10 abr. 2010

Conferencia de prensa del Presidente Calderónl

Sesión de Preguntas y Respuestas en el Mensaje a Medios de Comunicación por la Visita Oficial del Primer Ministro de Noruega, Jens Stoltenberg
Los Oinos, 2010-04-09 |
-PREGUNTA: -Buenas tardes. Señor Presidente Calderón. Qué clase de cooperación nos podría brindar Noruega. Y usted qué petición hizo en este sentido para poder abrir más la exploración, sobre todo, en el subsuelo, en el Golfo profundo. Por un lado.
Y por el otro. Señor, qué representa ya la salida del Ejército de Ciudad Juárez. Gracias.
-PRESIDENTE CALDERÓN: Gracias. Como ha dicho el señor Primer Ministro, tenemos enormes oportunidades de cooperación entre México y Noruega.
En primer lugar, en la parte comercial, como él ha dicho. En la parte comercial STATOIL y PEMEX, de acuerdo con las reformas aprobadas en el 2008 en nuestro país, pueden celebrar contratos incentivados, contratos mucho más flexibles, mucho más acordes con la competitividad y productividad que se merecen, que necesita cada ´proyecto. Y a través de esos contratos previstos en la ley, se podrá, desde luego, tener una actividad conjunta entre PEMEX y STATOIL mucho más cercana, que nos permitiría, si así lo deciden y se llegara a convenir, aprovechar la experiencia de la tecnología, el conocimiento, el propio financiamiento, incluso, de empresas como STATOIL, o como otras empresas especializadas del mundo.
No tenemos todavía una participación concreta, porque Petróleos Mexicanos está iniciando el proceso de celebración de este tipo de contratos, y ha empezado con lo que llamamos yacimientos maduros, son yacimientos que ya han sido explotados ahora, y de lo que se trata es con la nueva tecnología disponible podamos extraerle un poco más de petróleo y gas, que a través de estos contratos se buscará hacer. STATOIL podría participar en ellos, pero tengo entendido a que el interés de STATOIL puede ser ayudar o celebrar este tipo de contratos en tecnología, como usted señala, más orientada hacia el mar, hacia aguas profundas, y esa ronda de contratos seguramente vendrá después, una vez que se haga una evaluación de cómo surja en PEMEX la ronda de contratos incentivados para campos maduros.
Otra área de colaboración es, sin duda alguna, la experiencia de STATOIL. STATOIL logró separar, como nos explicaba el Primer Ministro, las decisiones y las presiones, y los intereses estrictamente administrativo-políticos de un Gobierno o sindicales, etcétera, de los intereses y las decisiones comerciales y de negocio, que son las que debe seguir fundamentalmente la empresa, y eso le ha dado éxito.
Entonces, otra manera de cooperar es aprender nosotros de la experiencia de las cosas buenas y de las que, seguramente, pudieron ser mejores de STATOIL, será muy útil para PEMEX.
Y, finalmente, como el Ministro lo señalaba, también a través de los proveedores STATOIL a través de la industria noruega, en este caso, vinculada al sector de petróleo, que permitirá a PEMEX tener acceso, también, a tecnología. No sé, desde equipo, tecnología, conocimientos, experiencia, servicios que puedan prestar a PEMEX, provisión de equipo para Petróleos Mexicanos, etcétera; es una industria muy especializada en Noruega, y serían las tres vías de cooperación.
Y la segunda pregunta. Como hemos explicado en Ciudad Juárez estamos avanzando hacia una nueva etapa en la estrategia Todos Somos Juárez, Rescatemos la Ciudad. Y en Ciudad Juárez estamos, por una parte, poniendo un énfasis muy especial a la reconstrucción del tejido social.
El problema de la criminalidad en una ciudad fronteriza, con altísima migración. A Ciudad Juárez llegaron durante décadas 100 mil personas por año, más o menos, con una gran desintegración social y familiar, con problemas sociales y tensiones muy extensas. Combatir a la criminalidad no se puede reducir únicamente a la parte de justicia, de Ministerio Público, de policías o de Fuerzas Armadas.
Combatir a la criminalidad implica, requiere un esfuerzo enorme de prevención social que tomará tiempo en dar resultados, pero que es la única vía de solucionarlo de fondo. Y por eso, estamos poniendo mucho más escuelas, más preparatorias, más universidades, más campos deportivos, más espacios recreativos y culturales, mayores programas sociales, el Programa de Oportunidades, mayores servicios médicos, etcétera, en Juárez, por una parte.
Y en la nueva etapa, también, estamos provocando, estamos propiciando una transición paulatina del respaldo de las Fuerzas Armadas que operan directamente en operativos conjuntos como el de Juárez, hacia autoridades civiles, que ese es nuestro objetivo de largo plazo, no sólo en Juárez, sino en todo el país.
Queremos que paulatinamente la ayuda tan valiosa e imprescindible que prestan las Fuerzas Armadas en el combate directo a la delincuencia pueda ser paulatina y gradualmente trasladada, transferida a las autoridades civiles, que son las primeras responsables y encargadas de la seguridad pública.
En este caso esta transición implica, poco a poco, ir trasladando la responsabilidad, a la Policía Federal primero, y los siguientes pasos, en otras etapas, serán a la Policía Estatal, y luego a la Policía Municipal, que es finalmente a la que debe encargarse las autoridades locales de la seguridad de los juarenses.
Lo que ocurre es que el debilitamiento institucional y corporativo de las policías en Ciudad Juárez provocó una debilidad tal, que eso llevó al agravamiento de la violencia.
La participación del Gobierno Federal y de las Fuerzas Armadas busca remediar eso. Ante una situación de fragilidad de las instituciones policiacas y ministeriales y de justicia en Ciudad Juárez y en Chihuahua, las autoridades locales solicitaron la intervención de la Fuerza Federal. Acudimos en su apoyo, hemos estado ahí.
Y el plan es que, paulatinamente, en la medida en que los ayudamos a fortalecer sus capacidades operativas, a la Policía Municipal de Juárez, y a la Estatal de Chihuahua, en esa misma medida vamos a ir delegando a las autoridades civiles, nuevamente, el control y la responsabilidad. Y ahora estamos empezando dando un paso con la transferencia o esta transición gradual de las Fuerzas Armadas a la Policía Federal.
Quiero recordar, por una parte que el Ejército no implica que esto se retire de Juárez. Ellos, los militares, las Fuerzas Federales, las Fuerzas Armadas seguirán ahí, respaldando, precisamente, a las fuerzas civiles, acudiendo a los operativos donde sean llamados como respaldo de la fuerza civil.
Vigilando entradas y lugares críticos y estratégicos, vigilando instalaciones estratégicas, vigilando la frontera, vigilando aeropuerto, en fin. Pero es un poco lo que está pasando.
Simplemente enfatizo: no es la llegada de las Fuerzas Federales lo que provocó la violencia en Ciudad Juárez, es al revés. La violencia en Juárez implicó que acudieran en auxilio de los juarenses las Fuerzas Federales, y en ese proceso estamos, precisamente, inmersos.
- PREGUNTA (Interpretación del Inglés al Español): -Señor Presidente Calderón. Por qué cree usted que la reunión en Cancún, va a ser un éxito, cuando la junta o la reunión que tuvieron en Copenhague fue totalmente un fiasco.
-PRESIDENTE FELIPE: Aprender de nuestros errores como participantes y poderlos corregir a tiempo. Una lección para mí es, por ejemplo, que se requiere traer a la mesa a todas las partes. Creo que en la trayectoria hacia Copenhague tardamos mucho tiempo en poder hablar con todos los involucrados, llegamos sin acuerdos previos, llegamos sin ni siquiera un proceso de negociación ordenado a la plenaria.
Y, por otra parte hacia el final de los días se convocó a un grupo de países en el cual estuvo México trabajando día, noche, madrugada literalmente; por otra parte había otros grupos trabajando por su parte y luego hubo otro pequeño grupo en el que participaba Estados Unidos, Brasil, China, India, etcétera.
Y eso finalmente reflejo el resultado que tenemos.
Me parece que si desde ahora tratamos de poner a todas las partes en la mesa, escuchar todas las voces, ver todos los intereses, creo que tenemos una mejor posibilidad de tener un resultado en Cancún.
Eso es lo que está haciendo México y desde ahora estamos como país, aunque quien preside formalmente la Conferencia, en este caso, sigue siendo Dinamarca, nosotros como país anfitrión estamos comunicándonos ya con todas las partes, con el Grupo de los 77 o los grupos de los países menos desarrollados; con los Estados insulares, y con los países desarrollados, en este caso la visita del Primer Ministro de Noruega es fundamental para diseñar una estrategia conjunta, seguir impulsando los temas financieros.
Estamos hablando con Brasil, India, China, Sudáfrica, que tienen especiales preocupaciones porque queremos resolverlas. En nuestro caso estamos hablando con los países latinoamericanos que en la madrugada del plenario donde se estaba votando el Acuerdo de Copenhague votaron en contra. Yo creo que por un problema de falta de negociación, porque nadie había hablado con ellos, ciertamente, nadie les había explicado lo que estábamos negociando. Estamos ya hablando con ellos, con algunos países latinoamericanos. En fin.
Estamos aprendiendo las lecciones de Copenhague y tratando de llevar una negociación muy cuidadosa.
Segundo. Otra es, tener mucho cuidado en el manejo de las expectativas. En Copenhague se generó una enorme expectativa que no fue útil para que la negociación fuera exitosa, por una parte.
Y segundo. Generó una enorme frustración colectiva a nivel mundial. De hecho, el acudir más de 100 Jefes de Estado sin tener previamente un acuerdo o una expectativa real de un acuerdo viable, es otra lección que nosotros estamos tratando de aprender y por eso queremos conocer las expectativas y la información sobre el proceso de negociación mucho más cercana a lo que estamos haciendo.
Tercero. Probablemente en Copenhague, o algo que tenemos que hacer es, ahora en México, es no tratar de resolver todos los temas y hasta su conclusión final, sino ir resolviendo temas concretos que pueden ser útiles para resolver el resto de los temas. Me explico. Con el Primer Ministro de Noruega hemos hablado del tema forestal. Aquí coincidimos totalmente. Si nosotros logramos construir un acuerdo básico en lo forestal, eso nos va a ayudar a generar un acuerdo general respecto de todo el tema de cambio climático.
Si nosotros logramos un acuerdo básico en lo financiero, mecanismos concretos para reunir dinero para el Fondo Verde y, a la vez, mecanismos concretos para, con el enfoque basado en resultados, aplicar esos recursos de manera clara, pragmática, verificable, medible, eso nos va a ayudar para tener un acuerdo en lo general.
Entonces, el enfoque en temas específicos y de manera muy pragmática nos puede ayudar a tener un mejor resultado. No quiero tampoco albergar falsas expectativas ni esperanzas. Va a ser una negociación muy difícil, sin embargo, creo que en la medida en que logremos conjuntar un núcleo de países que sí queremos el cambio, que sí queremos avanzar, que sí queremos un acuerdo y tenemos una propuesta clara y viable para todos o para la mayoría de los países, creo que podremos tener un avance importante en Cancún.
Sé que sería irresponsable de mi parte decir que estoy seguro o que está asegurado el éxito, pero sí creo que tenemos la oportunidad de convertir una buena parte de la decepción generada en Copenhague en resultados concretos y de buena fe que sí es posible alcanzar y en el cual estamos trabajando conjuntamente Noruega y México.
-PREGUNTA: -Buenas tardes, Presidentes.
Por una parte me gustaría que nos comentará un poco sobre a qué se debe este plazo del que se habla de hasta 10 años para que el Ejército Mexicano permanezca en las calles. De qué manera estaríamos hablando de que se pudiera blindar esta permanencia, tomando en cuenta que estamos hablando del año 2020.
Y a propósito de este asunto también nos gustaría tener una opinión con respecto a la aparición del Mayo Zambada en la revista Proceso, con Julio Scherer.
Por favor.
-PRESIDENTE CALDERÓN: Primero. El esfuerzo de la seguridad pública, por la seguridad pública en México es un esfuerzo de largo plazo. Lo dije desde el primer día de mi mandato y lo repito.
Nuestro objetivo como Gobierno es que México sea un país de leyes, donde se respete el Estado de Derecho, donde cada familia mexicana, cualquiera que sea su condición social, y económica, cualquiera que sea el lugar donde viva, se pueda sentir tranquila y en paz en su hogar, en su trabajo y en su escuela. Y no vamos a descansar hasta lograrlo.
Pero para lograrlo tiene que implicar un enorme esfuerzo, porque estamos enfrentando problemas de décadas; estamos enfrentando un problema que por no haber sido atendido a tiempo afecta notablemente a los mexicanos.
Y como dije el primer día de mi Gobierno, insisto, nos va a tomar tiempo, nos va a costar dinero y nos va a costar, y por desgracia ya ha ocurrido, vidas humanas.
Pero en esa lucha, y lo yo dije, yo estaré al frente y así hemos estado. Y hemos estado de manera decidida, aplicando toda la fuerza del Estado, incluyendo las Fuerzas Armadas para restablecer plenamente el Estado de Derecho en cualquier punto del país, para perseguir a los delincuentes y para devolverle a los mexicanos la seguridad que merecen y que su dignidad exige.
Eso, efectivamente, ha sido un esfuerzo muy seguido en México y en el mundo, independientemente de que nuestro país observe índices de criminalidad que quizá no correspondan a muchas versiones de lo que se dice de México.
Como he dicho, los homicidios por cada 100 mil habitantes en México son del orden del 11.5 homicidios por cada 100 mil en el caso de la mayoría de los países en Latinoamérica están por encima de ese índice de criminalidad, en el caso de Brasil son 22 homicidios por cada 100 mil, casi el doble de México; en el caso de Colombia son 36 homicidios por cada 100 mil, casi el triple; y en el caso de El Salvador, de Honduras, de Guatemala, están, incluso, por índices cuatro o cinco veces más mayores al de México.
De hecho, en la escala de países latinoamericanos, México está en el grupo de la cuarta parte de países con menores índices de homicidios por cada 100 mil habitantes.
Me desvié un poco de su pregunta, pero el punto es la presencia de la fuerza pública y de las Fuerzas Federales, específicamente las Fuerzas Armadas, obedece a este propósito de restablecer la seguridad pública de los ciudadanos.
Segundo. Esa expresión obedece a lo que hemos dicho, que esta es una batalla de largo plazo que vamos a ganar, pero que implica costos de tiempo, de recursos y de vidas que estamos dispuestos a enfrentarlos con objeto de ver a nuestro México como un país plenamente seguro y desarrollado.
Y, por otra parte, lo que el Ejército está en cumplimiento de su misión, establecida en la Constitución, de preservar no sólo la soberanía exterior del país, sino la seguridad interior del país. Y para el cumplimiento de su misión constitucional está apoyando, precisamente estos operativos.
Ahora bien, propuse al Congreso de la Unión una iniciativa para desarrollar en la ley lo que dice la Constitución, una Iniciativa de ley sobre Seguridad Interior, que permite establecer con toda claridad cuáles son las atribuciones, cuáles son las áreas de participación, cuáles son los mecanismos de colaboración entre Fuerzas Armadas, y autoridades civiles.
Esa ley es indispensable para que tengamos con toda claridad y nitidez bien definidos los campos de participación de las policías y de las Fuerzas Armadas.
Así que yo aprovecho su pregunta para respetuosamente exhortar al Congreso de la Unión, respetuosamente pedirle al Congreso de la Unión que analice, discuta y resuelva en un sentido o en otro, pero resuelva ya el tema de seguridad interior. Una iniciativa que está presentada al Congreso desde hace meses y que es muy importante para darle certidumbre a la sociedad y certidumbre, también, a las Fuerzas Armadas.
Hay otras iniciativas en materia de seguridad. Propuse, por ejemplo, cadena perpetua para el caso de secuestradores que asesinen o mutilen a sus víctimas. Hemos tenido avances, hemos tenido importantes capturas en el combate a este problema, pero necesitamos un refuerzo legislativo. Yo insisto también, respetuosamente, que desahogue la iniciativa que presente hace dos años para establecer cadena perpetua a secuestradores que atenten contra sus víctimas.
También, exhorto al Congreso de la Unión a resolver esa iniciativa. Y otra que tipifican otros delitos no tipificados hasta ahora en México, que tienen que ver con delincuencia organizada.
Su segunda pregunta. No haré un comentario específico del tema, pero simplemente reitero lo que he dicho ante ustedes, que mi Gobierno está comprometido por la seguridad de los mexicanos y, en consecuencia, combate a todos y por igual de los grupos criminales que operan en el país.
Que el esfuerzo del Gobierno Federal es sin distingos y sin cuartel. Y por esa razón habrá algunos que se sienten acosados, perseguidos de la criminalidad, por supuesto, porque estamos combatiendo a todos los grupos criminales sin distingos.
Nuestro criterio es, que quien en México respete la ley, respete a los demás, respete las vidas y el patrimonio de otros, respete la salud de otros, se conduzca, en pocas palabras, conforme a la ley, tendrá el apoyo del Gobierno. Pero quien atente contra la ley, atente contra la vida, el patrimonio o la salud de otros será perseguido con toda fuerza del Estado.
-PREGUNTA (Interpretación del Inglés al Español): -La pregunta sobre el camino hacia Cancún, Presidente Calderón, dadas sus diferentes pláticas con los diferentes países no se puede hacer Usted tiene algún comentario sobre los resultados de estas pláticas. Cuáles son los puntos más difíciles y más importantes, y cuáles son los puntos que deben de resolverse si queremos que de Cancún sea fruto de un éxito.
-PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Cuáles son los puntos más delicados que han impedido hasta ahora, desde mi punto de vista u n acuerdo contra el cambio climático.
Un primer punto es el financiamiento. Quién paga la cuenta. Esa es la verdad; es decir, se habla generalmente de cifras, de cantidades enormes a veces, pero no habrá un acuerdo hasta que no haya claridad en la responsabilidad acerca de quién asumirá el costo de combatir el cambio climático
Aquí debo reconocer, por cierto, que Noruega, no sólo a partir del cambio climático, desde antes, y siguiendo el compromiso que asumieron desde hace mucho tiempo naciones desarrolladas de destinar un porcentaje de su Producto Interno Bruto hacia las naciones pobres y en desarrollo, Noruega es el país que más ejemplarmente ha cumplido su palabra, y ha sido solidario con el mundo.
Por lo mismo, Noruega ahora es un país que también ha puesto ejemplo y ha puesto una disposición a participar incluso en este tema delicado del financiamiento para resolver el problema.
Pero una de las cosas en las que coincidimos con Noruega es que no se trata de que unos cuantos, o unos muy poquitos se hagan cargo de todo, sino de que, al final de cuentas, esta es una responsabilidad compartida.
Es como dice el Protocolo de Kyoto, una responsabilidad común, pero diferenciada de acuerdo con las capacidades de cada quien.
En la medida en que nosotros seamos capaces de traducir en un nuevo acuerdo. Qué significa en términos concretos. Qué significa en Español o en Noruego. La responsabilidad común, pero diferenciada, de acuerdo con la capacidad de cada quien a la hora de combatir el cambio climático. Qué significa en programas, qué significa en apoyos que significa compromisos, ese día podremos encontrar una solución.
Y lo segundo, y muy relacionado con ese tema... de fondo del combate al cambio climático, es un dilema, y que yo espero que logremos demostrar que es un falso dilema, entre crecimiento económico y combate al cambio climático; entre desarrollo con justicia y combate al cambio climático.
Para muchos países en desarrollo, México incluido, hay todavía enormes rezagos de pobreza, de gente que no tiene acceso al agua potable, de gente que no tiene un ingreso mínimo para comer todos los días
Y para muchos países, no es el caso de México, de esto en desarrollo, se piensa que combatir el cambio climático va a implicar frenar el crecimiento económico, y frenar el desarrollo.
Cuál es el punto de vista de México. Hay una ruta distinta que tenemos que encontrar para resolver ambos problemas a la vez. Tenemos que encontrar la ruta del desarrollo humano sustentable, la ruta del crecimiento económico con sustentabilidad, y esa ruta existe y es posible.
De manera tal que parte del reto de aquí a noviembre es encontrar programas concretos, mecanismos concretos que demuestren que es posible al mismo tiempo crecer económicamente, combatir la pobreza y combatir el cambio climático.
Un ejemplo en el que estamos empeñados el Primer Ministro y yo: los mecanismos forestales. Si en México hay una comunidad indígena de las más pobres del país, que es propietaria de selva o de bosque, esa comunidad indígena ya destruyó la selva o el bosque porque no tiene medios para sobrevivir; entonces, afectó el clima, el medio ambiente, empobreció la tierra, se empobreció la comunidad.
Qué tenemos que hacer.
Cambiar ese problema, nosotros podemos darle a esa gente un pago por servicios ambientales, pagarle a esa comunidad indígena porque cuide su selva o porque reforeste su bosque o su selva, y pagarle año con año una cantidad en la medida en que ese bosque va creciendo.
Con esta acción se beneficia la comunidad porque recibirá por primera vez un ingreso que le permitirá combatir la pobreza en el que vive.
Dos. Se mejora el medio ambiente porque cada metro cúbico que crece ese árbol o ese bosque es bióxido de carbono que secuestramos de la atmósfera, que regresamos al suelo.
Y tercero. Crece la economía porque probablemente esa parcela o esa comunidad podrá en el futuro tener un desarrollo forestal sustentable, podrá explotar racionalmente la madera o los bosques de las cuales son dueños y que ellos mismos han plantado, o ellos mismos han cuidado.
De manera tal que sí hay un camino para el desarrollo humano sustentable.
Contestando su pregunta, lo que dificulta, el acuerdo es el costo de enfrentar el cambio climático en los países desarrollados; y también el dilema o yo diría el falso dilema que es si combatimos el cambio climático perdemos la oportunidad de crecer y combatir la pobreza, que es el argumento de los países pobres y en desarrollo.
Cuál es la solución.
Encontrar los mecanismos que al mismo tiempo nos permitan combatir el cambio climático y combatir la pobreza con crecimiento económico.

Sherer, opinión de Carlos Ramírez

Columna Indicador Político /Carlos Ramírez
 Julio Scherer y el Mayo ZambadaCompartir
El Financiero, 5 de abril de 2010;
+ Scherer: la nota que se le fue
+ Mayo: periodismo estilo Quién
Lo peor que le puede ocurrir a un reportero es que la nota se le escape de las manos por el abrumado peso del entrevistado. Al final, Julio Scherer García no pudo entrevistar a Ismael El Mayo Zambada y publicó en Proceso algunos párrafos de un “encuentro” que exaltan al narcotraficante y no lo exhiben.
En lugar de cuestionarlo por el tráfico de drogas, el daño a la sociedad, los crímenes en las calles y el artero asesinato de periodistas, el fundador de Proceso fue aplastado por el peso abrumador del capo y quedó reducido a un simple publirrelacionista del mafioso.
La fotografía de portada de Proceso resume la entrevista que no fue y deja entrever el rostro de satisfacción de un periodista abrazado por uno de los jefes del narcotráfico que ha provocado más crímenes que alguna epidemia. El brazo de El Mayo sobre el hombro derecho de Scherer, la cabeza alzada con la arrogancia del poder y el periodista disminuido, el brazo izquierdo sobre su cintura, contrastan con la imagen apabullada, temerosa, de Scherer, con el simbolismo de dos plumas en la bolsa de la camisa, dos plumas guardadas, inactivas.
La propia revista Proceso no puede ocultar su desazón. No anuncia una entrevista sino que sólo describe la presencia de Scherer en “la guarida del Mayo Zambada”; y tampoco se atreve, con rubor, a exaltar más de lo ofrecido: habla sólo de una “crónica de un encuentro insólito”. Pero lo insólito no fue el encuentro sino el fracaso de un reportero que dejó escapar la entrevista de la década y sólo quedó en una descripción sin garra ni creatividad de una visita a uno de los ranchos del capo.
Lo que queda es la certeza del juego de poder del Mayo Zambada: lo que vale para él es la fotografía y la burla a la revista Proceso por invitar al dueño y fundador de Proceso para usarlo como el espacio de palabra de lector: una especie de carta aclaratoria en vivo de las mentiras de Proceso que Scherer, en ese periodismo de entrevista que no confirma las declaraciones, ha practicado para no investigar a fondo.
Pero periodísticamente el encuentro de Scherer con el Mayo Zambada fue un fracaso o un engaño. Porque es posible que sí hubieran podido existir más preguntas y más de fondo que las ingenuas que publica la “crónica”, pero que se vayan a publicar más adelante en algún libro. Pero el periodismo es de difusión masiva y Scherer y Proceso estaban obligados a cumplir con la función de la entrevista que bien conocen pero que parece que ya se le olvidó: arrinconar al entrevistado, ponerle enfrente el espejo de sus realidades, confrontarlo con su realidad.
El Mayo Zambada es uno de los principales jefes del narco, dirigente del cártel de Sinaloa, aliado a su compadre Joaquín El Chapo Guzmán, padre de Vicentillo Zambada y uno de los principales protagonistas de la guerra del narco que mantiene a México bajo el silbido de las balas. Se trataba, pues, de todo un personajazo --para usar la adjetivación que suele salpicar el lenguaje cotidiano de Scherer-- que cualquier reportero de garra hubiera deseado entrevistar para sacarle no sólo posicionamientos sino para descubrir su alma.
Pero Scherer no pudo. La entrevista quedó en una crónica periodísticamente lamentable, con el temor del entrevistador de hacer enojar al entrevistado. Al final, el Mayo Zambada logró su objetivo: usar a la revista más crítica como una especie de Quién para difundir su mensaje de que anda bien y libre, que no lo van a agarrar y que puede usar a la revista política más crítica como una especie de oficina de prensa para difundir sus actividades. Contrasta, por tanto, el tono a veces demoledoramente crítico de Proceso contra el gobierno y su lucha contra el narco, con su aceptación de boletín de prensa de uno de los principales capos del crimen organizado.
Lamentable exhibición de periodismo crítico al preguntarle al Mayo Zambada “¿cómo se inició en el narco?”, y escuchar sin replicar la respuesta. Nomás. ¿Nomás? Sí, nomás. Periodismo de desperdicio por una revista que hace unas semanas anunció que algunos reportajes de sus periodistas irían sin firma del autor por el miedo al secuestro o al asesinato por parte de las bandas del crimen organizado. Ni siquiera el reclamo en nombre del gremio agraviado. Eso sí, la sumisión del miedo al entrevistado. O la fascinación por el criminal.
Queda el valor de la foto del Mayo. El rostro ahora reconocido del capo, quien se había ocultado detrás del mito de una presunta cirugía plástica. La foto que ni siquiera Scherer quiso solicitar y que al final fue el propio Mayo Zambada quien la propuso y que la tomó uno de sus guardaespaldas. Al final de cuentas, todo indicaría que el Mayo Zambada sí sabía lo que quería y lo logró: la tribuna de la revista más crítica al gobierno pero, ahora se sabe, más complaciente con el crimen organizado, para desgracia de los periodistas asesinados por el narco.
En la charla --que no entrevista--, el Mayo ofreció tramitarle a Scherer un encuentro con El Chapo Guzmán, el cual o ya ocurrió y será igual de periodismo de personalidades que la del Mayo o ya no se va a dar porque el periodista adelantó posibilidades y se convirtió en el hombre más vigilado del país. En cualquiera de los casos, será una charla también irrelevante: un periodismo sin garra, sin la voracidad que exhibe contra el gobierno.