22 jun. 2017

Espionaje SA de CV/ Fred Alvarez Palafox


Espionaje SA de CV/ Fred Alvarez Palafox
La Silla Rota, 22 de junio de 2017
Al menos tres agencias federales mexicanas han gastado casi 80 millones de dólares en programas de espionaje.


El lunes 19 de junio el periódico The Ney York Times publicó simultáneamente en español e inglés un reportaje sobre espionaje a un grupo selecto de periodistas y dirigentes de organizaciones sociales opositores al gobierno de Enrique Peña Nieto.
Había que leerlo completo, era la nota de la semana.
El  reporte revela una serie de ataques contra periodistas y activistas ocurridos entre enero de 2015 y julio de 2016, mediante el uso del software Pegasus.  Precisa que "el 24 de agosto de 2016, los investigadores del Citizen Lab de la Universidad de Toronto documentaron el método de infección del Pegasus gracias al activista Ahmed Mansoor, defensor de derechos humanos radicado en los Emiratos Árabes Unidos.
Agrega el rotativo que entre los objetivos del "programa" "se encuentran abogados que investigan la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa- Mario Patrón, Stephanie Brewer y Santiago Aguirre, del Centro Miguel Agustín Pro Juárez-; un economista y su esposa que ayudó a redactar un proyecto de ley anticorrupción -Juan Pardinas y Alexandra Zapata, del Instituto Mexicano para la Competitividad-; dos de los periodistas más influyentes de México -Carmen Aristegui y Caros Loret de Mola-; una estadounidense que representa a víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía y un adolescente, Emilio el hijo de Aristegui.

También están los periodistas Rafael Cabrera y Sebastián Barragán, de Aristegui Noticias; y Daniel Lizárraga y salvador Camarena.

Agrega el informe que "desde 2011, al menos tres agencias federales mexicanas han gastado casi 80 millones de dólares en programas de espionaje de una empresa de origen israelí. (NSO Group)*; esas agencias son la PGR, el Cisen y la secretaría de la Defensa Nacional, como ya los han documentado desde hace meses medios como el mismo Times, la BBC, Reforma, El Nuevo Herald y el semanario Proceso..

Véase en la entrada de mi blog:  El software de espionaje Pegasus, en poder de la PGR..¿Para qué lo usan?
En efecto, el  software Pegasus se infiltra fácilmente en los teléfonos inteligentes y otros aparatos para monitorear cualquier detalle de la vida diaria de una persona por medio de su celular: llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos, contactos y calendarios. Incluso puede utilizar el micrófono y la cámara de los teléfonos para realizar vigilancia; el teléfono de la persona vigilada se convierte en un micrófono oculto".

Pero el uso del Pegasus como sabemos es muy caro. Por ejemplo para espiar a diez usuarios de equipo como iPhone el fabricante cobra 650 mil dólares, además de la cuota de instalación de 500 mil dólares.

El reportaje del NYT fue elaborado por tres reporteros; Azam Ahmed, Nicole Perlroth y Paulina Villegas. Sin embargo, la base de la investigación se basó en el  reporte "Gobierno Espía, vigilancia sistemática a periodistas y defensores de derechos humanos en México", dado a conocer también el mismo día que se publicó la noticia en el Times y fue elaborado por Citizen Lab, Artículo 19 México, R3D: Red de Defensa de los Derechos Digitales y SocialTIC.
Vale la pena leer el documento completo, y quizá esa es una aportación importante. Debemos decir que el reportaje del Times no afirma quien es el responsable, sólo que el gobierno adquirió ese equipo desde hace años y costó una fortuna... ¡Carísimo!
Alguien hizo el gran negocio de su vida con esa venta.

La noticia tuvo una reacción inmediata.

El mismo día, la Presidencia de la República a través de un funcionario menor -Daniel Millán Valencia, director de Medios Internacionales- emitió una carta dirigido al Times negando haber espiado a activistas, periodistas y defensores de derechos humanos.

El vocero de la Presidencia de la República, Eduardo Sánchez, divulgó en su cuenta de Twitter la carta en español la que deslinda al gobierno federal de la operación de espionaje masivo; asegura que no existen "pruebas" de que los intentos por intervenir los teléfonos de periodistas. 

En el comunicado, la Presidencia asegura que es respetuosa de la privacidad y los datos personales de los ciudadanos, por lo que condena cualquier esfuerzo por vulnerar esos derechos. Sobre el reclamo de los afectados, el comunicado pide que presenten una denuncia formal ante las autoridades correspondientes.

"El respeto a la privacidad y la protección de datos personales son valores inherentes a nuestra libertad, democracia y Estado de Derecho", se lee en la carta.

De inmediato hubo una denuncia ante la autoridad correspondiente, es decir la PGR.


Un día después  Miguel Osorio Chong, secretario de Gobernación fue cuestionado sobre el tema en una atropellada conferencia de prensa realizada en Culiacán Sinaloa. 

Justo ante la presencia física de  un colectivo de periodistas y familiares de personas desaparecidas en el auditorio del Palacio de Gobierno en Culiacán, Sinaloa, el secretario respondió a la pregunta de Miriam Ramirez del semanario Riodoce: "-preguntarle sobre el tema de Pegasus ¿cómo puede el Gobierno de la República deslindarse de que no usaron este programa, siendo que es un programa que solamente los gobiernos pueden utilizarlo?

La respuesta del secretario fue de rechazo: "rechazamos el que se esté haciendo algún tipo de espionaje o investigación respecto a periodistas, a algún defensor de los derechos humanos o de ONGs.

Dio a entender que ese equipo -El pegasus- se usa para perseguir al crimen organizado pero nunca para perseguir periodistas.

Precisó que "lo que se tiene en investigación es por parte del Estado Mexicano es para dar con los criminales, como lo ha demostrado este gobierno, en el que como ningún otro en la historia se ha dado con los más peligrosos, los más complejos en su búsqueda, y que hoy están siguiendo un proceso, extraditados algunos de ellos, y por supuesto algunos que han caído en el proceso de detención.

"Nosotros rechazamos el que de parte del gobierno se estén ocupando estos, cualquier instrumento para seguimiento o espionaje a algún medio de comunicación".

Reunión en San Lázaro

Ese mismo día -martes 20- la Fiscalía Especial inició la investigación por presunto espionaje a periodista, así lo dio a conocer el fiscal de la PGR, Ricardo Sánchez Pérez Del Pozo después de una reunión con legisladores en la Cámara de Diputados encabezados por la joven diputada Brenda Velazquez (PAN).

Al término de la reunión el funcionario detalló que la Fiscalía abrió una carpeta de investigación derivada de una denuncia. "La investigación es por el delito que se presenta, que se presentó, por la intervención de comunicaciones y por la intervención de equipos de cómputo y sistemas, que son los delitos que se plantean en la denuncia y en la ley al respecto. Pérez del Pozo, reconoció en esa reunión que el gremio periodístico enfrenta "una compleja situación y grandes riesgos en su labor".

Horas después de la reunión en la Cámara de Diputados la PGR emitió un comunicado:  el 986/17, 21 de junio de 2017:
 "Con relación a las notas publicadas en varios medios de comunicación nacionales y extranjeros, respecto de la supuesta intervención ilegal de comunicaciones que se habría realizado en contra de periodistas, activistas sociales y defensores de derechos humanos, la Procuraduría General de la República informa: 
La FEADLE abrió una carpeta de investigación por los delitos de intervención de comunicaciones privadas y acceso ilícito a sistemas y equipos de informática, previstos en los artículos 177 y 211 bis 1 del Código Penal Federal, respectivamente. 
En relación con la denuncia presentada por un grupo de personas que han señalado haber sido afectadas por estos delitos, la FEADLE garantiza el derecho de las y los denunciantes para coadyuvar en la investigación por sí o a través de sus representantes.
Como parte de la investigación, se llevarán a cabo las diligencias ministeriales y periciales que resulten necesarias, como el análisis de números telefónicos afectados, identificación de la procedencia de los mensajes que hayan sido recibidos por las y los denunciantes, la geolocalización de los equipos que hubieran remitido los mensajes, así como la forma en la que opera  este tipo de malware, aunado a la identificación de las aplicaciones instaladas de los dispositivos telefónicos. 
A su vez, investigará los posibles proveedores de tecnología utilizada para realizar este tipo de actos y, en su oportunidad, les solicitará informen a qué dependencias federales y estatales y, en su caso, a qué empresas privadas les han facilitado este tipo de equipo de intervención.
La Procuraduría General de la República rechaza enérgicamente las intervenciones ilegales de comunicaciones.."
Muchas voces se han expresado sobre el tema.

El asalto a la Razón / Carlos  Marín en Milenio, comenta que el Times "con afirmaciones e insinuaciones, dice que el gobierno espía, vía telefónica, a periodistas, defensores de derechos humanos y activistas mediante un sistema israelí, destinado a probables terroristas, que solo pueden comprar gobiernos..."
Uno de sus párrafos, no obstante, delata la fragilidad de tan escandalosa sugerencia:
"Sin embargo, no hay pruebas definitivas de que el gobierno sea responsable. El software Pegasus no deja rastros del hacker que lo utilizó. Incluso el fabricante, NSO Group, señala que no se puede determinar exactamente quién está detrás de los intentos específicos del hackeo...".
Carlos Loret de Mola, una de las víctimasen El Universal, señala que 
"La noticia más importante de The New York Times ayer, en sus ediciones impresa y digital, fue la denuncia de que "defensores de derechos humanos, periodistas y activistas anticorrupción de México han sido afectados por un avanzado programa de espionaje adquirido por el gobierno mexicano".
El informe en el que se basa la pieza detectó una correlación inequívoca:" (Loret menciona los nombres de perseguidos por Pegasus).
Salvador Camarena -otro de los colgados-, en El Financiero dice: "Que los gobiernos en México realizan espionaje a ciudadanos es una obviedad. Es una no noticia. Lo relevante de la amplia nota del Times, y del aún más detallado reporte "Gobierno Espía", es que ahí se demuestra que los 88 intentos de hackeo constituyen un patrón sistemático, nada aleatorio, en donde cada ataque se inscribe en coyunturas relevantes –en términos de periodismo o acontecer público– para cada una de las víctimas de los mismos...".Señala que esos ataques "reseñados en ese informe no son, seguramente, los únicos, sino los menos.".

Raymundo Riva Palacio dedica su columna en El Financiero señalando que "El Times llegó a esta historia del México contemporáneo muy tarde, (pero) pero al ser el diario de mayor influencia en el mundo y que suele asustar a los funcionarios mexicanos con bastante facilidad, su interés por el tema debe ser agradecido por la posibilidad de que finalmente provoque una reacción en el Presidente Enrique Peña Nieto...".
Agrega Raymundo que en octubre de 2015  él dio a conocer en su columna la existencia del programa mediante el cual el CISEN realizaba espionaje político, y que entonces no pasó nada...
"El reportaje del Times, aunque tardío, es vital por la colonización de ese periódico sobre la vida pública mexicana. Si ahora que ventila estas violaciones ayuda a que se pongan fin a las ilegalidades, habrá que celebrarlo. Lo más importante es llegar a un fin a estos abusos y que quienes los cometieron, paguen por sus delitos".
Jorge G. Castañeda en El Financiero dice que: "No existe ninguna duda en mi mente de que por lo menos desde los años sesenta, el Estado mexicano espía, vigila, sigue e interviene los teléfonos de sus adversarios, sus críticos, y sobre todo, sus integrantes y adeptos (para que lo sigan siendo)...".
Dice que la diferencia de antes y hoy es que los cacharon. "Esa es la gran diferencia entre el escándalo revelado por The New York Times y la mayoría de los anteriores...".
Jorge Fernández Menéndez en Excélsior trae a la memoria un caso de espionaje que él mismo sufrió por AMLO hace 19 años.  Dice que le reclamo al hoy líder de Morena  y que le dijo que no se preocupara, "que habían grabado a muchos para "impedir el fraude" y me regaló como recuerdo la cinta con mi grabación telefónica. Que yo recuerde, y lo escribía ayer Pablo Hiriart, era la primera vez que se hacía espionaje telefónico a un periodista, se divulgaba abiertamente...".

Precisa que "El fin, diría Andrés Manuel, justifica los medios...."

¡Caray!

Y hay muchas reacciones más. 

La CNDH emitió las medidas cautelares. "Sin prejuzgar sobre el fondo de los hechos, este Organismo Nacional solicitó a la Sedena, Semar, Segob y PGR implementar acciones para que en caso de poseer el sistema 'Pegasus' o cualquier otro que se emplee para intervenir comunicaciones de aparatos telefónicos o computadoras, se abstengan de emplearlos contra periodistas, organizaciones de la sociedad civil y defensores de derechos humanos, así como contra cualquier otra persona contraviniendo el orden jurídico constitucional".

También les pidió que en caso de ya haber obtenido información mediante ese tipo de programas, se abstengan de utilizarla y difundirla, y que sea valorada su legalidad.

Debemos decir que la intervención telefónica es una moda donde todos juegan; lo mismo en México que en Rusia y EU; recordemos que Hilary fue espiada y ellos modificó la sucesión presidencial.

Casi nadie recuerda pero hace 4 años el mismo presidente de la República fue espiado por la agencia  de Seguridad Nacional de EU (NSA, por sus siglas en inglés). Recordemos que se hackeó cuentas de correo de Felipe Calderón y se obtuvo información interna ´´lucrativa´´ –en sus propias palabras– sobre toma de decisiones del sistema político mexicano, a través de su división especializada en espionaje denominada Operaciones de acceso personalizado (Tailored Access Operations, TAO).

La información fue filtrada por el ex analista de la agencia Edward Snowden y revelados por la revista alemana Der Spiegel. Con Calderón estaban 34 líderes mundiales más.

El espionaje es asunto de todos, no sólo el gobierno.

Lo mismo la realizan políticos, que empresas, gobiernos en todos sus niveles  y -como lo comprueba Jorge Fernández - hasta  partidos políticos. 

Hace años espiaron a entonces líder del Senado de la República,  Manlio Fabio Beltrones y la investigación del MP no arrojó nada. Nadie fue detenido; y el asunto quedó en el olvido.

Recuerdo que también grabaron al publirrelacionista Carlos Olmos conversando con la profesora  Elba Esther Gordillo y otros más y hasta lo publicaron en un  libelo que circuló hace muchos años denominado ¿Elba de Troya o Lady Macbeth Gordillo? 

Pero -ojo- también espían el crimen organizado para servir a sus intereses particulares.

Nadie se salva pues, y lo más grave es todos lo hacen impunemente. 

¡Nadie está en la cárcel por ello!

Seguramente la fiscalía intentará realizar una gran investigación para dar con los culpables que señala el Times, pero con todo respeto, apuesto un libro que no castigaran a nadie, es más no saben quién fue, a menos que el periodismo de investigación presente las pruebas.

¡Pruebas contundentes! Pero sabemos que el Pegasus no deja huella.

¿Entonces?

En los márgenes.  Según Forbes, la empresa NSO Group fue fundada en 2010 gracias al financiamiento y experiencia de la Unidad de Inteligencia 8200, que pertenece a las fuerzas armadas de Israel. Hace un año estaba valuada en más de mil millones de dólares.  

Un informe de Citizen Lab dijo que NSO Group fue vendida a un grupo de capital privado de San Francisco, California. Francisco Partners Management LLC, según un reportaje de Tim Johnson en El Nuevo Herald,  29 de agosto de 2016.

¿Quién adquirió el Pegasus? Según varios medios en la PGR se compró en tiempos de Jesús Murillo Karam a través de Tomás  Zerón de Lucio, entonces director de la AIC. Se lo compraron a través de  la empresa  mexicana Balam Soluciones de Seguridad, de la cual son socios Asaf Israel Zanzuri y Rodrigo Ruiz Treviño de Teresa. ( http://www.balam-security.com/nosotros.html).



No hay comentarios.: