20 abr. 2017

¿Este era el Ferrari de Duarte que comenta Raymundo?

¿Este este el Ferrari de Duarte que comenta Raymundo?
Las fechas no coinciden, el auto supuestamente se adquirió en 2012, y se accidentó en 2016, a menos que haya estado guardado en la frontera.
Pero hubo cosas inusitadas en el accidente aquel.., Los conductores fueron llevados a un hospital de la Cd de Mx. en un vuelo privado y escoltados por la policía federal.
¿Qué dicen los medios entonces?
Que la mañana del 1 de septiembre de 2016 un Ferrari Koenigsegg CCX -hay menos de 50 en el mundo-,  con placas de traslado 2596-XB de la SCT, se desplazaba a exceso de velocidad sobre la carretera Nuevo Laredo-Monterrey; y justo a la  altura del kilómetro 12.5 el conductor identificado como Leonardo Padilla Santamaría perdió el control, y el auto quedó destrozado...!
Se especuló mucho sobre el tema, por como se dieron las cosas...; hubo pocas notas que registran el hecho, sobre todo del rotativo  El Mañana de Nuevo Laredo.



Llamó la atención la nota siguiente:
“Sus dos ocupantes, que aseguraron tener línea directa con Enrique Peña Nieto, fueron escoltados en ambulancia por la Policía Federal a un avión privado con rumbo a Toluca” (El Mañana.).
 "Los hombres que destruyeron un lujoso auto se identificaron ante las autoridades de tránsito de Nuevo Laredo como “empleados de la Presidencia de la República”, dice una nota de Proceso..
Ahí quedó todo..
Revisando mi bitácora personal encuentro tres notas:: Una de Juan Alberto Cedillo de la revista Proceso y otra de Vanguardia de septiembre de 2016, y "El Misterio del Koeingsegg" de Luis Garnica . (abajo).
Raymundo Riva Palacio comentó en su columna Estrictamente Personal  publicada el martes 18 de abril en El Financiero, que el gobernador de Veracruz regló un auto similar a C. Presidente electo EPN, escribió, textual..:


"Extrañó que a Peña Nieto le extrañaran las extravagancias, pues según el propio Duarte, en conversaciones privadas –donde solía decir las cosas más extraordinarias–, cuando el mexiquense ganó la elección presidencial le hizo un regalo sin par: un Ferrari. Para ello viajó a Austin, la capital de Texas, con su amigo de la universidad y principal socio en sus multimillonarios negocios, Moisés Mansur Reynoso, para comprar el icono italiano de la industria automotriz. Nunca aclaró Duarte si el Ferrari lo adquirió en la única distribuidora que hay en Austin, o si sólo ahí lo recogió. Tampoco qué modelo escogió, aunque para los más económicos los precios comienzan en los 200 mil dólares, que serían al tipo de cambio de 2012 cerca de los tres millones de pesos.
Agrega Raymundo que "(Javier) Duarte asegura que sí entregó el Ferrari al entonces presidente electo y que, por razones obvias, lo guardó. Nunca se ha visto un Ferrari en manos de familiar alguno o cercano al presidente, ni tampoco han existido versiones de que un vehículo de esa naturaleza se encuentre estacionado en algunas de las propiedades de Peña Nieto. Fuera de su dicho, no hay manera de confirmar que lo que aseguró en la primavera del año pasado, como forma de presumir sus estrechos vínculos con Peña Nieto, sea cierto. Pero locuaz en privado, como demostró varias veces ser, la especie, cierta o no, es como un dardo envenenado..."
#
Presuntos empleados de la Presidencia de la República destrozan auto de lujo en Nuevo Laredo
Nota de JUAN ALBERTO CEDILLO, 
Revista Proceso, 4 SEPTIEMBRE, 2016
MONTERREY, NL (proceso.com.mx).- Los hombres que destruyeron un lujoso auto modelo Koenigsegg CCX 2009 se identificaron ante las autoridades de tránsito de Nuevo Laredo como “empleados de la Presidencia de la República”, por lo cual esa dependencia deberá aclarar por qué un supuesto miembro del Estado Mayor Presidencial conducía el exclusivo vehículo valuado en 1.4 millones de dólares, más de 26 millones de pesos al tipo de cambio actual.
 Aproximadamente a las 10:30 horas del pasado 1 de septiembre el exótico Koenigsegg CCX con placas de traslado 2596-XB de la SCT se desplazaba a exceso de velocidad sobre la carretera Nuevo Laredo-Monterrey.
 A la altura del kilómetro 12.5 el conductor identificado como Leonardo Padilla Santamaría, de 41 años, perdió el control y se subió al camellón central; posteriormente se volcó dando varias volteretas para terminar destruido y declarado pérdida total por la aseguradora.
 A pesar del aparatoso accidente, el conductor y el copiloto, identificado como Juan Pablo Ocampo, salieron con lesiones menores.
“Sus dos ocupantes, que aseguraron tener línea directa con Enrique Peña Nieto, fueron escoltados en ambulancia por la Policía Federal a un avión privado con rumbo a Toluca”, precisó la nota del diario El Mañana de Nuevo Laredo que reportó el accidente.
 El auto fabricado a mano en Suecia, del cual sólo existen menos de 50 unidades, había sido recientemente vendido por la empresa Crave Luxury Auto, ubicada en las afueras de Houston, Texas.
 Fue adquirido por un comprador mexicano no identificado a través de la Agencia Mulsanne de México, con dirección en Juan Salvador Agraz 97, colonia Santa Fe, una agencia especializada en autos de lujo.
 El anuncio de la empresa Crave Luxury precisa que el Koenigsegg CCX 2009 sólo tenía 2.76 kilómetros en el odómetro y el precio de venta era de 1.4 millones de dólares, más los impuestos que se pagaron por la importación.
 El auto cruzó el día 1 de septiembre por la frontera de Nuevo Laredo y horas después quedó destruido en el accidente.
 Debido a que el Koenigsegg era conducido a exceso de velocidad, la aseguradora Axxa Seguros no está obligada a pagar la póliza a su dueño.
# Destrozan lujoso auto de 22 millones de pesos en Nuevo Laredo
Vanguardia, 1 Sep 2016
La volcadura del lujoso vehículo se registró en el kilómetro 12 de la carretera nacional en Nuevo Laredo

En redes sociales se comenta que ese vehículo era de Andrés Granier -Ex Gobernador de Tabasco- y estuvo en Mulsane a la venta durante más de un año
Dos hombres que circulaban por la carretera nacional en Nuevo Laredo con rumbo a Monterrey, a una convención, resultaron con serias lesiones al volcar el auto en el que viajaban, un Koenigsegg rojo de lujo de reciente modelo, con un valor aproximado de 22 millones de pesos, con placas del Distrito Federal.
Peritos de tránsito recaban evidencia para determinar las causas del percance.
Testigos señalan que el auto circulaba con exceso de velocidad y subió al camellón central para posteriormente dar varias volteretas.Los tripulantes fueron trasladados al Hospital Mexico Americano, hasta el momento se desconoce su estado de salud.
El auto, que esta valuado en más de un millón de dólares, resultó en perdida total. 
Con información de El Mañana
#
El Misterio del Koeingsegg/Luis Garnica, (Director General Altavoz)
@luisgarnica90
Web..http://altavz.com.. Septiembre 5, 2016
En lo personal me considero un aficionado a los coches. Desde que tengo memoria me levanto en la madrugada para ver las carreras de Fórmula 1, por ejemplo. Por lo tanto la colisión de la semana pasada de un exclusivo y exótico Koenigsegg CCX en las calles de Nuevo Laredo, Tamaulipas me causó extrañeza, puesto que es muy extraño saber que un carro de ese calibre transite en México. La marca sueca Koenigsegg entra en el nivel de Pagani y Bugatti, es decir carros extremadamente exóticos y que son fabricados en cantidades muy limitadas.
La otra parte que causó extrañeza en mi fue quien conducía el automóvil, y más importante aún cómo se identificó esta persona. Los tripulantes del Koeingsegg CCX eran Leonardo Padilla Santamaría de 41 años y residente del Estado de México, y Juan Pablo Ocampo. Padilla Santamaría se identificó como trabajador del Presidente de la República y en específico miembro del Estado Mayor Presidencial.
Tanto Leonardo y Juan Pablo fueron trasladados al Hospital México-Americano en Nuevo Laredo, pero lo más extraño de la historia comienza a continuación.
 Después de ser atendidos en este hospital, a las 17 horas aproximadamente fueron trasladados en ambulancias de Protección Civil al Aeropuerto Internacional Quetzalcóatl, durante su trayecto fueron escoltados por elementos de la Policía Federal. Una vez en el aeropuerto abordaron un avión privado con destino a la ciudad de Toluca en el Estado de México, para ser posteriormente trasladados a un hospital de la Ciudad de México donde se les dio de alta a las pocas horas.
De igual manera la historia del automóvil es extraña. Según fuentes, el carro estuvo el año pasado en venta en la agencia Prestige Premium Exclusive Cars en la ciudad de León, Guanajuato. Casi un año después el mismo coche reaparece pero ahora en venta en la agencia Crave Luxury Auto en The Woodlands, TX al norte de la ciudad de Houston. 
La oferta por el automóvil se puede ver aún en la página web de esta agencia y tiene un costo marcado de 1.25 millones de dólares. Según fuentes el automóvil fue adquirido por un comprador no identificado, pero a través de la Agencia Muslanne de México, misma que tiene como razón social, Exclusive Motorsports S.A. de C.V. Y que tiene dirección en la calle Juan Salvador Agraz #97 en la Colonia Santa Fe, Delegación Cuajimalpa en la Ciudad de México.
Los dos factores que hacen interesante la historia del automóvil son: que aunque la agencia en los Estados Unidos ofrecía servicio de entrega “puerta-a-puerta”, mismo que el nuevo dueño del Koenigsegg CCX no quiso tomar, y prefirió enviar a sus empleados y trasladarlo por tierra, lo que para cualquier coleccionista o experto en este tipo de coches sabe que es peligroso. El otro factor es que el coche haya sido adquirido a través de una agencia en México y no una compra directa de una persona física.
Claramente se debe de seguir escarbando en esta historia. 
Hay muchas interrogantes alrededor de ella, siendo la principales:
 ¿Eran los tripulantes miembros del EMP? 
¿Por qué los tripulantes fueron escoltados por Policía Federal al aeropuerto? 
¿Quién mando el avión privado por los heridos? 
¿Quién es el comprador del carro? 
¿Quién es el dueño de Exclusive Motorsports S.A. de C.V.? 
¿Cuál era el destino final del automóvil? 
Ya que claramente no era Monterrey, debido a que no se tiene registro de que haya habido alguna exhibición de autos exóticos como lo presumió el conductor.
Seguiremos investigando esta historia, porque definitivamente huele a gato encerrado.

No hay comentarios.: