Ir al contenido principal

Gran Bretaña, a la deriva/Carl Bildt

 Gran Bretaña, a la deriva/Carl Bildt/Carl Bildt was Sweden’s foreign minister from 2006 to October 2014 and Prime Minister from 1991 to 1994, when he negotiated Sweden’s EU accession. A renowned international diplomat, he served as EU Special Envoy to the Former Yugoslavia, High Representative for Bosnia and Herzegovina, UN Special Envoy to the Balkans, and Co-Chairman of the Dayton Peace Conference. He is Chair of the Global Commission on Internet Governance and a member of the World Economic Forum’s Global Agenda Council on Europe.
Project Syndicate, 27 de junio de 2016.
A comienzos de los años 1960, el ex secretario de Estado norteamericano Dean Acheson dijo en un tono satírico que el Reino Unido había perdido un imperio y que todavía no había encontrado un rol. Más tarde, sucesivos líderes británicos intentaron cambiar eso, forjando un nuevo papel para Gran Bretaña en Europa. El referendo “Brexit” que acaba de concluir en el país, en el que una mayoría de los votantes expresó su deseo de abandonar la Unión Europea, representa el fracaso espectacular de ese esfuerzo -y el fin de una era.
 El viaje de Gran Bretaña hacia Europa comenzó a principios de los años 1970, cuando el primer ministro Edward Heath, firmemente pro-europeo, hizo entrar al país en la Comunidad Económica Europea, el precursor de la UE. Su sucesor, Harold Wilson, aseguró la membrecía con un referendo en 1975.

 Y Margaret Thatcher firmó el Acta Única Europea, que creó el mercado único -uno de los pasos más importantes en la integración europea y que le debió mucho a la inspiración británica-. Su sucesor, John Major, que hizo campaña activamente para que Gran Bretaña permaneciera en la UE antes del reciente referendo, fue instrumental en la implementación del Tratado de Maastricht. Mientras Tony Blair estaba en el poder, habló elocuentemente de la misión europea de Gran Bretaña.
 Luego llegó David Cameron, que flaqueó en su intento de mantener unido al Partido Conservador, y terminó perdiendo tanto Europa como el partido.
 Sin duda, Cameron no necesariamente le estaba vendiendo la idea de Europa a una audiencia afable. Muchos británicos conservan una cierta nostalgia por el pasado, al que recuerdan como más familiar, controlado y seguro.
 Esa nostalgia se vio constantemente reforzada por una campaña antieuropea corrosiva -y, en particular, anti-alemana- encabezada por algunos de los principales medios del país. Leer el Daily Mail o el Sun en los últimos años era encontrar un tipo de nacionalismo atávico -muchas veces respaldado por mentiras descaradas- en una escala pocas veces vista en otros países europeos.
 Pero también hubo un problema con el discurso. Por temor a las consecuencias políticas, hasta los líderes que genuinamente respaldaban la integración europea vacilaron a la hora de defender a la UE de una manera audaz o motivadora para sus votantes. Por su parte, los líderes que sí se oponían a la UE, como el ex alcalde de Londres Boris Johnson, que lideró la campaña “Leave” (partir), no hicieron más que seguir aplicando una fórmula probada y real: avivar los fuegos de un nacionalismo basado en el miedo.
 Sin embargo, cuando los líderes británicos cruzaron el Canal de la Mancha hacia Europa, todo cambió. Dejaron atrás su euroescepticismo y siguieron profundizando el rol del Reino Unido en Europa. Cuando fui ministro de Relaciones Exteriores de Suecia, asistí a más de 130 reuniones de los diferentes consejos ministeriales de la UE y, honestamente, puedo asegurar que la voz del Reino Unido era una de las más prominentes en cada uno de ellos.
 La verdad es que la UE que ha surgido en los últimos diez años fue forjada, y no en menor medida, por el Reino Unido. El progreso en el mercado único ha ayudado a impulsar la competitividad. Nuevos acuerdos de libre comercio están brindándoles a las economías europeas acceso a mercados importantes en todo el mundo. El logro de un acuerdo global sobre el clima promete no sólo proteger el medio ambiente, sino también cimentar el papel de Europa como líder en materia de sustentabilidad. Y la ampliación ha mejorado la seguridad de Europa de manera sustancial.
 No hay duda de que estos son logros remarcables liderados por el Reino Unido. Pero éste fue, esencialmente, un secreto bien guardado en casa. Y ése es el fracaso que reside en la raíz de la calamidad que es el Brexit.
 Hoy, el Reino Unido ha perdido oficialmente su oportunidad de garantizar, de una vez y para siempre, el papel de liderazgo en Europa que estaba allí para que alguien lo tomara. Es más, el paisaje político nacional del Reino Unido está en ruinas. El Partido Conservador está profundamente dividido; el Partido Laborista está inerte bajo un liderazgo izquierdista nostálgico; y los demócrata-liberales prácticamente han abandonado la escena.
 Y el Reino Unido puede ir camino a mayores rupturas. Nicola Sturgeon, la primera ministra de Escocia, que abrumadoramente votó a favor de permanecer en la UE, ha dicho que otro referendo sobre la independencia escocesa es “altamente probable” y calificó la salida de Escocia de la UE como “democráticamente inaceptable”.
 Si bien la posibilidad de una ruptura sigue siendo imposible de predecir, el virus del divorcio político, por cierto, ha resultado ser contagioso -y una Europa más fragmentada es, sin duda, una Europa menos segura.
 Al responder una pregunta, los votantes ingleses de más edad -el núcleo del electorado a favor del “Leave”- han planteado un manojo de nuevos interrogantes. ¿El Reino Unido se conformará con una relación tipo satelital con la UE? ¿Se convertirá en algo más que el interior rural de un centro financiero offshore situado sobre el Támesis? ¿Sus líderes encontrarán otro rol para que desempeñe en el mundo o dejarán que su país se vaya esfumando lentamente hasta volverse irrelevante?
 Sólo el tiempo lo dirá. Mientras tanto, el Reino Unido sin duda va a soportar un dolor político y económico sustancial.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Alfredo Jalife en la mañanera de hoy

Conferencia de prensa del presidente López Obrador, del 24 de abril de 2019 Versión estenográfica ...
-Buenos días, presidente. Soy Saúl Soltero, del canal de redes sociales El Nopal Times. “....En relación al maestro Alfredo Jalife, que muchas personas pugnan o solicitan que sea incorporado en su gobierno por ser un excelente analista, un geoestratega que tiene muchas ideas de cómo podría México transitar a ser un país exitoso. ¿Qué opina usted de esa petición de que sea tomado en cuenta dentro de su gobierno para ocupar algún cargo? PRESIDENTE :  Acerca de lo de Jalife. Es una muy buena persona. No creo yo que quiera ocupar un cargo, es un analista, un investigador; pero en el caso que hubiese algo que le interesara, como cualquier otro profesional analista, lo tomaríamos en cuenta. No hay veto para Jalife ni para nadie. Hay muchas discrepancias, hay debate, yo lo considero sano; a veces se pasan, pero es sano eso. Ya cuando no se debate es que hay que avisarles que ya se apagó la luz…

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…