Ir al contenido principal

"No he venido a ser servido sino a servir", Jesús de Nazareth


 El día del amor/Antonio Montero Moreno, Arzobispo emérito de Mérida-Badajoz.
Publicado en ABC | 28 de marzo de 2013
Pasma y conmueve la urdimbre de acontecimientos que se entretejen en la Santa Cena Pascual del primer Jueves Santo, con el patético epílogo de Getsemaní. Lo pondera el propio Jesús por boca de los evangelistas, Juan (15,20) y Lucas (14,15). El primero, en estos términos: «Jesús, llegada la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo». E inicia la narración de la Cena con el Lavatorio de los pies. Lucas, por su parte, recoge esta confidencia de Jesús: «Con ansiedad he deseado comer esta Pascua con vosotros»; y comienza su relato con la Institución de la Eucaristía.
Sentados los doce a la mesa, en un cuadro que inmortalizaría el pincel de Leonardo da Vinci, discurrió el serial de escenas que bien pueden llamarse Cláusulas del Testamento de Jesús; y que sólo cabe enunciarlas aquí. A saber: el mencionado Lavatorio de los pies, que el propio Jesús les resumió en dos palabras: «No he venido a ser servido sino a servir» (sólo Él sabía, como nosotros ahora, que un Papa del siglo XXI, Francisco de nombre, encarnaría ese adagio con otro similar: El poder es servicio).

Mensaje fundamental de la Cena es a todas luces El Mandamiento del amor: «Amaos los unos a los otros, como Yo os he amado; como el Padre me ama a mí y como Yo lo amo a Él». Junto a éste, con mayor extensión y pareja profundidad, el Discurso de despedida y la Oración sacerdotal. Todo un código de santidad y de amor, que llena tres capítulos de San Juan, entre las páginas más hermosas de la Biblia. Y, por último –es un decir–, la Institución de la Eucaristía, el Pan y el Vino consagrados, de su Cuerpo y de su Sangre para el perdón de los pecados; el Sacerdocio de la Nueva Alianza, alma de la Iglesia, y garante de su presencia salvífica en la Historia, de generación en generación.
Mientras Jesús pronunciaba estos sublimes oráculos, su espíritu estaba alerta por la inminencia de Getsemaní; y, llegada la hora del «poder de las tinieblas», cortó en seco el coloquio del cenáculo y salieron todos, cruzando el torrente del Cedrón, hacia el Monte de los Olivos, donde se acomodaron como pudieron los once apóstoles bajo los árboles. En tanto que Jesús, a un tiro de piedra se retiraba a orar, con el alma desgarrada y el cuerpo sudoroso de sangre. «Mi alma está triste hasta la muerte». (¡Balada triste de trompeta!). Padre,aparta de mí este cáliz; más no se haga mi voluntad sino la tuya. Los pobres apóstoles roncaban entretanto como benditos.
En esto asomaban ya por la tapia del huerto las antorchas y el estruendo de los forajidos, arrastrados por el Iscariote que, cómo sabemos, saludaría a Jesús con un beso blasfemo. Pero, por imperativos del guión, suspendo aquí mi relato porque allí finalizaba el primer día del Triduo Pascual, cediendo el paso al Viernes Santo con el Pretorio, el Vía crucis y el Calvario.
En la antigüedad cristiana, el Jueves Santo fue el día penitencial de los catecúmenos, víspera de su bautismo en la noche de Resurrección. Digamos, sin complicados procesos históricos, que en la tradición del Triduo Pascual hasta nuestro tiempo, el Jueves Santo ha sido fecha inaplazable para cumplir dos mandamientos de la Iglesia: confesar por lo menos una vez dentro del año, con preferencia por Cuaresma y comulgar por Pascua florida.
Ahora bien, en esa tradición postridentina y barroca, que ha llegado increscendo hasta nosotros, ha cobrado venturosamente una fuerza singular el culto eucarístico en el Jueves Pascual, con horas santas, turnos de adoración silenciosa y, sobre todo, los llamados monumentos, sagrarios especiales que guardan las Especies consagradas en la misa del Jueves Santo, para comulgar con ellas el Viernes, que no hay misa propiamente dicha.
El recorrido de los monumentos por múltiples iglesias, embellecidos con flores y candeleros, la tarde-noche del Jueves y la mañana del Viernes Santos, es una de las devociones más hermosas de la piedad popular en España. Millares de visitantes, arrodillados y en silencio, adoran piadosamente al Santísimo Sacramento.
Llama poderosamente la atención que, con parigual fervor y solemnidad, celebre la Iglesia otra gran fiesta eucarística, la del Corpus Christi, en un jueves (ahora domingo) posterior a Pascua y Pentecostés. Con la procesión del Corpus, Dios en la calle, y la Custodia embellecida al máximo con oro, plata y pedrerías, acreditan los fieles a su manera su inmenso amor a Cristo Eucaristía. Al tiempo que inmensas multitudes se apiñan en las aceras en actitud reverencial. Este sagrado cortejo ha calado tan hondo en nuestra cultura que resiste, veremos hasta cuándo, todos los embates del secularismo y laicismo rampante.
Si indagamos la motivación profunda, el común denominador y el hilo conductor de todo lo hasta aquí dicho, vemos un eco fiel de las palabras de Jesús a Nicodemo: «Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo unigénito, para que el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. ( Jn, 3,16)». Y, para colmo, al alimentarnos con su Cuerpo y con su Sangre, nos lleva a una profunda identificación con Él. —Pero, Señor, ¿no es esto, con perdón, una barbaridad de amor? Respuesta: —No es que Dios tenga amor, es que Dios es el Amor, como nos ha redescubierto prodigiosamente Benedicto XVI en la Encíclica que lleva ese nombre.
Allí aprendemos la hermosura y la belleza del amor que anida en el corazón de los seres humanos: amor de padres a hijos y de estos a sus padres y, el más completo, el de los esposos, en amor exclusivo de cuerpo y de alma, generador de la prole y con ella de la sociedad y de la Historia. Y, también en lo humano, el que entendemos como amistad entre dos o más personas, que se sienten gozosamente compenetradas entre sí, y busca cada cual el bien de los demás.
Hoy es Jueves Santo, modelo supremo del amor de Dios en Cristo y de la respuesta cristiana y evangélica que estamos llamados a darles, amándolos con todo el corazón, con toda la mente y todo nuestro ser. Esto nos viene de Moisés, como también el segundo, de amar al prójimo como a nosotros mismos. Pero el Decálogo del Sinaí está asumido y superado por el Sermón de la Montaña y el Padrenuestro: amar a vuestros enemigos, poner la otra mejilla al de la bofetada, perdonar setenta veces siete. No cabe amar a Dios sin amar a los hermanos ni sin pedirles perdón antes de presentar la ofrenda en el altar. Repasemos las Obras de Misericordia y las parábolas del Hijo Pródigo, del Buen Samaritano y de la Oveja perdida. De nuevo el Papa Francisco: Dios no se cansa de perdonar.
Por algo nuestra Conferencia Episcopal, secundada por Cáritas Española, acordó desde su origen la celebración de sendas jornadas en las dos fiestas eucarísticas: El día de la Caridad en el Corpus Christi y el del Amor Fraterno el Jueves Santo. Con sendos acentos: en el primero realizar una colecta en todas las parroquias a favor de los menesterosos de toda índole. Mientras que hoy, Jueves Santo, sin renunciar a ella, se insiste en la confraternidad con todos, sin acentuar diferencias de ningún género, desterrando odios congénitos y laborando por la paz social. Bien que lo necesitamos en esta culpable y abrumadora crisis cuya superación solo depende de nuestra conversión a la fraternidad.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz

El capo que se robó a una reina/Juan Velediaz Publicado en La Silla Rota, 23 de octubre de 2013 Rocío del Carmen Lizárraga tenía 17 años en febrero de 1990, cuando fue coronada Reina del Carnaval de Mazatlán. Aquella había sido una competición muy cerrada, la noche de la votación se impuso por un margen estrecho a Libia Zulema Farriols, una chica que se ganó a la audiencia con su sonrisa y porte, lo que se tradujo en ser coronada como reina de los Juegos Florales, una distinción que se le da por lo regular a la mujer que queda en segundo lugar.
 El reinado del carnaval de Mazatlán es cosa seria. Durante un año, la soberana tiene varias actividades y obligaciones que el protocolo impone, una vez transcurrido este lapso, se le sigue guardando veneración y respeto como monarca que fue. Quizá por eso en aquellos días la sociedad sinaloense no se explicaba cómo pudo ocurrir algo que resultó inusitado en la historia del certamen. Pasadas las primeras semanas del festejo, Rocío del Carmen cumpl…