8 abr. 2017

El terror golpea por segunda vez en 15 días a otra capital europea

El terror golpea por segunda vez en 15 días a otra capital europea

MARÍA FLUXÁStavanger (Noruega)
El Mundo, 08/04/2017 03:23
"Suecia ha sido atacada. Todo indica que ha sido un ataque terrorista", fueron las palabras del primer ministro Stefan Lövfen poco después de que un camión arrollara ayer en una céntrica calle peatonal de Estocolmo a una multitud, dejando al menos cuatro víctimas mortales y 12 heridos. Cifra que podría aumentar, ya que la policía declinó ayer dar el número exacto de víctimas.

No habían pasado ni dos semanas desde el atentado de Londres, cuando la capital sueca fue testigo de un ataque que recuerda demasiado a los de Niza y Berlín del año pasado. A las 14.53 horas la policía recibió la alerta de que un camión que circulaba "fuera de control" por la calle Drottning había acabado en llamas, empotrado contra los grandes almacenes Ahléns, los más emblemáticos del país.
En cuestión de segundos el caos invadió el bullicioso centro comercial de la capital sueca. "Olía a humo y nunca se ha visto tanta presencia policial en Estocolmo", recogía ayer 'Aftonbladet'. "¡Ataque terrorista en curso! ¡Pónganse a salvo!", gritaban los miembros de las fuerzas del orden histéricos. "Vi a cientos de personas correr, correr por sus vidas", explicó Anna, testigo presencial, al mismo diario.

El vehículo, perteneciente a la cervecera sueca Spendrups, acaba de ser robado a uno de sus repartidores cuando se disponía a descargar una entrega en un restaurante a tan sólo 500 metros del lugar del atentado. El conductor fue atacado por un hombre enmascarado cuando éste quiso detenerlo, informó la portavoz de la compañía, Mårten Lyth, al diario 'Aftonbladet'.
Durante la rueda de prensa celebrada horas después del ataque, la policía distribuyó la imagen de un sospechoso que estaría relacionado con el atentado, sin dar más detalles. La imagen de un hombre con barba, cubierto por una capucha, la habrían captado las cámaras del metro poco tiempo antes del atentado.
El metro fue inmediatamente cerrado - aunque a última hora de la tarde se anunció su reapertura-, los servicios de autobús y tranvía interrumpidos, y la Estación Central que fue evacuada tras una amenaza de bomba, según informaron medios locales. Ello explicaría que la Unidad de Intervención Rápida tomara sus instalaciones.
Las fuerzas del orden también insistieron a la población que no saliera de sus casas e instaron a que se abandonara el centro de la ciudad. Para quienes no pudieran hacerlo se habilitaron edificios públicos donde acogerlos y muchos holmienses ofrecieron sus casas a través de las redes sociales mediante el hashtag #openstockholm.
Además, el centro comercial Mall of Scandinavia, a las afueras de la capital sueca, también fue evacuado."Sabemos que horas después de un ataque terrorista, el riesgo para que ocurran más incidentes es mayor", afirmó el responsable de la Policía sueca, Dan Eliasson. Ésta, junto con el Servicio de Seguridad (Säpo), emprendió inmediatamente "la caza del autor o autores" del ataque.
No es la primera ocasión que un atentado sucede en Drottninggata. El 11 de diciembre de 2010 tuvo lugar un ataque terrorista fallido, que se saldó con la muerte del suicida y dejó dos heridos. Entonces ocurrieron dos explosiones, la primera en el cruce entre Drottninggatan and Olof Palmes Gata, cuando estalló un coche varias veces; la segunda en la intersección de Drottninggatan con Bryggargatan, donde se inmoló el terrorista identificado como Taimour Abdulwahab. Poco antes, tanto la agencia de noticias sueca como la policía recibieron e-mails amenazantes por la presencia de tropas suecas en Afganistán, así como por la publicación de caricaturas de Mahoma.
Sin reivindicación
El atentado de ayer no fue anunciado ni, al menos al cierre de esta edición, reivindicada su autoría. Pese a que Leif GW Persson, el mediático criminólogo sueco que trabajó para la Policía durante dos décadas y actualmente es novelista, explicó al diario 'Expressen' que el atentando era previsible -"Avisé de que esto ocurriría, no es extraño que haya ocurrido justamente ahí"-, el director de la 'Säpo', Anders Thornberg, explicó ayer que la agencia de seguridad "no tenía indicaciones de que eso (el ataque) fuera a ocurrir ahora".
Por las semblanzas con el atentado de Niza, donde 84 personas perdieron la vida, Berlín, donde fallecieron 12, y Londres, que se saldó con la muerte de cinco y 31 heridos, se espera que el Estado Islámico reivindique la autoría del atentado. No sería en ese caso la primera ocasión, dado que en octubre 2016 ya asumió la responsabilidad de un ataque en la ciudad sueca de Malmö, como indica el analista estadounidense Michael S. Smith.
Sin embargo, Magnus Ranstorp, experto sueco en terrorismo islámico, sostiene que aquella reivindicación en la revista Al-Naba debería tomarse con cautela tanto porque el ataque de dos cócteles molotov contra un centro comunitario de "infieles" -de musulmanes chiíes- fue prácticamente inofensivo, como porque en su opinión "tienen el hábito de responsabilizarse de todo", explicó entonces al canal STV.
Con respecto al atentado de ayer, este analista de la Escuela de Defensa resaltó las similitudes con atentados pasados: "Mi pensamiento se dirige directamente a lo que ocurrió en Berlín y Niza. Hemos estado viviendo todo este tiempo de prestado. Suecia no está envasada al vacío", dijo según recoge 'Aftonbladet'.
Por ese mismo motivo, la vecina Noruega extremó ayer su seguridad permitiendo que en las ciudades más importantes, así como en el aeropuerto de Oslo, su policía patrulle armada, lo cual no es habitual. La primera ministra, Erna Solberg, afirmó sentirse "impresionada por los terribles ataques en pleno Estocolmo", y envió sus condolencias a su "pueblo hermano".
De hecho, éstas no se hicieron esperar: Desde el apagón de la Torre Eiffel a las palabras de Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, o del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expresadas a través de Twitter, no faltaron gestos solidarios para con Suecia. El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó sus condolencias directamente a los monarcas suecos, el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia, quienes cancelaron su visita oficial a Brasil y emprendieron ayer el viaje de regreso a Estocolmo.

No hay comentarios.: