9 may. 2018

LAS COLUMNAS políticas, miércoles 9 de mayo de 2018...,faltan 52 días.

Ultima columna “Itinerario Político” de Ricardo Alemán en Milenio Diario, 9 de mayo de 2018....
¿Qué paso?  ¿Pidieron su cabeza? No sabemos.. Lo que es un hechos es que el columnista ha sido desde hace años uno de los duros críticos de AMLO ..
Alemán dice que “la razón, precisamente la lealtad a mis principios, mis ideas y opiniones y, en igual medida, a la gratitud y la hospitalidad de una familia de bien, los González.
(¡Ah!) Y es que luego del linchamiento orquestado en mi contra ...”
Asi las cosas..

Hace unos días se equivocó al reenviar un tuit que se leyó como si estuviera inicitando a la violencia en contra de AMLO..., y aunque lo precisó y ofreció disculpas por los dichos..., no lo perdonaron...hoy está pagando muy caro: hubo un linchamiento en las redes sociales.
Pero ha sido más grave sus despidos de Televisa, canal 11 y hoy de Milenio., muy pocos se ha solidarizado, y lo más lamentable es que  muchos está felices...: ¡a la hoguera!
Algunos de ellos son “amigos" y conocidos...
¡Increíble!
Hay que decir que a Ricardo ha recibido desde hace años agresiones e incluso amenazas a su integridad física, una vez hasta lo pusieron en una lista de un grupo armado, debe cuidarse.. ¡el horno no está para bollos!. Hay muchos difuntos en este proceso electoral y eso que todavía fatán más de 50 días....
Muy pocos  han sido solidarios con Ricardo, pero desde reiteramos lo expresado en la red social, la salidas del crítico de AMLo le afecta al candidato de Morena, sino como dice Ricardo...”al tiempo...”, sabía virtud...
¡Ah la sabiduría de Voltaire!: " No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”.
#
LAS COLUMNAS políticas,  miércoles 9  de mayo de 2018...,faltan 52 días...para la Jornada Electoral..
Bajo Reserva/ El Universal
Sota sigue en campaña de Meade
Golpeteos aparte, nos comentan, Alejandra Sota sigue en la campaña del candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade. En este espacio le dimos a conocer que la estratega de comunicación e imagen no se había presentado en el cuarto de guerra del aspirante del PRI. Y, en, efecto, doña Alejandra no acudió a algunas reuniones por motivos personales —un problema en las cervicales—, pero nada que la haya alejado de manera definitiva de sus tareas al lado de don Pepe. Nos dicen que Sota acompañó el lunes al aspirante presidencial a un evento privado con integrantes del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales, el CEEG. En pocas palabras, nos hacen ver, no deja la campaña en un cuarto de guerra que ha registrado reacomodos en temas y funciones. Ah, ella también usa chamarra roja a partir de esta semana.
Cuentas alegres de Morena
El partido Morena en la Comisión Permanente del Congreso, que extraoficialmente tiene un diputado y tres senadores, busca la integración de una comisión de seguimiento al proceso electoral de 2018. ¿Por qué tanto interés? Nos dicen que los morenos están haciendo cuentas alegres con los resultados de gobernadores, diputados federales y senadores, sin contar que su candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, es puntero en las encuestas. Pero como todavía no mueven el pandero, nos explican, en el Poder Legislativo no encontrará mucho eco su plan, su llamado a dar seguimiento a las incidencias electorales. Por ello esa comisión, típica en las elecciones, más parecerá para dar fe de los eventos poselectorales, nos comentan.
Suegro de Azcárraga arropa a AMLO
El empresario Marcos Fastlicht Sackler arropó este martes al candidato presidencial de Morena, Andrés Manuel López Obrador, a quien acompañó en el evento Diálogo por la Paz y la Justicia, realizado en el Museo Memoria y Tolerancia. El también suegro del presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean, estuvo en primera fila escuchando las propuestas de don Andrés Manuel en materia de seguridad. Nos dicen que el tabasqueño comienza a mostrar sus refuerzos, como Alejandro Gertz Manero, quien también asistió al foro con las familias de las víctimas de la violencia.
Los refuerzos de Anaya
El asesor de cabecera del candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, en materia educativa y de ciencia es el senador Juan Carlos Romero Hicks. Nos dicen que a pesar de que también buscó la candidatura presidencial azul, ahora se ha convertido en uno de sus más cercanos colaboradores, con la experiencia de alguien que ha trabajado el tema de la educación con calidad. Lo mismo ocurre con la ex candidata presidencial Josefina Vázquez Mota, a quien se le ha visto recientemente muy cerca de Anaya. La presencia de doña Josefina acalla las versiones de que los panistas estaban distanciados. Su presencia se ha dado, principalmente, en encuentros con la iniciativa privada o con organismos vinculados a la educación.
#
Dos momentos de Margarita/
Confidencial/ElFinanciero.
Luego de que el candidato José Antonio Meade no recordó el nombre de su libro, próximo a publicar, su oponente, Margarita Zavala, aprovechó ese descuido para presentar su libro Es la hora de México, y dejar en claro –con toda la ironía del caso– que ella sí escribió el título. De lo que no pudo escapar es de la incomodidad cuando se le cuestionó por qué fue la única que no participó en el diálogo con víctimas de la violencia en el Museo Memoria y Tolerancia. La sonrisa que dibujó con lo del libro se tornó en un rostro adusto, y aseguró que se trató sólo de un problema de agenda.
Da AMLO beneficio de la duda a acusados
Como ocurrió en el caso del exdelegado en Tláhuac, Rigoberto Salgado, ahora López Obrador exigió que tras la detención del candidato de la coalición PT-Morena a la alcaldía de Amacuzac, Morelos, Alfonso Miranda, “se investigue a fondo”, pero “que no se utilice esto con fines electorales”. Aunque en ambos casos los morenistas están presuntamente ligados con cabecillas de la delincuencia: El Ojos, exlíder del Cártel de Tláhuac, en el primer caso, y El Carrete, líder Los Rojos, en el segundo, AMLO ha optado por darle el beneficio de la duda a los suyos.
Anaya y el síndrome del zopilote estreñido
El candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya, hizo reír a los asistentes al evento 10 por la educación, al hablar del síndrome del zopilote estreñido, “que planea, pero no obra”, para enfatizar que su gobierno no caerá en esa situación, pues habrá planeación, pero sobre todo acciones de mano de la sociedad civil para avanzar en el modelo educativo que requiere el país”.
Sufren partidos por representantes de casilla
Graves problemas tienen los partidos políticos para completar a sus representaciones en las mesas directivas de casilla. Nos cuentan legisladores que, entre el miedo a la violencia y el descrédito de los partidos, “la gente no quiere ir”. Y aseguran que el problema existe “tanto en partidos grandes como en los chicos”. El dilema es tal, que ya analizan hasta un Punto de Acuerdo para que el INE organice una campaña de “concientización ciudadana”. Si el problema no son los ciudadanos, sino los partidos.
No me ayudes, compadre…
Una cosa es que el propio José Antonio Meade reconozca que no tiene tablas de político, pues toda su vida ha sido funcionario público –y que diga que está aprendiendo a hablar fuerte–, y otra es que sus propios compañeros de partido resalten esa condición. El coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa, tuvo a bien aclarar: “lo que pasa es que a él, como candidato, le exigimos mucho. Nunca había estado en un acto político”, pero “ahí va la campaña, ya va agarrando forma”. No pues, ‘no me ayudes, compadre’, pensará quizá el candidato.
Meade pasa al pizarrón
La educación se está posicionando como uno de los grandes asuntos de la campaña presidencial. Por ello, como era de esperarse, el que no podía desaprovechar la oportunidad para marcar una clara diferencia con López Obrador en este tema es el candidato del PRI, José Antonio Meade. Ayer, a las organizaciones de la sociedad civil y expertos en docencia que convocaron al foro 10 por la educación, les hizo ver que él tiene un compromiso con la enseñanza de calidad, contrario al candidato de Morena que –dijo– busca regresar el control docente a la CNTE......
#
KIOSKO /Corresponsales de El Universal
La camiseta incómoda de candidata de Sonora
En Sonora, nos cuentan que a Leticia Cuesta, candidata al Senado de la República por Movimiento Ciudadano, le cayó como balde de agua fría que la Policía Estatal de Seguridad Pública difundiera en Twitter la imagen de un hombre detenido por presuntos delitos contra salud, ya que para su sorpresa éste portaba una de las camisetas que ha repartido durante sus actos proselitistas. Ante ello, nos dicen, doña Leticia, quien ocupa la segunda posición de la fórmula que encabeza Antonio Astiazarán, aseguró que existe un trasfondo político en dicha publicación y, a través de un comunicado, consideró que la labor policiaca es utilizada como un instrumento para influir y afectar su imagen en pleno tiempo electoral. “No sé cuál fue la intención. El sistema no logra garantizarnos seguridad, pero sí utiliza las instituciones como parte de las estrategias en una campaña”, reprochó. Habrá que ver si a doña Lety no se le quitan las ganas de seguir repartiendo souvenirs.
Sigue pleito por ex secretario del PRI
A pesar de que el gobierno de Chihuahua ya entregó el caso del ex secretario general del PRI, Alejandro Gutiérrez, a la Federación, nos cuentan que la administración de Javier Corral aún quiere dar pelea en el proceso penal que se sigue en contra del priísta. Sin embargo, nos hacen saber, su estrategia parece no rendir frutos, pues a pesar de que el abogado Fernando Gómez Mont fue contratado para coadyuvar con el Ministerio Público, durante la primera audiencia celebrada en la CDMX el juez le negó la participación y hasta le pidió abandonar la sala, bajo el argumento de que el gobierno del estado ya no es parte del proceso. ¿Tendrán un plan B en la entidad?
Presumen coreografías en campaña de Meade
Nos cuentan que con movimientos de cadera y bajo la dirección de la secretaria general del Comité Estatal del PRI en Sinaloa, Erika Sánchez, varias jóvenes promueven la campaña presidencial de José Antonio Meade, hecho que despertó polémica entre usuarios de redes sociales. Nos dicen que el video, donde se aprecia a un grupo de mujeres bailando, encabezadas por doña Erika, recibió todo tipo de mensajes, desde aquellos que apoyaron la acción hasta algunos con tintes misóginos, donde las tacharon de ridículas y afirmaron que mejor deberían dedicarse a lavar platos en casa. Pese a ello, nos aseguran, la priísta —quien se encuentra en la lista plurinominal para llegar al Congreso de la Unión— no se desanima y ya prepara nuevas coreografías para llamar la atención de la ciudadanía. Eso es apoyo, nos aseguran.
Candidatos a edil quedan a deber
El Primer Debate Ciudadano realizado para los candidatos a la alcaldía de Saltillo le quedó a deber a la ciudadanía porque, nos comentan, ninguno de los seis contendientes expuso propuestas sólidas. Y aunque el formato fue innovador, como el implementado por el INE en el debate presidencial, muchos consideran que todo se quedó en meras promesas, siendo el priísta Manolo Jiménez y el panista Carlos Orta los mejor librados. “Fue como comer un taco sin tortilla”, fueron algunos de los comentarios que desató el evento.
#
Salvador García Soto/ Serpientes y Escaleras...
ç
#
Odia y vencerás/Raymundo Riva Palacio
Estrictamente Personal
El Financiero...
Había una vez un lugar en donde las casas eran los santuarios que las familias tenían para refugiarse de los avatares cotidianos, y nadie repudiaba al prójimo porque pensara diferente a uno. El diálogo se imponía sobre la descalificación y el mundo no se reducía a 'ellos' y 'nosotros', o los 'puros' y los 'infieles'. No era una sociedad perfecta, pero la 'muina' era efímera. La sociedad empezó a descomponerse. ¿Cuándo? ¿Cómo? No está claro. En las elecciones presidenciales de 1988 hubo coraje en varias partes del país por los resultados, luego de que las calles se habían poblado más de entusiasmo y expectativas que de rencores. Las elecciones intermedias de 1997 oxigenaron al sistema al perder el PRI la hegemonía en el Congreso. La persecución gubernamental de Andrés Manuel López Obrador, y la crisis de seguridad en la ciudad que el líder de la izquierda social gobernaba, mostraron los síntomas de una deconstrucción social que, a la vez, anunciaba la transformación de la sociedad.
La primera gran llamada llegó en el proceso electoral de 2006, donde todo aquello que daba estabilidad se rompió. Las familias discutieron, pelearon y se dividieron en torno al apoyo o al rechazo a López Obrador, que figuraba como el ejemplo paradigmático de la ruptura, en muchos sentidos, tanto del quiebre con el viejo régimen, como del tejido social amalgamado por generaciones. Los enconos de la calle dejaron de quedarse en la puerta y se metieron a los comedores y las salas, aniquilando los días donde el bien común era aceptado por todos. Convenciones sociales y normas se evaporaron. El pensamiento se volvió tribal y en su evolución quedaron perfectamente marcados los dos territorios: el de los 'buenos' y el de los 'malos', que confirmaron el nacimiento de la sociedad binaria mexicana. En aquellas elecciones la polarización se sintió en los correos electrónicos y en los linchamientos en la plaza pública. Quien era crítico sistemático de López Obrador o, simplemente, cuya influyente voz no le era afín, veía su fotografía colgada de los balcones del Zócalo en espera del juicio sumario popular.
La segunda gran llamada llegó con el proceso electoral de 2012, donde las redes sociales tuvieron su debut en las elecciones presidenciales al frenar el 'momentum' de Enrique Peña Nieto con la aparición del movimiento #YoSoy132, donde el encono y el resentimiento acumulado seis años antes, potenció la indignación y la sed de venganza. La tercera gran llamada retumba hoy en el proceso electoral de 2018, donde las redes sociales, completamente asentadas, están reproduciendo, o magnificando en ocasiones, los mensajes a la velocidad de la luz. Este fenómeno vino aparejado a lo que Roberto Stefan Foa y Yascha Mounk describieron en un ensayo publicado en julio 2016 en el Journal of Democracy ('La desconexión democrática'), donde al mostrar la creciente debilidad de las instituciones -principio de la desinstitucionalización-, registraron cómo los votantes volteaban cada vez más hacia movimientos con una sola causa, a elegir candidatos populistas o apoyar a partidos antisistémicos que se definían así mismos como opositores al statu quo.
Esta tendencia, en México y en más de 60 países con fenómenos populistas, la clase política que mantiene el statu quo no ha sabido cómo responder política y electoralmente para evitar ser arrollados. En México y otras naciones, este fenómeno sociopolítico ha ido acompañado con la desaparición acelerada de las normas de convivencia. Apenas hace unos días, el periodista Ricardo Alemán provocó una masiva corriente de opinión en su contra, por haber ayudado a circular en las redes sociales un mensaje infame que incitaba al asesinato de López Obrador.
Alemán se defendió alegando que no era su intención y que, en cambio, lo que se había dado contra él era un linchamiento y una censura. Linchamiento social sí hubo, pero sobre su censura, es una discusión abierta: ¿la libertad de prensa y de expresión permite incitar a la violencia y a la muerte? Cada quien tendrá su conclusión, pero quien esto escribe piensa que la libertad de expresión tiene como límites el sentido común, la ética y la responsabilidad.
Alemán es un buen caso de estudio sobre el discurso de odio que se vive en esta sociedad altamente polarizada. Sus columnas diarias en Milenio abusan de los epítetos y las groserías, que muestran no sólo una capacidad reducida para el análisis, sino la falta de control editorial del diario que, hay que recordar, fue quien impuso la moda de cancelar la racionalidad del pensamiento y remplazarla con obscenidades, donde las mentadas de madre suplieron a la crítica argumentativa.
El discurso de odio se comenzó a anidar cuando los medios de comunicación se olvidaron de su función, inopinada, de contribuir a la educación y la cultura, y aplastaron su responsabilidad social, rompiendo todos los controles de contención. En este sentido, Alemán no es un verdugo, sino víctima de los abusos que colectivamente hemos construido.
Las redes sociales son la gran plataforma por donde se desplaza el odio, con remitentes de todos colores y sabores. No son pocos los periodistas que reciben mensajes de muerte cotidianos, o fotografías de decapitados como amenazas ante lo que hablan o escriben. Las palabras de odio no se quedan en la retórica, sino son preludio de la violencia física, que es un paso que muchos ignoran o soslayan. En casi un cuarto de siglo de sistema abierto, muchas cosas han sido para avanzar y progresar, pero otras, como el tema de la libertad con tolerancia, ha tenido regresiones sustanciales. Luego, que nadie se diga sorprendido cuando colectivamente lamentemos a dónde llegamos....
#...
López Obrador rehúye a empresarios/Pablo Hiriart
Uso de Razón
El Finaciero.
López Obrador había confirmado su asistencia a una reunión con el Consejo Coordinador Empresarial este viernes y canceló “por motivos de agenda”. En lo dicho: no puede dialogar con el que piensa distinto.
Es incapaz de explicar él en qué consiste ese nuevo modelo que anuncia para México y que, según el día, cambia de opinión y sus intérpretes lo acomodan a conveniencia del auditorio al que se dirijan.
¿Qué oculta AMLO para no presentarse ante los representantes de todos los organismos del sector privado?
Oculta definiciones.
No quiere decir lo que piensa en materia económica, pues lo que piensa es negativo para el sector privado.
Son minoría los empresarios, sí, pero para fortuna de México cada vez más amplia y dan empleo a ocho de cada diez personas en el país.
Era el momento ideal para abordar diferencias y aclarar malos entendidos.
Pero no, no hay malos entendidos: todo está clarísimo.
López Obrador ve a los empresarios como enemigos de clase.
Así lo ha hecho saber durante trece años a quienes lo siguen, que ciertamente son muchos.
Pero no son los empresarios los causantes de los males de la población, sino los que se han opuesto, hasta con violencia, a la transformación del país.
Inseguridad y corrupción son lacras que irritan a la población, que tienen remedio. Pero destruir la economía, como harán López Obrador y su proyecto, no tendrá solución en décadas y varias generaciones de mexicanos pagarán las consecuencias.
Su animadversión es hacia la iniciativa privada, que la ve como intrínsecamente perversa.
Durante 25 años ha acusado a las “reformas salinistas” de ser las causantes de la desigualdad en el país y ha prometido echarlas abajo.
A ver, que diga ante un público informado –como es el que integra el Consejo Coordinador Empresarial– cuáles son esas reformas salinistas que han creado la desigualdad y deben borrarse de la legislación nacional.
¿Va a echar abajo el Tratado de Libre Comercio? Su equipo de campaña, el que elaboró el programa de gobierno de AMLO, dice que no. ¿Entonces?
¿Va a echar abajo la autonomía del Banco de México? Él y su equipo han dicho que no. ¿Entonces?
¿Va a echar para atrás la privatización de la banca y volverá a ser del Estado? Su equipo de campaña dice que no. ¿Entonces?
¿Va a echar para atrás la reforma el 27 constitucional y volverán las expropiaciones de tierras? Su equipo dice que no. ¿Entonces?
¿Va a echar para atrás la competencia en medios electrónicos y volveremos a una sola televisora privada? Su equipo dice que no. ¿Entonces?
Esas son las reformas salinistas contra las que AMLO ha despotricado durante 25 años. Que le diga a los empresarios que no va a cambiar ninguna y que está equivocado.
Ahora dice que el aeropuerto va, en la modalidad de concesión, y hace un par de días decía que era inviable en Texcoco. ¿Entonces?
¿Dónde queda la seriedad? ¿Cuál es la verdad?
Ahora dice que la reforma energética no se va a tocar en tres años, y el 18 de marzo antepasado dijo que no descansaría hasta echarla abajo. ¿Entonces?
¿Cuál es la verdad? ¿Lo que dijo ayer, lo que dice hoy o lo que dirá mañana?
Ante los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial habría tenido que definirse, y no asiste porque oculta lo que va a hacer.
Les saca la vuelta. Es obscuro. Por un lado los insulta, y por otro les manda mensajes de que todo quedará igual en materia económica.
Queda claro, por encima de todo, que es incapaz de dialogar con los que piensan diferente.
¿Vamos a tener un presidente así?
Cuidado con el voto.
#
EN PRIVADO /Joaquín López-Dóriga
Milenio
Mis diálogos con López Obrador en “Tercer grado”/ II
Traigo pegado un recuerdo en forma de canción.  Florestán
Hoy le presento la segunda parte de mis diálogos con Andrés Manuel López Obrador en la edición de Tercer grado, el jueves pasado en Televisa. El candidato presidencial de Morena, al referirse al combate a la inseguridad, que calificó de fallido y que ha centrado su estrategia en el confuso tema de la amnistía, decía:
—A diferencia de lo que han hecho en esta estrategia fallida, esta va a comenzar por atender las causas.
—Pero todos han dicho eso, Andrés Manuel —intervine.
—No —reviró— pero no me compares, con todo respeto. No somos iguales.
—Déjame plantear. No estoy diciendo que son iguales. Estoy diciendo que hay una coincidencia en todos los diagnósticos de combate a la inseguridad y que además es exacto.
—No —interrumpió.
—Permíteme.
—No, perdóname, pero no —volvió a interrumpir.
—Permíteme decirlo, ¿no? —insistí.
—Sí, pero no es generalizar —siguió.
—A ver, estoy diciendo que hay un común denominador en el análisis de todos los diagnósticos sobre cómo combatir la inseguridad que es: atender a los jóvenes, hablan de las causas sí, la pobreza, la desigualdad, la misma corrupción, pero eso no es a corto, es a largo plazo. El tema es cómo atiendes el problema de la inseguridad mientras resuelven las causas de fondo. ¿Si me explico?
—Yo nada más insisto, Joaquín, de que ese no es el diagnóstico.
—Es lo que tú has dicho.
—No. De los que han gobernado, no.
—Bueno, de los candidatos.
-Tampoco. Sí, sí, sí. Hablando en plata, ellos tienen una fascinación por el uso de la fuerza, eso ha quedado demostrado.
—¿Los candidatos?
Y así siguió.
AMLO: De los candidatos, una fascinación. Ahora que estuvimos en el debate, es una cuestión de revisión, todos hablando de la modernización de la policía.
JLD: Que es necesaria. ¿Vas a hacer la Guardia Nacional?
AMLO: Sí.
JLD: ¿O sea, van a desaparecer Ejército y Marina? ¿O cómo va ser?
AMLO: No. Hay una gran dispersión, una desorganización. El Ejército hace lo que le corresponde, la Marina hace lo propio, la Policía Federal, es un desastre. Todos los días a las 6:00 de la mañana voy a recibir el reporte, el parte de la Policía, eso no lo han hecho. O sea, este asunto se delega y es tan importante que lo tienen que asumir.
JLD: Calderón lo asumió personalmente, Calderón se asumió como secretario…
AMLO: No, no, no —interrumpió.
JLD: Permíteme decirlo, él era el jefe del gabinete de Seguridad.
AMLO: Sí, pero no hacia estas reuniones diarias.
JLD: No, a las 6, no.
AMLO: No había coordinación y no se integraron todas las corporaciones.
JLD: Al contrario, había un enfrentamiento —dije pero me ignoró.
En ese momento intervino el doctor Leopoldo Gómez, director y conductor de Tercer grado, para anunciar que íbamos a un corte comercial, pero López Obrador le pidió tiempo.
AMLO: Es para ofrecerle disculpas a Joaquín porque alcé la voz.
JLD: Gracias —le dije—. Una vez me tendiste tu mano franca y sincera…
AMLO: Sí.
JLD: La mía sigue tendida.
Mañana la tercera y última parte de mis diálogos con López Obrador en Tercer grado.
Nos vemos, pues, mañana aquí, pero en privado
lopezdoriga@milenio.com
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com
#
HISTORIAS DE REPORTERO/Carlos Loret de Mola
El Universal
Los “negativos” de AMLO… que no son
Ahora sí va a caer López Obrador porque se alió con El Napito y Elba Esther Gordillo. Pero no cayó en las encuestas, y de hecho siguió subiendo, porque quizá para un sector de la población son dos personajes impresentables, de trayectorias corruptas, pero para el grueso de la gente a lo mejor no representan nada, no les dicen nada o, por el contrario, muestran a un Andrés Manuel que está dispuesto a negociar, o porque, como él lo dijo en Tercer Grado, ya siente que la famosa “mafia del poder” se “ensañó” con La Maestra.
Ahora sí va a caer López Obrador porque se opuso al aeropuerto y eso genera miedo y turbulencia en los mercados. Pero no cayó, y de hecho siguió subiendo, porque a lo mejor para el grueso del electorado el aeropuerto no es un asunto que les importe, porque la inmensa mayoría de los mexicanos no se ha subido a un avión en su vida y no quiere que se destinen miles de millones de pesos a algo que no le sirve y, encima de todo, con el tufo de corrupción que emana de cuanta obra pública se ha hecho en este sexenio.
Ahora sí va a caer López Obrador porque propuso la insensatez esa de la amnistía a los criminales. Pero no cayó, y de hecho siguió subiendo, porque en muchas partes del país se han cansado de las balas y los muertos y los desaparecidos, se han cansado de tener miedo mientras escuchan por años la perorata esa del reforzamiento de las fuerzas federales, de la profesionalización de las policías, de la fortaleza de las instituciones de procuración de justicia, y de todo ese racimo de términos.
Ahora sí va a caer López Obrador porque se peleó con Slim. Pero no cayó en las encuestas, y de hecho siguió subiendo, quizá porque el grueso de los mexicanos no siente identificación con el hombre más rico de México tanto como con alguien que lleva años haciendo campaña sobre la premisa de que él no es rico, que vive austeramente. Y al final el tabasqueño ofreció concesionar la terminal… que era lo que quería el ingeniero.
Ahora sí va a caer López Obrador porque se alió con la CNTE y le dio la espalda a la reforma educativa, que tanto beneficia a los niños. Pero no cayó, y de hecho siguió subiendo, porque quizá la mayoría de los maestros están incómodos con una nueva realidad que les exige más de lo que estaban acostumbrados; y el grueso de los papás sigue sin ver las ventajas: las escuelas están igual de amoladas, sus hijos aprenden lo mismo…
Ahora sí va a caer López Obrador porque se peleó con los empresarios. Pero no cayó, y de hecho siguió subiendo, porque a lo mejor los representantes de los empresarios, los presidentes de las cámaras y organismos cúpula, los integrantes del Consejo Mexicano de Negocios que son las personas más acaudaladas del país, no son tan populares como piensan.
Ahora sí va a caer López Obrador porque ya se empezó a enojar con los periodistas. Ahora sí va a caer López Obrador porque ya descalificó a la sociedad civil. Y así, muchos “ahora sí” que se acumulan por semanas… y lo que dicen las encuestas es que esas supuestas acciones que deberían estarle generando “negativos” al candidato de Morena, se le resbalan: le terminan sumando.
Alguien está haciendo mal las matemáticas. Y la estrategia.
#
EN TERCERA PERSONA/Héctor De Mauleón
El Universal
Otra historia de Morelos
La narcolibreta fue encontrada en una casa de seguridad, en los días en que Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, era aún el terror de Morelos. Ahí estaba una lista de las cantidades que el crimen organizado pagaba cada mes a diversos alcaldes del estado.
Entre aquellos nombres figuraba el del presidente municipal de Amacuzac, Alfonso Miranda Gallegos.
La Barbie cayó en 2010 y el Cártel de los Beltrán Leyva se fracturó.
Entonces aparecieron Los Rojos. Se afincaron en Amacuzac y comenzaron a extender su dominio. Pronto se hizo público que el líder de ese grupo criminal en Morelos, Santiago Mazari Miranda, El Carrete, era sobrino del alcalde Miranda Gallegos.
A partir de entonces y hasta el fin de su gestión en 2012, al alcalde se le involucró en una larga serie de actividades ilícitas: secuestro, desaparición de ganaderos y líderes sociales, incluso desfalco.
En febrero de 2014, Gallegos pagó la fianza de un ex policía acusado de lesiones (Pedro Ramos H.). Dos meses más tarde, Ramos H. fue detenido al lado de un grupo de secuestradores en posesión de armas y joyas.
En mayo de ese año, el cuerpo del abogado Alejandro Exiquio Rodas fue encontrado, hecho pedazos, en una de las salidas de la Autopista del Sol, en Cuernavaca. A su lado había un mensaje dirigido, entre otros, el ex alcalde de Amacuzac, Miranda Gallegos, y su sobrino, El Carrete.
Exiquio Rodas se dedicaba a la defensa de narcotraficantes, según concluyeron las autoridades: le había conseguido un amparo a uno de los fundadores de Los Rojos, Crisóforo Maldonado, El Bocinas.
Corría el rumor de que el abogado ejecutado solía asesorar al, ya para entonces diputado local por el Partido del Trabajo, ex alcalde Miranda Gallegos.
El legislador negó toda relación con Alejandro Exiquio: “Desconozco quién sea esa persona, conmigo hasta ahora no ha trabajado, no ha laborado ningún licenciado que tenga ese nombre”.
La Fiscalía de Morelos solicitó que se le retirara el fuero. Miranda se amparó contra cualquier acto privativo de la libertad. El PT se deslindó de él: ante la avalancha de acusaciones, decidió suspender sus derechos partidistas y someterlo a proceso interno.
Esta fue la sorprendente declaración de la presidenta del PT en Morelos, Tania Valentina Rodríguez:
“Él venía de parte de Obrador y entró por parte de Obrador, nos lo presentó Obrador al PT estatal y fue por Obrador que entró al partido (…) Nos pidieron que entrara al PT porque era del equipo de Obrador, sigue siendo equipo de Obrador actualmente”.
Sin embargo, cuando llegó el momento, el PT (acompañado por el PSD y el PRI), detuvo el juicio de procedencia, argumentando que “no había elementos de prueba”.
En noviembre de ese año la Comisión Estatal de Seguridad confirmó que sobre Miranda pesaban siete averiguaciones previas.
Reportes de inteligencia federales y estatales señalaban que en varios municipios de Morelos había indicios de la infiltración del crimen organizado. Las fichas mencionaban un grupo de políticos locales avecindados en Jiutepec, Tecala, Puente de Ixtla, Ayala, Yecapixtla… y desde luego Amacuzac.
Ahí estaba de nuevo el nombre de Alfonso Miranda Gallegos.
En diciembre de 2017, el tío de El Carrete confirmó en una entrevista que, apoyado “en el trabajo y los resultados de mi administración”, buscaría de nuevo la alcaldía de Amacuzac, como candidato de Morena-PT y la coalición Juntos Haremos Historia.
En una entrevista concedida a un medio local desestimó las acusaciones en su contra, entre ellas, la de un presunto desfalco por 100 millones de pesos, ocurrido durante su gestión. Cuando lo interrogaron sobre “unos locales” del nuevo mercado que se había entregado a sí mismo cuando era alcalde de Amacuzac, aclaró que sólo le habían dado uno, “pero solo uno”, recalcó.
La Comisión Estatal de Seguridad lo había ubicado como “principal financiador, con recursos del crimen organizado, de candidaturas de la zona sur poniente del estado de Morelos (…) para beneficiar al grupo delictivo Rojos y/o Sangre Nueva”.
No sucedió absolutamente nada.
Hasta que hace unos días la División de Investigación de la Policía Federal lo aprehendió en el Estado de México. Según la investigación federal, Miranda se valía de sus cargos para brindar protección a Los Rojos. Se informó que, “para quitarse a sus adversarios políticos”, los mandaba secuestrar.
Una historia más de Morelos...
#
 Minuto 41, final  del partido y descanso
Razones/JORGE FERNÁNDEZ MENÉNDEZ
Excelsior...
Me gustó la analogía futbolística que hizo José Antonio Meade en Tercer grado. Si comparamos la campaña con un juego de futbol estaríamos en el minuto 41 del primer tiempo. Faltan todavía cuatro minutos y todo el segundo tiempo.
Es una verdad a medias porque la campaña real no comenzó el primer día de abril, sino mucho antes, tanto que Meade aceptó que él llevaba ya cuatro meses en campaña mientras que López Obrador 18 años, pero en esa lógica de tiempo se basa la nueva estrategia de Meade que va de la mano con la llegada de René Juárez al PRI, con el reconocimiento de que el priismo es imprescindible para su campaña (porque la ausencia del partido estaba vaciándola de contenido) y en un cambio notable, y positivo, más que en el discurso de Meade, en su forma de expresarse, de debatir, de presentarse ante el electorado. Una cosa es comparecer como secretario de Hacienda ante la Cámara de Diputados y otra es generar emociones y convicciones en una campaña electoral.
Meade sabe que hay mucho por cambiar y que si bien cree estar en el minuto 41, en realidad está tratando de remontar un marcador adverso y ante rivales durísimos. Hay un punto adicional en este relanzamiento: Meade puede ganar o perder, pero lo que no puede ocurrir es que en el camino el PRI desaparezca. Ésa es la convicción de sus nuevos dirigentes: fortalecer la campaña presidencial haciendo fuerte a su partido desde abajo, no desde arriba, porque lo que estaba ocurriendo era que la campaña de Meade no levantaba, entre otras razones, porque la base electoral estaba desarticulada y deprimida, con fugas a todos lados, y esa situación a su vez debilitaba la campaña presidencial.
Cuando los priistas hablan de realinear la campaña y el partido, están hablando de que quieren ganar la Presidencia, pero también quieren tratar de ganar todos los otros puestos de elección popular posibles. Porque la campaña presidencial concluye el primero de julio. La vida política del país continúa.
El que cree que esto ya casi terminó (y es que la campaña ha durado 18 años, como dijo Meade) es Andrés Manuel López Obrador. Lo vi con Javier Alatorre en Hechos, despreocupado, como siempre, realizando un largo monólogo donde las preguntas importan poco, porque pocas veces las responde, pero con la convicción de que ya ganó. No es una mera expresión propagandística, aunque funcione en ese sentido, es una convicción.
Por eso siente que se puede soltar mucho más y decir lo que siempre ha dicho tratando de disimularlo. De la plática con Javier me llamaron la atención varias cosas, primero la insistencia en la rectoría del Estado en la economía, la intención de volver a instaurar los precios de garantía en el campo, de consumir lo que producimos, de dejar de importar gasolinas para construir refinerías, me pareció escuchar en Andrés Manuel las propuestas de quienes fueron, como él mismo dijo hace años en una entrevista, los “últimos presidentes de la revolución”, Luis Echeverría y José López Portillo. El programa es muy parecido y revive en la campaña el enfrentamiento que se dio al término en 1982 entre nacionalistas y liberales, que se reeditó, mucho más públicamente en 1988. En esos años Andrés Manuel dejó el PRI, ahora vuelve con esas mismas banderas. Por eso su discurso, el que escuchamos durante tantos años, le termina siendo tan familiar, tan cercano a tantos.
Escuchando al López Obrador de los últimos días estoy convencido de que lo que está diciendo es lo que intentará hacer. Incluso, en esta lógica del tiempo futbolístico, él cree que está ya en los minutos finales, que el resultado está decidido y por eso el exceso de rudeza con ciertos adversarios, sobre todo empresariales. Es una forma de elevar las apuestas y mantener la presión defensiva. En 2006 jugó defendiendo, encerrándose en su área y perdió, ahora quiere defender en su campo, aumentar la presión contra todo el que se acerque al balón y ganar.
El que parece creer que está en el descanso es Ricardo Anaya. No entiendo su campaña. Anaya ganó el debate. Levantó expectativas. Generó todo el ciclo de opiniones sobre el voto útil, se estableció en el segundo lugar…y desapareció. Claro que Ricardo ha estado en algunos foros, que ha hecho recorridos, ha insistido en el gobierno de coalición, pero se ha perdido, ha bajado su intensidad, pareciera que su equipo está confundido sobre ir por el voto útil y, por ende, buscar acuerdos y enfocar sus baterías sobre López Obrador, o continuar deslindándose tanto del priismo como de Morena, con la seria posibilidad de que muchos priistas optaran por el voto útil, pero por López Obrador.
Lo cierto es que con la toma de posición que hicieron Meade y el PRI, lo que le queda a Anaya es lanzarse a una campaña que retome la esencia del PAN (que es el verdadero articulador del Frente), pero que no lo aleje demasiado de las bases del PRD y MC. Es tan complejo como el dilema que tenía Meade de elegir entre la independencia y el PRI. Por lo pronto, le urge dejar el vestidor y volver a jugar. Para ganar hay que estar en la cancha.
#
ARSENAL | Francisco Garfias
Excelsior
Alerta roja en el proceso electoral
Agustín Basave nos compartía ayer de sus temores y preocupaciones frente a lo que se avecina en este país con motivo de los comicios presidenciales del primero de julio.
“No preveo un escenario poselectoral tranquilo, veo turbulencias…”, dijo el expresidente nacional del PRD, recién nombrado presidente de la Segunda Comisión de la Permanente.
La víspera, Yeidckol Polevnsky nos habló de la incontenible violencia en el proceso electoral en curso.
“Van sesenta y pico candidatos asesinados o más (son 79)”, hizo notar la presidenta nacional de Morena.
La tarde de ayer, los principales portales fueron portadores de la noticia del asesinato del candidato a diputado local del PRI y alcalde con licencia del municipio guerrerense de Coyuca de Catalán, Abel Montufar Mendoza.
Hay reportes que dan cuenta de amenazas previas en contra de Montufar Mendoza. Apenas el pasado domingo el candidato priista canceló su arranque de campaña por temor a que se produjera un atentado en contra suya.
Pero ni él —iba sin escoltas— ni las autoridades tomaron medidas precautorias, lo cosieron a balazos y lo dejaron con los pantalones abajo.
Sólo en Guerrero van 18 abanderados ejecutados en 2018, de acuerdo con cifras oficiales.
Ya lo dijo el ombudsman Luis Raúl González Pérez: “Las autoridades han sido rebasadas, sus estrategias anuladas y su control disminuido al límite”.
Y más: “El proceso electoral no ha estado exento de violencia, como lo ha evidenciado la serie de asesinatos en contra de candidatos a puestos de elección popular o miembros de institutos políticos que están lejos de resolverse”.
Donde sí le dieron un trancazo al crimen organizado fue en San Martín Texmelucan, uno de los tres municipios más importantes de Puebla.
Como resultado del operativo realizado en esa zona por las policías Federal y Estatal, y elementos de la Zona Militar 25, fueron detenidos 185 policías municipales, según datos de la Secretaría de Gobierno de Puebla.
De ese total, 136 fueron presentados a la Fiscalía y posteriormente internados en el Cereso de Tepexi bajo cargos de usurpación de funciones, corrupción, cohecho, incluido el comisario y el director general de la Policía.
El operativo se llevó a cabo en virtud de que el gobierno municipal no garantizaba la seguridad y el patrimonio de los habitantes.
En las últimas semanas aparecieron seis descuartizados —familiares de regidores— con mantas que hacían referencia al Cártel Jalisco Nueva Generación.
Se registraron también permanentes confrontaciones de bandas de “chupaductos” (la del Loco Téllez) con el Ejército.
Sabemos que el gobierno de Tony Gali va sobre el presidente municipal de San Martín Texmelucan, Rafael Núñez.
Era el que firmaba la contratación y equipamiento de los policías que no tenían registro en la plataforma policial y, por supuesto, no contaban con el control de confianza.
El Operativo Texmelucan forma parte de la estrategia acordada entre el gobierno federal y el estatal para combatir las bandas de robo de combustible, robo en carreteras y robo de trenes que operan a lo largo de lo que se conoce como el Triángulo Rojo.
Ese triángulo lo integran los municipios poblanos de Amozoc, Tepeaca, Acatzingo, Quecholac, Tecamachalco, Palmar de Bravo, Ciudad Beltrán y, ahora, Texmelucan.
La que reapareció en un evento de José Antonio Meade fue Alejandra Sota. La exvocera de Felipe Calderón se puso la chamarra roja y le sirvió de chofer al candidato de la coalición Todos por México, quien presidio una reunión con más de 300 integrantes del Organismo Nacional de Mujeres del PRI, que preside la senadora Hilda Flores Escalera.
Las ausencias de Alejandra en la casa de campaña eran notorias. En algunas columnas ya la daban por muerta, ahogada por el resurgimiento del orgullo priista.
Le preguntamos a Alejandra las razones de su prolongada ausencia. “He tenido un problema de salud en las últimas semanas”, nos dijo.
Y más: “Eso combínalo con la típica mala leche del fuego amigo, que más bien es enemigo…”, respondió vía WhatsApp.
La periodista Mariana Escobedo, 42 años, superó un cáncer de ovario. Hoy vive para contribuir al combate de esa terrible enfermedad que diario mata a siete mujeres en México. El número de muertes sólo es comparable con los feminicidios. Es la fundadora de la iniciativa ciudadana #SiTienesOvarios.
Nos la topamos ayer en la sede del Senado de la República. Iba acompañada de la conductora de Canal 22 Laura Barrera.
Era el Día Mundial del Cáncer de Ovario y querían aprovecharlo para pedir a los legisladores que suscriban una carta compromiso con organizaciones sociales para realizar auditorías al presupuesto del Seguro Popular, a fin de conocer los gastos que realiza en materia de detección y cáncer de ovario.
El tratamiento de la enfermedad es muy costoso hasta para las mujeres con recursos.
Las dos mujeres nos dieron un documento en el que anuncian la creación de un Observatorio Ciudadano que dé seguimiento puntual a las propuestas de los cinco candidatos presidenciales en materia de salud.
#
Meade en Tercer Grado/Martha Anaya
El Heraldo...
Para unos, Meade al fin halló el camino y a su personaje; para otros, actúa como funcionario público competente, pero no como un líder político..
Las redes no perdonan. Así que su buena trolleada se llevó José Antonio Meade por aquello del “no me acuerdo” del título del libro (de su autoría) que, según comentó, saldrá la próxima semana.
Más aún, el hashtag  #TítuloparaElLibroDeMeade se viralizó de tal modo que ocupó el primerísimo lugar a lo largo del día de ayer.
¿Qué propusieron los cibernautas? Títulos como estos: “El arte de decir ‘Soy José Antonio Meade’”, “Campañas Borrascosas”, “Del Volvido al No Me Acuerdo”, “Soy José Antonio Meade. En este libro hablo sobre López Obrador”.
Montón de memes acompañaron este episodio vivido antenoche por el candidato presidencial del PRI en el programa Tercer Grado.
¿Tan mal le fue a Meade en su entrevista en Televisa?, se preguntarán.
Bueno, pues ahora sí que nos hallamos con visiones bien encontradas.
En su equipo, como era de esperarse, estaban felices por su desempeño. Emilio Gamboa el que más:
“Soy franco, el día de ayer en un programa televisivo vi a otro José Antonio Meade y me impresionó mucho por el talento, la capacidad, el conocimiento, la experiencia. Vi a un candidato, a un José Antonio Meade muy distinto del que yo había visto en los últimos cuatro meses”, confesaba.
Este hombre que maneja los hilos del poder tras bambalinas reconocería que hubo problemas “como en todas las campañas”, pero se dijo convencido de que “el José Antonio Meade que yo quería ver y que quería México hoy ya está en la calle y crecerá mucho más rápido de lo que ustedes piensan.”
En sentido contrario encontramos otras opiniones.
Elegimos una de ellas, la que nos escribió José Newman Valenzuela –talentoso alumno de Jesús Reyes Heroles, conocedor de las entrañas del sistema, con doctorado en matemáticas, ex director del Registro Nacional de Electores (antecedente del IFE) y actualmente en labores de psicoterapeuta, su segunda profesión-  a guisa de muestra:
1.-La popularidad de Meade tiene un techo: el mismo que la aprobación de Peña,
2.-Luego de su posición de anoche literalmente soldó su alcance al peso muerto de aquél.
3.-Su actitud y su discurso de anoche fluctúa entre:
a) el de un alumno del ITAM defendiendo su tesis de maestría (doctorado implicaría aportaciones fructíferas y novedosas) ante un jurado puntilloso pero sin figuras Nobel y
b) el de un candidato al puesto en entrevista con un head hunter.
En ambos casos muy probablemente lo aprueben con Mención o le den el puesto.
4.-Él se concibe, se vive, actúa como alumno excelente y/o como funcionario público competente pero NO como líder político; y o no capta o se le olvida que está compitiendo para Presidente de la República y eso es totalmente otra cosa para la cual queda claro que no tiene ni el perfil, ni la actitud, ni la comprensión del momento ni de la circunstancia.
Esta es, tal cual, la opinión de Newman luego de haber visto la entrevista de Meade en Tercer Grado. Una visión muy diferente a la del cuarto de guerra del candidato.
Gemas
Luis Raúl González Pérez: “México no puede sucumbir en la coyuntura de ningún proceso electoral, mucho menos sumirse en la contemplación pasiva de la violencia y la impunidad.”
#

 EL ASALTO A LA RAZÓN / Carlos  Marín
Milenio
De nuevo Chihuahua
De los 23 mil 101 homicidios dolosos registrados entre 2016 y 2017, Chihuahua quedó en tercer lugar con mil 556: un incremento de 26.2 por ciento, según la Fiscalía del estado.
La narcoviolencia se ha recrudecido al grado de que el fin de semana reciente, en los municipios Gómez y Zaragoza, de 200 a 300 delincuentes en convoy de 25 a 30 camionetas asesinaron a una candidata del PRD, a un líder del PES y a otras siete personas, además de incendiar casas, vehículos y negocios.
Liliana García, postulada para regidora en Zaragoza, fue levantada y casi de inmediato asesinada, se supone que por una disputa entre dos bandas.
Al dirigente Eduardo Aragón Caraveo se le reportó desaparecido la semana pasada y lo hallaron muerto dentro de una cajuela.
Como suele ocurrir donde las policías locales resultan insuficientes, ineptas o delictivas, fuerzas militares ya comenzaron a patrullar territorios que domina el crimen organizado.
Grave retroceso en el estado que gobierna Javier Corral, que parecía estabilizado hace pocos años, convertido ahora en uno de los más vulnerables del país.
cmarin@milenio.com
#

#

No hay comentarios.: