29 jun. 2017

Deja tesorero del Vaticano su cargo; cercano al papa Francisco

Pell regresa a Australia para defenderse por presuntos delitos de abusos sexuales.
En una rueda de prensa convocada este jueves en la festividad de Pedro y Pablo, el cardenal australiano George Pell ha informado que regresa a su país para defenderse ante imputaciones de presuntos abusos ocurridos varias décadas atrás. 
El purpurado renuncia a la inmunidad de la que podría gozar en cuanto ciudadano del Estado-Ciudad del Vaticano y deja momentaneamente la Secretaría de Economía de la Santa Sede, la cual proseguirá con sus labores.

A continuación el comunicado completo de la Santa Sede:
"La Santa Sede ha recibido con desagrado la noticia del envío a juicio en Australia del Card. George Pell por imputaciones referidas a hechos ocurridos hace varias décadas. Puesto al corriente de la situación, el Cardenal Pell, en pleno respeto a las leyes civiles y reconociendo la importancia de participar personalmente en el proceso, de forma que pueda desarrollarse en forma justa y favorecer así la búsqueda de la verdad, ha decidido retornar a su país para afrontar las causas de las que se le acusa.
El Santo Padre, informado de ello a través del proprio Cardenal Pell, le ha concedido un periodo de excedencia para poderse defender. Durante la ausencia del Prefecto, la Secretaría para la Economía continuará desarrollando los deberes institucionales que le son propios.
Los Secretarios permanecerán en sus cargos para tramitar los asuntos de carácter ordinario, donec aliter provideatur.
El Santo Padre, que ha podido apreciar la honestidad del Cardenal Pell durante los tres años de trabajo en la Curia Romana, le está agradecido por su colaboración y, en particular, por su enérgico empeño a favor de las reformas en el sector económico y administrativo y por su activa participación en el Consejo de los Cardenales (C9).

La Santa Sede expresa su máximo respeto hacia la justicia australiana, que deberá decidir con respecto a las cuestiones suscitadas.
Al mismo tiempo, se recuerda que el Cardenal Pell ha condenado desde hace décadas abiertamente y repetidamente los abusos cometidos contra menores como actos inmorales e intolerables; ha cooperado en el pasado con las Autoridades australianas (por ejemplo, en las declaraciones ante la Royal Commission), ha apoyado la creación de la Comisión Pontificia para la Tutela de los Menores y, finalmente, como Obispo diocesano en Australia, ha introducido sistemas y procedimientos para la protección de los menores y para garantizar la asistencia a las víctimas de abusos".
Antecedentes
 La policía australiana decidió acusar al Cardenal George Pell, por varios cargos de abusos sexuales y encubrimiento, ocurridos hace varias décadas en su país donde sirvió como Arzobispo de Melbourne y Sidney. El Purpurado ha negado en distintas ocasiones las acusaciones en su contra.

En una declaración del hoy Shane Patton de la policía de Victoria, señala que el Cardenal Pell es acusado “de múltiples cargos respecto a abusos sexuales pasados”.
“El Cardenal Pell, como cualquier otro acusado tiene el derecho al debido proceso y por eso es importante que siga su curso natural”, agrega.
El Purpurado deberá comparecer ante una corte de Melbourne el próximo 18 de julio.
En febrero de 2016 el Prefecto de Economía del Vaticano testificó por tercera vez ante la Royal Comission de Australia respecto a una acusación por supuestamente haber transferido al “conocido pedófilo” Gerald Ridsdale, haber sobornado a una víctima del exsacerdote y haber ignorado la queja de la víctima.
La Royal Comission fue establecida en Australia en 2013 para tratar casos de abusos sexuales.
Tras no poder comparecer en diciembre de ese año, pese a ya haber declarado ante la comisión dos veces por los mismos cargos, el Cardenal propuso hacerlo a través de una videoconferencia desde Roma, pedido que fue aceptado.
Al concluir la videoconferencia, el Cardenal admitió que debió haber hecho más para proteger a los niños de Australia durante su tiempo como Obispo en el país.
En una declaración con fecha 29 de junio de 2017, tras el anuncio de la policía de Victoria, la oficina del Cardenal Pell recordó que el Purpurado “otra vez ha negado tajantemente los alegatos”.
El texto indica que el Prefecto, luego de consultar a sus médicos, volverá a Australia tan pronto como sea posible para “limpiar su nombre”. Dijo además que espera “vigorosamente” poder rebatir los cargos en los tribunales.
#
Deja tesorero del Vaticano su cargo
Pell explicó que el Papa le concedió una excedencia para regresar a su país y colaborar con la justicia. Foto: AP

Hora de actualización: 06:56 hrs.
REFORMA/Redacción
Cd. de México (29 junio 2017).- El Cardenal George Pell anunció este jueves que abandonará temporalmente su cargo como responsable de las finanzas del Vaticano después de que la policía australiana lo acusó de múltiples cargos por presuntos delitos sexuales.
Pell es el primer alto cargo de la curia romana imputado en supuesta pederastia.
El subcomisionado de la Policía de Victoria, Shane Patton, indicó que la imputación del religioso ya fue presentada a sus representantes legales en Melbourne y ante la corte de magistrados de la ciudad.
"El cardenal Pell se enfrenta a múltiples cargos en relación a delitos sexuales históricos y hay múltiples denuncias relacionadas con esos cargos", indicó Patton.
En una comparecencia sin preguntas ante los medios, el cardenal, de 76 años, explicó que el Papa Francisco le concedió una excedencia para regresar a su país, colaborar con la justicia, limpiar su nombre y regresar a Roma para continuar con su cargo.
Pell rechazó por completo las acusaciones que le llegan de las autoridades australianas y dijo que durante el periodo de pesquisas ha sido completamente claro al defender su inocencia.
También denunció una "difamación incesante" por parte de los medios y dijo que regresará a Australia para confrontar los cargos, donde fue citado para comparecer en la corte estatal de Victoria, el próximo 18 de julio.
La Santa Sede, por su parte, emitió un comunicado en el que señala que recibió con desagrado la imputación del purpurado y expresa su respeto por la justicia australiana pero recuerda que Pell ha condenado repetidamente durante años los casos de abusos.
Además, indicó que Pell apoyó la creación de la Comisión Pontificia para la Tutela de los Menores y, como Obispo diocesano de Australia, introdujo sistemas y procedimientos para la protección de los menores y para garantizar la asistencia de las víctimas de abusos.
Por otro lado, el portavoz del Vaticano, Greg Burke agregó que las reformas financieras en la Santa Sede seguirán en ausencia del Cardenal.
Pell, máximo representante de la Iglesia católica australiana, es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80) y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), ambas en el Estado de Victoria.
La Policía de ese lugar confirmó en mayo que investigaba al Cardenal, quien ya entonces a través de un portavoz defendió su inocencia y atribuyó las acusaciones a una campaña de difamación.
Entre las acusaciones se cuentan la de dos hombres que aseguran que Pell les tocó los genitales de forma inapropiada en la década de 1970, mientras un tercero asegura haber visto al religioso exponerse desnudo ante muchachos jóvenes.
Las investigaciones exoneraron a Pell, quien dio su testimonio por videoconferencia ante una comisión gubernamental australiana que investiga los abusos sexuales a menores en el seno de organizaciones e instituciones públicas, religiosas y sociales.
Con información de EFE y AP. Hora de publicación: 02:35 hrs.

No hay comentarios.: