28 jul. 2017

María Eva regala “Don del viento” a su padre, Alejandro Avilés.

MARIA-EVA REGALA “DON DEL VIENTO” A SU PADRE
REDACCIÓN , Proceso, 3 OCTUBRE de 1998 
Nota de Roberto Ponce
María-Eva Avilés publica su cuarta grabación, Don del viento, que marca el encuentro de esta compositora y cantante con los versos de su padre, el poeta sinaloense Alejandro Avilés 
Son doce momentos musicales registrados por Discos Pentagrama, con apoyos del Instituto Michoacano de Cultura, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y el Colegio de Sinaloa Las fotos familiares en sepia y un librito antológico hacen de esta grabación una de las mejor cuidadas del catálogo Pentagrama
En producción conjunta, María-Eva va de la mano con el arreglista Ramón Sánchez, logrando esmeradas musicalizaciones y un sonido bien temperado si se contrasta su Don del viento con los dos compactos anteriores de ella: el rock urbano Laguna de neón (1991) y las canciones infantiles para El tesoro del rincón de los niños (1996)
Fueron dos años para María-Eva en el terminado de diez poemas de su padre —nacido en La Brecha, Guasave, en 1915—, tras leer su poética íntegra: Soledad (1948); Libro de Eva (1958); Los claros días (1975); Don del viento (1977), y La vida de los seres (Premio Nacional de Letras Ramón López Velarde 1980)
Precisamente desde el arranque con la canción-tema, María-Eva trasciende anteriores formalismos musicales, ampliando su versatilidad de géneros El rompimiento también se produce en el verso libre de Campesinos, donde ella resuelve con madurez la musicalización:
Y con espíritu de golondrina untan
       su sien
contra el dolor y el tiempo
Intemporales y sin culpa, bajan
Lavan su sombra con mirar al suelo

Aires de son cubano vuelan en Diecinueve y María-Eva arriesga sabroso vallenato en Cera Los nuevos pasos de la compositora por caminos del New Age avanzan, en mezcla de Enrique Quezadas, con la sencilla profundidad de Gracia nueva Hay ecos del romántico Gustavo Adolfo Bécquer:
Que no supieras nunca de dónde
       viene el agua,
ni cómo se la beben raíces tan
     amargas;
que lo ignoraras todo como la
  oscura planta
de la noche llovida en una lágrima
La tambora vibra en dos cortes: Corrido de Sinaloa y Corrido del Vito Dos poemas son leídos en viva voz por el poeta: Tránsito y Nuevo canto a Morelia Finalmente, el viejo blues de María-Eva se desangra en El rescate, historia verídica dedicada a Gonzalo Contreras, amigo del poeta y que fuera baleado en la espalda por un compadre, en Michoacán:
Mirando a quien lo hiere,
aún más que el fuego la traición
   lo mata
María-Eva Avilés expresó a Proceso:
“Las poesías me eligieron, más que yo seleccionarlas 
Musicalizar para mí no es un reto, sino un gusto, un sueño, el mejor regalo a mi padre quien siempre me impulsó al don del canto”
El pasado 29 de septiembre cantó Don del viento en el Bar Arrabalero, con la presencia de su padre, quien dijo emocionado:
“No es verdad que uno quiera igual a sus hijos Yo amo más a mis hijas que a mis hijos por su cariño y este regalo de María-Eva es lo mejor que he recibido en mi vida”
María-Eva Avilés y su grupo presentarán Don del viento en el Centro Nacional de las Artes el sábado 10 de octubre a mediodía

No hay comentarios.: