Ir al contenido principal

Clausura y Apertura de Cursos de los Planteles del Sistema Educativo Militar

El Presidente Calderón durante la Clausura y Apertura de Cursos de los Planteles del Sistema Educativo Militar
Ciudad de México, 14 de septiembre del 2012
Señor Senador Ernesto Cordero Arroyo, Presidente del Senado de la República.
Señor Diputado José González Morfín, Vicepresidente de la Cámara de Diputados.
Ministro Fernando Franco González, Representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
General Guillermo Galván Galván, Secretario de la Defensa Nacional.
Almirante Mariano Francisco Saynez Mendoza, Secretario de Marina.
Señoras y señores Secretarios.
Señora Procuradora.
General Eduardo Zárate, Director General de Educación Militar.
General Sergio Martínez Castuera, Director General del Heroico Colegio Militar.
Honorables integrantes del presídium.

Señores Generales, jefes, oficiales, cadetes y tropa.

Jóvenes integrantes del Sistema Educativo Militar.

Distinguidas y distinguidos invitados especiales.

Señoras y señores:

Hoy, es la última ocasión que, como Presidente de la República y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, tengo el honor de celebrar con ustedes la Ceremonia de Clausura y de Apertura de Cursos del Sistema Educativo Militar.

Como siempre, lo hago con un orgullo enorme y con una gran satisfacción.

Orgullo, de ver que nuestra querida Patria tiene en ustedes, soldados de México, la esperanza cierta de un futuro en el que la seguridad nacional y el imperio de la ley sean, precisamente, la tierra pródiga para el bienestar anhelado de nuestro pueblo.

Satisfacción, también, al constatar que los institutos militares preservan su gran tradición como semillero de patriotas, de mujeres y hombres que orgullosamente portan el uniforme del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicanos, y viven consagrados al servicio de la Nación.

Satisfacción, porque estos institutos han protagonizado en estos años recientes un gran esfuerzo de transformación y de modernización.

Hoy, ingresan al Sistema Educativo Militar más de mil 700 mujeres y hombres, que inician, así, un arduo proceso de preparación e instrucción para acreditar el mérito y los valores que exige el Instituto Armado  a todas y a todos sus integrantes.

Hoy, también, se gradúan cerca de nueve mil elementos, entre Generales, jefes, oficiales, cadetes, tropa, así como becarios extranjeros y civiles que han sido formados bajo los más rigurosos procesos, y forjados, asimismo, en los más altos valores que enarbolan las Fuerzas Armadas mexicanas: la lealtad, el honor, la disciplina, el patriotismo, la justicia.

 Con ellos, suman ya 50 mil los elementos que se graduaron tan sólo en este sexenio, y que sirven ya a la Patria con una formación mejor. Lo hacen como ingenieras, ingenieros, como doctoras, como médicos, como enfermeras, como pilotos, como armeros, como oficiales y jefes de todas las armas y todos los servicios.

 Y, desde ahí, defienden, como lo dicta la Constitución, la soberanía exterior y la seguridad interior del país. Los planteles militares forman, así, soldados capaces de cumplir cabalmente las misiones que la Nación le confiere.

 Soldados que, lo mismo en desastres naturales que en la defensa de nuestras comunidades ante las más diversas amenazas, han sido ejemplo de patriotismo y de entrega, de lealtad y de sacrificio.

 Una muestra de esa entrega ha quedado inscrita, como sabemos, en las gloriosas gestas del Heroico Colegio Militar, cuya existencia ha acompañado la vida misma de México como Nación libre e independiente.

 Todos recordamos, con enorme orgullo e inspiración patriótica, precisamente, en estas fechas, la defensa del Castillo de Chapultepec, en 1847.

 Aquel 13 de septiembre, seis jóvenes cadetes dieron la mayor muestra de pundonor, de gallardía y de patriotismo al impedir que la Bandera Nacional, símbolo del México libre y soberano que defendían, cayera en manos del Ejército invasor.

 Por más de 12 horas, el Alcázar del Castillo de Chapultepec había sido asediado por el fuego enemigo. La caída del bastión resultaba inminente al sonar el toque de retirada, pero los Niños Héroes repudiaron la deshonra de entregar las armas y optaron por pelear hasta el último aliento. Prefirieron morir defendiendo su Colegio, su Bandera y la Patria misma.

 Y al ofrendar su vida en congruencia con sus valores, los Niños Héroes nos legaron la más insigne muestra de grandeza y de sacrificio.

 Pudieron huir o rendirse, pero imperó en ellos el amor a México y, con ello, el deber de defender el suelo patrio hasta exhalar el último aliento.

 Sobre estos hechos se fue construyendo la Patria, y estos hechos gloriosos enaltecen y dan vida e inspiración al Instituto Armado, y quienes portan el uniforme de soldados de México son depositarios y herederos de esta gran tradición al servicio del país.

Quizá, para algunos, la gloria sólo pertenezca al pasado. Quizá, para algunos, el heroísmo con el que al rojo vivo se ha forjado esta gran Nación, sólo tenga lugar en la historia pretérita, donde sólo ahí puedan existir estas grandes hazañas.

Sin embargo, hoy mismo, ahora mismo, en algún lugar de la intrincada geografía de México, en Tamaulipas o en Michoacán, o en Guerrero, hay ahora un grupo de soldados, muchos de ellos jóvenes, como ustedes, que en este preciso momento, quizá están arriesgando la vida para defender a México y nuestras familias, porque quizá a la vuelta del camino les espera una emboscada. Quizá, ahora mismo, están respondiendo a ese alevoso ataque, a esa celada que criminales sin escrúpulos les tenían preparada.

Todos los días, soldados de México están defendiendo al país de sus enemigos. La vida de esos soldados que en este momento corre peligro por defender a la Patria, es, también, heroica. Sí, por supuesto.

En otras circunstancias y en otro tiempo que las que enfrentaron los de Chapultepec, pero arriesgar la vida por el país, arriesgar la vida por los demás, es, sin duda alguna, un acto de heroísmo, y en ocasiones por tristeza nuestra de martirio, que quizá algunos no sepan valorar en su justa dimensión.

Pero, nosotros estamos plenamente conscientes, plenamente agradecidos por la grandeza de sus actos, por su profundo sentido patriótico. Y estamos orgullosos de ellos, como lo están sus padres y como lo están sus hijos. Y estamos dolidos profundamente, hasta el alma, por las muertes que hemos tenido que lamentar de entre sus compañeros.

Las Fuerzas Armadas son respetadas y queridas por los mexicanos, porque son una fraternidad viva en tiempos de adversidad. Porque son defensa valerosa ante cualquier amenaza, y porque su origen popular es lo que da sensibilidad a nuestros soldados para abrigar las causas más nobles y las más sentidas.

 El nuestro es Ejército del pueblo, y es un Ejército para el pueblo.

 La mayor muestra de amor a la Patria, y la dan, sin duda, al arriesgar la vida propia para proteger a las familias mexicanas de las amenazas que las acechan, fundamentalmente, la violencia irracional y homicida de los criminales.

 Fueron las Fuerzas Armadas, fueron ellas y sus hijos las que dieron un paso al frente de la Patria cuando la Nación requirió a lo mejor de sus hijos; soldados dispuestos a combatir el cáncer de la criminalidad que, por muchos años, se extendió casi impunemente, hasta enquistarse en nuestras comunidades, aún las más recónditas. Un cáncer, una plaga que amenazaba la viabilidad misma del Estado mexicano.

 Y dieron ese paso en un momento de extraordinaria complejidad, en el que una delincuencia cruel y violenta buscaba oprimir al pueblo mexicano, vulnerar sus derechos, pisotear sus libertades para someterlo a sus ambiciones y mezquinos intereses.

 Y fue de tal manera valerosa y gallarda esta acción, que ha permitido devolver la tranquilidad a cientos de comunidades que, en total indefensión, clamaban auxilio.

 Al acudir a la primera línea de batalla en la lucha contra los enemigos de México, las Fuerzas Armadas, también, abrieron la posibilidad para que el Estado mexicano iniciara un proceso indispensable, impostergable, pero, también, histórico, de fortalecimiento y depuración de las instituciones de seguridad y de justicia.

 Y pueden estar ciertos de que, a pesar de las adversidades y los momentos de profundo dolor, las futuras generaciones de mexicanos recordaran estos días como aquellos en los que México comenzó una lucha histórica para librarse de un flagelo que buscaba atarlo y someterlo a la violencia, al temor, a la criminalidad, a la ley del más fuerte y despiadado.

 La historia habrá de juzgar y recordar como lo que son, como héroes a quienes estuvieron dispuestos a ofrendar hasta la vida misma por ese alto propósito.

 Hoy, gracias a las Fuerzas Armadas, México avanza firme hacia un futuro de mayor seguridad, de libertades efectivas y, con ello, de mayor prosperidad, construido sobre la dura prueba del dolor y la adversidad que a esta generación de valientes mexicanos en las Fuerzas Armadas le ha tocado enfrentar.

 Por eso, los mexicanos estamos en deuda con nuestros soldados. Por el extraordinario valor con que han respondido al llamado de la Nación.

 Y, por ello, también, desde el primer día de Gobierno, me comprometí a velar por nuestros militares y sus familias; a velar por la tropa, con el firme propósito de ofrecer las mejores condiciones que fuesen posibles.

 Y para retribuir, así fuera sólo en parte, la patriótica entrega de nuestros soldados, en esta Administración se duplicaron los haberes del personal de tropa y se han otorgado créditos hipotecarios a los integrantes del Ejército  y la  Fuerza Aérea, para que puedan ir formando un patrimonio digno.

 Y se han otorgado becas a las hijas y los hijos de los soldados de México para que, como se lo merecen, puedan labrarse un futuro en la escuela o universidad de su elección.

 El bienestar de los elementos de nuestras Fuerzas Armadas ha sido y es un asunto de justicia elemental, un reconocimiento indispensable a quienes son pilar de la fortaleza de nuestra gran Nación.

 Hoy, quiero agradecer, especialmente hoy, y profundamente, a todas y a todos. A todos y cada uno de los soldados de México, por su disciplina, por su lealtad y por su entrega.

 La vida me ha concedido el privilegio enorme de estar al lado de ustedes, trabajando hombro con hombro por el bien y la seguridad de nuestro querido pueblo.

 

Jóvenes, que hoy han tomado la trascendente decisión de seguir la carrera de las armas:

 A ustedes, que inician esta honrosa carrera en el Sistema Educativo Militar, no puedo más que recordarles el enorme privilegio que significa servir a México, y más cuando se hace desde una Institución tan noble como el Ejército Mexicano.

 Hoy, en este mundo pleno de información y a la vez pleno de interrogantes personales y existenciales, en este complejo mundo en que ha tocado a todos vivir, subsiste como obligación primordial de cualquier persona, darle un sentido auténtico a su existencia.

 Y es, precisamente, a la edad de muchos de ustedes cuando se toman las decisiones más importantes en la vida humana.

 Y, es en estos momentos, queridos jóvenes, cuando hay que recordar, siguiendo a Aristóteles, que la tarea de todo hombre es ser feliz, pero que la máxima felicidad a la que puede aspirarse ha de encontrarse en la búsqueda del bien y en el ejercicio de la virtud.

 Cada quien ha de buscar y encontrar el sentido de la propia vida.

 A qué hemos venido a este mundo y qué significa el privilegio de haber nacido en México.

 A ustedes los ha llamado la vocación al servicio de las armas, cada uno dentro de sus propias aptitudes, cada una y cada uno en sus preferencias profesionales.

 Queridos jóvenes:

 Busquen y encuentren, en su carrera militar, el sentido de su vida. Un sentido que va más allá de ser diestro en el manejo de las armas. Encuentren el sentido de la vida, y encuéntrenlo en el servicio a México, en servir a los demás, en servir a los mexicanos, en protegerlos.

 Y en ese ejercicio de patriotismo, encuentren, también, los fundamentos de su auténtica felicidad.

 Por eso, siempre actúen congruentemente. Sean fieles a sí mismos, que implica ser fieles a sus ideales, a sus principios y a su Patria.

 A todos los miembros del Ejército Mexicano, a todos los miembros de nuestras Fuerzas Armadas, quiero darles, personalmente, las gracias por estos años de entrega y de lealtad en los que he tenido el privilegio de ser Comandante Supremo.

 

Agradezco, especialmente, al General Secretario Guillermo Galván Galván, por su lealtad y su patriotismo ejemplar.

 A todos los generales y, en particular, a quienes han cumplido su misión de mando en las regiones y zonas militares del país a lo largo de estos seis años.

 A todos los que han servido, también, en otras importantes áreas de nuestro Ejército y Fuerza Aérea.

 A los jefes y oficiales, por su invaluable servicio.

 Y a los soldados, a todos, y, particularmente, a los que en este momento están en algún punto de nuestro inmenso territorio, bajo el sol o bajo la lluvia, defendiendo a la Patria, honrando su pasado, pero, también, preservando su presente y construyendo su porvenir.

 Mi gratitud a sus familias, a las pacientes esposas, a las hijas y los hijos responsables que no se cansan de mostrarse orgullosos y, a la vez, de ser orgullo para sus padres que sirven en el Ejército.

 Mi solidaridad y mi abrazo fraterno a las viudas, a los padres y a los hijos de los soldados que, como héroes, perdieron la vida en el cumplimiento del deber, y no están con nosotros.

 A ustedes, jóvenes, que hoy abrazan la carrera de las armas, vivan intensamente, sirvan con lealtad y patriotismo, también. Aprendan desde ahora que lo más valioso que pueden adquirir en la vida y heredar a sus hijos, es un buen nombre; es una honra que no se compra con dinero.

 Entréguense vivamente a esa causa, también, y porten con gallardía, con orgullo y con mérito el uniforme, y hagan de México, y desde las Fuerzas Armadas, la Patria que debe ser.

 Con el ímpetu de nuestras tropas y regado por la sangre de nuestros héroes de ayer y de hoy, un nuevo México florecerá. Un México que está por venir, y será un México de justicia. Será un México de paz. Será un México de prosperidad, y en ese México pasearán libres, en paz y sin miedo las hijas y los hijos de los mexicanos, y con ellos, las hijas y los hijos de los soldados de México, y todas las hijas y los hijos de esta noble tierra.

 

Por ese heroísmo de ayer y, especialmente, por el de hoy, y por ese México que viene, gracias al servicio noble del Ejército y la Fuerza Aérea de nuestras Fuerzas Armadas. Por eso, México vivirá.

 Qué viva México y qué vivan nuestras Fuerzas Armadas.

 MODERADORA: El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, realizará la Declaratoria de Clausura y Apertura de Cursos del Sistema Educativo Militar.

 -PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN HINOJOSA: Hoy, 14 de septiembre de 2012, declaro formalmente clausuradas las actividades académicas de los planteles militares dependientes de la Dirección General de Educación Militar y Rectoría de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea, correspondientes al Ciclo Lectivo 2011-2012, y declaro, también, inauguradas

*

El General Secretario Guillermo Galván Galván durante la Ceremonia de Clausura y Apertura de Cursos de los Planteles del Sistema Educativo Militar

-MODERADOR: Hace uso de la palabra el General Guillermo Galván Galván, Secretario de la Defensa Nacional.

-GENERAL SECRETARIO GUILLERMO GALVÁN GALVÁN: Ciudadano Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas.

Licenciado Ernesto Javier Cordero Arroyo, Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores; licenciado José González Morfín, Vicepresidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Ministro José Fernando Franco González Salas, Representante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación; honorables integrantes del presídium; distinguidos invitados especiales a las fiestas patrias; señoras y señores; compañeros de armas.

Muy buenas tardes.

Uno de los principales baluartes en el proceso de institucionalización de las Fuerzas Armadas ha sido la educación militar. En su devenir histórico ha acumulado principios, tradiciones y experiencias que, traducidos en valores y conocimientos relacionados con la ciencia castrense, el sistema educativo militar aglutina, de manera metódica.

 

Analizar sus adelantos es transitar por una senda virtuosa. En la época posrevolucionaria experimentó una verdadera reforma, que debemos tener presente.

La actualización de la doctrina castrense, bajo la guía de connotados militares, como los generales Joaquín Amaro y Luis Alamillo Flores, entre otros, impregnó a todos los sectores del Ejército.

Imprescindible era, también, abrir espacios a otras ciencias. La apertura de diversas escuelas, como la Superior de Guerra, Médico Militar, Militar de Ingenieros y Militar de Enfermeras, cumplió este propósito.

 En 1931, se crea la Dirección General de Educación Militar, organismo responsable de imprimir directrices a la enseñanza, generar un sólido vinculo ideológico entre los dicentes de las distintas escuelas, coordinar las variadas disciplinas bajo un plan general, arraigar la unidad de doctrina e innovar métodos de enseñanza-aprendizaje.

 El establecimiento de la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea, en  1975, y del inicio del funcionamiento de su Rectoría, en 1988, dieron nuevo impulso a la modernización del Sistema Educativo Militar.

 Un resultado relevante de este proceso ascendente, entre los años 1995 y 1996, fue la instauración de la ruta profesional militar. Su seguimiento puntual, es decir, la realización en forma articulada y sucesiva de los diferentes cursos que el sistema ofrece, garantiza la consecución del perfil que para cada jerarquía, arma, servicio o especialidad debe poseer el personal militar.

 Además, su observancia facilita la aplicación de la Ley de Ascensos. Así, la capacidad de antecedentes académicos de cada uno de los militares constituyen aspectos tangibles que, adicionados a otros elementos de juicio, se toman en cuenta para el otorgamiento de los ascensos en tiempo de paz.

 La educación militar, con filosofía y doctrina propias, como recurso estratégico, coadyuva al eficiente cumplimiento de las misiones generales que tenemos asignadas.

 Impulsa lo individual y colectivo al cumplimiento del deber, incluso, hasta el sacrificio de la propia vida. Inculca y arraiga el sentido de pertenencia hacia el Instituto armado, acendrando los valores universales y de la milicia hasta convertirlos en virtudes inherentes al quehacer castrense.

 Provee el saber de las ramas de la estrategia, la táctica, la orgánica y la logística; y desarrolla la vocación de servicio hacia la comunidad; origen y razón de ser del Instituto armado.

 Para alcanzar estos fines, el Sistema Educativo Militar se integra con centros de estudios de formación, capacitación, actualización, especialización y de perfeccionamiento en los niveles medio, superior y de postgrado.

 En sus aulas se imparte una enseñanza de vanguardia, humanista, diversificada y flexible, pero a la par exigente en aras de la calidad y la excelencia.

 Para complementar su instrucción en materias muy específicas, el militar concurre a planteles educativos civiles y militares, nacionales y extranjeros.

 La educación, ciertamente, fortifica, pero sin ética es estéril y frustránea. Por ello, en su curricula los planes y programas de estudio incluyen una nutrida carga de teoría y praxis axiológica.

 Contenidos diversos se aplican asimismo, a lo largo de la carrera para formar al joven militar con suficiente capacidad física y mental, con sinergia e iniciativa, con entrega de ánimo, talante optimista y probidad para salvaguardar, sin vacilación alguna, los supremos intereses del país.

 También, desarrollan en él las capacidades de análisis y síntesis para procesar la información que recibe, y tome decisiones oportunas y ecuánimes, particularmente, en casos de necesidades públicas, aspectos de seguridad y en auxilio a la población en siniestros o riesgos graves.

 Los educandos, desde sus primeros estudios, repasan las efemérides que han engarzado la historia nacional. De esta manera se consolidan en ellos las emociones y los sentimientos patrios, y se troquela la conciencia moral y ética de quienes habrán de custodiar el legado de nuestros ayeres, que es el México de hoy.

 Con esta aplicación cognoscitiva generamos mejores soldados, líderes solventes y experimentados mandos. Así, la Institución crece y alcanza nuevos estándares que extienden sus horizontes de desarrollo.

 En la presente Administración elevar el nivel profesional de los militares ha sido prioridad. En ese propósito, a partir del ciclo lectivo 2011, los alumnos de este Heroico Colegio Militar y de las escuelas militares de aviación, enfermeras y oficiales de sanidad, egresan con una licenciatura en sus respectivas especialidades.

 A fin de cumplir con los créditos que para este nivel de escolaridad establece la Ley General de Educación, se actualizaron los contenidos académicos de los cursos de formación, y se amplió su duración a cuatro años.

 

Acorde con ello, se homologó la jerarquía para que a todos los egresados de los planteles con similar nivel de estudios, se les otorgue el grado de Subteniente del arma o servicio respectivo. Ambas reformas se sustentan en los principios de igualdad y justicia.

 Otro objetivo de gran trascendencia que hace palpable nuestro apego a la política del Gobierno Federal, en materia de equidad y perspectiva de género, fue el de considerar el ingreso de personal femenino a ocho centros de estudios más.

 Ahora, las oportunidades de desarrollo de nuestras compañeras de armas se ensanchan considerablemente y, en algunos escalafones, pueden alcanzar jerarquías superiores, incluyendo el Generalato.

 Consecuentemente, tienen ya la posibilidad real de acceder al cargo de alto mando del Ejército y Fuerza Aérea Nacionales.

 Atendiendo a las realidades y necesidades que vive el país, se modificó la temática del curso que se imparte en el Colegio de Defensa Nacional, ajustando su denominación a Maestría en Seguridad Interior y Defensa Nacional.

 Por los mismos motivos, en la Escuela Nacional de Guerra se actualizó el plan y programa de estudios del Curso Superior de Guerra cambiando su designación a la de Curso de Estado Mayor Conjunto, que le es más propio.

 Todos estos avances nos impelen a servir mejor. De ahí que, con acucioso rigor, asentemos en nuestros informes de labores anuales los adelantos implementados en materia educativa.

 Somos muy conscientes del esfuerzo que realiza la Federación para dotarnos de recursos del erario a fin de que en nuestros planteles se forjen mexicanos para el noble servicio de las armas.

 Distinguimos, valoramos y agradecemos este afán que nos motiva a ser visionarios, escrupulosos, racionales y transparentes en la planeación-ejercicio de los presupuestos destinados al sistema educativo militar.

 Sabemos que estamos bajo el ojo crítico y el escrutinio permanente de quienes servimos. Ese apego nos permite acrecentar y fortalecer nuestras relaciones cívico-militares en aras de la transparencia y rendición de cuentas.

 Seguros estamos, que es la mejor forma de mantener la confianza con la que usted, señor Presidente, y nuestros compatriotas, nos distinguen en su más alta percepción.

 

Con beneplácito informo que hoy egresan, de los 329 cursos que se imparten en 49 planteles, ocho mil 762 militares que asumirán de inmediato las responsabilidades de las nuevas comisiones que les serán asignadas en el marco de nuestras misiones generales.

También, finalizan sus estudios 109 becarios de la Armada de México, 51 civiles nacionales y 43 extranjeros.

Compañeras y compañeros de armas graduados.

Los felicito, por concluir sus estudios y avanzar, con paso firme en las rutas profesionales que han elegido. En sus pertrechos educativo y cultural portan ya la comprensión cabal de cuáles son las funciones del Instituto Armado en un  Estado moderno y con porvenir, como lo es nuestro México.

Las capacidades adquiridas facilitarán su rápida inserción en los más diversos cargos y ambientes laborales, con la contundencia que exige el cumplimiento del deber.

Anticípense, con inteligencia, a los retos que habrán de enfrentar y asúmanlos sin contradicciones, con entereza y decisión. Ejerzan su autoridad con responsabilidad. Trabajen en equipo, con espíritu de cuerpo y sin protagonismos.

 

Fomenten la colaboración y ejerzan el liderazgo que aquí se les imbuyó para que sus subalternos actúen, en toda circunstancia, con persistencia e integridad.

Condúzcanse, siempre, con lealtad, espíritu de sacrificio y determinación. Generen confianza y credibilidad en sus mandos, en sus subalternos y compañeros, pero, principalmente, en la población.

Den sentido a su proyecto de vida. Vayan con el orgullo de pertenecer a una de las instituciones nacionales por excelencia. Que nada los desvíe de esta nueva marcha que hoy inician. Sólo así, lograrán sus objetivos.

A los compañeros de la Armada de México, personal civil y becarios de países amigos:

Les expresamos nuestro deseo de que el Sistema Educativo Militar haya satisfecho, plenamente, sus expectativas profesionales.

A quienes, con prospectiva y ahínco, continúan o inician su preparación:

Los arengo para que inviertan en ella todos sus atributos, en beneficio del país, de la Institución  y del suyo propio.

Señor Presidente de la República:

 

Mucho de lo que la Nación ha logrado es producto de su educación. Coincidimos plenamente con su tesis de que cada estudiante que aprovecha al máximo su escuela y sus estudios, es una esperanza para México; es una garantía de bienestar y de progreso para la familia y para su comunidad. Este juicio aplica cabalmente en el ámbito castrense.

En este marco que sintetiza la evolución educativa de la milicia, le expresamos nuestra gratitud por los invaluables apoyos que nos ha proporcionado para que la Fuerza Armada permanente mantenga un desarrollo acorde a los tiempos y capacidades del país.

Hago propicia la ocasión para agradecerle, también, los inéditos beneficios que en haberes, salud, becas y vivienda, nos ha otorgado para que, junto con nuestras familias, tengamos una mejor calidad de vida.

Asimismo, le manifiesto a nombre de las mujeres y hombres del Ejército y la Fuerza Aérea el reconocimiento amplio a su innato y firme liderazgo puesto de manifiesto en los difíciles momentos que ha confrontando durante su Gestión Gubernamental. Usted manda, y manda bien.

Le reiteramos, señor Presidente, al igual que a las demás instituciones del país y a la población, nuestra lealtad confiable y fortalecida.

Amable auditorio:

La función desarrollada por la educación militar, nos ha permitido adquirir con plena confianza un perfil institucional y estar capacitados para confrontar con éxito los retos de este Siglo XXI.

 

Mantenemos un constante crecimiento cualitativo para formar excelentes y patrióticos soldados, buenos ciudadanos, que sólo ambiciona orientar su destino a garantizar la seguridad de los mexicanos.

Todos los días, miles de ellos se suman a la labor que millones y millones de paisanos realizan en favor del desarrollo nacional.

Nos esmeramos en las tareas, inspirados en nuestro origen popular y en los cometidos que tenemos asignados. Somos parte de una gran sociedad, cada vez más informada, plural, participativa y exigente.

 

Enhorabuena, porque esta sociedad se interese en los asuntos públicos de sus Fuerzas Armadas. Ello nos congratula.

Somos Fuerzas Armadas de verticalidades con México. Quien falla nos agravia a todos. Y, por eso, sin excepción, somos extremadamente estrictos en el acatamiento del Estado de Derecho y en el respeto de las garantías fundamentales de la gente.

Los miembros del Instituto armado nos sentimos muy orgullosos de ser parte de este gran país que avanza con rumbo y convicción. México tiene a sus Fuerzas Armadas donde las necesita y como las requiere.

Señor Presidente:

El Sistema Educativo Militar ha cumplido, una vez más, con la misión asignada.

Muchas gracias.

-MODERADOR: Para amenizar este evento, escuchemos la Marcha Militar Patria Libre, a cargo de la Banda de Música y Coro de la Secretaría de la Defensa Nacional.

 (PIEZA MUSICAL)

-MODERADORA: A continuación, el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos hará entrega de patentes, nombramientos, títulos, certificados de estudio y diploma, al personal que obtuvo el primer lugar en los diferentes planteles del Sistema Educativo Militar.

(ENTREGA DE DOCUMENTOS)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…