4 feb. 2017

Angelo Becciu delegado pontificio para la Orden de Malta

El obispo Angelo Becciu nombrado por el papa como  delegado pontificio para la Orden de Malta
Escudo De La Orden En La Iglesia De San Giovannino Dei Cavalieri, En Florencia. (Foto Saiko, Wikicommons)

Francisco ha nombrado como su delegado pontificio para la Orden de Malta al arzobispo italiano Angelo Becciu, actual sustituto de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado del Vaticano, con una carta difundida hoy por la Oficina de prensa de la Santa Sede y fechada el 2 de febrero.
El comunicado papal:

Al comienzo del camino de preparación en vista del Capítulo extraordinario que tendrá que elegir al nuevo Gran Maestro de la Soberana Orden Militar  Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, con la presente le nombro en fecha de hoy mi delegado especial ante esa benemérita Orden. Trabajará en estrecha colaboración con S. E.  el Ven. bailío Fra’ Ludwig Hoffmann von Rumerstein, Lugarteniente interino, por el mayor bien de la Orden y la reconciliación entre todos sus componentes, religiosos y laicos.  Estará al flanco del Lugarteniente y lo apoyará en la preparación del Capítulo extraordinario, y juntos decidirán la modalidad de un estudio en vista de la oportuna renovación  de la Constitución de la Orden y del Estatuto Melitense.
En particular, se hará cargo de todo lo concerniente a la renovación espiritual y moral de la Orden, especialmente de los Miembros profesos, para que se realice plenamente el fin de “promover la gloria de Dios mediante la santificación de los Miembros, el servicio a la Fe y al Santo Padre y la ayuda al prójimo “, como reza  la Constitución.
Hasta el final de su mandato, es decir, hasta la conclusión del Capítulo extraordinario, que elegirá al Gran Maestro, Usted será mi portavoz exclusivo en todo lo relativo a las relaciones entre esta Sede Apostólica y la Orden. Le delego, por lo tanto, todas las facultades necesarias para decidir las cuestiones eventuales que puedan surgir en relación con la ejecución del mandato encomendado.
Mientras  le agradezco su disponibilidad para  asumir el  mencionado encargo, les aseguro mi oración y de corazón le imparto la bendición apostólica que, de buen grado, extiendo a todos los miembros de la Orden.

Desde el Vaticano 2 de febrero de 2017

No hay comentarios.: