Ir al contenido principal

Las mujeres de los narcos

Las mujeres invisibles de los narcos
LOLA HUETE MACHADO
El País, 18/07/2010
¿Quiénes faltan en estas fotografías? Las mujeres. Sobre los capos colombianos de la droga se ha escrito mucho. Pero no tanto sobre sus esposas o amantes, a las que reclutan de adolescentes, les sirven de decoración y apoyo logístico, y a las que usan y tiran a su antojo. De ellas se ocupa el libro 'Las muñecas de los narcos'. Un vistazo a este mundo criminal desde su lado femenino.
Eso eran fincas inmensas, helicópteros parqueados de toda clase. Yo decía: 'Marica, ¿dónde estoy metida?". Brenda Navarrete, la que habla, nació en el valle del Cauca. Un vergel de Colombia. Por el paisaje. Y por el narcotráfico. No en vano se llamaba El Vergel la finca de uno de los capos de esta zona donde, en los últimos veinte años, crecieron y se asentaron los que más y mejor traqueteaban, el llamado cartel del Norte del Valle del Cauca. Se trataba de Hernando Gómez Bustamante, alias Rasguño, dueño y señor de todo aquello durante aquel tiempo, hoy detenido en EE UU como lo están otros (el superjefe Diego Montoya, Fernando y Arcángel Henao) y los más, ya muertos (Orlando Henao, Wilber Varela...).

Brenda, hija de familia tan bien que hasta estudió en EE UU, andaba libremente por el pueblo con faldita arriba de la rodilla y una sonrisa eterna... Pandilla con diez amigas formaba, Las Micas, divinas a los ojos de los narcos, que se paseaban por Cartago como Pedro por su casa. Tenía 16 años apenas cuando se pegó y apegó a Rasguño como tabla de salvación de algo que ahora, visto con distancia, ella misma no sabe qué era. Y se convirtió en su secretaria, amante, mujer, madre de su hijo. Durante el tiempo de apogeo de Rasguño, Brenda le acompañó siempre. "Me llevaba a todas partes, a reuniones de capos, y yo, 'gracias por presentarme a estos bandidos', que a veces veía todo desde el helicópero e igual era superbacano. Sí, la adrenalina, el miedo que sentía estar ahí, rodeada de Colombia entera, de los delincuentes más poderosos del país. No sé cómo explicarlo, ni siquiera es estar en unos premios de Hollywood, porque esa gente es normal; en cambio, estos son a veces de admirar por ver hasta dónde han llegado, con esa cabeza que tienen, otros sin estudiar, otros siendo profesionales, otros recogedores de café y en ese puesto. No sé, impresionante. Ver que uno habla peor que la empleada de servicio de la casa, como que lo pone a pensar. ¿El cerebro de este está en la pistola o en la cabeza?".
Los mismos (o parecidos) protagonistas que copaban y copan titulares de los medios en América Latina (y más allá). Un ejemplo del ambiente kitsch en que se mueven -sin entrar en violencias, heridos y muertos que son reguero infinito- podría ser este (hay cientos) aparecido en El Universal de México en 2008: "Capturan a 15 presuntos narcos implicados con dos carteles de Colombia. Los acusan de proveer de media tonelada de cocaína... Fueron aprehendidos durante una rave en una lujosa residencia provista de zoológico... Entre los colombianos detenidos, 11, hay cuatro mujeres... formaban parte de las relaciones públicas del grupo delictivo, algunas vinculadas de manera sentimental con los capos...".
"En esa época, en Cartago, el que no era narco, quería ser", dice otra mujer de las muchas junto a ellos en el Valle. Las persiguen, las arrebatan, y ellas se pegan, se dejan seducir por cochazos, ropa de marca, dinero fácil, rumbeo, cirugía estética (sobre todo las tetas, una obsesión). Todas responden o suelen a un prototipo: hermosas, voluptuosas, muy jóvenes. Influenciables. Las mujeres de los narcos son adolescentes reclutadas a la salida misma de la escuela, engatusadas y perseguidas hasta que caen y abandonan luego familia, estudios... De habitual, les gustan a ellos virginales, "que no estén usadas", suelen decir, "carne fresca" e intercambiable.
Así lo cuentan ellas. Violeta Corrales, hija de narcos asentados, ex mujer de Juan Carlos Giraldo, alias Tortuga: "Tenía buen corazón, me invitaba a salir, me compraba cosas, compartíamos juntos. No me gustaba, pero es como cuando tienes una amiga fea, compartes tanto, tanto, que la empiezas a ver bonita... Así fue como empezó mi rollo con Tortuga". Él tenía 30. Su hermana Frida es de historia similar; desde niña ennoviada con Arcángel Henao, alias El Mocho, encarcelado en EE UU, quien la quiso de veras y la dejó ir. Ella anda casada y con hijo hoy con otro. Ambas viven en EE UU. "Yo no había cumplido 15 cuando ya estaba encarretada con un narcotraficante. Luego a mí me mataron a mi papá y cambié, antes era muy fresca", recuerda Violeta.
Entre las mujeres de este mundo criminal hay de todo. Las que (se dice que ellas controlan ya el 20% del tráfico mundial) son socias de peso o se hicieron grandes con negocio propio, como Sandra Avila Beltrán, mexicana (La Reina del Pacífico), tanto que hasta le dedican narcocorridos, quien decía que lo del tráfico lo "llevaba en la sangre"; la detuvieron mientras compraba en un shopping y aún tuvo tiempo de pararse a pintarse los labios y charlar extenso y jugoso en un atasco con los polis que la acompañaban (presos de pánico por si los asaltaban mientras). Las hay consagradas, tipo Patricia Monsalve Muñoz, reina de la cocaína en Medellín, o la misma Lorena, de los hermanos Henao del Valle, tan sanguinaria que se cree que envenenó al marido. Están las que quisieron quedar en plan "yo no he roto un plato", como Solange Forza, que anduvo en prisión y reparte exclusivas. Y también las que son amantes de altura y luego escriben un libro contando, como Virginia Vallejo, la de Pablo Escobar, jefe con ambición política del cartel de Medellín, que siendo periodista y popular editó Amando a Pablo, odiando a Escobar y pegó la campanada.
Pero la mayoría son aves de paso. Unas, víctimas; otras, ambiciosas; algunas, prendadas en verdad de sus hombres. Los quieren y están siempre ahí, de florero y retaguardia. De ellas se conoce poco, apenas un minuto de fama en alguna revista de cotilleos; un corto tiempo de chance mientras dura el encantamiento del capo; mucho maltrato luego y finalmente... puerta. Es destino habitual. A pesar de su lealtad. Brenda, por ejemplo, atendió y siguió a Rasguño a todas partes y países, detenido o extraditado (él confesó en 2007 su participación en asesinatos, sobornos, blanqueo de dinero, tráfico) y le consintió amoríos puntuales con muchas, y de seguido con una: Olivia, su sombra, su rival de años. Ahora anda criando sola a su hijo en Miami. "Me gusta acá porque no tengo la chapa en la cabeza como allá... Si me invitan a salir, yo salgo, rumbeo, voy a comer, con amigos... En cambio en Colombia era distinto. Un día Hernando me dijo: "Ponte a mariquear o a güevonear y te llega la cabeza de ese hijueputa".
"Lo único que se necesita para caer es estar arriba", dice Brenda, porque lo sabe bien. Como las otras cinco (Violeta, además de Pamela, Frida, Renata y Noelia) que hablan en el libro Las muñecas de los narcos (Aguilar), escrito por Andrés López y Juan Camilo Ferrand. Uno, ex narco del cartel del Valle desde adolescente, que se entregó en EE UU; el otro, periodista. Ambos se conocen cuando a este le encargan un reportaje sobre el otro a cuento del libro que López había escrito durante el lustro que pasó en prisión, El cartel de los sapos, del que surgiría luego la serie famosa El cartel. Empezaron a trabajar juntos. "Y un día al ver la serie apreciamos que había mucha historia ahí perdida... lo propusimos. Y una mujer llamó a la otra... Nos sentamos a escucharlas... Yo no conocía a ninguna de antes, pero sí a sus esposos", dice López. "Nunca se había contado ese día a día al lado de peligrosos narcos... Y es esta una galería de personajes, de más blandos a más fuertes, que ofrecen testimonios gordos, historias circulares y distintas... Y a través de sus peripecias se traslucen bien las de ellos y las de Colombia en ese tiempo... Lo triste es que esta estructura se ha ido arraigando en otros países, Puerto Rico, México, EE UU...", puntualiza.
Pamela es de Cali, clase media, no le faltaba de nada. Hasta que, con 16 años, conoció a Erick, de 33, el primer narco en su camino: "Era divino, superbuena gente, pero yo en esa época, una niñita. El hijuemadre me enredó. Duramos dos años de novios. El primero, porque yo quería, y el segundo, obligada. Yo le decía que no quería salir con él, pero ahí me reviraba. 'Ah, ¿no? A vos no te voy a hacer nada, pero lo primero que hago es matar a tu papá y luego a tu mamá. Con eso te quedás sufriendo toda la vida'. Yo le cogí miedo... no le dejé, prefería tener papá". Hasta que otro más poderoso se fijó en ella y le quitó de enmedio. Luego apareció otro, Piraña, Leyner Valencia Espinosa; se enamoró: repetición de la historia, previo paso por Felipe Montoya, sobrino casado del gran capo Diego Montoya. Con 20, Pamela tenía apartamento y asistenta. "Y nadie me echaba los perros porque sabían que yo andaba con el Gordo. Es que Cali es un infierno. La vida tuya, el que no la sabe se la inventa, pero todo el mundo la sabe". Rompió con todo, tras presenciar incluso asesinatos, y se marchó a Miami. Hoy, inmigrante sin papeles, es asistenta. "No vale la pena meterse con estas personas. Creen que todo lo pueden comprar con la plata. Ojalá la plata nos hiciera felices... Yo mientras estuve, tuve todo. Igual no era feliz. Ahora solo quiero amor, otro tipo de persona, que trabaje, de otro estilo, que me respete, quiera una familia".
"Los nombres de ellos son reales en el libro, los de ellas no, pero si vas a Cartago todo el mundo sabe quién es quién", cuenta López, quién ha vivido su propia travesía como arrepentido. "Es difícil decir cuál de estas mujeres me impresionó más: Brenda, por su resistencia; Noelia, que se tira al oceáno a entregarse... Son niñas heroínas para mí". Jóvenes de edad, pero viejas en experiencia. Los narcos les suelen ocultar información de sus fechorías, les muestran otra cara, son padres y amantes tiernos a ratos, hombres poderosos un día y fugitivos al otro. Un mundo en el que corren las relaciones como dinero y joyas en maletas en huidas desesperadas de mansión en mansión, de país en país.
Renata. Fue desde niña muy activa, contadora de millones en Nueva York, mula camino de EE UU, mujer fantástica del narco Robin y de Felipe Montoya, bajadora de plata desde México a Colombia, dueña de su propio negocio de ropa. "La vida de muñeca está llena de mentiras, de ilusiones". En su independencia habla de ello como ajeno: "Son patonas, tetonas y culonas, por fuera muy bellas, pero por dentro vacías. Sólo piensan en lo que pueden conseguir de los mágicos y no en lo que pueden lograr por sí mismas". Eso sí, presume de mantenerse intacta en otro sentido: "Ni mis tetas ni mi culo son de traqueteo. Todo fue trabajadito. Nada, gracias a Dios, es de ninguno de esos hijueputas".
Noelia, buena estudiante, de familia humilde y honesta. "Yo me casé con Johnny Cano porque estaba embarazada, si no, no". Cano no tenía entonces ni oficio ni beneficio. Hasta que empezó a trabajar para Rasguño y le siguió la estela y las costumbres: dinero, mucha ostentación, otra mujer, "una niña de 15, bonita, espigada, dispuesta a sacarle hasta el último peso". Tuvo Noelia con él dos hijos. "Ya despues se volvió tan tremendo... ya no me gustaba compartir con él. Yo sí lo amé... Me porté siempre bien, fui gran esposa, nunca infiel. Él fue mi primer y único hombre. Una cosa sí aclaro: nunca me tocó ver que hiciera algo malo a alguien". Hasta que él cayó detenido y Noelia acabó implicada por comprar con dinero del narco... Y se entregó en EE UU, dejando atrás a sus hijos. "Me subieron al avión por atrás esposada, y ahí sí lloré desconsolada". Ya libre, le dirá a él, cansada de su trajín: "Yo como mujer a usted ya no lo quiero... Yo ya tenía mucha rabia. Claro, que cuando uno deja de querer, perdona, y yo ya lo perdoné".
Así, las seis mujeres narran sus vidas como en telenovela: "Algunas al principio se frenaban, otras estaban ávidas de compartir aventura y desdicha...". Material tienen en estas páginas. El mundo del narcotráfico en boca femenina sabe a fiesta, a rave, orgías, mucho dispendio y disparo que corre; mucha droga, amenaza, palizas y abuso de poder también. Y ahonda en amoríos, traiciones, cariño filial, celos poderosos que hasta remueven el cartel... Ellas se detienen en detalles sobre su vída íntima, sus primeras veces, en análisis sobre unas y otras, y lo acontecido. Como Pamela, al comparar generaciones: "Me gustaban más las muñecas de antes, eran más lindas, rubias, despampanantes, no supertetonas como ahora. Tenían más clase, cada una su estilito. Ahora todas son indias, pelinegras, el pelo largo, la teta tamaño 38, la cinturita de avispa y el culo desproporcional, horrible, todo puntudo. Con una cara ordinaria, pero por detrás cuerpo espectacular". ¿Y ellos? "Ahora son groseros. Los de hace diez años daban superregalazos, mientras que ahora las viejas les tienen que aguantar que tengan mujer, moza, recontramoza, novia, noviecita y amante. Ahí las contentan con cualquier limosna para pagar la luz. Ya no quedan espléndidos. Eso allá está super, supermalo. Y si los hay, ya les cambió la personalidad".
Casi todas han dejado atrás aquel tiempo. Pero cuesta imaginarlas hoy fregando suelos o camino de la facultad (la mayoría son aún veinteañeras) con tal pasado. Lo certifica López: "Con o sin papel, fueron compañeras oficiales, mandaban en casa, eran patronas de un ejército de empleados que veían en ellas la extensión del poder del jefe; mujeres a las que se les debía respeto y sumisión".
***
Las Fantásticas bailan 'trance'

La visión femenina de la intimidad de la cúpula del narcotráfico colombiano. Más la novela sobre una 'narcomantenida' estadounidense
DIEGO A. MANRIQUE 18/08/2010
Ya conocerán el reportaje de Lola Huete Machado publicado en EL PAÍS el 18 de julio sobre las mujeres de los grandes narcotraficantes. Parte del libro Las Fantásticas, éxito grande en Colombia y recién publicado en España como Las muñecas de los narcos.
Se llaman Brenda, Violeta, Noelia, Pamela, Renata y Frida. Fueron novias oficiales de traquetos de Cartago y Cali. No confundir, atención, con las mujeres oficiales, las mozas, las recontramozas, las noviecitas, las amantes, las putas y las prepago (prostitutas de lujo, contratadas para una noche o un fin de semana). Toda una gama de opciones...y no se privaban.
Hay algo en común entre las seis protagonistas: eran menores de edad cuando intimaron con los narcudos. Un enigma: ellos tienen todo tipo de mujeres disponibles pero establecen relaciones estables con jóvenes hermosas pero virginales. ¿Se trata de un anhelo de inocencia o de necesitar, como sugiere Brenda Corrales, "la energía, la vida de las niñas"?
CUIDANDO LA IMAGEN
De cualquier manera, la mayoría de esas adolescentes pasa por el taller de chapado: el tratamiento TLC (tetas, lipo, culo). Pásmense: los capos tienen acuerdos con cirujanos estéticos y les basta con extender un vale para garantizar que estos especialistas se esmeren con pechos, morros y nalgas. Luego, la cuenta abierta en boutiques para que se vistan de acuerdo con su papel. Ellas, por su parte, se esmeran en adecentar el look de sus hombres. Se les nota el pelo de la dehesa: "pantalón apretado, unas botas tejanas de escamas de pescado azules, una camisa hawaiana de palmeras y flores, y un sombrero costeño. Parecía un circo".
El clown es Arcángel Henao, alias El Mocho. Ella es Frida Corrales, hija de un narco clasemediero: "No es por justificarlo ni mucho menos, pero aparte de que su familia era muy humilde, a él lo vestían las empleadas. Usaba marcas todo alborotadas: Moschino, Cavalli, Armani Exchange, lo más estridente y exagerado en ropas y accesorios. Qué pesar. Él salía como un loco siempre. Pero eso cambió cuando yo estaba con él. Yo lo mantenía elegante y coordinado en sus colores y prendas de vestir, y más discreto y con estilo".
VAMOS DE RUMBA
Naturalmente, en Las muñecas de los narcos he ido rastreando las referencias musicales (no las hay literarias, cinematográficas y ni siquiera políticas). Por lo que leemos, los rumbones de los grandes capos solían ser animados por El Binomio de Oro de América, celebrado dúo de vallenatos que resiste a pesar de que su fundador fuera asesinado en 1992. Pero también desfilaban los cantantes del despecho, cómo El Charrito Negro. Brenda rememora una gran fiesta donde "estaban todos los degenerados, todos los bandidos, todos los vagabundos, todos los traquetos. Hasta las putas. Fue algo grande, estuvo hasta Víctor Manuel".
¡Quieto parado! Juraría que no se refiere al cantautor asturiano sino al salsero puertorriqueño Víctor Manuelle. Las muñecas de los narcos no ha pasado por un corrector concienzudo: en un momento, comentando un viaje a Estados Unidos, se menciona "el estado de Atlanta" (sic). De todas formas, aquí sabemos que fueron muchos los cantantes españoles que actuaron en exclusiva para los narcos, especialmente en los tiempos exuberantes de Pablo Escobar. ¿Nombres? Los que quieras, desde el melódico Dyango a los gamberros Toreros Muertos. Y muy destacadamente, Rocío Dúrcal, por su glorioso repertorio de mariachi.
Los traquetos colombianos mantienen negocios con sus equivalentes mexicanos y manifiestan pasión por la música de sus socios: Noelia menciona el impacto emocional de una canción de Vicente Fernández. En Cali, ciudad salsera, existía hasta un bar de rancheras con el paradójico nombre de La Cárcel Sinsín. Y funcionan conjuntos colombianos dedicados a remedar los narcocorridos de la frontera.
Aunque las últimas muñecas han metido a sus hombres en otros mundos sonoros. La citada Brenda acostumbra a visitar discotecas donde baila trance; de hecho, cuando la permiten pasar una noche en la prisión con su enamorado, Rasguño, se lleva un reproductor con música trance para entonarse. Claro que Brenda es una moderna: la pareja toma popper y pepas (pastillas).
¡Y NO SE MANCHABAN!
Las muñecas de los narcos es un libro moralista, empeñado en transmitir el mensaje de que las jovencitas deben ir a la universidad o, en todo caso, aprender un oficio y olvidarse de los atajos hacia el paraíso de las riquezas. Las seis entrevistadas parecen asentir pero hay disonancias.
Todas justifican a sus hombres, aunque fueran infieles, machistas, maltratadores. Y celosos: expertos en poner cachos (cuernos), pierden el control si las muñecas se mueven solas, se ponen ropa sexy o hablan con los subordinados. Fuera del ámbito doméstico, ellas alegan (obvio) no saber nada de sus bisnes, sus venganzas, sus puñaladas a la competencia, sus enfrentamientos con las autoridades. De hecho, generalmente no toleran que ellos consuman el perico que es la base de su prosperidad. Bastantes optan por la sobriedad, aunque alguna fantástica tiene mal beber.
El amor lo supera todo: las mechoneadas con competidoras, los descensos a la ruina, las insidias de los familiares, el hecho de terminar fichadas, las humillantes visitas a prisiones estadounidenses, el exilio en Miami.
Sus biografías son asombrosas: después de leer Las muñecas de los narcos, uno sospecha que los argumentos de los culebrones pueden ser hasta realistas. El gran acierto del libro consiste en dejarlas hablar, con un lenguaje rebosante de expresiones locales: bajar plata, los culicagados, la gritadera, el estripteseadero, los patos, las puchecas, la viajadera, la moteleada...
¿Y QUÉ HACE MARADONA?
Hernando Gómez Bustamante, más conocido como Rasguño, es atrapado en el aeropuerto de La Habana con un pasaporte falso. Cuando los cubanos se enteran de que es un potente narco colombiano, por cuya cabeza la DEA paga millones de dólares, le encierran en Villa Marista, el siniestro centro de la policía política. No saben qué beneficio sacar de su persona pero le aplican idénticos métodos que a los disidentes: "la estrategia era acabar moralmente al detenido, hacerlo sentir un guiñapo frente al Estado omnipotente".
Al ver el deterioro de Rasguño, Brenda intenta que interceda un amigo de Fidel, Diego Armando Maradona. Se pone bien verraquita cuando lo recuerda: "estuvo paseando por Medellín con unas chimbas (mujeres) que le conseguimos. Se emparrandó ese hijoeputa vago, tomatragos y periquero; le dimos 50.000 dólares y al final nos salió con un chorro de babas. Nosotros no pedíamos que estuviera afuera, simplemente necesitábamos que él tuviera los mismos derechos de los otros presos. Poder caminar, ver el sol, salir de la celda, pero eso no pasó nunca."
En realidad, antes incluso de que Rasguño enferme, sus captores muestran cierta humanidad. Permiten que, aunque en presencia de dos vigilantes, Brenda y su hombre disfruten de, ah, encuentros íntimos, tapados por una manta. En La Habana, la desesperada Brenda recurre a una colombianada (un soborno) pero nadie pica. Imposibilitado para negociar con la DEA, el gobierno de Fidel termina por devolver la patata caliente a Colombia. Allí, en un penal de alta seguridad, Rasguño espera la extradición a EEUU. A diferencia de Escobar y compañía, prefiere la cárcel en Estados Unidos a la tumba en Colombia: sabe que, en su patria, los colegas quieren saldar cuentas y que su vida vale poco.
Y AHORA, LA FICCIÓN
Una vez terminado Las muñecas de los narcos, intento localizar otro libro citado por Lola Huete, las memorias de una fantástica de la vieja escuela: Amando a Pablo, odiando a Escobar, de Virginia Vallejo. No lo encuentro, pero me sale al paso una novela apropiada, El ángel de la muerte, de Linda Howard. Me la llevo.
Es la crónica de la venganza de Drea Rousseau, la mantenida anglo de Rafael Salinas, un narco posiblemente chicano que trabaja en Nueva York. Descubro demasiado tarde que pertenece a ese híbrido de thriller y nueva novela romántica que prospera en Estados Unidos. Es decir, un relato que comienza con un morboso polvo de ¡cuatro horas! entre Drea y un misterioso profesional del asesinato. Ella se enamora y él queda tocado. El encuentro desencadena un robo cibernético, una persecución... y Drea se mata al derrapar su coche.
Esperen, que todavía falta la mitad del libro. El alma de Drea llega a una especie de intercambiador donde se decide si la difunta debe encaminarse al cielo o al infierno. Interviene el hijo muerto (no pregunten) de Drea y esta consigue otra oportunidad. Resucita, asombrando a los médicos. Además, ha adquirido poderes de vidente, que usa para advertir a la gente sobre las consecuencias de sus pecados. Con el tiempo, la arrepentida Drea decide donar el dinero robado a un hospital infantil y librar al mundo de la malévola presencia de Rafael Salinas. ¿Hace falta que diga más? No hagan como yo. No se gasten su dinero en El ángel de la muerte.
FICHAS
-Andrés López y Juan Camilo Ferrand: Las muñecas de los narcos. Aguilar, junio de 2010. 474 páginas.
-Linda Howard: El ángel de la muerte. Traducción de Eva Carballeira. Suma de Letras, junio de 2010. 371 páginas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…