14 ago. 2017

Las columnas políticas, hoy, lunes 14 de agosto de 2017

¿Es Meade el cisne negro?, o sólo es un distractor.....? Es una de las cartas fuertes de EPN.., y del PAN
#
Y los candidatos priistas a los controles de confianza....
Pobres no saben lo que les van a aplicar.; los controles de confianza sobre todo el polígrafo es un chiste...; no tiene base científica y puede eliminar a los adversarios..., basta que lo diga el poligrafista...
Pobres priistas ..., bueno no todos. Pasarán los que el líder quiera...
El asunto es que quien repruebe quedará estigmatizado... como criminal.
El poligrafo es discriminatorio..., Conapred de hoy, y la CNDH no dicen nada...
El asunto no es nuevo, lo quizo aplicar -sin éxito-, el ex partido Alternativa Socialdemocrata (y ex Campesina).
Recomiendo....https://lasillarota.com/opinion/columnas/eliminar-el-poligrafo-de-los--controles-de-confianza/96431
#
Para quien no haya leído el reportaje de Proceso de anteayer, lo pueden ver completo abajo...
Odebrecht y Lozoya Austin, nombres vinculados en investigación sobre sobornos/
IGNACIO RODRÍGUEZ REYNA Y ALEJANDRA XANIC
#
Las columnas políticas, hoy, lunes 14 de agosto de 2017
Bajo Reserva/ El Universal

¿Y dónde está Lozoya?
Ni sus más cercanos ex colaboradores pudieron localizar ayer a Emilio Lozoya Austin. El ex director de Pemex fue mencionado por el ex director de la empresa brasileña Odebrecht, Luis Alberto de Meneses Weyll. No es cosa menor lo que, según el diario brasileño O Globo, dijo el ex ejecutivo de don Emilio quien, al parecer, no tuvo el interés de salir a dar la cara ante los señalamientos, sólo los negó vía Twitter. Según Meneses Weyll, la multinacional brasileña le dio sobornos a Lozoya por 10 millones de dólares desde 2012, es decir, aún sin ser director de Pemex, sino cuando era parte del equipo del entonces candidato presidencial Enrique Peña Nieto. Más adelante, según Meneses, se le habría dado un moche de 6 millones de dólares por la entrega de una obra de 115 millones de dólares en una refinería. Algunas preguntas surgen. ¿Tendrá la Procuraduría General de la República localizado a Lozoya? ¿Estará en el país? ¿Vendrá una historia como las que recientemente han vivido los priístas Javier Duarte, Roberto Borge o Tomás Yarrington? ¿Continuará la tradición de la extradición?
El nuevo presidente del PRD

El PRD prepara para el próximo fin de semana su Consejo Nacional, para el proceso sucesorio interno. Tras meses de desacuerdos que le impidieron realizar la elección en urnas de todos sus liderazgos, será finalmente una negociación —y votación de más de 300 consejeros—, la que decida quién conducirá al PRD durante las elecciones de 2018 en sustitución de la actual presidenta, Alejandra Barrales. Doña Alejandra concluirá sus funciones para regresar al Senado. Sin embargo, todo parece indicar que Barrales no hará huesos viejos en su escaño, pues nos aseguran, que está lista para ser la candidata del PRD y, si fuera el caso, de un frente opositor al gobierno de la Ciudad de México. En el PRD, aunque aún no se sabe el nombre, el perfil del nuevo presidente será el de un hombre o una mujer que llegue a “planchar” las alianzas con el PAN y algunos otros partidos, para pelear metro por metro la capital del país a Morena.
Apenas le quitaron los candados a Meade y…
Esta semana, la agenda del secretario de Hacienda, José Antonio Meade, estará cargada de un toque legislativo. Nos cuentan que mañana Meade desayunará con diputados del PRI, y por la tarde tendrá una comida con senadores del tricolor. Aseguran que la reunión con los legisladores nada tiene que ver con las aspiraciones de don José Antonio de ser candidato a la Presidencia, pues comentan que se trata de una de las reuniones periódicas que los funcionarios del gabinete del presidente Enrique Peña Nieto tienen regularmente con los priístas pertenecientes al Poder Legislativo. Sin embargo, esta vez será la primera en que Meade se reunirá con los priístas ya sin candados que le impidan ser considerado una de las opciones del partido para la candidatura presidencial.
Morenos a fuerza
Nos dicen que al interior de la bancada del PRD en la Cámara de Diputados, se creó un frente a favor del partido, debido a que se ha divulgado de manera errónea la salida de algunos legisladores, quienes han señalado abiertamente que su deseo es continuar en el partido y en la fracción parlamentaria perredista. Es el caso de los diputados Arturo Santana Alfaro, Leonardo Amador Rodríguez y Sergio López Sánchez, quienes han tenido que desmentir entre los perredistas su renuncia al partido, pero sobre todo, su incorporación a las filas de Morena. Nos dicen que han pedido a la dirigencia nacional hacer algo para poner un alto a los rumores de falsas desbandadas, algunos de ellos, señalan, propiciados desde el interior del partido y del grupo parlamentario. Nos aseguran que ellos son amarillos, pero que los quieren hacer morenos a fuerza.
#
Templo Mayor/ Reforma
TRAS asistir a la Asamblea Nacional del PRI en la Ciudad de México, varios tricolores de Jalisco regresaron a su tierra convencidos de que Aristóteles Sandoval… ¡ya se va!
DE SER CIERTO lo que se comentó con insistencia en el Palacio de los Deportes, el gobernador jalisciense estaría dejando el cargo por ahí de octubre para incorporarse al gobierno federal.
EN ESTE momento se mencionan dos posibles destinos para Ari: la Secretaría de Desarrollo Social o la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.
LA IDEA de que tal vez se vaya a la SCT se fortalece por la debilidad política que afecta a Gerardo Ruiz Esparza tras el desastre del socavón. Además, Sandoval podría estar cerca de la terminación de una de las principales obras de su sexenio: la línea 3 del Tren Ligero.
‘ORA QUE si su destino resultara ser la Sedesol, habrá que estar hoy con los ojos muy abiertos, pues curiosamente está entre los invitados a los 25 años de la dependencia. Y con eso de que la ceremonia es en el Museo Nacional de Antropología, a ver si no sale con hueso.
NO SE lo digan a nadie, especialmente a sus seguidores, pero a Andrés Manuel López Obrador sí le gusta la reforma energética que tanto ha criticado.
HACE unos días estuvo en Monterrey, donde tuvo varias encerronas con empresarios, organizadas por su principal cabildero ante el sector privado, Alfonso Romo.
EN UNA de esas reuniones, Dionisio Garza Medina le preguntó a López Obrador que si, en caso de llegar al poder, echaría abajo la reforma energética.
Y EL TABASQUEÑO dijo que ¡de ninguna manera!, que porque había cosas muy buenas dentro de la reforma.
LO QUE SÍ dijo fue que echaría para atrás muchas licitaciones en las que participaron políticos, aunque no aclaró a cuáles se refería.
EN LA Asamblea Legislativa de la Ciudad de México, el perredista Mauricio Toledo reunió 22 firmas de legisladores para destituir al delegado en Tláhuac, el morenista Rigoberto Salgado.
ALGO HUELE muuuy mal en la política capitalina cuando un personaje como Toledo, que tiene la cola más larga que un diplodocus, es quien promueve la investigación de hechos turbios.
Y LA COSA de plano apesta cuando entre los firmantes aparecen fichitas como el priista Adrián “El Poli” Ruvalcaba o el perredista que se peina como líder norcoreano Leonel Luna.
SI ESOS son los buenos, ¡cómo estarán los malos!
#
Trascendiío/Milenio
Que tanto Miguel Ángel Mancera como Salomón Chertorivski decidieron cambiar de estrategia y, en lugar de seguir peleando para que aumente el minisalario, ahora van con todo a fin de desaparecer la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, a la cual culpan de que tengamos el ingreso más bajo del continente.
Mediante cartas firmadas de puño y letra, Mancera le pide a cada coordinador parlamentario en la Cámara de Diputados que reciba a su escudero en esta batalla, Chertorivski, para que fundamente el porqué piden que desaparezca la obstruccionista Conasami.
Que este domingo, Ricardo Monreal y Martí Batres, dos de los tres aspirantes de Morena a la candidatura para la Jefatura de Gobierno, midieron fuerzas rumbo a la encuesta que definirá al abanderado de ese partido para los comicios del año entrante.
El delegado en Cuauhtémoc presentó en el Monumento a la Revolución su proyecto de ciudad a diversos sectores de la capital; mientras que el líder local de ese partido acudió al Hemiciclo a Juárez para el informe de labores de los diputados Alfonso Suárez del Real y Alicia Barrientos, por cierto, allegados a Batres.
A propósito, el senador morenista Mario Delgado también anda haciendo su lucha por la candidatura para la CdMx. Hay quienes piensan que no tienen nada qué hacer; sin embargo, Andrés Manuel López Obrador no ha señalado: “Lo que diga mi dedito”…
Que entre los detractores de la Línea 7 del Metrobús se encuentra Mauricio Soto, quien ha negado pertenecer al Movimiento de Regeneración Nacional. Sin embargo, el empresario en Miguel Hidalgo es uno de los suspirantes de Morena para contender por la Jefatura Delegacional en esa demarcación junto con Aldo Sepúlveda, Javier Hidalgo, Eduardo Dosal y Enrique Vasconcelos.
No es la primera ocasión que Soto busca ser delegado en Miguel Hidalgo, ya intentó una nominación por el PRD cuando ahí todavía las opiniones de Andrés Manuel López Obrador pesaban; pero ni ser de los consentidos y cercanos al tabasqueño desde la campaña presidencial de 2006 le alcanzó para lograr su objetivo.
Que a partir de hoy se verá si hay mano firme en el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, comandado por Francisco Javier Acuña, pues este lunes concluye la revisión del Sistema de Portales de Obligaciones de Transparencia, y la dependencia deberá reprender a los sujetos obligados que no hayan subido a la plataforma la información que por ley deben transparentar sin que medie solicitud de los ciudadanos.
Se trata de un espacio en el cual deben subir de oficio su información los tres poderes federales, los tres poderes de los estados y todos los municipios del país, además de partidos políticos, sindicatos, universidades y órganos autónomos.
#
Frentes políticos/Excelsior
I.Lógica elemental. Se queja Jesús Zambrano, vicecoordinador del PRD en la Cámara de Diputados, de que sus adversarios políticos pretenden desgastar y desprestigiar al Frente Amplio Democrático. “De una vez digo: ¡Pues qué bueno que se estén definiendo los campos desde ahora que estamos a diez meses de la elección presidencial! Y quienes no quieren estar en el PRD, que enseñen el cobre y se vayan a otro partido”, enfatizó. Afirmó que el frente es visto como una posibilidad real de triunfo en 2018, “por ello, lo han querido desprestigiar”. Al parecer el PAN y el PRD irán juntos. Mezclar el agua y aceite en términos políticos ¿seguirá siendo una buena idea?
II.Sacudida total. Más que limpios salieron los priistas de la Asamblea Nacional. Por primera ocasión en los 88 años de historia, el PRI someterá a, al menos, diez mil aspirantes a puestos de elección popular a un examen de integridad y confianza, para cerrar al máximo las posibilidades de que incurran en actos de corrupción, en caso de ganar una elección, pero además, verificará que no pesen sobre ellos acusaciones de misoginia o violencia política contra las mujeres. Si la mitad de las pretensiones emanadas de las mesas temáticas se hacen realidad, estaremos ante un partido competitivo. Después de casi nueve décadas de existencia se quitan la polilla.
III.Ya no saben qué inventar. Ricardo Anaya, prometió que​ de ganar su partido la Presidencia en 2018, regresará la paz al país. “La inseguridad en México está peor que nunca. Este gobierno no ha querido y no ha podido con el paquete”, aseguró el presidente nacional del PAN, al invitar a los ciudadanos a participar en la campaña Imagina un México Nuevo, a través de la cual su partido quiere escuchar a todas las personas para poder construir la mejor propuesta electoral para 2018. A ver, si las ideas saldrán de la ciudadanía, ¿para qué necesitamos a los institutos políticos? Holgazanería a niveles insospechados. Por cierto, a don Ricardo se le olvida que la paz en México la alteró Felipe Calderón.
IV.Vacacionistas. Ocho senadores de distintos partidos acompañarán a los representantes de la Secretaría de Economía durante las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. La Junta de Coordinación Política designó ya a un grupo con el que la Cámara tendrá presencia en las negociaciones que darán inicio el próximo 16 de agosto, en Washington. Pablo Escudero Morales, presidente de la Mesa Directiva del Senado, anunció al “grupo plural” de acompañamiento. ¿Aportarán algo o sólo serán sombra? ¿Cuánto costará el viaje de los chaperones? Y, sobre todo, ¿para qué van?
V.Firmeza. Los negociadores del gobierno mexicano para la renovación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, encabezados por Kenneth Smith, cuyo talento y experiencia están fuera de toda duda, saben bien el compromiso que tienen enfrente para sacarlo adelante o retirarse dignamente. México acude al encuentro con Estados Unidos y Canadá con firmeza para que la renovación del acuerdo comercial no implique un paso atrás, verlo de otra forma es sacar ventaja o falta de interés. La representación de nuestro país no aceptará cláusulas que signifiquen  un retroceso. Los senadores priistas, que preside Emilio Gamboa, respaldan a nuestra delegación para la actualización de este mecanismo de cooperación, que es un instrumento eficaz para alcanzar mejores niveles de bienestar.
#
Será?/24 Horas
Encuentra FAD resistencias ¿Será?
Nos cuentan que en los trabajos de conformación del Frente Amplio Democrático, a nivel local empiezan a encontrarse resistencias de los dirigentes estatales del PAN y PRD, sobre todo en aquellos estados donde ha habido alternancia de los dos partidos y la interacción entre gobierno y oposición ha derivado en relaciones de confrontación directa. Y hay casos en donde las militancias de ambos organismos no se pueden ver ni en pintura, por lo que se ponen en riesgo incluso las instrucciones que pudieran venir desde las dirigencias centrales, comandadas, respectivamente, por Alejandra Barrales y Ricardo Anaya. ¿Será?
Reviven debate por el aborto
Vaya conflicto que armaron los integrantes del Constituyente de la CDMX con sus intenciones de permitir el aborto hasta las 24 semanas de gestación, cuando en la actualidad la legislación establece que el procedimiento está aceptado hasta las 12 semanas. Nos cuentan que ya la organización México por la Vida, con el aval del Congreso de la Unión, recaba firmas para evitar que prospere la propuesta de ampliación, bajo la premisa de que se incrementa el riesgo de complicaciones y hasta de muerte de la mujer que aborta. De prosperar el proceso de recolección de rúbricas, existe incluso la posibilidad de realizar una consulta nacional, misma que se efectuaría a la par de las elecciones de 2018. Vaya manera de revivir un debate ya superado. ¿Será? 
 Caballada flaca, sin Romo
Comentan que de los cinco candidatos a alcaldes de la Miguel Hidalgo (Aldo Sepúlveda, Javier Hidalgo, Mauricio Soto, Ricardo Dosal y Héctor Vasconcelos) que anunció este sábado Morena, no se hace uno. Incluso, varios morenistas reconocen que el único que puede recuperar ese territorio, hoy panista, es Víctor Hugo Romo, pero sigue siendo una incógnita por quién contenderá el diputado local perredista. ¿Será?
Más seguridad en Naucalpan
El Gobierno de Naucalpan, que preside el alcalde Edgar Olvera Higuera, es uno de los que más ha invertido en materia de seguridad; hoy pone en operación la aplicación digital C4-24, con la que los ciudadanos tendrán desde su celular respuesta inmediata a las emergencias. El dispositivo permite enviar ubicación, video y fotografía de puntos exactos, lo que permitirá a la Policía responder en cuestión de minutos. La plataforma digital se suma a las herramientas de prevención del delito que el gobierno de Olvera ha adquirido en lo que va de su administración, misma que hará equipo con el helicóptero Águila 1 en el combate a la delincuencia.
#
Lenguas Viperinas/ LSR
ENRIQUE OCHOA REZA,
presidente nacional del PRI, enfrentará la ira de cuadros importantes en el tricolor, algunos aspirantes presidenciales, con los candados aprobados en la Mesa de Estatutos. Por una parte, Manlio Fabio Beltrones tronó contra la prohibición para brincar de una Cámara legislativa a otra, en tanto que Ivonne Ortega reprobó que el proceso para la elección del candidato presidencial no se haya abierto a la militancia. Ambos, según nos dicen, darán batalla en el Consejo Político Nacional, previsto para finales del año.
MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG,
secretario de Gobernación, se mantuvo al margen de las mesas temáticas rumbo a la Asamblea Nacional del PRI, a pesar de que en ellas se delineará el proceso de selección del candidato presidencial del tricolor. Primero su equipo dijo que participaría en la mesa de Guadalajara, Visión de Futuro, donde sí se presentó Aurelio Nuño; luego dijeron que estaría en Toluca, pero el único que se apareció por allá fue José Narro. En el PRI nos cuentan que Osorio Chong estaría afinando su estrategia luego de que abrieran la baraja presidencial en beneficio de Nuño, José Antonio Meade y José Narro.
ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR,
líder de Morena, sepultó ayer cualquier alianza estratégica con Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, la cual le permitiría ampliar su base territorial en aquella entidad. A pesar del consejo de sus asesores, de evitar cualquier señalamiento en contra del gobernador de Nuevo León, el tabasqueño se lanzó con todo y hasta lo acusó de ser independiente, pero del pueblo y no de la mafia en el poder. En su equipo existe cierta preocupación, pues los eventos de AMLO allá en el norte no tienen la misma concurrencia que en el sur del país.
GERARDO RUIZ ESPARZA,
secretario de Comunicaciones y Transportes, sigue sin reconocer la responsabilidad de la dependencia a su cargo en la tragedia por el socavón en el Paso Exprés. Ayer, el peritaje de ingenieros acusó omisiones en las 14 empresas que participaron en la obra, así como de funcionarios de la SCT, pero no quiso señalar directamente a los responsables de la muerte de dos personas. Y mientras Ruiz Esparza y Graco Ramírez, gobernador de Morelos, siguen echándose la bolita, la justicia para las víctimas sigue sin llegar.
JOSÉ ANTONIO MEADE,
secretario de Hacienda, dijo que siempre sí le interesa el 2018... pero en lo que respecta al Presupuesto. En la SHCP afirman que, aunque el funcionario es informado sobre desarrollo de las mesas temáticas del PRI que podrían abrirle la posibilidad de competir, su prioridad en este momento está en la elaboración del Paquete Fiscal del próximo año, pues este mes es crucial para los cálculos de recaudación y gasto federales, previos al Informe Presidencial.
#
Entrelíneas de la Asamblea del PRI (I)/Martha Anaya
El Heraldo..
Los tecnócratas derrotaron a los políticos en la XXII Asamblea Nacional del PRI. Dos de ellos, jóvenes además, encabezan en estos momentos la carrera por la candidatura: Meade y Nuño
Comencemos por lo elemental: De entrada, el PRI se da un baño de pureza abriendo las puertas de la candidatura presidencial a un ciudadano simpatizante como José Antonio Meade.
Candado roto, por si se requiere, para enfrentar a su principal adversario en el 2018: Andrés Manuel López Obrador, moreno que viste ropajes de puritanismo.
Sopapo, pues, para los militantes del tricolor (intrínsecamente quedan tachados como figuras impresentables ante el nuevo electorado).
A renglón seguido: Triunfo de los “tecnócratas” sobre los “políticos”.
Emerge por todo lo alto el equipo de Luis Videgaray (aunque él personalmente no haya puesto un pie en los trabajos de la XXII Asamblea Nacional). Léase el ya citado Secretario de Hacienda –por quien se abrieron los candados- pero en especial Aurelio Nuño.
Destacamos el nombre del titular de la Secretaría de Educación porque Nuño fue abiertamente promocionado durante la Asamblea –tanto en su discurso como en el video presentado en la plenaria- por el dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza.
Elogios de su labor (el Presidente de la República se sumó a ellos), muy por encima de los otros integrantes del gabinete.
Maltratados, en cambio, dos políticos en particular: Miguel Ángel Osorio Chong y Manlio Fabio Beltrones.
El secretario de Gobernación porque queda relegado –o al menos eso indica el mensaje de la apertura del candado de los simpatizantes- de la carrera presidencial.
El propio Osorio así pareció registrarlo aun y cuando va en punta en las preferencias de los priistas. Llegó a las 12 en punto –sin darse espacio para mayores saludos o apapachos- y se retiró de la Asamblea en cuanto ésta concluyó.
A Beltrones lo boicotearon desde la Mesa de Visión de Futuro que encabezó en Guadalajara. De una gran pasarela de secretarios y funcionarios de primer nivel que tenía prevista, le redujeron –“por órdenes de arriba”- los asistentes a dos: Enrique de la Madrid, secretario de Turismo y Mikel Arriola, director de Seguro Social.
Y aunque Ochoa Reza tuvo un guiño con el sonorense al mencionar en su discurso los gobiernos de coalición, la temperatura del Grupo Pinos en torno al sonorense –incluido el Presidente Enrique Peña Nieto– no se distinguió por su calidez.
Luego, quien vio notoriamente disminuidas sus momios –pasó a un tercer lugar en el ranking del respetable sobre sus posibilidades a futuro- fue el doctor José Narro Robles, secretario de Salud.
El propio ex rector de la UNAM lo detectó. Aunque procuró comportarse jovial y bromista, lo cierto es que se le notaba desangelado.
Así que jóvenes y tecnócratas van de gane por ahora.
GEMAS: Obsequio de Enrique Peña Nieto en la Asamblea del PRI: “Como soldados de la Patria vamos a salvaguardar el futuro del país.”
marthamercedesa@gmail.com
#
 El PRI muestra sus cartas
Razones/JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ
El PRI muestra sus cartas
¿Querrá Luis Videgaray participar con este grupo? El canciller ha dicho en muchas ocasiones que no
No hubo rupturas ni divisiones, nada en el Palacio de los Deportes pareció ser una reedición de la noche de los cuchillos largos. No sólo el PRI no tuvo la jornada aciaga que muchos auguraban, sino que salió fortalecido, incluyendo la dupla Enrique Ochoa-Claudia Ruiz Massieu, con un grupo sólido de posibles aspirantes a la candidatura presidencial y demostrando que en el 2018 será un competidor al que se debe tomar en cuenta.
Es verdad que al partido en el gobierno le falta aún dar el paso más difícil: designar a su candidato presidencial, pero la Asamblea Nacional lo deja en buena posición para hacerlo y, habiendo abierto los candados, otorga también al presidente Peña un abanico de opciones de las que no gozó ninguno de sus dos antecesores priistas. Esas cartas las tuvo Carlos Salinas cuando designó a Luis Donaldo Colosio en noviembre del 93, pero se quedó sin ellas cuando el sonorense fue asesinado en marzo del 94. Ernesto Zedillo, con los candados firmes, vio cómo su único candidato, Francisco Labastida, tuvo una lucha fratricida con su principal enemigo interno, Roberto Madrazo. Con Peña no será así. Tiene para elegir entre nombres que representan cosas diferentes, de acuerdo a cómo quiera el tricolor presentarse en las elecciones.
La apertura de los candados ha dejado con enorme visibilidad a José Antonio Meade y muchos han interpretado que ese movimiento en los estatutos está destinado a postular al secretario de Hacienda. Puede ser, pero también es una señal de que el PRI, no sólo en la búsqueda de la Presidencia, sino también de gubernaturas y muchos otros cargos de elección popular tiene y debe abrirse no sólo a sus militantes, sino a distintas expresiones de la sociedad. Si a finales de noviembre el Consejo Nacional del PRI se inclina por Meade será porque el partido y el presidente Peña han apostado a esa opción: a la apertura, a conjugar el PRI con otras fuerzas y expresiones. Meade  ha sido un ejemplar funcionario público en distintas administraciones y ha tenido muy buenos resultados en Hacienda, en éste y en el pasado sexenio, y representaría esa posibilidad. Con un agregado: mucho se ha hablado del margen de estabilidad que en el último cuarto de siglo le han dado al país los acuerdos entre el PRI y el PAN. ¿Cuántos votos, sobre todo panistas y más aún si Margarita Zavala no es la candidata del blanquiazul podrían ir para Meade? ¿Por cuál otro aspirante priista estaría indispuestos a votar los no priistas?
En el mismo espectro, aunque en su caso con militancia en el PRI, se encuentra José Narro Robles, aunque su perfil lo inclina más hacia la búsqueda de votos de la centroizquierda, por su firme vocación social. Es otro personaje irreprochable, y por alguna razón parece ser el que más teme López Obrador.
Pero hay quienes creen que el PRI, en un marco de apertura, tiene que asegurar primero sus propios votos para después intentar crecer hacia afuera. Eso sería, particularmente importante, consideran, si al final se concreta la alianza PAN-PRD. En ese marco hay dos nombres clave: uno es el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, y el otro es Manlio Fabio Beltrones. Guste o no a sus adversarios, lo cierto es que Osorio, sigue siendo el personaje más conocido entre los priistas para ocupar la candidatura, y está primero en todas las encuestas, aunque relativamente alejado de López Obrador y Zavala. Y ha soportado todos los vendavales, incluso los internos, y sigue ahí. Para muchos priistas es quien mejor encarna a ese partido en el gabinete.
Un papel similar, desde fuera del gobierno (y, por ende, sin asumir necesariamente esos costos), encara Beltrones, quien es además, un hombre con canales abiertos con muchos sectores. No creo que Manlio esté de lleno en la carrera presidencial, pero sí en la ingeniería política del futuro de su partido y del país.
Aurelio Nuño es una de las figuras, sin duda, más cercanas al presidente Peña. Eso implica fuerza y puede ser una debilidad. Nuño es una figura intermedia entre todos estos personajes que buscan la Presidencia. Puede ser parte de una propuesta más abierta por su juventud, pero también puede presumir de que sí es un militante partidario. En contrapartida, sus críticos dirán que quedaría a medio camino de ambas opciones.
¿Querrá Luis Videgaray participar con este grupo? El canciller ha dicho en muchas ocasiones que no, pero en el imaginario político nacional, los no muchas veces se transforman en lo contrario. Pero no creo que Videgaray esté hoy en esa lógica: tiene cartas en la sucesión y tiene en sus manos nada menos que la renegociación del TLC. No me imagino que se aboque a construir su propia candidatura.
No veo a nadie más en la baraja priista, pero con todo es mucho más amplia que la de otros partidos y le permite al PRI y al presidente Peña tener opciones diversas. Hay que insistir en un punto: luego de ganar el Estado de México y de sacar adelante su Asamblea Nacional, nadie debería subestimar al PRI para el 2018. No sé si puede ganar, pero sin duda competirá para hacerlo y tiene posibilidades. Mucho dependerá de cómo jueguen ellos mismos sus propias cartas.
#
 En el arrancadero (sólo) tres…
De naturaleza política/ENRIQUE ARANDA
Excelsior
En el arrancadero (sólo) tres…
El partido-gobierno decidió no tensar en exceso su endeble unidad interna y pospuso hasta octubre o noviembre la definición de las reglas para elegir a su candidato a la Presidencia 
A  la vista de los acuerdos adoptados en el marco de la XXII Asamblea Nacional del Revolucionario Institucional (PRI) y, más que aquellos, el ambiente en que se dio el cierre de la misma, hoy es dable afirmar que, a contrapelo de lo que muchos creímos, particularmente después del “desastre” que para el tricolor y el gobierno de Enrique Peña Nieto significaron los resultados de los comicios de 2016, con todo y su relativo repunte en los de junio pasado inclusive, el priismo está vivo, en pie de lucha y que, merced a ello, las presidenciales de 2018 serán una elección a tercios. Ni menos ni más…
Es verdad, y vale destacarlo, que el partido-gobierno decidió no tensar en exceso su endeble unidad interna, y para evitar males mayores, pospuso hasta octubre o noviembre la definición de las reglas bajo las cuales se elegirá a quien encabezará la puja por mantener a uno de los suyos en la Residencia Oficial de Los Pinos y que ello, seguramente, mantendrá confrontados a oficialistas y rebeldes que ven en ello la posibilidad de hacer valer sus respectivas posturas y obvio, el eventual triunfo de alguno de los suyos. Sin embargo, insistamos, los pasos dados hasta el sábado parecen haber corregido, y superado incluso, muchos de los problemas que afeaban su futuro electoral.
Ahora que, si el priismo llegará o no unido a la estratégica cita, ello está por verse; como están por verse también las condiciones en que lo hagan sus contendientes pues, con la sola excepción del Movimiento Regeneración Nacional de Andrés Manuel López Obrador, nada en materia de unidad parece estar escrito… ni en Acción Nacional, donde el indefinido Ricardo Anaya Cortés insiste en desplazar a la más aventajada entre los aspirantes a la candidatura, Margarita Zavala Gómez del Campo, y al poblano Rafael Moreno Valle quien, según diversos sondeos, le emparejó ya en lo que a preferencia a población abierta se refiere, con miras a autoproclamarse abanderado presidencial del blanquiazul ni, menos, en el PRD donde, un día sí y otro también, se declara una nueva crisis producto del abandono “masivo” de militantes de sus filas para, con “visión de futuro”, según sus propias palabras, ir a engrosar las filas de Morena.
Que nadie entonces se llame a sorpresa si, al formal inicio de la competición por la Primera Magistratura, el 8 de septiembre próximo, vemos formar en el arrancadero igual al tabasqueño y su partido, que a un panista —sólo o cargando sobre sus espaldas los restos de la izquierda institucionalizada— y, claro, a alguno de los predilectos del jefe del Ejecutivo —José Antonio Meade Kuribreña, Aurelio Nuño Mayer, José Narro…— o, en su defecto, a un tercero apoyado por él y el ala rebelde que bien podría ser Miguel Ángel Osorio Chong, Manlio Fabio Beltrones Rivera o alguno más…
Tres corredores entonces, de tres partidos y sus respectivos aliados. Ni más ni menos pues, aunque de última hora, como en toda previsión de orden político-electoral, podrían darse sorpresas… “algunas, incluso, impensables en el momento actual”, diría alguno de esos personajes que aseguran saber todo sobre el tema. Veremos…
ASTERISCOS
* Hoy, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, viaja a Washington con el subsecretario de Comercio Exterior, Juan Carlos Baker; Kenneth Smith Ramos y Salvador Behar, con quienes inicia este miércoles el proceso de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. “Buena a secas…”, su primera percepción.
* A la vista, por cierto, el inicio de la renegociación del TLC con Estados Unidos y Canadá, el coordinador senatorial Emilio Gamboa, aprovechó para recordar que la región representa 25% del PIB mundial, con un comercio de tres mil millones de dólares diarios y que, desde la firma del acuerdo, el canje intrarregional creció 470%. Importante… 
Veámonos el miércoles, con otro asunto De naturaleza política.
#
ItinerarioPolítico/ Ricardo Alemán
Milenio
Socavón: ¿y la disculpa a Ruiz Esparza?
Dice una definición clásica de noticia: “Noticia no es que un perro muerda a un hombre; noticia es que el hombre muerda al perro”.
Y vale la memoria porque hoy la noticia no es que el dictamen del socavón del Paso Express exoneró a Gerardo Ruiz Esparza, titular de la SCT.
No, la noticia es que hasta hoy ninguno de los cientos que insultaron a Esparza, que destruyeron su imagen, la de su familia y que exigieron su renuncia, son incapaces de una disculpa.
¿Y por qué una disculpa? Porque sin prueba alguna, Esparza fue tratado como “perro del mal” por las redes y por cierta prensa que hace de MP, juez y verdugo.
Y si vemos la cara opuesta de la moneda, recordaremos que los ciudadanos se quejan, con razón, del grosero “usted disculpe”, luego de abusos de la autoridad.
Pero ningún ciudadano es capaz de aceptar errores y abusos —sobre todo en tiempos de redes— cuando cometen idénticas arbitrariedades al señalar, acusar, condenar y asumir el papel de verdugos —sin pruebas a un servidor público al que queman en leña verde.
Y es que desde que el pasado jueves se conoció el dictamen de expertos sobre el socavón del Paso Express, no hay un periodista, analistas u opinante capaz de una disculpa por la alevosa madriza propinada al titular de Comunicaciones y Transportes.
Lo cierto es que en el delirio colectivo —y a partir de percepciones y sin pruebas— vimos el rostro del periodismo matón que acusa, enjuicia, sanciona y prende fuego al culpable imaginario. Hoy, el peritaje cerró la boca a miles.
Aún así, el viernes, sábado y domingo, la jauría de idiotas y otros que rinden culto a la infalibilidad, regalaron a sus lectores la faena clásica: “Si la realidad no se ajusta a mi opinión, que se chingue la realidad”.
Tratan de desvirtuar un dictamen científico cuya conclusión es que el socavón resulta de una criminal omisión del grupo constructor de la obra, así como de una no menos criminal omisión de la delegación de la SCT, cuyo titular obtuvo el cargo a solicitud del gobernador de Morelos.
Es decir, todos los que después de la tragedia “madrearon” a Ruiz Esparza, que pidieron su renuncia, demolieron su imagen pública y lastimaron la de su familia… no han sido capaces de un “usted disculpe”.
Y es que el peritaje de los expertos es demoledor. La responsabilidad del socavón es del consorcio que, por ahorrar dinero, omitió “construir un embovedado” en el tubo de drenaje.
Dice el dictamen, en tres momentos: “El embovedado de la alcantarilla que contempla el proyecto, con seguridad pudiera haber evitado el dislocamiento del tubo que ocasionó el taponamiento de la alcantarilla”. Y remarca “con seguridad”. Pero repite: “Sin embargo, de haberse embovedado el tubo, como lo señalaba el proyecto, hubiera sido un factor de protección de suma relevancia”… Lo mismo dice el dictamen en las conclusiones.
Es decir, la empresa constructora no hizo el proyecto como estaba diseñado y por ahorrar dinero no protegió el tubo con la bóveda diseñada en el proyecto de origen. Y, en efecto, también falló el delegado de la SCT, quien —debe insistirse— obtuvo el cargo gracias a los buenos oficios del gobernador de Morelos.
Y en el caso de las muertes, la responsabilidad recae totalmente en instancias de Protección Civil –municipal y estatal– que no aplicaron el protocolo. Y es que el padre y el hijo fallecidos no recibieron lesiones que comprometieran su vida, con motivo de la caída del automóvil en el que viajaban. Murieron por asfixia.
Además, el dictamen determinó que “el taponamiento por basura” fue otro factor determinante de la tragedia. Y “no se hizo la recolección de basura en los causes antes de la época de lluvias”. ¿Y a quién corresponde ese trabajo? A la autoridad municipal.
Por último, si bien el dictamen dice que no existe evidencia de que se haya verificado la alcantarilla por el consorcio constructor, lo cierto es que la SCT entregó a la Función Pública copia del dictamen de verificación de la alcantarilla, realizado por SACC Ingeniera SA de CV.
¿Dónde está la responsabilidad de Ruiz Esparza? Sí, tiene responsabilidad política, pero se determinará a partir de peritajes y deslinde de responsabilidades.
Por eso, y aclarado que la responsabilidad recae en el consorcio constructor, el gobierno federal analiza demandar “a quien resulte responsable”, por daños a la imagen y el honor de los servidores públicos. ¿Por qué esa medida?
Porque se sabe que el consorcio constructor habría estimulado y/o pagado para desacreditar en medios a la SCT para desviar la responsabilidad.
Por lo pronto, es casi un hecho que el consorcio constructor perderá la licitación de la torre de control del nuevo aeropuerto.
Al tiempo.
#
 Lozoya y los 10 millones  de dólares de Odebrecht: ¿golpe mortal al PRI?
Juegos de poder/LEO ZUCKERMANN
Excelsior
Según tres testigos de la fiscalía brasileña, fue el mismísimo director general de Pemex quien recibió los sobornos de la constructora
No bien había terminado la Asamblea Nacional del PRI el sábado, con saldos positivos para este partido, cuando, el domingo, apareció una investigación en Aristegui Noticias que, de ser verdad, podría ser un golpe mortal para el tricolor rumbo a las elecciones presidenciales de 2018. Una vez más estaríamos frente a otro caso escandaloso de corrupción del gobierno actual al más alto nivel.
Desde hace muchos meses sabíamos que la empresa brasileña Odebrecht había gastado diez millones de dólares en sobornos para conseguir contratos con Pemex. Esto como parte de las investigaciones que se estaban llevando a cabo en Brasil sobre las redes de corrupción de esta constructora no sólo en ese país, sino en varios de América Latina, el Caribe y África. La gran pregunta que quedaba en el aire es quiénes y cómo habían recibido los diez millones de dólares en México. La respuesta tardó pero, finalmente, el reconocido periodista Ignacio Rodríguez Reyna, junto con Alejandra Xanic, han tenido acceso a la investigación y, según tres testigos de la fiscalía brasileña, fue el mismísimo director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien recibió los sobornos.

Vale la pena leer la investigación llena de detalles sobre las transacciones que se llevaron a cabo (http://aristeguinoticias.com/1308/mexico/emilio-lozoya-es-quien-recibio-...). También vale la pena mencionar que, en un artículo aparte, Lozoya, a través de su abogado, niega haber recibido pago alguno (http://aristeguinoticias.com/1308/mexico/lozoya-me-jura-que-no-recibio-u...). Lo que es indudable es que las autoridades mexicanas, en cooperación con la fiscalía brasileña, deben investigar, porque se trata de una acusación muy seria.

Según la investigación de Rodríguez y Xanic, Lozoya habría recibido dinero de la constructora brasileña en dos tiempos. Primero, durante la campaña del entonces candidato del PRI a la Presidencia, Enrique Peña, cuando Lozoya se desempeñaba como encargado de las relaciones internacionales: “cuatro millones 100 mil dólares entre abril y noviembre de 2012” como “una manera de asegurar los favores de quien se había colocado como una figura prominente en la campaña presidencial”. De ser verdad esta versión, ¿se canalizó dicho dinero de manera ilegal a la campaña de Peña? ¿Lo supo el coordinador de ésta, Luis Videgaray, jefe de Lozoya? ¿Se enteró el candidato?

Tanto el Instituto Nacional Electoral como la Fiscalía Especial para Delitos Electorales tienen que investigar el destino final de esos recursos para ver si no ocurrió lo mismo que en República Dominicana y Colombia, es decir, que Odebrecht habría financiado de manera ilegal una campaña política.

¿A cambio de qué? Pues de acceso privilegiado a jugosos contratos del sector público en caso de ganar. Peña ganó y nombró a Lozoya director general de Pemex. Fue entonces, según la investigación, que Odebrecht volvió a depositar más dinero. Hasta seis millones de dólares en cuentas que Lozoya proveyó en paraísos fiscales. Coincidentemente, la constructora brasileña “ganó” una de las licitaciones para remodelar la refinería de Tula. ¿Qué pasó con ese dinero depositado por los brasileños en las Islas Vírgenes y Liechtenstein? ¿Se los quedó Lozoya o se los repartió a otros funcionarios? La Secretaría de la Función Pública y la PGR deben investigar. El problema es que ambas instituciones dependen del Presidente, quien fue el que puso a Lozoya en Pemex. Quizá podría indagar la Auditoría Superior de la Cámara de Diputados. Lo que es indudable es que, por lo gordo de este asunto, el Congreso debería nombrar una comisión investigadora, tal y como ocurre en cualquier país democrático.

Pero, entre que son peras o manzanas, a partir de hoy, los diez millones de Odebrecht se convertirán en un tema de las campañas políticas rumbo a 2018. Con toda seguridad, la oposición lo utilizará como una muestra más de la corrupción durante este sexenio: una rayota más a un tigre tremendamente rayado. El golpe no sólo será para Lozoya sino, por extensión, para todos los priistas incluyendo al presidente Peña. Y si tomamos en cuenta que este gobierno es un desastre para enfrentar este tipo de escándalos, pues lo de Odebrecht será un mega golpe para el PRI. Quizá uno mortal.

               

Twitter: @leozuckermann

COMPARTIR 
100
SÍGUENOS  

COMENTARIOS

PRI: el partido inútil
INFORME CONFIDENCIAL/Roberto Rock L.
No llega a una decena la lista sustantiva de acuerdos alcanzados en la Asamblea Nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), formalmente la principal entidad generadora de ideología y de contacto con el electorado dentro del oficialismo. 
En consecuencia, no parece haber motivo serio para suponer que exceda a los 10 minutos el rango de atención que un ciudadano promedio haya consagrado para enterarse de esos acuerdos, lapso suficiente para entender que nada tienen que decirle para su vida cotidiana, pues se trató, en todos los casos, de temas ligados con el jaloneo interno de las facciones en la cúpula partidista.
En los conclusiones presentadas, en los documentos difundidos, en los discursos que hicieron gastar tanto tinta y tiempo en los espacios tradicionales, se habló, en los hechos, de apenas un puñado de asuntos concretos: permitir candidatos externos, eliminar el requisito de 10 años de militancia para ser candidato presidencial, frenar los "chapulines" por la vía plurinominal, reivindicar las alianzas electorales entre partidos que tengan "afinidades políticas"; insistir en segunda vuelta, revocación de mandato, fin del fuero y otras medidas que ya están vigentes en muchos estados. 
Por encima de ello, proclamas desgañitadas, cuestionables capacidades de retórica; ideas deshilvanadas... el vacío.  
Si se juzgara por este balance habría que determinar que el PRI no aprovechó su asamblea - el máximo órgano de deliberación interna - para proponer un pacto al país, alinearlo con las tendencias que sacuden al mundo de la política, hacerlo presentar los nuevos escenarios y rutas para encararlos.
Debemos concluir que lo que Los Pinos y la dirigencia de Enrique Ochoa deseaban era una asamblea que no se saliera de control, que aprobara los temas que se precisaran y que no metiera al PRI y al gobierno en una crisis adicional de credibilidad. Esas metas fueron alcanzadas, pero a un alto costo.
Lo que el partido oficial parece haber hecho fue anticipar un divorcio. Hacia dentro, según estén los grupos cerca o lejos del presidente Peña Nieto y con los ciudadanos, habida cuenta de que podría volver a ser echado de Los Pinos. Quizá incluso los jerarcas del priísmo se precipitaron y lucieron codiciosos de las migajas que puede dejar su próximo naufragio. 
Excedería el espacio del que puede disponer este texto enlistar algunas de las cuestiones que la asamblea del PRI despreció durante todos los meses que sus integrantes en el país dicen consumido en debatir documentos a nivel municipal, luego en el estatal; entre 10 mil delegados en cinco mesas de trabajo; ahora ya en una mesa de conclusiones integrada por 100 priístas distinguidos, lo que irá a dar al Consejo Político... y así hasta la náusea.
El PRI, sin duda el partido con mayor infraestructura y tradición, nos quedó a deber una postura con rumbo a la renegociación del TLC, el acuerdo que resume todo un proyecto de nación y un modelo de desarrollo para el país. 
Nos pudo haber aportado con sus intelectuales "orgánicos" una reflexión sobre lo que le está pasando en todo el mundo a los partidos tradicionales y por qué los ciudadanos se están apartando de ellos en forma acelerada, optando por alternativas de nuevo cuño, casi siempre con el perfil anti-sistema.
El largo etcétera en la columna de adeudos de la asamblea destacará ciudadanos que ya han asumido no como un fenómeno de desviación del sistema, sino el sistema mismo. Ningún partido debería engañarse: el que no tenga ideas y compromisos en la agenda anticorrupción, que ni se presente en las urnas el próximo año.
Pero acaso el mal mayor que puede causar la anodina asamblea priísta es vaciar de contenidos y representar un lastre para su próximo candidato presidencial, sea quien sea. 
¿Qué banderas de reivindicaciones en favor de la sociedad, con cuáles plataforma de debate ciudadano podría levantar José Antonio Meade – conocedor de los temas financieros y de desarrollo social -, si es elegido por el presidente Peña Nieto para intentar ganar la presidencia del país en 2018?
¿Qué propuestas de la asamblea podía recoger Aurelio Nuño para ofrecer al país una versión del mundo que ya está aquí, si el actual secretario de Educación es postulado gracias a su notable cercanía personal con el presidente Peña Nieto? ¿Qué opinará Nuño, politólogo egresado de la Universidad de Oxford, sobre las conclusiones aportadas por la mesa "Visión del Futuro", que en la asamblea propuso seguirse guiando por las "convicciones partidistas que nos han marcado el rumbo siempre... "?
 ¿Qué compromisos puede recuperar Miguel Ángel Osorio Chong si es el candidato del PRI para ofrecer, con base en tomas de postura de la asamblea priista, un gobierno menos corrupto?
En las semanas por venir podremos comprobar que la asamblea del PRI será procesada dentro y fuera del partido oficial como un trámite que era importante celebrar, pero sin trascendencia mayor que ese solo hecho. Estaremos entonces en la condición de comprender que se trató de una asamblea inútil para los efectos de trascendencia que legítimamente se esperaban de ella. 
robertorock@hotmail.com
#
Odebrecht y Lozoya Austin, nombres vinculados en investigación sobre sobornos/
IGNACIO RODRÍGUEZ REYNA Y ALEJANDRA XANIC
Revista Proceso 2128, 12 de agosto de 2017

El nombre de Emilio Lozoya Austin ha sonado repetidas veces a lo largo de la investigación que la justicia brasileña lleva sobre el caso Odebrecht, la constructora que hizo del soborno su arma de sobrevivencia. En declaraciones juramentadas, tres exejecutivos de esa empresa aseguran que quien fuera director de Pemex entre 2012 y 2016 recibió “propinas” por 10 millones de dólares para ofrecerle a esa firma contratos a modo. Proceso da cabida en sus páginas a esta investigación, realizada por Quinto Elemento Lab, parte de la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas.
Cuando el poderoso empresario brasileño Marcelo Odebrecht no tuvo más remedio que colaborar con la justicia, confesar y exhibir la cauda de corrupción sembrada en una decena de países de tres continentes, se produjo un ligero terremoto: presidentes, ministros, diputados, prominentes figuras políticas y todo tipo de hombres ambiciosos de Latinoamérica y otras latitudes se cimbraron. En México ocurrió que se mencionó en ese momento muchas veces el nombre de un hombre de la tecnocracia: Emilio Lozoya Austin.
Se escucharon rumores, el rechazo de Lozoya Austin a cualquier imputación y especulaciones de varios tipos y calibres. Rumores y especulaciones.
Hoy, en declaraciones juramentadas, altos exejecutivos de Odebrecht colocan fechas, nombres, cantidades, cuentas bancarias. Y ahí aparece, de nuevo, Emilio Lozoya Austin, el exdirector de Pemex, el político al que la dirección de la constructora brasileña asegura haber sobornado y entregado “propinas” de 10 millones de dólares a cambio de su apoyo para obtener indebidamente contratos de obra pública.
Eso es lo que sostienen los testimonios jurados de tres inculpados por la justicia brasileña. Eso dicen Luis Alberto de Meneses, Luiz Mameri e Hilberto da Silva. Y dicen mucho más, según las delaciones secretas de esos tres altos funcionarios de Odebrecht contenidas en el proceso penal 6655, radicado en el Supremo Tribunal de Brasil, y obtenidas por Quinto Elemento Lab como parte de la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas.
Toda la información incluida en este texto está contenida en las aproximadamente 10 carpetas electrónicas, 50 cuartillas de transcripciones y resúmenes de testimonios jurados, copias de los registros de transferencias electrónicas, órdenes de pago expedidas por los bancos de donde salían los recursos, los videos con las delaciones de los tres altos ejecutivos del gigante brasileño y documentos adicionales de la Procuraduría General de la República de Brasil. Todos están catalogados como confidenciales y algunos como secretos.
Y lo que dicen ante el Ministerio Público Federal de Brasil los máximos responsables de Odebrecht para México, para Latinoamérica y el cerebro del “Departamento de Sobornos”, como lo calificó el Departamento de Justicia de Estados Unidos, es lo siguiente:
Que Emilio Lozoya solicitó y recibió, primero, 4 millones 100 mil dólares entre abril y noviembre de 2012. Cuentan que era una manera de asegurar los favores de quien se había colocado como una figura prominente en la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.
Que en marzo de 2012 Emilio Lozoya se reunió con Luis Alberto de Meneses, el director superintendente de Odebrecht en México, y que en ese encuentro, quien sería futuro director de Pemex le proporcionó el nombre de una empresa offshore registrada en las Islas Vírgenes Británicas: Latin American Asia Capital Holding, cuyo número de cuenta en el banco privado suizo Gonet et Cie es el CH 46 0483 5090 3745 3400 7.
Que les pidió que ahí le enviaran las transferencias bancarias. Y que a partir del 20 de abril de 2012 llegarían en cascada: primero, de 250 mil dólares, luego de 495 mil dólares, y un día después 505 mil dólares.
Que la relación creció y que una vez que Lozoya Austin llegó a la Dirección General de Pemex las cosas se mantuvieron en un buen tono, que lo buscaron y le pidieron ayuda para ganar contratos y que éste les respondió positivamente.
Que ese grado de comunicación se armó tan bien que acordaron hacerle pagos por un total de 6 millones de dólares: dos millones de dólares sin condición alguna, garantizados plenamente; y otros 4 millones si llegaban a ganar el contrato de uno de los trabajos de remodelación de la refinería Miguel Hidalgo, en Tula.
Que luego de que Odebrecht obtuvo ese contrato, la oleada de transferencias a cuentas de empresas offshore proporcionadas por Emilio Lozoya se produjo de nuevo. Empezó el 3 de diciembre de 2013, unos días después de la asignación del contrato, cuando de la oficina de Hilberto da Silva se dio la orden de transferir 1 millón de dólares a la cuenta que Zecapan S. A. –otra empresa instalada en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas– mantenía en un banco del Principado de Liechtenstein.
Que las transferencias siguieron en diciembre de 2013 y en varios meses de 2014: algunas de 1 millón 350 mil dólares, otras de 1 millón 170 mil dólares y varias más, hasta sumar 5 millones de dólares.
Y delataron muchas más cosas, según se aprecia en el expediente judicial 6655. Pero retrocedamos y contemos las cosas como las escucharon los fiscales.
De Meneses, colaborador
El 16 de diciembre de 2016, y con sus 59 años a cuestas, Luis Alberto de Meneses Weyll acudió a la cita pactada para proporcionar su delación sobre sus “aventuras criminales” en México. Si quería participar en el programa debería contar todo lo que sabía sobre cómo Odebrecht había logrado insertar la corrupción en el primer círculo del gobierno mexicano.
Luis Alberto de Meneses no tenía ya mucho que perder. Los fiscales brasileños habían ido deshebrando esa compleja trama de corrupción y se encontraba acorralado. Muchos hilos llevaban a él y a sus compañeros.
Así que De Meneses se presentó una tarde de la semana previa a la Navidad de 2016 a la sede de la Procuraduría en el municipio de Guarulhos. Aún vivía en la Ciudad de México, en específico en el complejo de Rubén Darío 115, en Polanco, un lujoso condominio en el que la renta mensual no es menor de 5 mil dólares.
Durante unos 50 minutos ratificó lo que había declarado por escrito y aclaró algunas dudas de los fiscales. Lo acompañaban sus cuatro abogados. Estaba a punto de firmar formalmente su “colaboración premiada” y ayudar a desentrañar el complejo esquema de “propinas” (así les dicen en Brasil) para “agentes políticos”.
De Meneses se descargó: contó que conocía a Emilio Lozoya Austin desde 2009, en una época en que éste era director para América Latina del Foro Económico Mundial. Y que cuando se enteró de que había planes del gobierno para construir una nueva refinería de Pemex en Hidalgo, decidió retomar el contacto con Lozoya, con las perspectiva de “obtener contratos” para Odebrecht. Era 2011 y su apuesta era que llegarían buenos tiempos.
Lozoya y De Meneses se reunieron y, dado que los proyectos se desarrollarían en Hidalgo, el futuro director de Pemex le dio un “consejo” clave: le recomendó asociarse con Juan Carlos Tapia, propietario de Construcciones Industriales Tapia, empresa con sede en Tula, Hidalgo.
Tapia, según la versión del brasileño, era un empresario que en opinión de Lozoya poseía un “buen tránsito” en los tres niveles de gobierno y muy buenos contactos con el PRI, PAN y PRD.
Así que el director superintendente de Odebrecht en México le hizo caso a Lozoya y se asoció con esa empresa mexicana, con la perspectiva de ganar contratos en Pemex, CFE, SCT y Conagua. Tenían en mente una meta conjunta: obtener contratos por unos 2 mil 500 millones de pesos.
Construcciones Industriales Tapia confirma que participó como subcontratista de Odebrecht, pero rechaza que haya tenido conocimiento de los presuntos sobornos y que “tiene 20 años de operación y no requiere facilitadores u otra interpósita persona para ese tipo de efectos”.
Los meses transcurrieron y sus contactos colocaron de nuevo a Lozoya Austin en la ruta que parecía correcta. Luis Videgaray, entonces coordinador de la precampaña presidencial de Peña Nieto, lo había llevado antes al primer círculo. El 11 de enero de 2012 fue designado vicecoordinador de Vinculación Internacional de la campaña del candidato priista.
De Meneses no perdió de vista ese detalle: “En esa misma época (inicios de 2012) constaté que Emilio Lozoya había conseguido una posición destacada en el principal partido de oposición en el país (el PRI), que disputaba las elecciones presidenciales de julio de 2012 y cuyo candidato era el favorito”.
Los ojos del brasileño apreciaban un futuro promisorio. Para marzo de 2012 lo veía como uno de los líderes de la campaña, “razón por la cual se convertiría probablemente en una persona influyente dentro de la administración pública del país”.
Luis Alberto no se cruzó de brazos. Llamó telefónicamente y concertó una cita con Lozoya, ese hombre de facciones angulosas y cabello marcado por ligeras ondas. Se vieron en un hotel de la Ciudad de México (el cual, dice De Meneses, podría indicar, pero que en el testimonio jurado no es mencionado) y conversaron sobre la posición política de Lozoya, quien le aseguró que si el PRI conquistaba el poder, él asumiría un cargo de relevancia en el gobierno federal.
En esa ocasión, recordó De Meneses ante los fiscales, Lozoya hizo un movimiento que el brasileño esperaba ya. “Con el pretexto de haberme auxiliado en el posicionamiento de la compañía en Veracruz y Tula, me dijo que entendía que debía hacer un pago en su favor del orden de 5 millones de dólares”.
De Meneses concluyó en ese instante que “sería positivo estrechar las relaciones con él”, pues en un futuro gobierno podría tener extensos beneficios. Así que le respondió a Lozoya que evaluaría el tema del pago y lo contactaría a la brevedad posible.
No lo pensó mucho. Consideró “el potencial que Emilio Lozoya representaba”, por lo que le propuso a su superior directo en Brasil, Luiz Mameri, vicepresidente de Odebrecht para América Latina y Angola, que se hiciera un pago de 4 millones de dólares. Era cuestión de ver hacia el futuro. Apostaban a que Lozoya se consolidaría como un “agente público” de relevancia. La transferencia fue autorizada.
Así que, ya con la aprobación en la mano, se encontró de nuevo con Lozoya Austin. “Nos reunimos en un café en las inmediaciones de Lomas, un Café El Globo. Y le dije que haríamos el esfuerzo de contribuir con 4 millones de dólares a título de su, digamos, atención dedicada en los últimos años”, contó De Meneses al fiscal André Bueno esa tarde del 16 de diciembre de 2016.
Le proporcionó más detalles: le pagarían los 4 millones en varias transferencias que harían a lo largo de 2012. Lozoya quedó de darle los datos de las cuentas bancarias a las que deberían realizarse los depósitos.
Días después, Lozoya acudió al edificio de Odebrecht en México en Lomas Virreyes. Le entregó, según detalló ampliamente De Meneses, las cuentas a nombre de dos compañías offshore para que ahí se depositaran los pagos: Latin American Asia Capital Holding y Zecapan S. A., ambas empresas registradas en Tortola, una de las Islas Vírgenes Británicas.
Luis de Meneses sabía entonces qué hacer. Contactó a Hilberto da Silva, el jefe del Departamento de Operaciones Estructuradas de la firma, el eufemismo con que Marcelo Odebrecht bautizó a la oficina encargada de concretar y armar los sobornos para los políticos brasileños y extranjeros.
Da Silva, poseedor de una mente financiera estratégica, apretó los botones adecuados y dio las órdenes precisas para que las transferencias llegaran a las empresas mencionadas por Lozoya, aunque el destino final no le consta a Meneses. “No tengo conocimiento del destino final de los recursos pagados a Emilio Lozoya”, comentó a los fiscales.
Era marzo de 2012 y Lozoya Austin se preparaba para el primer minuto del último día de ese mes, cuando Enrique Peña Nieto, acompañado de su familia y de la dirigencia nacional del PRI, se subió a un templete y comenzó su campaña rumbo a la Presidencia.
Era marzo de 2012 y la danza de dinero comenzaba. De los recursos que Innovation Research Engineering and Develop­ment Ltd –empresa fachada usada por Odebrecht para distribuir los sobornos– mantenía en el banco Meinl Bank salieron ráfagas de dólares a la cuenta de Latin American Asia Capital Holding, la firma a la que, según los documentos judiciales en los que quedó registrada la delación, Lozoya pidió que le enviaran su dinero.
Apenas un mes después de que Lozoya visitó a De Meneses en Las Lomas, llegó el primer vendaval de billetes: el 20 de abril se transfirió un cuarto de millón de dólares a esa cuenta; cinco días después una transferencia de doble intensidad: casi medio millón de dólares. Veinticuatro horas después, una nueva sacudida en el balance de Latin American Asia Capital Holding: otro medio millón de dólares.
Y no era todo. Pasó alrededor de un mes para que esa cuenta registrara un nuevo incremento: el 23 de mayo le llegó otro medio millón de dólares. Una semana exacta después, 490 mil dólares más.
Los altos ejecutivos de Odebrecht cumplían su palabra porque decían tener la certeza de que con Lozoya colocado en lugares clave del nuevo gobierno, el horizonte de la firma brasileña en México estaría afianzado. Así que el 8 de junio de 2012, de la misma cuenta de origen y a la misma de destino, llegó otro medio millón de dólares. Esta primera feria millonaria acabaría con otra transferencia hecha el 18 de junio: ahora sería de 400 mil dólares.
Sólo escribir el total de la “propina” asombra. Porque no es común que, si las imputaciones de los colaboradores de la justicia brasileña se corroboran, como hasta ahora ha ocurrido en países como Brasil, Colombia, República Dominicana, Venezuela, Perú y Panamá, el director de Pemex hubiera recibido una cifra así en sólo dos meses: 4 millones 100 mil dólares.
Cuando los fiscales brasileños André Bueno y Daniel Sampaio tomaron la declaración de Luis de Meneses le advirtieron sobre las condiciones que debía cumplir para concederle el beneficio de la “colaboración premiada” y, así, reducir los años en prisión.
De Meneses expresó, como han hecho todos los 77 ejecutivos y exejecutivos de Odebrecht que han participado en los acuerdos, que estaba consciente de que los beneficios de la colaboración dependían de que se obtuvieran uno o más de los siguientes resultados: 1) La identificación de los demás coautores y partícipes de la organización criminal y las violaciones a la ley que cometieron, 2) la revelación de la estructura jerárquica y de división de tareas dentro de la organización criminal, 3) la prevención de las infracciones penales derivadas de las actividades criminales, y 4) la recuperación total o parcial del producto de las actividades de la organización criminal.
Ingeniero civil que cumplirá 60 años en unos días, De Meneses accedió y además entregó información para corroborar sus dichos. Por ejemplo, y sólo como muestra, el jefe de Odebrecht en México proporcionó a los fiscales los registros que comprueban las 15 transferencias hechas a las cuentas que, según afirma, le fueron indicadas por Lozoya.
Llegada a Pemex
Llegó el 1 de diciembre de 2012 y se iluminaron los rostros de los brasileños a cargo de las operaciones en México y de la máquina global de sobornos. Lozoya Austin llegaba a una posición muy relevante: la Dirección General de Pemex, una empresa con un presupuesto en 2013 tan grande como su importancia en la economía nacional: poco más de 326 mil millones de pesos, unos 25 mil millones de dólares de esa época.
Luego de las vacaciones de fin de año, y al empezar a correr 2013, De Meneses dice que creyó oportuno hacer una visita a Lozoya en sus nuevas oficinas de Pemex. Llegó a la sede central y se registró, por lo que su presencia ahí puede ser corroborada.
Al estar con Lozoya, según contó a los fiscales, le informó que en asociación con Juan Carlos Tapia, el constructor con el que el propio Lozoya le había recomendado trabajar, la compañía buscaba contratos en Pemex, por lo que “le gustaría su apoyo para conquistar nuevos negocios con la petrolera”.
Lozoya fue receptivo. Le confirmó su disposición a buscar que el Consejo de Administración de Pemex “reconociera la actuación” de Odebrecht, no sin antes advertirle algo: que la constructora brasileña debía ser competitiva en términos técnicos y comerciales para tener una oportunidad.
El jefe de Odebrecht aprovechó y reviró: “Le aseguré que la compañía haría propuestas competitivas y que, en caso de que tuviéramos éxito, el apoyo de Emilio Lozoya sería retribuido”, se lee en la tercera de las cuatro páginas que resumen las delaciones del brasileño, incluidas en el anexo 4 del “Termo de Colaboração No. 5”, término empleado por el sistema judicial de Brasil para referirse a los testimonios penales.
Los siguientes meses fueron de trabajo y planeación entre De Meneses y su socio local. Estaban cazando la oportunidad de ganar uno de los contratos que Pemex otorgaría en los trabajos de readecuación de la refinería Miguel Hidalgo en Tula, Hidalgo.
Para octubre de 2013 ya estaban listos. Un hecho renovaba la confianza de los funcionarios sudamericanos: Marcelo Odebrecht, su máximo jefe, hoy en prisión, se reunió en privado con el presidente Enrique Peña Nieto en la residencia de Los Pinos el día 1 de ese mes. Un comunicado de la Presidencia de la República dio cuenta de ello en 20 líneas.
Luis de Meneses buscó de nueva cuenta a Lozoya. Abiertamente le solicitó “su apoyo para influir sobre los miembros del Consejo de Administración y le asignaran contratos” a Odebrecht.
El alto ejecutivo de la firma brasileña partía de una premisa: “Dado el poder de influencia que tenía en el consejo… Emilio Lozoya se colocaría en favor de los proyectos que buscábamos, influenciando a los demás miembros para que ratificaran nuestra contratación”.
De Meneses sabía lo que hacía, en qué momento actuar. Ya había desarrollado esa capacidad para corromper a altos funcionarios públicos en Perú, en donde había ocupado en Odebrecht un cargo similar.
El poderoso vicepresidente de la constructora, Luiz Mameri, recordó ante los fiscales ese momento: “En 2013, Luis de Meneses me informó que estaba participando en la licitación de un proyecto para ampliar la refinería Miguel Hidalgo, promovida por Pemex, cuyo presidente (sic) era Emilio Lozoya. Me dijo que a petición de Emilio Lozoya se fijó un pago de 6 millones de dólares para apoyar a la compañía a ganar el concurso. Autoricé los pagos”.
Así que De Meneses no esperó más. Le soltó, según su testimonio, un caramelo a Lozoya: le daría 6 millones de dólares. Dos de esos millones estarían garantizados. Se los entregaría, independientemente del resultado de la licitación. Y los otros 4 millones estarían condicionados a que les asignara el contrato.
Luis Alberto de Meneses se retiró de la Torre Ejecutiva ubicada en la calle de Marina Nacional. Un mes más tarde, en noviembre de ese 2013, Odebrecht presentó a Pemex Refinación una propuesta con costo de 115 millones de dólares para “el acondicionamiento y movimiento de tierras para el proyecto de aprovechamiento de residuales en la refinería Miguel Hidalgo”.
Al arranque de diciembre le dieron una buena nueva: Odebrecht había ganado la licitación de mil 364 millones de pesos. “La influencia de Lozoya en el Consejo (de Administración de Pemex) fue determinante para conquistar el contrato. En función de eso, y en cumplimiento del acuerdo con Emilio Lozoya, autoricé al Sector de Operaciones Estructuradas el pago de 6 millones de dólares”.
La muestra de agradecimiento por haber ganado el contrato no tardó demasiado. El 3 de diciembre se hizo la primera transferencia. Un millón de dólares. Clinc. Una semana después, otra transferencia. Ahora de 1 millón 350 mil dólares. Clinc. Buen cierre de año.
“Declaración conjunta”
Cómo no tener un buen arranque, sin cuestas de enero que agobien. El 15 de febrero de 2014 tuvo lugar una reunión protocolaria para oficializar la firma del contrato buscado por la constructora brasileña.
Por Pemex Refinación dos funcionarios firmaron las 61 páginas: Jesús Lozano Peña y Armando García Espinosa, subdirectores de Proyectos y de Administración, respectivamente. Por la Constructora Norberto Odebrecht, lo hicieron el ya conocido Luis Alberto de Meneses Weyll y Gleiber José de Faria, ambos apoderados legales de la empresa.
Tuvieron que estampar su firma en hojas y hojas saturadas de detalles administrativos y técnicos, de puntualizaciones sobre los mecanismos de conciliación y de solución de controversias, la recepción de los trabajos y un número largo de aspectos bastante aburridos.
Sin embargo, la página 5 del contrato es peculiar. Aparte de unos pequeños garabatos al margen del texto, llaman la atención unos párrafos que se agrupan bajo el subtítulo de “declaración conjunta”.
Dice a la letra: “Las partes reconocen tener una política de cero tolerancia hacia el soborno y la corrupción; y sus empleados, proveedores y filiales se encuentran sujetos a dicha política y expresan que en el procedimiento de contratación, sus actos previos y en la celebración del presente contrato se han conducido cumpliendo con la Ley Federal Anticorrupción…”
Manifestaron expresamente, además, que tenían conocimiento de que el Estado mexicano ha suscrito y es parte de instrumentos internacionales en materia de anticorrupción, como los de la OCDE, la OEA, la ONU y otros.
“Expresan que conocen los ordenamientos legales en materia administrativa y penal en México, que sancionan severamente actos de corrupción, entre otros: el cohecho, establecer, concertar o coordinar posturas o la abstención en las licitaciones, concursos en las contrataciones públicas, la extorsión, el tráfico de influencia y la simulación…”.
Eso firmaron.
El contrato ya había quedado en firme, así que había que continuar con el envío de recursos a las empresas off­shore que fueron designadas por Lozoya Austin, de acuerdo con las delaciones. Y el Departamento de Operaciones Estructuradas encabezado por Hilberto da Silva hizo lo suyo.
Una semana después de la firma del contrato con Pemex, del Meinl Bank, localizado en Antigua, salieron 1 millón 350 mil dólares hacia la cuenta que la empresa Zecapan S. A. tenía en el Neue Bank AG, con sede en el Principado de Liechtenstein. La operación quedó registrada con el número 394652. Y la cuenta era la 1001.560.103.
Habría otros dos pagos más, ambos autorizados en marzo de 2014, aunque su entrega se demoró más de lo debido a un factor inesperado: las cuentas tenían mucho dinero. “En un momento determinado, Lozoya solicitó cambiar el procedimiento de transferencia… A mediados de 2014 se cambió la forma de pago por el recelo de que se rebasaran los límites de capacidad de las cuentas en que se hacían los depósitos”, explicó Luis de Meneses.
La experiencia de Hilberto da Silva entró en acción entonces para encontrar una salida. Creó una estructura para hacer viables los pagos restantes “y se utilizó a un operador para hacer posibles las transferencias”. La razón: Emilio Lozoya ya no quería recibir más dinero en las cuentas a las que podrían vincular su nombre, argumentó Da Silva ante los fiscales un día antes que De Meneses.
Ahí es donde aparece el nombre de Rodrigo Tacla Durán, hoy en libertad provisional en España. “Él entraba en contacto con los beneficiarios y negociaba la gestión de los recursos como su financial advisor, manteniendo el dinero en estructuras en las cuales el propio Rodrigo era el ultimate beneficial owner”, explicó el exjefe del departamento encargado de los sobornos.
Eso es lo que hizo Rodrigo en México. La operación se armó los primeros días de noviembre de 2014. “Le presenté a Emilio Lozoya a Rodrigo Durán para que Rodrigo recibiese el dinero en su nombre”, detalló Da Silva durante una comparecencia en la que no dejaba de gesticular y mover la quijada, lo que hacía que los lunares que bordean su boca subieran y bajaran rítmicamente, según el video en el que se registró la misma y que forma parte del expediente armado por el equipo del procurador general Rodrigo Janot Monteiro.
“Esa cuenta fue abierta en el HSBC de Mónaco. Esa información la conozco porque yo estaba con Rodrigo y participé en la reunión que ocurrió el día siguiente a mi reunión en Pemex. Luis (de Meneses), yo y Rodrigo fuimos a casa de Emilio Lozoya en la Ciudad de México, y en esa ida le presenté a Rodrigo, tomamos un café en la mañana en la casa de él”.
El testimonio de Hilberto da Silva es inusual porque, por lo general, él nunca se enteraba de quiénes recibían los pagos indebidos. “Aunque la estructura de mi área estaba diseñada para que yo no tuviese conocimiento de quién era el destinatario final de los pagos, en situaciones excepcionales sí supe quiénes eran”.
Una de esas situaciones fue la de Lozoya. Da Silva tuvo que visitar México porque Luis de Meneses le solicitó que le ayudara a “operacionalizar el pago de la propina al presidente (sic) de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, que no quería recibir dinero” en esas cuentas bancarias, se lee en una declaración escrita entregada por Da Silva a la Procuraduría General de Brasil, documento que es parte del proceso penal llevado en el Supremo Tribunal Federal.
La carta, de unos tres párrafos con mucho contenido, sigue: “Tuve una reunión con Emilio Austin (sic) en su casa, ocasión en que le presenté a Rodrigo Durán para que Rodrigo recibiese el dinero en su nombre, como laranja” (un agente que trabaja en una empresa non related, proveedores independientes residentes fuera de Brasil que eran parte de la red financiera montada por Da Silva para lavar los sobornos.)
Esa visita a México tuvo un buen final, según la carta: “En ese encuentro (con Lozoya) quedó acordado un pago de 2 millones de dólares para la semana siguiente y otros pagos por 3 millones para semanas después, totalizando 5 millones de dólares”.
Debajo de ese párrafo, una firma: la de Hilberto Mascarenhas Alves da Silva Filho.
____________________________

* Este reportaje es parte de las publicaciones de la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas, integrada por periodistas de Armando.info en Venezuela, La Nación de Argentina, La Prensa de Panamá, Sudestada de Uruguay, Quinto Elemento Lab de México e IDL-Reporteros de Perú.

#
“Que investiguen quién sacó el dinero. Él no lo hizo/IGNACIO RODRÍGUEZ REYNA Y ALEJANDRA XANIC
“Si Odebrecht no le prueba fehacientemente al licenciado Lozoya (los señalamientos), voy a proceder con una demanda de daño moral en contra de Odebrecht”, dice Javier Coello Trejo, abogado de Emilio Lozoya Austin.
Desde su despacho en la Ciudad de México, el abogado sostiene que ni él ni Lozoya han tenido a la vista el expediente, que la Procuraduría General de la República no lo ha citado a declarar y que desconocían que hubiese declaraciones de altos ejecutivos de Odebrecht que lo involucran en una trama de tráfico de influencias y corrupción.
Para Coello Trejo todo es un asunto mediático.
–Los ejecutivos de Odebrecht proporcionaron a la fiscalía de Brasil pruebas documentales de su dicho e incluyeron documentos bancarios, registros de transferencias –se le comenta.
–¿Hay algún depósito, alguna cuenta a nombre del licenciado Lozoya?
–No, en los expedientes que hemos consultado.
–Lo que sabemos es lo que los de Odebrecht dijeron, y que ha aparecido en los medios, pero no hay una sola prueba que acredite que el licenciado Lozoya recibió pagos.
–Los ejecutivos describen una serie de encuentros, en distintos lugares, incluso en la casa del propio Emilio Lozoya, en el curso de dos años. Según su testimonio, él les dijo: “Les voy a dar unas cuentas bancarias de empresas ubicadas en el extranjero, que no están a mi nombre”. Dicen que hubo confirmación de que el dinero llegó.
–Por lo que dicen y yo entiendo, son testigos protegidos. En México, los testigos protegidos que no proteja la PGR jurídicamente no tienen ningún valor. Ahora, que Odebrecht es corrupta, ya no lo pueden tapar. Pero de eso a que el licenciado Lozoya haya recibido un peso de Odebrecht es absolutamente falso y lo vamos a probar.
–Uno de los alegatos es que él influyó sobre el Consejo de Administración de Pemex para que le dieran a Odebrecht el contrato de la refinería Miguel Hidalgo, en Tula.
–Ya revisé los dos contratos, que son los que realmente se dieron, los aprobó el Consejo de Administración… No encuentro y creo que la Auditoría Superior o la Secretaría de la Función Pública tampoco han encontrado que los contratos hayan sido mal otorgados.
–Hablan de conversaciones y tratos desde 2012, antes de que fuera funcionario público, durante la campaña y ya siendo director. Hablan de un periodo de 2012 a 2014 y de que le entregaron 10 millones de dólares.
–¿Diez millones? Mientras no exista una prueba fehaciente de que haya ingresado a las cuentas del licenciado Emilio Lozoya, no hay nada. Ahora, el dinero ¿dónde está? No conozco el expediente. Para mí es una sorpresa esto. No podemos irnos a meter a Brasil porque no estamos imputados. Todo esto es mediático.
–Hay 77 ejecutivos de Odebrecht que han declarado sobre distintos temas, en distintos países.
–¿Qué lograron estos funcionarios con estas declaraciones?”
–Reducir condena, posiblemente.
–Jurídicamente el valor que puede tener un testigo protegido es mínimo. ¿Por qué? Porque tiene una ventaja: “Si yo digo lo que tú quieres que yo diga, ¿me reduces la pena? Pues sí. Pues te lo digo”.
“No quiero hablar de más. Yo lo único que les digo es que mi cliente y mi amigo no recibió un solo peso. Lo único que digo yo es si a Emilio Lozoya le acreditan que él recibió el dinero, está dispuesto a ir a la cárcel si es necesario. Pero no recibió. Ahora, qué fácil es depositar en una cuenta y luego decir algo. ¿Por qué no le dan seguimiento a esa cuenta? Que le den seguimiento. Alguien sacó el dinero. ¿Quién lo sacó?”

No hay comentarios.: