Ir al contenido principal

La fortuna del ISIS/Alessandro Orsini,

 La fortuna del ISIS/Alessandro Orsini, director del Centro per lo Studio del Terrorismo de la Universidad Tor Vergata (Roma) y profesor de Sociología Política de la Universidad LUISS Guido Carli (Roma). 
Traducción del italiano: José Ruiz Vicioso.
FAES | 12 de noviembre de 2015

La intervención de Rusia
La intervención de Rusia en Siria no producirá resultados importantes en la lucha contra el ISIS. Desde septiembre de 2014 a septiembre de 2015 la coalición americana ha efectuado 7.200 ataques aéreos contra los hombres de al-Baghdadi, sin obtener resultados significativos. En los primeros cuatro días desde el inicio de su intervención, Rusia ha realizado solo 60 bombardeos aéreos, la mayoría de ellos contra los rebeldes demócratas apoyados por los Estados Unidos. En conjunto, los aviones rusos solo han logrado acabar con catorce yihadistas: dos de al-Nusra y doce del ISIS.
Si Rusia mata a doce militantes del ISIS cada cuatro días, ¿cómo hará para destruir el ejército de al-Baghdadi que, según afirmó en una conferencia el 10 de diciembre de 2014 el general Valery Gerasimov al mando del ejército ruso, contaría con 70.000 soldados?
Mientras Rusia efectuaba los bombardeos, el ISIS culminaba su más importante avance de los últimos meses, conquistando algunas poblaciones cercanas a Alepo. Se trata de una noticia embarazosa para la imagen de Putin, pero también para Irán, que vio morir a su general de más alto grado en la zona, Hossein Hamadani, que había sobrevivido a la sangrienta guerra entre Iraq e Irán entre los años 1980-88, y que fue asesinado ahora por el ISIS durante la marcha hacia Alepo.

La parálisis de Occidente
La mejor aliada del ISIS es la fortuna. El ISIS debería ser definido por aquello que realmente es: la organización terrorista más afortunada del mundo, pues a causa de una serie de increíbles circunstancias internacionales, los gobiernos dedicados a la lucha contra al-Baghdadi y los suyos se han paralizado unos a otros.
Rusia no quiere destruir al ISIS porque teme reforzar a los rebeldes demócratas filo-americanos que tratan de derrocar a Bashar al-Asad. Los americanos no quieren eliminar al ISIS porque ello implicaría enviar a morir a muchos de sus soldados para liberar un territorio que quedarfa después bajo influencia rusa.
Al-Abadi, primer ministro de Iraq desde el 11 de agosto de 2014, querría eliminar al ISIS, pero no puede porque sus soldados no están bien entrenados para el combate, además de encontrarse muy desmotivados, como demuestra la forma en que cayó Ramadi el 17 de mayo de 2015.
El ISIS avanzaba hacia Ramadi con menos de 1.000 hombres, los cuales provocaron la fuga de 10.000 soldados iraquíes. Esto despertó las críticas de Ash Carter, el secretario de Defensa norteamericano, quien afirmó que los soldados iraquíes huyeron ante un número muy inferior de militantes del ISIS. La relación de fuerzas era de diez a uno a favor del ejército iraquí, o un soldado de al-Baghdadi por cada diez soldados de al-Abadi. Así, las tropas iraquíes se retiraron dejando que el ISIS se apoderara de Ramadi sin oposición.
El 27 de mayo de 2015, Al Jazeera emitió un documental sobre la caída de Ramadi que deberían ver todos los que creen, equivocadamente, que el ISIS conquistó la ciudad porque dispone de un ejército potente1. También Bashar al-Asad querría combatir al ISIS, pero no puede por dos razones principales. La primera es que debe concentrar sus fuerzas en defenderse de los llamados rebeldes demócratas que han conquistado una parte de Damasco. Desde el momento en que Bashar al-Asad corre el peligro de ser asesinado en el palacio presidencial, su prioridad no puede ser la lucha contra el ISIS, sino la defensa de su propia vida y la de su familia. Si los rebeldes consiguieran tomar Damasco, Bashar al-Asad probablemente moriría del mismo modo horrible en que murió Gadafi.
La segunda razón por la que al-Asad no puede combatir eficazmente contra el ISIS es que su ejército, agotado por una guerra civil que dura más de cuatro años, se ha vuelto demasiado débil, como demuestra la caída de Palmira, el 20 de mayo de 2015.
En un artículo publicado en The New York Times, Anne Barnard y Hwaida Saad han contado los momentos dramáticos que precedieron la caída de Palmira. Los soldados de Bashar al-Asad se habían quedado sin munición y no tenían medio de defenderse. El mensaje de radio que uno de los oficiales del ejército de al-Asad envió a sus superiores fue: “estamos perdidos2“.
¿Es el ISIS imparable?
Lo que ocurrirá en las próximas semanas es previsible. Rusia se verá obligada a reducir o a interrumpir los bombardeos por falta de fondos. En mitad de una crisis económica, Putin ha financiado los bombardeos aéreos en Siria tomando sesenta mil millones de dólares de un fondo secreto, a los que hay que añadir otros cuarenta mil millones ya perdidos a causa de las sanciones económicas por la intervención en Ucrania, en un periodo caracterizado además por la caída del precio del petróleo. Los recortes en sanidad, educación e infraestructuras ya se han producido.
El ISIS es una fuerza militarmente irrelevante si se compara con la potencia militar de Occidente, pero avanza porque el contexto de la política internacional le es favorable. También en este caso los datos son claros: de las 7.200 posibilidades que el ISIS ha tenido de abatir un avión de la coalición americana, no lo ha logrado ni una sola vez, puesto que la aeronave del piloto jordano -quemado vivo en febrero de 2015- cayó por un fallo técnico. Un ejército que no tiene posibilidad de defenderse de los bombardeos aéreos no es un ejército moderno y si se le atacase de forma seria, estaría condenado a una muerte segura.
El 1 de octubre de 2015 asistí a la lección que William McCants, autor del libro ISIS Apocalypse3, dio sobre el ISIS en el Center for International Studies del Massachus-sets Institute of Technology, donde me encuentro ahora. En su discurso -puede verse el vídeo de la conferencia publicado en la web del MIT4-, McCants explicó con total claridad el modo en que el contexto internacional ha favorecido el ascenso del ISIS.
Las consecuencias para Europa
Las consecuencias para España, Italia y las demás democracias europeas son previsibles. Asistiremos a un crecimiento de los procesos de radicalización en nuestros países y, probablemente, crecerá también el número de foreign fighters a causa de lo que llamo “la ilusión óptica del Estado Islámico.”
Miles de jóvenes creen que al-Baghdadi es invencible desde el momento en que el mundo entero, coaligado en su contra, no logra causarle un rasguño. Esto crea una gran exaltación entre los extremistas islámicos, llevados a pensar que el ISIS es más fuerte que los Estados Unidos y Rusia juntos. Los jóvenes extremistas no se preocupan por saber cómo cayeron realmente Palmira y Ramadi. Movidos por un profundo odio a Occidente, comentan las imágenes de la televisión en la intimidad de pequeños grupos de extremistas que observan el mundo a través de una ideología radical5. Telediario tras telediario, reunión tras reunión, los jóvenes admiradores de al-Baghdadi en Madrid, Londres o París, presas de la exaltación, se convencen cada vez más de que ha llegado el momento de partir para alistarse en el ejército yihadista más grande que existe en el mundo. Un ejército que, a su parecer, es imbatible.
¿Un futuro dramático?
La lucha contra el ISIS no ha comenzado todavía y cuesta creer que comenzará en breve. Por este motivo, debemos habituarnos a convivir con la presencia del Estado Islámico que, salvo cambios repentinos en la política internacional en Oriente Medio, tendrá una vida más larga de lo inicialmente previsto. En el corto plazo, esta situación presenta un aspecto positivo porque, paradójicamente, la estrategia de guerra del ISIS ha protegido hasta ahora nuestras ciudades.
Una de las diferencias principales entre los jefes del ISIS y los de Al Qaeda es que los primeros quieren crear un Califato inmediatamente; mientras los segundos, como demuestra la matanza de Charlie Hebdo de enero de 2015, están todavía convencidos de que su prioridad es cometer atentados terroristas en nuestras poblaciones. La consecuencia es que el ISIS y al Qaeda empujan a los terroristas en direcciones opuestas. Al Qaeda los empuja de Oriente Medio hacia Europa, mientras el ISIS los empuja de Europa hacia Oriente Medio. Sin embargo, el ISIS podría modificar su estrategia, provocando un aumento de los complots yihadistas contra nuestras ciudades.
Como demuestra la experiencia de al-Shabaab en Somalia y de Boko Haram en Nigeria, las organizaciones yihadistas que luchan para instaurar en sus propias tierras el Califato, aumentan el número de atentados terroristas en el extranjero cuando se ven obligadas a retirarse en su propio territorio. La matanza de la Universidad de Garissa en Kenia, ocurrida el 2 de abril de 2015, se produjo después de que al-Sha-baab hubiera perdido las ciudades más importantes, debiendo retirarse a la periferia de Somalia. Estas organizaciones golpean la casa ajena con el objetivo de provocar disensos entre los partidos políticos favorables a la intervención contra el terrorismo y los que son contrarios. Kenia es parte de una coalición de Estados que, desde hace algunos años, combate a al-Shabaab en Somalia. Otro ejemplo es el de España con el terrible atentado yihadista del 11 de marzo de 2004. El episodio es complejo, pero justo después de la matanza los españoles eligieron a Zapatero, quien retiró las tropas de Iraq.
Desde principios de 2015, una coalición de Estados que incluye Camerún, Chad, Níger y Nigeria está atacando duramente a Boko Haram. Tras haber perdido importantes territorios, Boko Haram ha comenzado a cometer numerosos atentados terroristas en esos países. Según los datos recogidos por Amnistía Internacional, en los meses de junio a septiembre de 2015, Boko Haram ha matado a 1.600 personas en Camerún, Chad, Nfger y Nigeria. En el momento en que se ha visto obligada a interrumpir la construcción del Estado Islámico en el norte de Nigeria, Boko Haram se ha lanzado a cometer una gran cantidad de atentados terroristas en el extranjero, al igual que al-Shabaab. Un artículo de The New York Times, del 10 de octubre de 2015, ha reconstruido los atentados de Boko Haram contra Chad. De los datos que tenemos a nuestra disposición se observa claramente la dinámica que resumo con la fórmula “retroceso en casa, avance en el extranjero”. Una de dos: o los yihadis-tas se ocupan de construir su sociedad o vienen a destruir la nuestra.
Hoy el ISIS crece a causa de la parálisis de la política internacional, pero ¿qué ocurrirá si un dfa este enorme ejército yihadista retrocede ante el empuje causado por el envfo de tropas del ejército más grande del mundo? Una de las hipótesis más plausibles es que centenares de militantes del ISIS se lancen al Mediterráneo buscando una vfa de escape y lleguen a nuestras ciudades. Este fenómeno parece estar ya en marcha. Cuatro dfas después de los bombardeos de Rusia, la prensa de todo el mundo anunciaba que 600 militantes del ISIS, en su mayorfa mercenarios, pre-tendfan llegar a Europa a través del Mediterráneo. ¿Qué ocurrirá si huyen miles de militantes del ISIS? Es lfcito imaginar que ese dfa llegará porque ningún pafs del mundo tiene interés en asistir a la consolidación del Estado Islámico, y si Occidente deja pasar demasiado tiempo, los yihadistas se multiplicarán.
Todo esto crea una situación psicológica paradójica. Los ciudadanos italianos deben esperar que los militantes del ISIS permanezcan el mayor tiempo posible en los confines del Estado Islámico, pero cuanto más se alargue la vida del ISIS, mayor será el número de yihadistas que podrfa llegar a nuestra casa. Esto significa que el riesgo de atentados terroristas en nuestros pafses se mantendrá por muchos años.
La reacción más lógica debería ser la de aumentar inmediatamente el gasto destinado a los servicios de inteligencia porque, como demuestra la masacre de Charlie Hebdo, el terrorismo no se combate; el terrorismo se previene.
¿Qué habría que hacer?
¿Qué debería hacer el llamado “bloque occidental” en este momento? Los Estados Unidos y sus numerosos aliados deberían considerar que Putin no puede perder la guerra en Siria por una serie de razones objetivas que operan a su favor.
A Putin le anima una determinación mucho más clara que la que pueda tener Occidente y en una guerra la dimensión psicológica de los combatientes es una fuerza objetiva al igual que los intereses económicos. Putin se siente asediado. Hasta el 2003 existía en el norte de Oriente Medio un bloque filo-ruso que daba serenidad a Rusia. Irán, Iraq y Siria eran países amigos y, además, las relaciones con Turquía habían mejorado hasta el punto de la firma de un acuerdo en el 2010 por el que Rusia construiría una central nuclear en suelo turco, en Akkuyu, por valor de veinte mil millones de dólares. En 2003 Iraq fue conquistado por los americanos, y en 2011 Siria se precipitó en el caos provocando, en una serie de reacciones en cadena, un grave deterioro de las relaciones entre Rusia y Turquía, que es enemiga de Bashar al-Asad.
El colapso de Siria ha aumentado la presencia de Occidente en Oriente Medio. Para Putin, en cambio, ha sido un desastre. Hasta hace pocos años, Rusia podía contar con Siria, Iraq, Irán y con la mejoría de las relaciones con Turquía. ¿Qué le queda hoy? Poca cosa. ¿Qué podría quedarle mañana? Casi nada. A esto basta añadir que Rusia dispone en Siria (Tartus) del único puerto que permite el abastecimiento de sus naves en el Mediterráneo. Es inimaginable que Rusia pierda Siria sin combatir una guerra durísima. Por esto se dan en Siria las condiciones para que se desencadene un conflicto de dimensiones mundiales.
Si los Estados Unidos decidieran responder a los bombardeos de Rusia aumentando su apoyo a los rebeldes filo-americanos, ¿qué podría ocurrir? Podría ocurrir que, por error, un avión americano abatiera un avión ruso o viceversa. Esta posibilidad ha sido contemplada por Rusia, y por ello Putin ha afirmado la necesidad de instituir un comité para evitar que los aviones de las dos coaliciones se ataquen por error. ¿Y si ocurriese? ¿Cuál sería la reacción de los gobiernos respectivos?
Siria ha estado bajo influencia rusa durante décadas y en los últimos años el bloque liderado por Estados Unidos ha avanzado en Oriente Medio de forma significativa. Si el bloque occidental no conquista Siria, no habrá perdido nada de lo que tenía antes de que comenzara la guerra civil. Si Putin pierde su capacidad de influencia sobre Siria, su retroceso en Oriente Medio resultaría enorme.
Debe exigirse a Bashar al-Asad que deje de matar a sus propios ciudadanos, pero es difícil imaginar una Siria libre del control ruso. El realismo político impone al bloque occidental que reconsidere la estrategia en Siria a la luz de las fuerzas objetivas que operan en la zona, antes de que se produzca una escalada imparable hacia el conflicto.
En noviembre de 2011, los periódicos occidentales comentaban impresionados la noticia de la muerte de 3.500 personas desde el inicio de la guerra civil en Siria, nueve meses antes. Parecía una cifra enorme. Hoy los muertos son cerca de 250.000 y se ha verificado el auge de una gigantesca organización terrorista. En algunos casos, las cifras expresan el fracaso de una estrategia mejor que cualquier análisis.
1  Documental de Al Jazeera sobre la conquista de Ramadi por el ISIS: http://america.aljazeera.com/watch/shows/inside-story/2015/5/isil-takes-ramadi.html.
2  Anne Barnard y Hwaida Saad, “Frantic Message as Palmyra Fell: We’re Finished”, The New York Times, 20 de mayo de 2015.
3  William McCants, ISIS Apocalypse. The History, Strategy, and Doomsday Vision of the Islamic State, New York, St Martin’s Press, 2015.
4  Conferencia de William McCants sobre el ISIS, 1 de octubre de 2015, Massachusetts Institute of Technology: https://www.youtube.com/watch?v=nD9ZYi3O-s0.

5  Marc Sageman, Understanding Terror Networks, Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 2004; Marc Sa-geman, Leaderless Jihad, Philadelphia, University of Pennsylvania Press, 2008.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.