4 mar. 2017

Las columnas políticas hoy, a 4 de marzo de 2017...

"Es terrible. Acabo de enterarme de que Obama hizo que me pincharan el teléfono antes de la victoria. Y no encontró nada. ¡Es Macarthismo!", sentenció el presidente Trump en su cuenta de Twitter, hoy...
"Apuesto que un buen abogado podría tener un gran caso con el hecho de que Obama intervino mis teléfonos en octubre, justo antes de las elecciones", ha escrito, en otro mensaje en Twitter.
 " Qué bajo ha caído el Presidente Obama para pinchar mis teléfonos durante el sagrado proceso electoral. Esto es Nixon / Watergate. ¡Mala (o enferma) persona", ha dicho...
Obviamente acusa sin aportar ninguna prueba.
Ese es el Presidente de EU, que no del mundo....
#
Las columnas políticas hoy, a 4 de marzo de 2017...
Templo Mayor/ Reforma
A VER SI el ex gobernador de Coahuila Humberto Moreira no acaba con una camisa de fuerza y en un cuarto de paredes acolchonadas.
YA SE SUPO que fue sometido a una evaluación psicológica por el caso legal que trae contra el investigador Sergio Aguayo, y a otro estudio sobre sus facultades mentales en el pleito que trae en tribunales con Pedro Ferriz.
SIN DUDA sería muuuy interesante conocer ambos resultados, nomás para ver si la mente del profesor Moreira es consistente... o si resulta un extraño caso como el del Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

LLEGANDO a su cumpleaños 88, en el PRI que preside Enrique Ochoa Reza surgió una coincidencia... y no precisamente de las ideológicas.
TRAS el nombramiento de José Murat como presidente de la Fundación Colosio, algunos tricolores recordaron que, en 1994, el oaxaqueño formaba parte de la campaña presidencial de Luis Donaldo Colosio... y que participó en la organización del fatídico mitin de Lomas Taurinas.
VUELTAS que da la vida, pues.

DOLORES de cabeza, mareos y hasta náuseas dicen que les provocó el director del IMSS, Mikel Arriola, a varios secretarios de Salud estatales en la plenaria del Consejo Nacional de Salud que presidió en San Luis Potosí el secretario José Narro.
LES DIJO que sólo 18 entidades le han entrado a la compra consolidada de medicamentos para los hospitales del sector público, y que varias lo hicieron con montos muy bajos, nomás para poder salir en la foto.
¿SERÁ que los funcionarios estatales que se sintieron incómodos es porque tienen algún interés en el asunto que va más allá de la transparencia y el ahorro de recursos? Es pregunta que no se cura en salud.
A QUIEN le está yendo muy bien en el Facebook es al dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya. El video de una ponencia sobre México que presentó en inglés el 22 de febrero en The George Washington University de DC, llevaba hasta ayer 7.1 millones de reproducciones.
¿Y QUÉ dijo que tanto interés ha despertado? En esencia, lo que muchos otros han dicho: que México y Estados Unidos deben construir puentes y no muros.
LO DIFERENTE es que el queretano fue más allá de la declaración, pues buscó sustentar su dicho en cifras, gráficas, un análisis histórico sobre comercio y migración y hasta una cita de Shakespeare. Ahora sí que, como dicen los millennials: OMG! (Oh my God!)
#
Frentes Políticos/Excelsior
I.  Ajedrez político. A unas horas del nombramiento de Claudia Ruiz Massieu en la dirigencia del PRI, la diputada Carolina Monroy dijo que en breve presentará su renuncia a la Secretaría General del Partido. Afirmó que los ciclos se cumplen y se va agradecida. Y ya fuera de demagogia, se dice que Monroy se va para asegurar su futuro político, pues se sumará al equipo de Alfredo del Mazo, candidato a gobernar el Estado de México. Junto con Gerardo Ruiz Dosal, mezcla de experiencia y juventud, con conocimiento de la organización partidista y el trabajo de campo en el territorio mexiquense, la dupla se dedicaría a reforzar áreas estratégicas en la campaña. Hay quienes, como dicen, no dan paso sin huarache.
II. Arde el PRD. La ruptura llegó nuevamente al Partido de la Revolución Democrática. Javier Salinas, el precandidato al Estado de México, exigió la salida de Alejandra Barrales, dirigente nacional del partido, luego de la decisión de que el Comité Ejecutivo Nacional eligiera al aspirante a la gubernatura. Acusó que este hecho obedece a un acuerdo entre la presidente del sol azteca y Héctor Bautista, líder de la corriente ADN, para dejar a Juan Zepeda como candidato. Javier Salinas denunció que su contrincante, Zepeda, ha ejercido más de 50 millones de pesos para darse a conocer. Algo queda claro, Barrales no sólo perdió el control, acusada de amañar la elección, ahora piden su cabeza. La guerra de lodo sigue siendo imperdible tradición perredista.
III. Otro acierto. La Ciudad de México recibirá una condecoración más. Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno, viajará a Londres para recibir un premio otorgado por la organización Climate Bonds Initiative, durante la convención anual dedicada al mercado de bonos verdes. Se prevé que el titular del Ejecutivo local se reúna con el alcalde de la Ciudad de Londres, Sadiq Khan. Éstas son buenas noticias: la Ciudad de México es reconocida por sus estrategias medioambientales, por lo que este Bono Verde ayudará a la financiación de proyectos de eficiencia energética, infraestructura y transporte sustentable. Resultados tangibles a políticas adecuadas. La ecuación no falla.
IV. Fisuras. Nada detuvo a Raúl Flores, presidente del PRD en la Ciudad de México, quien en su enojo no dudó en acudir a la Fepade para presentar una denuncia contra Leticia Quezada, subsecretaria de Asuntos Metropolitanos y Enlace Gubernamental, pues la vio en unas fotografías junto a Andrés Manuel López Obrador, líder nacional de Morena, en la campaña electoral de ese partido en Ecatepec, Estado de México. Luego de entregar la queja, Flores señaló que se trata de un delito electoral por asistir, en horario laboral, a una campaña de otra entidad y luego entonces utilizó recursos del gobierno capitalino en actos proselitistas. La denuncia es por desvío de recursos en procesos electorales. Pero en el fondo, lo que más les hiere es que los abandonen. Ya no tienen mucho qué ofrecer.
V. Quinto informe. Miguel Márquez Márquez, gobernador de Guanajuato, tuvo casa llena en la presentación de su Informe de Gobierno. Y piensa que le fue bien, pero la realidad lo pone en su lugar, pues no habló de muchos temas de interés, como el desastre del distribuidor vial Benito Juárez, en León, que lleva años de retraso e inoperancia; que Márquez colocó a Guanajuato como el estado más violento del país, pues tres de sus ciudades están en la lista de las 50 más peligrosas; tampoco habló de los escándalos de corrupción, los casi 3 mil millones de pesos para el proyecto Escudo, que protegería a los guanajuatenses de la delincuencia; y de compras a sobreprecio de terrenos o medicinas. Muchas cifras y pocas nueces.
 #
La prensa no es el enemigo/Jorge Ramos Ávalos
Reforma, 
No soy enemigo de Donald Trump. Pero tampoco quiero ser su amigo. Les cuento por qué.
Soy un inmigrante y soy un periodista. Esas dos cosas me definen y marcan mi trabajo. Por eso, cuando Trump lanzó su campaña presidencial en junio del 2015 y les llamó criminales y violadores a los inmigrantes mexicanos, yo sabía que él estaba equivocado y había que denunciarlo.
Trump criminalizó a los inmigrantes durante la campaña y lo sigue haciendo en la Casa Blanca. Si uno escucha sus discursos -como el que dio al Congreso esta semana- uno pudiera creer que todos los inmigrantes son "miembros de pandillas, narcotraficantes o criminales". Esas palabras usó.
Pero eso es falso. De hecho, los estadounidenses cometen, en promedio, más crímenes que los inmigrantes y terminan con más frecuencia en la cárcel, según un estudio del American Immigration Council. Hay muchos más good hombres que "bad hombres" entre los inmigrantes de Estados Unidos.
También es mentira que los inmigrantes les quiten los trabajos a los estadounidenses y que sean una carga para la economía de Estados Unidos, como lo sugiere Trump. Los inmigrantes aportan mucho más de lo que toman en servicios públicos; unos 54 mil millones de dólares de ganancia neta desde 1994 al 2013 de acuerdo con la Academia Nacional de las Ciencias.
Trump, que tanto se queja de las noticias falsas, es el rey del fake news por sus frecuentes mentiras sobre los indocumentados.
Ante las falsedades que dice Trump, ¿qué debemos hacer como reporteros?
Primero, estamos obligados a informar sobre la realidad como es, no como quisiéramos que fuera. Pero nuestro trabajo debe ir mucho más allá de la simple recolección de datos. No somos grabadoras. (Bueno, ya nadie usa grabadoras. Me rehúso, entonces, a ser un celular que simplemente graba lo que otros dicen).
Nuestra principal función social como periodistas es cuestionar a los que tienen el poder. Y cuando alguien como Trump hace comentarios racistas y antiinmigrantes es preciso tomar una postura y denunciarlo.
Pero es imposible denunciar a políticos como Trump si estamos metidos en la cama con ellos. Tiene que haber una clara distancia entre el periodista y el político. Trump aparentemente cree que solo los periodistas que simpatizan con él o que son sus amiguitos pueden cubrir con imparcialidad su Presidencia. Se vuelve a equivocar. Los periodistas independientes nunca quieren ser amigos de los presidentes.
Hay una palabra que define perfectamente nuestra función periodística: contrapoder. Debemos siempre estar del otro lado del poder, independientemente de si un demócrata o un republicano está en la Casa Blanca.
El principal estratega de Trump, Steve Bannon, dijo hace poco que la prensa es "el partido de oposición". Y Trump fue aún más lejos cuando dijo en un tuit que los medios de comunicación "no eran enemigos de él sino del pueblo estadounidense". Trump tiene la piel muy delgada y no le gusta que lo critiquen. Pero no entiende que la labor de la prensa es, precisamente, hacerlo responsable de sus palabras y acciones. Debido a sus comentarios racistas, sexistas, xenófobos y en contra de los musulmanes, mucha gente no respeta a Trump. Trump es, por lo tanto, un Presidente que busca desesperadamente validación y respeto. El respeto se gana, no lo da ningún puesto.
Si Trump ataca a la prensa y a la primera enmienda de la Constitución, no me importa que me vea como su enemigo. (Yo, mientras tanto, seguiré defendiendo la libertad de prensa). Si Trump ataca el sistema democrático y a los jueces, me tiene sin cuidado si cree que soy el enemigo. (Es falso que tres millones de indocumentados hayan votado en la pasada elección, como dijo el ahora Presidente). Y si Trump insiste en culpar falsamente a los inmigrantes y a los extranjeros de los principales problemas económicos y de seguridad nacional, me vale si me identifica como el enemigo. Ese es su problema. Yo solo estoy haciendo mi trabajo.
No, señor Trump, no soy enemigo de usted ni de su gobierno. Pero, la verdad, tampoco quiero ser su amigo.
Posdata. Esta columna está basada en mi discurso durante la ceremonia de los premios Goldsmith en la Universidad de Harvard. Aquí pueden ver parte del discurso: http://bit.ly/2mOTeOf.
@jorgeramosnews
#
Núremberg/Jorge Volpi
Reforma
El 15 de septiembre de 1935, convocado por el Partido Nacionalsocialista Alemán -victorioso tras las elecciones democráticas celebradas dos años antes-, el Reichstag aprobó la Ley sobre ciudadanía del Reich y la Ley para la protección de la sangre y el honor alemanes, cumpliendo así con una de las grandes promesas que el Reichskänzler Adolf Hitler había enarbolado a lo largo de su campaña y a las que denominó, en uno de los exabruptos que tanto entusiasmo desataban entre sus seguidores, su "Biblia".

Las Leyes de Núremberg regulaban minuciosamente la relación entre los sujetos con sangre alemana "o relacionada" (es decir, los arios) con los judíos, a los que se agregarían luego los gitanos, los negros y "sus bastardos". En el kafkiano inventario destinado a diferenciar estas razas, establecían quiénes podían ser considerados ciudadanos de pleno derecho (condición reservada a quienes tuvieran un abuelo judío y no practicaran su religión), frente a los ciudadanos a título parcial (los mestizos o Mischlingen, con dos o tres abuelos judíos) y los que perdían la ciudadanía (quienes tenían tres abuelos judíos o los Mischlingen con dos abuelos judíos que practicaran su religión). Asimismo, vetaban el matrimonio y las relaciones sexuales entre alemanes y judíos y enunciaban las severas penas a las que se enfrentaban sus infractores.

Según afirmó Hitler tras los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, las nuevas leyes tenían como objetivo que los no ciudadanos (es decir, judíos y gitanos) abandonasen cuanto antes las fronteras del Reich. Según los cálculos más recientes, en esos momentos había medio millón de judíos en Alemania y apenas unos 200 mil Mischlingen aunque, en su afán por atemorizar a sus compatriotas ante el peligro representado por éstos, las autoridades nazis afirmaron que su número llegaba a los 750 mil. Desde el momento de su promulgación y hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, unos 250 mil judíos y Mischlingen se vieron forzados a emigrar a Estados Unidos, Palestina, Gran Bretaña y otros países.

Los que se quedaron, como sabemos, sufrieron un destino aún más cruel una vez que la Conferencia de Wannsee determinó la "solución final del problema judío", es decir, la exterminación total de los judíos europeos. Pero no es necesario adelantarnos a ese momento. Mejor quedémonos en esos oprobiosos meses que corrieron de 1936 a 1939 para compararlos con lo que sucede, hoy, en Estados Unidos. En un desasosegante eco de lo que ocurre en nuestros días, muy pocos ciudadanos alemanes se opusieron con firmeza a las Leyes de Núremberg, ya fuese convencidos por la propaganda nazi que insistía en que los judíos pertenecían a otra raza (y por tanto no podían ser ciudadanos), bien porque se caracterizaba a los judíos en su conjunto como delincuentes (los "bad hombres" de entonces: criminales y violadores), o bien porque la Gestapo se encargaba de eliminar cualquier oposición.

Resulta absolutamente increíble constatar que un impulso semejante reine hoy en Wa-shington, donde Donald Trump y sus secuaces han firmado regulaciones que recuerdan a las infames Leyes de Núremberg: normas destinadas a expulsar del país a los no ciudadanos (principalmente mexicanos y centroamericanos) sin tomar en cuenta sus derechos, rebajándolos a la condición que Mischlingen y judíos tenían en la Alemania nazi. Igual que entonces, miles de familias asentadas en aquel país desde hace años, que no han hecho más que emigrar en busca de una vida mejor, viven en el pánico ante las redadas y detenciones masivas anunciadas por un régimen que, con su decisión de contratar 15 mil nuevos agentes migratorios, aspira a convertirse en policiaco.

Pero lo más alarmante es que el resto del mundo -incluido el propio gobierno mexicano- no repare en el aciago paralelismo y no denuncie con toda la energía posible y ante todas las instancias internacionales esta aproximación al fascismo que desprecia las vidas de millones y que, como entonces, usa todo su arsenal propagandístico para hacernos creer que los inmigrantes son "ilegales" o que su expulsión es un asunto de política interna en la que no debemos involucrarnos.
@
Retrovisor/IVONNE MELGAR
Excelsior
Barbosa y la fragmentación de la izquierda
El giro del senador Miguel Barbosa a favor de Andrés Manuel López Obrador hizo crisis en el PRD, precipitando una disputa de pronóstico reservado entre los diversos contingentes que conforman la izquierda mexicana.
Porque más allá de las consideraciones sobre la conducta del aún coordinador de los perredistas en la Cámara alta, el hecho puso de manifiesto la falta de estrategia del partido hacia 2018.
Y una debilidad institucional que se extiende a sus prospectos: el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Mancera; y los gobernadores de Michoacán, Silvano Aureoles, y de Morelos, Graco Ramírez, 
A nivel coloquial se dice que ninguno pinta en serio en la carrera presidencial. Lo grave ahora es que gente como Barbosa también lo piensa y lo pronuncia.
El asunto podría quedar en el archivo de las anécdotas de la cultura de la cargada, ya que el coordinador parlamentario se había declarado mancerista y, de manera sorpresiva, anunció su adhesión a AMLO.
En una conferencia de prensa —sin cuidar las formas partidistas—, el senador declaró que buscaría convencer al PRD de seguir sus pasos.
Barbosa desató en seguida el enojo de sus compañeros porque evidenció el escaso entusiasmo que generan los aspirantes perredistas.
Fue un enojo que compartieron los promotores de Mancera y quienes pretenden explorar una coalición presidencial con el PAN. Pero sobre todo fue un enojo con algo más profundo. Y es que Barbosa dijo lo que muchos funcionarios, operadores, empleados, legisladores y militantes del PRD no se atreven a reconocer: extrañan a su caudillo y quieren ir con él.
Se trata de un sentimiento comprensible: son perredistas que, con AMLO como candidato, en 2006 y en 2012, protagonizaron la expectativa de la victoria.
Sin embargo hoy, con la misma lógica ventilada por Barbosa, asumen como válidas las encuestas que colocan al tabasqueño en la delantera y al PRD en un lejano y desdibujado cuarto lugar, después del PAN, el PRI y Morena. De ese tamaño es el boquete que el senador le hizo a su partido: ventiló su pulverización.
Porque esa fuerza política conformada por tribus, corrientes, expresiones que primero cerraban filas en torno a su fundador Cuauhtémoc Cárdenas y que, posteriormente,  tomaron el Zócalo y el Paseo de la Reforma en respaldo a AMLO, no existe más. Sin un engrudo que los aglutine alrededor de una causa común, los grupos que conforman al PRD diseñan sus propias apuestas.
Por eso la líder nacional perredista, Alejandra Barrales, no pudo sacar adelante este jueves la remoción de Barbosa como coordinador. Porque ni en la dirigencia ni en la bancada encontró eco para defender la idea sencilla y contundente de que el legislador actúa en contra de los intereses del partido.
En la práctica, todas las corrientes hacen lo que mejor les conviene. Y, en el caso del Senado, la fragmentación del PRD se acentúa al grado del escándalo porque ahí, con el visto bueno de Barbosa, el grupo parlamentario opera como una feliz burbuja en la que cada uno de sus 19 integrantes cubre su propia agenda, al margen de las directrices partidistas.
Claro que con la contada excepción de la senadora Angélica de la Peña, ningún otro senador adscrito a la fracción del PRD quiere que se vaya el coordinador que les reparte espacios y recursos. 
Pero el talento político de Barbosa habría ido más allá al construir buenas relaciones con el gobierno federal, a través de la Secretaría de Hacienda, la SEP y el coordinador jurídico de Los Pinos, Humberto Castillejos.
Con los saldos del Pacto por México a su favor, el jefe de la bancada —ahora en la tablita partidista— cuenta además con la dirección del Instituto Belisario Domínguez del Senado, cuya nómina siempre ha sido generosa.
La fuerza de Barbosa no es menor porque cobija a los legisladores que renunciaron al PRD para irse a Morena (Mario Delgado y Zoé Robledo) o asumirse como independientes (Alejandro Encinas y Armando Ríos Piter). En lo que va del sexenio, nueve senadores abandonaron el partido. Pero la mayoría sigue en la fracción para conservar comisiones y prerrogativas.
El nivel de cinismo parlamentario es de escándalo. Y es una muestra de sangre del extravío, orfandad y oportunismo que afectan al otrora partido de la esperanza.
Claro que es lamentable el papel de Barbosa saltando del barco para garantizar su nombre en una boleta en 2018. Pero su oportunismo es síntoma de la fragilidad de la oposición.
¿O es que Movimiento Ciudadano preservará su cohesión frente al llamado de AMLO a los hombres y mujeres de buena voluntad? ¿Seguirá firme en su propuesta del cuarto polo?
¿Tendrá Gerardo Fernández Noroña las firmas para convertirse en un candidato independiente?
¿Conseguirá el PT jugar al margen de las deudas con el gobierno que le permitió sobrevivir?
¿Habrá tiempo y ciudadanos suficientes para la Ola 365 que impulsa Ríos Piter?
¿Será posible que Ahora, la iniciativa que encabeza Emilio Álvarez Icaza, se convierta en una plataforma  para reniega de la partidocracia?
¿Podrá el PRD frenar la sangría que el oportunismo de Barbosa inaugura?
Demasiadas dudas. Y una certeza: la pulverización del voto va. Y va muy bien.
#
Arsenal/FRANCISCO GARFIAS
Excelsior
Se sumó a AMLO… y la corrieron
Apareció ayer con Andrés Manuel López Obrador y la corrieron… Se trata de Leticia Quezada, subsecretaria de Asuntos Metropolitanos del Gobierno de la Ciudad de México.
La exfuncionaria se sumó a “la cargada” a favor del líder de Morena en un acto que el eterno aspirante a la Presidencia de la República realizó en Ecatepec.
Miguel Mancera no se anduvo por las ramas y la cortó por lo sano. No le agrada el oportunismo de los que ya ven a El Peje en Palacio Nacional a partir de diciembre de 2018.
Del tema de la cargada hablamos con Martí Batres, presidente de Morena en la CDMX. Nos asegura que muchos más darán el brinco a su partido.
Se rehusó a dar nombres. Sólo mencionó que se trata de alcaldes priistas del sur del país.
El PRD, por cierto, anunció que presentará una queja en la Fepade contra Leticia “por actos proselitistas”.
La apertura a las candidaturas independientes ha multiplicado al infinito a los aspirantes a la Presidencia de la República.
Sin contar a los aspirantes en los partidos —cinco en el PRI, tres en el PAN, tres en el PRD (incluido Mancera) y uno en el MC— hay, por lo menos, ocho aspirantes “ciudadanos”. 
Estamos hablando de Jorge Castañeda, Juan Ramón de la Fuente, El Bronco, Pedro Ferriz, Emilio Álvarez Icaza, Gerardo Fernández Noroña, Denise Dresser y hasta el exbig brother, Pato Zambrano.
A algunos hay que tomarlos en serio. Los otros francamente son una vacilada. No se necesita mucho seso para detectar quiénes son unos y quiénes los otros.
La mayoría de esos aspirantes difícilmente podrá recabar las 780 mil firmas que se requieren para el registro como candidato (uno por ciento del padrón).
A partir de que se dé el banderazo al proceso, contarán con un plazo de 120 días para recabarlas. Tendrán que costearlo con sus recursos.
En cualquier caso se perfila en México un fenómeno que mi querido Porfirio Muñoz Ledo llama “la parcelización del voto”.
El experimentado político —ha dirigido sucesivamente al PRI y al PRD— está convencido que esa “parcelización” favorece al partido en el gobierno y perjudica a los abanderados de la oposición, en particular a López Obrador.
Con un abanico tan abierto, difícilmente alguno de los candidatos presidenciales, por sí solo, recogerá 30 por ciento de los votos emitidos. Esto significa que, de inicio, sólo tres de cada diez mexicanos le tendrán confianza al ganador.
De ese fenómeno deriva un serio problema de gobernabilidad que pudo haberse subsanado con reformas al agotado sistema mexicano.
Los gobiernos de coalición o la segunda vuelta son instrumentos que en otros países —como Francia— permiten gobernar, sin sobresaltos, a presidentes que no tienen una mayoría en el Congreso.
¿Se acuerda del gobierno de la “cohabitación” que encabezaron el socialista François Mitterrand y el gaullista Jacques Chirac en Francia?
Pero aquí cada quien vela para su santo. Subordinan al país a sus intereses personales o de grupo. En esas condiciones es muy difícil que el Congreso apruebe las reformas políticas que urgen.
Nos adelantan que la toma de protesta de Josefina Vázquez Mota como candidata del PAN al gobierno del Estado de México se llevará a cabo este domingo al mediodía en la ciudad de Toluca.
Diez gobernadores ya confirmaron su asistencia. La plana mayor del partido también. Senadores y diputados estarán presentes. “La intención es mostrar el músculo azul”, nos dicen.
La convocatoria que lanzó el Comité Estatal del PAN, sin embargo, no incluye a los medios. Los dirigentes quieren cuidar las formas. No vaya a ser que lo sancione el INE por “actos anticipados de campaña”.
Pero si los reporteros y camarógrafos llegan al acto, tendrán libre acceso.
Javier Corral les puso los pelos de punta a padres de Chihuahua con una sorprendente iniciativa que no consultó con la sociedad. El acta de nacimiento de los niños nacidos en esa entidad no llevan los nombres ni del padre ni de la madre. Nos aseguran que lo que se pretende con la eliminación del nombre de los padres es proteger a matrimonios gay. ¿Será? La medida ha provocado fuertes protestas de padres de familia que adelantan problemas legales si esta extraña modificación se mantiene. Dicen, por ejemplo, que, en el caso de las herencias, los hijos no tendrían legalmente cómo probar que lo son. El controvertido gobernador asegura que quitar el término “padre” y “madre” es conforme a derecho. “Nos estamos ciñendo a la ley y a los criterios jurisprudenciales de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, declaró. La batalla legal apenas empieza.
El PAN ya tiene a una aspirante a suceder a Xóchitl Gálvez en la delegación Miguel Hidalgo. La diputada local Margarita Martínez Fisher, una combatiente en la difícil guerra contra la corrupción, se “autodestapó” para el cargo en una charla informal con este reportero.
Huimilpan, Querétaro, es el tercer municipio que más internacionales remesas recibe a nivel nacional, detrás de Yuriria, Guanajuato, y Penjamillo, Michoacán. Sólo en 2016 sumaron 332.5 millones de pesos. Ése es el lugar que Virgilio Andrade, director de Bansefi, escogió para dar a conocer que uno de los objetivos principales de la institución que dirige es facilitar que el envío de remesas llegue a más comunidades en el país. “Desde el gobierno federal se nos ha instruido a estar pendientes del bienestar de los mexicanos en el extranjero, particularmente de las familias de los migrantes en sus comunidades”, dijo el extitular de la Función Pública.

No hay comentarios.: