11 feb. 2017

Las columnas políticas hoy, a 11 de febrero de 2017..

Las columnas políticas hoy, a 11 de febrero de 2017..
Templo Mayor/Reforma
EL APANTALLANTE operativo que armó la Marina en Tepic en el que fueron abatidos 12 presuntos narcotraficantes, entre ellos Juan Francisco "El H-2" Patrón Sánchez, levantó una ola de sospechosismo por el momento político y por la forma en que ocurrió.
PRIMERO, por el inusual uso nocturno de una aeronave artillada que disparó munición trazadora, lo que la hizo muy visible, tanto así que fue captada en varios videos.
SEGUNDO, porque después de años en los que la narrativa creada por el actual gobierno era que en México se capturaba a los narcos "sin disparar un sólo tiro", ahora resulta que a los malosos se les abate de noche y desde el aire.
Y TERCERO, porque ocurre justo cuando Donald Trump ha estado cuestionando la capacidad y la decisión de las autoridades mexicanas para enfrentar a los cárteles.
POR ESO, hay quienes consideran que lo de Tepic fue un show montado para mandar el mensaje de que en México sí se puede y también se quiere enfrentar al crimen organizado. ¿Será?
MUY PREOCUPADOS andan ciudadanos y partidos en Nayarit, en donde el 4 de junio habrá elección para gobernador.

Y ES QUE el tristemente célebre Hilario Ramírez "Layín", el alcalde que roba poquito, reparte mucho efectivo y humilla a mujeres en actos públicos, va que vuela para ser candidato independiente, a pesar de que nomás no queda claro de dónde ha salido el financiamiento para su meteórica carrera.
EN EL PRI, el PAN y Morena les preocupa que las encuestas no le dan una ventaja clara a nadie y temen que, en una de esas, se les cuele un supuesto "independiente" que más bien tiene fama de ser dependiente... de intereses muy oscuros.
YA SE SUPO que el recurso que interpuso Benito Nacif -como ciudadano, no como consejero electoral, que conste- ante el Tribunal Electoral para que no le bajen el 10 por ciento de su sueldo será revisado por el magistrado Felipe Fuentes.
MALA NOTICIA para Nacif, a quien seguramente le hubiera gustado que el asunto cayera en la ponencia del magistrado Reyes Rodríguez, quien formó parte de su equipo de asesores en el INE antes de pegar el salto al tribunal desde donde le hubiera podido devolver el favor a su ex jefe.
AHORA la duda es si, cuando el tema llegue al pleno de los magistrados, Rodríguez se excusará de participar en el debate y la votación. Porque después de haber trabajado para Nacif queda clarísimo que ahí hay un conflicto de intereses.
#
Frentes Políticos/Excelsior
I.  La salvación. En medio del caos generado por la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos y su inmisericorde ataque a los mexicanos, se había dejado a un lado el tema de las Zonas Económicas Especiales en el sureste del país. Pero la Conago retomó el punto y tras una reunión celebrada en el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, a la cual asistieron los mandatarios de Michoacán, Oaxaca, Yucatán, Tabasco y Puebla, así como representantes de Guerrero, Tabasco, Querétaro y Tamaulipas, se instaló la Comisión para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales, respecto a la cual José Antonio Meade, secretario de Hacienda, acotó que debe existir una coordinación entre los tres niveles de gobierno a fin de lograr que estas zonas se conviertan en un verdadero sector de desarrollo para el país. Ahí está la solución contra los arranques de Trump, no la suelten.
II. No es de orgullo. Roberto Sandoval, gobernador de Nayarit, resaltó que la entidad está “en paz y en calma” después de que tras un enfrentamiento se contabilizaron 15 muertos. Parece una ironía, pero el mandatario dijo que este tipo de acciones tienen que pasar para que no exista “un estado violento, ni ingobernable”. El jueves, durante un operativo de la Semar, fue abatido Juan Francisco Patrón Sánchez, El H2, líder del cártel de los Beltrán Leyva y 14 de sus integrantes. No todos lo ven con tal optimismo, pues el Consulado de Estados Unidos recomendó a sus ciudadanos evitar el viaje a Tepic, Nayarit, “hasta nuevo aviso”. Que alguien le diga al gobernador que la muerte de 15, así sean delincuentes, no es para presumirse. Que su estado se desmorona. ¿No lo ve?
III. ¿Juventud perdida? El escándalo sacudió a la sociedad zacatecana y pronto se tomaron cartas en el asunto; ante la revelación sobre la práctica de la prostitución en escuelas secundarias, donde niñas venden sus cuerpos por 20 o 50 pesos, en el interior de los planteles. Intervino la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, sin embargo, tanto ellos como las autoridades educativas estatales se dijeron sorprendidos por las revelaciones periodísticas. Ante el señalamiento, se investigan posibles delitos de trata de personas, violación e inclusive omisión por parte de las autoridades. Ése es un claro indicador de que los valores se han perdido. ¿Qué hará la SEP de Aurelio Nuño al respecto? ¿Callar?
IV. Poniendo el ejemplo. Javier Corral Jurado, gobernador de Chihuahua, anunció que su administración brindará apoyo decidido a las etnias en el estado. Por fin un gobernador voltea hacia el indigenismo con otra cara que no sea la del desprecio. Del 13 al 16 de febrero se llevará a cabo el Congreso Regional Noroeste, donde se brindará atención educativa a la primera infancia indígena y migrante. El objetivo es fortalecer la coordinación nacional y regional en materia educativa, priorizando la equidad e inclusión educativa. Mejor pensado no pudo estar: la exclusión de los indígenas no nos hace un mejor país. Bien por la iniciativa. La CNDH debe estar feliz.
V. Las dos marchas. El senador Miguel Barbosa llamó a la sociedad civil a responder a las convocatorias de las dos marchas programadas para el próximo domingo contra las acciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y exigió que los partidos políticos queden fuera de esta iniciativa ciudadana. Expuso que si cualquier político busca sumarse a las manifestaciones, lo haga a título personal. No es momento para pelearse entre ciudadanos. Marche, manifiéstese. Hágase sentir. Y asista a la que asista, que vibre México contra Donald Trump.
#
Optimista (a pesar de Trump)Jorge Ramos Ávalos
Reforma
"¿Cómo estás?", me preguntan, como si hubiera tenido una muerte en la familia o me hubiera golpeado una enfermedad fulminante. Entiendo y agradezco la pregunta. Con Donald Trump se están materializando, una por una, sus propuestas contra los inmigrantes... y no lleva ni siquiera un mes en la Casa Blanca.
Hay mucho miedo entre las familias de inmigrantes latinos en Estados Unidos. Hace poco, en el Noticiero Univisión, presentamos un reportaje de cómo algunos padres indocumentados están haciendo planes de emergencia con sus hijos en caso de que los deporten. En Phoenix deportaron a Guadalupe García luego de vivir indocumentada 22 años en este país. Otros van a seguir.
El temor se basa en dos acciones ejecutivas tomadas por Trump: una para construir un absurdo muro en la frontera con México y otra para evitar temporalmente la entrada de refugiados y personas de siete países. Ahí, en letra chiquita, está el diablo.
Las propuestas antimigratorias de Trump cambian también las prioridades de deportación. El diario Los Angeles Times calculó que ahora ocho de los 11 millones de indocumentados corren peligro de ser expulsados de Estados Unidos, no únicamente los que hayan cometido algún crimen. Eso le quita el sueño a cualquiera.
A pesar de todo, estoy optimista. Les cuento por qué.
Apenas unas horas después de que Trump tomara posesión, vi a cientos de miles de personas en Washington protestar en contra de quien había llamado "perro" y "cerdo" a varias mujeres, y "criminales" y "violadores" a inmigrantes. Por primera vez oigo a padres de familia decirle a sus hijos: no quiero que seas como el Presidente.
La ausencia de decenas de congresistas a la ceremonia de toma de posesión es una simbólica pero importante decisión. Hay veces en que solo basta decir no.
La prensa ha entendido bien que su función es ser contrapoder. Cada mentira de Trump -como la del supuesto voto de tres millones de indocumentados o que los asesinatos están en su peor nivel en 47 años- ha sido refutada con datos y con firmeza. Esta actitud de muchos periodistas contrasta con la suavidad y tolerancia que Trump disfrutó durante la campaña presidencial. Tarde pero, al menos ahora, Trump sabe que no puede mentir con total impunidad.
Decenas de empresas de alta tecnología han apoyado la demanda del estado de Washington en contra de la decisión del gobierno de Trump de prohibir temporalmente la entrada a refugiados e inmigrantes con visa. Howard Schultz, el CEO de Starbucks, fue de los más claros. "No nos quedaremos parados ni callados", dijo Schultz en un comunicado. "Hay más de 65 millones de personas reconocidas como refugiados por Naciones Unidas, y estamos desarrollando planes para contratar a 10 mil de ellos en los próximos cinco años en los 75 países alrededor del mundo donde Starbucks tiene negocios".
La oposición a Trump va más allá de Estados Unidos. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, sigue con su política de apaciguamiento y acercamiento con Trump. Lo han golpeado y pone la otra mejilla. Los bullies se alimentan de la debilidad de los otros. Pero miles de mexicanos en las redes sociales y en protestas en las calles han tomado un rumbo distinto, más digno, inteligente y práctico. El primer paso es decir no.
Lo mismo ocurrió en Gran Bretaña. El líder de la Cámara de los Comunes, John Bercow, se niega a que Trump hable ante el Parlamento británico este año. ¿Por qué? Por su "oposición al racismo y al sexismo" de Trump. La decisión será tomada más adelante pero Bercow ya marcó su raya.
Baso mi optimismo en todos estos ejemplos. Todo cambio comienza con un gran No.
Trump no es el rey. Contrario a lo que ocurrió con Hugo Chávez en Venezuela, Trump no puede apropiarse del Congreso, la Corte Suprema de Justicia, el Ejército, medios de comunicación y cambiar la Constitución para eternizarse en el poder. Doscientos cuarenta años de democracia sirven para algo.
La resistencia a Trump se está formando. Pero lo primero es marcar una distancia con el nuevo presidente estadounidense y decir en qué no estamos de acuerdo. Sí, Trump es el nuevo presidente de Estados Unidos, pero no tiene el respeto de millones. Esa es su principal debilidad. Y ahí empieza mi optimismo.
@jorgeramosnew
#
 Fake news  (falsa noticia)
Arsenal/FRANCISCO GARFIAS
Excelsior
Francamente no veo a Luis Videgaray corrigiéndole un discurso a Donald Trump. Nomás no lo veo. Ni aunque CBS News lo asegure. Si fuera el caso tendríamos un poderosísimo canciller que puede poner palabras en boca del Presidente de Estados Unidos. De risa.
La historia de CBS es la siguiente: durante su primera estancia en Washington el canciller mexicano, cercano al yerno de míster Trump, Jared Kushner, habría suavizado personalmente el mensaje que acompañaría el anuncio de la orden ejecutiva de construir el muro, firmado por el jefe de la Casa Blanca el pasado 25 de enero.
Trump, molesto, habría aceptado matizar sus palabras, a sugerencia de su yerno Jared Kushner, amigo de Videgaray, y de otros miembros de su equipo, según funcionarios citados por CBS.
La increíble versión fue puesta en circulación la mañana de ayer. Causó furor. Algunos legisladores, inflamados de patriotismo, pidieron la renuncia inmediata del canciller. Otros reclamaron su comparecencia. Le dieron crédito a ciegas a CBS.
Pero el propio Videgaray negó el mérito excepcional de haber corregido la plana al “vendedor de humo”, como bautiza el periodista Mark Singer a Donald Trump, en el estupendo perfil que le hizo para The New Yorker.
Escribió: “Nunca pensé que llegaría el día que utilizaría esta frase, pero aplica: FAKE NEWS (así, en mayúsculas).
Ayer dimos cuenta de la “molestia” que existe entre algunos senadores por el viaje que sus pares Gabriela Cuevas, del PAN, y Gerardo Flores, del PVEM, hicieron a Washington, a la par del canciller Luis Videgaray.
Los legisladores cuestionados pidieron derecho de réplica.
Va la reacción de Gabriela: “Es completamente falso que estuviéramos en la comitiva del canciller. De entrada revisa si fuimos a alguna de sus citas o algo así. Quien te lo dijo fue de muy mala leche y quisiera pedirle que lo aclares porfa. Fueron dos cosas distintas lo que el canciller haya hecho y lo que hicimos Gerardo y yo”.
Gerardo: “Gabriela y yo venimos a reuniones con senadores americanos de ambos partidos, como un esfuerzo para establecer mecanismos de diálogo sistemático que permitan a los senadores de EU contar con mejor información de lo que representa México.
“Es absolutamente falso que el canciller haya tenido algo que ver en que yo viniera a Washington”, puntualizó.
Miguel Barbosa, coordinador de los senadores del PRD, señalado como uno de los que protestaron por el viaje de los dos senadores, aclaró:
“Lo que pregunté es si había habido un acuerdo de la Mesa Directiva para ir a entrevistar a nombre del Senado. Lo que pensé en ese momento es que esta cita había sido gestionada por la embajada mexicana o por la propia Cancillería.
“Son de los disparos al aire que la verdad no sirven más que para tomarse la foto”.
La panista Mariana Gómez del Campo prefirió sacarle la vuelta al asunto. Negó que haya molestia con Cuevas y Flores. “Lo único que queremos es orden, disciplina y que podamos entre todos construir lo que más convenga a México”, dijo.
La que no tuvo empacho en reconocer su molestia es la priista Marcela Guerra, presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores para América del Norte.
No se quedó en la declaración. Metió un escrito en la Mesa Directiva en el que expresa su molestia por el viaje de los dos senadores que se trasladaron a Washington sin que se haya respetado el equilibrio y notificado a la Junta Directiva de la Comisión de Relaciones Exteriores.
El escrito va dirigido al presidente de la Mesa, Pablo Escudero. Dice: “Deseo manifestarle mi profunda molestia por el viaje que realizaron los senadores Cuevas Barron y Flores Ramírez a Washington para reunirse con senadores estadunidenses relevantes: John McCain, Ben Cardin, Bob Corker, Catherine Cortez Masto.
“El viaje contraviene los lineamientos de observancia obligatoria, en el sentido de no incorporar a la fuerza política más importante en el Senado (el PRI) y al haber aceptado la solicitud sin la firma de la Junta Directiva de la Comisión de Relaciones Exteriores, a la cual pertenezco”.
Una palomita a los jueces de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos que le asestaron otro revés a la política migratoria de Donald Trump. Le pedimos a Eddie Varón, exdiputado federal del PRI, experto en asuntos de Estados Unidos, que nos diera una opinión sobre la decisión de los jueces. Lo más relevante, nos dijo, es que quedó desechada la idea de que el Poder Judicial no puede revisar los actos proclamados por el Ejecutivo en su decreto de Ley. “Aun si fuera a través de una ley, la deferencia que se le da al Ejecutivo no ha sido, no es y no puede ser absoluta y total. Los poderes públicos, incluido el Ejecutivo, están sujetos a límites constitucionales”.
Interesante el estudio de Parametría, empresa que dirige el tocayo Paco Abundis, bajo el título de “PRI y Morena hacen historia”. ¿Por qué?
El tricolor aparece por primera vez como la tercera fuerza en intención de voto en el país. Apenas 14 por ciento de los encuestados dice que votara por el PRI.
Morena, en tres años de registro, se ha convertido con el que más se identifican los ciudadanos. Recoge 22 por ciento de las preferencias electorales; el PAN, 21 por ciento y el PRD, en la calle, 6 por ciento. Los demás no aparecen.
La estrepitosa caída del PRI, explica, está relacionada con acciones de gobierno como el gasolinazo, las reformas estructurales o el viaje de Trump a México; pero también con el escándalo de la Casa Blanca o la masacre de normalistas en Ayotzinapa.
Y sobre Morena. “Es sorprendente. Obtuvo su registro como partido político en 2014. Observa un crecimiento considerable en su electorado.
“En la primera elección donde participó, en 2015, logró el triunfo en cinco delegaciones de la Ciudad de México; además, tiene un número importante de presidencias municipales en distintos estados, así como diputaciones locales y 36 diputados federales”.
En pocas palabras: es el partido a vencer.
#
 Marchen, sí… ¡Pero no manchen!
Retrovisor/IVONNE MELGAR
Excelsior
Ojalá que se nos enchine el alma cuando miles canten mañana, a las 2 de la tarde, el Himno Nacional.
Ojalá que la imagen aérea de la muchedumbre en el Ángel de la Independencia sea tan conmovedora como planetaria.
Ojalá que Facebook y Twitter se inunden de fotos y de tendencias celebrando el sentir mexicano frente a Donald Trump.
Ojalá que la libertad de manifestación cobre sentido en los miles de ciudadanos que decidan sumarse a las movilizaciones.
Ojalá que la convocatoria de las marchas desborde a los organizadores y sientan vergüenza de sus protagonismos.
Sí, ojalá que todo salga bien y sea para bien este domingo 12 de febrero. 
Pero los buenos deseos no pueden darse sin lamentar las actitudes mezquinas que han rodeado las convocatorias de “Vibra México” y “Mexicanos Unidos”. 
Porque alrededor de ambas iniciativas, retóricamente comprometidas con la unidad y la defensa de la nación, destacan los malos sentimientos.
Y el electrocardiograma de las conductas expresadas esta semana nos muestra como una comunidad proclive a la intolerancia, marcada por el fanatismo y excluyente por definición.
Es como si la identidad que se pretende reivindicar sólo se reafirmara cuando ejercemos la impugnación, el rechazo y la sorna. ¿Qué, si no odiamos, no somos?
Lo más patético ha sido la reacción de los marchistas profesionales, considerados a sí mismos propietarios del derecho de manifestación.
Ha sido doloroso leer en redes sociales mensajes de conocidos y extraños ironizando sobre los convocantes a las movilizaciones.
Porque según los críticos de las marchas de mañana, éstas sólo valen sí en la vanguardia van mantas de la CNTE, el SME o los normalistas de Ayotzinapa.
Sería injusto generalizar y etiquetar a los buleadores, pero todo indica que provienen del sector seudointelectual, seudo-universitario y de seudo-izquierda. Una pena inmensa y ajena.
Pretender que las libertades tienen dueño habla muy mal de nuestra democracia.
Sin embargo, esa cultura de la exclusión no se ventiló únicamente en los sectores que se consideran ajenos a “Vibra México” y “Mexicanos Unidos”.
También los diseñadores de ambas iniciativas hicieron gala de su talento para el descrédito y la división.
Por supuesto que es celebrable la diversidad de “Vibra México”. Destacan, entre otros convocantes, Transparencia Mexicana, Cencos y GIRE.
Significativo que ahí vayan las autoridades de la UNAM y de la Universidad Panamericana.
Más importante aún es que el rector Enrique Graue salga de Ciudad Universitaria a pronunciarse.
Otro dato aplaudible es la coexistencia de dos grupos de intelectuales considerados antagónicos: Nexos con Héctor Aguilar Camín al frente y Letras Libres con Enrique Krauze.
Pero esa diversidad se puso un límite. “Vibra México” consideró insuficiente marchar contra las políticas xenofóbicas de Trump. En voz de María Elena Morera, de Causa en Común, exigirán además una negociación firme y “arreglar la casa”.
Si bien se trata de propósitos que deberían sernos comunes, en el lenguaje de las organizaciones civiles tal precisión se entendió como un apoyo condicionado.
Vino entonces la iniciativa de “Mexicanos Unidos” con Laura Herrejón e Isabel Miranda, para quienes el respaldo debía darse sin miramientos. Su postura suena pertinente: sin olvidar los problemas internos, ahora necesitamos unidad nacional frente a Trump.
El problema fue cuando tanto los de una como de la otra marcha convirtieron sus convocatorias en espacios en contra y a favor del gobierno.
El haber puesto el acento en el condicionamiento del apoyo hacia el gobierno de Enrique Peña frente al estadunidense contaminó de origen las intenciones de sus convocantes.
Porque lo que en realidad tenemos son unas organizaciones que se asumen representantes de la sociedad civil y que son incapaces de desprenderse de sus agendas políticas y económicas.
Sí, ésa es la revelación que nos deja la resistencia que los convocantes tuvieron para salir en un solo contingente: son facciosos. Cuidan más a sus clientes que a sus causas. 
Nadie va a regatearles lo que han hecho por visibilizar las lacras que la partidocracia se negaba a reconocer: corrupción en los gobiernos, impunidad en el poder judicial, infiltración del crimen organizado en los cuerpos de seguridad.
Sin embargo, la coyuntura de esta semana mostró que, a falta de una oposición responsable, estas organizaciones llamadas civiles llenan un espacio de representación y lo hacen con los vicios de la clase política: cuidando sus intereses, egos y agendas.
Y no era para tanto. Claro que marchar es emocionante. Pero frente al muro, las deportaciones y el proteccionismo de Trump es apenas una bocanada de aire. Necesitamos más que consignas o descalificaciones hacia el canciller Luis Videgaray.
Que marchen los que quieran. Y en la dirección que mejor les quede. Pero que no manchen.
í, que no abusen, que no se pasen: ni los renegados ni los organizadores ni los marchistas.

No hay comentarios.: