14 jul. 2017

“El Mencho” podría ser aún peor que “El Chapo”; afirma la revista Rolling Stone..

“El Mencho” podría ser aún peor que “El Chapo”; afirma la revista Rolling Stone
Mmm.
Nemesio Oseguera Cervantes, líder del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), aparece en la revista de rock Rolling Stone.
El texto que circula desde el pasado martes, y es autoría de Josh Eells, habla sobre el secuestro de los hijos de Joaquín Guzmán, quien en algún momento fue su jefe, y alude el plagio a la invasión en Puerto Vallarta, Jalisco, terreno dominado por el CJNG y su grupo financiero, denominado “Los Cuinis“.
 El artículo se basa en testimonios de agentes de la DEA y registros de inteligencia.
 Señala que tras la detención de Guzman  habría abierto la supremacía de los cárteles en México “a alguien aún peor”, Rubén Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”.
 También se destacan sus actos extremadamente violentos como las emboscadas contra policías en Ocotlán, y San Sebastián del Oeste, el derribó de un helicóptero militar en Villa Purificación, todo en el estado de Jalisco, y cómo su cártel se ha extendido a más de 22 estados del país.
La publicación hace un repaso del ascenso de Oseguera Cervantes tras la muerte de Ignacio “Nacho” Coronel, el rompimiento con el cártel de Sinaloa, el triunfo que le dio el control de Jalisco y el jugoso negocio de la metanfetamina, que lo convirtió líder de la, posiblemente, organización criminal más importante de México. 
Rolling Stone publica en su página web un reportaje titulado “El ascenso brutal de El Mencho”, en el que expone el origen humilde del capo, su iniciación en el narcotráfico, su integración a los grandes cárteles del país, su ruptura con ellos, el comienzo de su empresa criminal y el rápido ascenso de su organización en una de las más poderosa que existe en México.

El texto circula desde el pasado martes, y es autoría de Josh Eells, que además de escribir para la revista, es colaborador de Men's Journal, y de The New York Times, y lo mismo publica artículos sobre personalidades de los espectáculos, como Bruno Mars, artistas de pasado sórdido como Kendrick Lamar, o las adicciones de Miley Cirus, o el trabajo de los policías en la frontera de Texas y México.
Josh Eells hace un buen reportaje basado en entrevistas con agentes de EU y mexicanos, así como en documentos oficiales y personajes que conocieron al líder del CJNG. 
 Oseguera Cervantes, dice, nació el 17 de julio de 1966 en el pueblo de Naranjo de Chila, Michoacán, y tiene cinco hermanos.
Son duda Eells leyó los reportajes que se han publicado en medios nacionales como el de José Gil Olmos de la revista Proceso del personaje perfilado.


“El joven Rubén abandonó la escuela en el quinto grado y comenzó a trabajar en el campo; a los 14 años se había graduado para proteger los cultivos de marihuana”, afirma el texto.
En 1986, continúa el reportaje, el joven Osegura vivía en el Área de la Bahía, en San Francisco, California, donde fue arrestado por posesión de artículos robados y un arma cargada, y aunque no está claro cuando inició en el negoció del tráfico de drogas en EU el texto cita que “según Univision, cruzó la frontera varias veces más durante los últimos años ochenta, contrabandeando drogas bajo una variedad de alias (Rubén Ávila, Roberto Salgado). 
Según la DEA y los informes mexicanos, también fue durante este tiempo que obtuvo su introducción al comercio de metanfetamina”.
El reportaje plantea que su cuñado Abigael González Valencia, “El Cuini”, educó a Oseguera Cervantes sobre el negocio de las drogas.
En 1989 fue detenido junto a su hermano mayor, Abraham, por venta de drogas. 
El joven Rubén Oseguera fue obligado a declararse culpable para evitar que se dictara una cadena perpetua a su hermano. 
En enero de 1997 salió de prisión con libertad condicional y luego fue deportado a México, donde se enrolaría como policía estatal en Jalisco.
El reportaje plantea que Oseguera Cervantes se integró al Cártel del Milenio cuando éste ya estaba convertido “esencialmente en una filial (del Cártel) de Sinaloa”.; es decir del Pacifico.
Al mando de Ignacio “Nacho” Coronel, el ex policía se convirtió en estratega de seguridad y contrainteligencia de la facción del cártel que controlaba Jalisco y que desde entonces era líder en el comercio y producción de metanfetamina.
 “Gracias a su experiencia en Estados Unidos, Mencho estaba bien posicionado para tomar ventaja”, destaca el periodistaJosh Eells.
En 2009, expone el reportaje, el próximo capo “había ascendido a través de las filas del cártel para convertirse en un importante teniente” en el Cártel del Milenio. Meses después, uno de los líderes del cártel fue arrestado y, pasados otros nueve meses , el propio “Nacho” Coronel fue asesinado. “De repente, los dos principales jefes de Jalisco habían sido sacados de la mesa. Un ambicioso Mencho se adelantó para ocupar su lugar”.
Sin embargo, el cártel entregó el mando a otro de sus colegas y como segundo al mando “inició su propio grupo disidente, que pronto declaró la guerra a (los cárteles del) Milenio y Sinaloa. Los combates se intensificaron en las calles de Guadalajara, destruyendo la tregua de larga data de la ciudad, y la tasa de homicidios de Jalisco se duplicó con creces”.
“Los tipos que eran leales al (Cártel) Milenio fueron asesinados (…) Todo el mundo se vio obligado a huir, y Mencho ganó –ese fue el comienzo del CJNG”, explica al medio estadounidense el agente especial Kyle Mori, integrantes de la división de campo de DEA en Los Ángeles.
En un inicio, plantea la revista, el CJNG se presentó en un inicio como una especie de “salvadores” que estaban “luchando contra Los Zetas por el pueblo de México”.
Pero en la guerra contra las drogas, “en realidad no hay Robin Hoods en México”, destaca Scott Stewart, analista de la firma de seguridad Stratfor, y “pronto se reveló que CJNG no eran buenos chicos en absoluto, sino sólo otro cártel tratando de proteger su naciente imperio de metanfetamina”.
La violencia que caracteriza al cártel, afirma la publicación, es una muestra.
“Mencho también ha mostrado un salvajismo que es extremo incluso para los estándares del narco. 
Para Guzman Loera, sin duda brutal, el asesinato era una parte necesaria de los negocios. Para Mencho se parece más al sadismo como espectáculo público. Ha habido asesinatos masivos, como los 35 cuerpos atados y torturados arrojados en las calles de Veracruz durante la hora punta de la tarde de 2011. Dos años más tarde, los integrantes del CJNG violaron, mataron y prendieron fuego a una niña de 10 años a quien ellos (equivocadamente) creyeron hija de un rival.
En 2015, los asesinos de CJNG ejecutaron a un hombre ya su hijo en una escuela primaria detonando palos de dinamita pegados en sus cuerpos, riéndose mientras filmaban la espantosa escena con sus teléfonos”.
“Es como un material de ISIS […]. La manera en que matan a la gente”, dice en entrevista a Rolling Stone un agente de la DEA que ha investigado al cártel.
A estos hechos se suma el asesinato de 15 policías federales, en Ocotlán, en 2015 y semanas después la emboscada contra elementos de la Fuerza Única, en Puerto Vallarta, que dejó un saldo de 15 efectivos de élite sin vida. Y en mayo de ese año, la ejecución de ocho soldados y un policía durante tras el derribo de un helicóptero militar en un operativo de captura contra “El Mencho” en Villa de Purificación, Guadalajara.
“La comparación con ISIS es instructiva por otra razón. Cuando Chapo estuvo a la altura de su poder, siguiendo las sangrientas guerras de cártel de México de hace una década, el país disfrutó de un período de relativa paz, lo que el cronista novelista y narcotraficante Don Winslow llamó ‘Pax Sinaloa’. Pero, al igual que la forma en que el Estado islámico creció a partir del vacío del Irak post-Saddam, una consecuencia involuntaria de sacar Chapo puede haber estado abriendo la puerta a alguien aún peor”, destaca el reportaje de la icónica revista.
¿Quién es Nemnesio Oseguera Cervantes?
Uno de los principales objetivos del gobierno mexicano y de la DEA.
Según Gil Olmos, Nemesio –algunas veces se hace llamar Rubén Oseguera Cervantes, otras Lorenzo Mendoza- y algunos lo apodan El Gallero– nació en la comunidad de El Naranjo Chila, municipio de Aguililla, en el corazón de Tierra Caliente, mientras que sus cuñados Abigael y José González Valencia, Los Cuinis, son oriundos del poblado Ahuaje, ubicado en el mismo municipio.
El Mencho ha sido uno de los capos más influyentes de Michoacán, Jalisco, Colima y Veracruz, donde comenzó a exterminar a Los Zetas por encargo de Joaquín Guzmán Loera, quien fuera su "patrón".
Las mismas fuentes afirman que, cuando El Mencho y los suyos usaron a las autodefensas para combatir a Los Caballeros Templarios, se quedaron con el control absoluto de Tierra Caliente. Y si bien al principio utilizaron a Los Viagras para apropiarse de los municipios de Buenavista, Pinzandaro, Apatzingán y Parácuaro, que estuvieron bajo el poder de José Jesús Méndez Vargas, El Chango Méndez –fundador de La Familia Michoacana, capturado en 2011–, terminaron por hacerlos a un lado.
Hoy, El Mencho es considerado uno de los principales traficantes de metanfetaminas y drogas sintéticas en los municipios michoacanos de Tepalcatepec, Coalcomán, Coahuayana y Aquila, donde surgieron las autodefensas en febrero de 2013.
Lo consideran el sucesor de Ignacio Coronel Villarreal, abatido por la Marina en Zapopan, Jalisco, el 29 de julio de 2010.
Formó parte del cártel del Milenio, grupo criminal que formó en Michoacán Armado Valencia Cornelio y en el que participaron Abigael y José González Valencia, Los Cuinis, reconocidos jefes del crimen organizado.
En su lucha por la predominancia en Tierra Caliente, Oseguera Cervantes combatió a La Familia Michoacana, particularmente al Chango, y  tuvo disputas con Nazario Moreno, El Chayo, creador de Los Caballeros Templarios.
Documentos de la Policía Federal y la Secretaría de la Defensa Nacional -dice Gil Olmos-,  indican que al morir Coronel Villarreal, El Mencho se encargó de restructurar el Cártel de Sinaloa. De ahí surgió el CJNG, que se dedicó a combatir a Los Zetas en Jalisco y Veracruz, bastión del grupo criminal liderado entonces por Heriberto Lazcano, El Lazca.
El Mencho es bajo de estatura, de buen trato pero sumamente peligroso. 
Y aunque opera básicamente en la zona metropolitana de Guadalajara, dicen, nunca ha dejado de tener presencia en los municipios de Tierra Caliente limítrofes con Colima y Jalisco, principalmente Tepalcatepec, Coalcomán y Buenavista Tomatlán.
– tiene al menos cinco órdenes de aprehensión en el país. En los últimos años estuvo a punto de ser detenido en por lo menos tres ocasiones.
Su hijo El Menchito, fue detenido a finales de enero de 2014. Permaneció 11 meses en prisión, pues el 26 de diciembre de ese años un juez federal ordenó su puesta en libertad por falta de pruebas y él abandonó el Penal Federal de Puente Grande.

No hay comentarios.: