Ir al contenido principal

Contradicciones de la Iglesia*/ENRIQUE MAZA

Contradicciones de la Iglesia*/ENRIQUE MAZA
La realidad de la Iglesia Católica sigue siendo de importancia suprema para la mayoría de los mexicanos, al menos nominalmente. En la verdad de las cosas, quizá no lo sea para tantos. Socialmente, sin embargo, como fuerza que influye hondamente todavía en los procesos históricos, culturales y sociales del país, por los condicionamientos profundos que ha creado y que mantiene, la Iglesia sigue teniendo importancia. Borrarla prejuiciadamente de la correlación de fuerzas en este país, sería, por lo menos, ingenuo. De ahí la necesidad de analizar lo que en ella pasa.
En las últimas semanas, el Vaticano ha hecho tres afirmaciones de especial interés. Dos de ellas, a propósito de su negativa a la ordenación de las mujeres. La otra, en su anuncio del nuevo Código de Derecho Canónico o cuerpo de leyes centrales de la Iglesia.

Una de las razones para negar la ordenación femenina fue no sólo que Jesucristo es hombre, sino que lo sigue siendo. Esta es la primera afirmación importante, al margen del sinsentido de la razón en lo que se refiere al sacerdocio femenino. Lo notable de la afirmación vaticana es su contradicción por la doctrina tradicional de la Iglesia sobre la resurrección, a pesar de los esfuerzos que hace el documento por evadir el problema en que se mete. No importa ahora lo que cada quien piense sobre la resurrección misma, ni si está o no de acuerdo con esa doctrina. Lo que importa es que un documento del Vaticano contradice la doctrina que la Iglesia tiene como revelada y tradicional, y lo hace en nombre de la Tradición que dice defender y en la que se apoya.

La doctrina de la resurrección –no importa en este momento lo que cada quien piense de ella– expresa la fe en la restauración integral de la persona, a través de una transformación del cuerpo en algo espiritual, incorruptible, inmortal, por la que ya no habrá ni hombre ni mujer, ni judío ni griego, ni amo ni esclavo. Es decir, expresa la fe en la plenitud total de una humanidad nueva, en la que las diferencias de sexos, de clases, de razas, de religiones o de lo que sea, serán absolutamente inexistentes. Sin embargo, el documento vaticano atribuye a la masculinidad resucitada de Jesucristo un papel no sólo determinante, sino aun discriminante, en contradicción con la doctrina. Lo importante es esa contradicción doctrinal en el documento.

La segunda afirmación, en el anuncio del nuevo Código, al menos como nos ha llegado –aunque no parece haber razón para dudarlo– es que, en la Iglesia, “no hay lugar para una objeción de conciencia fuera de la obediencia”. Aparte del hecho de que la objeción de conciencia es siempre fuera y en contra de la obediencia, la doctrina de la Iglesia, en un documento del Concilio Vaticano II, firmado por Paulo VI, dice así: “Todos los hombres han de estar inmunes de coacción, tanto por parte de personas particulares como de grupos sociales y de cualquier potestad humana, y esto de tal manera que en materia religiosa ni se obligue a nadie a obrar contra su conciencia ni se le impida que actúe conforme a ella”. Aquí, el Papa afirma la primacía de la conciencia sobre “cualquier potestad humana” y, por tanto, de la objeción de conciencia, y en su nuevo discurso la niega. Otra vez, la contradicción doctrinal.

La tercera afirmación del Vaticano es aún más seria en el documento de la ordenación femenina, aunque su bien cuidada fraseología quiere evitar el problema otra vez. Por más que se le den vueltas a la frase, lo que viene a decir, en resumen, es esto: Las estructuras de la Iglesia son de origen sobrenatural y, por tanto, las ciencias humanas poco o nada tienen que aportar a su realidad de fe. Esta afirmación no parece concordar con la sacramentalidad de la Iglesia. Otra vez independientemente de lo que cada uno piense sobre ella, la doctrina oficial tradicional afirma que la Iglesia es sacramento de lo sobrenatural.

Sacramento es un signo visible, tangible, natural, material, histórico, social, cultural. De ahí que las estructuras de la Iglesia –como es históricamente constatable– sean, por necesidad estricta de existencia, materiales. Pero al afirmar que las estructuras son sobrenaturales, se niega que la Iglesia sea sacramento de lo sobrenatural, signo visible de lo sobrenatural, para convertir a la Iglesia y a sus estructuras materiales en lo sobrenatural. Se contradice una doctrina con la otra. La Iglesia no es signo, símbolo, de lo sobrenatural, sino que la Iglesia es lo sobrenatural. Por tercera vez, la contradicción doctrinal.

Lo sobrenatural es lo no tangible, lo no constatable, lo no evaluable. Hacer de las estructuras sociales de la Iglesia lo no constatable, lo que se hace, en realidad, es sustraer esas estructuras a todo juicio y evaluación humanas. No pueden caer bajo lo bueno y lo malo. No se podrá decir si la estructura episcopal o las relaciones de poder y autoridad dentro de la Iglesia funcionan o no, funcionan bien o funcionan mal.

Están fuera de lo evaluable. Así, la autoridad puede funcionar como quiera, fuera de todo juicio humano, de toda crítica, de toda oposición, más allá del bien y del mal. Las ciencias humanas no pueden decir nada, la objeción de conciencia no vale. Las inferencias de todo esto pueden llegar a lo ridículo, ya que la autoridad de la Iglesia, por ser estructura social, es sobrenatural; por ser sobrenatural, no es símbolo de la autoridad de Dios, sino que es la autoridad misma de Dios; y, por ser autoridad de Dios –ya que, según la filosofía de la Iglesia, los atributos de Dios son idénticos a su esencia– es Dios mismo. La autoridad de la Iglesia es Dios. Dios es la autoridad de la Iglesia.

Pero sabemos que la fundación de la Iglesia establece criterios perfectamente materiales, sensibles, constatables de evaluación histórica. Ama a tu hermano, lava los pies a tu hermano, muere por tu hermano, establece la justicia, todos los hombres son iguales en la fraternidad, mandar es servir, vende lo que tienes y dalo a los pobres. Estos son los criterios de evaluación –establecidos por el fundador mismo– para la actuación histórica de la Iglesia y para el funcionamiento de sus estructuras sociales, nacidas históricamente del crecimiento de la Iglesia como fenómeno masivo, y no de orígenes sobrenaturales. Y, con estos criterios, la Iglesia sabe que tiene perdida la batalla. No le queda sino sustraerse al juicio humano, declarándose intocable, sobrenatural, en vez de signo de lo sobrenatural.

En Medellín, la Iglesia latinoamericana quiso dar un paso significativo hacia el verdadero espíritu de su fundación. Hoy da marcha atrás, significativa, importantemente, y no lo hace siquiera con elegancia. En lo que todo esto repercute, por necesidad, es un desprestigio de la autoridad, que no es ya causa de un cisma, es causa de una desintegración, tanto de su membresía como de sus estructuras mismas, que hoy se le esfuman en las manos. La única solución que ve e impone es un reforzamiento, cada vez más sacralizado, de la autoridad, y del autoritarismo, con lo que está entrando –o se está entrampando más– en un círculo vicioso, del que no podrá salir si no es a través de un cambio radical de esas estructuras que hoy defiende. La situación actual de crisis en la Iglesia es dramática, pero es crisis de estructuras, y sólo tocando las estructuras podrá haber solución.

Tan dramática es la crisis, tan desesperada la situación de los que quieren que todo permanezca igual –quién sabe por qué intereses–, tan patética su falta de conexión con la realidad, que se tiene que recurrir a este tipo de documentos para tratar de mantener las cosas. La ola crítica que despertó el documento es la respuesta de la realidad. Uno podrá estar en desacuerdo con la crítica, pero no puede negar los hechos. Y los hechos son de pensarse.

*Artículo publicado en la edición 16 de Proceso (21/02/1977)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…