24 jun. 2017

Las columnas políticas hoy, a 24 de junio de 2017

Hoy es sábado 24 de junio de 2017, es día de San Juan Bautista, el "Profeta del Altísimo"
Es el único de los santos cuyo nacimiento es festejado..., la mayoría de Los Santos se festeja cuando muere...; nació seis meses antes de Cristo.

#
Montan expo en NY con tuits de Trump
La "Biblioteca de Twitter del Presidente Donald J. Trump", es una exposición que rinde homenaje a los mejores momentos del Presidente de EU en la red social Twitter.
El proyecto fue llevado a cabo por el programa The Daily Show con Trevor Noah, del canal Comedy Central en Nueva York, para parodiar los más polémicos tuits del Mandatario, según reporta el diario británico The Guardian.

"Puede que no sea bueno en la Presidencia, ni en la dirección, ni en la geopolítica, pero es maldito gran tuitero", dijo Noah.
Al entrar a la galería se encuentra el famoso tuit del Presidente sobre los tazones y tacos en pleno Cinco de Mayo de 2016.
"¡Feliz Cinco de Mayo! Los mejores taco bowls son hechos en Trump Tower Grill. ¡Amo a los hispanos!", se lee en el tuit.
La exhibición tiene una sección especial de 18 tuits para el ex Presidente Obama, quien fue cuestionado por Trump que argumentaban que no nació en EU.
En la sección también se encuentra el tuit que reza que México pagará por el muro, el cual, hasta ahora, no ha iniciado su edificación.
No cabe duda que los güeros son ingeniosos!

#
Las columnas políticas hoy, a 24 de junio de 2017
Templo Mayor/ Reforma
¡AH, LOS GRANDES misterios! La inmortalidad del cangrejo, el huevo o la gallina... y los gobiernos estatales que prefieren pagar caros los medicamentos que se pueden conseguir baratos.

CON TODO y que el director del IMSS, Mikel Arriola, ha exhortado a los secretarios de Salud de todo el país a entrarle a la compra consolidada que lidera ese instituto, sólo 18 estados participaron en la última licitación.
ESTO SIN importar que con ese modelo se han ahorrado cerca de 14 mil millones de pesos en cuatro años y que el secretario de Salud, José Narro, anticipó que se llevará el tema a la Conago para eficientar el gasto en medicinas.
CON TANTAS ventajas, ¿por qué algunos gobiernos estatales prefieren seguir comprando caro, en la opacidad y sin siquiera tener asegurado el abasto? Es pregunta que enferma.
ALGUNOS malpensados ven la inhabilitación de un año a la Universidad de Guadalajara para participar en licitaciones públicas federales como un trancazo para el cacique de esa institución académica, Raúl Padilla, y también para el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro.
ES BIEN sabido que Padilla y Alfaro lograron limar asperezas y de un tiempo a la fecha traen varios proyectos conjuntos que incluyen desde cesión de terrenos por parte del Ayuntamiento, hasta un mayor subsidio para los proyectos culturales del ex rector, como el festival tapatío de cine.
PERO AHORA que la universidad pública con el segundo presupuesto más grande del país perdió la posibilidad de firmar contratos con entes públicos federales, Alfaro, a través de terceros, podría estar perdiendo una valiosa fuente de recursos para financiar su futuro político.
Y QUIÉN sabe por qué, cuando se pregunta quién pudo ser el autor de esa carambola de tres bandas, hay quienes voltean a ver al titular de la CNOP del PRI y suspirante a la candidatura tricolor a la gubernatura, Arturo Zamora.
EN EL EDOMEX cuentan que quien está a punto de dejar su autoexilio en Estados Unidos es el ex titular de la Conagua David Korenfeld. Sí, el mismo que renunció cuando se supo que usaba un helicóptero de la dependencia como su taxi aéreo particular.
Y DICEN que viene de regreso con la intención de integrarse al gabinete del próximo gobernador del Estado de México, el priista Alfredo del Mazo.
QUIÉN sabe qué cartera le puedan ofrecer, pero varios mexiquenses esperan que sea una que lo mantenga con los pies en la tierra, porque si no es así... ¡aguas!
#
 Frentes Políticos/Excelsior
I. Equidad electoral. El Instituto Nacional Electoral (INE) contempla lo que será su plan de trabajo para 2018 hacia los comicios presidenciales y mención especial merecen los spots en los medios electrónicos de los candidatos y partidos en campaña, a fin de que la gente conozca sus propuestas. Para tal efecto, este lunes se reúne el Comité de Radio y Televisión del INE, con el propósito de que la emisión de los mensajes en la contienda se difunda de forma equitativa. El consejero del INE, Marco Antonio Baños, anunció que el Comité hará valer la libertad de expresión que tienen como prerrogativas los actores políticos, sin hacer más a unos y menos a otros, pero con estricto apego a la ley electoral en la materia.
II. Estudio fake. En mayo, el informe anual del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres aseguraba que México es, después de Siria, el país que vive una situación de violencia mayor en número de muertos. Aunque la noticia parecía exagerada, no habría porqué desconfiar de la información… ¡En teoría! Pero ayer, el IISS rectificó y admitió haberse equivocado. “Aceptamos que hubo una falla metodológica”, comunicó el Instituto. Públicamente admitieron haberse equivocado y prometen un extenso informe. Quien debe estar que no lo calienta ni el sol es Donald Trump, porque se basó en ese informe para despotricar en contra de México. Fail!
III. Puras buenas. Los sonorenses acabarán la semana con una sonrisa. Y no es para menos. En Hermosillo se construirá un Hospital General de Especialidades, en el que se invertirán mil millones de pesos, anunciaron Claudia Pavlovich, la gobernadora, y José Narro Robles, el secretario de Salud en el país. El anuncio pega fuerte en el ánimo de los ciudadanos, pues el Hospital actual está por arribar a un centenario de existencia y “es necesario contar con nuevas y mejores instalaciones”, manifestó la mandataria. Por si fuera poco, Mikel Arriola, director del IMSS, informó que en Nogales se construye un Hospital General de Zona, que representa otra inversión de casi mil millones de pesos. Literalmente, ¡salud!
IV. Calma. El Frente por la Dignidad de Coahuila, movimiento panista, denunció la aparición de urnas en las instalaciones de la PGJ de Coahuila, en el municipio de Acuña, y de inmediato comenzaron a hablar de fraude. No se equivoquen. Homero Ramos Gloria, procurador general de Justicia del estado, informó que se trata de evidencias como parte de una averiguación. El funcionario destacó que quien grabó el video, Lorenzo Menera, excandidato independiente a la alcaldía de Piedras Negras, ingresó, junto con cuatro personas más, a un área restringida. La desesperación hace ver espejismos a los albiazules. Ya perdieron. Supérenlo.
V. Ocupados. En el PRD tienen mucho trabajo este fin de semana. Por un lado, en la sede nacional del partido, Susana Alanís Moreno, secretaria de Derechos Metropolitanos del CEN del sol azteca, conformó el Frente Amplio de Mujeres de Izquierda, el cual formulará una agenda única de los derechos de las mujeres en la CDMX para 2017-2018. Por otro lado, están resolviendo los pormenores de la marcha de la diversidad sexual que se realizará hoy en la capital, y como son el partido más incluyente, tienen demasiadas manos metidas en el tema. Alejandra Barrales, su líder nacional, presume que “desde hace 28 años, el PRD es el único partido que encabeza un proyecto social que ha cambiado la vida de millones de mexicanos. Sí, 28 años soñando con la silla en Los Pinos, y cada vez la ven más lejos. Por cierto, está por definirse quién sustituirá a Barrales. Ya hay varios que suenan fuerte… Adiós, doña Alejandra. La vemos en Miami.
#
Arsenal/
FRANCISCO GARFIAS
Excelsior
Ni se encarta ni se descarta
José Antonio Meade salió al paso de las versiones que lo ubican distanciado de Luis Videgaray por una supuesta rivalidad por la cercanía e influencia con el presidente Peña.
La versión surgió a partir de que Videgaray subió a redes sociales una foto con Meade en la Universidad de Miami. La imagen iba acompañada de la frase: “Juntos como hace 30 años”.
A partir de ahí se soltaron las especulaciones.
Sentado en el sillón de sus oficinas de Palacio Nacional, el titular de Hacienda destaca que conoce al canciller desde hace tres décadas, que los dos son itamitas, que los dos fueron compañeros de carrera.
“Nos seguimos viendo, las familias son amigas, hay muchas coincidencias en nuestras trayectorias. Tenemos una relación muy cercana en lo profesional”, ilustra.
Y asegura: “En 30 años no ha habido una diferencia seria con Luis…”.
En síntesis, juegan en el mismo equipo.
Ya encarrerado, y a pregunta expresa, José Antonio niega  haber pedido a Peña Nieto que no pusiera a Ana Lilia Zepeda como directora de Banobras, por tratarse de un perfil más político que financiero.
Y es que dicen que Videgaray habría pedido el cargo para Ana Lilia a manera de “premio de consolación”, luego de que la candidatura del PRI al gobierno del Estado de México recayera en el ahora gobernador electo de esa entidad, Alfredo del Mazo. 
“Nunca existió esa conversación”, aseguró el secretario.
Por lo demás, reconoce que fue Videgaray quien le presentó al presidente Peña.
A José Antonio se le ha mencionado como posible “candidato invitado” del PRI a la Presidencia de la República.
Esa figura existe en los estatutos del tricolor para aspirantes a diputados, alcaldes, senadores, gobernadores,  pero no para el máximo cargo de representación nacional.
Para ser candidato presidencial del otrora “partidazo” se requiere un mínimo de diez años de militancia.
Eso deja fuera de la contienda interna al titular de la SHCP.
Pero en la primera quincena de agosto se va a celebrar la Asamblea Nacional del PRI. Los famosos “candados” pueden caer y dejar la puerta abierta a los “candidatos invitados”, sobre todo ahora que la marca PRI está devaluada.
La Casa Blanca, exgobernadores, Ayotzinapa, gasolinazo y Trump alejaron el famoso Mexican Moment y colocaron al tricolor en su peor momento histórico, según las encuestas más serias.
Ser priista en estos tiempos no es fácil. Sus detractores, que no son pocos, los asocian con corrupción y fraude electoral. Les atribuyen la inseguridad, la violencia, la falta de crecimiento.
Traer la divisa del viejo partido no ayuda, y Meade no la trae. Eso y su amplia experiencia como funcionario —ha sido cinco veces secretario de Estado— podrían jugar en su favor.
El reverso de la moneda: su pasado en el gabinete del panista Felipe Calderón —fue secretario de Energía y de Hacienda— lo convierte en un híbrido de la política. 
Hacerlo candidato presidencial le implica al presidente Peña riesgos de enfrentar una rebelión interna en el PRI. 
Pero como le gusta decir al propio Meade: “en política las cartas se juegan diario.”
Él no suda, ni se obsesiona con el tema de ser candidato presidencial. Sabe lo complicado que es hacer política desde la secretaria de Hacienda. 
Su futuro, después de las elecciones de 2018, tiene tres  vertientes: el fin de su carrera como funcionario y a otra cosa; su brinco a otro puesto —se habla mucho del Banco de México— o la candidatura presidencial.
Por lo pronto ni se encarta, ni se descarta.
A José Calzada, titular de la Sagarpa, lo vimos el jueves en el 4 Seasons. Se le veía contento por los resultados de la primera reunión que sostuvo con su homólogo estadunidense, George Sonny Perdue, en Atlanta, Georgia.
Por lo que cuenta, hubo química. “No hubo en la mesa temas políticos, lo que sí hubo fue el Tratado de Libre Comercio”.
Sonny Perdue, alguna vez gobernador de Georgia, tiene una visión muy distinta a la de Donald Trump respecto del famoso TCLAN.
“Está convencido de que nos ha ayudado a los tres. Es un convencido del comercio abierto”, nos dijo Calzada. Le atribuyó al estadunidense las siguientes palabras: “Nosotros vivimos en el mejor barrio”.
Pero lo que al titular de la Sagarpa le pareció lo más importante es que tanto Perdue, como su homólogo canadiense, Lawrence MacAulay, coinciden en el potencial que los tres países tienen como región.  
México, Estados Unidos y Canadá intercambian diariamente alrededor de dos mil 600 millones de dólares, según datos de la American Chamber.
Nada más hostil que el poco amistoso grito de “build that wall!” —¡construyan ese muro!— que multitudes blancas, y poco educadas, lanzan cada que Donald Trump lo pide.
El xenófobo Presidente estadunidense arenga con ese grito cada que requiere recuperar la popularidad perdida por sus truculentas relaciones con los rusos, su yerno incómodo, su salida del acuerdo de París o su obstinada obstrucción de la justicia.
Hoy, sólo 3.6 de cada diez ciudadanos apoya su gestión, según Galup.
Trump requiere levantar esos números. Nosotros somos el target —objetivo— —que le da puntos. Nos ataca no sólo en actos multitudinarios, sino en Twitter, donde escribió: “México acaba de ser clasificado como el segundo país mortífero del mundo, sólo por detrás de Siria. El tráfico de drogas es la causa. ¡Construiremos un muro!”, escribió.
Por supuesto que ya hubo reacción de la Cancillería en un comunicado: equivocaron metodología; México no es el segundo país más violento.
#
Retrovisor/IVONNE MELGAR
Excelsior
Frente Amplio Opositor: ¿es neta?
Cuando Ricardo Anaya, presidente del PAN, soltó que exploraba con el PRD una alianza hacia el 2018, ya existía un proyecto común, al menos en el papel.  Era 20 de mayo.
Ante el enojo de los perredistas más afines a Andrés Manuel López Obrador, la presidenta Alejandra Barrales sembró la idea de que aquello era una ocurrencia del panista. Sin embargo, el presunto conejo que Ricardo Anaya se habría sacado de la chistera era más que una aspiración compartida.
Motivados por sus aspiraciones personales, venían hablando de esa iniciativa desde febrero. El panista como precandidato presidencial y la perredista con la intención de buscar el gobierno de la CDMX.
En medio de las campañas de las elecciones estatales pasadas, con el visto bueno de ambos, un equipo técnico comenzó a diseñar una propuesta de la ruta a seguir para lograr un frente amplio ciudadano.
El documento al que tuvimos acceso incluía la meta inicial de contar para noviembre con  “un proyecto alternativo de nación”.
La idea era integrar a diversos partidos y sectores de la sociedad para crear un frente opositor al PRI que postularía candidatos a los tres mil 447 cargos de elección que se disputarán en 2018 en el relevo del Congreso, ocho gubernaturas y más de mil presidencias municipales.
El equipo técnico analizó la experiencia francesa de Emmanuel Macron y planteó que el proyecto debería   colocarse “por encima de las diferencias y posiciones ideológicas de los partidos y sus dirigencias”. Se habló de  consultar a medio millón de ciudadanos.
Se proponía la discusión de distintos métodos para definir a los candidatos de todos los cargos. Y se adelantaba que el frente debería construir una coalición de gobierno. Ricardo Anaya y Alejandra Barrales habían conversado del frente con liderazgos del Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC). Sin embargo, los llamados de López Obrador a los partidos de izquierda para sumarse a  Morena, en la elección mexiquense, interrumpió aquel proceso.
El PT acudió a la convocatoria de AMLO y la presidenta del PRD se vio acotada por las críticas de sus compañeros y el fortalecimiento de ADN  por la campaña de Juan Zepeda. Sin embargo, este jueves, Ricardo Anaya consiguió reactivar esa ruta en la Comisión Permanente, máxima instancia de definición del PAN.
Rafael Moreno Valle,  precandidato presidencial, se pronunció a favor de esa alternativa bajo la advertencia de que no podían predeterminarse candidatos. 
Si bien Margarita Zavala pidió crear “una mesa de aspirantes” del PAN, se definió a favor de las alianzas con otros partidos y desistió de solicitar la renuncia de Anaya. Alejandra Barrales hará lo propio en una reunión programada para mañana entre el CEN del PRD y el Consejo Consultivo, espacio donde se encuentran los jefes de las corrientes.
El asunto a tratar es la aprobación de un frente opositor al que invitarían a las dirigencias de Morena, PAN, MC y PT.
Habrá que esperar la respuesta de AMLO, quien hace dos semanas resolvió en el congreso de su partido que sólo haría alianza con el PT. 
De persistir el trato desdeñoso de López Obrador al perredismo, se abriría el camino a la mancuerna PAN-PRD ya utilizada a nivel estatal. El escepticismo, sin embargo, se impone.
La primera duda es si la militancia y el voto duro panista y perredista estarían dispuestos a esa fórmula. Otra incógnita es qué candidato azul podría convencer a los perredistas y, viceversa, quién de los amarillos estaría bien visto por los panistas.
El factor tiempo también coloca en tela de juicio la viabilidad de ese frente.
Pero el reto mayor es superar la capacidad de cooptación del gobierno. ¿Estarán los artífices de una coalición libres de compromisos con el presidente Enrique Peña? 
El golpeteo en el Estado de México a la alianza PAN-PRD puede repetirse con quienes la frenaron ahí, el grupo de Juan Zepeda. Igualmente pueden presentarse situaciones que pongan en entredicho las trayectorias de los líderes opositores, como pasó con la filtración de que Josefina Vázquez Mota había recibido 900 millones de pesos para su fundación de apoyo a migrantes. Un indicador de la capacidad de penetración del PRI en las demás fuerzas se manifiesta en los resquemores mutuos. Es común escuchar a panistas, perredistas, petistas y políticos de MC sospechar de los niveles de autonomía ante el gobierno de las otras dirigencias.
Esa desconfianza es signo de la eficacia que el gobierno ha tenido en la estrategia de fragmentar a una oposición que, además, se acostumbró a sus prebendas y arreglos en los oscurito. Por eso la capacidad del PRI para dividir a sus adversarios sigue siendo mayor que la capacidad de la oposición para enfrentarlo. 
Julio será determinante para saber de qué están hechos Ricardo Anaya, Miguel Mancera, Margarita Zavala, Rafael Moreno Valle, Alejandra Barrales, Dante Delgado y Enrique Alfaro.
Tienen un mes para demostrar si pueden romper la disyuntiva a la que nos encaminamos: AMLO contra la mafia del poder o el PRI contra la versión mexicana de Maduro. 
Tienen cuatro semanas para convertirse en actores de 2018.

#
Revés diplomático
SOBREAVISO / René Delgado
Reforma
No podía ser de otro modo: sin base en una política interior definida y sólida, la política exterior es un cuento... cuando no, un fracaso asegurado.
Y lo grave del revés sufrido por la Cancillería mexicana en la reunión de la Organización de Estados Americanos radica no tanto en haber dejado impune al gobierno venezolano de Nicolás Maduro, como en haber mostrado su fragilidad: su falta de soporte en la política interior.
Hacia el norte de América, México -el socio comercial- no pudo mostrar habilidad ni liderazgo para sacar adelante la resolución apadrinada por él, Estados Unidos y Canadá. Hacia el sur del continente, México -el socio cultural- embarcó a los países grandes en una aventura sin asegurar los votos necesarios para coronarla con la aprobación.
Así, con tres fracasos al hilo -precipitar las negociaciones con Estados Unidos, cuando el Ejecutivo de ese país hace gala de locura; dar por bueno un acuerdo injusto en materia azucarera; y, ahora, fracasar en la condena del régimen de Nicolás Maduro-, la Cancillería se apresta a emprender las negociaciones relativas al Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
En la reunión de la OEA, presidida y auspiciada por México en Cancún, la Cancillería no quedó como uno de "los perritos simpáticos del imperio" -Delcy Rodríguez dixit-, sino como el perro de las dos tortas: mal con unos y con otros.
El secretario Luis Videgaray no es el villano ni la víctima de la loca aventura diplomática protagonizada, tampoco el secretario Miguel Ángel Osorio Chong que nomás no puede soportar, al interior, la política exterior. Lo son el Ejecutivo y su equipo que, a cinco años de ejercer el no poder, insisten en impulsar acciones de gobierno, cuando no han sido capaces de tomar las riendas de éste y gobernar.
Los ejes del proyecto de resolución en contra del gobierno venezolano, por sí solos, advertían la imposibilidad de abanderarlos sin salir raspados o rasguñados o con un revés estampado en la frente, delante de la comunidad norte, centro, caribeña y suramericana.
Manifestar preocupación por las prácticas antidemocráticas, la violación de derechos humanos, la violencia y el hambre en Venezuela, sin fijarse dónde está parado el país en esas materias no pasa por un lamentable descuido, sino por una tontería monumental.
Los ejes del debate nacional son, hoy, aquí, precisamente los que se pretendía condenar allá, en el extranjero venezolano. ¿Prácticas antidemocráticas? Ni dónde ocultar la intervención gubernamental en las elecciones del Estado de México y Coahuila. ¿Violación de derechos humanos? Ni qué decir ante la revelación del espionaje a activistas y periodistas, y la increíble reacción oficial. ¿Violencia? Ni modo de echar a una de las mil fosas clandestinas el registro de su repunte a todo lo largo del año. ¿Hambre? Imposible presumir la rentabilidad política derivada de mantener la pobreza y la desigualdad social en el mismo nivel durante el último cuarto de siglo.
¿En qué cabeza cupo sentirse con autoridad política, diplomática y moral para reclamar afuera lo que se niega dentro?
Sin entrar a especular si la Cancillería mexicana abanderó la causa por una profunda convicción sin reparar en su propia circunstancia o por consolidar una política electoral jugando hacia afuera o por pedido del vecino del norte, asombra la falta de condición con que se emprendió la aventura.
En efecto, aun sin la resolución condenatoria, se exhibió al régimen de Nicolás Maduro, pero también se exhibió el régimen de Enrique Peña que no ata ni desata, ni entiende el nudo en que se encuentra.
Se agradece, eso sí, que la Cancillería no haya echado mano de los operadores electorales empleados aquí y ofrecido despensas, tarjetas, tinacos, láminas de cartón, costales de cemento o salarios rosas a las islas del Caribe para comprar los tres votos faltantes para poder decir: misión cumplida.
Lo cierto es que la Cancillería mexicana sale mal parada de la reunión, justo cuando más requiere tener bien puestos los pies en la tierra.
Pese a la promesa presidencial de diversificar la diplomacia y el comercio a fin de no concentrar sólo en Estados Unidos los esfuerzos, sobre todo, a raíz de la elección de Donald Trump, los traspiés dentro y fuera del país continúan y, claro, vulneran de más en más la actuación de México hacia el exterior. La falta de definición y acción seria en política interior anulan la diplomacia.
Desde luego, hay quienes piensan que el gran logro fue dejar el ostracismo en materia diplomática, recolocar al país en la escena continental al fijar postura y pretender recuperar liderazgo. Desde luego, también hay quienes piensan que al exhibir al régimen venezolano se le causó daño político al lopezobradorismo.
Suponiendo sin conceder que ambos logros constituyeron una victoria, se trata de una victoria pírrica. Un triunfo más como los supuestamente conseguidos y la política exterior mexicana alcanzará un sólido fracaso.
No se puede separar la política exterior de la interior. Si no hay la segunda, menos puede elaborarse la primera.
Con esas pobres cartas credenciales, ahora viene la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.
Si la administración del presidente Enrique Peña no elabora una política interior que le cierre flancos y le aporte cierta autoridad y credibilidad hacia dentro y hacia fuera del país, si se sigue confundiendo la política interior con la política electoral, el revés diplomático de hoy podría derivar en un fracaso con repercusiones hacia adentro y hacia afuera, sin mencionar el efecto electoral que le podría acarrear.
Impresiona cómo la administración se adentra en su propio laberinto y festeja el error.
#
 Se busca Macron/Jorge Volpi
Reforma
Más que como un político, se le asume un superhéroe, encarnación súbita de las cualidades que se creían perdidas entre los líderes contemporáneos, un ser de otro universo dotado con los atributos necesarios para deslumbrar y seducir a la mayoría, salvar a la patria y devolverle las esperanzas al resto del orbe: además de joven y guapo (rasgos que parecerían frívolos o banales, sobre todo porque en México ya los votamos), inteligente y astuto, con la doble formación del economista y del filósofo, casado y enamorado de una mujer veinte años mayor, ministro de un gobierno socialista con ideología liberal -decidido a atraer por igual a izquierdistas y derechistas desencantados-, con experiencia de gobierno pero habiendo surcado el pantano sin mancharse, miembro del sector empresarial sin haberlo usado sólo en su provecho, portavoz de los valores laicos y republicanos pese a su formación católica, verdugo a partes iguales del FN, el PS y de Los Republicanos, archirrival planetario de Donald Trump, garante del europeísmo: Emmanuel Macron -no es coincidencia que su nombre signifique el ungido- luce hoy como un trofeo que medio mundo quisiera importar, imitar, copiar, repetir, clonar...
Un hombre que, frente a la desconfianza, el miedo y la ira -las emociones que dominan nuestra época-, encarna una suerte de imposible unión de los contrarios y se dice preparado para reintegrarle las esperanzas, la tranquilidad y el sosiego a los franceses y acaso al planeta.
Macron es, qué duda cabe, un fenómeno insólito, tan insólito como Trump, de quien se presenta como antídoto. Al menos unos cuantos puntos los acercan: un año antes de las elecciones en sus respectivos países, nadie les daba la menor oportunidad de triunfo; ambos encarnaron, en su momento, una alternativa a los políticos y los partidos tradicionales; y los dos, en fin, son a la vez outsiders y parte integral del sistema al que, con estrategias distintas, contribuyeron a derruir.
El ascenso de ambos hubiese sido imposible en otras épocas y se basa en el hondo desprestigio de la política tradicional. Quienes pensaron que Marine Le Pen podría beneficiarse de la victoria de Trump no conocían el sistema político francés ni a los franceses: sin duda votaron contra el sistema, como en Estados Unidos, pero no por una líder xenófoba y racista, sino por quien, en este panorama inestable, se apropió de la mayor parte de los valores franceses, deslindándose a su vez de la casta, es decir, de quienes llevan décadas repartiéndose poder y beneficios.
Las acusaciones de corrupción contra Fillon, quien parecía destinado a suceder a Hollande, inclinaron la carrera hacia este "recién llegado" que no lo era tanto. A partir de ahí, una campaña dúctil, el despliegue de un carisma que la mayoría sólo había apreciado in ovo, los incontables yerros de sus adversarios -en especial del socialista Benoît Hamon- y la sensación de frescura que logró imprimirle a su campaña permitieron que Macron ganara la primera vuelta, la segunda y la mayoría en la Asamblea.
¿Quién no querría importar, repetir, imitar, copiar, clonar no sólo un personaje, sino un paquete semejante? De ahí que, de un lado, ahora los partidos tradicionales busquen desesperadamente macrones entre sus filas y que decenas de políticos profesionales busquen maquillarse como él (resaltando su juventud o su apostura o su independencia) o que, del otro, se juzgue con extrema dureza la angustiosa búsqueda de un líder o un fenómeno que muy difícilmente puede repetirse.
En México, apenas hemos tardado en ser víctimas del síndrome Macron y por una parte ya vemos a políticos de toda la vida alquilando sus disfraces (mientras sus seguidores los corean) y, por la otra, a quienes buscan desnudarlos (mientras sus seguidores destilan su hiel). Cuando aún no sabemos si Macron es un espejismo o un auténtico superhéroe, preferimos enfrascarnos en la polémica entre quienes buscan macrones y quienes los rechazan, en vez de discutir, cuando más urge, el proyecto nacional para acabar con la corrupción, la violencia, la inequidad y la injusticia que mantienen al país hundido y en zozobra.
@jvolpi
#

No hay comentarios.: