16 abr. 2017

Las columnas políticas hoy, 16 de abril de 2017

Las columnas políticas hoy, 16  de abril de 2017
Frentes Políticos/Excelsior

I. Aprehendido. Una de las mayores exigencias de la sociedad ha sido combatir la corrupción y, de manera especial, la impunidad, pues bien, los engranajes de la justicia comienzan a moverse. Ayer, al anochecer, la noticia corrió como reguero de pólvora, el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, fue aprehendido en Guatemala. A través de Twitter, la PGR detalló que la detención fue posible gracias a la colaboración que establecieron con las autoridades de la República de Guatemala. Ya la justicia mexicana se encargará de su extradición para que enfrente cargos por su probable responsabilidad en la comisión de delitos como delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita... más lo que se acumule. Ahora sólo resta que el gobierno de la República se aboque a hacer justicia y acallar las críticas con respecto a que no se hacía nada para su detención.
II. Decepción. Diva Gastélum,  secretaria de Atención para Estados en Oposición del PRI, tiene una lectura muy clara del momento político que vive el país. Calificó como decepcionantes las candidaturas independientes y puso como ejemplo la de Jaime Rodríguez El Bronco, quien llegó por esa vía a la gubernatura de Nuevo León, y no puede con su responsabilidad. Los escándalos por ineficiencia lo colocaron ya contra las cuerdas, y lo peor es que se ha convertido en la inspiración de quienes, sin sólidas bases políticas, pretenden convertirse en representantes populares. El Bronco ha logrado que se esfumen las expectativas por los independientes. El arte de la política no se aprende con tutoriales.
III. Profesión de riesgo. Un recuento vergonzoso: Once exmandatarios mexicanos sortean dificultades. Seis están en la cárcel, otro estuvo en prisión unas horas y sigue proceso en su contra; dos son prófugos de la justicia, la DEA busca a otro y uno más está relacionado con al menos dos delitos. En estos casos giran millones de pesos de dinero público, malos manejos, nepotismo y relaciones con el narcotráfico. “Esto revela las grandes redes de corrupción”, dice María Amparo Casar, presidenta de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad. Agregó que “no sabemos si antes los gobernadores robaban lo mismo o más, lo que vemos hoy es un cinismo, nuevos mecanismos, unos muy ingeniosos, otros burdos”. El problema es que nadie garantiza que este número no se eleve… en cualquier momento.
IV. Extraviada. Mientras en el PRD acusan una estrategia para impedir la renovación de dirigencias, y aunque el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó ponerle fecha, no hay respuesta. Eric Villanueva, de Nueva Izquierda, y Jesús Zambrano, expresidente del PRD, y líder de Los Chuchos, interpusieron quejas en contra de la inacción del partido. Alejandra Barrales, líder nacional, en tanto, compartió en redes sociales su lectura de esta semana, el libro de Daniel Kahneman, Nobel de Economía, “Pensar rápido, pensar lento”. ¿Por qué mejor no comparte el secreto de cómo adquirió su depa de un millón de dólares en Miami?
V. Siempre fuertes. Una gran noticia recorre los destinos turísticos de todo el país. La Semana Santa, como es costumbre, volvió a ser un éxito. Uno de los más beneficiados fue Guerrero, estado que gobierna Héctor Astudillo. Los tres principales destinos de la entidad reportan una excelente ocupación hotelera, siendo Taxco la región donde finalmente se llegó a 100 por ciento de hospedaje. Acapulco tuvo 97 por ciento de ocupación. El Triángulo Dorado, como en sus mejores épocas. Algo debe estar haciendo bien la administración estatal: el miedo a viajar a sus playas, simplemente, se diluyó. Lo dicen los números.
¿QUIÉN DIJO que no había noticias en Semana Santa? La madre de todas las bombas no cayó en Afganistán sino en Guatemala con la detención del veracruzano Javier Duarte.
AUNQUE hasta anoche estaba en duda cuándo llegaría a México, lo que es un hecho es que el gobierno federal se anotó un tanto importante... de cara a las elecciones que vienen. Porque en la medida en que Duarte fue el estandarte del desprestigio del PRI en los comicios del año pasado, la aprehensión le quita a la oposición esa bandera.
ERA IMPOSIBLE para la administración de Enrique Peña Nieto hablar de combate a la corrupción, en tanto el veracruzano siguiera libre y alimentando las sospechas sobre protección desde el propio gobierno.
UNO DE los aspectos más interesantes de este caso es ver cuánto del dinero hurtado por Duarte es devuelto a las arcas de Veracruz y de la Federación. Aprovechando el nuevo sistema de justicia penal, el procurador Raúl Cervantes ya le ha hecho entrega de varios cientos de millones al gobierno veracruzano.
'ORA SÍ que el gobierno federal tuvo su Sábado de Gloria.
NO ES porque hoy sea Domingo de Resurrección, pero el que dicen que ya volvió a la vida política es Jesús Murillo Karam.
CUENTAN QUE al ex procurador lo han visto despachando en las oficinas del PRI en el búnker de Insurgentes Norte. ¿Y qué anda haciendo por ahí? No se lo digan a nadie, pero se dice que le encargaron diseñar la próxima Asamblea Nacional tricolor.
Y NO ES poca cosa, ya que será la que defina la forma y el fondo para definir la candidatura presidencial priista de 2018. ¡Casi nada!
¿SU VUELO se retrasó una hora, dos o más? ¿Llegó al mostrador y resultó que está sobrevendido? ¿Ni un "usted disculpe" le ofrecieron en la aerolínea? Dele las gracias a su diputado o diputada federal.
JUSTO ANTES de que comenzaran las vacaciones, en San Lázaro se iba a aprobar la iniciativa que presentó Miguel Salim para que las aerolíneas compensen a los pasajeros varados o demorados, pero, por arte de magia, los legisladores decidieron guardarla en el cajón.
A VER si para cuando regresen de su taaan merecido descanso, los diputados deciden poner fin a las turbulencias que padecen los consumidores.
LA MEJOR representación de La Pasión se dio en Morelos, donde Graco Ramírez quiere darle latigazos al rector Alejandro Vera; quemar al obispo Ramón Castro cual si fuera un juditas; y, por supuesto, crucificar a Cuauhtémoc Blanco.
#
 Future ando/Eduardo Caccia
Reforma, 
Hace algunos meses visité a un querido amigo en su oficina. Su asistente, una protocolaria mujer que "toda la vida" ha sido secretaria, se dispuso a notificar mi presencia. Desenfundó una máquina de escribir IBM de los ochenta, insertó una pequeña tarjeta de papel en el rodillo y procedió a escribir: "Está aquí el Lic. Caccia". Luego se levantó, mensaje en mano, tocó tres veces la puerta del jefe, entró a la oficina y cerró la puerta. Salió a los ocho segundos para decirme: "enseguida lo recibe". En plena era del correo electrónico y los mensajes por celular, esta mujer seguía usando una forma arcaica de comunicación.
Esta estampa o, mejor dicho, su representación: la resistencia al cambio provocada por la tecnología es algo mucho más frecuente de lo que pensamos. Imagino que hace no tantas décadas muchas mujeres, aduciendo que el carbón o la leña eran mejores, se negaron al uso del gas en la cocina. Aunque la batalla la ganó el gas, no deja de ser irónico que platillos celebrados en lujosos restaurantes sean "a la leña".
La forma de ver la vida en relación a la tecnología, y por ende a la ciencia, no es por supuesto una cuestión de género. Los temibles inquisidores del Tribunal del Santo Oficio impusieron injustas condenas, desde humillaciones públicas, torturas y horrendas formas de morir, contra hombres y mujeres que hacían cosas diferentes o pensaban contrario a la doctrina de la época. Qué difícil pero qué valiente es ser un Copérnico de entonces y de hoy; su De revolutionibus orbium coelestium expuso una verdad científica contraria al dogma. Paulatinamente el ser humano va cambiando su postura ante lo que considera verdad. Sin esta flexibilidad no sería posible el avance tecnológico. Particularmente en los siglos XVI y XVII, los pronosticadores del tiempo que hoy conocemos y que, gracias al avance de la tecnología, son bastante precisos, hubieran sido acusados de adivinación y condenados por la Inquisición.
Escuché un audio donde uno de los dialogantes especula que con los teléfonos inteligentes grandes obras de la literatura no hubieran podido cuajar sus argumentos. Decía, por ejemplo, que Hansel y Gretel no se hubieran perdido; habrían llamado por celular a su padre para avisarle que los pájaros se habían comido las migajas de pan que marcaban el camino de regreso. O que el más grande romance de todos los tiempos no habría tenido el funesto final si Julieta hubiera enviado un mensaje de texto: "Romeo, fingiré mi muerte". Por supuesto, la buena literatura encontraría las formas de hacerse universal con o sin celulares de por medio.
Diserto todo esto mientras me divierte pensar cómo será el futuro, específicamente los empleos del futuro. La gran variable del cambio es la tecnología. La World Future Society, en su documento 70 jobs for 2030, avizora no sólo nuevas carreras para la humanidad sino las bases en las que surgirán futuras ocupaciones. Aunque por supuesto muchas de nuestras actividades serán suplantadas por máquinas, seguirá habiendo espacio para el ser humano en función de tres enfoques de desarrollo de nuevas carreras: el primero lo llama Retrofitting y consiste en añadir nuevas habilidades a trabajos ya existentes. Guías de turistas espaciales, estilistas y peinadores en ambiente de cero gravedad, seguramente existirán. El segundo es Blending o mezcla de carreras de diferente industria o especialidad. Un agricultor que además sea chef podrá subirse sin problema a la nueva tendencia de comer local y orgánico, será un agrico-chef. El tercer enfoque es básico, la Resolución de problemas. En la medida que avanza la tecnología, se crean nuevos problemas. Ya existen los detectives, pero ahora los hay cibernéticos. ¿Qué tal una nueva profesión llamada "Removedor de pasado en línea" (para quienes quieren borrar episodios non gratos)?
Imaginar es la antesala de la creación. En la saga Star Trek de los sesenta vi por primera vez los celulares. Las novelas de Julio Verne fueron presagio de hazañas épicas para la humanidad, en su momento imposibles. Mientras avanza la tecnología espero que mantengamos ciertos santuarios: la salsa hecha en molcajete es (hasta hoy) insuperable para cualquier licuadora. Me asalta, sin embargo, una duda fundamental: ¿quién o qué moverá el tejolote?
@eduardo_caccia
#

No hay comentarios.: