillo Juárez.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: ¿Alguna aclaración, diputado Ramírez?
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): La diputada Terrazas, es para alusiones personales.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: La hemos puesto después de estas dos intervenciones. Si ella quiere insistir.
Permítame, diputada Laura Itzel Castillo; va a tomar la palabra la diputada Adriana Terrazas Porras y después sigue usted. Por alusiones personales, tiene la palabra la diputada Adriana Terrazas Porras.
La diputada Adriana Terrazas Porras: Con su permiso, señor presidente. Qué pena verdaderamente que se personalicen los temas de debate. Esto siempre sucede cuando no hay argumentos, cuando hay temor a la verdad. Tan es así que los diputados de Acción Nacional me solicitaron que le bajara yo un poquito a mi punto de acuerdo. Y accedí al punto que accedí. Es verdaderamente vergonzante que los temas que hieren a la ciudadanía, que hieren al país y que sobre todo lastiman a mi ciudad, se politicen.
Yo estoy aquí en representación de los estudiantes de Ciudad Juárez. Estoy aquí en representación de Rodrigo Cárdenas Dávila, de 17 años; de Carlos Lucio Moreno, de 18 años; de Brenda Ivonne Escamilla Pedroza, de 17; de José Adrián Encinas Hernández, también de 17 años; de Horacio Alberto Soto Camargo, de 19; de Yomira Aurora Delgado Lara, de 13 años de edad; de Jesús Armando Segovia Ortiz, de 15 años de edad; de José Luis Aguilar Camargo, de 19; de Horacio Becerra, de 35; de Edgar Martín Díaz Macías, de 23; de Jaime Rosales Cisneros, de 42 años; de Jesús Enrique Miramontes, de 39 años; de José Luis Peña Dávila, de tan sólo 16 años de edad; de Juan Carlos Medrano, de 17, y de dos personas aún no identificadas.
Realmente lamento que los temas se politicen y que se personalice el debate al querer capitalizar políticamente los temas sociales que lastiman tanto. No se trata aquí de generar más debate.
Al ver a todos los partidos políticos que se unieron y que votaron por unanimidad a mi punto de acuerdo, me queda claro que a todos los diputados que estamos aquí nos lastima lo que está sucediendo en nuestro país y los que está sucediendo en Ciudad Juárez.
Este tema, señores, no es político. Este tema es de conciencia y fuimos elegidos aquí para representar a quien más lo necesita: nuestra ciudad, nuestro país y nuestro estado, que está en la peor crisis de seguridad pública que se ha vivido en la historia de nuestro México. Invito a los diputados a que este tema no se politice y que ya no se siga tratando de sacar ventaja política. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra la diputada Laura Itzel Castillo Juárez, del Grupo Parlamentario del Partido del Trabajo.
La diputada Laura Itzel Castillo Juárez: Diputado presidente, diputadas y diputados. Como ya se ha mencionado aquí, Chihuahua ocupa el primer lugar en denuncias por violación a los derechos humanos. Es un estado completamente militarizado. Pero a pesar de esto, los asesinatos violentos con armas reservadas para uso del Ejército, han aumentado entre un 500 y un 700 por ciento. No es aumentando el presupuesto para seguridad pública como se van a poder resolver los problemas que ahí aquejan.
Los constantes abusos militares, cateos arbitrarios, torturas, secuestros, desapariciones forzadas y robos denunciados por la población a manos del Ejército y la Policía Federal, han motivado a que el Frente Nacional contra la Represión y el Movimiento Nacional en Defensa de la Economía Popular en Chihuahua; la Federación Latinoamericana de Familiares de Detenidos y Desaparecidos Políticos; la Asamblea Ciudadana Juarense contra la Militarización; el Movimiento Magisterial Resiste; Centro de Investigación y Solidaridad Obrera, denuncien reiteradamente la inconstitucional militarización de la ciudad y del país; esto, en eventos públicos, en eventos pacíficos, frente a la indiferencia y la complicidad del gobierno espurio.
Integrantes de organizaciones sociales de esta frontera, responsabilizaron al actual régimen encabezado por Felipe Calderón de la muerte y la violencia que se vive en ese estado y piden la renuncia de Felipe Calderón y del titular de la PGR, Arturo Chávez Chávez. Sí, ese que fue impuesto aquí con el apoyo del PRI, con el impulso del PAN, para que en el Senado se aprobara su nombramiento a pesar de su trayectoria, a pesar de todo el origen que tiene y de toda la situación que nunca pudo resolver en el estado de Chihuahua y, sobre todo, durante el tiempo en que se iniciaron los feminicidios.
Las organizaciones han denunciado que la presunta lucha contra el narcotráfico es aprovechada para exterminar a los luchadores sociales y las luchadoras sociales. Por eso, el que esté Chávez Chávez al frente de la Procuraduría, es como tener a la Iglesia en manos de Lutero.
Y Juárez, como hemos dicho, no aguanta más. Y este año empezó con un asesinato, el de Josefina Reyes, quien fue alcanzada por un comando armado y asesinada en la carretera de Ciudad Juárez el 3 de enero de este 2010. Josefina se había destacado en la lucha contra los feminicidios, contra la militarización en el estado, y contra la violación a los derechos humanos. Fue una importante activista social.
En los últimos meses se había destacado por sus críticas a la inconstitucional militarización en la zona fronteriza y por sus denuncias por las violaciones constantes a los derechos humanos por parte de los militares en el valle. Por sus actividades políticas y sociales Josefina había sido víctima de amenazas, constante acoso y vigilancia por parte de las fuerzas castrenses.
Tras el asesinato de Josefina Reyes, el Centro de Investigación y Solidaridad Obrera y el Centro Prodh solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos medidas cautelares para proteger la vida y la integridad física de otra defensora de los derechos humanos: Cipriana Jurado, quien junto con Josefina Reyes denunciaron públicamente las graves violaciones de derechos humanos, en particular las desapariciones forzadas cometidas en Ciudad Juárez, en el marco de los operativos militarizados de Seguridad Pública.
En el último año la señora Jurado, directora del Centro de Investigación y Solidaridad Obrera, se ha destacado por asumir la defensa de distintos casos de abusos cometidos por los militares que participan en el Operativo Conjunto Chihuahua.
Tiempo es lo que se necesita parar transformar este país y para discutir realmente las cosas importantes. A pesar de la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en contra del Estado mexicano, en Juárez persisten las violaciones a las garantías fundamentales, a las garantías individuales.
Por todo ello, vengo a demandar aquí:
Uno. El cumplimiento cabal de esta sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Dos. Castigo a los responsables.
Tres. En específico, medidas cautelares de protección para la señora Cipriana Jurado, defensora de los derechos humanos. Es cuanto.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado José Francisco Landero Gutiérrez, del Partido Acción Nacional.
El diputado José Francisco Javier Landero Gutiérrez: 18 jóvenes, hasta el momento, a quienes les quitaron la vida. 18 familias a las cuales les desgraciaron la vida. Y si nos pusiéramos a pensar un poco en, ¿qué pensarían esos jóvenes sobre este debate si todavía vivieran? Creo que les gustaría volverse a morir y les daría muchas veces asco ver pura perorata, puro rollo sin fondo y sin sentido.
Si conociéramos un poco más lo que los jóvenes piensan sabríamos que les interesa el tema de la paz. No les gusta la violencia verbal, que muchos o algunos de por aquí promueven. Les gustan los temas de medio ambiente, de derechos humanos. Y en las personas en las que nunca confiarían serían en los judiciales, y por supuesto, en los políticos, los diputados. Les choca y les abruma la perorata sin fondo, la queja con odio y la sinrazón.
¿Si esos jóvenes vivieran qué estarían pensando de este debate? Y en qué soluciones daríamos a sus familias. Salvo los oradores de Ciudad Juárez, el ex alcalde de esta ciudad y la diputada Terrazas, los anteriores oradores han tenido un lenguaje de odio, de queja y de buscar culpables. El tema no es ése. El tema principal es asumir responsabilidades; vivimos en una federación.
El tema de asumir responsabilidades no sólo es de un orden de gobierno, sino de tres: municipal, estatal y federal. En ese sentido, el tema aquí es debatir no sólo los culpables, sino las acciones que se van a hacer en cada uno de esos tres órdenes de gobierno.
El éxito en otros países que han combatido la violencia ha sido la unión. El caso de Colombia es el más simbólico. El presidente ha estado unido con la sociedad y la sociedad le ha dado el respaldo. El venir aquí a atacar a uno o a otro político, no resuelve nada y no es lo que los jóvenes quieren.
Hay que buscar qué hacer y hacer algo, pero también no quedarnos en el rollo de que hay que hacer, hay que hacer, como también los que me antecedieron, y no se dijo nada. Y ahí van siete puntos sobre qué debemos hacer en este Congreso y en el que varios de nosotros, de ustedes, se han opuesto a veces.
Ahí va el primero: la reforma del marco jurídico laboral; la reforma laboral incide positivamente en los jóvenes, con flexibilidad, mayor acceso a trabajo, condiciones de acceso a mejores empleos. Y varios de ustedes se han opuesto. Veintidós millones de jóvenes no estudian ni trabajan. De ellos 200 mil están en Chihuahua y no se hace nada por ellos.
La reforma al marco jurídico de seguridad social para que los jóvenes tengan acceso a vivienda, que podamos reformar la Ley del Infonavit y de ahí tengan acceso a los recursos para sus hogares.
Tres. El impulso a la ley de educación media superior, la cual no existe ahorita, que brinde a los jóvenes mayores garantías y oportunidades de educación. La educación media es donde hay mayor deserción, reprobación y es ahí donde las bandas delincuenciales, las pandillas y el narcotráfico reclutan a esos jóvenes que no tienen las oportunidades.
El impulso a políticas a favor de la familia y no como las que se han estado impulsando aquí en el DF, y que destruyen a la familia.
El fortalecimiento a los institutos de la juventud. ¿Sabían ustedes cuánto es el monto de recursos que recibe el instituto de Ciudad Juárez de la juventud? El monto es cero pesos, por una simple razón: no existe. No ha habido gobierno en ese estado que haya creado un instituto de la juventud. Y luego nos preguntamos de quién es la culpa, luego decimos porqué no se resuelve el problema.
El problema no es policías y Ejército, el problema son políticas de juventud, políticas a favor de la familia, políticas a favor de los jóvenes. Los jóvenes no son el futuro de México, los jóvenes son el presente de México, la realidad actual.
Otra propuesta. Impulsar las reformas legislativas que garanticen la seguridad y la no discriminación de los jóvenes.
Y otra más ¿se han preguntado ustedes, sobre la reforma política, qué piensan los jóvenes? Verdad que no. Y ya se ataca esta reforma. La mayoría de los jóvenes en casi todos los temas de esta reforma política que presentó el Ejecutivo están a favor. Vamos a realizar un foro y vamos a escucharlos. Ese es el fondo del asunto, no las peroratas de odio que aquí luego se vienen a decir.
También otra cuestión fundamental es el tema de la unión y el tema de la solución de responsabilidades. Si aquí se vuelve a mencionar que es la culpa de fulano o sutano, esos jóvenes en Ciudad Juárez que murieron, tal vez ya están mejor en otro lugar que escuchando a los políticos que sólo echan rollos inconclusos.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Fernández, para referirse al mismo tema.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Compañeras, compañeros, quiero preguntarle al diputado Landeros, que dice con una ligereza impresionante que los jóvenes se volverían a morir si oyeran este debate, le quiero preguntar ¿morirían fusilados o cómo morirían? ¿Cuál sería la manera que escogerían para morir?
Qué desvergüenza venir a decir que se volverían a morir y que quizás están mejor. Si lo oyen los familiares, no quiero decirle cómo le iría. Cómo puede decir eso frente al dolor de esas familias enlutadas. Una niña de 13 años, jóvenes de 17, de 18, de 19 se volverían a morir. Qué poca vergüenza. Por eso el país está como está. Porque ésa es la calidad del panismo que tiene la conducción de los destinos públicos, de odio.
No, no. La energía, la firmeza, los tamaños no son odio. Ni siquiera Calderón me llena para odiarlo. No, hombre. Es un tipejo y debe renunciar ya. Pero me tiene sin cuidado en el plano personal. No es un problema de odio.
Es que a mí sí me duele la miseria de la gente, es que a mí sí me duele la pobreza, es que a mí sí me duele el hambre, es que a mí sí me subleva la desigualdad y la injusticia social, es que a mí sí me irrita que se venga a decir aquí que se volverían a morir jóvenes que no tenían por qué haber muerto y mucho menos de esa manera miserable.
¿Cómo se puede justificar este baño de sangre? ¿Cómo se puede justificar este deterioro que se vive en el país? ¿Cómo se puede justificar gente que gana un dólar al día?
¿Los jóvenes qué querrían? Pues empleo, escuela. Han privatizado las escuelas, han privatizado la educación pública, le han quitado el presupuesto a las universidades y por eso siete millones y medio de jóvenes no tienen ninguna posibilidad de nada. Son ustedes los responsables.
Viene toda esta política criminal neoliberal que ha generado esto y están rematando el patrimonio nacional y todavía me viene a hablar de reformas. Porque esta gente entiende como reformas el seguir acabando con los derechos de todos. Rematan el patrimonio, el petróleo, el gas, la energía eléctrica. Se acaban todo y todavía vienen ahora con la reforma laboral, el outsourcing famoso que no es otra cosa que quitarles los derechos a los trabajadores y en esta Cámara de Diputados se hace; cómo va a ser. ¿Cómo va a ser que trabajadores de limpieza no tengan los derechos que deberían tener y que se permita aquí mismo en esta Cámara de Diputados? Todas esas cosas las tenemos que cambiar.
Pero lo primero que tiene que cambiar es el cinismo, es la desvergüenza, es el doble discurso. Nomás faltaba que el compañero Landeros viniera a decirnos que están mejor ahora en el seno del Señor, que no existe.
De veras, de veras que qué dureza de corazón. De veras que qué dureza. Qué cínicos, qué cínicos. El país ensangrentado, la gente muriéndose de miedo con un nivel de manipulación absoluta y el diputado nos viene a decir aquí que es un asunto de propuestas y que quienes decimos que Calderón es centralmente responsable? Porque ya se les olvidó que cuando eran oposición aquí criticaban a quien estaba al frente de la presidencia de la república y con razón. Pero ya se les olvidó lo que fueron.
Y quiero decirles a los compañeros que promueven la alianza con el PAN que ésos son sus aliados; con ésos van a ir a hacer campaña, con ese tipo de gente que nos robó la presidencia, que nos ha agraviado, que ha sumido al país en la miseria, que le ha cargado impuestos, ¿y todavía van a ir a hacer campaña con ellos? Qué barbaridad, qué barbaridad. Así está de deteriorada la vida pública. Es el triunfo del chuchismo, efectivamente, en la vida pública nacional.
Pero esto se va a corregir, se tiene que corregir. Nuestro pueblo merece mejor suerte y yo espero que en esta soberanía de veras asumamos nuestra responsabilidad y tomemos las decisiones para que la gente tenga vivienda, educación, empleo bien pagado, salud, mejores condiciones de vida, que tenga un futuro digno para que de veras piensen y vean que sus diputados sí los representan y que dejemos de votar en contra de los intereses nacionales y que dejemos de defender a la delincuencia desorganizada que desde Los Pinos ha sumido al país en este brutal baño de sangre. Muchas gracias, compañeros diputados y compañeras diputadas.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el señor diputado Juan Carlos Natale López, del Partido Verde Ecologista de México.
El diputado Juan Carlos Natale López: Con su permiso, señor Presidente. En el Partido Verde Ecologista de México repudiamos la violencia que se ha dado en este país. También la ineficiencia del gobierno federal al no poder asumir sus funciones al no saber cómo hacerlo; por eso hemos pedido endurecer las penas contra la delincuencia organizada.
Hace unos días estuvo aquí el secretario de Seguridad Pública dándonos números muy alegres, mientras que en la realidad todos sabemos que eso no es cierto. Todos vivimos en otro país, en un país ensangrentado donde gobierna la delincuencia organizada, en un país que ha sido superado en todos sus aspectos, en sus políticas de seguridad pública por los malos, por los rudos, por los narcos, por los asesinos, por los delincuentes y los matones que saben que impunemente pueden hacer lo que quieran, porque no hay un gobierno, no hay un gobierno que asuma esa responsabilidad y que nos dé resultados, tranquilidad y podamos vivir seguros.
¿Qué hacemos nosotros? ¿Qué va a hacer el gobierno federal? Ya le dimos mucho tiempo. Ya tuvo muchas oportunidades de actuar, y una tras otra, siempre se equivoca; desatinos. Siempre actuando sin sensibilidad y pensando, en lugar de reorganizar sus políticas de seguridad pública, pensando en el poder por el poder, en hacer coaliciones bipolares y antagónicas, en lugar de poner su mente y sus esfuerzos en la seguridad e integridad de los mexicanos.
Yo les voy a decir lo que sienten los jóvenes de México. Yo tengo 29 años de edad y pongo en mi corazón y en mi voz el sentir de los mexicanos jóvenes que vienen atrás de mí. ¿Saben qué decimos y sentimos? No queremos este país. No queremos este país. Y si esos jóvenes hoy estuvieran vivos dirían: quiero vivir tranquilamente y no quiero vivir en este país. Muchas gracias.
El diputado Pablo Rodríguez Regordosa (desde la curul): Presidente, para rectificación de hechos.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Para referirse al mismo tema, señor diputado. En estos debates no hay rectificación de hechos, pero tiene usted la palabra para referirse al mismo tema.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: A ver, diputado Ramírez Marín.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Solamente para que nos especifique en qué sentido está usted dando los turnos. No está el diputado Regordosa anotado en ninguna lista. Su nombre no se perdería en una alusión. No lo escuchamos a lo largo de la intervención del diputado que le antecedió. ¿En qué orden se están asignado los turnos, presidente?, porque éste es un debate importante, sin duda.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Sí, señor diputado. Hemos tratado de ir alternando las intervenciones de los partidos políticos, pero en las intervenciones que han solicitado para rectificar hechos ?que no existen en este debate?, pero para referirse al mismo tema se las hemos ido dando conforme las han estado pidiendo.
Ya está anotado el diputado David Penchyna y el diputado Téllez, que han insistido varias veces.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Presidente, en la agenda política se establecen rondas. Al darle usted más turnos al PAN vulnera el principio de equilibrio de equidad para el que se establecen las rondas. Ése es el punto.
Creo que si respetamos el sentido de las rondas, el debate sigue hasta dónde lo llevemos; no hay ningún problema por el tiempo.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Sí, diputado Ramírez Marín. No había inscritos diputados del PRI. Ahora se acaba de inscribir el diputado David Penchyna y sería la intervención siguiente, si estamos de acuerdo. Y el PRD ha sido el partido que más intervenciones ha tenido, junto con el PT. Perdón, el PT. Tiene la palabra el diputado Pablo Rodríguez, hasta por cinco minutos.
El diputado Pablo Rodríguez Regordosa: Muchas gracias señor presidente, con su permiso. Amigas y amigos diputados tengan la certeza de que a todos tocará turno, no se pongan ansiosos.
Pero vengo aquí a rectificar un par de hechos que me parece que son muy importantes. Los muertos de Juárez no tienen nada que ver con una posible alianza política, que es tema ajeno, incluso, de este salón, no sé por qué se invoca.
Y me parece que tampoco tiene que ver con si al Presidente Constitucional de la República, Felipe Calderón Hinojosa, hay quien lo considera todos aquellos adjetivos, o realmente lo es. El tema es que hoy hay madres que han perdido a sus hijos, padres que están compartiendo ese mismo dolor, una población consternada y un problema de delincuencia que pareciera, tenemos todos encima como una grave amenaza.
Y no me parece que estemos en el debate a la altura. El gobernador del estado de Chihuahua frente a esos hechos tiene que asumir su responsabilidad. El presidente municipal de Ciudad Juárez tiene que asumir su responsabilidad. Y el presidente de la República también tiene que asumir una responsabilidad.
De ahí que siendo él, presidente de la República, que no Ministerio Público, hace declaraciones prudentes de que se tiene que investigar qué fue lo que pasó. Tiene que hacerse. Tiene que revisarse con detalle el problema, pero tiene que atenderse de fondo y dar una solución.
Y yo aquí atiendo a un principio tomista que sostiene que la paz es la tranquilidad en el orden. Y pareciera que este país no ha vivido en paz desde hace muchos, muchos años, y no me refiero a 6, o a 12, o a 18, sino a muchos años más, porque no basta la tranquilidad, se requiere del orden.
Y no hay orden en un país en donde tenemos una delincuencia que está tan armada o más que las fuerzas armadas que nos protegen. Donde hay una serie de bandas y de mafias que de manera, pareciera libre, a la vista de muchos presidentes municipales y de muchos gobernadores, atacan y matan a mansalva, seguramente a jóvenes inocentes.
Es un tema muy delicado y es un tema que debería llevarnos a la reflexión. Y, ciertamente, lo que se ha dicho es, muchas reformas que se han pasado por esta mesa, por este cuerpo colegiado se atoran en la discusión de si salía uno y el otro y si son agua y si son aceite, y olvidamos que el problema de fondo son más de 100 millones de mexicanos que aspiramos a vivir en paz, a poder caminar por las calles, a poder ir a festejar con gusto el resultado de un partido de fútbol o cualquier otro evento. No distraigamos nuestra atención, y por tanto, sigamos el debate pero no nos perdamos en politiquerías. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Señoras y señores diputados, les informo que la lista de oradores está integrada de la siguiente manera: el diputado David Penchyna, del PRI; Agustín Guerrero, del PRD; Ignacio Téllez, del PAN; Emilio Serrano, del PRD; Augusta Valentina Díaz de Rivera, del PAN; Adán Augusto López Hernández, del PRD; y Jorge Carlos Ramírez Marín, del PRI. Por tanto tiene la palabra el diputado David Penchyna.
El diputado David Penchyna Grub: Con su permiso, señor presidente. Compañeras y compañeros diputados, el 11 de diciembre del año 2006, el señor Presidente Constitucional de México declaró la guerra contra el narcotráfico.
Hoy, a diferencia de sus aliados, señores diputados, nosotros construyendo instituciones dimos paso a ello. No discutimos la declaratoria de guerra, es legítimo combatir hasta sus últimas consecuencias, a la delincuencia, al crimen organizado y lo que aqueja al Estado mexicano. No hay acción más legítima de un gobernante que procurar la seguridad de sus habitantes. Eso no está a discusión, no se confundan; venir a hablar aquí de que lo que pasó en Juárez es del fuero común, es una desvergüenza, es un despropósito y es la ignorancia que les acompaña.
Hoy han muerto jóvenes en un acto de delincuencia organizada, en donde ha habido un gobernador de Chihuahua y gobernadores de todo el país, sin distinción de partidos políticos, que siempre han estado dispuestos exactamente a decir aquí y a lo que ustedes han venido a falsear la realidad; replanteemos una estrategia.
¿Por qué se ponen tan nerviosos desde que empezó esta Legislatura en que citemos al secretario de Seguridad Pública? ¿Por qué cuando planteamos de urgente u obvia resolución que venga a dar cuentas a la nación ustedes son tan delicados? ¿Por qué no aceptan que ante 18 mil muertes en este país la estrategia es equivocada? ¿Y saben por qué? Porque hay un presidente de México que, más que conocer los asuntos de la seguridad nacional, buscó en una estrategia legitimarse en el poder, porque no se legitimó en las urnas. No se confundan, compañeros, ése es el cáncer de México.
Ustedes hablan de colaborar, al inicio de este sexenio, 6 mil policías federales; hoy esta soberanía ha aprobado presupuestalmente 26 mil policías. De un presupuesto de 6 mil millones, hemos aprobado 36 mil millones. De la propuesta original del Ejecutivo, aumentamos los recursos al Ejército Mexicano. Ustedes no tienen cara para venirnos a decir a nosotros que no hemos colaborado con la estrategia más legítima del Estado mexicano.
Nosotros no hemos sido los que aconsejamos o mal aconsejamos al presidente si es que todavía tenemos un presidente que escucha? que hiciera del tema de la publicidad una campaña electoral con la que ustedes fracasaron el año pasado y con la que perdieron las elecciones en 2006.
Nosotros, señor diputado Téllez, sí hemos creado institutos de la Juventud, particularmente su servidor, en Hidalgo creó uno, y le voy a decir algo. Usted desconoce las reformas que se han impulsado me queda claro por qué está en la Comisión del Deporte y déjeme decirle, a manera de ejemplo, varias.
Hoy tenemos la realidad que ninguno de los focos más calientes, más críticos de la sociedad, donde ha habido miles de muertos. No tenemos programas del empleo productivo; no tenemos un gobierno que tenga el ingenio y la imaginación más mínima para proponer programas de capacitación laboral, para profundizar en la verdadera raíz del crimen organizado en México, que son las oportunidades de empleo. Porque éste, lejos de ser el cumplimiento de un mandatario que se empeñó en su campaña en decirnos que era el presidente del empleo, es un presidente reprobado en materia de empleo.
Compañeras y compañeros de este Poder Legislativo, yo no sé si resulte benéfico seguir citando al secretario de Seguridad Pública, que se empeña en una estrategia guardada y que está cancelando la oportunidad de muchos mexicanos, de poder ver hacia el futuro con vida; pensemos seriamente en citar al presidente de la república para replantear una estrategia de Estado que ponga en la agenda nacional como prioridad el reordenamiento, una nueva estrategia calificada entre los tres órdenes de gobierno, donde nadie eluda su responsabilidad.
Éste es un tema que está más allá de alianzas espurias, éste es un tema que aqueja a todos por igual y que le debemos de poner el empeño y la seriedad que merece el pueblo de México. Por su atención, muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Agustín Guerrero Castillo, del PRD. Diputado Corral, lo apunto en la lista, señor diputado.
El diputado Agustín Guerrero Castillo: Con su permiso, diputado presidente. Compañeras diputadas y compañeros diputados. Los hechos del pasado fin de semana no son?
El diputado Javier Corral Jurado (desde la curul): Señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Permítame, señor diputado. Sí, diputado Corral.
El diputado Javier Corral Jurado (desde la curul): Para rectificación de hechos, al diputado Penchyna.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Le mencioné a usted si lo apuntaba en la lista y me dijo que sí. Pero si quiere hacer uso de la palabra en este momento, tiene el uso de la palabra. Permítame, diputado.
El diputado Agustín Guerrero Castillo: Perdón, diputado, pero todos estamos bajo esa figura. Yo estoy bajo esa figura de rectificación de hechos, diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Permítame un segundo, señor diputado. Ahora tiene usted la palabra.
El diputado Agustín Guerrero Castillo: Yo estoy sobre la misma figura. No pedí la palabra por otra figura.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Es una atribución de la Presidencia. Permítame un segundo, señor diputado, va usted después, inmediatamente después.
El diputado Agustín Guerrero Castillo: No. Perdón, diputado presidente, pero yo tengo la palabra justamente por la rectificación de hechos. Además ya había yo empezado.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Sí. ¿Ya accedió el señor diputado Corral? Terminando él.
El diputado Agustín Guerrero Castillo: Gracias. Decía, compañeras diputadas y compañeros diputados, que los hechos de este pasado fin de semana no son una cuestión excepcional. No son cosas que ocurran de vez en cuando. Son, lamentablemente en nuestro país desde hace tres años, cosas de todos los días.
Nuestro país vive desde diciembre de 2006, cuando la derecha gobernante encabezada por Calderón decidió apostar su capital político ?mucho o poco? a un solo tema: el combate a la inseguridad pública.
Sin consultar a nadie, sin coordinarse con nadie, decidió mover todas las piezas del Estado en un tema que, pasado el tiempo ?tres años después? podemos hacer hoy balance de que hay un fracaso en toda la línea. No se vale. Cuando se tomó esa decisión ?hace tres años? unipersonal, unilateralmente, sin coordinarse con ningún gobernador, sin participar a ningún gobierno municipal de una estrategia que combatiera a la delincuencia; no se vale tres años después venir a decir que es una responsabilidad pareja para todos los órdenes de gobierno.
Que asuma la responsabilidad quien decidió sumir a nuestro país en un baño de sangre, porque eso es lo que hoy existe en México. 18 mil muertos no es cualquier cifra, no es una cifra menor. Y dentro de estas 18 mil personas muertas, muchas de ellas, centenares de ellas ?mexicanos inocentes?, mujeres, jóvenes, niños que han perdido la vida por la sola desgracia de estar donde no debían estar cuando se estaban desarrollando este tipo de acciones. Es una responsabilidad del Estado mexicano garantizar la integridad de sus ciudadanos, de sus habitantes.
Esta guerra abierta sin estrategia ha tenido un costo altísimo para nuestro país. No son sólo las vidas, que son tal vez lo más importante. Se han tomado decisiones que han canalizado recursos, como nunca antes en la historia de nuestro país, al tema de seguridad pública. Se ha incrementado el presupuesto en estos últimos tres años ?cada uno de ellos? de manera sustancial, sacrificando con estos recursos que deben de ir a otras áreas fundamentales de la vida nacional.
En lugar de dedicar recursos para la inversión, para el desarrollo social, para otras cuestiones fundamentales, se van al combate a la delincuencia. Pero los resultados son muy pobres, se está tirando el dinero en el combate a la delincuencia.
Ha costado muy caro para nuestra sociedad, porque hoy tenemos poblaciones enteras donde han desaparecido los gobiernos civiles, están de papel, pero en los hechos son las fuerzas armadas o es la policía, o es la PFP la que toma las decisiones. Tenemos muchos lugares del país que hoy viven prácticamente en estado de sitio, que la población después de las ocho, las nueve de la noche ya no pueden salir a la calle por temor, por miedo a perder la vida.
Hoy el miedo recorre al país y no hay aquí un responsable que dé la cara sobre estos resultados. Quien decidió ir a la guerra debe de dar la cara, y no debe de andarse escondiendo en otros temas. Le ha costado a esta sociedad cosas tan aberrantes como la detención de servidores públicos en Michoacán, que con el paso de las semanas han sido puestos en libertad, porque no se les ha encontrado ninguna responsabilidad y no hay ni siquiera un: usted disculpe, una intención del Estado mexicano de reparar ese daño.
Por eso, compañeras y compañeros, comparto lo que aquí han planteado otros diputados. Quien es el responsable de esta situación tiene que venir a la Cámara a dar la cara, a dar una explicación, de qué se trata esta guerra y cuáles son los indicios para que los mexicanos podamos saber cómo vamos en la misma. Si no puede, porque no sabe o porque no tiene esa intención de sacra bien las cosas, en cualquier empleo a cualquier mexicano que no hace bien las cosas lo corren, lo despiden. Por eso, creo que llegó la hora de que Calderón se valla.
Tres años de incompetencia son suficientes y los mexicanos no merecemos otros tres años más de incompetencia. Si hubiera revocación de mandato ya se hubiera ido. Concluyo, compañeras y compañeros, a mi sí me da mucha vergüenza que dirigentes de mi partido quieran hacer alianzas electorales con éste partido, no lo comparto, no lo he compartido, somos un proyecto distinto. Gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Javier Corral Jurado, del Partido Acción Nacional.
El diputado Javier Corral Jurado: Compañeras diputados y compañeros diputados, me había sustraído de participar en este debate, a pesar de que en el centro de la discusión se ha colocado el dolor que vive Chihuahua, y particularmente la tragedia de Ciudad Juárez, en la masacre del fin de semana.
Me había abstenido de participar porque no quiero ni con una insinuación caer en uno de los vicios que he criticado a la política en general, en relación con el tema de la inseguridad, el crimen y la violencia que vive el país. Porque no quiero caer en esa actitud de empezar a sacar la raja política, como aquí se decía: el medro político. Que puede venir a pronunciar discursos hipócritas aquí, mientras que en las bancas de esta salón se da el chacoteo en un contraste penoso y vergonzoso del medro político, no sólo con el tema de la inseguridad, sino con las muertes de Ciudad Juárez.
Aquí he visto desfilar el vituperio y el insulto, esta feria de culpas, de echar la culpa pa arriba, pa tras, pal lado, para abajo. He visto cómo se critica y cómo se descalifica generalizadamente, sistemáticamente. Pero ni uno, ni uno ha tenido el valor de proponer algo aquí del cómo sí se debe hacer.
Puro no. Puro en contra. Puro vituperio. Puro insulto. Y nadie ha venido a decir cómo hay que hacerle en Ciudad Juárez y en Chihuahua, para enfrentar la tragedia. Discurso, digo yo discurso hipócrita, que viene a decir acá cosas mientras están las risotadas en las curules, el chacoteo en las curules.
Hay muertos de por medio. Hay una tragedia que debiera llamar a todos a luchar con todo. Ah, no. Es aquí la repartidera de culpas. Es el responsable a juicio político, y es el entremezclado perverso de un dolor que ya les aflora: las alianzas electorales. Han venido a tratar el tema de las alianzas como la verdadera preocupación que está detrás de este falso e hipócrita debate, porque medran con el dolor de una ciudad que tiene un acumulado de abandono.
Claro que le puede a Penchyna que aquí se refieran 70 años de corrupción, de partido único, de complicidad mafiosa con el narcotráfico. Claro que le puede a Penchyna recordarle que fueron ustedes responsables del desastre del país, porque se mantuvieron como monopolio intocado durante 70 años, porque no quisieron compartir la responsabilidad del poder, porque fueron a la defraudación electoral para evitar la democracia, porque se sufragaron, porque se patrocinaron en el peculado público y en el abandono de las fronteras como Juárez; sí, Ciudad Juárez una frontera abandonada.
Claro que le puede a Penchyna que le refiramos de dónde viene el acumulado de los problemas. Sí, viene de 70 años de PRI que no queremos que se vuelva a repetir ni uno más. Y para eso serán las alianzas electores, para evitar la regresión autoritaria, para evitar el pasado ignominioso del México autoritario que representan.
Y claro que a Penchyna le duele Hidalgo, porque en Hidalgo, esa tierra con estela de caciques y mancha de corrupción, pronto verá concretar una alianza entre las fuerzas democráticas de Acción Nacional y de la izquierda.
Nosotros no vamos a seguir cayendo en el garlito de la trampa priista que ofrece colaboración en el discurso y son capaces de venir a vituperar al presidente de la república tres años después.
¿Por qué no dijo el PRI hace tres años lo que dijo Penchyna hoy sobre la legitimidad de Calderón? ¿Quiere tratar el PRI ese tema en serio? ¿Qué valor le surgió a Penchyna tres años después de la elección del 2006? Valor tardío, dignidad retrasada en torno del tema electoral.
No tiene cara para venir a reprocharle a Calderón su legitimidad, cuando fue el PRI también el que reconoció, junto con las autoridades electorales, el triunfo legítimo y legal de Felipe Calderón.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Para alusiones personales, tiene la palabra el diputado David Penchyna Grub, del Partido Revolucionario Institucional.
El diputado David Penchyna Grub: Más fuerte? Señor diputado Corral, es usted un mal actor de televisión. Lamento decirle que lo que gastó en sus cursos de actuación, aquí no da resultado.
Es usted un sofista. Alude las propuestas, y no le escuchamos ninguna. Espero que pueda acudir a un otorrinolaringólogo para que escuche bien. No vine a aludir la legitimidad del presidente. Vine a afirmar que el presidente se trató de legitimar a través de una estrategia de seguridad en donde su estrategia está hueca, escúchelo bien.
Usted es de Chihuahua; le preocupan tanto sus conciudadanos y lo que viven, el drama del pueblo de Ciudad Juárez; desconoce los permanentes subejercicios de una década panista en el presupuesto de seguridad pública. Año con año subejercen recursos.
No me preocupan sus alianzas, señor diputado. Aquí cada quien se rasca con sus uñas. Su necesidad y su desesperación en la pérdida del poder a través de una década de fracasos es evidente a qué los está llevando.
El PRI va a ganar las elecciones en mi tierra y en los demás estados. Ése es su problema. Usted se puede aliar con quien quiera, se puede aliar con los que lo desconocen, se puede aliar con los que los han descalificado, se puede aliar con quien no han reconocido la vida institucional de México. Ésa es su responsabilidad, no la nuestra.
Hoy estamos tratando un tema de la mayor importancia. ¿Quiere propuestas? Ahí le van varias.
La primera. Por menos, en otros gobiernos como el del DF, hubo cambio de funcionarios. Hay 18 mil mexicanos muertos y la Secretaría de Seguridad Pública sigue en todas sus partes con los mismos integrantes. Benditos resultados.
Segunda. En lugar de subejercer los recursos, pongamos a trabajar ese dinero en los municipios y en las regiones donde hoy el narcotráfico está asestando permanentemente golpes como en Ciudad Juárez. Hagamos un fondo de capacitación laboral, quitémosle la opacidad a los recursos de las Pymes que mantiene la Secretaría de Economía y financiemos el desarrollo regional creando microempresas para darle un porvenir a los jóvenes, que como bien se dijo aquí, se están yendo de México.
Ustedes se pueden aliar para lo que quieran; nosotros les ofrecemos una alianza para redireccionar una estrategia que se basó en tratar de hacernos creer que el presidente Calderón era presidente.
Si usted quiere escatimar el esfuerzo institucional por el que los miembros del Partido Revolucionario Institucional hace tres años dimos estabilidad a la república, allá usted. Le reitero una vez más, como siempre, usted es un sofista y un mal actor de pacotilla. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Por alusiones personales, tiene la palabra el diputado Javier Corral.
El diputado Javier Corral Jurado: Quiere Penchyna repartir de lo que le sobra. El actor de televisión, el que ha ido a clases de histrionismo y de actuación y es el auténtico ventrílocuo en la televisión, es Enrique Peña Nieto; el que realmente es una vocación dispuesta al histrionismo y a la actuación es el gobernador del estado de México; y no quiera el diputado Penchyna repartir?
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Señores diputados, solicito su atención para escuchar al orador. Adelante, diputado.
El diputado Javier Corral Jurado: Es lógico que vean la paja en el ojo ajeno y no en el propio. Yo le tomo la palabra a Penchyna en dos cosas: dice que por menos de lo que ha sucedido en Chihuahua debiera haber relevo de funcionarios.
Yo creo tres cosas en relación con el problema que vive mi estado. Sí creo, uno, que la estrategia federal debe no sólo revisarse en términos de la presencia de fuerzas policiacas y militares en Chihuahua. Como dijo el día de ayer el presidente de la República: ampliarse, revisarse y adecuarse el llamado operativo conjunto.
También creo, como bien lo ha sugerido Penchyna, que llegó la hora en que dimita a la gubernatura de Chihuahua el licenciado José Reyes Baeza Terrazas, y lo voy a explicar. Lo voy a explicar. Es un asunto muy lamentable, pero es fundamental clarificar.
¿Por qué en Chihuahua se concentró la disputa de las mafias del nacotráfico? ¿Por qué en mi estado se concentra el 34 por ciento de las ejecuciones del país? ¿Por qué en Ciudad Juárez el año pasado se presentaron 2 mil 635 ejecuciones? Porque el poder local, porque el aparato gubernamental, porque el gobierno de José Reyes Baeza ha sido omiso y complaciente con las mafias del narcotráfico.
Porque evitó desde el inicio una limpia en el aparato policiaco que le habían heredado con las principales acusaciones de vinculación con el narcotráfico. Porque se ha empeñado en mantener a un Ministerio Público supeditado a su criterio político y a este enfrentamiento permanente con la federación, en el que un día solicita la presencia de más efectivos militares y al día siguiente le echa la culpa a la federación.
¿Por qué se concentró en Chihuahua la disputa de las mafias del narcotráfico? Porque el gobierno de Reyes Baeza es espectador frente a la disputa de los capos del narcotráfico y no puede hacer nada porque en su origen, como gobernador, se encuentra la explicación.
Yo fui candidato a gobernador de Chihuahua en el 2004. En mayo del 2004 las campañas resultan beneficiadas con dinero ilegítimo, con dinero ilícito. Yo rechacé, como candidato a gobernador, cualquier ofrecimiento de las mafias del narcotráfico. Incluso a mí me señalaban que cometía un error porque del otro lado habían aceptado, y el doble, de los dos grupos principales que se disputaban la plaza.
Por eso la policía de Chihuahua, por eso la Procuraduría de Chihuahua es espectadora en el tema de las ejecuciones. Por eso los comandos de sicarios llegan a paso lento y se retiran a paso lento. Porque las fuerzas de seguridad?
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Sí, diputado Ramírez Marín.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Presidente, si me permite una pregunta el orador.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: ¿Le acepta usted la pregunta, diputado?
El diputado Javier Corral Jurado: Con mucho gusto.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Adelante, diputado.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Señor diputado, habiendo tan gravemente reconocido usted que tuvo esos contactos ¿dio parte a la Procuraduría General de la República o a la autoridad correspondiente? ¿Se ofrece usted en calidad de testigo para señalar los nombres respectivos? ¿Qué acción debemos tomar sabiendo que un candidato a gobernador fue tentado por la mafia del narcotráfico y qué medidas hay que tomar de inmediato?
El diputado Javier Corral Jurado: Con muchísimo gusto le contesto tres cosas. No sólo, en su momento las autoridades tuvieron conocimiento de esto que platico, tengo documentados los hechos.
Debo decirle, por ejemplo, que algunos de los más cercanos colaboradores al gobernador de Chihuahua de ese entonces. también algunos de ellos ya ejecutados, uno de los abogados muy cercanos al gobernador que fue ya ejecutado, fue ampliamente documentado en Chihuahua. No tengo ningún inconveniente en dar mi testimonio, porque estoy orgulloso de esa acción. La refiero aquí por un hecho, diputado Ramírez Marín.
Cuando más los candidatos necesitan en las campañas. Por eso he dicho una y otra vez, por eso lo propuse en la Comisión Permanente blindarle a las campañas políticas, blindarlas del financiamiento de la delincuencia organizada, porque llegan las propuestas, llegan los ofrecimientos; no todo mundo las rechaza, diputado Ramírez Marín. No todo mundo tiene la consecuencia para rechazar esos ofrecimientos.
Por eso creo que en Chihuahua el problema real está en la forma en que se financiaron esas campañas. Si usted hace hoy un recuento y por supuesto que lo podemos hacer, porque ya está documentado? del gasto de esa campaña con relación a los límites establecidos, a los topes establecidos por la legislación electoral, rebasaron considerablemente tres tantos los topes de esa campaña. ¿De dónde salió ese dinero, diputado Ramírez Marín? Ahora yo le pregunto a usted ¿de dónde se financió esa campaña?
En la Comisión Permanente, cuando estuvo el secretario de Seguridad Pública, la semana antepasada. Es mentira lo que dice Penchyna, que hemos invitado a García Luna varias veces y no viene, ya van dos veces que viene a la Cámara de los diputados. La primera sólo para ser insultado en el pleno y en la Comisión Permanente ahí hubo una comparecencia un poco más respetuosa.
Pero debo decirle, como se lo dije a usted en la Comisión Permanente, y como lo dije a todos mis compañeros, por eso es importante que las campañas electorales y las precampañas transparenten los recursos y el origen del financiamiento, porque ahí es donde se origina el principal vínculo de la corrupción política que después inhabilita la acción persecutoria del Estado, porque ahí teje sus redes de complicidad el narcotráfico.
Señores, aquí se está hablando de propuestas y de institutos de la juventud, reglas para el deporte, todo eso está muy bien. Pero hay tres acciones que este Congreso puede realizar, y una de ellas tiene que ver con el combate a la corrupción política y al financiamiento ilícito de las campañas.
Si realmente interesa el tema, esta soberanía puede legislar en la materia y puede generar las normas que imposibiliten que la clase política siga siendo rehén; y no sólo eso, patrocinada y financiada. No sé si más o menos he respondido a su pregunta.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): No.
El diputado Javier Corral Jurado: Pero bueno, yo creo que llegó la hora de que el licenciado Baeza renuncie a la gubernatura de Chihuahua. Que lo haga por el bien de nuestro estado. Estoy seguro que si el licenciado Reyes Baeza da este paso en los próximos días, va a destensarse el ambiente en nuestro estado.
Compañeras diputadas, compañeros diputados, una vez más Penchyna trajo el dolor de la herida que ya le duele. Alianza, dijo, alianza espuria. Alianza espuria. ¿Y las que el PRI genera en los distintos estados?; ¿y la que ahora mismo van a celebrar en Zacatecas con Ricardo Monreal, que primero estaba en sus filas, luego les ganó la gubernatura y ahora la quieren recuperar a través de él? Se empieza a hacer cierto el principio éste de que al PRI en algunos estados, sólo el PRI le puede ganar. Así va a pasar en varios de ellos, Penchyna; en el suyo va a pasar así pronto.
He reclamado el tema de que se introdujo las alianzas electorales. ya voy a terminar, lo que pasa es que me interrumpió el diputado Ramírez Marín. Señoras diputadas, señores diputados, dije que era un discurso y un debate hipócrita. David Penchyna vino y me señaló como un actor de pacotilla. No tengo problema con asumir que usted se puso el saco de hipócrita. Le queda perfectamente, señor diputado.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado David Penchyna Grub, del Partido Revolucionario Institucional.
El diputado David Penchyna Grub: Con su permiso, señor presidente. No cabe duda que los sofismas, la imaginación, la falta de vergüenza y de memoria no tienen límites.
¿De qué tamaño fue la herida del diputado que me antecedió en la palabra porque mi inteligencia no me permite mencionar su nombre?, quien hace seis años perdió en las urnas con Reyes Baeza hace seis años. Le dura la herida, señor diputado.
Pide la renuncia del gobernador de Chihuahua. En el pecado lleva la penitencia, señor diputado. Hoy hay una estrategia en Ciudad Juárez, donde participa el gobierno federal, que es actor fundamental en el supuesto combate al narcotráfico. Hay 5 mil soldados, señor diputado. Lea al presidente de esta Cámara en sus declaraciones del día de ayer. Ramírez Acuña, ex secretario de Gobernación, quien cuestiona la estrategia del gobierno federal y hasta donde sé, porque no sé si ya lo expulsaron, es del Partido Acción Nacional.
Lo que venimos a hablar aquí hoy, como es práctica triste y cotidiana en nuestro país, es de 15 muchachos muertos, de 15 familias que están en duelo, señor diputado. En el pecado se lleva la penitencia; la legitimidad perdida no fue culpa de nosotros. Es culpa de una estrategia fallida y, escuche bien lo que digo porque usted viene a inventar ?como es su estilo? sofismas a esta tribuna.
El presidente se equivocó en la estrategia porque fundamentó en ella el hacernos creer que era presidente. La estrategia ha cobrado vidas y es evidente que está a la deriva y lo único que reclamamos, con la facultad que nos da la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, es cuestionar una estrategia que no ha dado resultados.
Quiere hablar de Reyes Baeza; ¿ por qué no habla de Francisco Barrios? ¿Por qué no habla de lo que pasa en Chihuahua? Ya no hace seis años; lo que pasa en Ciudad Juárez hace mucho tiempo. Si quiere le mandamos los periódicos, pero su herida y su dolor de no haber sido competitivo en las urnas hace seis años le llama y le sigue asestando el reivindicarse como un sofista y un mal actor que aquí nos viene a inventar cosas. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Javier Corral Jurado, del Partido Acción Nacional.
El diputado Javier Corral Jurado: El que hace 32 minutos se quejaba de que el PAN siempre recurría al pasado a causa de su inexperiencia, ya quiere que en materia de Chihuahua nos devolvamos 16 años a escrutar el gobierno de Francisco Barrio. De poca memoria, hipocresía de poca memoria.
Yo no tengo dolor por la derrota en Chihuahua, no es una herida, no, no, y les voy a decir por qué no. Todo lo que usted pueda decir de mi campaña y de mi participación electoral, ya se la doy por buena; que perdí en las elecciones, lo reconocí el mismo día de la elección, y no sólo no me lamento de esa elección. Yo dije que competía en condiciones de enorme desigualdad, pero así competí, y al final de la jornada reconocí el triunfo del licenciado Reyes Baeza.
No sólo eso, le voy a decir para que usted sepa, Penchyna, con quién está hablando. Yo estuve en la toma de protesta del gobernador Reyes Baeza. No, no lo hice para que me lo agradeciera el PRI; lo hice para cerrar una estela de confrontación en Chihuahua, una estela de confrontación política, una polarización indebida que el antecesor del licenciado Baeza había dejado.
Fui a la toma de protesta de Reyes Baeza a enviar un mensaje, no sólo al PRI o al gobernador; a la sociedad chihuahuense, porque quise poner mi parte en la reconstrucción de un Chihuahua nuevo. Incluso acompañé en sus primeras acciones al gobierno del licenciado Reyes Baeza.
En su momento califiqué de positivo el nombramiento de la procuradora Patricia González, como procuradora de Justicia del estado. En su momento avalé varias de las acciones de reforma judicial que el licenciado Reyes Baeza promovió en Chihuahua, pero esa confianza y esa esperanza que yo tuve está absolutamente destrozada en Chihuahua.
Yo no tengo por qué seguir siendo aval de un gobierno que se mostró absolutamente incompetente, absolutamente obsecuente con las disputas de los narcotraficantes en mi estado, y no reclamar responsabilidad.
No, yo no estoy quejándome de mi derrota electoral de hace seis años; perdí. Como la política tiene que empezar a reconocer cuando pierde y cuando gana, como ustedes deberían reconocer su propia responsabilidad en el desastre que hoy comentamos.
¿De dónde les surge a ustedes este prurito justiciero, este halo de pureza, esta cátedra de derecho, esta lección de democracia? No, siguen sin reformarse, siguen tan pre modernos como antes, no dan muestras de querer cambio alguno con el país; embaten cualquier reforma que presenta el presidente de la República, quieren restaurar el poder anterior; quieren restaurar el mismo sistema.
Por eso las alianzas no son alianzas espurias. Se dice espurias, como se dice también otorrinolaringólogo. Las alianzas se justifican ética y moralmente, y la ley las contempla como instrumentos fundamentales de coalición electoral entre fuerzas, incluso distintas, para sumar esfuerzos a un propósito común.
En Puebla, en Oaxaca, en Veracruz, en Hidalgo y en Durango, tenemos un propósito común: queremos restablecer el principio democrático en entidades que sufren los peores rostros del peor PRI. Que sufren el mayor retraso. Que no son capaces aún de practicar mínimos de convivencia democrática, de respeto a sus adversarios, de respeto a los derechos humanos. Vamos a esas entidades con los demócratas ?estén donde estén? para establecer la democracia, para la justicia y en la libertad. Reitero, señor diputado Penchyna, el suyo es un discurso hipócrita.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: ¿Para alusiones personales el David Penchyna?
El diputado Manuel Guillermo Márquez Lizalde (desde la curul): Presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Su nombre, diputado.
El diputado Manuel Guillermo Márquez Lizalde (desde la curul): Para hechos, presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Adelante, diputado.
El diputado Manuel Guillermo Márquez Lizalde: Gracias, señor presidente. No cabe duda que la herida sigue abierta. No quiero echarle más limón a esa herida, pero le quiero decir que el resultado de las alianzas en el 2010, van a ser lo mismo de la alianza de la cual usted fue candidato en el 2004 y perdió estrepitosamente. Eso le va a suceder. Eso va a suceder por esas alianzas pragmáticas.
Acudo a esta tribuna a pedirle que lo que vino a decir aquí lo acredite en los hechos. Usted, como buen abogado, compruebe lo que ha dicho. Porque el mismo secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, liberó al gobernador Reyes Baeza Terrazas de toda culpa y de todo vínculo con el narcotráfico, cuando la senadora, su compatriota, su colega, Tere Ortuño, lo señalaba vinculado con el narcotráfico. Públicamente manifestó en un documento por escrito, el secretario de Gobernación, que estaba liberado de todo vínculo con el narcotráfico.
¿Por qué razón usted viene, de manera ligera y sin fundamento a querer, como lo dijo ahorita el diputado Penchyna, falazmente y con un gran sofisma, a engañar a los compañeros de esta soberanía? No se vale, no se vale que usted esté abusando de estos micrófonos para venir a injuriar, a mentir, a descalificar, que eso es lo que le ha caracterizado a usted en su vida parlamentaria.
Usted vino y exigió ahorita que hiciéramos propuestas serias. Que no descalificáramos. Que no viniéramos a despersonalizar y a echar culpas. Que no participáramos en esta feria de las culpas, cuando se le olvida que su compañera, la diputada María Antonieta Pérez, fue la primera que inició señalando a otros órdenes de gobierno.
Cierto, coincido con usted, tenemos que ponernos a trabajar. Hoy, que este acontecimiento que enluta a Juárez, a Chihuahua y a México, debemos de ponernos todos a trabajar unidos para proponer la reconstrucción del Sistema Nacional de Seguridad Pública, porque ya vimos que esta estrategia que ha planteado el señor presidente de la república, la cual partió de un diagnóstico equivocado, lamentablemente los resultados han sido fallidos y está más allá de lo que él nos anunció. Cada día se incrementa el número de muertos.
Requerimos desde aquí pedirle que haga un alto en el camino y que nos sentemos todos a hacer propuestas, como usted bien lo dice. A eso nos sumamos como priistas, como chihuahuenses, como gente bien nacida y comprometida, porque queremos la tranquilidad y la paz. Queremos rescatar las calles, los parques, las ciudades y las comunidades en Chihuahua. A eso vinimos: a exigir, no a descalificar.
Si usted decía que el Ministerio Público en Chihuahua está también vinculado con actividades ilícitas, quiero decirle que el mismo Presidente Felipe Calderón, invitó a la procuradora general de Justicia, Patricia Rodríguez, a ser la coordinadora del Sistema Nacional de Reforma Penal y ella no aceptó. Quiere decir que si la invita, es porque está libre de todo señalamiento.
En Chihuahua el gobernador, la procuradora y los servidores que se dedican a la seguridad pública están libres de todo señalamiento hasta este momento, aun a pesar de que se lo haya pedio públicamente la senadora María Teresa Ortuño, no ha sido capaz de acreditar en los hechos un solo señalamiento. Por eso le pido a usted que haga lo mismo o se deje de estar descalificando. Es cuanto, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Emilio Serrano Jiménez, del Partido de la Revolución Democrática.
El diputado Emilio Serrano Jiménez: Con su venia, señor presidente diputado. La seguridad pública no tiene color, no tiene partido. Pero sí, todos somos culpables de la inseguridad que se sufre en México; diputados que han aceptado patrocinio con dinero ilegal, gobernadores que han aceptado patrocinio para sus campañas con dinero ilegal, senadores que han aceptado dinero para su campaña ilegal. Creo que esto lo han dado a conocer los medios de comunicación en su momento.
Sin embargo, existe impunidad y, efectivamente, aquí nosotros deberíamos legislar para evitar que llegue gente con dinero ilícito a ocupar una curul en la Cámara de Diputados, en la Cámara de Senadores, o en algún gobierno. Claro que hay culpables en los municipios, en los gobiernos estatales y en el gobierno federal. Siempre el pagano será el pueblo. Creo que sale más barato prever que remediar.
Aquí nos venimos a echar las culpas de lo que ya sucedió, pero, ¿por qué no nos ponemos de acuerdo para evitarlo? Medidas preventivas son lo que hace falta en este país. Más espacios para que los jóvenes sigan estudiando, más trabajo para que no estén pensando en cómo obtener dinero para llevar a sus familias quienes carecen de empleo. Hace falta más recreación, más deporte, que se ocupe el tiempo en cosas productivas y no estar pensando en cómo delinquir. Medidas preventivas es lo que nos hace falta.
Les pregunto, diputadas y diputados, ¿quiénes hemos propuesto medidas preventivas para evitar que se den actos tan lamentables y vergonzosos? No solamente como el de Chihuahua, el de Tamaulipas, también se da en Tlaxcala, en Morelos, estado de México, en todas las entidades federativas, en diferentes proporciones. Todos somos culpables, pero hay diferentes responsabilidades.
Aquí se ha dicho que venga el gobernador de Chihuahua, se ha dicho que venga Felipe Calderón, lo sostengo, que vengan; pero con su renuncia en la mano porque no han logrado la seguridad en un estado y en el país.
Hace falta el cambio para que de veras tengamos una tranquilidad en el país. Les puedo garantizar que todas y todos tienen miedo, cuando llegan a sus casas, cuando llegan a sus estados, y que no saben qué puede pasar a sus familiares. En todos lados se está dando, en todos lados. Si de veras nos interesa nuestra familia, si de veras nos interesan los jóvenes, si de veras nos interesa la seguridad, trabajemos por la prevención del delito. Es cuanto, señor presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Ignacio Téllez González, del Partido Acción Nacional.
El diputado Ignacio Téllez González: Diputado Penchyna, usted parece un aparato de China. Salió defectuoso. Su servidor es el diputado Ignacio Téllez, y no estoy en la Comisión de Juventud y Deporte. Estoy en Cultura, estoy en Transporte y estoy en Asuntos Indígenas, por eso pedí rectificación de hechos, porque usted parece un aparato hecho en China. Bien. Tranquilos.
Aquí venimos a hablar de Ciudad Juárez. Aquí venimos a hablar de qué es exactamente lo que está pasando en esa ciudad. El tema es el crimen organizado y viene desde 1968, si mal no recuerdo. En aquel entonces tenían recursos, en aquel entonces tenían dinero, en aquel entonces tenían el Congreso a su favor, y aún así no hicieron absolutamente nada.
Ahora lo que debemos de hacer es apoyar a nuestro presidente de la República, que ha emprendido una lucha de frente a los ciudadanos, de frente a la nación, de frente a todos los poderes, tratando de salvar a nuestros pueblos, a nuestros hijos, a nuestros ancianos y a tantas personas que muchas veces son utilizados precisamente por el narcotráfico. Eso es lo que debemos hacer.
Hay gobernadores, como lo decía Penchyna, que siempre han dicho en el discurso que están dispuestos a colaborar; pero en los hechos es otra cosa. Y no hablo nada más de los gobernadores, hablo del jefe de gobierno que también ahí tiene mucha corrupción escondida, que también ahí está un caso palpable como es el Bar Bar, que no lo entendió el diputado Noroña. No hablaba de sus barbas. Hablaba del Bar Bar, que hace días también tuvo un suceso muy lamentable y que desgraciadamente no se ha hablando de él.
Bien lo decía el ex presidente municipal de Ciudad Juárez. El llamado que hizo ha sido de los más centrados. El llamado que hizo es a que sumemos esfuerzos, a que realmente empecemos a combatir en conjunto este problema tan grave que está lacerando a muchos de nuestros conciudadanos.
Ésa es la invitación. Y él lo dice porque tiene conocimiento de causa. Ya fue presidente municipal de esa ciudad y sabe cuál es el problema. Sabe cómo se tiene que afrontar y él ha hecho un llamado muy estricto a todos nosotros.
Unamos los esfuerzos. Unámonos todos y cada uno de los partidos, y luchemos porque nuestro país sea mejor. Por ahí debe de ir la estrategia. Propongamos, señores. No nada más vengamos a gritar porque simple y sencillamente somos una figura política.
Yo no soy nadie. Vengo de un pueblito de allá abajo. Tal vez no tenga la experiencia política de muchos de ustedes, pero tengo el deseo de transformar a mí país, tengo el deseo de seguir luchando por mis ciudadanos, por los que votaron por mí y por muchos que votaron por ustedes, que quieren un cambio verdadero y que lo único que han hecho ustedes es nada más venir a vituperar a nuestro presidente, pero no a sumar esfuerzos.
Y sí, señor diputado. Sí estamos a favor de las alianzas, porque necesitamos desterrar de estos estados al peor autoritarismo que se ha generado no solamente en Hidalgo; en Oaxaca, en Durango, en Puebla, en Sinaloa y en algunos otros estados, que poco a poco se irán sumando a esa transformación.
A esa transformación, porque es mil veces mejor alianza con partidos que siempre hemos compartido una profunda vocación democrática, que aliarse con negocios familiares, que aliarse con las personas que lo único que buscan es anteponer la fracción por encima de los intereses ciudadanos. Que no les duela.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Señores diputados, démosle oportunidad de terminar al señor orador. Adelante.
El diputado Ignacio Téllez González: Por qué se ponen tan enojados, hombre. Estamos hablando de alianzas que se van a dar quieran o no quieran. Va adelante México, van adelante los ciudadanos. Muchas gracias.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Para referirse al mismo tema, el diputado Fernández Noroña. Permítame, diputado. Diputado Guerra Abud.
El diputado Juan José Guerra Abud (desde la curul): Diputado, la bancada del Partido Verde se une con profunda pena al dolor de los familiares de los jóvenes que fueron asesinados y lamentamos ver que el tema ha desvariado completamente, por eso le informo que nuestra bancada se retira en este momento de la sesión, uniéndonos a la pena de estos jóvenes.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tomamos nota, diputado. Adelante, diputado Fernández Noroña.
El diputado José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña: Sí, he pedido la palabra por alusiones personales. Tiene la razón, en parte, el diputado Guerra Abud, en el sentido de que el tema no sólo son los jóvenes de Juárez.
Yo insistí. Hay 10 más en Torreón que se les olvida a la mayoría de los que aquí han hecho uso de la palabra, y es un problema generalizado de violencia en el país y está ensangrentado el territorio nacional.
Entonces, lo que quiero plantear es, por ejemplo, Morelos, lo que pasó en diciembre en Morelos. ¿Qué me van a decir ahí? No es un problema de un partido; es un problema de un deterioro político general.
Me sorprende mucho que aquí han votado todo junto, el PRI y el PAN, desde Salinas, y ahora me salen con que se echan pleito como si estuvieran un poco despechados. Ése no es el tema.
El tema es que en esencia representan lo mismo: las cúpulas. Por eso hemos estado en contra de esas alianzas, porque, vamos, se robaron la Presidencia. Por más que le digan presidente; a Huerta también le decían presidente. Efectivamente ?como lo dijo Penchyna?, queriendo legitimarse se fueron con el asunto de la lucha contra el narco.
Vuelvo a hacerle un ofrecimiento al PAN, que tiene que ver con el asunto de fondo: que se abran los paquetes electorales y se haga el recuento y se sepa quién ganó; voto por voto y casilla por casilla. Si sale arriba Calderón, se acabó el problema, ahí se acabó el problema.
La legitimidad que no ha podido obtener en la lucha contra el narco, la obtiene de donde debe obtenerla, del voto ciudadano; y si no que renuncie, porque no ganó la Presidencia de la República.
Pero digo más, si Reyes Baeza debe renunciar, que a mí me parecieron muy sólidos los argumentos del diputado Corral, debe ser consecuente; entonces Calderón también debe renunciar, porque le aplica exactamente el mismo análisis: porque recibió dinero del narco, porque defraudó al país, porque es un incompetente, porque matan jóvenes, violan mujeres, asesinan niñas y no pasa nada, pero en los propios retener militares sucede que han matado familias.
Aquí debatimos en algún momento a los jóvenes baleados en Michoacán, que siguen sujetos a proceso penal, cuando fueron agredidos por el Estado Mayor Presidencial.
Entonces de lo que estamos hablando es de la declaración de Calderón: "No sabemos qué ha ocurrido en Ciudad Juárez". Pues le informo: Mataron a 18 jóvenes, los fusilaron, como antes han fusilado en otros lugares a gente, en muchos otros lugares del territorio nacional.
Hay propuestas, claro que las hay. Que Calderón renuncie. Es que debe renunciar porque el país no llega al 2010. Ya estamos en una crisis. Estamos en guerra, estamos en estado de preguerra. ¿Qué es lo que está sucediendo?
¿Cómo explicamos que 18 jóvenes en Ciudad Juárez y 10 en Torreón, Coahuila, hayan sido asesinados? Qué es, ¿terrorismo?, ¿qué es?
Pero lo que está claro es que la gente no tiene ninguna protección, no tiene ninguna garantía, no tiene ninguna seguridad a pesar de que en los aeropuertos revisen a la gente, al ciudadano de a pie, como si fuera criminal; a pesar de que en las carreteras al ciudadano de a pie lo revisen como si fuera criminal; a pesar de que en las ciudades, que están tomadas militarmente, revisen a los ciudadanos como si fueran criminales, y los criminales siguen libres y siguen aterrorizando al país y siguen bañando de sangre. Esto es lo que no puede suceder más. Yo presenté el punto para el debate político y no es un debate hipócrita; es un llamado con toda responsabilidad, preguntándoles a todos y cada uno y a todas y cada una de ustedes ¿qué tiene que pasar para que tomemos las decisiones políticas que el país necesita?
¿Qué tiene que pasar para que cambiemos el rumbo económico? ¿Qué tiene que pasar para le demos a la gente empleo, vivienda, salud, educación y mejor calidad de vida? Porque se repartieron el presupuesto como si se tratara de un botín. Ésa es la verdad.
Hay una República simulada, hay doble moral. Bueno, hay hasta una mala conducción de la asamblea, porque se aplica el reloj parlamentario aquí, se para el tiempo para algunos y para otros no y se incluye la lista de oradores como quieren. Es que es todo. Es un desastre. Tenemos que cambiar todo de raíz y yo comparto con mis compañeros: si quieren traer a Calderón, tráiganlo. Yo espero que aquí renuncie, que es lo menos que puede hacer para que este país de veras empiece a enderezarse. Si eso no se da, va a seguir habiendo un deterioro cada vez mayor.
A ver qué país tenemos de aquí al 2012 y a ver quién lo aguanta. Nosotros no. Muchas gracias, compañeros y compañeras.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra el diputado Adán Augusto López Hernández, del Partido de la Revolución Democrática.
El diputado Adán Augusto López Hernández: Con su permiso, diputado presidente. Diputado Téllez, por lo que a mí respecta prefiero no compartir con Acción Nacional ninguna de esas convicciones que usted mencionó.
Se equivoca Penchyna. La solución no es que venga Calderón; la solución es que se vaya y que lo acompañe Reyes Baeza también.
Compañeras y compañeros, yo había preparado una intervención puntual para referirme al asesinato vil, a mansalva, de los jóvenes de Ciudad Juárez y de Torreón, pero después de escuchar el estéril intento de debate entre los mojigatos de una parte y los cínicos y desmemoriados por la otra, prefiero? Los mojigatos los del PAN y los cínicos y desmemoriados los del PRI.

Después de escuchar cómo inútilmente intentaron evadir responsabilidades, sólo me resta decirles que sin duda alguna, aunque les duela, tiene razón lo que está escrito en esa manta: estaríamos mejor con López Obrador.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Tiene la palabra la diputada Augusta Valentina Díaz de Rivera Hernández.
La diputada Augusta Valentina Díaz de Rivera Hernández: Con su permiso, diputado presidente. Ya me estaba yo arrepintiendo de subir a esta tribuna, la verdad, desilusionada por el debate que se está dando acá, desilusionada porque no nos hemos subido a hacer propuestas ni a tocar el fondo del asunto.
Creo que el fondo del asunto es la descomposición social que se está dando en Juárez, solamente va de avanzada para todo el país, que origina la violencia. Y se origina esa descomposición social en la familia y espero que por eso mi tocayo diputado no me vaya a llamar mojigata. Ahí se originan muchos males de esta sociedad.
Aquí hemos venido durante las legislaturas pasadas, varios diputados y diputadas, a hacer propuestas sobre algunas modificaciones a leyes que podrían abonar precisamente a que esta descomposición social pudiera detenerse de alguna manera. Y voy a hablar directamente de la situación de la mujer, pues la mujer está en el fondo de la familia.
Hemos traído acá, desde la LIX hasta esta LXI Legislatura, varias propuestas, iniciativas, relativas a los derechos laborales de las mujeres, y hablo de las que trabajan en las maquiladoras. En la LIX, 20 iniciativas presentadas, 20 pendientes; en la pasada, 33 presentadas y 33 pendientes; en ésta 4 presentadas, 4 pendientes.
Existe, por ejemplo, la Ley de Paternidad Responsable, que pretende que los progenitores de todos los niños de madres solteras se responsabilicen con la mujer de educar a los niños ¿y ésa es una propuesta de fondo, sobre todo para las madres de los jóvenes asesinos de los otros 18?
¿Qué estaban haciendo las madres y los padres de los que ahora, a tan temprana edad, están incorporándose a las filas de la delincuencia? ¿En dónde están, sobre todos los padres? Algunos estarán aquí de diputados. Debemos trabajar este problema a fondo.
Las iniciativas que se han presentado a lo largo de estas tres legislaturas proponen, por ejemplo, un permiso de paternidad; no de maternidad. De paternidad, para que también los hombres cuiden a sus hijos cuando los tengan de recién nacidos. Modificaciones al permiso de maternidad, para que se amplíe. Que se pare el acoso y el hostigamiento sexual en los centros de trabajo, por ejemplo en las maquiladoras de Juárez, para mejorar el ambiente laboral y la familia misma; igualdad laboral entre ambos, para que no sólo las mujeres sean las que lleven las cargas más difíciles en las empresas y que sean a las que consistentemente se les violen sus derechos laborales y sus derechos humanos en perjuicio de la familia, en perjuicio de los hijos que dos deberíamos estar cuidando, padres y madres, para que no suceda que nuestros hijos caigan en manos de la delincuencia.
El permiso de maternidad por adopción; que si adoptamos también podamos tener permiso. Los estímulos a las empresas familiarmente amigables. No hay maquiladoras familiarmente amigables. Están las mujeres, de verdad, sumidas en esas maquiladoras, en extenuantes horas de trabajo mientras sus hijos están en la calle.
La corresponsabilidad paterna en las labores domésticas, ¿que no pueden lavar los trastes también? La condición laboral de las mujeres y el trabajo compartido en el hogar son condiciones indispensables para mejorar el ambiente familiar y, por tanto, abonar a una sociedad mejor.

Y a la pregunta de ¿qué podemos hacer nosotros para poder aliviar esta situación que tanto se ha dicho acá? Les recuerdo que es una responsabilidad compartida. Desde luego que el presidente de la República tiene su parte, desde luego que el gobernador de Chihuahua también, lo mismo que el presidente municipal. Irán y vendrán presidentes, gobernadores, alcaldes de un partido y de otro, pero yo les recuerdo que, aquí hacemos leyes, y que asumamos nuestra responsabilidad principal de hacer las leyes que sirven a este país. Es cuanto, diputado presidente.
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Sí, diputado Ramírez Marín.
El diputado Jorge Carlos Ramírez Marín (desde la curul): Presidente ¿Quiénes quedan en la lista o puede preguntar?
El Presidente diputado Francisco Javier Salazar Sáenz: Quedan 5 oradores, incluyéndolo a usted. Entiendo que también por parte del Partido Acción Nacional estarían en esa misma disyuntiva, pregunto a los señores.
Consulto a la asamblea si consideran que el tema está suficientemente discutido. Los diputados y las diputadas que estén por la afirmativa sírvanse manifestarlo (votación). Continúe la Secretaría.