Ir al contenido principal

Su colosal fortuna, tan inasible como él

Revista Proceso # 2021, 25 de julio de 2015..
Su colosal fortuna, tan inasible como él/CARLOS ACOSTA CÓRDOVA
Nadie conoce con exactitud el monto de la fortuna de Joaquín Guzmán Loera y la riqueza del cártel que lidera junto con su compadre Ismael El Mayo Zambada. La revista Forbes lo intentó sin éxito, de ahí que esa cifra sea tan nebulosa como el mismo capo. Hasta ahora los analistas sólo conocen datos fragmentados sobre las empresas del líder del Cártel de Sinaloa y sus socios dentro y fuera del país.
 De Joaquín Archivaldo Guzmán Loera se dice que mueve más drogas que el capo colombiano Pablo Escobar en sus mejores tiempos.
También, que el Cártel de Sinaloa, liderado por él e Ismael El Mayo Zambada, es responsable de la mitad de los narcóticos ilegales que entran a Estados Unidos desde México, y que, en particular, cerca de 90% de la cocaína que se consume en Estados Unidos proviene de México, en su mayor parte a través de las organizaciones de Guzmán Loera.
Sin embargo, nadie –ninguna institución, dependencia, gobierno o centro especializado– ha podido calcular la fortuna del “enemigo público número uno”, el “criminal más buscado en el mundo”, por cuya captura el gobierno mexicano ofrece una recompensa de 60 millones de pesos y el gobierno estadunidense 5 millones de dólares.

 Forbes, la revista neoyorkina especializada en negocios y famosa por sus célebres listas de los hombres y mujeres más ricos del mundo, así como de los más poderosos e influyentes, lo intentó alguna vez, pero luego se retractó.
 En 2009 incluyó al Chapo Guzmán por primera vez en The World’s Billionaires List, con una fortuna de mil millones de dólares –el mínimo para aparecer en sus páginas– y lo ubicó en el lugar 701.
 En esa ocasión, Forbes argumentó que en 2008, traficantes mexicanos y colombianos vendieron droga a Estados por un monto que pudo fluctuar entre los 18 mil millones y los 39 mil millones de dólares. Y que fácilmente al Chapo le habrían dejado un mínimo de mil millones de dólares.
 Los dos años siguientes Forbes lo mantuvo en su lista con el mismo monto, pero en lugares más abajo: 937 en 2010 y en el sitio mil 140 en 2011.
 También la revista estadunidense publica cada año una lista de las personas más poderosas e influyentes del mundo, independientemente del monto de su fortuna, y en ella incluye a presidentes, líderes religiosos, políticos y sociales.
 En 2010 y 2011 la revista enlistó al Chapo Guzmán en los lugares 60 y 55, respectivamente. En esos años ocuparon el primer lugar el presidente chino Hu Jintao y el mandatario estadunidense Barack Obama, en ese orden.
 De acuerdo con la lista de 2011, Guzmán Loera resultó más poderoso e influyente que el primer ministro japonés Yoshihiko Noda y el entonces presidente de Rusia, Dimitry Medvedev, así como de Tim Cook, director general de la poderosa firma tecnológica Apple.
 Sin embargo, para 2012 Forbes decidió ya no incluirlo en sus listas de los billonarios del mundo. Reconoció que era imposible calcular sus bienes materiales y financieros y que no había metodología capaz de dar seguimiento y cuantificar una fortuna que se mueve en su mayor parte de manera subterránea.
 Otro argumento que dieron los directivos de la revista –en 2014– es que Forbes, al enlistarlo, “había contribuido a forjar la ‘leyenda negra’ del narcotraficante. Que involuntariamente contribuyeron a aumentar la fama del Chapo Guzmán, el criminal más buscado del mundo.
 “Pero esa nunca fue la intención”, dijo en marzo de ese año Edward de Valle II, vicepresidente de Forbes Américas.
 Es prácticamente imposible cuantificar una fortuna que deriva de flujos impresionantes de dinero en efectivo que escapan al control y supervisión de las autoridades; de la creación de empresas fantasma, muchas de las cuales se crean para una operación delictiva específica y desaparecen en cuanto se concreta esa operación; de empresas legalmente constituidas y que pagan impuestos pero que sirven lo mismo para lavar dinero que para la propia distribución de las drogas.
 Peor, si esas empresas, unas 300, se hallan en 12 países de América y en España.
 Cifras escurridizas
 Y si es difícil rastrear los ingresos del Chapo y el Cártel de Sinaloa, lo es más estimar sus gastos. Difícil resulta saber cuánto pagan Guzmán Loera y su organización a sus socios, principalmente latinoamericanos –colombianos, sobre todo– por las drogas que les compran y luego venden en Estados Unidos.
 Nadie puede saber cuánto paga El Chapo a unas 150 mil personas, entre empleados y contratistas que trabajan para él, según el investigador Malcom Beith. El dato fue recogido por Patrick Radden Keefe en un artículo publicado en el New York Times Magazine en junio de 2012.
Menos aún puede saberse cuánto pagó y sigue pagando El Chapo por sobornos que ha repartido generosamente a diestra y siniestra en el tiempo. Es de conocimiento público que el Cártel de Sinaloa hace pagos regulares a autoridades federales, estatales y municipales para evitarse problemas y trabajar aun con más seguridad.
Escribió Radden: “Cuando la DEA hace varios años realizó una encuesta interna entre sus 50 mejores agentes e informantes y les pidió que nombraran el factor más importante para el funcionamiento de un negocio de la droga, le respondieron de manera abrumadora: la corrupción.
“En un juicio en 2010, un exoficial de policía de Juárez, Jesús Fierro Méndez, reconoció que él había trabajado para (el Cártel de) Sinaloa. ‘Cuando un abogado le preguntó: ¿Los cárteles de la droga tienen a la policía en la nómina?’. ‘A todos ellos’, contestó Fierro Méndez.”
También es un enigma el gasto que ha destinado El Chapo para pagar a arquitectos, ingenieros, otros expertos y trabajadores de la construcción por los más de 100 narcotúneles que ha hecho en su carrera delictiva, algunos de los cuales inclusive cruzan la frontera con Estados Unidos.
 Según Radden, “el túnel en Douglas (Arizona) constituye la obra maestra del Chapo, es un emblema de su ingenio creativo. Veinte años después, los cárteles siguen excavando en la frontera, donde más de un centenar de túneles han sido descubiertos en los años transcurridos desde el primero construido por El Chapo. Los túneles son ventilados y con aire acondicionado, y algunos cuentan con rieles que se extienden hasta un kilómetro para dar cabida a las toneladas de carga en tránsito”.
 Ese pasadizo, construido a finales de 1980, fue un parteaguas en la logística del Chapo para enviar droga a Estados Unidos de manera rápida y segura, por lo que incrementó fuertemente su demanda de estupefacientes a los narcos colombianos.
 Cuenta: “A finales de 1980, El Chapo contrató a un arquitecto para diseñar un paso subterráneo de México a Estados Unidos. Lo que parecía ser un grifo de agua fuera de la casa de un abogado del cártel en la ciudad fronteriza de Agua Prieta, fue de hecho una palanca secreta que, cuando se movía, activaba un sistema hidráulico que abría un acceso oculto debajo de una mesa de billar dentro de la casa. El pasaje se extendía más de 200 metros, justo debajo de las fortificaciones a lo largo de la frontera, para surgir dentro de un almacén de propiedad del cártel en Douglas, Arizona.
 “Cuando esta nueva ruta estuvo completa, El Chapo dio instrucciones a Martínez (Miguel Ángel, uno de sus subalternos de más confianza y quien se dedicaba a pilotar una avioneta del Chapo para transportar droga) para llamar a los colombianos.
 “‘Diles que envíen toda la droga que puedan’, dijo. Como los envíos se multiplicaron, (el Cártel de) Sinaloa adquirió una milagrosa reputación por la velocidad con la que podía hacer pasar los inventarios a través de la frontera. ‘Antes de que los aviones llegaran de regreso a Colombia, la cocaína ya estaba en Los Ángeles’, se maravilló Martínez”, escribió Radden.
 Descubiertos los narcotúneles por autoridades estadunidenses y mexicanas, a Guzmán Loera no le faltó imaginación para seguir moviendo droga. Se dio el lujo de abrir una fábrica de conservas en Guadalajara en la que producía miles de latas de chiles jalapeños con el nombre de “Jalapeños Comadre”.
 Lo que hacía en realidad era rellenar las latas con cocaína, selladas al vacío, y las enviaba a tiendas de abarrotes propiedad de mexicanos en California, según Radden.
 Y agregó: “Enviaba drogas en compartimientos hechos a la medida, en camiones de refrigeración con remolque, en chasises de automóviles y en camiones de pescado (que los inspectores de control no deseaban detener por mucho tiempo). Envió drogas por la frontera en trenes de carga, a almacenes del cártel en Los Ángeles y Chicago, en coches de ferrocarril que ruedan y descargan directamente en el interior. También envió drogas a través del servicio postal FedEx (Federal Express)”.
 La logística, estructura y organización de una agrupación criminal como el Cártel de Sinaloa complica el rastreo de ingresos y gastos derivados del trasiego de drogas, por lo que es difícil calcular la fortuna de un líder del narco como El Chapo.
 Son múltiples, variadas y aun sofisticadas las maneras en que el Cártel de Sinaloa recibe la droga de sus socios latinoamericanos, para llevarlas luego a Estados Unidos.
 Escribió Radden: “En un primer momento, la organización del Chapo controlaba una ruta de contrabando simple; ésta iba por el oeste de México a Arizona. En 1990 movía mensualmente tres toneladas de cocaína en la frontera, y desde allí a Los Ángeles.
 “El (Cártel de) Sinaloa se ha distinguido siempre por ser el más ecléctico en cuanto a los medios empleados para el transporte de drogas. Trabajando con los proveedores colombianos, los operadores del cártel trasladaban cocaína a México de diversas maneras: en pequeñas avionetas privadas, en equipajes, como contrabando en vuelos comerciales, y hasta en aviones 747 propios, que podían llevar hasta 13 toneladas de cocaína.
 “Usaron contenedores de barcos, buques pesqueros, lanchas rápidas y submarinos semisumergibles de crudo en un primer momento, y luego submarinos totalmente sumergibles, con diseños concebidos por ingenieros, construidos en lugares encubiertos en la Amazonia, enviados por piezas a través del río para ser ensamblados a lo largo de la costa.
 “Estos navíos pueden llegar a costar más de 1 millón de dólares. Sin embargo, los traficantes los consideran descartables. En el caso de ser interceptados por la Guardia Costera, un sujeto a bordo está encargado de tirar de una palanca que hace que se hunda la carga y, con ella, las pruebas del delito. Sólo la tripulación queda flotando en el agua, a la espera de ser recogidos por las autoridades”.
 Empresas y socios
 Desde principios de la década pasada, la Oficina para el Control de Bienes de Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha llevado un riguroso control de los negocios del Chapo en México y en otros países, sobre todo Colombia.
 Negocios –legales inclusive, con registro fiscal– que servían para lavar dinero y distribuir drogas.
Por ejemplo, en diciembre de 2011 detectó cuatro empresas, dos en México y dos en Colombia. Las de México eran negocios de estética para automóviles: Estetic Carr de Occidente, S.A. de C.V., y Estetic Car Wash, S.A. de C.V. (RFC: ECW03022L81), ambas ubicadas en Zapopan, Jalisco. Eran manejadas por Agustín Reyes Garza, Don Pilo.
Las de Colombia eran de un giro totalmente distinto: Agropecuaria La Cruz, S.A. y Criadero Las Cabañas, LTD (criadero de avestruces), ambas con registro fiscal y eran dirigidas por el narco colombiano Néstor Alonso Tarazona Enciso. Las dos en Bogotá.
De hecho, no hubo giro comercial que no abarcaran los negocios del Chapo y sus socios de otros países. A través de su socio colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa, alias Elkin de Jesús López Salazar, y los subordinados de éste dirigían empresas financieras y comerciales como éstas: As Inversiones, S.A.; CBM de Colombia, S.A; CI Planeta Comercial, S.A.; Productos Kibony, S.A.; RDI, S.A., y T&T Andina, S.A. Todas en Bogotá.
En Ecuador tenían negocios que facilitaban el transporte de drogas. Éstos eran legales y se hallaban registrados ante la autoridad fiscal: Comercializadora Empresarial Team Business, S.A., Negocios Internacionales del Ecuador Nidegroup, S.A., y Snack Party, los tres ubicados en Quito,
En la capital de Panamá operaban a Grupo Mundo Marino, S.A. En Montevideo, Uruguay, a Genética del Sur, S.A., con una sucursal en la provincia de Lavalleja. Y en México a International Group Oiralih, S.A. de C.V., ubicada en Huixquilucan, Estado de México.
Para el trasiego de drogas a través del mar, el socio hondureño de Guzmán Loera, Carlos Arnoldo Lobo, se valía, entre otras, de empresas dedicadas a la construcción de buques de pesca y de maquinaria marítima compleja de alta tecnología. Esto fue detectado por la OFAC en abril de 2014. Lobo tenía en su país residencias y vehículos de lujo.
En 2011, esa dependencia estadunidense informó que el socio Jorge Luis Llanos Gazi, de nacionalidad mexicana y colombiana, controlaba en México Audio Alarmas, S.A. de C.V., en Zapopan, y Basaltos Tonalá, S.A. de C.V., en Tonalá, Jalisco; esta última proveedora de las empresas constructoras del Chapo.
Esos son apenas unos ejemplos. Pero lo detectado por la OFAC es una insólita y variada gama de giros comerciales en los que han incurrido Guzmán Loera y el Cártel de Sinaloa.
Nada más por apuntar algunos: lecherías, negocios de arte, guarderías, inmobiliarias, comercializadoras, restaurantes, arrendadoras, centros comerciales, casas de empeño, autódromos, parques acuáticos, criadero de avestruces, clubes deportivos, empresas de aeronáutica, farmacéuticas, distribuidoras de medicinas, crianza de caballos, hoteles en México y Colombia…
También se incluyen firmas de servicios financieros con filiales en México, en Miami, Florida, y Madrid, Panamá y Colombia; gasolineras, empresas mineras, boutiques, aerolíneas, constructoras, compañías turísticas, haciendas, empresas importadoras y exportadoras, y negocios de autopartes.
El Chapo y sus aliados sudamericanos cuentan asimismo con fundaciones filantrópicas, como Salva la Selva y Bienestar para el Porvenir. 


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.