21 may. 2018

El disgusto de Héctor Melesio/

El disgusto de Héctor Melesio/Ernesto Hernández Norzagaray
Noroeste, 20/05/2018
‘La UAS, el pasado 5 de mayo cumplió 145 años de su fundación, y las autoridades de tanto utilizarla para fines ajenos a la institución frecuentemente metamorfosean el discurso de Luis XIV: ‘La UAS, ces´t moi’...’
El dirigente del PAS se tardó en responder y lo hizo enojado contra dos de sus adversarios en esta contienda electoral. A los seis días del debate y seguramente luego de hervir a fuego lento la muina que le causaron los señalamientos en el debate entre candidatos al Senado de la República se decidió a hablar y lo hace en tono molesto, egocentrista y envuelto en la bandera rosalina.
Afirma en un comunicado a los medios de comunicación: “En mi calidad de ex rector de la UAS y solamente por esta situación que ellos traen, es que acuso directamente a Rocha y Clouthier, de urdir y maquinar un plan perverso, de conspiración contra los estudiantes de la propia UAS y de la institución”.
Pregunto primero, ¿por qué solamente “contra estudiantes”?, ¿acaso cuando se atenta contra una Universidad, no se atenta contra todos sus integrantes? ¿No le dicen nada, la historia de las luchas de la centenaria casa de estudios. Aquellas de principios de los setenta por la autonomía y contra la junta de gobierno o la de los ochenta contra el intento frustrado de Toledo Corro de quitarles las escuelas preparatorias?
El ex rector en lugar de explicar con mucha didáctica cómo debe corresponder a un profesor universitario, remata sin asideros en un lenguaje castizo y lapidario: “Porque les arde hasta el sobradillo, que no puedan ellos usar a la UAS, políticamente, ni tampoco puedan tenerla como cochinotes de alcancía, para convertirla en su banco personal, para la campaña de Gobernador en 2021, como ya lo está anunciando bronclouthier y el ave de rapiña”.
Acaso, debamos entender la expresión “que no puedan ellos usar a la UAS”, como una aceptación tácita de que es él quien únicamente lo puede hacer, es decir, con ello va la confirmación del uso de la institución para sus muy personales intereses y lo peor la negación de la propia autonomía universitaria por ser la única Universidad partido existente en el país.
Es decir, una institución educativa puesta servicio de los intereses de un grupo político, a las que su ambición no les permite ver el daño que ocasionan a generaciones enteras de estudiantes y todo ello con la complacencia de gobiernos y actores políticos algunos de ellos, por cierto, provenientes de las luchas estudiantiles de las décadas de los setenta.
Y es que hasta ahora, el largo tránsito que viene desde la llegada de Cuén a la Rectoría en 2004 pasando por la constitución de la Asociación Cuenta conmigo en 2009 y la formación del Partido Sinaloense en 2012, como también su representación en el Congreso del Estado y los cabildos, lo han hecho inevitablemente parte del sistema político sinaloense.
En ello radica su fortaleza, pero también su debilidad. Sus lealtades con el sistema que lo prohijó y lo hizo crecer a expensas de la propia UAS. No es nada casual que no ataque a Mario Zamora, el otro candidato del sistema imperante, sino vaya por Rocha y Clouthier. Y es que Zamora es la cabeza de fórmula del partido en el gobierno. Y, con quien seguramente Cuén, quiere compartir la representación en el Senado de la República. Sea ganando la fórmula de mayoría o en la de minoría. Al fin valen lo mismo e igual es plataforma de lanzamiento para el 2021.
Entonces, este disgusto político proyecta lo que pasa por la cabeza del ex rector y busca que Rocha y Clouthier no crezcan en el ánimo de la gente o quizá será que ambos suben en sus encuestas y es por ello su reacción de enojo aletargada y la posibilidad real de no cumplir su anhelo senatorial. No ver su rostro sonriente en la propaganda de la elección del próximo Gobernador y que se cumpla la amenaza de Rocha de que el poder en la UAS cambie a otras coordenadas.
La UAS, el pasado 5 de mayo cumplió 145 años de su fundación, y las autoridades de tanto utilizarla para fines ajenos a la institución frecuentemente metamorfosean el discurso de Luis XIV: “La UAS, ces´t moi”, Cuén pero también Guerra Liera, y otros más del círculo rojo uaseño, cuando se les critica inmediatamente responden que con ello se ataca a la UAS.
Intencionalmente no separan la crítica a los funcionarios o al patronazgo de Cuén de lo que sería la crítica a la UAS, a sus funciones sustantivas, a sus integrantes y anhelos de superación, que solo los sectores más retardatarios harían, la UAS como institución educativa merece todo el apoyo pero en libertad, sin ningún tipo de sujeción partidaria.
Finalmente, la crítica sostenida por Clouthier y Rocha, una va como dirigente del PAS, que está involucrado en la promoción de una candidatura que ya en funciones fue desaforada del cargo de Diputada local y hoy se encuentra presa en un penal en la Unión Americana con cargos vinculados al narcotráfico esperando una sentencia y la otra en la dirección del patronazgo que ejerce Cuén en la casa rosalina.  
Es decir, una corre por el lado de la UAS cuanto es apropiación de lo público, mientras el otro con el posible uso de una “entidad de interés público” para favorecer a quien no debería ser incluida por razones obvias en un sistema de partidos.
En fin, la perversidad de ambos aspirantes al Senado no es tal, es en el peor de los casos una consecuencia natural de un debate político donde cada candidato va con su singular biografía política y donde cada uno quiere sacar su mejor tajada mediática.
Y es lo que hoy hace Cuén, pero sospecho que lo hace a destiempo, y con malos humores, desde el disgusto, la impotencia, el malestar de no poder controlar a sus adversarios y ahí yerra como político, que no sabe de las formas.
Lo peor para su tranquilidad es que esto como diría el inolvidable Yogi Berra: El juego no se acaba hasta que se acaba.
#

No hay comentarios.: