Ir al contenido principal

Morir en el cuartel/LUIS LOZANO


 Morir en el cuartel/LUIS LOZANO
Revista Proceso No. 1900, 30 de marzo de 2013;
 Los soldados mexicanos no sólo mueren en enfrentamientos con el crimen organizado en los campos y ciudades del país. También fallecen, por las más diversas causas, dentro de instalaciones militares. Así lo confirma la Secretaría de la Defensa, que respondió a una solicitud de información de este semanario. Entre 2001 y 2012, 121 soldados perdieron la vida en lo que podría considerarse su propia casa.
 La lucha de los efectivos del Ejército Mexicano por su propia supervivencia no se libra sólo en las zonas donde combaten a la delincuencia organizada. En los últimos años, soldados de todos los rangos han tenido la necesidad de extremar medidas para cuidar su integridad dentro de las sedes militares.

 El número de muertos en las instalaciones de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) desde 2001 supera el centenar; las causas de los fallecimientos incluyen suicidios, asesinatos y accidentes.
 En respuesta a una solicitud de acceso a la información, Sedena entregó un desglose de 121 muertes ocurridas en sus cuarteles en toda la República. El Estado de México (con 25 casos) y el Distrito Federal (con 19) encabezan la lista.
 Suicidio, lo más común
 El 24 de julio de 2011 el cabo José Enrique Mota Solano murió en el dormitorio 18-A de la prisión del Campo Militar Número 1, en la Ciudad de México (Proceso 1824). Sus compañeros lo encontraron colgado con una cuerda de plástico que ató por un extremo a su cuello y por el otro a los barrotes de una ventana.

El cabo había sido recluido en marzo de ese año, acusado de los delitos de abandono de servicio y robo de su arma de cargo. Saber que su condena sería de años y no de meses lo había deprimido.

El de Mota Solano es sólo uno de los 34 suicidios que entre 2001 y 2012 cometieron efectivos militares (33 hombres y una mujer) mientras estaban acuartelados. La cantidad representa 28% de las muertes en edificios del Ejército, según la información de la Unidad de Enlace de la Sedena.

El primero de esos suicidios ocurrió el 25 de julio de 2001 en un cuartel del Estado de México; el más reciente fue en Torreón, Coahuila, el 11 de septiembre del año pasado.

De acuerdo con la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila, Francisco Javier Ávila López, de 22 años, introdujo el cañón de un fusil G-3 en su boca y disparó, cuando estaba en la caseta de acceso al campo militar La Joya.

El testimonio de sus compañeros, quienes lo habían observado deprimido la víspera del incidente, indica que Ávila se encontraba en un ensayo de la banda de guerra del 33 Batallón de Infantería cuando intempestivamente decidió separarse del grupo.

Momentos después todos escucharon la detonación.

La lista en poder de Proceso señala que siete de los suicidios de soldados en instalaciones militares ocurrieron en el Estado de México; en el Distrito Federal sumaron cinco; tres en Coahuila; con dos casos aparecen Baja California, Jalisco, Michoacán y Sonora.



Asesinatos



La información sobre asesinatos en cuarteles y campos militares es resguardada por la Sedena, por lo que la información periodística sobre homicidios entre militares dentro de sus bases es prácticamente nula.

No existe un “parte” público en el que se informe de este tipo de acontecimientos, dado que al tener un marco normativo propio la milicia desarrolla sus diligencias judiciales en un entorno al que no tienen acceso las instancias civiles de procuración de justicia.

Pero los homicidios entre militares en sus propias sedes ocurren.

Entre 2001 y 2011 la Sedena abrió 12 expedientes sobre estos casos; la mayoría de ellos corresponden a agresiones con arma de fuego.

El primer asesinato de un militar cometido por otro dentro del periodo referido ocurrió el 27 de abril de 2001. Fue en la 22 Zona Militar, en el municipio de Rayón, Estado de México; la Sedena precisó que la muerte fue provocada con un arma blanca.

A partir de entonces se perpetró en promedio un asesinato por año en cuarteles del Ejército hasta llegar a 12 homicidios acumulados el 7 de diciembre de 2011, cuando se presentó el más reciente. La cifra indica que una de cada 10 muertes en esas instalaciones es por asesinato.

El Estado de México es, también en este renglón, el que más homicidios en instalaciones militares reportó, con tres en una década; Jalisco y Tamaulipas cuentan dos ataques fatales cada uno, mientras que Chiapas, Chihuahua, el Distrito Federal, Sinaloa y Veracruz tienen uno cada uno.

Pero la muerte causada por balas no se limita a los combates o asesinatos: En el periodo revisado hubo más fallecimientos por accidentes al manipular armas que los derivados de homicidios.

Los registros indican que disparos accidentales cobraron la vida de 14 soldados en alguna base del Ejército, lo que ubica a esta causa de muerte como una de las principales, al alcanzar 11.5% del total reportado.­

Muertes por este motivo se presentaron en Chiapas, Estado de México, Tamaulipas y Tlaxcala con dos casos en cada entidad; Durango, Guanajuato, Oaxaca, Puebla, Sinaloa y San Luis Potosí reportaron un caso cada uno.

Las granadas también resultaron fatales; al manipularlas fallecieron en el periodo cinco militares más; a la lista se agrega la muerte de un militar, el 10 de marzo de 2005 en el Distrito Federal, que manipulaba pirotecnia asegurada por el Ejército.

El caso más notorio tuvo lugar en Durango el 10 de abril de 2008, dentro del Centro de Adiestramiento Básico de Infantería en el municipio serrano de Pueblo Nuevo. Dos militares murieron y 17 más resultaron heridos. Las víctimas fueron identificadas como Víctor Ismael Ramírez y Bladimir Bonifacio Aparicio, originarios del Estado de México y Veracruz, respectivamente. Ambos tenían 20 años y apenas habían ingresado al Ejército.

Según confirmó el entonces comandante de la 10 Zona Militar, general Moisés Melo García, uno de los fallecidos operaba la granada cuando ésta se activó de manera accidental.

En el renglón de los accidentes el hecho que más revuelo causó fue el del 25 de enero de 2005 en el Campo Militar de Santa Lucía, en Tecámac, Estado de México, cuando dos helicópteros chocaron entre sí y provocaron la muerte de cinco soldados.

La Sedena informó en esa ocasión que las víctimas fueron el capitán segundo Carlos Campos Guzmán, los tenientes Noel Chávez Órtez y Salomón Hernández Olmedo, así como el subteniente Sigifredo Chamú Barbosa y el sargento segundo Edén de la Calleja Mejía.

En otro hecho relacionado con la Fuerza Aérea, el 8 de febrero de 2010 dos paracaidistas murieron también en la base de Santa Lucía al realizar prácticas desde un helicóptero: al lanzarse los militares chocaron entre sí, lo que impidió que controlaran su caída.



Otras causas



En la lista de accidentes se contabilizan además siete militares que se ahogaron al realizar prácticas de natación; cuatro de estos casos fueron en el Distrito Federal.

Cinco militares más fallecieron por descargas eléctricas; otros cinco, según informa la Sedena, a causa de “caídas” mientras que seis más perdieron la vida en accidentes automovilísticos dentro de los cuarteles.

Dos personas quemadas, una muerta por asfixia traumática y otra que sufrió un infarto, producto de lesiones en la caja torácica, completan la lista de caídos a causa de percances.

La lista de la Sedena también incluye a las personas que murieron en sus instalaciones a causa de algún tipo de enfermedad; de los 20 casos, 11 fueron por infarto.

Se completa el total de muertes por enfermedad con dos víctimas de pancreatitis hemorrágica, dos por broncoaspiración, una por edema pulmonar agudo, otra por shock hipovolémico y una por “muerte súbita”.

La mayor parte de las bajas generales en las instalaciones militares se debieron a accidentes (55 casos), entre los que se destacan los percances con arma de fuego y los aéreos.

Enseguida están los 34 suicidios, 20 muertes por enfermedad y 12 asesinatos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…