Ir al contenido principal

El retorno de los brujos/Paulina Gamus


El retorno de los brujos/Paulina Gamus es abogada y activista venezolana
 El País, 25 de mayo de 2014
Los profetas procuran vaticinar el fin del Gobierno de Nicolás Maduro, un hecho que solo puede llegar con el voto popular
Cada vez que se habla de la afición que sienten muchas personas por las predicciones de astrólogos, videntes, tarotistas, fumadores de tabaco, lectores de la borra del café y demás individuos con supuestas facultades para otear el más allá y adivinar el porvenir, se piensa que su éxito solo es posible en países subdesarrollados, incapaces entre muchas incapacidades, de superar el estado primario de los pueblos en que prevalece el pensamiento mágico. Nada más alejado de la realidad, Inglaterra es quizá el país con mayor número de esotéricos y afines en el mundo moderno y si quisiéramos avergonzarnos por lo que sucede en Venezuela desde hace quince años, sírvanos de consuelo que la nación más poderosa del mundo en tiempos en que aún era Imperio, estuvo gobernada por un presidente muy popular -Ronald Reagan- quien a su vez estuvo dominado por su esposa Nancy y esta a su vez por la astróloga Joan Quigley. Esa intérprete de los designios astrales le hacía saber a doña Nancy cuáles eran los días buenos, cuáles los neutrales y aquellos que se debían evitar para la toma de decisiones trascendentales. Fue tan poderosa su ascendencia sobre la Primera Dama que logró modificar la agenda de la Casa Blanca con sus predicciones. Los días eran clasificados por colores según el consejo de la astróloga Quigley y se decidían los más convenientes para la seguridad y el éxito del presidente. El asunto alcanzó tales proporciones que condujo a que el presidente Reagan despidiera a su jefe de Gabinete, Donald Regan, por estar este en desacuerdo con el método de toma de decisiones según se presentaba el color del día.

 Dicho esto los lectores podrían ser un poco más comprensivos con lo que ha venido ocurriendo en Venezuela casi al unísono de la llegada de Hugo Chávez al poder y de su división del país en dos bandos enfrentados: los que están conmigo y los “sinmigo”, es decir, los opositores que debían ser aplastados como alimañas. Para un pueblo acostumbrado a vivir en democracia, a expresar públicamente y sin temores sus opiniones, a criticar abiertamente a los gobernantes sin que eso le acarreara consecuencias que lamentar, lo que nos estaba ocurriendo no podía ser normal. Algo había en aquel hombre ordinario, insolente, abusador y vociferante para que más de la mitad del país estuviera postrada a sus pies. Empezó a correr el rumor de unos babalaos que, instalados en la residencia presidencial -el Palacio de Miraflores-, hacían sacrificios de animales y le daban a beber la sangre al mismo Chávez. Al mismo tiempo, en Cuba, ya transformada en la sede del verdadero gobierno venezolano, Fidel Castro tenía bajo sus órdenes a santeros que con sus Elegua, Obátala, Changó y Ogun, protegían al pupilo Chávez

Era de lógica que los opositores no permaneciéramos con los brazos cruzados o mejor dicho, con las mentes cerradas a estas poco ortodoxas formas de hacer política. Nuestra astróloga más popular iniciaba sus informes rutinarios con noticias que todos habíamos leído en la prensa, luego utilizaba un lenguaje bastante críptico para sugerir que en algún momento Chávez saldría de la presidencia. Antes nos anunciaba que moriría un personaje famoso y que habría un terremoto en cualquier lugar del planeta lo que indefectiblemente ocurría. Pero Chávez, ayayay Chávez, ese era realmente un hueso duro de roer hasta para la astrología. El fracaso estrepitoso de la astróloga se produjo a raíz del paro semi nacional de fines de 2002 y primeras semanas de 2003, cuando -ya sin tapujos- nos aseguró que nos libraríamos del caudillo bolivariano y socialista del siglo XXI. Ante ese desprestigio la astróloga debió autoexiliarse del país lo que no le impide seguir enviando sus predicciones pero sin asumir demasiados compromisos. Confieso que todas las semanas caigo en la tentación de leer lo que nos va a suceder a los Capricornio, pero ni me dejan una herencia ni aparece la mujer de pelo negro que me hará daño ni el hombre que está loco por mí ni el negocio que me hará rica.

Fueron muchos otros los astrólogos que con sus anuncios de la muy próxima salida de Chávez, previos baños de sangre y otra serie de tragedias y luego la llegada de un tiempo luminoso para Venezuela, nos robaban tiempo precioso de nuestras incursiones en Internet. Entonces se enfermó Chávez. No recuerdo que haya sido algún esotérico quien advirtiera lo que iba a sucederle a aquel hombre de apenas 57 años. Fueron los médicos cubanos quienes lo diagnosticaron, operaron, trataron y enterraron. Pero poco antes del desenlace para algunos fatal, apareció en el escenario nacional un hombrecito de perenne sonrisa, cola de caballo y ojillos entrecerrados, que con una vocecita de marcado acento brasilero, nos fue llevando hasta la fecha exacta en que el comandante presidente pasaría a la eternidad. No se crea que se trataba de un vidente cualquiera, era nada menos que el Profeta de América. Su fama devenía de haber vaticinado el ataque terrorista a las torres gemelas de Nueva York y otras cuántas catástrofes. El Profeta estaba metido día y noche en nuestros hogares mirándonos con aquellos ojillos y casi contando los días de vida que le quedaban al moribundo que, al fin y como era de esperar, murió. El profeta fue elevado rápidamente al rango de héroe. Pero poco dura la alegría en casa del pobre y de los profetas. Apenas empezaron las protestas estudiantiles el 12 de febrero de este año, el profeta le fijó fecha a la inminente salida de Nicolás Maduro: ¡cuatro días! Han pasado más de tres meses.
 Decepcionados de tantos estafadores de esperanzas parecíamos resignados a soportar indefinidamente al desastroso sucesor del desastroso Hugo Chávez, cuando un teórico marxista exasesor del difunto, el alemán Heinz Dietrich, sentenció que a Maduro le quedaban ocho semanas en la presidencia. Han pasado diez. Pero el 22 de mayo un periódico alemán publicó como una novedad el plazo de las 8 semanas por lo que suponemos que Dietrich pidió una prórroga.
Con tantos fracasos a cuestas, es muy lógico que una parte de la oposición venezolana haya dado paso a otra clase de profetas, los del desastre. Los que ya no creen en salidas electorales, ni en diálogos, ni en la dirigencia política que organizó unas primarias impecables y luego condujo a la oposición a las elecciones del 7-10-12 y del 14-4-13. Tampoco cree en el candidato que si no le ganó a Maduro en abril de 2014, lo empató y eso después de un esfuerzo titánico apenas al mes del fallecimiento de Chávez y de toda la explotación electorera de su muerte. Esos escépticos e indignados regresan, sin percatarse de ello, al pensamiento mágico y a la esperanza en soluciones rápidas enviadas por alguna fuerza ignota, una que no es de este mundo: aquí va a pasar algo o tiene que pasar algo, pero nadie sabe cómo ni cuándo. Ojalá pasara, me cuesta creer en fuerzas sobrenaturales que producen milagros, pero que bueno sería que ocurriera alguno para no tener que esperar a que este infame gobierno sea expulsado por el voto popular.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…

Muere el hijo de Antonieta Rivas Mercado

Carta de pésame/Guadalupe Loaeza Reforma, 20 septiembre 2011 Querida Antonieta: Esta es la segunda vez que te escribo; la primera fue en octubre de 1995, con motivo de la presentación del libro A la sombra del Ángel, el cual en realidad se trata de una novela histórica de más de 600 páginas, cuyo enorme mérito radica, como sabes, en haber sido escrita por tu nuera, Kathryn Blair, esposa de tu único hijo, Donald. En esta obra, perfectamente bien documentada, con más de 200 mil ejemplares vendidos y traducida en varios idiomas, se abordan, una vez más, muchos episodios de tu vida, de tu trayectoria, de tu personalidad, de todo lo que hiciste por la cultura en México y una de las etapas históricas más importantes de nuestro país, como fue la Revolución. Con una prosa ágil, sensible y muy amorosa, Kathryn se refiere igualmente a tus amores, como fueron Manuel Rodríguez Lozano, Albert Blair, y en especial al que creo fue el amor de tu vida, José Vasconcelos.