Ir al contenido principal

En Nochixtlán la Policía atacó parejo

Revista Proceso #2069, 26 de junio de 2016.
En Nochixtlán la Policía atacó parejo/ Pedro Matías.
Pobladores de Nochixtlán confirman: la versión oficial sobre el choque del domingo 19 dista de ser verdadera. La policía no se conformó con desalojar a los profesores, sino que lanzó un ataque generalizado sobre buena parte de la comunidad. Así, provocó el desplazamiento de niños indígenas, lanzó gases lacrimógenos contra un hospital y entró a buscar heridos, detuvo a inocentes y soltó balazos desde temprano.
NOCHIXTLÁN, Oax.- A Jesús Cadena Sánchez no le gustaba levantarse temprano. Mucho menos si era domingo. Por eso, el domingo 19, Patricia Sánchez, su madre, se alarmó cuando regresó del tianguis como a las 8:30 de la mañana y no encontró a su hijo dormido.

Hacía una hora que habían empezado a retumbar los cohetones alterando la tranquilidad de Asunción Nochixtlán, una pequeña ciudad de 26 mil habitantes que conecta la región mixteca con la supercarretera Tehuacán-Oaxaca, una vía estratégica bloqueada –como otros 37 puntos carreteros de la entidad– desde el lunes 13 por el magisterio disidente, a la altura del kilómetro 278. 
La decisión de Jesús –que a sus 19 años era catequista– de ir a apoyar la resistencia en la barricada aún no cabe en la mente de Dionisio Sánchez, entrenador del equipo Chelsea de Nochixtlán, en el que el joven jugaba como mediocampista. Lo conocía desde niño, pues visitaba el comedor que Patricia tiene frente a una céntrica clínica de salud, y por eso sabía que no tenía militancia política ni mayor interés que ingresar a la Universidad de Chapingo.

Patricia Sánchez no se fijó a qué hora recibió la llamada de Heady Sánchez, enfermera del Hospital de Nochixtlán, quien le avisó de la muerte de su hijo. Tenía un balazo en el brazo derecho, pero murió por otro tiro que le atravesó la vejiga y salió por el glúteo izquierdo, según confirmó una de sus cuatro hijas, hermana de Jesús.
El camino a Huajuapan, paso obligado para ingresar a Nochixtlán, era un desastre desde que alrededor de las 7:30 un contingente policiaco –que oficialmente estaba integrado por 400 federales, 400 estatales y 80 ministeriales– arremetió contra las decenas de personas que hacían guardia en la barricada que bloqueaba la supercarretera.
 Ráfagas de plomo surcaron el territorio mixteco en medio del espeso gas esparcido por las bombas lacrimógenas y las columnas de humo negro que emanaban de vehículos incendiados. Entre estos había dos camiones cargados con pollos que, 48 horas después, seguían difuminando su pestilencia.
 Fueron muchos los nochixtlecos sin militancia política ni proximidad al magisterio que salieron a la entrada del pueblo, y fueron al menos cuatro vecinos los que ahí murieron, pues además de Jesús, falleció Óscar Luna Aguilar, que a sus 22 años era hijo de familia, ayudaba a su padre con el negocio familiar de forrajes y se había animado a poner su negocio de venta de jugos.
 Aun siendo tan jóvenes, eran muy conocidos en la ciudad por sus respectivas actividades. Lo mismo pasaba con Yalid Jiménez Santiago, un taxista de 29 años que participó en el comité organizador de los festejos de su pueblo, en 2011.
 Anselmo Cruz Aquino, de 33 años, trabajaba en una farmacia de Tlaxiaco; Óscar Nicolás Santiago, de 21 años, era campesino de Las Flores Tilantongo.
 Los seis murieron en el hospital de Nochixtlán, que durante el domingo 19 quedó en medio del fuego cruzado.
 Como justificó el comisionado de la Policía Federal: ninguno de los muertos era maestro; pero, a diferencia de lo sugerido por el gobernador Gabino Cué, ninguno era infiltrado.
 Registros en tiempo real
 A las 2:58 de la mañana, el sábado 18, un mensaje de texto enviado en uno de los grupos de Whatsapp de los movimientos sociales oaxaqueños anunció: “Están acarreando gente en autobuses de la policía federal en el rancho de los Cuevas”.
 Los Cuevas son los caciques priistas de Nochixtlán. Daniel Alberto es el presidente municipal y su hermano, Herminio, es diputado local electo.
 Otro mensaje momentos después: estaba llegando gente sospechosa en Suburban al hotel Merli y al Juquila. Uno más, 10 minutos después: tres camionetas llegaron por El Moralito, bajaron al río y apagaron las luces.
 Aunque les parecían sospechosos, aún no se podía inferir que desde esos puntos se desencadenaría el ataque de Nochixtlán.
 Un grupo de Whatsapp, integrado por integrantes de movimientos sociales y que fue organizado por la dirigencia de la organización Comuna, dio cuenta con precisión del avance policial.
 Las peticiones de ayuda comenzaron a las 7:38: “Ya llegaron, ya están todos los gases, están rompiendo madres”. Quien escribía también solicitaba refuerzos, pues eran sólo 100 personas en la barricada. La respuesta fue que tocaran las campanas, y que ya iba gente en apoyo.
 A partir de las 8:00 de la mañana y hasta 21 minutos después, diferentes mensajes dan cuenta del desalojo de la barricada. Durante la retirada, ya en la vía de acceso a Nochixtlán, comparten fotografías del avance policial. A las 8:42 avisan que los federales incendiaron dos camiones que transportaban pollos.
 La ruta de acceso a Nochixtlán pasa por arriba de la supercarretera. Abajo, una brecha de terracería comunica, a través de una gasolinera –y la vulcanizadora que aparece en fotografías que se hicieron virales–, la supercarretera con la avenida Cristóbal Colón, donde se dio el enfrentamiento. A unos 500 metros está el panteón municipal, por la misma acera de la gasolinera.
 En la siguiente hora, varios mensajes insisten en la necesidad de refuerzos. A las 9:15 avisan que el hospital está bajo ataque. Diferentes testimonios dan cuenta de disparos que surgen de matorrales ubicados entre el hospital y un sector habitacional.
 A las 9:28, uno de los integrantes escribe: “Ya agarramos a uno de esos cabrones”, al parecer, un federal. La hora coincide con los testimonios recogidos entre quienes se encontraban en el lugar. Supuestamente era un momento de repliegue policial. Momentos después empezaron los reportes de tiros con mayor intensidad.
 Cinco minutos antes de las 10:00 reportaron los primeros tres heridos de bala. En los siguientes 40 minutos, las expresiones son de miedo, desesperación, incredulidad.­
 “Están echando bala 9 mm. esos cabrones”, “Tenemos 8 heridos de bala”, “Van más van más”.
 Conforme a los testimonios recogidos por Proceso, cuando aún se disparaban las bombas de gases, el contingente de la barricada y la población que se le sumó estaban entre el panteón y los hoteles Merli y Juquila, ubicados casi enfrente, uno a cada lado de la avenida. Desde ahí se reportaron los primeros tiros. Los civiles quedaron rodeados por tiradores atrás y federales al frente.
 A las 10:44 se confirma en otros grupos de Whatsapp que hay dos muertos, y los mensajes siguen hasta las 11:31: “La pista está infestada, ya cedió el pueblo, ya no hay gente en el centro. Estos perros vienen con todo, bajó un helicóptero en el centro de salud”.
 El ataque al hospital
 En el hospital de Nochixtlán había poco personal: tres enfermeras y un médico, cuando alrededor de las 10:30 empezaron a llegar los primeros heridos.
 La normalidad del modesto nosocomio del pueblo albergaba, sin embargo, a tres pacientes internos de gravedad, cinco recién nacidos y a sus respectivas madres, y a decenas de familiares en las salas de espera.
 No sólo llegaban heridos de bala o moribundos, sino que manifestantes también llevaban, cargando, a quienes habían muerto. En total, 45 heridos, 20 de ellos de bala, según constató este semanario en las listas del hospital. Había otros que, por impericia, tenían quemaduras por cohetones que les estallaron en las manos, o golpes.
 El personal sanitario no se daba abasto. Las enfermeras debieron conseguir colchonetas para colocar a los heridos. Los cuerpos de quienes ya habían muerto quedaron tendidos en el suelo.
 Algo similar ocurría en la clínica del IMSS, a donde llegaron 14 heridos más. En el Centro de Salud hubo otros 10.
 De repente, en un avance de los federales, el nosocomio quedó rodeado. El personal consultado recuerda que se opuso al despliegue, porque los agentes llevaban armas de fuego y querían revisar inclusive a los pacientes graves sin relación con los hechos.
 “Los policías estaban muy alterados, no sé si por adrenalina o por algún tóxico. Querían a fuerza llevarse a los heridos de la barricada, pero en eso llegó un contingente muy grande y huyeron.”
 –¿Ya no regresaron? –se le pregunta al trabajador del hospital.
 –No así… como si fuera venganza, el helicóptero soltó bombas de gas en la puerta y una en el techo, por el área de cuneros. No sé ni cómo le hicimos, pero estuvimos mojando toallas para que no entraran más gases, la gente que estaba con sus pacientes nos ayudó. Todo estaba mal, muy mal…
 Cerca de las 4:00 de la tarde, un grupo de médicos voluntarios del estado de Puebla llegó a reforzar a enfermeras y al médico que durante la jornada trabajaron solos en Nochixtlán.
 Fue el intento de sacar a los heridos y el cerco que impusieron los policías en el hospital lo que devino en la quema del palacio municipal, porque para la gente de la comunidad uno de los culpables de la afrenta es el alcalde Daniel Cuevas, a cuyo hermano le quemaron el rancho donde todos aseguran que pernoctaron los federales.
 Arrestos de funeral
 El domingo 19 fue Día del Padre, pero la familia González García iba a sepultar al suyo, que murió un día antes por insuficiencia renal. Llegaron al panteón como a las 8:00 de la mañana, y Francisco, el mayor de los hijos, empezó a cavar la tumba en la que reposarían los restos.
 Como a las 8:30 ingresó la Policía Federal. Y detuvo a 18 dolientes. Los llevaron a un camión oficial y los mantuvieron esposados y boca abajo, unos encima de otros.
 Para conseguir su liberación, la familia de los retenidos acudió al Centro de Derechos Humanos Gobixha, que contribuyó a dar visibilidad a otro aspecto absurdo del operativo: de 23 detenidos, 18 estuvieran en un sepelio sin relación con la barricada ni la confrontación de Nochixtlán.
 Cuando finalmente los liberaron, en algunos medios de comunicación se afirmó –sin fuentes– que había sido producto de una negociación, pues la gente de Nochixtlán tenía a dos federales retenidos en la iglesia del pueblo.
 Lo cierto es que los federales –que efectivamente fueron capturados por la población la mañana del domingo 19– fueron colocados ahí porque se temía que llegara la policía por otros heridos que también estaban bajo resguardo en ese sitio. A diferencia del operativo federal, los pobladores no se equivocaron: los detenidos sí eran policías. Con la presencia de personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, los federales fueron liberados en ambulancias.
 El miedo al regreso de la policía fue persistente a lo largo de la semana en Nochixtlán. La noche del lunes se instalaron barricadas en diferentes puntos del pueblo para cuidar los velorios de dos vecinos. Creían que los agentes regresarían para llevarse y desaparecer los cuerpos, borrar la evidencia.
 Historia de desprecio
 Asunción Nochixtlán tiene su origen en los antiguos asentamiento de la cultura mixteca. Fue fundado como una guarnición militar por el guerrero Ndzahuindanda, aproximadamente en el año 909, y permaneció habitado hasta 1521 o 1522, cuando la población se mermó por las epidemias de cólera, peste, sarampión y viruela traídas por los conquistadores.
 Fue en 1527 cuando Francisco de Orozco y un grupo de 59 mixtecos refundaron Nochixtlán, lugar que tropas insurgentes de José María Morelos ocuparon en su camino hacia Oaxaca. En 1863, en las cercanías de la población, Porfirio Díaz y Félix Díaz derrotaron a una brigada de soldados belgas durante la Guerra de Intervención Francesa. Durante la Revolución Mexicana fue un centro de operaciones entre los ejércitos revolucionarios y los denominados “soberanistas” oaxaqueños.
 Este domingo 19, el pueblo de Nochix­tlán escribió un capítulo más en su historia.
 El parte de guerra del domingo 19 es de ocho civiles muertos (otras fuentes elevan la cifra), 108 heridos, 27 detenidos, siete desaparecidos, 50 desplazados, 60 vehícu­los calcinados, el palacio municipal de Nochixtlán, un hotel, un rancho e instalaciones de la Policía Federal y de Caminos y Puentes Federales incendiados, y pérdidas por 3 mil millones de pesos.
 Aquí, de la encarnación del espanto se pasó a la rabia de los herederos de Ndzahuindanda (“Flechador del sol”) para dar paso a una resistencia, casi heroica, que tiene contra la pared al presidente Enrique Peña Nieto y al gobernador Gabino Cué Monteagudo, porque en su desalojo fallido enlutaron la tierra del sol y despertaron la ira de los pueblos originarios.
 Los disturbios de Nochixtlán provocaron el desplazamiento de 50 indígenas mixtecos, entre ellos 28 niños y 22 adultos de la colonia 20 de Noviembre. Ellos se encuentran refugiados en una comunidad ubicada a siete kilómetros de distancia, confirmó la representante del Comité de Defensa Integral de Derechos Humanos Gobixha, Sara Méndez Morales.
 La defensora manifestó que los 50 desplazados no pueden regresar a sus viviendas, en primer lugar porque no hay condiciones –siguen las barricadas– y porque la policía rompió techos y dañó sus casas de madera.
 Ante tal situación, este viernes saldrá una Misión de Observación de la Defensoría de los Derechos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) y de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) a Nochixtlán para inspeccionar la colonia, que se encuentra en inmediaciones de donde se dio el desalojo violento.
 Según testimonios de los adultos que lograron sacar a los 28 niños –el domingo de la confrontación, alrededor de las siete de la mañana–, la policía lanzó gases y balazos, por lo que despertaron a los pequeños y se los llevaron a un lugar seguro.
 Por el momento desconocen cuántos heridos son de la colonia o si son familiares de los menores, porque cuando entraron los federales sólo observaron a una persona que cayó herida en la garganta y otros dos en las piernas.
 El enfrentamiento duró alrededor de ocho horas, recuerdan.
 Por lo pronto, los 50 desplazados encontraron refugio en una comunidad mixteca aledaña que les dio asilo en el auditorio municipal.
 Médicos y maestros atienden a los menores, así como a una mujer embarazada que tuvo una amenaza de aborto y está en observación. Sin embargo, hace falta ropa para los menores y los adultos, porque llevan cinco días con lo que traían puesto al salir huyendo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

AMLO perdió la calma y se desbordó contra sus aliados..

El C. Presidente convocó la tarde del jueves 7 de noviembre en Palacio Nacional a los diputados federales y senadores de Morena para evaluar avances de la agenda legislativa.
Fueron convocados también legisladores aliados como PES, PT e incluso el PVEM, nueva adquisición de la 4T.
"Es una reunión para la revisión de la agenda legislativa, que normalmente tenemos dos o tres veces al año con el Presidente, antes de iniciar las sesiones y en el trayecto del periodo de sesiones", indicó Ricardo Monreal, coordinador de los senadores de Morena.
Los primero en llegar fueron los representantes del PES;  Tatiana Clouthier indicó que desconocía el motivo de la reunión, pues sólo fue convocada.
Incluso rechazó que se un llamado del Presidente para darles línea, pues la línea es que no hay línea.
Al final el Presidente salió molestó incluso sin despedirse,  entre chiflidos de los inconformes.
Y es que los trato de corruptos....habráse visto!
¿Imagínense si se hubiera transmitido ese “dialogo c…

Y ahora la 4T pretende criminalizar a juzgadores. ¿Qué dice la SCJN?

Contrareforma en materia de justicia penal!Y ahora los de la 4T van contra jueces y magistrados/ opinión de un amigo penalista, que circula en redes...Muy oportuno...
Así como en 2019 los presentados como los nuevos y grandes delincuentes fueron los factureros y las empresas fantasma; hoy los nuevos delincuentes son los jueces y magistrados federales, SI, así se les trata en la propuesta de reforma constitucional de La FGN. Para ellos, se va a crear un tribunal especial que les juzgue conformado por jueces NOMBRADOS POR EL SENADO y por ello, por aliados políticos, obviamente comprometidos “VENDIDOS” con SU PARTIDO. Las cuotas para nombrarlos se dividirán. 
El grupo mayoritario tendrá más JUECES POLÍTICOS, y estos por su designación y por LEY responderán ante el Senado.
¡Que tragedia de país!
Me pregunto: ¿tiene esto el aval de la SCJN? Esas propuestas tienen el aval de la Corte?
Volvamos a los JUECES Y MAGISTRADOS de nuestro país señalados cómo DELINCUENTES al menos de forma probable. 
¿Que…

Oaxaca, la fotografía…, elección cerrada; 34 y 30%

Encuesta / Registra tricolor mínima ventaja Encuesta REFORMA. Elecciones Oaxaca.  Alcanza Murat 34% de las preferencias frente al 30% de Estefan Garfias Nota de Lorena Becerra y Joaquín Zambrano Reforma, Pp, 26 de mayo de 2016
Alejandro Murat, candidato del PRI-PVEM-PANAL, supera por escasos cuatro puntos a José Antonio Estefan Garfias, abanderado del PRD-PAN, rumbo a la elección para Gobernador de Oaxaca que se llevará a cabo el próximo 5 de junio. Dado el margen de error del estudio, esto se traduce en un empate técnico entre ambos candidatos. Así lo revela una encuesta de REFORMA a mil electores en la entidad. Los dos punteros gozan de buenos niveles de reconocimiento de nombre. No obstante, Estefan cuenta con una imagen positiva entre los entrevistados, en contraste con el candidato del tricolor que recibe más opiniones negativas que positivas. Por su parte, el aspirante de MORENA, Salomón Jara, no es conocido por el 58 por ciento de la población, pero aun así logra posicionarse en terce…