2 abr. 2017

(Delfina) Casi todo para ganar/Rosalía Vergara


Se autodefine: “Soy la profesora Delfina Gómez Álvarez, texcocana, de un padre que se dedicaba a la albañilería y de una mamá ama de casa que le tocó vivir un poco la etapa donde la mujer no tenía muchas opciones de seguirse preparando”.
#
Revista Proceso # 2109, 2 de abril de 2017..
Casi todo para ganar/Rosalía Vergara
Pedagoga de formación, profesora de vocación, Delfina Gómez Álvarez fue la primera presidenta municipal de Texcoco y diputada federal. Ahora, como candidata de Morena, está bien posicionada en las encuestas para disputarle la gubernatura del Estado de México al PRI y al Grupo Atlacomulco el próximo 4 de junio. Consciente de que se enfrenta a un enorme poder político-empresarial, le apuesta a la dignidad de los mexiquenses y al rechazo que manifiestan hacia los políticos que durante más de nueve décadas han convertido la entidad en un reducto de la “mafia del poder”.

La elección para gobernador del Estado de México es de vital importancia para el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en su búsqueda de la presidencia en 2018, pues representa la oportunidad de terminar con 90 años de cacicazgos priistas, específicamente del Grupo Atlacomulco, y derrotar al PRI en la tierra natal de Enrique Peña Nieto.
De acuerdo con diversas encuestas publicadas a principios de marzo, la candidata de Morena, Delfina Gómez Álvarez, ocupaba el segundo lugar en las preferencias electorales: a mitad del mes, una del periódico Reforma colocaba a Morena y al PRI en “empate técnico”.
El 31 de marzo el presidente nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador, se jactó: “¡Estamos arriba en el Estado de México! Pronto se va a acabar con la corrupción! ¡Habrá justicia y seguridad!”

Y en un video de 33 segundos que compartió en Facebook, López Obrador advirtió que “andan muy nerviosos los de la mafia del poder”, porque Gómez Álvarez puede ganar la elección del 4 de junio en una entidad donde los priistas nunca han sido derrotados en nueve décadas, una de las más inseguras del país y con la mayor cantidad de votantes potenciales en México.
“Están entregando despensas, frijol con gorgojo, tarjetas, pollos, patos, chivos, borregos, puercos, cochinos, marranos, cerdos… Hay que decirles que sí, pero a la hora de la hora: ‘toma tu voto’. El voto es libre y es secreto”, señaló.
El 21 de marzo pasado Morena presentó una denuncia ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales contra Peña Nieto y el PRI por usar programas sociales para coaccionar el voto.
Versiones periodísticas de las últimas semanas señalan que funcionarios del círculo del presidente han recorrido el Estado de México más de 100 veces en ocho meses y es la entidad más visitada por el mandatario en este lapso. Asimismo, se han desplegado recursos por 2 mil millones de pesos para la campaña, cuando el tope de gastos es de 285 millones.
En este escenario, la candidata de Morena arranca su campaña el primer minuto del 3 de abril, en su natal Texcoco, el municipio donde creció y siguió su vocación de maestra hasta 2012, cuando incursionó en la política. Militó primero en los partidos Movimiento Ciudadano y del Trabajo, hasta que se afilió a Morena.
Sus opositores la critican por su poca experiencia en la función pública, pero ella se dice convencida de que no se necesita tener amistades en el gobierno para saber administrar un cargo público. “Ya lo demostré”, señala en entrevista con Proceso la primera mujer en ganar la presidencia municipal de Texcoco (2013-2015) por la coalición formada por MC y PT.
Gómez Álvarez, de 52 años, se considera una verdadera candidata ciudadana que se identificó con el proyecto de López Obrador y en 2015 decidió afiliarse a Morena, al contrario de otros aspirantes que durante años militaron en otro partido para después presentarse como candidatos ciudadanos.
Sobre la maestra Delfina, como le dicen en Morena, se sabía poco a nivel nacional, pero en el Estado de México es conocida porque después de la alcaldía, en 2015 ganó una curul federal para Morena. Esta organización había obtenido su registro como partido apenas el 9 de julio de 2014.
Se autodefine: “Soy la profesora Delfina Gómez Álvarez, texcocana, de un padre que se dedicaba a la albañilería y de una mamá ama de casa que le tocó vivir un poco la etapa donde la mujer no tenía muchas opciones de seguirse preparando”.
Es licenciada en educación básica egresada de la Universidad Pedagógica Nacional y maestra en educación con especialidad en administración de instituciones educativas por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, además de candidata a maestra en pedagogía.
En su profesión se ha enfocado a la enseñanza: “Tengo más de 30 años de servicio en la docencia. Empecé como maestra de grupo de primaria, pero los últimos cargos que tuve fueron de directora y subdirectora escolar en los turnos matutino y vespertino”.
También ha realizado funciones gremiales. De 1986 a 1989 fue secretaria de Relaciones de la Delegación 34 del Sindicato de Maestros al Servicio del Estado de México (SMSEM) y de 2001 a 2004 secretaria general en la Delegación 4.
Sus pasos en la
administración pública
Sobre sus primeros pasos en la administración pública, Gómez Álvarez recuerda que cuando llegó a la Presidencia Municipal de Texcoco se encontró con que su antecesor, el priista Amado Acosta, le había dejado una deuda de 200 millones de pesos, así como la desconfianza, el fastidio y el hartazgo de los texcocanos hacia los funcionarios públicos.
“En el tiempo que yo estuve en la Presidencia Mnicipal (2013-2015) hubo muy buenos logros en cuestiones de obras, de asignación de presupuesto, pero sobre todo se ganó la confianza de la gente en la administración”, afirma.
Su primera acción de gobierno ahí fue reducir los salarios a los regidores, al equipo de la Presidencia Municipal y a los funcionarios de alto nivel. Con esos ahorros pudo comprar 50 patrullas, porque su predecesor, asegura, sólo dejó ocho, de las cuales cinco no servían.
“Con ese plan de austeridad también se capacitó a los policías. No se compró ningún carro nuevo y tratamos de hacer gastos mínimos de representación. Yo no aceptaba gastos que no fueran de la administración, lo que permitió hacer grandes obras y que la gente volviera a creer en un funcionario”, destaca.
En cuanto a las obras, presume la construcción del Centro Deportivo Elena Poniatowska “como un espacio de recreación y esparcimiento para los jóvenes” y en las escuelas de todo el municipio se colocaron “arco-techos” para realizar actividades al aire libre.
Su equipo de trabajo puntualiza que además la administración de Gómez Álvarez puso en marcha un programa de apoyo de entre 200 y 400 pesos mensuales para que “los estudiantes lo utilicen en pasajes o trabajos” y repartió más de 150 mil útiles escolares, además de trabajos para remozar la ciudad.
“También se realizó este tipo de obras en otras comunidades. No sólo fue una política de pura obra, sino también de cuestión social, educativa, cultural, de acercamiento con los ciudadanos”, comenta la candidata de Morena.
Enfatiza que no fue designada por ninguna cercanía personal, sino que en 2015, cuando ya era militante de Morena, su nombre salió seleccionado en la tómbola de aspirantes a diputados federales para el Distrito 38 del Estado de México, según el procedimiento elegido por la dirigencia del joven partido. Texcoco fue el único municipio en el que Morena ganó todo: la alcaldía y las curules federal y local.
Como diputada federal de la LXIII Legislatura, Gómez Álvarez fue secretaria de la Comisión de Fortalecimiento al Federalismo e integrante de las comisiones para impulsar a estudiantes de altas capacidades intelectuales, de Educación Pública y Servicios Educativos, y de Seguridad Pública.
“La gente quiere un cambio”
El 10 de julio de 2016, López Obrador presentó a Gómez Álvarez como promotora de la soberanía nacional en el Estado de México, con la misión de fortalecer a Morena para que fuera “competitivo” en la elección de 2018.
El 23 de enero fue lanzada como precandidata a gobernadora con el respaldo de López Obrador, quien la acompañó a varias giras durante la precampaña, algo que no hizo con la otra precandidata, la exdiputada federal Alma América Rivera Tavizón, quien el 4 de marzo pasado declinó a favor de Gómez Álvarez.
–¿Cómo define la coyuntura de la próxima elección en el Estado de México? –se le pregunta.
–Es interesante y de vital importancia. Percibo que los ciudadanos quieren un cambio. Hay mucho hartazgo y desconfianza hacia los funcionarios públicos. El reto que debemos tener los servidores públicos es volver a ganar el respeto de la gente. La confianza que se ha perdido. Por eso me resulta muy interesante esta contienda: es la gran oportunidad que tenemos los mexiquenses para elegir y participar en una transformación, en un cambio.
–¿A qué responde que usted se ubique ya en el segundo lugar en las encuestas?
–Considero que la gente está harta de lo mismo. Ya se dio cuenta de que el gobierno solamente la ha utilizado, la ha engañado. Por otro lado, y lo digo de manera muy humilde, la gente sí conoce el trabajo que he hecho en la administración pública. Creo que sí los convenzo, porque no son palabras: son realidades, hechos. Eso ha permitido que la gente vea en una servidora la posibilidad del cambio. Se puede hacer, ya lo viví, demostré que se puede hacer.
–¿Tienen un plan B para confrontar la compra del voto?
–Lo único que tenemos es nuestra voz y nuestro andar para crear conciencia en los ciudadanos. No tenemos el dinero que tienen ellos, no tenemos el poder, pero si lo tuviéramos no lo ocuparíamos de esa manera. Por eso le digo a la gente que no venda su dignidad. Como generación eso es lo que debemos ofrecerles a nuestros jóvenes. ¿Cómo puedo ver a un joven si no practico mi dignidad? ¿Cómo puedo decirles a los jóvenes que mantengan sus valores si yo no lo hago? Para mí es esa la deuda que tenemos con los jóvenes, con los niños: decirles que tenemos una dignidad y podemos hacerla valer.
–¿Ya tiene un proyecto de gobierno?
–Tenemos un grupo de expertos. El proyecto debe sustentarse en valores. Cuando eres un gobernante honesto, que conoce el dolor de la gente y tiene vocación de servicio, el resto se da por añadidura.
–¿Qué haría para frenar la violencia y el narcotráfico?
–Lo que hay que fortalecer es precisamente la educación y la economía. Nuestros jóvenes son presa fácil para los cárteles, porque no tienen trabajo ni educación. Las alternativas son pocas. Entonces, ¿qué piensa un joven? “Pues a lo mejor voy a vivir 25 años, pero bien”. En esta sociedad nos han enseñado que cuanto más dinero tienes eres mejor. Se asocia el aspecto material con los valores y no es así. Tenemos que volver a esa cultura de valores y de la familia, que es lo importante.
–¿Cómo ha podido hacer campaña en municipios controlados por los narcos?
–Afortunadamente la vida es muy generosa; hay gente buena y nos ha recibido muy bien. Cuando fui diputada, en Chimalhuacán, que vive una situación muy complicada, la gente nos cuidaba. Ahora que hemos andado en Tlatlaya, en Luvianos, la gente nos ha respetado. Creo que esto sucede porque ven que nuestro único objetivo es dar lo mejor para gobernar y cambiar.
–¿No han tenido que negociar con el crimen organizado para hacer campaña?
–No. Nuestra alianza es con la ciudadanía, queremos trabajar con ella. Los asaltos, el narcotráfico, son el resultado de la falta de oportunidades. Tenemos que trabajar en esas oportunidades. Veíamos en Tlatlaya a jovencitos ya con el arma en el hombro. ¡No puede ser! ¡Deberían traer un libro, ideas, no algo con lo que tengan que defenderse!
–¿Cómo van a incentivar el voto de los jóvenes mexiquenses?
–Pues les he dicho a los jóvenes que en ellos puede estar el cambio, que nos pueden educar y orientar a nosotros para que realmente se haga otro tipo de política y se forme otro tipo de servidores públicos. ¿Qué ha pasado con los servidores públicos actuales? Piensan que los ciudadanos les deben servir, en lugar de que ellos sirvan a los ciudadanos.
El 23 de marzo pasado Gómez Álvarez presentó a su equipo de campaña. Como encargado de la estrategia de medios nombró a Abelardo Martín Miranda, quien fue vocero de las secretarías de Desarrollo Social y de Educación Pública cuando la titular de las dependencias era Josefina Vázquez Mota, la candidata del PAN al gobierno mexiquense.
Su vocero es el senador experredista Mario Delgado. El líder de la bancada de Morena en el Congreso mexiquense, Francisco Vázquez Rodríguez, es el coordinador general de campaña, y América Rivera, quien fuera precandidata, coordina la estructura electoral.
La coordinadora de medios es Azucena Cisneros, colaboradora de Gómez cuando fue alcaldesa de Texcoco, y Armando Barriguete, miembro de la Academia Mexicana de Cirugía, fue nombrado coordinador del Plan de Gobierno.
El 26 de marzo Gómez Álvarez firmó el “Acuerdo para reducir el tope de gastos de campaña en el Estado de México”, que los aspirantes de los otros partidos no suscribieron, ya que compromete a reducir a la mitad el tope de campaña aprobado por el Instituto Nacional Electoral, de 285 millones de pesos.

No hay comentarios.: