12 may. 2017

¡Otro engaño de Aristegui; ‘The Guardian’ se disculpa!

Itinerario Político/Ricardo Alemán
Milenio, 12 de mayo de 2017
¡Otro engaño de Aristegui; ‘The Guardian’ se disculpa!

El 12 de agosto de 2016, titulamos el Itinerario Político de la siguiente manera: “¡The Guardian: diez mentiras y la mano de Aristegui!”.
No referíamos al supuesto “reportaje” —vendido por amigos de Carmen Aristegui a The Guardian— en donde el diario presume un nuevo escándalo inmobiliario que involucra a Angélica Rivera y a su esposo, el presidente Peña Nieto.
Según las fantasías de los dizque periodistas José Luis Montenegro y Julio C. Roa —socios de Aristegui y promotores de Morena—, el señor Ricardo Pierdant, amigo del Presidente, le prestaba a Angélica Rivera y a su familia un departamento de Miami, Florida.
Según los dizque periodistas, el departamento era prestado a cambio de contratos portuarios y petroleros, supuestamente entregados al empresario Ricardo Pierdant. Además difamaba a Aurora Pierdant, hermana del empresario, a quien los dizque periodistas acusaban de ser perseguida por la justicia mexicana.
Ese 12 de agosto publicamos una investigación que incluyó el interés faccioso de los supuestos periodistas —activistas de Morena—, así como el cotejo de “las fuentes” y los dichos de los periodistas. Incluso entrevistamos a Aurora Pierdant y a editores de The Guardian.

El resultado fue demoledor: todo el “reportaje” era mentira. Falsos documentos, declaraciones falsas, supuestos falsos y una montaña de especulaciones delirantes. Y detrás, la mano de Aristegui y sus promotores de Morena. La intención, como desde hace cinco años, era desprestigiar y desacreditar la imagen de EnriquePeña.
Por eso, concluimos que el gobierno de México tenía todo para iniciar una demanda contra The Guardian, contra editores y supuestos periodistas.
El 15 de agosto, aquí mismo dijimos que el equipo jurídico de Los Pinos preparaba una demanda contra el diario y el supuesto “reportaje”. La razón: que se difamaba y calumniaba el Presidente mexicano, a su familia y a la institución presidencial.
Pero la señora Aurora Pierdant se adelantó en la demanda, ya que las acusaciones en su contra no solo eran falsas, sino que le causaban un severo daño moral y patrimonial. “Soy mayor que mi hermano; era abogada en Pemex y trabajé antes que él. No se vale que ensucien mi nombre con mentiras”, dijo.
El 16 de agosto seguimos con el tema, para documentar todos los casos en los que Aristegui y el semanario Proceso, así como los diarios La Jornada y Reforma, habían sido parte de las campañas de difamación y engaño contra el gobierno y el presidente Peña Nieto.
Esa misma semana, en una mentira monumental, Proceso y su reportero Jenaro Villamil inventaron una supuesta respuesta al gobierno mexicano de Katie Thompson, responsable de comunicación del diario británico.
Según Proceso y el portal de Aristegui —además de La Jornada y Reforma—, Katie Thompson habría dicho que “ratificaban el reportaje”, a pesar del desmentido del gobierno mexicano.
“¿Quién miente?”, preguntamos, para luego exhibir una larga cadena de mentiras y engaños de Aristegui, Proceso y La Jornada, contra el gobierno mexicano, contra el presidente Peña, contra Televisa y contra el gobierno de Felipe Calderón. En todos los casos la constante fue la mentira, el engaño y la difamación contra el gobierno de México y sus presidentes. Y en todos los casos el objetivo es el descrédito con fines político-electorales.
Hace días —el 8 de mayo—, el diario británico The Guardian debió indemnizar con una cantidad no revelada a la abogada mexicana Aurora Pierdant, a quien ofreció una disculpa pública, por difamarla al dar a conocer información sobre su presunto vínculo y el de su familia con el supuesto uso de un departamento de lujo en Miami, a favor de Angélica Rivera, esposa del presidente Peña Nieto.
La indemnización que debió pagar el diario británico es parte del juicio por daño moral y difamación, a causa de la mentira difundida el 9 de agosto de 2016 por el diario The Guardian, elaborado por los supuestos periodistas José Luis Montenegro y Julio C. Roa, socios de Aristegui y quienes durante años han hecho el trabajo sucio a favor de los intereses político-electorales de Morena.
El 16 de septiembre de 2016, The Guardian reconoció la falsedad del reportaje, pero la abogada mexicana, Aurora Pierdant, a quien The Guardian acusó de recibir beneficios económicos del gobierno mexicano, demandó al diario ante la justicia británica.
Cuando era inevitable una sentencia condenatoria para The Guardian, el diario aceptó indemnizar, además de pagar los costos del juicio.
¿Quién mintió? ¿Dónde están los que creyeron la mentira?
¿Silencio y complicidad?
Al tiempo.
#
The Guardian paga indemnización a Aurora Pierdant; llegan a acuerdo final
Durante una comparecencia ante una corte de Londres, el medio británico reiteró su disculpa pública por una nota inexacta respecto de la abogada mexicana.
El rotativo publicó esta semana que “el artículo alegaba falsamente que la señora Pierdant era culpable de corrupción y estaba involucrada en prácticas deshonestas en conexión con el actual Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su esposa, Angélica Rivera”.
Representantes legales de The Guardian y de Pierdant comparecieron ante una corte de Londres este martes.
Aurora Pierdant - Apology
Please see the corrections from the Readers’ Editor here.
On 9 August, we published a story that referred to Aurora Pierdant, a Mexican lawyer. We stated that in 2011 she had been fired by the Mexican state oil firm, Pemex, for administrative negligence and had been banned from the public sector for one year. We however omitted to state that throughout this process, Ms Pierdant had continuously (and rightly) asserted her innocence, and that both the dismissal and the ban were later overturned by an appeal court, such that her name was cleared and her unblemished record restored with no ongoing suspicion about her legal practice or expertise. 
We apologise to her for having published an incomplete history, which we accept seriously misrepresented her professional status. We have now removed the article from our website (“Mexican first lady’s Florida home owned by potential government contractor”:
https://www.theguardian.com/world/2016/aug/09/mexico-first-lady-florida-property-government-contractor-documents-reveal).
Since you’re here …
… we’ve got a small favour to ask. More people are reading the Guardian than ever, but far fewer are paying for it. Advertising revenues across the media are falling fast. And unlike many news organisations, we haven’t put up a paywall – we want to keep our journalism as open as we can. So you can see why we need to ask for your help. The Guardian’s independent, investigative journalism takes a lot of time, money and hard work to produce. But we do it because we believe our perspective matters – because it might well be your perspective, too.
If everyone who reads our reporting, who likes it, helps to support it, our future would be much more secure.
#
Corrections and clarifications
Corrections and clarifications column editor
Friday 16 September 2016 19.28 BST Last modified on Friday 16 September 2016 22.00 BST
• Aurora Pierdant: On 9 August, we published a story that referred to Aurora Pierdant, a Mexican lawyer. We stated that in 2011 she had been fired by the Mexican state oil firm, Pemex, for administrative negligence and had been banned from the public sector for one year. We however omitted to state that throughout this process, Ms Pierdant had continuously (and rightly) asserted her innocence, and that both the dismissal and the ban were later overturned by an appeal court, such that her name was cleared and her unblemished record restored with no ongoing suspicion about her legal practice or expertise. We apologise to her for having published an incomplete history, which we accept seriously misrepresented her professional status. We have now removed the article from our website.
• Ricardo Pierdant: On 9 and 12 August, we published stories that alleged, wrongly, that Ricardo Pierdant and his businesses had a potential conflict of interest, because the First Lady of Mexico, Angelica Rivera, had occasional access to a luxury apartment that he owns in Miami, while at the same time we said, his companies were expected to be tendering for lucrative Mexican government contracts. While it is not disputed that, in 2014, Mr Pierdant paid the 2013 Property Tax due on an apartment owned by Mrs Rivera, nor that he and the President are long time personal friends, we accept that none of Mr Pierdant’s companies have obtained any contracts with the Mexican government nor have they participated in any such contracting processes. In the light of this, we accept that the underlying premise of our articles were wrong. We have now removed the articles from our website and we apologise to Mr Pierdant for having made such a suggestion.
• In a piece about the introduction in England and Wales of a polymer £5 note, we said that Scotland would have to wait a little longer. Some polymer £5 notes are already in circulation in Scotland: Clydesdale Bank issued a limited edition in March last year (We promise to pay the bearer on demand – with a shiny new fiver, 10 September, page 46).
Advertisement
• A review of the third novel in a trilogy about New York’s elite was illustrated with a photo of Park Avenue. Sharp-eyed readers wondered why the traffic was driving on the left. It wasn’t; the photo had been flipped by the agency (Bright, Precious Days by Jay McInerney, 10 September, page 11, Review).
• The surname of Austen Ivereigh, the author of a biography of Pope Francis, was misspelled as Iverleigh in an article about the Vatican (Come on in, the ceilings are lovely, 10 September, page 29, Weekend). A few days later it was misspelled again, this time as Invereigh, in a letter (Religion’s role in the global population crisis, 13 September, page 36).
• Near-homophone corner: “Uniting the desperate styles is [Billy] Joel’s sublime and surprisingly evergreen voice” (Everyman rocker gets intimate with Wembley, 12 September, page 3, later editions).
Since you’re here …
… we’ve got a small favour to ask. More people are reading the Guardian than ever, but far fewer are paying for it. Advertising revenues across the media are falling fast. And unlike many news organisations, we haven’t put up a paywall – we want to keep our journalism as open as we can. So you can see why we need to ask for your help. The Guardian’s independent, investigative journalism takes a lot of time, money and hard work to produce. But we do it because we believe our perspective matters – because it might well be your perspective, too.
If everyone who reads our reporting, who likes it, helps to support it, our future would be much more secure.
Pierdant agregó dijo vía Twitter que el monto de la indemnización pagada por The Guardian fue menor -aunque no precisó ni la cantidad inicialmente propuesta, ni la que finalmente se entregó. “Lo relevante para mí es el reconocimiento de la difamación“, dijo.
Pierdant añadió que está analizando cómo proceder legalmente en México por daño moral.

El reportaje, difundido en varios medios...:lo publiqué en mi bitácora:
Tras indemnización de “The Guardian”, Aurora Pierdant analiza proceder en México por daño moral
POR LA REDACCIÓN , 9 MAYO, 2017
@revistaproceso
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La abogada Aurora Pierdant analiza cómo proceder legalmente en México por el delito de daño moral contra el diario inglés The Guardian, luego de que llegó a un acuerdo de indemnización final en Londres por una nota que éste publicó sobre un supuesto tráfico de influencias entre el gobierno mexicano y un potencial contratista.
De acuerdo con un reporte de la agencia Notimex, en septiembre de  2016, el diario se disculpó con los involucrados y aceptó que publicó información errónea sobre la abogada, hermana del empresario Ricardo Pierdant, acusado de recibir supuestos beneficios del gobierno mexicano.
La nota revelaba que la primera dama de México, Angélica Rivera, utilizaba un departamento de lujo en Miami, Florida, con valor de dos millones de dólares, propiedad de una compañía que aspiraba a competir por contratos del gobierno.
El rotativo asumió la relación de Aurora, ya que es hermana del empresario Ricardo Pierdant, quien pagó los impuestos de la propiedad en 2013 y es amigo cercano del presidente Enrique Peña Nieto. No obstante, el diario tuvo que aclarar que las empresas de éste no tenían contratos con el gobierno mexicano ni había participado en licitaciones para obtenerlos.
Así, el 16 de septiembre The Guardian publicó: “Pedimos perdón por haber publicado una historia incompleta, que aceptamos se ve seriamente tergiversado su estatus profesional. Ahora hemos quitado el artículo de nuestro sitio web: Casa de Florida de la primera dama mexicana, propiedad de potencial contratista del gobierno mexicano”.
De acuerdo con el despacho de Notimex, la abogada mexicana informó que sus abogados comparecieron este martes junto con The Guardian en la Corte de Londres, donde éste reconoció su responsabilidad por la nota publicada el 9 de agosto de 2016.
Aurora Pierdant recordó en su cuenta de Twitter que el diario reiteró la disculpa “y reconoció haberme difamado, además de haberme indemnizado por daños y gastos”.

Luego, añadió: “El monto de la indemnización es menor; lo relevante para mí es el reconocimiento de la difamación. Estoy evaluando cómo proceder legalmente en México por daño moral”.

No hay comentarios.: