9 ene. 2009

Reglamento interior de la SCT

Dan facultades de supersecretario a Luis Téllez:
Dice una nota de la agencia APRO-Proceso firmada por Genaro Villamil que La conformación de un "supersecretario" quedó definido hoy al publicarse el nuevo reglamento interior de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), que deroga el vigente del 21 de junio de 1995, y le atribuye al titular de la dependencia, Luis Téllez, facultades exclusivas, como otorgar concesiones y permisos en materia de radiodifusión, con lo que se excluye a la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel).
De acuerdo con los nuevos lineamientos del artículo 8 del reglamento, Téllez tiene entre sus "facultades indelegables" las de otorgar concesiones, resolver sobre prórrogas y modificaciones de las concesiones, así como declarar administrativamente su caducidad, nulidad, rescisión o revocación.
El titular de la SCT también será el responsable de aprobar el Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias; los programas sobre bandas de frecuencias del espectro radioeléctrico para usos determinados y de concesionamiento de frecuencias; resolver respecto del cambio o rescate de frecuencias en materia de telecomunicaciones y radiodifusión, y "aprobar las tarifas de los servicios de telecomunicaciones cuando lo prevean los títulos de concesión y permisos correspondientes".
A la Cofetel se le reduce sensiblemente sus facultades, establecidas en la aún vigente reforma conocida como Ley Televisa, ya que sólo tendrá capacidad para emitir opinión en el caso de otorgamiento, modificación, cesión y prórroga de las concesiones, asignaciones o permisos en materia de telecomunicaciones, así como "opinar" también sobre modificaciones a concesiones, permisos y asignaciones y "someterlas a consideración del secretario".
Junto con la Dirección General de Política de Telecomunicaciones y de Radiodifusión, la Cofetel formulará las declaratorias de rescate, requisa, caducidad y revocación que procedan en términos de ley en materia de telecomunicaciones, así como "analizar y proponer" al titular de SCT el cambio de una frecuencia o bandas de frecuencia.
El nuevo reglamento crea también la Coordinación de Sociedad de la Información y el Conocimiento y establece una serie de definiciones en torno a los organismos administrativos desconcentrados, incluida la Cofetel.
De acuerdo con lo estipulado en el capítulo VII, la Cofetel "es el órgano administrativo desconcentrado de la secretaría, con autonomía técnica, operativa, de gasto y de gestión, encargada de regular, promover y supervisar el desarrollo eficiente y la cobertura social amplia de las telecomunicaciones y la radiodifusión en México".
Todavía está pendiente la emisión del reglamento respectivo sobre la Cofetel. La ausencia de este documento, que precisaría el alcance de las opiniones y las facultades de la Cofetel ha mantenido la incertidumbre jurídica en el sector de las telecomunicaciones, así como en la radio y televisión del país.
REGLAMENTO Interior de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
Al margen un sello con el Escudo Nacional, que dice: Estados Unidos Mexicanos.- Presidencia de la República.
FELIPE DE JESÚS CALDERÓN HINOJOSA, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, en ejercicio de la facultad que me confiere el artículo 89, fracción I de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y con fundamento en los artículos 13, 17, 18 y 36 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, he tenido a bien expedir el siguiente
REGLAMENTO INTERIOR DE LA SECRETARÍA DE COMUNICACIONES Y TRANSPORTES

Lona crítica la decisión de la Rota

El obispo emérito de Tehuantepec, Mons. Arturo Lona Reyes, criticó la decisión del Vaticano de anular los matrimonios religiosos de Vicente Fox y Marta Sahagún, porque va "en contra de los principios de Cristo".
"La Iglesia de componendas no es la Iglesia de Jesús", afirmó el obispo, quien rechazó las relaciones que ha tejido la Iglesia "con los ricos y con el poder".
El expresidente Fox y su esposa Marta Sahagún declararon a la edición mexicana de la revista Hola, que ya están resueltos todos los papeles de nulidad eclesiástica de ambos, por lo que hicieron pública su intención de contraer matrimonio religioso.
Y, el pasado viernes dos de enero, la arquidiócesis de León, informó que los Fox ueden contraer matrimono cuando o deseen. Dice la revista Porceso que al margen de la polémica que aprovecharon las revistas del corazón, ahora lo que está en entredicho es el procedimiento canónico que, al parecer, adquiere una gran flexibilidad cuando se aplica a la élite política.
Ver mi Blog:

Uribe y Calderón en Washington DC

Presidente Uribe viaja a Washington
El Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, visitará entre el 12 y el 14 de enero próximos la ciudad de Washington, en donde será condecorado por George W. Bush, con la ‘Medalla de la Libertad’, máxima distinción civil que otorga el Gobierno de ese país.
Durante su visita, el Jefe de Estado de Colombia también se entrevistará con el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, y la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice.
Mmm. Uribe coincidirá con el Presidente Calderón pero con una enorme diferencia; el Presidente Méxicano, será el único Jefe de Estado que entrevistará con el Presidente electo Barack Obama, el colombiano lo hará con el presidente saliente Gerrge W. Bush.
***
Por otro lado, la policía colombiana anunció el viernes la detención de un señalado jefe de la guerrilla de las FARC que custodió en cautiverio a Ingrid Betancourt y a otros 14 rehenes rescatados hace seis meses, mediante la operación Jaque Mate.
Walter Tapiero, alias 'comandante Romel', fue arrestado el miércoles en un barrio del sur de Bogotá por agentes de la policía judicial (Dijin). "Era el encargado de abastecer de provisiones y alimentos, así como del cuidado directo de los secuestrados que fueron liberados en la Operación Jaque'', señaló un comunicado, que indica que Tapiero era un "ideólogo'' y número tres de una facción rebelde que opera en el sur del país.
Según la policía, 'Romel' fue localizado con base en información ciudadana; el guerrillero también es acusado de participar en dos de los mayores ataques de las FARC a la fuerza pública: en Mitú el 1 de noviembre de 1998 en el que murieron 37 personas y fueron secuestrados 61 militares y policías, y en el poblado de Miraflores, el 3 de agosto de 1998, donde fallecieron 37 uniformados y 22 más fueron hechos rehenes
.

Rumores

Son muchas las filtraciones en calumnas, charlas de café y hasta po internet de que se va el Procurador Eduardo Medina Mora y el Secretario Genaro García Luna; que si los sustituye, al primero, el Gral Rafael Macedo de la Concha (así lo publicó la columna bajo Reserva de El Universal), o un panista y al segundo también un divisionario.
Mmm. Puros rumores- Hoy estuvieron los dos en una charla en la SRE - por cierto, ya no se ve que tengas diferencias-que les dieron a los embajadores y consules. Por cierto, parece que ya limaron asperezas, por lo menos asi se vio hoy.
Otro rumor. Dice Katia D´ Artigues en su columna Campos Elíseos en El Unversal, 9 de enero de 2009: "Ya ve que desde hace tiempo hay constantes rumores de que se va o Genaro García Luna o Eduardo Medina Mora. O los dos.
Bueno, pues un amigo cuenta que desde el famoso Grupo Guanajuato le susurran al presidente Calderón dos nombres de posibles sucesores del procurador general de la República.
Quieren que en esa posición esté un panista y tienen dos candidatos.
Uno es Arturo Chávez Chávez; además de ser subsecretario en Gobernación con Santiago Creel, fue procurador de Justicia en Chihuahua —ignoro si esto sea a su favor o más en su contra— en tiempos de Francisco Barrio, gobierno que negó los feminicidios.
También cabildean a Juan Miguel Alcántara Soria, quien desde agosto pasado es subprocurador jurídico y de asuntos internacionales de la PGR."

Panetta y Blair confirmados

Tal y como se esperaba
Con la promesa de proteger al país y a la vez adherir a sus valores medulares, el presidente electo Barack Obama presentó este viernes 9 de enero a los integrantes de su equipo de inteligencia nacional; "cebemos adherir a nuestros valores con la misma diligencia con que protegemos nuestra seguridad, sin excepciones", dijo.
El presidente electo designó al ex almirante Dennis Blair como director de inteligencia nacional y a Leon Panetta como titular de la CIA.
Obama dijo que les dio a ambos el mandato claro de restaurar la posición de Estados Unidos en materia de derechos humanos.
"Lo dije claramente durante la campaña y lo dije durante la transición, que bajo mi gobierno Estados Unidos no tortura. Cumpliremos las convenciones de Ginebra. Mantendremos nuestros ideales más elevados".
Brennan tiene "la experiencia, la visión y la integridad" necesaria para ocupar ese puesto, declaró Obama.
Brennan fue director del gabinete del director de la CIA entre 1999 y 2001 y más tarde director del Centro Nacional de la lucha antiterrorista entre 2004 y 2005.
Brennan asesoró a Obama durante su campaña presidencial, fue considerado para dirigir la CIA, la cual fue descartada debido quizás a su participación en el cuestionado programa que utilizó la CIA para sus interrogatorios en la guerra contra el terrorismo que inició el presidente George W. Bush.

Testigo del horror

Vargas Llosa en el corazón de las tinieblas
'El País Semanal' abre este domingo con Congo una serie de viajes de autor a los conflictos olvidados del mundo
EL PAÍS - Madrid - 09/01/2009
"El problema número uno del Congo son las violaciones. Matan a más mujeres que el cólera, la fiebre amarilla y la malaria. Cada bando, facción, grupo rebelde, incluido el Ejército, donde encuentra una mujer procedente del enemigo, la viola. Mejor dicho, la violan. Dos, cinco, diez, los que sean. Aquí el sexo no tiene nada que ver con el placer, sólo con el odio. Es una manera de humillar y desmoralizar al adversario". Así, con el testimonio crudo de un médico del hospital de Minova, arranca el reportaje Viaje al corazón de las tinieblas, en el que Mario Vargas Llosa relata su reciente visita a Congo y que El País Semanal publicará el próximo domingo.
Con el autor peruano, el suplemento de EL PAÍS inaugura la serie Testigo del horror, en la que varios escritores darán cuenta de la violencia que sacude el mundo.
En la narración de su experiencia en el país africano, el autor de La ciudad y los perros realiza un fresco descarnado de la realidad de un país en el que las violaciones compiten con las enfermedades agravadas por la dramática escasez de agua potable. A todo ello hay que sumar la corrupción generalizada, la indiferencia del resto del mundo y la apatía de miles de desplazados que llevan toda la vida siéndolo: "Muchísimos de ellos están ya más muertos que vivos y, lo peor, lo saben".
Acompañado por miembros de Médicos Sin Fronteras, Vargas Llosa pasa de los hospitales a los campos de refugiados, como el de Hewa Bora, cuya paradójica traducción es "Aire Bello". Allí se encuentra con los pigmeos, que descienden a diario el último peldaño de la miseria: "En una sociedad sin ley", escribe el novelista, "corroída por la violencia, las luchas cainitas, las invasiones, la corrupción y las matanzas, los pigmeos son las víctimas de las víctimas, los que más sufren. Basta echarles una mirada para saberlo".
Paradójicamente, Congo es un lugar rico en zinc, cobre, plata, oro y coltán. Obtenido, eso sí, de minas explotadas por mano de obra esclava. "¿Qué le hace falta para aprovechar sus incontables recursos?", se pregunta el escritor. Él mismo responde: "Paz, orden, legalidad, instituciones, libertad". Cosas por ahora "muy difíciles de alcanzar" en un país al que, para colmo de males, huyeron los milicianos hutus que perpetraron el genocidio de tutsis en Ruanda en 1994. Un país con el mayor índice de accidentes aéreos del mundo. Un país en el que se encuentra desplegada la mayor operación emprendida jamás por la ONU: 17.000 soldados y 1.500 civiles impotentes ante una realidad desbordante.
Colonia belga durante casi siglo y medio, Gongo no encontró la estabilidad con la independencia conseguida en 1960. Expolio aparte, Bélgica dejó como herencia la lengua francesa y la religión católica, pero una pregunta surge a cada paso, en cada estación del viaje. Es la que formula un poeta al que Vargas Llosa conoce en Lwemba, un distrito popular de Kinshasa. "¿Y qué hemos hecho nosotros, los congoleños, con nuestro país?".

Félix Bautista

Columna PLAZA PÚBLICA /Miguel Angel Granados Chapa
¿Qué fue de Félix Batista?
Reforma, 9 de enero de 2009;Mañana se cumple un mes de la peculiar desaparición de Félix I. Batista, un experto en secuestros del que no se sabe nada desde el 10 de diciembre. Ese día abordó un vehículo donde había cuatro personas a bordo. No fue "levantado", es decir llevado a la fuerza. Ni es tampoco víctima de un secuestro mercenario. Anteayer, su esposa Lourdes informó que no ha recibido petición alguna de rescate, ni ha tenido noticia de su marido desde entonces. Por eso organizó anteayer miércoles una conferencia de prensa en Miami, donde reside la familia y envió boletines a los medios. Rogó "a quienes tengan a Félix que por favor lo dejen ir".
El caso de Batista no es único. Por desgracia abundan los de personas desaparecidas. Muchas de ellas han sido asesinadas y sus cuerpos son hallados poco después, sin que medie explicación ni reclamo alguno de los captores. También es elevado el número de personas secuestradas, a las que delincuentes capturan para obtener dinero a cambio de su liberación. Tan frecuente es la práctica de ese delito que la actual estrategia de seguridad pública del gobierno federal -expresada en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad- surgió de la presión social contra el secuestro más que contra la violencia homicida de la delincuencia organizada, que en 2008 dejó 5 mil 207 personas muertas.
En Coahuila, especialmente en su capital Saltillo, y en Torreón, ese delito ha proliferado sin freno, hasta un extremo de cruel sarcasmo: los dos más recientes responsables del combate al secuestro en la policía ministerial, Enrique Ruiz Arévalo y Gerardo Valdés Segura, han desaparecido, al modo en que ocurrió con Batista y nada se sabe de ellos: del primero a partir del 14 de mayo de 2007, y del segundo desde el 14 de julio del año pasado. Sólo en Torreón hubo, según un organismo privado, 86 secuestros en 2008, aunque la Procuraduría estatal admite sólo 24, de los que únicamente en nueve se presentó la denuncia respectiva. Generalmente las víctimas quedan libres después de pagado el rescate, pero el empresario regiomontano Rodolfo Alanís fue asesinado el 9 de noviembre, el mismo día en que se le secuestró en Torreón, a pesar de lo cual sus captores pretendieron obtener dinero por dejarlo en libertad y entablaron negociaciones con la familia durante un mes entero.
Precisamente porque ha cundido en las dos principales ciudades de esa entidad el temor al secuestro, en ellas Batista ofreció conferencias el 9 de diciembre en Torreón y el 10 mismo, el día de su desaparición, en Saltillo. Según el gobernador Humberto Moreira, Batista daba estas conferencias a título gratuito como un medio de mercadotecnia, pues de ese modo se acercaba a empresarios a los que podía vender servicios y productos relacionados con la seguridad, en que es un experto.Nacido en Miami en el seno del exilio cubano, Batista sirvió no al Ejército como se ha dicho sino a la Guardia Nacional en Florida, y al separarse de ese cuerpo ofreció al mercado su conocimiento en materia de seguridad. A últimas fechas trabajaba como consultor de la firma Asi Global Kidnap & Ransom Response, en cuya página electrónica se presenta a Batista como un experto en secuestro que ha participado en más de 100 negociaciones para rescatar a víctimas de ese delito en Colombia y México.
El día de su desaparición, después de su plática con empresarios en la capital saltillense, Batista comió en el restaurante El Principal con personas dedicadas como él a ofrecer servicios de seguridad, y habló con el hijo de uno más, José Pilar Valdés, de presencia sobresaliente en la ciudad. Es que durante décadas, además de escoltar personalmente a la familia de Isidro López del Bosque, principal accionista del Grupo Industrial de Saltillo, organizó y dirigió la seguridad de ese consorcio. Tras su retiro, Valdés estableció su propio negocio de seguridad privada, que incluía negociaciones en caso de secuestro. Él mismo, sin embargo, había resultado víctima de ese delito el 9 de diciembre, del que se libró pocos días después, con muestras de maltrato. No pude saber si Valdés ha ofrecido a las autoridades testimonio sobre su secuestro y sobre el de Batista en el supuesto de que los dos casos estuvieran ligados.
Desde el principio se conjeturó que Batista habría sido retenido a cambio de la libertad de Valdés, con quien mantenía una relación profesional de tiempo atrás. Como quiera que sea, Batista estaba consciente momentos antes de su desaparición de que podía sufrirla. Hacia las siete de la noche del 10 de diciembre recibió una llamada que lo hizo salir del restaurante, no sin antes entregar a sus compañeros de mesa señas para comunicarse a su oficina de Houston, la sede de Asi Global, en caso de que algo le sucediera. En el estacionamiento del restaurante, Batista subió a una camioneta Cherokee, como atendiendo una invitación o cumpliendo un acuerdo. Y desde entonces no se sabe de él.
Por desgracia, no son pocos casos como el suyo. Con variantes que incluyen la desaparición forzada de personas (delito cometido por agentes de la autoridad o con su anuencia), la privación ilegal de la libertad cunde en el país propiciada por la impunidad. Ni siquiera el interés sobre Batista del consulado norteamericano en Monterrey -y ya se sabe que al gobierno mexicano interesa sobremanera su relación con Washington en materia de seguridad- ha favorecido que avance la investigación sobre este suceso.
Cajón de Sastre
Nacido en Tlatlauqui, Puebla, el 24 de abril de 1917, Ernesto de la Torre Villar, doctor en historia, murió el miércoles pasado, como lo informó ayer la sección de Cultura. Como una prueba de la fructífera sucesión de generaciones en la Universidad Nacional, he aquí el testimonio de un profesor emérito (Octavio Rodríguez Araujo, de Ciencias Políticas y Sociales) alumno que fue de De la Torre, a su vez investigador emérito, a quien llama "hombre sabio, sereno y solidario": "Fue mi profesor hace 47 años, fui su ayudante de cátedra. Me orientó muchas veces en mis primeros escritos, incluida la tesis de licenciatura. Durante el movimiento del 68 guardó en la Hemeroteca Nacional algunas cajas con mis documentos sobre la izquierda que, en aquellos años, era peligroso poseer. Le debo mucho y quiero expresarlo".

"Negocian y se les cayo"

Columna Bajo Reserva de El Universal, 9/01/2009;
"Fue de noche, en la sede nacional del PRD. Su presidente, Jesús Ortega, presentó a los líderes de las corrientes y a los secretarios del CEN un análisis interno sobre la situación del partido, y de plano descartó cualquier posibilidad de triunfo en los estados donde habrá elecciones concurrentes. Además, redujo las expectativas: sólo aspiran a ganar, sin el apoyo de Andrés Manuel López Obrador, PT y Convergencia, un máximo de 90 distritos, y darían la batalla en no más de 140. Nos dicen que las cosas se pusieron agrias. Que se habló “calculadora en mano”. El resultado: fue esa noche cuando se acordó abrir candidaturas a AMLO. Se iniciaron los acercamientos… Y luego, alguien se fue de boca: comentó sobre las negociaciones. La gente de López Obrador se molestó por la indiscreción y simplemente se suspendieron las pláticas. “Aquí nadie ofreció listas”, quisieron deslindarse. Ajá. Sucedió, señores. Negociaban y se les cayó."

La esperanza es Obama

Romanos y cartagineses/Francesc de Carreras
Publicado en LA VANGUARDIA, 08/01/09;
Al contemplar durante estos días la tragedia de Gaza, no he podido evitar el recuerdo de aquellos versos de García Lorca en los que, tras evocar una reyerta, dice:
Señores guardias civiles:
aquí pasó lo de siempre.
Han muerto cuatro romanos
y cinco cartagineses.
Naturalmente, existe hoy una no pequeña diferencia: en esta ocasión, por el momento, han sido cuatro romanos y seiscientos cartagineses. En efecto, en estos días el ejército israelí ha convertido a la estrecha franja de Gaza, donde apretujadamente malviven un millón y medio de palestinos, en un auténtico infierno, atacando a sus habitantes indiscriminadamente por tierra, mar y aire, no sólo de forma desproporcionada sino también implacable y hasta salvaje. Ahora bien, ello no sería una versión rigurosa de los hechos si, a lo dicho, no añadiéramos que el partido político palestino Hamas, mayoritario en Gaza, ha facilitado con sus acciones terroristas buenas excusas al Gobierno de Israel.
Ello nos plantea un problema de culpabilidad histórica. En este trágico conflicto, ¿quién es el culpable? Descartemos, antes que nada, a dos sujetos que no son culpables aunque con frecuencia así son considerados: los palestinos y los judíos. El conflicto no es entre etnias, razas o religiones, no es entre judíos y palestinos, sino entre aquellos que los han utilizado y engañado durante más de medio siglo para favorecer sus intereses. Considerar culpables a judíos y palestinos, en sentido genérico, sería confundir a las víctimas con los verdugos. Ni todos los judíos son sionistas dispuestos a expulsar a los palestinos de suelo israelí, ni mucho menos todavía todos los palestinos son peligrosos terroristas islámicos.
Sin embargo, en ambas partes, tanto en la palestina como en la israelí, hay grupos muy poderosos cuyo objetivo es hacer creer que unos y otros son y serán siempre enemigos irreconciliables. Mientras estos grupos fundamentalistas tengan el apoyo de sus poblaciones respectivas, el problema no tendrá una solución viable, ya que la lucha entre enemigos sólo puede resolverse con la eliminación del otro, lo cual en este caso no parece posible. La disputa sólo podrá resolverse si ambas partes están lideradas por políticos moderados, es decir, aquellos que estén dispuestos a considerar al otro no un enemigo sino un adversario, una parte contraria con la cual se puede pactar. Ello no es una utopía.
En algún momento de la historia reciente se ha vislumbrado esta posibilidad: recordemos las buenas relaciones entre el presidente de la OLP Yasir Arafat y el primer ministro de Israel Yitzhak Rabin, en los primeros años noventa, que dieron lugar a los acuerdos de Oslo y a la creación de la Autoridad Nacional Palestina, tan pronto deteriorada. Hasta el asesinato de Rabin por un fanático nacionalista judío ortodoxo que, como toda la derecha israelita, consideraba a Rabin un traidor, la paz no parecía estar lejos pese a las dificultades, entre ellas, los atentados indiscriminados de Hamas en Jerusalén o Tel Aviv. Recordemos también a Arafat, entonces presidente de la Autoridad Nacional Palestina, bajo arresto domiciliario en Ramala, asediado por las tropas israelíes. Fue un breve periodo de un cierto optimismo, auspiciado por Clinton, pero abortado por fuerzas israelíes radicales, que acabó en frustración. Ahora la situación es distinta.
Efectivamente, hoy los palestinos están divididos, desbordada el ala moderada y laica por el islamismo religioso de Hamas
, y los israelíes unidos, incluidos los laboristas, en torno del nacionalismo ortodoxo que no admite en el fondo un Estado palestino. No parece haber posibilidades de entendimiento, sólo queda la esperanza Obama y su posible influencia cerca del Gobierno israelí. Pero esta última esperanza es muy débil si recordamos la trayectoria de las posiciones de Israel en el conflicto. Y aquí debemos retomar el hilo de la responsabilidad histórica, de la que hemos exonerado a los pueblos judío y palestino.
Gaza, en los últimos tiempos, se había convertido en una ratonera humanamente catastrófica. Este pequeño territorio superpoblado se encuentra desde hace un año absolutamente bloqueado por los israelíes, el 70% de las familias vive con menos de un euro al día por persona y el 80% de la alimentación depende de la ayuda humanitaria. El director de Intermón Oxfam dijo hace unos meses que Gaza era una cárcel, supongo que no se atrevió a llamarla gueto o campo de concentración. En un informe de hace un año elaborado por diversas prestigiosas ONG se decía que el Gobierno israelí está llevando a cabo “un castigo colectivo contra los habitantes de Gaza”. En este caldo de cultivo el radicalismo prende con facilidad. Alguien, por las dos partes, quiere mantener el conflicto.
La responsabilidad histórica de estos trágicos acontecimientos recae, en primer lugar, en el Gobierno de Israel, que ha llevado conscientemente la situación a un callejón sin salida para evitar que los palestinos tengan un Estado. Y, en segundo lugar, a unos fanáticos religiosos que luchan por imponer su fe mediante la conquista de este mismo Estado. Romanos y cartagineses, siempre lo mismo.

Gaza en la era de Bush

El conflicto de Gaza en los últimos días de Bush/Alvaro de Vasconcelos, director del Instituto de Estudios sobre la Seguridad de la Unión Europea, en París.
EL PAÍS, 08/01/2009
Durante una visita a Oriente Próximo, el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, advirtió que los enemigos de Estados Unidos no debían aprovechar el vacío de poder para tratar de alterar el statu quo ni perjudicar los objetivos del nuevo presidente. Sin embargo, lo irónico es que el mayor problema en este sentido lo representa hoy el principal aliado de Estados Unidos en la región, Israel.
Los partidarios de la línea dura en Israel, como es natural, lamentan que la presidencia de Bush llegue a su fin, porque saben que, aunque el presidente Barack Obama no cambie radicalmente la política estadounidense respecto a la región cuando asuma el poder, tampoco va a reproducir el apoyo incondicional que ofrecía Bush.
Desde el punto de vista de los miembros de ese sector más duro, la “guerra contra el terror” y la guerra de Irak fueron sus guerras; apoyaron la retórica belicista de Bush y el aislamiento de Irán y se sintieron hermanados ideológicamente con los neoconservadores. En especial, compartían la convicción neocon de que la intervención militar es una forma legítima y eficaz de lograr el cambio político. Es lo que el Gobierno israelí trató de conseguir con su intento de “aplastar a Hezbolá” en Líbano en 2006, y es lo mismo que está tratando de hacer ahora en Gaza.
La respuesta de Israel al lanzamiento de cohetes de Hamás constituye un uso desproporcionado de la fuerza equiparable al que llevó a cabo en Líbano. Y el resultado será probablemente el mismo: al final de la campaña, Hamás habrá logrado aumentar su popularidad en Palestina y en todo el mundo árabe. De hecho, la operación militar que está desarrollando Israel se produce después de dos años de bloqueo de Gaza, que se suponía que tenían que haber debilitado a Hamás y, sin embargo, no lo han conseguido.
Es muy probable que Obama piense que la existencia de un Estado palestino es conveniente para los intereses fundamentales de Estados Unidos. Considerará que es un requisito indispensable para modificar la imagen de Estados Unidos en los países árabes y musulmanes, y esa necesidad de restaurar la credibilidad de Estados Unidos en el mundo es uno de los principales objetivos de la nueva Administración.
Los israelíes partidarios de la línea dura no pueden estar seguros de que Obama no acabe pensando que es necesario cambiar su política respecto a Israel con el fin de lograr su objetivo, que, para él, constituye una preocupación estratégica. También saben, por supuesto, que cualquier intervención seria en la cuestión palestina debe incluir un diálogo con Hamás, para tratar de obtener una solución de dos Estados.
En otras palabras, el Gobierno israelí está aprovechando los últimos días de la presidencia de Bush para llevar a cabo su política de utilización de medidas militares como primera solución. Al mismo tiempo, está intentando crear una situación que, en la práctica, haga que al nuevo presidente le sea más difícil aplicar sus estrategias políticas para la región.
Los informativos nos hablan de que la indignación se extiende ya por todo el mundo árabe y nos muestran quemas de banderas estadounidenses e israelíes. Es decir, esta guerra va a dificultar enormemente el diálogo con todos esos países en un momento en el que dichas conversaciones son absolutamente necesarias.
Uno de los motivos de la desconfianza de la comunidad internacional hacia Hamás es la ayuda que recibe de Irán. Obama ha prometido modificar la política estadounidense respecto a Irán y abrir los cauces diplomáticos en vez de limitarse a pronunciar amenazas de tipo militar. Ese cambio facilitaría también la posibilidad de poner fin al aislamiento de Hamás.
La reanudación del diálogo entre Estados Unidos e Irán es una política que, desde luego, tendrá consecuencias de largo alcance en todo Oriente Próximo. Sin embargo, aunque ese cambio de estrategia por parte de los norteamericanos será beneficioso para los intereses de Israel, la mayoría de los israelíes no lo verá así. El diálogo entre Estados Unidos e Irán será un golpe importante para los partidarios de la línea dura, y algunos de ellos aspiran a hacer que sea imposible.
Por consiguiente, el deseo de crear restricciones para la política estadounidense puede ser uno de los motivos que han empujado a Israel a hacer su incursión en Gaza. Pero es un grave desafío a la paz internacional y una acción que puede extender la inestabilidad por toda la región. Si eso ocurriera, el acercamiento a Irán que tiene previsto Obama podría verse estrangulado
antes de empezar.
En los días que faltan hasta que Obama tome posesión, con un vacío de poder en Estados Unidos, la Unión Europea puede desempeñar un papel único en las iniciativas internacionales para acabar con la violencia y la crisis humanitaria actual. Si la UE quiere conseguir algo, debe seguir la política emprendida por la presidencia francesa, dar prioridad a detener la guerra y distanciarse del uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel.
La negociación de un alto el fuego entre Israel y Hamás podría ser el primer paso hacia un fin permanente de las hostilidades y el bloqueo de Gaza. Podría preparar el terreno para que el nuevo Gobierno de Obama convoque una reunión internacional con el fin de poner en vigor la solución de dos Estados para Palestina, que debería producirse a continuación del alto el fuego. Estas iniciativas no deben quedarse empantanadas en negociaciones tortuosas, sino centrarse en llevar a la práctica los principios básicos de una solución de dos Estados con arreglo a las directrices propuestas por el Gobierno de Clinton antes de terminar su mandato, hace ocho años.
Hamás ya ha participado en negociaciones para el alto el fuego; ahora es preciso involucrarlo por completo en el proceso de paz junto a Al Fatah, pero, por supuesto, tendrá que abandonar la estrategia de fuerza, es decir, los misiles que dispara contra Israel. Se ha demostrado que es una estrategia ineficaz y además es ilegal, de acuerdo con el derecho internacional, porque los cohetes están dirigidos contra la población civil israelí.
En cuanto a Israel, tiene que reconocer que, si pretende actuar de manera coherente con sus valores democráticos, debe abandonar la estrategia de violencia y desprecio de los derechos humanos esenciales de los palestinos, así como la idea del “Gran Israel”. Es decir, debe demostrar que acepta un Estado palestino con los hechos y con las palabras. Mientras no sea así, nos quedan unos días cargados de peligro hasta la toma de posesión de Obama, y la comunidad internacional necesitará unos políticos fuertes y sensatos que nos conduzcan a través de ellos.