13 mar. 2017

El discurso que AMLO no pudo leer en Nueva York..

Desde su espacio de Facebook...:, AMLO escribió:
"Hace un momento en Nueva York, para no dar motivos a un puñado de provocadores, interrumpí la lectura del texto que comparto con ustedes
Amigas, amigos, paisanas, paisanos, me da gusto estar con ustedes aquí en Nueva York, estamos recorriendo las ciudades de la Unión Americana, ya visitamos hace relativamente poco Los Ángeles, estuvimos en Chicago, en el Paso, Texas, en Phoenix. Ahora con ustedes, pasado mañana vamos a estar en Washington, luego vamos a ir a San Francisco, y posteriormente a Laredo, Texas.
El propósito de esta gira es expresar nuestro apoyo, nuestra solidaridad con ustedes, los migrantes, los que por necesidad, no por gusto, han abandonado sus pueblos, sus lugares de orígenes para venirse a buscar la vida con trabajo honrado en Estados Unidos y que ahora por lo que todos sabemos están siendo víctimas del acoso y de la persecución, por eso estamos aquí.
Aprovecho, pero de una vez para aclarar, que no es este un acto de carácter político electoral, no venimos aquí a buscar votos, venimos a expresar nuestro apoyo, porque nosotros no luchamos por cargos, nosotros luchamos por ideales, por principios.
Escribí este texto dedicado a ustedes, a nuestros paisanos y a todos los migrantes del mundo, dice así:
La libertad es uno de los valores que definen, por excelencia, a esta gran ciudad, fundada y desarrollada por hombres y mujeres que en otros tiempos, huían de alguna clase de opresión o de intolerancia.
Aquí llegaron los holandeses huyendo de la persecución religiosa y los independentistas irlandeses. Esta ciudad dio cobijo a los afroestadunidenses que escapaban de la esclavitud en el sur, a los judíos perseguidos de siempre en Europa, a los italianos que veían en esta tierra los signos de una vida más próspera.
Aquí en Nueva York buscó refugio el gran José Martí para organizar la lucha por la libertad de Cuba. Y desde aquí escribió: “La libertad –decía Martí— es la religión definitiva. Y la poesía de la libertad el culto nuevo. Ella aquieta y hermosea lo presente, deduce e ilumina lo futuro, y explica el propósito inefable y seductora bondad del universo”.
Aquí habrían de desembarcar los perseguidos por el fascismo y hasta aquí llegaron, en tiempos más recientes, asiáticos, latinoamericanos y africanos amenazados en sus lugares de origen por la peor de las oposiciones y por lo peor de las opresiones, que es la opresión del hambre, de la miseria, de la necesidad.
La tradición libertaria de Nueva York era ya una realidad hace más de un siglo, cuando la República Francesa regaló a Nueva York la Estatua de la Libertad para que, desde este horizonte, diera la bienvenida a los inmigrantes de todos los rincones de la Tierra. El monumento era, además, un gesto de reafirmación de los valores republicanos de una Francia aún acosada por los intentos de restauración monárquica y un símbolo planetario de la fraternidad que nos debemos los humanos.
Del ejercicio de la libertad por millones de individuos, surgió el otro valor que da rostro a esta gran urbe: el de la pluralidad y la tolerancia, el de la convivencia pacífica y fértil entre personas de distintas etnias, ideologías, religiones y colores.
En esta isla coexisten los sonidos de decenas de idiomas, de lenguas, y esa diversidad lingüística, lejos de condenar a sus hablantes a la incomprensión, los ha llevado al entendimiento. El mundo reconoció esos principios fundadores de la urbe al establecer, aquí, la sede principal de la Organización de Naciones Unidas.
Por eso, paisanas, paisanos, a pesar de los pesares, celebro que ustedes y cientos de miles de mexicanos, estén viviendo y trabajando en esta ciudad que ha sido, es y seguirá siendo, un santuario de la libertad y la tolerancia.
Sin embargo, no debemos olvidar que están aquí, como ya lo exprese, por necesidad, como exiliados. Ustedes, como muchos otros compatriotas, han sido víctimas de la llamada política neoliberal que se viene imponiendo en nuestro país desde hace más de 30 años y que ha empobrecido a nuestro pueblo para satisfacer la ambición de una pequeña minoría rapaz dedicada al saqueo y a la corrupción.
En los tiempos del neoliberalismo, como se le llama que no es otra cosa, más que neoporfirismo, creció la migración porque, en este mismo periodo, la economía de México ha permanecido estancada, se abandonó el campo, se dejaron de crear empleos, aumentaron el hambre y la pobreza y se desataron la inseguridad y la violencia. La migración es la prueba más clara y dolorosa del carácter excluyente del modelo neoliberal.
Ustedes están aquí, porque como héroes, en vez de padecer en nuestro país o de tomar el camino de las conductas antisociales, decidieron emprender un éxodo en busca del bienestar y la prosperidad.
Gracias a ello, ustedes ahora están ayudando a sus familiares y esas remesas de dinero, que suman más de 24 mil millones de dólares al año, sostienen, en buena medida, la economía de nuestro querido México.
En esta paradójica y amarga realidad, mezcla de heroísmo y desdicha, ustedes deben ahora enfrentar una nueva circunstancia: la amenaza y la persecución de migrantes anunciada por Donald Trump.
Y este, como lo expresé, es el principal motivo de nuestra visita. Venimos a expresarles nuestro más absoluto apoyo y nuestra solidaridad, no están solos los migrantes. Hemos emprendido esta gira por la Unión Americana para defender a migrantes, mexicanos y de otras latitudes, ante la campaña de odio promovida por el nuevo gobierno estadounidense.
Lo he dicho en otros lugares y lo repito ahora: es una canallada de Trump y sus asesores, es una canallada el que se expresen de los mexicanos como Hitler y los nazis se referían a los judíos, justo antes de emprender la infame persecución y el abominable exterminio de los hermanos judíos.
También estamos convencidos de que se trata de una estrategia política, demagógica y electorera, que si bien les sirvió a Trump y a los suyos para hacerse con la presidencia, no les permitirá ni afianzarse en el gobierno ni mucho menos lograr la reelección.
Pero, además, es un absurdo querer cerrar este gran país a los extranjeros, porque se ha construido Estados Unidos de América, con el esfuerzo de hombres y mujeres de todo el mundo.
Sin los migrantes, sin ustedes y millones de migrantes, Estados Unidos no podría competir industrial y comercialmente con Asia o con Europa. Es más, gracias al trabajo y al talento de quienes han llegado de otras latitudes, Nueva York ha superado a Londres como centro financiero mundial y, a París, como cuna de movimientos artísticos.
No obstante, amigas, amigos, paisanas, paisanos, la campaña de odio contra mexicanos y extranjeros está calando en sectores conservadores y debe ser contrarrestada con argumentos de índole económico, social y, sobre todo, con la invocación del principio universal de la fraternidad.
Hay que aclarar a los trabajadores y empresarios estadunidenses que, si ellos están padeciendo por problemas económicos, no es por culpa de los migrantes; sino de las crisis, aquí y en el resto del mundo, se deben, en lo fundamental, a la mala distribución del ingreso y de la riqueza.
Hay que convencer y persuadir a los estadunidenses manipulados por la campaña de Donald Trump de que lo de “Estados Unidos primero” o “América primero” es una falacia, es un disparate; que por encima incluso de las fronteras nacionales están la justicia y la fraternidad universal. Lo primero es construir aquí en la tierra, el reino de la justicia y de la fraternidad.
Debemos emprender acciones dirigidas a concientizar a estadunidenses de buenos sentimientos que han sido engañados por la campaña de desprecio hacia mexicanos y extranjeros; vamos a contrarrestar la siembra de odio con información que producirá y difundirá nuestro movimiento en todos los estados de la Unión Americana.
Hace un poco más de 100 años, aquí en Estados Unidos, los hermanos Flores Magón editaban el periódico Regeneración para crear conciencia en nuestro país, ahora, les informo a ustedes que ya se edita en Estados Unidos, el periódico Regeneración en inglés y en español.
También hemos venido a Nueva York para entregar una denuncia ante la oficina de Derechos Humanos de la ONU por la campaña de odio contra los mexicanos y por las órdenes emitidas por Trump para iniciar la construcción del muro en la frontera y endurecer la persecución de migrantes de diversas nacionalidades.
Mañana acudiremos a una reunión con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos. Esta denuncia debía presentarla el gobierno mexicano desde el primer momento en que se tomaron estas medidas arbitrarias que violan la Carta de Derechos Humanos que suscribieron y ofrecieron cumplir todos los gobiernos, incluido el de Estados Unidos.
Sin embargo, el régimen que encabeza Enrique Peña Nieto, carente de toda autoridad moral y política, o bien debido al chantaje que habrían podido ejercer sobre él diversas dependencias de Washington, ha permitido la insolencia y el ultraje del mandatario de Estados Unidos en contra de nuestros connacionales.
Pero la razón más importante de este viaje y de este encuentro es decirles que en México estamos luchando para acabar con la corrupción y la impunidad y que, con ello, vamos a lograr el renacimiento de nuestro país.
Con un gobierno democrático y honesto, ustedes y millones de migrantes, podrán decidir libremente si se quedan aquí o regresan a México, donde tendrán garantizado el trabajo, el bienestar y la seguridad. En 16 meses se iniciará la transformación que implica rescatar al campo del abandono, fijar precios de garantía, lograr la autosuficiencia alimentaria y producir en México lo que consumimos.
Agrego que se impulsará el turismo en la Península de Yucatán; se construirán dos grandes refinerías en la costa del Golfo de México donde se produce el petróleo, para dejar de comprar las gasolinas en el extranjero y bajar los precios de los energéticos; se creará un corredor económico y comercial en el Istmo de Tehuantepec, donde se instalarán fábricas de manufacturas para generar muchos empleos.
Con la transformación no sólo habrá trabajo sino que también se mejorarán los salarios. Se garantizará el derecho a la educación pública, gratuita y de calidad en todos los niveles escolares; se hará realidad el derecho a la salud, a la vivienda y a la seguridad social. Se creará el estado de bienestar para otorgar pensión a los adultos mayores y discapacitados; en fin, se combatirá el hambre y la pobreza y, al mismo tiempo, se fortalecerán valores culturales, morales y espirituales.
Amigas y amigos:
Puntualmente les comento que, mientras se llevan a cabo los cambios en México, atenderemos a los migrantes y los defenderemos ante la persecución y el maltrato.
1.- Vamos a integrar comités cívicos de defensa de paisanos y extranjeros.
2.- Se agrupará a abogados para ayudar en los procesos judiciales y deportaciones.
3.- La coordinación de las acciones que emprenderá nuestro movimiento en los condados de esta zona de la Unión Americana estará a cargo del embajador Héctor Vasconcelos y del licenciado Ignacio Mier Velazco.
4.- Se distribuirá, en inglés y en español, el periódico Regeneración.
5.- Además de acudir mañana a la ONU, el miércoles presentaremos en Washington, en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, una denuncia por la violación de los derechos humanos y la discriminación racial a causa de la campaña de odio y xenofobia impulsada por el actual gobierno de Estados Unidos.
Amigas y amigos:
Nuestro país y nuestro pueblo están pasando por un mal momento pero la crisis será transitoria y tendrán que venir tiempos mejores. México tiene muchos recursos naturales y un pueblo bueno y trabajador. Sólo falta, y está por llegar, un buen gobierno, democrático, justo y honesto.
En estos tiempos de adversidad, cuando la opresión gobierna en ambos lados del Río Bravo, ustedes resisten y siguen contribuyendo con su trabajo, sus cualidades y sus principios, al desarrollo de los dos países. Por eso quiero repetirles, con un espíritu de lucha pacífica y una convicción fraterna entre todos los humanos, lo que el general Ignacio Zaragoza dijo a los mexicanos que se aprestaban a defender a su país frente a los invasores franceses: “Tenemos ante nosotros al mejor ejército del mundo pero vamos a triunfar porque ustedes son los mejores soldados de la patria”.
No perdamos la esperanza ni la certeza de un mejor futuro. Los mexicanos somos herederos de culturas milenarias y de grandes civilizaciones. Nos hemos sobrepuesto a vasallajes e invasiones, hemos derrotado dictaduras y hemos sido constructores de grandeza. Muy pronto recuperaremos al país y México los recuperará a ustedes.
¡Que viva la libertad!
¡Que viva México!
Auditorio de Nuestra Señora de Guadalupe, Nueva York

No hay comentarios.: