Ir al contenido principal

La mano de Caro Quintero (I)/ Martha Anaya

Columna Alhajero/Martha Anaya
24 Horas, 29 de septiembre de 2016
La mano de Caro Quintero (I)
En su paso de tres años por el infierno de Puente Grande, J. Jesús Lemus encontró un reo que le enseñaría cómo sobrevivir al interior de aquella prisión de máxima seguridad ubicada en Jalisco.
Aquel preso, que se convertiría para el periodista michoacano en una suerte de “maestro”, llevaba más de 20 años tras las rejas cuando Lemus ingresó a ese centro penitenciario en 2008: Rafael Caro Quintero.
 Y sí, al hoy autor del libro Los malditos 2 –segundo tomo de la serie de charlas con algunos de los “huéspedes” de Puente Grande– le dio mucho gusto ver que Caro Quintero salía de prisión (9 de agosto de 2013), con todas las de la ley.
 “Él deseaba más la libertad que yo…; tan sólo por el tiempo que llevaba ahí dentro”, nos dice Lemus.
 El libro es impactante (volveremos a él más adelante), pero nuestra plática derivó en un momento dado al secuestro de los hijos de Joaquín el Chapo Guzmán. Y, reportero como siempre –lo fue incluso en prisión–, Lemus comenzó a contarnos:
 “Ese secuestro tiene mucho de trasfondo. Investigué con gente muy cercana al Chapo. Es una advertencia para decirle al Chapo Guzmán que el cártel de Jalisco quiere todo el territorio del cártel de Sinaloa”.
 -¿Pero por qué ocurre, cómo es que se da?–, pregunto.
 -Porque el cártel Jalisco logra una alianza –por eso le da la espalda al Chapo Guzmán– con los Beltrán Leyva, con Caro Quintero y con el Mayo Zambada. Consiguen una alianza para dejar fuera al Chapo, porque el Chapo Guzmán ya no tiene ningún control del cártel y el cártel del Chapo se estaba quedando en manos de Aureliano, su hermano mayor.
 “Realmente el conflicto es ése: Rafael Caro Quintero logra aliarse con el cártel Jalisco, y éste le manda el mensaje claramente: ‘No quiero que te metas en Jalisco; aquí tengo a tus hijos, recógelos. No quiero que se paren aquí, y a partir de ahora me pertenece todo este corredor…’. El Chapo no tuvo otra cosa más que quedarse quieto.
 “Cuando veo eso, me queda claro que la mano de Rafael Caro Quintero está detrás de eso”.
 -Pero se supone que Caro quería al Chapo…
 -Rafael puede querer mucho al Chapo, fueron socios mucho tiempo; pero Rafael estaba recibiendo una presión muy grande por parte del gobierno para ser recapturado. Y él, a cambio de que no lo persigan, le ofrece al Gobierno federal –“lo sé de muy buena fuente”– la posibilidad de tranquilizar al país.
 “Y sí. Y la única forma de tranquilizar al país es quitarle el control al Chapo; es el cartel más poderoso”.
 -¿El Mayo no era socio del Chapo?
 -Era…, era… El Mayo está asociado con el cártel de Juárez, que está en negociación con el cártel del Golfo y con los Arellano Félix. Y vas a ver, en cuanto se dé lo del Mayo con estos grupos y de Rafael con esos otros, se van a fusionar.
 “Mi teoría –es una teoría–, es que estamos ante la posibilidad de que se pacifique el país con base en las gestiones de Rafael Caro Quintero”.
 -¿Y la persecución de la DEA?
 -La DEA no se la cree. La única posibilidad que tiene Rafael es la gestión del gobierno mexicano para que no lo busquen ni lo entreguen a los gringos. Por eso está del lado del gobierno mexicano para pacificar al país. Caro Quintero está salvando su pellejo.
 GEMAS: obsequio de Caro Quintero: “No soy dios para juzgar a nadie. Cada quien sabe qué tan batido trae el pañal. Aquí soy un preso más, y a todos los veo como mis hermanos”.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¡ARDE LA CASA!/Sergio García Ramírez*

(Hoy) Los arreglos se lubrican con la deserción de antiguos criminales convertidos en socios de la justicia. Son payasos de circo que suplantan con cinismo la majestad de la justicia. ¡ARDE LA CASA!/Sergio García Ramírez* El Universal, 29 de agosto de 2020 El incendio comienza con llamas ligeras. Crecen cuando el pirómano alimenta el fuego. Si no lo sofocamos, consumirá la morada. Ahora se trata del fuego que destruye nuestra casa, nada menos. Elevamos clamores, pero no atraemos las nubes que apagarían el incendio. N o se oye la voz potente de los juristas, tan alta como debiera. Ni se observa la alarma del pueblo, cuyo porvenir está en riesgo. Mientras tanto ¡arde la casa!

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal! Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes... Muy oportuno... Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán.  El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado. ¡Que tragedia de país! Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte? Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma

El caso de Rubí Marisol Frayre Escobedo

  Indolencia asesina Rosario Manzanos, reportera.  Revista Proceso #1784, 9 de enero de 2010; Prácticamente no hay en México quien desconozca la podredumbre del aparato de justicia nacional . Cuando en las barandillas de un ministerio público o un juzgado no se impone la indiferencia, lo hace la indolencia, la corrupción… El resultado: la impunidad. Un caso emblemático que compromete la viabilidad y eficacia no sólo de ese sistema de “procuración de justicia”, sino que pone en entredicho la viabilidad del Estado mexicano mismo, es la tragedia de una joven adolescente asesinada por su novio y de su madre, Marisela Escobedo, quien tras haber tomado el asunto en sus propias manos para esclarecer el homicidio y exigir justicia, acabó igualmente asesinada. Proceso consiguió acceder en exclusiva al expediente del caso, y el resultado es un reportaje estremecedor que revela cómo los engranajes de la delincuencia y de la burocracia gubernamental parecen sincronizarse para triturar ciudad