30 abr. 2017

Radio Educación: Por su FM/Niza Rivera

Revista Proceso # 2113, 30 de abril de 2017
Radio Educación: Por su FM/Niza Rivera
Los trabajadores de la estación cultural más antigua de México –fundada hace 92 años– sostienen que ha sido relegada, al grado de que el tránsito de AM a FM en la Ciudad de México debió efectuarse hace mucho tiempo. En entrevistas, ejemplifican con rezagos burocráticos y un decremento progresivo en sus presupuestos anuales. “Es un olvido de sexenios”, expresa el reconocido conductor Cruz Mejía. Para el director de la emisora, Antonio Tenorio, pese al recorte, existe apoyo de la Secretaría de Cultura.
Renovarse o morir…
Con un presupuesto para 2017 disminuido en 23.5 millones de pesos respecto a los últimos cinco años, y una infraestructura decaída que los ha sacado hasta por casi dos horas del aire, “La emisora cultural de México” busca una vez más acceder a la anhelada Frecuencia Modulada en la capital del país, cuya banda en países de primer mundo incluso ya empieza a ser obsoleta.
Lo anterior en medio de una “indiferencia” que dicen sentir los empleados de este órgano desconcentrado, de la Secretaría de Educación Pública, durante nueve décadas, como hoy por la Secretaría de Cultura, lo cual niega Antonio Tenorio, director de Radio Educación (RE).

Lourdes Garzón, integrante de la Comisión de Garantías y Transparencia del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC), y exsecretaria general de RE, apunta:
“Requiere presupuesto, tecnología, y  una transformación para estar acorde al momento en materia tecnológica, además de que falta el reconocimiento –a falta de conocimiento– de lo que ha representado en casi 40 años consecutivos de incidir en el desarrollo social y cultural de los
radioescuchas.”
Y es que la emisora que transmite en el 1060 de AM, creada bajo la batuta de José Vasconcelos en 1924 –cuya transmisión se vio interrumpida por sucesos políticos y administrativos en los años cuarenta–, inició un nuevo ciclo en 1968, ha buscado la FM en diversas ocasiones (en 2009, dos veces en 2012 y una más en 2014), incluida la presentada ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) el 23 de enero de este año.
Esta fue la ocasión en la que se ha encontrado más cerca de obtenerla debido a una modificación de norma técnica aprobada en 2016, que abre oportunidad a estaciones de uso público y permitir la transición de AM a FM, cuya respuesta llegará en 90 días hábiles a partir de la solicitud de principios del año.
Pero si llega a conseguirla, no se cuenta con infraestructura, según expresan trabajadores, y acepta Tenorio. Este año Radio Educación recibió 76.2 millones de pe-
sos para ejercer en 2017, un recorte de casi 13.2% respecto a los últimos cinco años (en 2012 recibió 99.7 mdp) que llevó a cancelar actividades, entre ellas algunas de la 11ª. Bienal de Radio cuya programación se “replanteó” de octubre de 2016 a octubre de este año, algunas de ellas con apoyo de los estados de Coahuila y Zacatecas.
Tanto Lourdes Garzón como Ángeles Medina, actual secretaria general de la emisora (con 146 agremiados) dentro del Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura, ven la solicitud de FM como un rescate y oportunidad para una conversión tecnológica. Refiere Medina:
“La demanda es añeja, algunos productores ven la negativa a FM como un castigo a la emisora porque jamás se ha sometido a criterios de ningún gobierno. Sí ha habido intentos, pero los trabajadores siempre hemos defendido la información veraz.”
Ambas hicieron énfasis en que la solicitud ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones sería para obtener la banda en la Ciudad de México, sin renunciar a la Amplitud Modulada (AM).
–¿Qué pasa si no llega el FM?
–Pues seguiremos en AM con todo y los problemas, desde estar fuera del aire por más de una hora por fallas en el equipo de transmisión, intrusión de otras estaciones, a poner a prueba la habilidad de ingenieros para reparar equipo cuyas refacciones, si bien nos va, se venden en dólares. Más la limitante de la AM en aplicaciones móviles, porque FM sí se puede escuchar sin internet en celulares, pero AM no. De no obtenerse, la emisora estaría condenada a morir.
A través de Change.Org y bajó el título “¡FM para Radio Educación ya!” (https://www.change.org/p/instituto-federal-de-telecomunicaciones-otorgar-la-fm-a-radio-educaci%C3%B3n), los cuatro Defensores de la Audiencia de Radio Educación, Mariana López, Gerardo Albarrán, Lenin Martell y Graciela Martínez, expresaron en la plataforma su exigencia.
Tanto Martell como Martínez, en entrevista con Proceso, expresaron que gran parte de los comentarios de fieles radioescuchas tienen que ver con la mala recepción y calidad de audio, pero en específico para pedir que Radio Educación acceda a FM.
Dice la primera, profesora de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, especialista en contenidos radiofónicos, experimentación e investigación del lenguaje radiofónico:
“Los comentarios que debemos de atender como defensores incluyen esas peticiones, es un llamado de la sociedad de la información que no se puede desatender. Me parece imponderable y una exigencia muy bien ganada, porque hablamos de la emisora cultural más antigua del país.”
En el texto de apoyo en Change. Org se argumenta:
“Radio Educación está a un paso de cumplir un sueño de hace muchos años: obtener el permiso por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para trasmitir en FM. Ayúdanos a exigir al IFT que le otorgue la señal a la emisora.”  Y:
“Radio Educación podría ser una de las radiodifusoras beneficiadas por dicha asignación. Sin embargo, es necesario que reforcemos el apoyo a la emisora para que el IFT le asigne la frecuencia FM.”
Al cierre de esta edición la mencionada solicitud contaba con 8 mil 616 firmas, incluidas las de periodistas, escritores y comunicadores, entre ellos la de Gabriel Sosa Plata, profesor-investigador de Educación y Comunicación de la UAM-Cuajimalpa, comentarista en Radio Educación y autor del volumen Días de Radio. Historias de la radio en México (2017), quien vía telefónica desde la ciudad de Guanajuato explica:
“La importancia de que la emisora tenga el canal en FM es que la digitalización está sucediendo en esa frecuencia, y parte de eso es que pueda tener acceso a dos o tres señales en su misma frecuencia, las cuales se podrían aprovechar para sacar partido a sus acervos fonográficos, tener mayor calidad de audio, música, y sobre todo acceso a nuevos hábitos de consumo, pues la audiencia juvenil está habituada a FM.”
En la Ciudad de México, alrededor del 85% de radioescuchas  sintonizan FM y sólo un 15% la AM.
Los problemas internos.
Por su parte, el productor, compositor y cantante Cruz Mejía, autor del volumen El radio radiante.40 años en las entrañas radiofónicas, veterano de RE con 30 años al frente del programa sabatino ¿Quién canta?, expresa que la indiferencia la han sentido por sexenios y ahora parece ser lo mismo con la Secretaría de Cultura:
“No es algo reciente, lo hemos padecido por años, varios sexenios desde los ochentas y sí se siente ese olvido. Y si a eso añadimos que aquí somos muchos, con formaciones diversas y pensamientos distintos, pues la cosa se hace más complicada.”
Expresa que aunque hay una unidad entre trabajadores, también existe desorganización, y aprovecha para corregir el “mito” de los 92 años de existencia de Radio Educación, cuando salió del aire en los cuarenta y retomaron emisiones en 1968.
–¿A qué atañe esa indiferencia?
–A que es una emisora cultural, porque para la cultura nunca hay presupuesto y siempre es la olvidada aquí y en muchas partes. Lo que todavía no entienden es que es hacemos una radio muy noble, de servicio público de y para la población y no del gobierno en turno. Como lo hemos defendido, pues les parecemos molestos.
–¿Ha habido algún cambio sustancial con la Secretaría de Cultura?
–Apenas y nos comenzaron a pagar en marzo con los recibos de la secretaría, con la transición de la SEP nos quedamos sin recibos, creo que es la única institución que no tenía recibos. Y así solemos ser los últimos en todo… somos el patito feo, respecto a IMER, por ejemplo, hay preferencia
A su vez, Ángeles Medina comenta:
“Se viven muchos de los vicios de mayores instituciones, pero en menor nivel, con los recibos por ejemplo… pues algunos compañeros llegaron a tener problemas porque en el proceso, como órgano desconcentrado de la SEP a Secretaría de Cultura, no nos dieron recibos y, ¿cómo comprobar y tener acceso al servicio médico? Afortunadamente ya se arregló y ya nos dieron de los últimos meses, pero faltan retroactivos”.
Añade Lourdes Garzón:
“El promedio de pago para trabajadores de base es de seis mil pesos respecto a la media de 25 años laborables. Entonces claro que existe un descontento, y más si por labores adicionales hay quien gana veinte-veintidós mil pesos.”
Precisa Medina:
“Quien cobra eso es en esencia gente de producción, especialistas, reporteros, asistentes de producción por servicios adicionales… pero cuando tu responsabilidad como productor o locutor implica llevar el nombre de la  institución al aire, es importante. No los defendemos, pero sí estamos conscientes de que hay un desequilibrio en pagos entre la labor administrativa respecto al área de producción.”
La postura oficial
Sobre la FM, Antonio Tenorio, titular de la emisora desde hace ocho años,  responde vía correo electrónico, justificando no hacerlo en persona, impedido como servidor público por el veto electoral en el Estado de México, donde se transmite RE.
Dice que aunque no existe un presupuesto para ejercer en esa frecuencia, tampoco se puede contar con él hasta tener una respuesta, pero que hay “total apoyo de la Secretaría de Cultura”.
Explica que de tener acceso a FM, los lineamientos marcan 180 días hábiles para el inicio de transmisión. Y dice que la señal FM Kukulkán (107.9 FM) en Mérida, otorgada a Radio Educación en 2013, brindó experiencia ante “cualquier nueva concesión”, aunque a diferencia de sus trabajadores no la consideró una prioridad.
–¿Qué pasa si no otorgan FM, hay alternativas?
–Primero, continuaremos el trabajo de modernización de la AM y el desarrollo de plataformas digitales, así como la dotación de contenidos. Dos, avanzar en la instalación de otras concesiones en otros puntos del país. Tres, estar pendientes y buscar que, con base en la tecnología existente, se creen condiciones técnicas que permitan reducir aún más el espacio entre emisora AM y emisora en FM, de tal manera que se abran nuevos espacios.
En cuanto a la nueva etapa como órgano desconcentrado de la Secretaría de Cultura, señala:
“Se vive una nueva etapa en la que se busca mejores condiciones laborales, una normatividad adecuada a los tiempos que se viven y una representatividad real, etc.”
Y sobre su relación con las representaciones sindicales, escribe, “no hay sindicato oficial”:
“No tengo más que una buena experiencia en la relación con las representaciones sindicales en Radio Educación. Claro, no necesariamente estamos de acuerdo en todos los temas, esto es normal, se trata de dos perspectivas distintas, pero siempre se ha buscado la coincidencia en asuntos fundamentales.”


No hay comentarios.: