3 may. 2018

"La verdad os hará libres...”/FRED ÁLVAREZ PALAFOX

"La verdad os hará libres...”/FRED ÁLVAREZ PALAFOX
La Silla Rota, 3 de mayo de 2018..
"No hay que esconder los conflictos debajo de la cama: Los conflictos que salen a la luz, se enfrentan y se resuelven con el diálogo..." papa Francisco.1

"...la verdad os hará libres..." Juan 8:31-38
"Yo fui parte del problema, yo causé esto y pido perdón", les dijo el papa a Juan Carlos CruzJames Hamilton y José Andrés Murillo,1 víctimas de abusos sexuales cometidos en Chile por el sacerdote pederasta Fernando Karadima.
Fueron invitados por el líder religioso a la Casa Santa Marta en El Vaticano, después de que explotara el caso del obispo Juan Barros, y de las investigaciones de monseñor Charles Scicluna.
En este espacio de La Silla Rota hemos dado puntual seguimiento al caso de las víctimas del caso Fernando Karadima, desde la visita del papa Francisco a Chile,  en su 22º viaje apostólico, que realizó del 15 al 21 de enero de 2018. 
Esperábamos resultados de las indagaciones de los enviados del papa Francisco, llegaron los primeros días del mes de abril.

La carta

Recordemos que Francisco envía una carta a los obispos de Chile para convocarlos a Roma y hablar sobre el informe del caso del obispo Juan Barros Madrid, elaborado por el fiscal Mons. Charles Scicluna luego de escuchar los testimonios que acusan al prelado de haber encubierto los abusos sexuales cometidos por Karadima.
"Pienso convocarlos a Roma para dialogar sobre las conclusiones de la mencionada visita y mis conclusiones", señaló Francisco en su carta firmada el 8 de abril y difundida el 11 de abril por la Santa Sede.
Les dijo que el encuentro tiene el objetivo "de hacer resplandecer la verdad en nuestras vidas".
Confesó Bergoglio que después de leer los más de 2 mil 300 folios del informe, "creo poder afirmar que todos los testimonios recogidos en ellas hablan en modo descarnado, sin aditivos ni edulcorantes, de muchas vidas crucificadas y les confieso que ello me causa dolor y vergüenza".
En su carta, pidió a los obispos chilenos establecer medidas que ayuden a "restablecer la comunión eclesial en Chile, con el objetivo de reparar en lo posible el escándalo y restablecer la justicia".
Luego de publicarse la carta, el presidente de la Conferencia Episcopal de ChileSantiago Silva, señaló que comparten el dolor del papa Francisco y que la totalidad de los obispos asistirán a Roma a reunirse con él en la tercera semana de mayo.
Las víctimas que primero se sintieron ofendidas por declaraciones de Francisco en su gira por Chile y denunciantes de Barros, fueron invitados a una reunión privada con el papa a Roma, a la que acudieron durante casi una semana (viernes 27 de abril hasta el martes 1 de mayo...)
El vocero del Vaticano, Greg Burke, dijo que no habría "ningún comunicado oficial sobre el contenido de las conversaciones, por expreso deseo del papa Francisco".
Empero, las víctimas prometieron dar una conferencia de prensa para contar sobre las reuniones con el papa, y ello ocurrió la mañana de ayer miércoles 2 de mayo...

La reunión

Quisiéramos decir lo siguiente, afirmaron durante una conferencia en la sede de la prensa extranjera en Roma...
De entrada dijeron que Francisco les pidió formalmente perdón a nombre propio y a nombre de la Iglesia universal.
A través de un comunicado, que fue leído por James Hamilton, las víctimas manifestaron que "en estos días conocimos un rostro amigable de la Iglesia, totalmente distinto al que conocimos antes".
"Pudimos conversar de manera respetuosa y franca con el papa Francisco. Abordamos temas difíciles como el abuso sexual, el abuso de poder y sobre todo el encubrimiento de los obispos chilenos. Realidades a las que no nos referimos como pecados, sino como crímenes y corrupción, y que no se agotan en Chile, sino que son una epidemia, una epidemia que ha destruido miles de vidas de niños, niñas y jóvenes, personas que confiaron y que fueron traicionadas en su fe y en su confianza", agregaron.
Igualmente, sostuvieron que Francisco les solicitó la opinión sobre aspectos concretos y teóricos del tema. "Le expresamos la gravedad del encubrimiento del abuso porque lo sostiene, lo replica, lo hace impune y favorece la creación de redes de abuso dentro y fuera de la Iglesia".
"Conversamos acerca del ejercicio patológico e ilimitado del poder que es piedra angular del abuso sexual y del encubrimiento. Le expresamos que la Iglesia tiene el deber de transformarse en aliada y guía en el mundo respecto de la lucha contra el abuso y de ser refugio para las víctimas, cosa que hoy, no ocurre".
"En nuestra vida nos hemos encontrado con sacerdotes y religiosos comprometidas con la dignidad de las víctimas y la justicia. Personas honestas, valientes, que han logrado avances en esta lucha, son muchos y son imprescindibles".
Así, agradecieron la receptividad que Francisco mostró en los encuentros que comenzaron el pasado 27 de abril y que culminaron el martes 1 de mayo en el Vaticano
Tras la instancia, las víctimas se comprometieron a enviar "en los próximos días" sugerencias para luchar en contra del abuso de parte de miembros de la Iglesia Católica.
Sin embargo, añadieron que "no depende de nosotros que se lleven a cabo las necesarias transformaciones en la Iglesia, para detener la epidemia del abuso sexual y encubrimiento”.1
"Esperamos que el papa Francisco transforme en acciones ejemplificadoras sus cariñosas palabras. De no ser así, todo esto será letra muerta".
Finalmente, sostuvieron, que "decidimos aceptar esta invitación en miles de personas que han sido víctimas de abuso sexual y encubrimiento de la Iglesia Católica. Ellos le han dado sentido a nuestra visita".
"Reconocemos y agradecemos este gesto y la enorme hospitalidad y generosidad de estos días. También agradecemos a Monseñor Jordi Bertomeu (el fiscal del caso) quien, por encargo del papa, nos ha acompañado y ha sabido transformar esta estadía en algo constructivo", expresaron.
Dijeron que con el papa hablaron mucho y de varios temas... "Nunca vi a alguien tan dolido cuando pide perdón como él: el papa fue muy solemne, estaba también muy emocionado y me dijo 'yo fui parte del problema, yo causé esto y te pido perdón'", contó Juan Carlos Cruz, que confesó que entonces rompió en llanto.
Las tres víctimas, que no ocultaron su agotamiento emocional por la intensidad de los momentos vividos, si bien reclamaron que el papa actúe con fuerza, sin embargo, respetaron la confidencialidad de sus "francas conversaciones" con él.
Y, ante reiteradas preguntas de la prensa, no especificaron qué les dijo el papa, ni las medidas que concretamente tomará para revertir la situación en Chile, donde la Iglesia católica es la más desprestigiada de América latina. (Uno de los principales resultados de la encuesta Latinobarómetro que analizó la evolución del catolicismo en Chile y América Latina entre 1995 y 2017 arrojó que Chile es el país de América Latina que más desconfianza tiene en la Iglesia Católica, ya que solo uno de cada tres chilenos cree en esta institución).
Le  pidieron al pontífice que "no le tiemble la mano ante los crímenes y la corrupción que hubo en Chile con los abusos, pero que también hay en el resto del mundo y no sólo en el ámbito de la Iglesia, también en las familias, en centros deportivos, etcétera, dijo Murillo. 
"Hay una crisis, una epidemia y el papa tiene que hacer algo concreto, radical. La Iglesia tiene que ser aliada en esta lucha contra los abusos, no refugio de encubridores", agregó. 
En vista de la renovación que deberá darse en la Iglesia chilena, José Andrés Murilloadvirtió que "hay obispos (chilenos) que ya están haciendo lobby para salvarse"...
No dieron nombres pero se entiende...
El nombre de Monseñor Errázuriz fue varias veces mencionado en la conferencia de prensa, las víctimas acusaron al ex arzobispo de Santiago de ser el máximo encubridor del padre Karadima y por ello un "criminal" que está libre sólo porque han prescrito sus delitos.
"Le pido públicamente al presidente de mi país que tome la decisión más sabia y apruebe la ley de imprescriptibilidad de los abusos", clamó James Hamilton.
La periodista Elizabetta Pique, del periódico La Nación, entrevistó a Juan Carlos Cruz antes de la reunión con el papa jesuita...
¿Cómo se siente después de tanto tiempo maltratado y ahora a punto de pasar varios días con el papa, como invitado especial?-, le pregunta.
-Reconozco que este es un hecho inédito, que un papa diga "me equivoqué" y nos invite a los tres, y a mí en concreto, a estar con él varios días, me parece un gesto enorme. Estoy muy agradecido y emocionado.
¿Qué piensa decirle?
Espero poder decirle lo que uno vivió, lo que uno sufrió, lo mal que uno lo pasó. Me gustaría transmitirle que yo he tenido amigos que se suicidaron por esto, pero muchos culpables siguen ahí, libres....
En la carta que les escribió a los obispos chilenos, el Papa admitió haberse equivocado debido a la falta de información veraz y equilibrada... ¿A quién se refería?
-Para mí no es ninguna pregunta: al cardenal (Francisco) Errázuriz, quien manipuló información, malinformó al papa, al nuncio Ivo Scapolo, que ha sido un desastre para Chile, al cardenal (Ricardo) Ezzati y a una cultura entre los obispos de esconder pedófilos en sus diócesis y de difamar a las víctimas.
Agregó... "Errázuriz tiene que salir del G-9, el consejo de nueve cardenales asesores del papa, es una bofetada que siga ahí...".
En los próximos días -del 14 al 17 de mayo-, Francisco recibirá también en el Vaticano a 33 obispos chilenos...
Se esperan renuncias, y quizá haya reparación del daño...

El posicionamiento de los obispos chilenos

"El papa Francisco nos llamó y los obispos iremos a Roma a escucharlo... nos ayudará a discernir cómo acompañar a las víctimas, a reparar el mal causado y tomar medidas que ayuden a recomponer la comunión eclesial, aseguró Santiago Silva Retamales, presidente de la Conferencia Episcopal de Chile. En un editorial hecho público el sábado 28 de abril, Silva  agregó que "recibir una invitación porque hay cosas que como iglesia chilena no estamos haciendo bien, no tiene nada de agradable", aunque "buscaremos los mejores caminos para animar la identidad y quehacer del discípulo misionero y el caminar hacia una Iglesia en Chile que sea testimonio creíble de la vida nueva del Resucitado".
Aunque se dijo que no habría comunicado oficial por parte del papa, se espera se pronuncia sobre las modificaciones y cambios que hará a la Iglesia en Chile, los hará cuando tenga a los obispos de frente... Se espera la renuncia del cardenal Ricardo Ezzatti, arzobispo de Santiago.
O sea, que este capítulo no se cierra aún...
Por cierto, atrás muy atrás quedó aquella declaración a los medios de las tres víctimas cuando  dijeron que ¡lo que ha hecho el papa hoy, es ofensivo y doloroso!
La reacción fue porque el papa Francisco había calificado de "calumnias" las acusaciones contra el obispo chileno Juan Barros, quien ha sido señalado de haber encubierto los abusos sexuales de Karadima.
"El día que me traigan una prueba contra el obispo Barros, voy a hablar. No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia. ¿Está claro?", declaró el líder de la Iglesia católica a los periodistas minutos después de haber llegado a la ciudad de Iquique, donde ofició la última misa de su gira apostólica por Chile.
Se vale rectificar, Francisco lo hizo... Ahora debe actuar...
Posdata...
El padre Fernando Karadima hoy de 87 años fue declarado culpable en 2011 por haber abusado de menores mientras ejercía su ministerio en la parroquia de El Bosque, en Santiago de Chile, en los años ochenta. La investigación de la Congregación para la Doctrina de la Fe inició la investigación en julio de 2010 y concluyó con un decreto dado a conocer el 16 de enero de 2011, que reza:
1. Sobre la base de las pruebas adquiridas, el Rvdo. Fernando Karadima Fariña es declarado culpable de los delitos mencionados en precedencia, y en modo particular, del delito de abuso de menor en contra de más víctimas, del delito contra el sexto precepto del Decálogo cometido con violencia y de abuso de ministerio a norma del canon 1389 del CIC.
2. En consideración de la edad y del estado de salud del Rvdo. Fernando KaradimaFariña, se considera oportuno imponer al inculpado de retirarse a una vida de oración y de penitencia, también en reparación de las víctimas de sus abusos.
3. Se impone también, de acuerdo al canon 1336 1, 3o, la pena expiatoria de prohibición perpetua del ejercicio público de cualquier acto de ministerio, en particular de la confesión y de la dirección espiritual de toda categoría de personas.
4. Además, se impone la prohibición de asumir cualquier encargo en la Unión Sacerdotal del Sagrado Corazón.
5. En caso de no observar las medidas indicadas, el inculpado podrá recibir penas más graves, no excluida la dimisión del estado clerical...
Empero, como sabemos el sacerdote no cumplió ninguna pena en la justicia civil porque sus delitos habían prescrito.
Aunque no se han dado a conocer detalles sobre los cargos, este martes primero de mayo, un tribunal de Melbourne resolvió que hay suficientes pruebas para enjuiciar al cardenal George Pell por presuntos abusos cometidos entre 1976 y 1980, cuando se desempeñaba como sacerdote, y luego cuando fue arzobispo de esa ciudad de Australia (1996-2001).
Por ley, no se han revelado exactamente los hechos que se le imputan al prelado, que se remontan a décadas atrás, aunque las autoridades indicaron que implicaban a "múltiples denunciantes" por "delitos sexuales históricos".
Se presume que se trata de abusos sexuales a menores ocurridos entre las décadas de 1970 y 1980 en Ballarat, ciudad donde nació el cardenal, y a fines de la década de 1990 e inicios de 2000 en la diócesis de Melbourne, donde fue arzobispo.
Cerca de la mitad de las audiencias preliminares que hubo en Melbourne fueron a puertas cerradas, la prensa sólo tuvo acceso a las sesiones públicas, en las que el defensor del cardenal Robert Richter atacó a los denunciantes, acusándolos de mentir y de crear una campaña contra la Iglesia.
Pell vive en un seminario en Sidney y se encuentra libre bajo fianza. Tiene prohibido salir de Australia y ha entregado su pasaporte a las autoridades, según el tribunal.
En junio del año pasado, el Papa Francisco otorgó a Pell un periodo de excedencia del cargo de prefecto de la Secretaría de Economía para que se pudiera defender. Incluso, el cardenal renunció a la inmunidad de la que podría gozar por ser ciudadano del Vaticano y dejó momentáneamente su cargo.
La oficina de prensa de la Santa Sede declaró que ésta tomó nota de la decisión emanada de la autoridad judicial en Australia.
El cardenal Pell, como cualquier otro acusado, tiene el derecho al del debido proceso. 
Sobre el tema...

No hay comentarios.: