17 abr. 2017

Las columnas políticas, a 17 de abril de 2017--

“Toda persona es inocente hasta que se compruebe lo contrario”....
Javier Duarte goza de la presunción de inocencia, no se le puede presentar como criminal...
 #
Las columnas políticas, a 17 de abril de 2017--
Lenguas Viperinas/LSR

HÉCTOR OVALLE FAVELA,ndirector de Coconal, comenzó un cabildeo en la Cámara de Diputados a fin de “blindar” las obras del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México ante la posibilidad de que Andrés Manuel López Obrador gane los comicios el próximo año. Nos comentan que teme que AMLO y Morena frenen las obras de la nueva terminal, pues sus diputados hablan de opacidad y favoritismo en la asignación de contratos, por lo que el empresario ya comenzó a hablar con legisladores del PRI y del PAN.
RICK PERRY,secretario de Energía de Donald Trump, anunció un incremento del 10% en las gasolinas en Estados Unidos en las próximas semanas, lo que puso a temblar a Pemex y al gobierno mexicano debido a que este incremento impactará la compra del combustible que México hace a la Unión Americana y se podría traducir en un nuevo “gasolinazo”, lo que no le conviene al gobierno en el actual proceso electoral.
ANTONIO ECHEVARRÍA, candidato del PAN-PRD al gobierno de Nayarit, encabeza las últimas encuestas por lo que podría convertirse en el próximo mandatario de esa entidad. Nos confirman que incluso en el PRI ya dan por perdida esa elección, por lo que todos sus esfuerzos se concentrarán en retener las gubernaturas de Coahuila y del Estado de México. Nos dicen que el factor de que Echevarría vaya adelante no es por su carisma, sino por el factor Edgar Veytia, detenido en EU acusado de narcotraficante.
#
Bajo Reserva/El Universal
El Cuau, en busca de oxígeno
El señalamiento que pesa sobre Cuauhtémoc Blanco, de haber ordenado la muerte de Juan Manuel García Bejarano, el concesionario de la Feria de Cuernavaca 2017, quien ha sido ligado por el propio gobierno morelense con el crimen organizado, obligó a su equipo cercano a intentar una estrategia en la búsqueda de conseguir mayor tiempo para preparar la defensa del alcalde. Nos detallan que en los últimos días el núcleo más allegado al ex futbolista y alcalde de Cuernavaca le recomendó que pidiera a la Procuraduría General de la República que atraiga el caso. Una vez que el hombre acusado del homicidio inculpó a Blanco y a una persona identificada como un “güero español”, de haber ordenado el asesinato, los cercanos al edil consideran que sigue tratándose de un asunto político que busca restarle fuerza a su intención de ser candidato a la gubernatura. De ahí, nos dicen, que pidieron a la PGR de Raúl Cervantes Andrade, que atraiga la investigación. Ayer la PGR y el gobierno local de Morelos acordaron que la Procuraduría coadyuvará en el caso. ¿En realidad pensará el Cuau que la entrada en escena de la PGR le dará oxígeno?
Historia de delfines y favores
Hace algunos días le comentamos de las tácticas utilizadas por el Partido Verde en San Lázaro para presionar el voto en favor de la prohibición de los delfinarios en el país; mismas que, según legisladores del PRD, Morena y Movimiento Ciudadano, incluyeron el ingreso de “coquetas” cabilderas al salón de plenos. Pues bien, ahora nos comentan que la historia tiene capítulos anteriores. Nos relatan que representantes de la industria turística y de entretenimiento tuvieron una serie de reuniones con Jorge Emilio González, donde, aseguran, el líder del PVEM ofreció la posibilidad de congelar la iniciativa en sus primeras etapas a cambio de algunos “favores”. Ahora, nos hacen ver que la respuesta obtenida a la mencionada oferta es fácil de suponer, pues basta observar el ahínco con el que se empuja la reforma al Artículo 60 de la Ley General de Vida Silvestre, historia que este martes, al retomar las sesiones del Congreso, escribirá un nuevo capítulo.
Refuerzo a la campaña de Del Mazo
Luego del descanso de los días santos, hoy retoman la normalidad las campañas políticas en el Estado de México, y en el caso del candidato del PRI, Alfredo del Mazo, se suma un refuerzo desde las filas del gobierno federal. Nos dicen que a partir de hoy César Castillejos será el coordinador general de comunicación de la campaña de don Alfredo. La llegada de Castillejos, nos comentan, busca reforzar el trabajo que viene realizando el equipo del mexiquense. Don César, nos dicen, es un hombre de todas las confianzas del vocero presidencial, Eduardo Sánchez, y dejará la Presidencia de la República, donde ocupaba una dirección general, para ir a la cerrada competencia que se lleva a cabo en el Edomex.
Incluyen a Rosario Robles en panel de la ONU
La semana pasada, nos comentan, la secretaria de Desarrollo Urbano, Rosario Robles, fue nombrada por el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, como una de los ocho integrantes del Panel Independiente para Evaluar y Mejorar la Efectividad de ONU Hábitat después de la adopción de la Nueva Agenda Urbana. Nos dicen que el nombramiento de doña Rosario fue leído en el gobierno federal como un reconocimiento a los resultados y proyectos presentados por la administración del presidente Enrique Peña Nieto en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible (Hábitat III), que se llevó a cabo en octubre de 2016 en Quito, Ecuador. Nos explican que se espera que el Panel Independiente, del que Robles es integrante, cree el insumo para realizar una reunión de alto nivel de la Asamblea General de la ONU en septiembre de este año.
#
El buen olfato de Renato Sales
Rozones/La Razón
 En la captura de Javier Duarte fue clave el papel de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, al mando del Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, quien con su clásico buen olfato policiaco supo armar la estrategia para que fueran los familiares de Duarte quienes los guiaran desde Toluca hasta la guarida del exgobernador en Guatemala… sin que éstos se dieran cuenta.
Beltrones, en la ALDF
 Este miércoles el sonorense Manlio Fabio Beltrones hará gala de su experiencia política en la Asamblea Legislativa del DF. Junto con Porfirio Muñoz Ledo y los investigadores de la UNAM Pedro Salazar Ugarte y Daniel Barceló Rojas encabezará el foro Gobierno de Coalición en la Ciudad de México. Habrá qué estar muy atentos a las conclusiones de esta mesa de primer nivel.
Dinamizan economía en Edomex
 Haber eliminado casi 2 mil trámites para crear negocios permitió al Estado de México ganarse un aplauso del presidente de la Canaco en el Valle de Toluca, Marco Antonio González, quien destacó que con ello la entidad —de las principales que contribuyen al PIB nacional— escaló 26 posiciones en el indicador Doing Business, pues ahora es más sencillo invertir y generar empleos.
Meade cumple
 Al contribuyente cumplido la Secretaría de Hacienda, de José Antonio Meade, también le cumple. A través del SAT se reporta que al corte de hoy habrán entregado 7 mil 500 millones de pesos en devolución de impuestos con saldo a favor de quienes han presentado su declaración anual 2016, y que en promedio cada contribuyente recibe 7 mil 500 pesos. Buena noticia para esta semana de Pascua.
Empujan a Cofece
 Un reto planteó el priista Emilio Gamboa Patrón para resolver en las dos semanas que restan al actual periodo ordinario en el Senado de la República. Ayer dijo que para garantizar estabilidad en el funcionamiento de la Comisión Federal de Competencia Económica y del Instituto Federal de Telecomunicaciones se buscará ratificar a los integrantes de sus respectivas juntas de gobierno.
Se le zafó un tornillo
 Parece que a Isidro Pastor se le zafó otro tornillo. Resulta que el improvisado candidato independiente al gobierno del Estado de México anda proponiendo que la entidad se divida en cuatro o cinco estados, cada uno con su presupuesto, estructura y su propio Congreso local de 10 o 12 diputados. ¿Será que el reto de gobernar a 15 millones de habitantes le queda grande?
Camina ley electoral
 Después de tantas sesiones canceladas, mañana en la ALDF el PRI y el PVEM presentarán la iniciativa con proyecto de decreto de la Ley Electoral de la Ciudad de México. Resulta que el tricolor José Encarnación Alfaro, presidente de la Comisión para la Reforma Política, prefiere avanzar y no esperar a ver cómo se resuelven las impugnaciones a la Carta Magna, o como él dice: Esperar, haciendo.
#
Será?/24 Horas
Era cuestión de tiempo
Independientemente de todas las opiniones que se han generado en torno a la captura de los ex gobernadores de Tamaulipas y Veracruz, Tomás Yarrington y Javier Duarte, respectivamente, lo cierto es que en una reunión realizada en Los Pinos, el 20 de febrero pasado, con connotados periodistas, el presidente Enrique Peña Nieto fue claro cuando alguien le preguntó sobre el veracruzano: “Yo soy el más interesado” en que se localice a quien haya utilizado mal los recursos públicos, dijo, y, en esa ocasión, se mostró confiado en hallarlo: si encontramos al más buscado, que no demos con un ex gobernante prófugo… por cierto, qué pasará con quien escribió en su diario personal: “Sí merezco abundancia, sí merezco abundancia, sí merezco…”.  ¿Será?
 Balconean a aerolíneas
Llama la atención que durante estas vacaciones de Semana Santa se colocaron carteles en distintas partes del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en donde se muestra a los pasajeros una gráfica para que conozcan quiénes son los responsables de las demoras. Y hay sorpresas, pues todo mundo se las achaca al AICM. Ahí van los números: del total de retrasos, 64% es responsabilidad de la aerolínea, 27% se debe a las condiciones climatológicas y sólo 9%, a la infraestructura aeroportuaria. Y como las empresas aéreas ya tenían al aeropuerto de su “puerquito”, antes del 30 de abril se determina en el Senado si pasa o no una sanción a las aerolíneas conocidas por llegar tarde… ¿O será que los datos de esa manta mienten? ¿Será?
 Delfines, en riesgo
 Preocupa a diversos grupos ambientalistas el hecho de que en la reforma al artículo 60 de la Ley General de Vida Silvestre, que promueve en San Lázaro el coordinador de los diputados del Partido Verde, Jesús Sesma, no se observa, una vez más, el plan detallado de lo que sucedería con los delfines que hoy en día habitan los delfinarios. El riesgo, dicen, es que estos ejemplares tengan el mismo destino que los animales de circo en el momento de su prohibición, que quedaron abandonados e, incluso en un gran porcentaje de los casos, condenados a muerte. ¿Será?
Hizo la tarea
Después de seis meses de finanzas en orden y un responsable manejo de los recursos públicos, la calificadora HR Ratings otorgó 10 como calificación crediticia BBB al Gobierno del Estado de Quintana Roo, que encabeza Carlos Joaquín González, luego de que desde 2012 y durante la gestión de Roberto Borge, las evaluaciones crediticias estuvieron “hundidas”. Lo que muestra que la conducción de las finanzas del estado ha mejorado, incluida la reestructuración de deuda y el pago de pasivos o deuda a largo plazo. La calificadora refiere una buena administración en la parte económica desde el último trimestre de 2016 y el primero de 2017, así como óptimas expectativas económicas en el corto y mediano plazos, lo que se traduce en solidez para las inversiones. ¿Será?

 #
Templo Mayor/Reforma
¿DE QUÉ se ríe Javier Duarte? Esa fue la pregunta obligada al verlo sonriente, casi burlón, tras ser detenido en Guatemala. A lo mejor se reía del coraje que hará Miguel Ángel Yunes cuando se entere que Karime Macías, la esposa del ex gobernador, ha sido prácticamente exonerada por el gobierno federal.
PARECIERA que no fueron tomadas en cuenta las indagatorias de la Fiscalía de Veracruz que llevaron hasta los famosos diarios de la ex primera dama, en los que “decretaba” abundancia económica para ella… y daba santo y seña de la red de complicidades de su marido.
A ESO se suma el descubrimiento de que en los primeros dos años del gobierno duartista, la señora gastó la friolera de ¡8 millones de pesos! en artículos de lujo, mismos que fueron pagados por un prestanombres de Duarte. Y, además, claro, las residencias en Boca del Río; las oficinas en Polanco; y las casas en Woodlands, Texas.
TRAS investigar a los padres, la hermana y el cuñado de Karime Macías fue que se pudieron evidenciar las transas y, de hecho, atrapar a Javier Duarte, por lo que resulta extraño que el subprocurador Alberto Elías Beltrán haya salido a decir que contra ella nomás no hay nada. Será por ahora.
EL PANISTA Ricardo Anaya decidió enfocar sus esfuerzos en la elección del Estado de México, por lo que confió las campañas de Nayarit y Coahuila en los equipos de los respectivos candidatos.
MIENTRAS en Nayarit se reporta tranquilidad en el cuartel de Antonio Echevarría; en Coahuila las cosas no andan nada bien desde que Guillermo Anaya nombró como coordinador a su amigo Rodolfo Dorador, quien estuvo involucrado en el escándalo de los moches.
PERO el problema con Dorador no es su pasado, sino su presente: dicen que está demasiado confiado en ganar y que no deja de presumir que derrotarán al priista Miguel Riquelme… aunque nadie ve -ni él dice- cómo podrá lograrlo.
EL COLMO es que más de un panista se ha quejado de que Dorador nomás no oye razones y el candidato albiazul nomás oye a Dorador. Y así, ¡pos cómo!
MAÑANA Delfina Gómez se enfrentará al mayor reto de su campaña: meter en cintura a Andrés Manuel López Obrador.
PORQUE resulta muy cuesta arriba para la candidata de Morena denunciar ante la justicia electoral ataques de género del PRI y del PAN, cuando su propio mentor se la pasa descalificando a Margarita Zavala por ser la esposa de alguien y no por sus propios logros o fracasos
#
Trascendió/Milenio
Que a propósito de la reciente captura de Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, a quien también se le avecinan días difíciles es a la Sección Instructora de la Cámara de Diputados que preside el priista Ricardo Ramírez Nieto.
Y es que resulta que aunque se tiene previsto que el juicio de desafuero contra el legislador Tarek Abdalá, ex tesorero veracruzano, se resuelva hasta junio, las bancadas de oposición presionarán para que sea antes de que acabe el actual periodo de sesiones, el próximo 30 de abril. Ya veremos.
Que los que tendrán una agenda apretada son los senadores, pues cuando regresen de su puente de Semana Santa deberán sentarse a discutir varios temas fundamentales que, se supone, tienen que sacar antes de terminar el mes.
Algunos de los pendientes son la elección del fiscal anticorrupción, la ley de cultura, la de desaparición de personas y los nombramientos diplomáticos, así como las ratificaciones en los organismos autónomos. ¡Uf!
Que luego de que MILENIO reveló que Tamaulipas dejó de ser la entidad con mayor número de cadáveres localizados en fosas clandestinas, el gobierno de la entidad, a cargo del panista Francisco García Cabeza de Vaca, presumió que los principales destinos turísticos recibieron hasta el viernes de la Semana Santa más de un millón 200 mil visitantes.
Los vacacionistas que visitaron las playas de los municipios de Madero, Tampico y la famosa Bagdad, de Matamoros, sumaron más de 920 mil.
Que para el de por sí maltrecho PRD se avecina una nueva preocupación.
Una vez que ya se venció el plazo legal para que el INE pudiera organizar el proceso electoral para la sucesión de los órganos internos del partido, quedará en manos de las propias instancias partidarias la logística para la etapa de renovación.
Alejandro Sánchez Camacho, secretario de Acción Política y Estratégica, prevé que sea en mayo cuando se emita la convocatoria para la elección interna, lo que significa que vendrán nuevas disputas fratricidas porque, por muy democráticos que se digan, sus elecciones de líderes siempre se traducen en pleito seguro. ¿Será el último clavo en el ataúd?…
#
Fiscal anticorrupción, gran pendiente
CONFIDENCIAL/El Financiero
A 17 días de que termine el periodo ordinario de sesiones, el PRI en el Senado se dijo listo para nombrar al zar anticorrupción, pieza clave del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). “No hay temas que no se puedan tocar” en lo que resta de esta fase, afirmó el líder de los senadores de ese partido, Emilio Gamboa. De entrada, la Comisión Anticorrupción que preside Héctor Yunes está citada para este martes. ¿Habrá tiempo?
Sin alharaca, el titular del PGR, Raúl Cervantes, está haciendo un trabajo efectivo en la persecución del delito asociado con la corrupción. Logró que las autoridades italianas capturaran a Tomás Yarrington, luego de años de estar prófugo. Logró que en Guatemala se 
detuviera a quien parecía inalcanzable, Javier Duarte. Y va con todo en el caso Odebretech, del que se esperan noticias muy relevantes en las siguientes semanas.
Y la Fiscalía General, ¿cuándo?
Para Juan Pardinas, director del IMCO, el retraso en el nombramiento del Fiscal Anticorrupción ya es lo de menos, pues la actuación de la PGR en casos de corrupción como el del exgobernador Javier Duarte, demuestra que se puede dar resultados. Lo que sí, es que urgió a que se concrete el paso de la Procuraduría a la Fiscalía General, con el objetivo de que cuando por fin el Senado tenga al mejor candidato para Fiscal Anticorrupción, la estructura de la dependencia esté en orden.
Nervios del clan Duarte
Cuentan algunos priistas que varios de los veracruzanos más cercanos a Javier Duarte se esmeraron en hacer creer que el exgobernador ya estaba muerto. Nos cuentan que ahora que apareció y fue detenido, por lo menos cinco diputados federales se encuentran muy nerviosos por lo que diga y se sepa. Ellos saben mucho, dicen.
Con sombrero ajeno 
Ahora que fue detenido al exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, todos se quieren “colgar la medalla”. Particularmente en Veracruz el fiscal Jorge Winckler presumió que el resultado fue gracias a las denuncias de Miguel Ángel Yunes. Sin embargo, opositores y organizaciones recordaron que el fiscal tiene la costumbre de presumir logros ajenos, como sucedió con la búsqueda de desaparecidos, que destapó 125 fosas clandestinas. Recordaron que si hay resultados por el caso Duarte es por el trabajo del gobierno federal y la coordinación con las autoridades guatemaltecas. Dicen que el fiscal no se adjudique resultados de lo que no hizo.
Defienden delfinarios
La oportunidad para aprobar la reforma al artículo 60 de la Ley General de Vida Silvestre, con la que se prohibiría la operación de delfinarios en el país, parece que empieza a escaparse para el Partido Verde. Su coordinador en San Lázaro, Jesús Sesma, ha echado mano de todas las tácticas posibles para impulsarla, pero en los últimos días organizaciones ambientalistas han mostrado oposición a la minuta, por considerar que no contiene un plan para asegurar la supervivencia de las especies que quedarían abandonadas. Lo que se pretende evitar, nos dicen, es que suceda lo mismo que con los animales de circo, los cuales, según datos no oficiales, perecieron hasta un 80% luego de ser separados de sus actividades de entretenimiento.
#
Cómo cayó Javier Duarte/Carlos Loret de Mola
El Universal.
Javier Duarte se asomó a través de la persiana del departamento 505, que ocupaba en el hotel La Riviera de Atitlán, de cuatro estrellas, en Guatemala.
La foto la captó el comando de agentes investigadores mexicanos que llevaba meses siguiéndolo. Fue la confirmación de que estaba ahí. La última prueba que se necesitaba para proceder a su captura.
Pero detenerlo no fue tan inmediato. En Guatemala los jueces no giran tan rápido las órdenes de captura. Así que el director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Omar García Harfuch, y su par de la Interpol Guatemala se sentaron en la cafetería del hotel de al lado… a esperar… horas…
En la desesperación, el subprocurador jurídico y de asuntos internacionales de la PGR, Alberto Elías Beltrán, voló a Guatemala para presionar.
Casi a las ocho de la noche, hora local, recibieron por correo electrónico la autorización del juez.
Imprimieron la orden de captura en la recepción del hotel contiguo y fueron al sitio donde se encontraba su objetivo.
Podían aprehenderlo si salía. Pero no podían entrar a su apartamento por él. En Guatemala la ley prohíbe los cateos después de las 6 de la tarde.
Llegaron al hotel de Duarte, quisieron subir los cinco pisos por elevador, pero éste no funcionó. Por las escaleras y a tocarle la puerta, a ver si salía. Las autoridades del país vecino advirtieron a las mexicanas que los jueces son tan estrictos que el caso se les podía caer si ingresaban al departamento aun cuando Duarte los invitara a pasar.
El departamento ocupado por Duarte se ubicaba al final del corredor.
Cuando estaban por llegar, el ex gobernador de Veracruz, con más kilos que la última vez que se le vio en público, abrió su puerta y se los topó en el pasillo.
Las autoridades mexicanas que lo detuvieron, fuera de la vista de su cónyuge e hijos que estaban ahí de vacaciones, describen que estaba muy nervioso, pero tratando permanentemente de demostrar que no tenía miedo.
Buenas noches, les dijo.
Los de Interpol Guatemala le contestaron con el protocolo legal de toda detención y Duarte aceptó sin respingar.
“No lo voy a esposar, pero tenga las manos atrás”, le dijo el policía guatemalteco. Duarte obedeció. Se metieron cinco personas al elevador para bajar. Sí funcionó esta vez.
Duarte identificó a los policías mexicanos. ¿Cómo están?, les preguntó. ¿Se le ofrece algo?, le reviraron.
Cuentan que en el trayecto a la austera comisaría local se exhibió muy nervioso.
Lo metieron ahí y se quejó de que dos fotógrafos locales se habían colado, que eso era violar su presunción de inocencia, que lo cambiaran de lugar. Y luego sonrió para las cámaras.
Todo esto me lo revelaron agentes de inteligencia y altas autoridades del gobierno mexicano.
Según la indagatoria oficial, comandada por el Cisen y la Agencia de Investigación Criminal, con la cooperación de la Marina y la Policía Federal, así como de autoridades civiles y militares de Guatemala, Duarte presentó licencia al cargo de gobernador el 12 de octubre del año pasado, horas después de anunciarlo cuando lo entrevisté en el programa Despierta en Televisa, y desapareció del ojo público.
No tenía orden de aprehensión aún. Se la giraron dos días después. Duarte se había reunido con su fiscal, Luis Ángel Bravo, en Xalapa y de ahí un helicóptero —que le facilitó el gobernador interino Flavino Ríos y que cambió dos veces de plan de vuelo— lo llevó hasta Coatzacoalcos. Un Jetta que lo transportó por tierra a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, donde se hospedó en casa de un hermano de su suegro.
Se movió por carretera a Tecún Umán, Guatemala, y rentó un helicóptero que lo llevó a la capital, Ciudad de Guatemala. Ahí lo alcanzó su esposa Karime Macías el 19 de octubre.
Ahí, Javier Duarte de Ochoa estableció su base de operaciones, presuntamente apoyado por el empresario oaxaqueño Sergio Castro López y por Gustavo Eduardo Fernández del Campo Sheremberg.
Las autoridades consideran que desde ahí se trasladó a distintas localidades por helicóptero. Con apoyo del gobierno de Guatemala, México contactó a uno de los pilotos. Él reconoció en fotografías a Javier Duarte y su esposa Karime Macías. Habían sido sus pasajeros. Y aportó nuevos datos: él lucía barba y se veía más flaco; ella, pelo rojo corto. Él dijo llamarse Alejandro. Ella, Andrea.
Sin embargo, según la investigación oficial, nada de todo esto lo supieron las autoridades hasta el 10 de noviembre de 2016, casi un mes después de su última aparición pública, cuando la Policía Federal detuvo en Chiapas a Mario Medina Garzón. Llevaba 7 mil 500 dólares y dos pasaportes falsos que debía entregar a Duarte y su esposa.
La detención fue clave. Por lo que dijo él y por lo que dijo su celular, cuando le hicieron el examen forense digital. Los teléfonos intervenidos a partir de ese número dieron muchas pistas. El uso de tecnología de punta permitió el cruce de llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos de todo el entorno de los Duarte Macías. 1.2 millones de metadatos.
A pesar de rumores sobre que estaría en Inglaterra, España, Costa Rica, Argentina, Nicaragua, El Salvador, el Cisen siempre pensó que se estaría moviendo entre Chiapas, Guatemala y Belice. Sobre todo Guatemala porque estuvieron a horas de agarrarlo en Tecún Umán. Duarte y pareja trataron ahí de obtener en el mercado negro dos identidades falsas.
Sin poder dar con el ex mandatario, las autoridades vigilaron a los abogados y empezaron también a observar a la familia.
Sus tres hijos vivían en casa de sus abuelos maternos en Chiapas. Los investigadores supieron que los niños estaban muy tristes. Hasta que un día, súbitamente, fueron llevados a casa de su tía, la hermana de Karime, Mónica Macías Tubillo, también en Tuxtla Gutiérrez. Y después, a los niños se les vio felices. Catearon la residencia. Y nada. Ni Duarte, ni Karime, ni túneles, ni escondites, ni teléfonos satelitales.
Entonces, las autoridades mandaron un mensaje a la familia política de Javier Duarte: que el asunto no era con ellos, sino con el ex gobernador.
En la recta final de la investigación, un hombre clave para detectar el paradero del ex gobernador fue su mensajero, Nelson Benito Carchalac.
La infección a su celular permitió saber que iba y venía entre Alto Valle y Panajachel. Hasta se hospedó en el hotel de la captura.
De acuerdo con el reporte de inteligencia al que tuve acceso, las autoridades supieron que se estaba preparando todo para una reunión familiar. Eran vacaciones de los niños. Era la oportunidad.
El jueves llegaron Duarte y su esposa. El viernes viajaron sus hijos en vuelo privado desde Toluca, con sus tíos Mónica Macías y José Armando Rodríguez Ayache, sus primos y su abuela.
Se juntaron, lo vieron tras la persiana y el sábado, a las 8:01 pm hora local, sucedió.
#
Itinerario Político/Ricardo Alemán
Milenio
¡AMLO lo solapó; Peña lo atrapó!
Durante cada uno de los 186 días de la fuga de Javier Duarte, abundaron las voces que propinaron una formidable “madriza” al gobierno y al Presidente porque —según el imaginario colectivo— dejaron escapar al ex gobernador, lo encubrieron y hasta le brindaron protección.
Curiosamente, una vez que la PGR localizó y detuvo a Duarte, las mismas voces cambiaron de dirección y ya no “madrearon” al gobierno y al Presidente por dejar escapar a Duarte o por no lograr su detención. No, ahora lo “madrearon”, ¡por atrapar a Duarte! ¡De risa loca!
Sí, por increíble y ridículo que parezca, “los mismos de siempre” ahora “madrean” al gobierno y al Presidente porque según su calenturienta cabecita, la captura de Duarte fue un “acto electoral”, una “respuesta desesperada”, una “argucia electorera” y hasta una jugada más de “la mafia del poder” para buscar “chivos expiatorios”.
Es decir, resulta que un sector social está enfermo del feo “síndrome de la Chimoltrufia”, porque como piensan y dicen una cosa, piensan y dicen otra, completamente diferente. O si se quiere, nada les acomoda.
Pero es más curiosa y simpática la amnesia de ese sector social —en el que cohabitan la legión de idiotas y la jauría de lopistas a sueldo—, ya que sus integrantes gustan de la memoria militante. ¿Y eso qué significa?
Ya lo explicamos aquí. La memoria militante incapacita a la legión de idiotas y a la jauría lopista para el ejercicio elemental de la autocrítica y les hace inventar “moros con tranchetes” o “imaginarias mafias del poder”.
Y el mejor ejemplo es el de la alianza de AMLO con el gobierno de Duarte y la exoneración pública que hizo Obrador de las pillerías de Duarte. En los hechos —y durante años—, AMLO solapó las pillerías de Duarte y hoy lo confirma al calificar su detención como la de un “chivo expiatorio”.
Y frente a esa confesión de parte pocos o ninguno de los integrantes del sector social enfermo del “síndrome de la Chimoltrufia”, recuerda que la alianza electoral más perversa e inmoral la pactaron AMLO y Duarte. Y claro, fue una alianza con fines electorales que significó muchos miles de millones de pesos salidos del dinero público para favorecer al partido Morena en las elecciones veracruzanas.
Pero de esa inmoralidad política —la que denunciamos aquí el 2 de febrero de 2016— nadie dice nada. Muchos prefieren la “mamucada” de que la detención de Duarte fue un acto desesperado con fines electorales. ¡De risa loca!
Y si muchos prefieren olvidar la alianza de AMLO con Duarte, otros tantos quieren borrar las pruebas contundentes de que mientras el gobierno federal preparaba la denuncia formal y mientras el ex gobernador era buscado en todo el mundo, López Obrador se daba a la tarea de solapar a Javier Duarte.
Por ejemplo, el 12 de abril de 2016 —hace un año—, en la comunidad de Tampico Alto, Veracruz, AMLO denunció en la plaza pública que “Carlos Salinas de Gortari está detrás de la campaña contra Duarte”, porque según el locuaz tabasqueño, “la mafia del poder pretende favorecer la candidatura de Miguel Ángel Yunes”.
Meses después, el 21 de octubre del mismo 2016, en Parral, Chihuahua, López Obrador acusó al PRI y a Peña Nieto “de convertir a Duarte en chivo expiatorio con fines electorales” y dijo que había iniciado una “cacería de brujas”, ya que la PGR dio a conocer que había integrado una averiguación previa contra Duarte.
Pero lo más curioso de todo es que durante los dos últimos años —2015, 2016 y lo que va de 2017—, López Obrador se convirtió no solo en el principal defensor de las pillerías de Duarte, sino que llegó a insinuar que el pillo ex gobernador de Veracruz puede ser exonerado una vez que AMLO se convierta en Presidente.
¡Sí, por increíble que parezca…!
Y si lo dudan, basta revisar el Itinerario Político del viernes —14 de abril—, donde recordamos el “Discurso del perdón” de AMLO —del 11 de agosto de 2016—, pronunciado ante una selecta audiencia de hombres de empresa y negocios mexicanos, a los que dijo: “Cuando sea Presidente no habrá venganza, sino perdón” a los políticos ratas y corruptos del régimen.
Más aún: AMLO se atrevió a usar la palabra “amnistía adelantada”, en una suerte de zanahoria para todos los “pecadores” de PRI, PAN, PRD y el resto de partidos, a los que dijo estar dispuesto a perdonar —como si se tratara del Espíritu Santo—, si antes se convierten a su credo, a la Morena de AMLO.
Y claro, el mensaje fue contundente a favor de su amigo Javier Duarte, al que por años solapó y se negó a criticar.
Queda claro que mientras AMLO defendió y solapó a Duarte, Peña Nieto lo atrapó.
Así o más claro, de qué lado está la justicia.
Al tiempo.
#
El síndrome Javier Duarte/Roberto Rock L.
LSR
Javier Duarte fue considerado en alguna ocasión, hace un lustro, ejemplo del “nuevo PRI” que había regresado a la Presidencia de la República en 2012, a tambor batiente y de la mano de Enrique Peña Nieto.
El propio mandatario federal enlistó a Duarte entre las jóvenes promesas que llegaban al poder, junto con Roberto Borge, en Quintana Roo, y César Duarte, en Chihuahua, a los que habría que agregar a Rodrigo Medina, en Nuevo León; Aristóteles Sandoval, en Jalisco, y ahora más notablemente a Roberto Sandoval, en Nayarit, cuyo fiscal en funciones encara en Estados Unidos acusaciones de narcotráfico.
En todos los casos se sabe ya que esa generación de gobernantes estatales resultó fallida, por decirlo con palabras suaves. Varios de sus integrantes han pisado la cárcel o están en vías de hacerlo. Otros se hallan prófugos de la justicia. Su gestión ha traído emparejado el desplome del PRI en las simpatías ciudadanas, no en un grado de rechazo simple, sino de hondo repudio.
En todas las historias, el perfil de estos jóvenes gobernadores corresponde a personajes improvisados, profundamente frívolos, que llegaron al cargo con escasas credenciales políticas, simples ahijados de sus antecesores, o de otros padrinos políticos, como César Duarte, que tiene como tal a Emilio Gamboa, líder priísta en el Senado.
A estos mandatarios, portadores de lo que ahora podríamos llamar el “síndrome Javier Duarte” –por ser uno de sus productos más claros- los identificó también un desatado apetito por beneficiarse de su cargo. Confundieron el latrocinio con audacia política, la improvisación con genio personal, y acabaron creyendo que su destino era la grandeza.  Pocas veces en la historia de México hubo tanta gente incompetente al frente de tantos estados, tan corrupta y tan convencida de que su sitio en la historia estaba garantizado.
El fenómeno de los gobernadores todopoderosos se empezó a expresar bajo los gobiernos del PAN en Los Pinos, primero con Vicente Fox y luego se ahondó con  Felipe Calderón. Para consolidar ese poder fue creada la Conago, inicialmente con membresía exclusiva de priístas. El regreso del PRI a la Presidencia vació de contenido a la Conago, que de un sindicato de gobernadores evolucionó a un foro de banalidades, donde personajes impresentables creen que alguien los toma en serio. El ejemplo más degradado es su actual presidente, el perredista Graco Ramírez, de Morelos.
El problema se agudizó en 2006 porque para superar a Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales, Calderón Hinojosa pactó con los mandatarios priístas. En los hechos, ese pacto entregó a los gobernadores -del PRI, pero también de otros partidos- el poder absoluto en sus respectivos estados.
Se crearon así poderes virtualmente absolutos, en el manejo de los presupuestos, en  la creación de leyes, en el sometimiento de los órganos de contrapeso como el Congreso y los tribunales de justicia en las entidades; en la manipulación de la prensa regional. Cada gobernador se volvió en un Sancho Panza, en su propia República de Barataria.
Quizá nunca sabremos por qué este modelo perverso no fue modificado a la llegada de un priísta como nuevo presidente de la República. Es probable que Peña Nieto lo haya intentado, pero al final del día no pudo o no quiso evitar el convivir casi todo su sexenio con la peor generación de gobernadores priístas que haya conocido la historia moderna del país.
En política no existen las hipótesis en retrospectiva, pero se habría antojado lógico imaginar que Peña Nieto hubiera advertido a sus correligionarios gobernadores que la corrupción pública expulsaría de nuevo al PRI de Los Pinos, quizá ahora por mucho más que dos sexenios seguidos. Todos tenían todo por perder.
Lo que ocurrió en cambio fue una debacle electoral del PRI en las elecciones intermedias, especialmente el año pasado, donde la condena a la corrupción fue el motor del repudio de los electores en todas las entidades federativas en donde hubo alternancia. No sólo contra mandatarios priístas salientes sino también por ejemplo, contra el perredista Gabino Cué, en Oaxaca, o el panista Guillermo Padrés, en Sonora.  En casos como Quintana Roo, Veracruz y Tamaulipas, el PRI perdió por vez primera en los casi 90 años de existencia de ese partido.
En este momento resulta difícil anticipar el impacto que tendrá en los votantes el encarcelamiento de Javier Duarte y las órdenes de aprehensión contra Roberto Borge,  César Duarte y otros. Y tampoco qué harán los gobernadores aún en funciones al ver al veracruzano Duarte escoltado por policías guatemaltecos hacia un penal destinado para narcotraficantes.
El efecto se verá muy pronto en entidades como Veracruz, que en mes y medio acudirá nuevamente a las urnas, ahora para renovar las alcaldías de todo el estado. El gobierno del neopanista Miguel Ángel Yunes inició su gestión con indicios de que los candidatos que impulsara el PAN arrasarían, pero semana tras semana el panorama va imponiendo nuevos balances.
Es improbable que el PRI logre conquistar un número relevante de alcaldías veracruzanas, pues mantiene su caída libre, lo mismo que el PRD. Pero no es el mismo caso de Morena, que de acuerdo con  diversas encuestas, se puede levantar con al menos la tercera parte de las posiciones en disputa, incluida la capital, Xalapa.
Habrá que esperar el breve lapso que nos separa de los comicios del próximo 6 de junio, pues a la luz de los resultados se orientará muy seguramente la estrategia del PRI y de la administración Peña Nieto hacia el 2018.
rockroberto@gmail.com
#
Se entregó Duarte?
Estrictamente Personal/RAYMUNDO RIVA PALACIO
El Financiero
La captura de Javier Duarte en Guatemala deja un sabor de boca agridulce. Por un lado, es cierto que el gobierno mexicano, trabajando con Interpol, tardó 185 días en acabar con su fuga, y finalmente obtuvo resultados. Por el otro, para alguien que burló durante seis meses la cacería policial mundial, la forma como lo encontraron despierta dudas. ¿Cómo fue tan descuidado y autorizó una aparatosa movilización de ocho miembros de su familia a Guatemala? Todos ellos estaban vigilados y sus teléfonos interceptados. Las autoridades conocían sus conversaciones y movimientos. Duarte sabía que eso pasaba. No obstante, en un viaje anunciado, fueron a Atitlán, la principal zona turística guatemalteca, a reunirse con él, en la víspera que lo detuvieran.
Fue una operación binacional de 72 horas que acabó con una fuga de seis meses, pero que no termina de explicar, con la información disponible, si se trató de una detención químicamente pura, o si fue una entrega negociada, donde se le dio como concesión poco más de un día de estar con sus hijos, que llegaron a su último refugio sin disfrazar su destino. La periodista veracruzana Brenda Caballero registró el mismo viernes el viaje en su columna Números Rojos, en el portal Los Políticos: 
“El tono de voz llamó la atención de las personas que estaban en el aeropuerto de la ciudad de Toluca. De inmediato voltearon la vista para ver qué sucedía. Era en la zona de aduanas. Al parecer, un varón discutía con el personal de esa zona. Cerca de él, tres mujeres y cinco niños le acompañaban. La sorpresa fue mayor al ver la cara del hombre del altercado: era José Armando Rodríguez Ayache, exapoderado legal y administrador de los Tiburones de Veracruz, mejor conocido por ser esposo de Mónica Ghihan Macías Tubilla y concuño de Javier Duarte de Ochoa.
“Al sentir las miradas, Rodríguez Ayache disimuló su malestar y hasta sonrió, mientras regresaba con su esposa Mónica y con María Virginia Jazmín Tubilla, madre de ésta. Los que los vieron en el aeropuerto aseguran que los niños eran Carolina, Emilio y Javier Duarte Macías, además de los dos hijos de Mónica y José Armando: Santiago y Paulina. Pero, ¿a dónde viajaron con tantas maletas? ¿Iban de vacaciones de Semana Santa? No me crea usted, pero dicen que el destino de la familia es el vecino país de Guatemala, el que por cierto casi es un paraíso fiscal por la mínima recaudación de impuestos”.
En efecto, el viernes a las nueve y media de la mañana, la Coordinación Estatal del Estado de México registró el vuelo de ocho miembros de su familia el viernes por la mañana desde el aeropuerto privado de Toluca, en donde las autoridades avistaron un equipaje lleno de sobres de dinero de José Antonio Rodríguez Ayache, esposo de Mónica Macías, hermana de Karime, la esposa de Duarte, y lo pusieron a disposición de las autoridades aduaneras. 
Rodríguez Ayache llevaba, de acuerdo con el reporte de la Coordinación Estatal del Estado de México, dos billetes de 500 euros, 54 de 100, 15 de 200, 40 de 50, 20 de 20, 18 de 10, y siete de cinco; 10 billetes de mil pesos, nueve de 500, uno de 200, dos de 100, y cinco de 50; y 67 billetes de 20 dólares, tres de 10, y 15 de cinco. En total, 11 mil 980 euros, 17 mil 450 pesos y mil 445 dólares. Esos montos superan los 10 mil dólares que permiten las autoridades hacendarias mexicanas transportar sin registrarlos. Rodríguez Ayache no los reportó, pero tampoco fue detenido. Los dejaron partir hacia Guatemala.
El jueves, la PGR desplazó a un grupo a Atitlán, al mando del jefe de la Agencia de Investigación Criminal, Omar García Harfuch, porque sabían que Duarte iba a encontrarse con su familia en ese destino turístico. Según Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala, la pista final hacia Duarte la siguieron los mexicanos y los guatemaltecos durante tres días. El sábado, aproximadamente a las ocho de la noche, según la reconstrucción de Noriega, Duarte recibió una llamada en su habitación de un funcionario de la PGR, quien le dijo que estaba localizado y que saliera a un área común para que fuera detenido. El exgobernador salió de forma voluntaria.
Fue una acción profiláctica. Nadie de su familia salió de sus habitaciones, ni hubo escándalo alguno en el hotel. No se han revelado los detalles que llevaron a su ubicación, pero las autoridades mexicanas tenían interceptados los teléfonos de su familia y de sus abogados. El final de la primera etapa de la persecución terminó con la captura, pero abre las interrogantes sobre qué tipo de entramado se construyó para este desenlace. Si la súbita salida de su familia a Guatemala es una de las razones que despiertan dudas, también lo es que Karime, la esposa de Duarte, acusada por la PGR por su posible complicidad en el desvío de recursos públicos, se encuentre libre, porque las autoridades mexicanas no solicitaron su captura. 
Hasta este momento, lo que se ve es que sólo Duarte fue detenido, pudo ver a sus hijos y los recursos de emergencia que les llevaron a Guatemala no fueron decomisados. Negociación o entrega, en esta primera instancia, es irrelevante. No lo será en el juicio, donde se podrá ir viendo si hay protección a Duarte o, como se ha prometido, se llegará hasta el fondo sin importar a dónde llegue.
Twitter: @rivapa
#
Alhajero/Martha Anaya
¿Qué le pasó a los gobernadores?
Lo que acontece con varios ex gobernadores –los escándalos de corrupción por los que están pasando; sus problemas con la justicia, fugas, detenciones, peticiones de extradición- no deja de causar sorpresa entre algunos de los priistas.
Sobre todo, entre los de la vieja guardia (los del llamado “nuevo PRI”, mejor esconden la cabeza).
 Se preguntan: ¿qué les pasó?
 Su desconcierto es real. De algunos, incluso, ellos mismos apoyaron o promovieron sus carreras políticas. No esperaban que la rama se torciera (no tanto, al menos).
 Lo dicen no necesariamente porque todos ellos sean unos ángeles, sino, esencialmente, porque no le encuentran lógica política a la actuación de esos ex mandatarios.
 ¿A qué se refieren? A que varios de ellos tenían oportunidad de subir aún más en sus carreras y de poder contender, inclusive, por la candidatura presidencial del tricolor.
 El caso de César Duarte Jáquez es uno de los que más les llama la atención. Desde que era legislador y apuntaba para la gubernatura de Chihuahua (con los auspicios de Emilio Gamboa), lo veían con grandes posibilidades de proyección: rostro jovial, franco, ganadero, con dinero.
 Por ahí de su cuarto-quinto año, entre sus compañeros de partido se mencionaba todavía que podría ir al gabinete (Agricultura) o que se haría cargo del PRI. Aunque ya para entonces comenzaban a hacer mella acusaciones de manejos económicos torvos.
 “Se perdió en el camino…”, se duelen entre quienes aún estiman al de Chihuahua.
 Otro caso “inexplicable” para los del “viejo PRI” es el de Rodrigo Medina de la Cruz.
 Según refieren las historias palaciegas, el presidente Enrique Peña Nieto le había dejado entrever la posibilidad de traerlo (también) al gabinete cuando terminase su gestión (se hablaba de la Secretaría de Economía) y luego perfilarlo hacia la sucesión.
 “Sólo tenía que gobernar bien…, pero se perdió en las alturas”, describen quienes conocen al regiomontano.
 Los casos de Javier Duarte de Ochoa (Veracruz) y de Roberto Borge Angulo (Quintana Roo) son harina de otro costal. De ellos, ni los neopriistas se duelen. Ya no hay quien los defienda o se compadezca de ellos, aun cuando figuraron entre los consentidos de Los Pinos.
 Al contrario, hoy, la mayoría calla o esconde su cercanía hacia estos personajes. Son “los apestados” del PRI. Y no es para menos.
 De ellos, nadie se pregunta qué les pasó. Sabían quiénes eran.
 MANCERA, FALSO ASPIRANTE.- Una de las presencias que más llamó la atención en la firma del acuerdo de unidad convocado por Morena fue la del perredista Pablo Gómez.
 Entre las razones que esgrime de su apoyo a Andrés Manuel López Obrador, apunta el hecho de que los partidos están ya preparando la designación de su candidato presidencial y el único que no sabe qué hacer es el PRD.
 De la candidatura de Miguel Ángel Mancera, dice, no es cosa muy seria: “Todo depende del apoyo ciudadano que reciba, el cual no se va a producir de ninguna forma porque él es un falso aspirante de la ‘sociedad civil’. Su postulación depende exclusivamente del PRD y de la capacidad económica y clientelar de su gobierno”.
 GEMAS. Obsequio de Pablo Gómez: “El PRD no sabe qué hacer más allá de sus propias grillas, las cuales son cada vez menos trascendentes”.


No hay comentarios.: