Ir al contenido principal

La CNTE: Marchistas Leninistas


MARCHISTAS LENINISTAS/José Luis Hernández
La Otra Opinion…25 de septiembre

Una de las preguntas que me hiciera don Ricardo Alemán, para su programa radiofónico (Imagen Radio, de 16 a 17 horas, de lunes a viernes) del viernes 13 de septiembre pasado – “¿Cómo ves las marchas o manifestaciones de ahora, comparadas con las de antes?” - , me hizo recordar y añorar los viejos tiempos. Y vaya que hay diferencia.
¿Qué es lo que ha cambiado?
Motivos para protestar, para manifestarse en las calles o para marchar, creo siempre los ha habido y, como se ve la situación, los seguirá habiendo. Como Pero algo ha cambiado en la sociedad mexicana, que hace que las manifestaciones sean muy diferentes de las de antes.
Empezando porque en los años sesentas, setentas y aún en los ochentas del siglo pasado, (y peor antes, dicen las viejas crónicas) manifestarse era muy difícil, debido a la actitud autoritaria en exceso, de los gobiernos. Y de los gobiernos de los tres niveles. Disentir públicamente, del gobernante en turno,  era considerado como un delito. En el Código Penal, dicha actitud aparecía tipificada como “disolución social”. El castigo era la cárcel durante varios años, principalmente para los dirigentes.
Las desapariciones y aún los asesinatos, de activistas políticos y sociales de oposición, eran cosa común. Era una represión implacable. En el campo, el brazo ejecutor eran los “guardias blancas” (algo así como policías particulares al servicio de finqueros y de latifundistas simulados como pequeños propietarios) y el HH Ejército Mexicano. En ciudades, como la capital, eran los “madrinas” (ayudantes de policías judiciales y de la “secreta” – primero Policía Secreta y luego, División de Investigaciones Previas, para la Delincuencia, DIPD),  encargados de “madrear” a los detenidos, los judiciales y… ¡los granaderos! para el caso de la atención a multitudes.
Una modesta sesión pública, era motivo suficiente para que los reunidos fueran encarcelados o “remitidos a la autoridad”, con lujo de violencia. . 
No fue casual que una de las demandas principales del Movimiento Estudiantil de 1968, fuera la de “¡Libertad a los Presos Políticos!”. En ese momento, había cientos de ellos en las cárceles del país. Demetrio Vallejo, el más citado en dicho Movimiento, solo era el más popular. Otra fue, precisamente la derogación del delito de disolución social, otra la desaparición del cuerpo de granaderos, etc.
Entonces, los quejosos, inconformes, indignados, manifestantes, “protestantes”, o como se les quiera denominar, teníamos por un lado, la prohibición, la beligerancia, la represión de las autoridades y la cerrazón total ¡ojo, mucho ojo!, de los medios de comunicación. Pero, cosa curiosa. Del lado de la sociedad, generalmente, encontraban, encontrábamos, curiosidad, apertura, simpatía y hasta franco y espontáneo apoyo.
Bien recuerdo algunas de aquellas “raras”, manifestaciones. Los motivos de aquellas marchas, eran demandas generales, a favor de la sociedad en su conjunto. Lo primero que se cuidaba era ganarse la simpatía de la gente, incluida la que podía ser afectada por la movilización. Se le informaba directa y abundantemente, de nuestros motivos. Buscábamos convencer de nuestras causas. Si se marchaban por anchas avenidas, se procuraba dejar libres uno o dos carriles. Ello era fundamental y lo teníamos muy claro. Se trataba de ganarnos a la gente que, aparentemente, nada tenia que ver. Lográbamos que nos aplaudieran y que nos defendieran de las autoridades.
Teníamos muy en cuenta lo plasmado en los artículos 6, 7, 8 y 9 Constitucionales. El 6, por ejemplo, decía, dice aún, “La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial, o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público,…”; El 9: “No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto (sic) licito; …No se considerará ilegal y no podrá ser disuelta una asamblea o reunión que tenga por objeto (sic) hacer una petición o presentar una protesta por algún acto, a una autoridad, si no se profieren injurias contra ésta ni se hiciere uso de violencias o amenazas para intimidarla u obligarla a resolver en el sentido que se desee”.  ¿Y hoy qué sucede?  
Aquellas manifestaciones eran “raras”, porque eran pocas las que se organizaban. Quizá esta es otra de las diferencias con las que ahora se realizan. Los nuevos, es un decir, marchantes, “marchistas leninistas”, (debería decir marxistas leninistas, pero creo que realmente desconocen a don Carlos) por cualquier cosa realizan  marchas. Da la impresión de que hasta se titulan de marchistas. Y por eso, han saturado hasta la saciedad, a los habitantes de la ciudad. Y con ello, en lugar de usar su imaginación para utilizar nuevas formas de protestar, han contribuido a chotear, a gastar, un medio que originalmente era un eficaz instrumento de lucha. En una ciudad, como el DF, que es un caos permanente, por la gran cantidad de vehículos en circulación y el desorden vial que ello provoca, una manifestación, por pequeña que sea, lastima a todos los capitalinos.
Los marchistas leninistas de estos tiempos, no son sensibles a ello. En su afán por utilizar las calles a toda hora, lo que hacen es privatizarlas en su beneficio. Eso es lo que logran, han convertido los espacios públicos en privados. Por si fuera poco, hoy es muy común una confusión: eso de utilizar los organismos sociales como si fueran organizaciones políticas.  
Y todo ello se revierte. No explican a la población sus motivos. Entonces no la convencen. Lastiman los derechos de terceros. Permiten que los más acelerados, por no decir provocadores, que siempre los hay, encabecen sus movimientos y confunden demandas sociales con exigencias políticas. Y así, el resultado es obvio: Se ganan el repudio de la mayoría de la gente. Y acaban perdiendo sus luchas. Son los nuevos marchistas leninistas.
Notitas: Una.- Que una manera de aminorar los costos humanos, provocados por las catástrofes naturales, es que en las escuelas, desde el nivel de pre Primaria, hasta el nivel Superior, se imparta una materia adicional que se denomine “Protección Civil”. Sí, como en Japón y otros países. Dos.- Que cuando este anciano decrépito de la cuara edad que les escribe, era un niño, llegó a comer gracias a don  Johnny Laboriel, pues con sus amiguitos, luego de cantar en la calle “El Rock del Angelito”, los transeúntes depositaban una moneda en la cachucha del que fuera. Y ahora don Johnny, se murió. Tres.- Que este 19 de septiembre, es de luto nacional, por los terremotos que hace 28 destruyeron parte del Centro Histórico del DF y miles de vidas. No se vale olvidar.          
Corre:  hernandez-jimenez2012@hotmail.com

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.