3 jul. 2017

La «normalización» de la violencia entre los sinaloenses

Columna EL ANCLA/ Luis Enrique Ramírez
El Debate, 03/07/2017;
La «normalización» de la violencia entre los sinaloenses
Tan grave como la ola criminal que invade al estado es la tendencia, cada día mayor, a asumir con naturalidad los hechos de violencia que nos rodean. Da la impresión de que los sinaloenses hemos perdido la capacidad de asombro, y ejemplo reciente de ello fue el tiroteo entre policías y presuntos delincuentes en Villa Unión, Mazatlán, la noche del viernes.
Si tan solo el número de muertos era para ponernos a temblar (17 supuestos sicarios, más los otros dos civiles que estos acababan de ejecutar), las fotos y el video que circularon en internet horrorizarían a cualquiera: una masacre. 
Y todos como si nada. Solo nos pusimos a esperar el saldo del día siguiente, que no se quedó muy abajo: otros diez crímenes el sábado en diversas zonas del estado.
Carlos Roberto Valle Saracho, presidente de la Federación de Abogados Sinaloenses (FAS), que agrupa a la mayoría de los colegios de juristas de la entidad, anunció la suspensión del festejo anual del Día del Abogado el próximo 8 en Culiacán por el riesgo que implican los traslados por carretera, amén de tratarse de uno de los gremios a los que ya alcanzó la criminalidad este año, con asesinatos y desapariciones de profesionales del derecho.

Lo tildaron de exagerado porque, en efecto, no vemos a nadie paralizando sus actividades ante el peligro que nos acecha a cada paso. Hacemos como que no sucede nada o decimos, a modo de barrera mental de sobrevivencia, que los muertos «en algo andarían», aun cuando probado está que la violencia nos alcanza a todos por igual.
Lo que sí es digno de resaltar es que el enfrentamiento del viernes marca el primer golpe certero que las fuerzas de seguridad dan a la delincuencia en lo que va de la actual administración. Ocurrió en Villa Unión, justo el lugar donde Quirino Ordaz arrancó su campaña a la gubernatura el 3 de abril del año pasado. «¿Coincidencia?, no lo creo» dirían los tuiteros, secundados por «sospechosistas» y teóricos de la conspiración. Por nuestra parte, esperamos que sea el inicio de acciones efectivas del gobierno que logren devolvernos la paz en Sinaloa, donde el crimen parece haber tomado carta de naturalización.
PARA QUE NO SE OLVIDE. Tapizar nuestras ciudades con el rostro de Javier Valdez Cárdenas es el propósito de la pega masiva de imágenes del periodista, escritor y luchador social asesinado el 15 de mayo. Todos los ciudadanos de Culiacán estamos convocados para hoy a partir de las 17:00 horas en el quiosco de Catedral, con el propósito de participar en la colocación de calcas en los cruceros, de igual manera que el 27 de mayo pegamos carteles en los muros. Hoy se cumplen siete semanas del crimen que sigue impune.
TRÉBOLES, MAR AND SEA. Nos dijo el viernes Gerardo Vargas Landeros, vía WhatsApp, que en esta columna «puras mentiras» decimos de él. ¿También en la columna del portal Línea Directa?, le preguntamos, en alusión a lo allí publicado el jueves 29 de junio, donde se asegura que al día siguiente del «levantón» múltiple en el restaurante Mar & Sea se presentaron a comer en ese lugar Gerardo Vargas; Jesús Antonio Aguilar Íñiguez, Chuy Toño; y Bernardo Cárdenas Soto. Agrega el texto que «los exfuncionarios salieron picándose los dientes del restaurante, rebosantes de contentos», y remata: “Estuvieron, nos dicen otros comensales, muy despreocupados, o tal vez confiados porque estaban “blindados” por más de diez guaruras».
Vargas Landeros confirma a este columnista que, en efecto, esa comida tuvo lugar el martes en el restaurante propiedad de Juan Millán, pero que «era una cita agendada desde una semana antes».
¿Firmó? Le preguntamos, y nos dejó en visto. Luego de un rato le explicamos que nos referíamos a que si pagó con tarjeta de crédito. Entonces respondió, lacónico: «Pagué con tarjeta de débito...».

No hay comentarios.: